Está en la página 1de 3

¿HAY LITERATURA DESPUÉS DE HARRY POTTER?

Una obra que se encontró con un gran hueco literario: no se leían


libros de fantasía y los libros de J.K. Rowling están llenos de ella.

Harry Potter surgió de la nada, como por arte de magia, y ahora


domina los cielos del mercado editorial sobre la escoba de un
negocio prodigioso. A estas alturas del final de su ciclo narrativo
es difícil, casi imposible, discernir qué proporción de literatura,
de moda, de propaganda hay en la pócima de su éxito global.
Surgen otros interrogantes: ¿Los lectores de Rowling, lo son de
otros géneros literarios, de libros firmados por otros autores?
¿Seguirán leyendo con la misma fruición en el futuro?

Bien sabemos que existe literatura más allá de Harry Potter, y a

«
Cuento de
ella dedicamos nuestra atención en Peonza. El temor, al margen Auggie Wren
de eminentes opiniones enfrentadas a favor y en contra de su Il: Isol
valía artística y su función en la promoción de la lectura, es que Lumen, 2004
su presencia abrumadora en el panorama editorial y mediático
haya contribuido a desplazar otras propuestas valiosas que se han
dejado de leer (y de vender) por la omnipresencia del fenómeno.
¿Qué quedará de Harry Potter de aquí a unos años? ¿Qué será de
su legión de lectores? Como siempre, el juicio definitivo lo
emitirá el implacable paso del tiempo que, con su garrote
mágico, acabará por colocar a cada cual en el lugar que le corres-
ponde y a la generación de Harry Potter en el mundo de lecto-
res o no lectores adultos.

Fe de erratas

En el anterior número de Peonza aparecía como firmante de las


ilustraciones de las cubiertas Alfonso Ruano en lugar de Ulises
Wensell, autor de esas y las demás ilustraciones de la revista.

Como seguramente los lectores habrán comprendido por las


diferentes referencias incluidas, el “Colofón” del número estaba
dedicado, a modo de homenaje por su reciente fallecimiento, al
poeta Ángel González, aunque su nombre no aparecía menciona-
do en dicha sección.

3
Junio-septiembre 2008
MUSEO DE BELLAS ARTES DE SANTANDER
C/Rubio, 6
>>
500 libros con efectos
secundarios.
Una posibilidad
de animación
a la lectura
El I.E.S. Manuel Gutiérrez Aragón de Viérnoles (Cantabria)
celebra cada mes de abril la “fiesta de la lectura” como expre-
sión final de una actividad de animación a la lectura que se des-
arrolla en los meses previos. Sin duda consigue superar un gran
reto al lograr la implicación de todos los miembros de la
Comunidad Educativa en un mismo objetivo. La explicación
que sigue pretende compartir una idea de estímulo y cohesión
de un colectivo en torno a la lectura y empujar a otros a su rea-
lización bajo este formato u otro adaptado a su realidad.

El fundamento principal de la actividad consiste en proponer la lec- Autor


tura de un número determinado de libros en un tiempo previamen- Eduardo Caballero
te limitado y entre todos los que forman la Comunidad Educativa Responsable de
del Instituto. En el momento de la gestación de la idea llegamos a la Biblioteca
pensar en la validez de un planteamiento tan general para un hábi- (I.E.S. Manuel
to que, si no está ya adquirido, es tan difícil de estimular. No obs- Gutiérrez Aragón)
tante, de inmediato, entendimos que ése es el mismo argumento
erróneo que se aplica al agua de los ríos: ¿Para qué fomentar el res-
peto al caudal mínimo o ecológico con el agua que hay en los mares?

5
Anterior Inicio Siguiente