Está en la página 1de 8

Enseñanza e Investigación en Psicología

ISSN: 0185-1594
rbulle@uv.mx
Consejo Nacional para la Enseñanza en
Investigación en Psicología A.C.
México

Da Silva Rodrigues, Charles Y.; Carvalho Figueiredo, Paula A.


INFLUENCIA DE LA DEPRESIÓN EN CAMBIOS DE PERSONALIDAD DEL ADULTO
MAYOR CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER INCIPIENTE
Enseñanza e Investigación en Psicología, vol. 22, núm. 1, enero-abril, 2017, pp. 103-109
Consejo Nacional para la Enseñanza en Investigación en Psicología A.C.
Xalapa, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29251161009

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Enseñanza e Investigación en Psicología Vol. 22, Nº1: 103-109. Enero-abril, 2017

INFLUENCIA DE LA
INFLUENCIA DE LA DEPRESIÓN EN CAMBIOS
DE PERSONALIDAD DEL ADULTO MAYOR
CON ENFERMEDAD DE ALZHEIMER INCIPIENTE

DEPRESIÓN EN CAMBIOS
Influence of depression in personality changes in elderly adults in early
Alzheimer’s disease stage

DE PERSONALIDAD DEL
Charles Y. Da Silva Rodrigues* y Paula A. Carvalho Figueiredo**

*Universidad de Guanajuato1
**Universidad de Lisboa2

Citación: Da Silva, C. Y. y Carvalho, P. A. (2017). Influencia de la depresión en cambios de personalidad del adulto mayor
con enfermedad de alzheimer incipiente. Enseñanza e Investigación en Psicología, 22(1), 103-109.

Artículo recibido el 6 de junio y aceptado el 19 de septiembre de 2016.

RESUMEN

Actualmente, en México hay 9.7 adultos mayores por cada 100 habitantes en edad laboral. El
aumento de este estrato poblacional se ha vuelto una preocupación en cuanto a la salud, prin-
cipalmente en el ámbito de la salud mental, en la cual la enfermedad de Alzheimer muestra un
incremento. Por lo anterior, el objetivo del presente trabajo fue identificar el nivel de relación
entre la depresión y la personalidad en 184 adultos mayores en fase incipiente de dicha enferme-
dad, quienes fueron evaluados a través de la aplicación del Inventario de Depresión de Beck ii y
del Inventario neo-Five-Factor Inventory. Los resultados muestran un efecto estadísticamente
significativo en la amabilidad, responsabilidad y neuroticismo, así como depresión moderada.
Los autores concluyen afirmando la influencia del estado depresivo en el cambio de personali-
dad del enfermo con alzheimer.

Indicadores: Alzheimer; Personalidad; Conducta; Depresión.

ABSTRACT

Nowadays, there are in Mexico 9.7 older adults by 100 inhabitants in labour age. The increase of
this poblation stratum has become a real problem in terms of health, specifically mental health, in
which the Alzheimer disease shows also an increase. In these terms, the aim of this work was to
identify the relation level between depression and personality in 184 older adults early Alzheimer’s
disease stage, who were assessed using the Beck’s Depression Inventory ii, and the neo-Five-Fac-
tor Inventory. Results show a statistically significant effect in kindness, responsibility, and neuroti-
cism, as well moderate depression. The authors conclude affirming the influence o the depressive
state in the personality chang in the early stage Alzheimer’s patient.

Keywords: Alzheimer; Personality; Behavior; Depression.

1
Departamento de Psicología, División de Ciencias de la Salud, Campus León, Blvd. Puente Milenio Núm. 1001, Fracción
del Predio San Carlos, 37670 León, Gto., México, tel. (477)267-49-00, ext. 3637, correo electrónico: charles.rodrigues@
ugto.mx.
2
Facultad de Letras, Alameda da Universidade 1600-214, Lisboa, Portugal, tel. (35)12-17-96-76-24, correo electrónico:
paulafigueiredo@campus.ul.pt.
103
El envejecimiento es un proceso multifactorial, El alzhéimer es el principal responsable del
gradual y adaptativo que está asociado a diversas deterioro cognitivo en las personas mayores, lo
modificaciones morfológicas, fisiológicas, bio- que consecuentemente está asociado a múltiples
químicas y psicológicas; como tal, representa un alteraciones en su comportamiento. Las investi-
gran desafío para la sociedad en general y para el gaciones más recientes proponen que estos enfer-
sistema de salud en particular. Dicho proceso es mos, en fase incipiente, pueden exhibir diversos
progresivo y depende de tendencias sociales ac- patrones conductuales cuando se les compara con
Influencia de la depresión en cambios de personalidad del adulto mayor con enfermedad de alzheimer incipiente

tuales, tales como la disminución de la tasa de na- los que se hallan en fase de envejecimiento saluda-
talidad, el incremento de la esperanza de vida y la ble. En general, y siguiendo el DSM-IV (American
creciente migración (Kamińska, Brodowski y Ka- Psychiatric Association [APA], 2015), con base en
rakiewicz, 2015; Rodrigues, 2015; Wong, Chan, el Big Five Factor, los mayores con alzhéimer en
Li, Lau, 2015). En el año 2000, en México ha- fase incipiente presentan una disminución de los
bía 68% de personas de 60 años o más, y se es- rasgos de amabilidad, responsabilidad y neuroti-
pera que en 2050 esta población aumente a 28% cismo (Callahan et al., 2010; Pocnet, Rossier, An-
(Blanco, Arró, Noy y Rodríguez, 2013). tonietti, Gunten y Phill, 2011; Rodrigues, Castro
Hoy día, en el territorio nacional hay 9.7 y Cruz Roja Española, 2014).
adultos mayores por cada 100 habitantes en edad La depresión geriátrica puede estar asocia-
laboral, y hay 16 entidades federativas que supe- da a otras comorbilidades, como el infarto mio-
ran ese promedio (11 por cada 100 habitantes cárdico, diabetes, demencias degenerativas y
en edad laboral); entre ellas destacan Zacatecas, enfermedad vascular cerebral, o incluso con sin-
Michoacán, Guerrero, San Luis Potosí, Vera- tomatología diversa, como la ansiedad. Estos
cruz, Ciudad de México y Nayarit. Otros estados factores son los principales responsables para la
se encuentran por debajo del promedio nacional, imposibilidad de un buen diagnóstico de alzéi-
entre los que aparecen Baja California y Baja Ca- mer en fase incipiente, ya que puede confundir-
lifornia Sur (García et al., 2012; Instituto Na- se el cuadro sintomatológico de la depresión con
cional de Estadística y Geografía (INEGI, 2014); otras enfermedades, tales como el hipertiroidis-
Instituto Nacional de las Personas Adultas Ma- mo o deficiencia vitamínica de tipo ácido fólico y
yores, 2011; Ramírez, Zegbe, Morales e Íñiguez, vitamina B12. Además, la depresión puede tam-
2014; Secretaría de Salud, 2011). bién ser confundida con un estado demencial en
Este aumento del envejecimiento de la po- fase incípida o inicial (Blanco et al., 2013; García
blación mexicana contribuirá inevitablemente al et al., 2012; Kamińska et al., 2015; Mehta, Desa-
acrecentamiento del alzhéimer3. Actualmente, esta le, Kakrani y Bhawalkar, 2016).
enfermedad representa 60% del diagnóstico de las La depresión, en ausencia de un adecuado
demencias en todo el mundo, y su crecimiento es diagnóstico y tratamiento, puede generar trastor-
tan vertiginoso que en 2050 se espera que haya 72 nos de orden somático, llevando a la persona a
millones de mayores de 60 años o más con esta en- manifestar problemas de orden personal, social o
fermedad, de los cuales 8.4 millones estarán dis- económico, toda vez que este estado puede au-
tribuidos en América Central y América Latina mentar el grado de invalidez, el índice de morta-
(Alzheimer’s Disease International, 2009; Rodri- lidad y el riesgo de suicidio. Tal situación parece
gues, 2015; Rodrigues, Castro y Cruz Roja Espa- agravarse aún más cuando la depresión está aso-
ñola, 2014; Rodrigues, Castro y Gruart, 2014). ciada a los cambios cognitivos iniciales del al-
zhéimer, cambios que influyen severamente en la
3
“Según el Diccionario panhispánico de dudas, en las expresio-
imposibilidad del adulto mayor para realizar sus
nes “enfermedad de Alzheimer” o “mal de Alzheimer” debe res- actividades cotidianas (Blanco et al., 2013; Ca-
petarse la grafía del apellido del neurólogo alemán que investigó rrasco et al., 2011; García et al., 2012).
esta dolencia y escribirlo con mayúscula inicial y sin tilde. Por el El objetivo del presente trabajo fue indagar
contrario, si se emplea este término aisladamente para referirse
a dicha enfermedad, se convierte en un sustantivo común, por lo sobre una posible relación específica entre la de-
que ha de escribirse con minúscula inicial y con tilde: alzhéimer” presión y la personalidad del enfermo de alzhéimer
(Real Academia Española, 2005) (N. del E).

104
en fase incipiente (neuroticismo), la cual podría ser depresión o cualquier otro diagnóstico diferen-
la base de un referente mental capaz de apoyar a cial. En la Tabla 1 se muestra la caracterización
los profesionales de salud a comprender los cam- social de dichos participantes.

Enseñanza e Investigación en Psicología Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017


bios conductuales de estos enfermos, y además,
capacitarlos para ajustar los programas de evalua- Instrumentos
ción e intervención para tales enfermos y atender
la comorbilidad depresiva (Rodrigues, 2015; Ro- La evaluación de la depresión se efectuó con el
drigues, Castro y Cruz Roja Española, 2014; Ro- Inventario de Depresión de Beck ii (bdi-ii), de-
drigues, Castro y Gruart, 2014). bidamente validado. El bdi-ii es un instrumen-
to clínico de autoinforme, con una aplicación no
MÉTODO superior a 10 minutos, que proporciona informa-
Participantes ción sobre la presencia o el nivel de la depresión.
El inventario se compone de 21 ítems de tipo
Participaron en esta investigación 184 adultos Likert, indicativos de síntomas de tristeza, llan-
mayores atendidos en servicio ambulatorio, de los to, pérdida de placer, sentimientos de culpa o de
cuales fueron 107 mujeres (58.2%) y 77 varones fracaso y, pensamientos suicidas, entre otros sín-
(41.8%), de entre 60 y 87 años de edad, con una tomas correspondientes a los criterios del dsm-v
media de 74.26. y cie-10 (apa, 2015; Beck, Steer y Brown, 1996;
La muestra fue dividida en dos grupos: el Beck, Ward, Mendelson, Mock y Erbaugh, 1961;
grupo experimental (GE), con 82 participantes Organización Mundial de la Salud, 2003).
(53 mujeres y 29 varones) con diagnóstico clíni- Los resultados del BDI-II pueden ir de 0 a
co de alzhéimer en fase incipiente y diagnóstico 63 puntos; cuanto más alta es la puntuación, ma-
de depresión. Por su parte, el grupo de control yor será la severidad de la sintomatología depre-
(GC) se compuso de 102 sujetos (64 mujeres y 38 siva. El rango de puntuaciones se divide en cuatro
varones), sin diagnóstico clínico de alzhéimer, grupos: puntuación de 0 a 13, mínima depresión;
Tabla 1. Caracterización social de los participantes.
GE (n = 82) GC (n = 102)
Característica p
M D.E. M D.E.
Estado civil .518
Viudo 51 7.27 53 6.71
Casado 23 3.02 37 7.03
Soltero 8 5.48 12 7.39
Escolaridad .493
Analfabeto 37 6.93 47 8.09
Primaria 27 4.89 34 6.17
Secundaria 18 7.02 21 5.31
Profesión
Comercio 8 7.35 25 6.49
Agricultura 29 4.43 43 5.74 .671
Construcción civil 7 6.03 10 5.22
Otros 38 5.47 24 7.12
Religión
Católico 77 9.64 95 7.69
.218
Cristiano 3 7.15 4 3.28
Otros 2 4.27 3 3.02
Nota: Aplicación estadística de t de Student.
Nivel de significancia estadística: p < .05.

105
de 14 a 19, depresión leve; de 20 a 28, depresión participantes, para así poder asegurar una infor-
moderada, y de 29 a 63, depresión grave (Beck, mación objetiva y fidedigna.
Steer et al., 1996; Beck, Ward et al., 1961).
Para medir la personalidad se aplicó el In- Procedimiento
ventario de Personalidad NEO-FFI, que es un
instrumento clínico debidamente validado con La evaluación se realizó a lo largo de tres sesio-
aplicación no superior a 45 minutos y que se em- nes de 50 minutos por participante. En la prime-
Influencia de la depresión en cambios de personalidad del adulto mayor con enfermedad de alzheimer incipiente

plea para evaluar el patrón conductual de los adul- ra sesión se hizo la historia clínica y se hicieron
tos mayores. El NEO-FFI es la versión más corta las aclaraciones necesarias sobre la investigación y
de los inventarios NEO y consta de 60 ítems de el procedimiento de la misma. En la segunda se-
tipo Likert divididos en cinco dimensiones (doce sión se aplicaron los instrumentos de evaluación
ítems por dimensión). La forma de respuesta tie- referentes a la personalidad (neo-ffi) y a la de-
ne cinco opciones que van de 0 a 4, con las cua- presión (bdi-ii). En la tercera y última sesión se
les se solicita a la persona que señale su grado de aplicó la entrevista psicosocial.
concordancia con cada afirmación. El inventario Los participantes fueron informados sobre la
contiene dos medidas: personalidad, como patrón investigación, su colaboración fue voluntaria y co-
conductual al momento de la evaluación, y per- rrespondió a los criterios éticos de confidencialidad
sonalidad premórbida, como patrón conductual y anonimato y a los metodológicos de la APA (2015).
presentado cinco años antes del diagnóstico de
alzhéimer. Las relaciones entre las dos medidas RESULTADOS
permiten identificar la evolución de la persona-
lidad desde antes del diagnóstico y hasta el mo- Para el análisis inferencial se utilizó como herra-
mento de la última evaluación (Abella, Panksepp, mienta calculada, mediante el spss, la t de Student
Manga, Bárcena e Iglesias, 2011; Costa y Mc- para muestras independientes, lo que permitió
Crae, 1988, 1992; Costa y Widiger, 2002). verificar las posibles relaciones entre la depresión
Los resultados de la prueba se caracterizan y los cambios de personalidad. La distribución de
por sexo y nivel de rasgo. En cuanto al sexo, es los participantes por edad fue semejante en am-
posible encontrar tres caracterizaciones: el de un bos grupos, así como por sexo.
único valor para hombres y mujeres cuando la Los valores obtenidos por el GE, en general,
muestra no tiene caracterización de sexo, el de va- son más altos que los valores del GC en la eva-
lores individuales para varones y mujeres, y cuan- luación de los cambios de personalidad por in-
do la muestra caracteriza el sexo (hombre o mujer fluencia de la depresión (BDI-II). Respecto a la
de forma individual). En cuanto al nivel de rasgo personalidad premórbida (NEO-FFI), como se po-
de personalidad, se agrupa en cinco niveles: muy dría prever, entre GE y GC se hallaron diferen-
bajo, bajo, medio, alto y muy alto para cada sexo. cias significativas en cuanto a responsabilidad y
Para cada nivel de rasgo existe también una escala amabilidad. Mientras que en la personalidad los
de percentil que va de 25 a 75, permitiendo espe- mismos grupos mostraron diferencias significa-
cificar mejor, dentro del nivel y del sexo, la mayor tivas en el neuroticismo (cf. Rodrigues, Castro y
o menor intensidad del rasgo evaluado (Abella et Gruart, 2014; Rodrigues, Castro y Cruz Roja Es-
al., 2011; Archer et al., 2006; Costa y McCrae, pañola, 2014) (Tabla 2).
1992; Costa y Widiger, 2002). Además, se obtuvieron resultados significati-
Además, se aplicó a los adultos mayores una vos en la depresión moderada cuando se compa-
historia clínica y una entrevista semiestructura- raron el GE y el GC, lo que sugiere una influencia
da sobre el ámbito psicosocial, con el fin de lo- sobre el cambio del neuroticismo. Los valores
grar una mejor caracterización de la población. premórbidos de la personalidad podrán presen-
En este último momento también participa- tar un patrón conductual de los rasgos de estos
ron cuidadores, familiares cercanos y profesiona- adultos mayores, considerando que la significan-
les de salud que acompañaban a cada uno de los cia de los datos se encontró en el GE, es decir, en

106
Tabla 2. Caracterización clínica de los participantes.
GE (n = 82) GC (n = 102)
t p
M D.E. M D.E.

Enseñanza e Investigación en Psicología Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017


NEO-FFI - Personalidad
Neuroticismo 40.45 9.64 30.56 8.63 2.75 .037*
Extraversión 12.84 8.49 9.53 8.94 2.97 0.365
Apertura 42.71 10.75 35.56 9.34 3.75 0.529
Amabilidad 35.36 10.85 35.24 9.64 2.23 0.265
Responsabilidad 32.78 32.78 37.75 8.95 1.85 0.296
NEO-FFI - Personalidad premórbida
Neuroticismo 28.80 10.55 29.45 9.67 3.75 0.86
Extraversión 27.34 11.83 25.43 8.08 2.56 0.73
Apertura 26.46 10.80 22.72 8.39 2.96 0.98
Amabilidad 23.60 10.57 23.65 9.45 1.92 .012*
 Responsabilidad 27.56 9.52 37.54 7.88 2.32 .042*
BDI-II - Depresión
Dep. Leve 12.74 8.95 10.45 7.95 6.73 0.584
Dep. Moderada 42.95 25.70 38.73 27.76 12.34 0.12*
 Dep.Grave 38.45 24.35 39.34 19.90 23.96 0.054

los participantes con diagnóstico de depresión y tienen con un valor estadísticamente significati-
alzhéimer en fase incipiente. vo los rasgos de responsabilidad, que se caracteri-
Otra nota importante para los datos de la de- zan en este caso por la poca capacidad de planear
presión fue la proximidad de una significancia y desarrollar estrategias; está también asociado al
estadística por parte de la depresión a un nivel potencial de prácticas poco saludables. Estos dos
mayor de gravedad, aunque la depresión mo- factores son evaluados cinco años antes del diag-
derada apenas muestra un resultado realmente nóstico y podrían estar relacionados con un inicio
significativo para una p menor a .05, cuando se de la depresión leve, que puede haberse desarrolla-
compararon los grupos GE y GC. do de forma progresiva (Callahan et al., 2010; Poc-
net et al., 2011).
DISCUSIÓN A lo que respecta a la personalidad, el cambio
de neuroticismo es el mejor marcador de la in-
En el curso del análisis de los cambios de persona- fluencia de la depresión. El neuroticismo se carac-
lidad (personalidad premórbida y personalidad) en teriza por una tendencia a experimentar angustia
paciente con alzhéimer en fase incipiente y depre- y ansiedad, junto a una dificultad para manejar
sión, cuando se les compara con el gc, las diferencias el estrés y los impulsos. Se asocia también con
presentadas fueron estadísticamente significativas el riesgo de sufrir depresión y enfermedades cró-
en los ámbitos revisados. En la medición premór- nicas vinculadas principalmente al envejecimien-
bida, como personalidad anterior (cinco años antes to patológico, incluyendo el alzhéimer. Este rasgo
del diagnóstico), se presentó significancia estadís- tiene sus raíces en la dimensión del temperamen-
tica al nivel de la amabilidad, lo que sugiere que el to básico que abarca esencialemnte la afectividad
adulto mayor es una persona que no gusta de ayu- negativa (Blanco et al., 2013; Kamińska et al.,
dar a los otros. Este rasgo está asociado a las adic- 2015; Rodrigues, 2015; Wong et al., 2015).
ciones y al mismo alzhéimer (García et al., 2012; Las verificaciones efectuadas en este traba-
Kamińska et al., 2015; Mehta et al., 2016). Toda- jo muestran cierta coherencia con las de otras in-
vía en este ámbito de personalidad premórbida, se vestigaciones que comparan adultos mayores con

107
enfermedad de alzhéimer en fase moderada con diagnóstico de alzhéimer incipiente y cuadro de-
adultos mayores en fase de envejecimiento nor- presivo, el cual se relaciona con la influencia del
mal, a través de correlaciones de Pearson en- mismo cuadro depresivo. El análisis fue hecho
tre el NEO-FFI y puntuaciones de MMSE. Así, se desde cinco años antes de determinar alzhéi-
encontraron cuatro valores estadísticamente sig- mer, y a lo largo de estos años se pudo verificar
nificativos: la memoria inmediata se relaciona po- el desarrollo de los cambios de la personalidad
sitivamente con el neuroticismo (r = .257, p < .001) premórbida, presentándose en el adulto ma-
Influencia de la depresión en cambios de personalidad del adulto mayor con enfermedad de alzheimer incipiente

y amabilidad (r = .184, p < .001), y negativamente yor una predisposición gradual a no ayudar a los
con la apertura a la experiencia (r = –.137, p < .05). otros (amabilidad) y una disminución de su ca-
El neuroticismo también presentó otra relación pacidad para planear y desarrollar estrategias
estadísticamente significativa positiva en cuan- (responsabilidad).
to a atención (Kamińska et al., 2015; Rodrigues, El cambio de la personalidad parece agravarse
2015; Rodrigues, Castro y Gruart, 2014; Rodri- al final de los cinco años transcurridos tras el diag-
gues, Castro y Cruz Roja Española, 2014). nóstico de alzhéimer. Cuando se midió la perso-
Estos datos apuntan a que la depresión puede nalidad al momento de esta investigación, se pudo
explicar el aumento de los rasgos de neuroticismo, observar que los rasgos premórbidos de amabili-
amabilidad y responsabilidad; sin embargo, no se dad y responsabilidad dejaron de ser estadística-
puede afirmar que sea esta una relación de cau- mente significativos y que se desarrollan con el
sa-efecto, en cuanto que es posible que los cam- aumento igualmente significativo del neuroticis-
bios de personalidad en el alzhéimer incipiente mo. Dicho rasgo es un marcador de la depresión,
podrían influir en el desarrollo de la depresión, caracterizado por la tendencia a experimentar an-
aunque esta segunda posibilidad sería más difícil gustia y ansiedad, junto a la dificultad del adulto
de justificar precisamente por la influencia de los mayor para manejar el estrés y los impulsos.
rasgos de la personalidad premórbida: la amabi- Es fundamental aclarar que en la fase premór-
lidad y la responsadilidad (Rodrigues, 2015; Ro- bida estos pacientes no tenían diagnóstico de de-
drigues, Castro y Gruart, 2014; Rodrigues, Castro presión, lo que sugiere que la depresión se instaló
y Cruz Roja Española, 2014; Wong et al., 2015). en una fase incipiente de la enfermedad, tenien-
Todos los datos llevan a suponer que los do después una fuerte influencia en los cambios
cambios de personalidad ocurren simultánea- de personalidad. Es posible que la depresión hu-
mente con los cambios depresivos, sin que sean biera llegado a su fase moderada al momento de
dos variables interdependientes, una relación que la evaluación, y hay indicios que ya se estaba de-
aparentemente no puede ser lineal ni predicti- sarrollando desde antes del diagnóstico. Es cono-
va, en tanto que los pacientes con alzhéimer en cido el efecto de la conciencia de la enfermedad
fase inicial exhiben una gran variabilidad de sín- por parte de la persona; según diversos autores,
tomas psiquiátricos, compatibles con el cuadro cuando esta adquiere esa conciencia comienza a
sintomatológico de depresión, lo que reduce aún mostrar cuadros de tristeza y desánimo.
más la ya escasa probabilidad de que los cambios Este tipo de sentimiento parece persistir en la
de personalidad sean directamente proporciona- mente del mayor con el avance de la enfermedad,
les a los cambios del estado depresivo (Blanco et generando en él más tristeza y desánimo. La per-
al., 2013; Pocnet et al., 2011; Rodrigues, Castro sistencia de los síntomas podría muy bien justificar
y Cruz Roja Española, 2014; Wong et al., 2015). el efecto temporal del desarrollo de la depresión y
En conclusión, parece haber un patrón cam- asimismo la influencia de la misma en los cambios
biante en la personalidad del adulto mayor con de personalidad en estos adultos mayores.

REFERENCIAS

Abella, V., Panksepp, J., Manga, D., Bárcena, C. e Iglesias, J.A. (2011). Spanish validation of the affective neu-
roscience personality scales. The Spanish Journal of Psychology, 14(2), 926-935.

108
Alzheimer’s Disease International (2009). World Alzheimer Report 2009. London: Author.
American Psychiatric Association (2015). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washing-

Enseñanza e Investigación en Psicología Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017


ton, D.C.: American Psychiatric Association.
Archer, N., Brown, R.G., Boothby, H., Foy, C., Nicholas, H. y Lovestone, S. (2006). The NEO-FFI is a reliable
measure of premorbid personality in patients with probable Alzheimer’s disease. International Journal of
Geriatric Psychiatry, 21(5), 477-484.

Beck, A.T., Steer, R.A., y Brown, G.K. (1996). bdei-ii. Beck Depression Inventory- Second Edition. Manual. San
Antonio, TX, The Psychological Corporation.
Beck, A.T., Ward, C.H., Mendelson, M., Mock, J. y Erbaugh, J. (1961). An inventory for measuring depres-
sion. Archives of General Psychiatry, 4, 561-571.
Blanco L., R., Arró O., S., Noy G., L. y Rodríguez M., C. (2013). Comportamiento de la depresión en el adulto
mayor del policlínico “Cristóbal Labra”. Revista Cubana de Medicina General Integral, 29(1), 64-75.
Callahan, C.M., Boustani, M.A., Weiner, M., Beck, R.A., Livin, L.R., Kellams, J.J. y Hendrie, H.C. (2010).
Implementing dementia care models in primary care settings: The aging brain care medical home. Journal
of Aging and Mental Health, 15(1), 13-22.
Carrasco M., M., Ortiz L., A., Martínez L., C., Ballesteros J., C., Magriñá J., M.M., González A., L.M.,
Domínguez A., M. y Martínez F., C. (2011). Consenso de la SEPG sobre la depresión en el anciano. Acta
Española de Psiquiatría, 39(1), 20-31.
Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1988). Personality in adulthood, six-year longitudinal study of self-reports and
spouse rating on the NEO-PI personality inventory. Journal of Personality & Social Psychology, 54, 853-863.
Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1992). neo pi-r professional manual. Odessa, FL: Psychological Assessment Re-
sources, Inc.

Costa, P.T. y Widiger, T.A. (Eds.). (2002). Personality disorders and the five-factor model of personality (2nd ed.).
Washington, D.C.: American Psychological Association.

García S., S., Cedillo T., J., Carrillo K., G., Gallo J., J., Wagner F., A. y Peña C., G. (2012). Frecuencia de los
síntomas depresivos entre adultos mayores de la Ciudad de México. Salud Mental, 35 (1), 71-77.
Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores. (2011). Encuesta Nacional sobre Discriminación en Mé-
xico. México: INAPAM.
Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2014). Perfil sociodemográfico de adultos mayores. México: INEGI.
Kamińska, M.S., Brodowski, J. y Karakiewicz, B. (2015). Fall risk factors in community-dwelling elderly de-
pending on their physical function, cognitive status and symptoms of depression. International Journal of
Environmental Research and Public Health, 12, 3406-3416. doi, 10.3390.
Mehta, C.P., Desale, A.V., Kakrani, V.A. y Bhawalkar, J.S. (2016). Economic dependency and depression in
elderly. Journal of Krishna Institute of Medical Sciences University, 5(1), 100-109.
Organización Mundial de la Salud (2003). CIE-10 - Descripciones clínicas y pautas para el diagnóstico. Madrid:
Mediator.
Pocnet, C., Rossier, J., Antonietti, J.P., Gunten A. y Phill, M. (2011). Personality changes in patients with be-
ginning Alzheimer disease. La Revue Canadienne de Psychiatrie, 56(7), 408- 417.

Ramírez D., R.C., Zegbe J., A., Morales F., M.S. e Íñiguez M., S.C. (2014). Depresión en adultos mayores
atendidos en instituciones públicas de salud en Zacatecas. Revista de Educación y Desarrollo, 29, 73-78.
Rodrigues, C. (2015). Personalidad de Alzhéimer. Conducta y estado psicológico. Madrid: Publicia.
Rodrigues, C., Castro, F.V. y Cruz Roja Española (2014). Los cambios de personalidad en la enfermedad de
Alzheimer. International Journal of Developmental and Educacional Psychology, 1(5), 177-186.
Rodrigues, C., Castro, F.V. y Gruart, M. (2014). Relación entre cognición y personalidad en enfermos con
Alzheimer. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 2(1); 187-196.
Secretaría de Salud (2011). Perfil epidemiológico del adulto mayor en México, 2010. México: Autor.
Wong, M.M.C., Chan, C.F., Li, S.W. y Lau, Y.M. (2015). Six-month follow-up of cognitive impairment and
depressive symptoms in late-onset depression. East Asian Archives of Psychiatry, 25(4), 146-149.

109