Está en la página 1de 29

El abandono escolar en la educación superior

Daniel Garcia Urquidez *


Fridzia Izaguirre Díaz de León **
Heleodoro Sotelo Sanchez***
Manuel Tomas Demirdjian Perchemlian ****
Julio Cesar Rodriguez *****

Mesa de participación: Las Instituciones de Educación Superior Frente a los Problemas


de la Sociedad Mexicana.

Autores:
*Daniel García Urquídez es licenciado en ciencias políticas por la Escuela de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad
Autónoma de Sinaloa, obtuvo el grado de maestro en calidad por la Universidad La Salle Noroeste y el de Dr. En ciencias
Sociales en la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco. Es profesor de tiempo completo de la Universidad de
Occidente Unidad Guasave. Fue director de la UdeO Unidad Guasave, actualmente imparte clases de gestión y liderazgo,
planeación estratégica y trabajo en equipo. Es líder de la DES UGYGUA de la UdeO. Teléfono 687-87-21350. Correo
electrónico: dgarciau65@gmail.com y daniel.garcia@udo.mx

** Fridzia Izaguirre Díaz De León es licenciada en Sistemas Computacionales por la Universidad de Occidente (Ude O), Unidad
Guasave obtuvo el grado de maestra en Estudios Organizacionales en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad
Iztapalapa y el de doctora en Estudios Organizacionales en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa.
Es profesora investigadora de Tiempo Completo por la Universidad de Occidente, Unidad Guasave. Actualmente imparte clases y
es profesor del núcleo básico del Doctorado en Ciencias Administrativas (del PNPC de CONACYT) de la Universidad de
Occidente, Unidad Culiacán. Líder del Cuerpo Académico (CA) “Desarrollo Regional y Organizacional”, que cultiva las líneas
generales de aplicación del conocimiento (LGAC) Gestión de Organizaciones Públicas, Desarrollo Sustentable, Innovación y
Administración del conocimiento en las organizaciones, Gestión de las nuevas tendencias administrativa, con desarrollo de las
tecnologías de información y comunicación (TIC). Miembro de la Red Mexicana de Investigadores en Estudios Organizacionales
(REMINEO). Correos electrónicos fridziaizaguirrediazdeleon@gmail.com fridzia@hotmail.com fridzia.izaguirre@udo.mx

*** Heleodoro Sotelo Sánchez es químico farmacobiologo por la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), obtuvo el grado de
maestro en Estudios Organizacionales en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa y el de doctor en
Estudios Organizacionales en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Unidad Iztapalapa. Es profesor investigador de
Tiempo Completo por la Universidad de Occidente, Unidad Guasave, en el ámbito académico, ha impartido asignaturas de las
áreas de Administración y Matemáticas. En esta institución ha fungido como Consejero Técnico y Consejero Académico y es, en
la actualidad tutor. También es director y tutor de tesis de la maestría de Administración de la Universidad de Occidente, Unidad
Guasave. Miembro de la Red Mexicana de Investigadores en Estudios Organizacionales (REMINEO). Correos
electrónicos: Heleodoro.sotelo@udo.mx

****** Julio César Rodríguez Valdez Licenciado en Contaduría Pública por la Escuela de Contaduría y administración del Colegio
Guasave, A,C. Posgrado "Especialidad en Impuestos" por la Escuela de Contaduría y administración del Colegio Guasave, A,C. Grado de
Maestro en Ciencias en "Gestión y Política Pública" por la Universidad de Occidente(UdeO), estudiante del programa doctoral (PNPC de
CONACYT) "Doctorado en Estudios Fiscales" por la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Profesor de Tiempo Completo en la
Universidad de Occidente, Unidad Guasave, Miembro de la Red Mexicana de Investigadores en Estudios Organizacionales (REMINEO).,
Articulista de la revista Practica de Actualización Fiscal (PAF), Miembro activo y socio del Colegio de Contadores Públicos del Norte de
Sinaloa, Delegación Guasave; Sindico del contribuyente del Colegio de Contadores Públicos de Guasave, A.C. ante el Servicio de
Administración Tributaria (SAT). Sindico Integrante del la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON). Miembro Cuerpo
Académico (CA) “Desarrollo Regional y Organizacional”. Correo electrónico: jcrvaldez@prodigy.net.mx y jcrvaldez10@hotmail.com
El abandono escolar en la educación superior.

Resumen:
Esta ponencia se desprende de la tesis doctoral El abandono escolar en la educación
superior. Se estudian las principales referencias teóricas sobre el fenómeno del
abandono de los estudios en el nivel universitario y se delimitan las herramientas
conceptuales utilizadas para analizar e interpretar los resultados del estudio
empírico del abandono escolar en la UdeO Unidad Guasave. El estudio empírico
contempló el uso de herramientas cualitativas y cuantitativas y consideró la óptica
sobre el tema de maestros, egresados y los propios alumnos que abandonaron.
Se concluye que el abandono escolar es un fenómeno multifactorial en sus
orígenes, con implicaciones sociales, institucionales y personales, si bien en el
caso de estudio las causas de orden socioeconómico parecen ser las más
frecuentes.

Palabras clave: abandono escolar, eficiencia terminal, retención, rezago, trayectoria


escolar.
abstract

Contenido

Introducción
Abordajes teóricos sobre el fenómeno del abandono de los estudios
El camino hacia una perspectiva teórica más amplia
Referentes teóricos del abandono escolar
El abandono escolar en la Universidad de Occidente Unidad Guasave
El camino hacia una perspectiva teórica más amplia
Conclusiones y recomendaciones
Bibliografía
Introducción
El fenómeno del abandono escolar aqueja a todo el sistema educativo del país sin
que el nivel de educación superior sea la excepción. En la actualidad el tema
cobra más relevancia pues la expansión del sistema de educación superior abre
espacios a sectores de la población estudiantil que por la deficiente preparación
previa y por su difícil situación económica son más vulnerables al fenómeno del
abandono escolar (González, 2007), de ahí la necesidad, apremiante y estratégica
a la vez, de que gobiernos, autoridades nacionales en el ámbito educativo y los
funcionarios de las IES diseñen e instrumenten las estrategias necesarias para
afrontar un problema que siendo ya grave, amenaza con crecer.1

Gráfica 1. Trayectoria del sistema educativo mexicano

Tomado de Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos del Congreso de la Unión (2008)

En un documento elaborado por la Comisión de Educación Pública y Servicios


Educativos del Congreso de la Unión (2008) se establece que de cada 100

1
La OCDE (2008) indica que entre los años de 1995 y 2005, el gasto por alumno de nivel terciario se vio reducido
en algunos casos ya que el gasto no logró ir a la par de la expansión en la matrícula de estudiantes.
individuos que se inscriben en primaria (véase gráfica 1), sólo 25.4 logran
matricularse en educación superior y de este conjunto, únicamente 12 alcanzan la
graduación. En tanto en el capítulo educativo del Plan Nacional de Desarrollo
(PND) 2007-2012, se manifiesta que la eficiencia terminal en el ámbito de las IES
oscila entre el 57 y el 63%.

La gravedad del asunto del abandono escolar universitario no sólo tiene que ver con
las cifras ciertamente altas, sino también con sus nocivas consecuencias en
distintos ámbitos. Sus implicaciones se resienten en las IES, en el país o región
que alberga la universidad, en el seno familiar y en el seno familiar del individuo
que no concluye los estudios. Espíndola y León (2002), así como González
(2007), señalan que el fenómeno tiene fuertes costos sociales y privados, que se
traducen en una población menos preparada para hacer frente a los retos de la
sociedad del conocimiento y al desafío de disminuir los índices de pobreza en los
estratos más desfavorecidos de la población. La OCDE (2008) plantea que en
términos de mejores perspectivas de empleo y de salarios más altos siguen siendo
fuertes los incentivos para alcanzar la educación superior por lo que el abandono
de los estudios en el nivel universitario supone un menor nivel de vida para capas
importantes de la población.2

Adicionalmente, el abandono de los estudios se traduce en un desperdicio de los


recursos fiscales o privados que se destinan a la educación (Zúñiga, 2006;
González, 2007). Por su parte, Thomas (2002) y Pérez (2001) señalan que el
gobierno y la sociedad no sólo deben preocuparse por aumentar la participación
de los jóvenes en educación superior, dado que tan importante como eso es lograr
que permanezcan y se gradúen. Y es que los beneficios de la educación superior
trascienden los beneficios económicos. Por ejemplo, en el informe final de la
Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2008 (ENCUP)
2
En el análisis del informe de la OCDE Education at a Glance 2005, Martínez (2005) expresa que en los tres tipos
de tasas internas de rendimiento de la inversión educativa: la tasa privada, la llamada fiscal, y la social, en todos
los casos se observa el hecho de que cuando una persona cuenta con estudios de mayor nivel (educación
superior vs. media superior, o media superior vs. básica y media básica) representa un aumento en los ingresos.
de la Secretaría de Gobernación se encontró que a mayor escolaridad de las
personas es más alto el interés en los asuntos políticos del país.

El abandono escolar es también un asunto que afecta al núcleo familiar, pues


implica la frustración de las personas más allegadas al sujeto que deja los
estudios y puede tener un efecto muy fuerte en el individuo, pues además de
limitar sus posibilidades de conseguir ascensos profesionales y empleos mejor
remunerados (González, 2007; Tinto, 1992; Pérez, 2001), en algunas ocasiones
puede afectar su autovaloración (González, 2007). Es fundamental comprender
que detrás de las frías estadísticas, están seres humanos que no pudieron cumplir
la meta de obtener un título profesional.

A pesar de la magnitud y de la importancia evidentes del problema, diversos


investigadores afirman que si bien son frecuentes los estudios sobre las tasas de
abandono escolar, son pocos los estudios que intentan explicar sus causas
(Rodríguez y Hernández, 2008; ANUIES, 2007; Zúñiga, 2006; Boado, 2005; Romo
y Fresán, 2001; Chaín et al. 2001). Para Tinto (2007) es un tema sobre el que
todavía hay mucho que aprender y descubrir, de ahí la necesidad de emprender
proyectos de investigación que ayuden a construir estadísticas más precisas y a
dilucidar los factores que lo provocan y las consecuencias que de él se derivan.

Si bien las cifras sobre la magnitud del fenómeno varían según la fuente, se tiene
certeza estadística de que el problema es fuerte para el sistema de educación
superior del país, no obstante, todo parece indicar que es muy poco lo que se
sabe sobre sus características, los factores que lo propician y las consecuencias
que genera. El análisis de la óptica de los estudiantes y la postura de los maestros
conforman una perspectiva que se ha abordado poco en los estudios sobre el
problema (Rojas, 2008; Tinto, 2007), pese a que son actores fundamentales del
acto educativo en general y en el caso específico de los alumnos, los
protagonistas o víctimas del hecho.
La educación sigue siendo reconocida como un instrumento para impulsar el
desarrollo y una de las pocas plataformas para que los individuos y las familias se
pongan en la ruta para acceder a índices más altos de bienestar social y
económico (OCDE, 2008; Pérez, 2001), por eso, al conocer las cifras de abandono
de los estudios y sus repercusiones en distintos ámbitos del interés nacional, no
se exagera al afirmar que el abandono escolar universitario es un tema de
investigación de primer orden de importancia y es, a su vez, un problema social
que merece y exige una atención mayor por parte de los tomadores de decisiones
en las esferas políticas, educativas y sociales.

Abordajes teóricos sobre el fenómeno del abandono de los estudios


Para lograr una mejor comprensión de las causas que propician el tema de estudio
es menester dilucidar los diferentes enfoques que lo abordan. El abandono de los
estudios en el nivel superior ha concitado la atención de investigadores
educativos de diversas latitudes del planeta. Los resultados de sus estudios y sus
aportaciones teóricas permiten llegar a la conclusión de que el abandono escolar
universitario, si bien en diferentes grados y matices, es un problema que está
presente en todos los países y que sus causas suelen ser complejas y múltiples.

Vincent Tinto (1992) nos ofrece una clasificación de las teorías del abandono de los
estudios en el nivel superior, aunque aclara que más que teorías lo que se ha
desarrollado son modelos de estudio del fenómeno y los clasifica en psicológicos,
sociales y económicos, a las cuales debemos agregar su propio enfoque que él
mismo denomina modelo longitudinal para el estudio del abandono, pero que
algunos autores lo identifican como de adaptación (Cabrera et al. 2006),
integracionista (Durán y Díaz, 1990)) o interaccional (Zúñiga, 2006; Braxton et al.
2007; y Díaz Peralta, 2008). Después del análisis de diferentes obras sobre el
tema, basándonos principalmente en los trabajos de Tinto (1992), Latiesa (1992),
Braxton et al. (1997) y de Cabrera et al. (2006), se puede establecer, de la
siguiente manera, una clasificación de los acercamientos teóricos al tema:
 Teorías económicas. Las teorías económicas ven el análisis que hacen los
estudiantes de los costos actuales de la educación y sus beneficios futuros como
el punto crítico en la permanencia o el abandono escolar universitario
(Boudon,1974; Becker, 1975). Desde otra arista, estas teorías enfatizan la
importancia decisiva de la situación económica del estudiante o su familia y la
ayuda financiera con respecto a la permanencia en los estudios (Muñiz, 1977;
Ishitani y Desjardins, 2002;; Espíndola y León, 2002; González, 2007, Stratton et
al. 2008)
 Teorías estructurales o sociales. El enfoque social se basa no en el individuo
sino en las fuerzas sociales que provocan la conducta que conduce al abandono
escolar. Desde esta perspectiva, fundada generalmente en la teoría marxista,
considera que el fracaso o éxito escolar están condicionados por las disparidades
en la estructura de clases sociales (Bourdieu y Passeron, 1970; Baudelot y
Establet, 1975; Bowles y Gintis 1981; Carnoy, 1988; Eggleston, 1980; Brunet y
Morell, 1998; Lambert et al. 2004; Lehmann, 2007)
 Teorías psicoeducativas. Se enfocan en las características académicas y
actitudinales que distinguen a los que persisten de los que abandonan los
estudios. Desde este enfoque se responsabiliza al sujeto de abandonar la escuela,
por lo que se intenta descubrir en el individuo las causas subyacentes del
abandono escolar (Summerskill 1962; Marks, 1967; Heilbrun, 1965; Rose y Elton,
1966; Waterman y Waterman 1972; Horstmanshof y Zimitat, 2003; Cabrera et al.,
2006; Díaz, 2008)
 Teorías organizacionales. La teoría organizacional se enfoca en la influencia que
ejercen los atributos y características de la institución universitaria en el
padecimiento o en las soluciones del problema. Abordan la gestión institucional, la
estructura orgánica, el tamaño de la institución, los servicios a los estudiantes, la
normatividad, el modelo educativo y los recursos institucionales (Aldosary y Bala,
1999; Ugolini, 2000; Legorreta, 2001; Romo y Fresán, 2001; Thomas, 2010).
 Teorías interaccionales. Esta perspectiva integra elementos de los enfoques
psicológicos y organizacionales y ve el abandono escolar como una consecuencia
de la interacción entre el estudiante en su carácter individual y la universidad como
una organización. El centro de esta teoría es el sentido que el estudiante otorga a
sus relaciones con las dimensiones formal (académica) e informal (social) de la
organización universitaria (Spady, 1970, 1971; Lenning, Beal y Sauer, 1980; Bean,
1980, 1983; Anderson, 1981; Tinto 1992; Johnes y McNabb, 2004; Zúñiga, 2006;
Rojas, 2008)).

Este esquema parece adecuado para ubicar y distinguir los diferentes abordajes que
se han hecho sobre el abandono escolar, pero debe advertirse que no son
enfoques químicamente puros, sino que, por lo general, cada uno de ellos,
después de otorgarle un carácter determinante a ciertos factores, en diferente
grado incorpora variables o elementos de los demás.

El camino hacia una perspectiva teórica más amplia


Como se ha visto, el fenómeno del abandono estudiantil en educación superior se ha
estudiado desde diferentes enfoques. Varios volúmenes editados y numerosos
artículos han debatido sobre los méritos de los diversos modelos teóricos, cada
uno de los cuales en su momento se postuló como la más precisa explicación del
proceso de abandono de los estudios superiores. Hoy podría afirmarse que no
armaron todo el rompecabezas que explica el fenómeno, pero que a cambio de
eso, pusieron piezas que al juntarlas con otras logran crear acercamientos que
ayudan a una comprensión más amplia y posiblemente más eficaz del mismo.

De hecho en los últimos lustros, en reconocimiento al carácter multifactorial del


abandono escolar, han surgido autores que estudian el fenómeno desde una
perspectiva teórica más amplia e incluyente que parten del reconocimiento a la
complejidad del asunto. No existe todavía un modelo teórico paradigmático para
abordar el asunto del abandono estudiantil en el nivel superior, pero es evidente
que los últimos estudios tratan de combinar elementos socioeconómicos,
organizacionales, académicos y psicológicos, entendiendo que el problema puede
surgir a partir de múltiples factores intervinientes, con mayor o menor fuerza en
función de las características de la institución y el contexto socioeconómico.

Entre otros autores que pueden ubicarse en esta corriente, pueden citarse a
Margarita Latiesa (1992), se propone elaborar un modelo teórico-metodológico
que contemple todas las variables que se combinan y dan pie al abandono
estudiantil. La piedra angular de la teoría de Latiesa es el individuo sujeto a una
serie de fuerzas institucionales y contextuales que tienen efecto en el rendimiento
académico y en la persistencia o abandono de los estudios. Poe su parte, St. John
et al. (2000), investigadores de EE UU, proponen la combinación de los modelos
interaccionales y económicos para conseguir una mejor comprensión del
fenómeno y de hecho, mencionan que existen ejemplos de estudios que
incorporan las variables económicas y las de integración y adaptación al medio
ambiente universitario.

De España, Corominas (2001), agrupa en cuatro bloques las razones del abandono
escolar: pobreza en la calidad de la enseñanza, déficits en el potencial de
aprendizaje del alumno, dudas sobre la elección pertinente de los estudios, y otros
factores circunstanciales, entre otros, aspectos financieros e incompatibilidad con
ocupación laboral. González (2005) en base al análisis de la literatura sobre el
tema y como parte de sus propias indagaciones divide los factores que inciden en
el rezago y el abandono escolar en personales, institucionales y pedagógicos,
socioeconómicos y laborales. Los investigadores Rodríguez y Hernández (2008)
explican que el fenómeno es complejo y que obedece a múltiples causas. En
razón de eso elaboraron núcleos explicativos que definen como diferentes
conjuntos o categorías en las que se agrupan las diversas situaciones y razones
que motivaron el abandono escolar. Los núcleos son los siguientes: Familia-
economía-trabajo, Rendimiento escolar y orientación a la carrera y Estructura y
organización académica.
Referentes teóricos del abandono escolar
Algunos investigadores han concluido que los modelos teóricos sólo lograban captar
o dar importancia a una parte de la realidad del fenómeno. Ahora sabemos que
basados en premisas incorrectas o parciales, la capacidad exploratoria y
explicativa de dichos modelos ha sido deficiente, incompleta o, incluso,
equivocada. Algo que se ha aprendido, sobre todo en las últimas dos décadas, es
que la complejidad y las múltiples causas subyacentes al fenómeno que se
estudia, obligan a un abordaje con una mirada más amplia e integral, lo cual
conduce a la necesidad de elaborar modelos explicativos que incorporan
elementos o variables de los diferentes enfoques. No en balde los estudios más
recientes sobre el abandono escolar en educación superior generalmente se han
realizado en el marco de modelos teóricamente más incluyentes.

Después de haber examinado las aportaciones teóricas de diversos autores,


consideramos que es necesario contemplar en la plataforma teórica del asunto
del abandono escolar aspectos o reflexiones como los que se esbozan a
continuación:
1. Cualquier enfoque que se postule como el único para comprender el fenómeno del
abandono escolar, parte de una postura parcial e insuficiente.
2. Debido a la complejidad del fenómeno es indispensable contemplar en el método
de estudio factores universitarios y extrauniversitarios.
3. El fenómeno no necesariamente tiene una explicación lineal causa-efecto y parece
ser más frecuente que su ocurrencia se deba a un encadenamiento de sucesos y
combinación de factores que derivan en la interrupción temporal o definitiva de los
estudios. El abandono escolar es un proceso que suele tener sus raíces en
elementos extra y pre-universitarios.
4. Es obligado abordar el fenómeno de manera descriptiva (cuantitativa) e
interpretativa (cualitativa) para contar con una perspectiva detallada y amplia al
mismo tiempo, que abra la posibilidad de ensayar explicaciones más coherentes
de la realidad que se estudia.
5. Los estudios que intentan penetrar en las causas del abandono escolar son
impensables si se excluye la interpretación que los propios alumnos hacen del
hecho de abandonar los estudios. El estudiante es un actor que no se puede
excluir en el diseño del estudio o investigación, de ahí que en esta indagación la
voz y las percepciones del sujeto jueguen un papel central.
6. Si bien cada alumno que abandona tiene una historia personal y única, la
multiplicación de los actos de no conclusión de los estudios obliga a ver la
situación como un fenómeno colectivo o social.
7. Es importante también distinguir entre abandono voluntario y no voluntario,
temporal o definitivo, por su ubicación en el tiempo (temprano o tardío) y
considerar también que el fenómeno puede verse desde una perspectiva
individual, institucional o nacional.
8. Para ir más a fondo en el conocimiento del asunto en cuestión, es necesario
conocer las variables que explican la permanencia y la culminación de los
estudios. La eficiencia en el egreso es la otra cara de la moneda del abandono
escolar.
9. Los estudios sobre abandono escolar deben contemplar las prácticas y las
condiciones específicas de la universidad donde se llevan a cabo. La cultura y las
prácticas de una institución favorecen el abandono escolar o la permanencia en
los estudios.
10. Parece inexplicable que el docente sea un actor pocas veces considerado en el
estudio del fenómeno, particularmente, si se toma en cuenta que es la figura o
actor institucional más cercana al alumno, lo cual le concede la oportunidad de
conocer o tener elementos sobre el fenómeno del abandono escolar. Así como
tampoco ha sido común consultar a los egresados en cuanto a su perspectiva
sobre el abandono escolar.
Gráfica 2. Diferentes formas que asume el abandono estudiantil universitario

 De licenciatura
 Institucional
 Nacional (del
sistema educativo)

Por su ubicación en el
espacio o perspectiva  Voluntario
(Tinto, 1989ª; Castaño et al,  No voluntario
2008)

Por su carácter
Abandono Por su tipo
(Rodríguez y Hdez. 2008; (Himmel, 2004;
Zúñiga, 2006; Latiesa, 1992) escolar González,2007;
Tinto, 1992)

 TemporalCanalas y de los Ríos, 2007)  Precoz


 Definitivo Por su ubicación en el  Temprano
tiempo  Tardío
(Castaño et al, 2008)

Elaboración propia basada en diferentes autores

En la gráfica 3 pueden observarse diferentes conceptos que se derivan del abandono


escolar entendido como una categoría. Este esquema da una idea de la
complejidad del problema del abandono escolar. El esquema es una elaboración
propia basada en aportaciones realizadas por distintos autores. Tinto (1989a) y
Castaño et al. (2008) establecen que se puede ver desde diferentes perspectivas:
del programa académico (licenciatura), institucional o nacional. Tinto, González e
Himmel hablan de dos tipos de deserción: voluntaria y no voluntaria. Rodríguez y
Hernández (2008), al igual que Canales y de los Ríos (2007), se refieren a la
deserción y señalan que puede ser temporal o definitiva. Por último, Castaño et
al., por la ubicación en el tiempo, identifican que la deserción puede ser precoz,
temprana o tardía.

El abandono escolar en la Unidad Guasave de la Universidad de Occidcente


En un la Unidad Guasave de la UdeO se hizo un estudio tanto para conocer tanto la
dimensión cuantitativa del problema como sus principales factores subyacentes.
La información estadística fue proporcionada principalmente por el Departamento
de Administración Escolar de la Unidad Guasave. Para conocer las causas de
problema se hicieron encuestas y entrevistas a alumnos que abandonaron y,
adicionalmente, para contar con otras perspectivas sobre el asunto se aplicaron
encuestas también a egresados y maestros. Los resultados más sobresalientes se
sintetizan a continuación.

A partir de la información oficial


Los principales resultados a partir de la información oficial fueron los siguientes:.
• La UdeO a nivel institucional reporta un 53% de abandono de 2005 a 2007.
• El promedio histórico de abandono en la Unidad Guasave es del 50.77%.
• De la cohorte 2001-2005 a la 2005-2009 la tasa de abandono de la Unidad Guasave es
del 43.6%.
• En el periodo estudiado las tasas de abandono difieren según el programa educativo.
Psicología es la que tiene la tasa más baja con 33.1%, le sigue ingeniería civil con 37.3%.
Las que tienen las tasas más altas son biología con un 52% y derecho con el 49.15%.
Como se observa, la diferencia entre los programas educativos con más alta y más baja
tasa de abandono estudiantil es de casi 19 puntos porcentuales.
• Se confirma que el periodo crítico es el primer año de estudios. El 49.2% de los eventos
de abandono ocurren en ese ciclo.
• El abandono de los estudios es más alto en el sexo femenino. La tasa en las mujeres es
del 47.6% y de 39.9% en los hombres. Dato preocupante para la UdeO en el sentido de
que su matrícula en su mayoría está conformada por mujeres.
• La forma de selección de estudiantes en la UdeO se relaciona directamente con el
abandono escolar. Los alumnos que hicieron el EXANI II de CENEVAL (el examen oficial)
registraron una tasa de abandono del 40.7% y los que hicieron examen interno (examen
interno no oficial) del 57.4%.

La postura de los docentes


 El 64.7% de los profesores considera que el problema de abandono escolar es grave o
muy grave.
 El 96.3% afirmó haber conocido a estudiantes que abandonaron.
 El 70.8% considera que los factores económicos conforman la principal causa del
abandono escolar.
 Los maestros minimizan los factores institucionales y académicos como causales del
abandono escolar.
 El 58% considera que el problema es una responsabilidad que se comparte entre
autoridades y docentes.
 El 57.1% considera que la forma más efectiva en que pueden ayudar a la retención de los
alumnos es conociendo mejor a los estudiantes y ayudándoles a cumplir sus metas.
 Los maestros siguen concediendo gran valor a las credenciales académicas????. El 92%
considera que el abandono de los estudios acarreará consecuencias negativas a las
personas.
 En general, los maestros ven el programa de tutorías como una solución deficiente y
parcial al problema estudiado.

En cuanto a las encuestas a alumnos que abandonaron y los egresados, la


exposición de los principales resultados se hace en función de factores
personales, académicos, institucionales y socioeconómicos.

Factores personales ligados al abandono escolar:


 Los datos sugieren que a mayor edad es más alto el riesgo de abandonar los estudios.
 Los alumnos que abandonaron, en comparación a los egresados, suelen tener menores
expectativas académicas, hábitos de estudio más deficientes y una menor motivación y
compromiso con la meta académica.
 La tabulación cruzada de las variables efectuada en el SPSS demostró la simultaneidad
que se observó entre la presencia de una baja motivación y menores expectativas
académicas con el abandono de los estudios.
 Los resultados parecen indicar que la combinación de trabajos y estudios puede
convertirse en una variable que afecte la permanencia en la universidad.

Factores académicos ligados al abandono escolar:


 Más de la mitad de los que abandonaron se inscribió en una licenciatura que no era su
primera opción.
 Un 40% de los que abandonaron declaró sentir baja o media satisfacción con la carrera
que cursaba, contra sólo el 16% de los egresados (que la terminaron a pesar de eso). El
cruce de preguntas en el SPSS parece demostrar una asociación directa entre
insatisfacción con la carrera y el hecho de no haberse inscrito en la primera opción de
carrera.
 En comparación a los egresados, los alumnos que abandonaron tuvieron un menor
promedio de calificaciones en preparatoria. Más del 90% de aquéllos tuvo un promedio
superior a ocho, contra el 59.4% de éstos. También a los que abandonaron los estudios
les parecieron más difíciles las asignaturas y tareas. Podría inferirse que los estudiantes
con un historial académico deficiente conforman un grupo de riesgo con respecto a la
posibilidad de abandonar.
 Los alumnos que abandonan en primer año (que son la mayoría), optan por
reincorporarse a la educación superior, en clara mayor proporción que los que abandonan
en segundo y tercer año. Este dato fue revelado a través de una tabulación cruzada en el
SPSS.

Factores institucionales ligados al abandono escolar:


 En términos generales los datos de la encuesta parecen revelar la debilidad en el poder
explicativo de la falta de integración al medio ambiente universitario como detonante del
abandono escolar.
 La opinión sobre la calidad de la enseñanza, la infraestructura (laboratorios, biblioteca,
aulas, etc.) y los servicios prestados por la institución, es favorable y prácticamente similar
en egresados y alumnos que abandonaron.

Factores socioeconómicos ligados al abandono escolar:


 En todos los instrumentos aplicados los problemas económicos aparecen como los
determinantes más fuertes en las situaciones de abandono escolar. En el caso de la
encuesta a alumnos que abandonaron, un 62.7% menciona que los problemas
económicos fueron la única o una de las causas que combinada con otra u otras los
condujeron a la interrupción temporal o cancelación definitiva de sus estudios.
 El problema económico apunta a ser el más fuerte en los alumnos que abandonan, pero
existen matices interesantes dado que muchos de los alumnos que egresaron
manifestaron tener también, en un rango similar, ese tipo de problemas. Los datos
parecen sugerir que las familias de los que abandonaron sufrieron una situación crítica
(no determinada en este estudio) que afectó la permanencia en la universidad.
 Tanto egresados como alumnos que abandonaron (al igual que los maestros), en amplia
mayoría, consideran que la solución al problema del abandono escolar estriba en
disminuir las cuotas y dar más becas.
 Es significativo el dato de que en el conjunto de alumnos que abandonaron el 27.5% (19
de 69) tuvo un embarazo no deseado (la pareja en el caso de los hombres) y que el
21.7% haya mencionado esa variable como una, entre otras, de las que los orillaron a
abandonar. Esta situación cambió por completo la perspectiva del proyecto de vida de los
otrora estudiantes. Las entrevistas corroboran esta conclusión. De los 10 entrevistados,
cinco mencionaron que esa fue una variable que afectó su salida de la UdeO, quiere
decir, que, por lo menos, el atender a una consecuencia directa de la forma de
relacionarse con su pareja es tan importante como la situación económica.
 En contra de lo podría esperarse los padres de los que abandonaron tuvieron en
promedio más altos niveles de estudio que de los egresados.
 Las becas parecen tener un efecto diferencial positivo en cuanto a la permanencia en los
estudios, si bien no en todos los casos. El 34% de los egresados declaró haber contado
con beca, contra el 19% de los que abandonaron. Las tabulaciones cruzadas en el SPSS
demostraron que, en el caso de los que abandonaron, el disfrute de beca parece alargar
su permanencia en la universidad, aunque termina por ser insuficiente.
 Tabulaciones cruzadas en el SPSS revelan que de los 23 alumnos que no concluyeron los
estudios colocados en los niveles altos de ingresos, 16 regresaron a la educación
superior. Mientras que de los 21 que se ubicaron en el nivel más bajo de ingresos sólo
cinco regresaron a los estudios superiores. El dato es interesante porque demuestra que
a mayores recursos económicos es más alta la probabilidad de regresar a la educación
universitaria o, desde la óptica contraria, que a menores recursos es más alta la
probabilidad de que el abandono sea definitivo.

Los principales resultados de las entrevistas son:


 Dejan en claro el peso del factor económico. Los 10 entrevistados mencionaron el
problema económico como una de las causas de su salida temprana de la UdeO. En dos
casos la ponderaron como la causa única y en cinco casos la colocaron como causa
principal, pero combinada con dificultades para acomodar los horarios de escuela y
trabajo o con las responsabilidades que surgieron del matrimonio o embarazo no
planeado.
 Los entrevistados, en términos generales, no tuvieron problemas de adaptación o
integración al medio universitario.
 Las recomendaciones que hacen a la universidad para afrontar el problema del abandono
escolar refrendan la importancia decisiva que le dan al tema económico como
determinante principal del abandono escolar.

Conclusiones y las recomendaciones??


Los principales factores.
Los resultados obtenidos en la indagación mediante los diferentes instrumentos
utilizados parecen confirmar que los aspectos socioeconómicos son los factores
de mayor fuerza explicativa en el hecho que se estudia. Los alumnos que
abandonaron en proporción mayoritaria reconocen en los aspectos económicos
los factores más determinantes en el evento de abandono de los estudios. Otro
elemento es la coincidencia sobre el peso del factor económico expresada en la
opinión de egresados y maestros. Estos actores comparten la perspectiva de que
un apoyo económico suficiente puede establecer la diferencia entre permanecer
en los estudios o abandonarlos.

Los resultados obtenidos mediante la aplicación de los diferentes instrumentos,


apuntan a dar mayor fuerza explicativa a los factores de carácter económico, pero
no deja de ser importante reiterar que eso no significa que no existen otros con
cierto peso específico que no deben soslayarse por ningún motivo, como es el
caso de los abandonos que se derivan de factores personales, académicos e
institucionales.

La necesidad de modelos teóricos incluyentes


Los principales resultados de esta indagación dejan en claro que el abandono
estudiantil universitario es un problema complejo que no puede circunscribirse a
teorías que se fundamenten en o magnifiquen ciertos factores o variables. Parece
más adecuado ensamblar críticamente conceptos o postulados de estas teorías,
teniendo cuidado de tomar en consideración las condiciones del contexto
socioeconómico y las singularidades de las instituciones educativas donde se
desarrollan los estudios o proyectos de investigación.

Se puede anticipar que una primera conclusión al hacer este análisis, es sobre la
necesidad de elaborar modelos teóricos que contemplen las condiciones locales
del entorno socioeconómico y las características particulares de las IES, sin que
esto signifique desdeñar el pensamiento y los conceptos generados por
investigadores de otras latitudes y épocas. Todo el camino andado debe
aprovecharse y con una postura crítica, retomar los elementos teóricos y
metodológicos que puedan ser útiles para explicar nuestra propia realidad. Una
teoría de gran calado sobre el abandono escolar, sigue siendo un proyecto más
que una realidad. Cuando se elabore, seguramente se hará sobre la base del
ensamble o integración de los modelos teórico-metodológicos, que en su momento
representaron un avance y, generalmente, una parte de la verdad sobre el tema.

Caracterización de los alumnos que abandonan


La no conclusión de los estudios en el ámbito superior es producto de múltiples
causas y no es raro que en la decisión de abandonar se conjuguen y combinen
diversos factores. En ese sentido, con el ejercicio de caracterización que se
realiza en este apartado se pretende esbozar un perfil aproximado de los alumnos
que no terminan los estudios en la UdeO Unidad Guasave.3 Es importante
establecer que al describir las características que distinguen al conjunto, debe

3
La Real Academia Española en la edición en línea del Diccionario de la Lengua Española define caracterizar
como “Determinar los atributos peculiares de alguien o de algo, de modo que claramente se distinga de los
demás”. Latiesa (1992) ensaya en su obra un ejercicio de caracterización de los alumnos que abandonan y llega a
la conclusión de que el abandono de los estudios es significativamente más alto en aquellos alumnos con historial
académico deficiente, los que trabajan, los que dedican menos horas al estudio y los que tienen menores
aspiraciones académicas y profesionales. Por su parte, González (2005) indica que las principales diferencias
entre desertores y no desertores son: la preferencia en la elección de la carrera; las calificaciones de la
enseñanza media; y el puntaje en las pruebas de selección y las califica como los predictores más importantes de
la deserción universitaria. En una investigación en la Universidad de Costa Rica, Abarca (2005) hizo también un
ejercicio de caracterización de alumnos que abandonan.
evitarse suponer o creer que cada uno de los individuos que abandonan los
estudios necesariamente posee esos rasgos o atributos. Ningún estudiante tiene
un destino inexorable y fatal. Las trayectorias estudiantiles son producto de la
mezcla de decisiones personales y del efecto de condiciones que prevalecen en
el entorno universitario y extrauniversitario, que al entreverarse pueden dar como
resultado el cumplimiento o el incumplimiento de la meta de graduarse.

En síntesis, se considera que las características más relevantes ligadas al perfil de


un estudiante que abandona, de acuerdo a la opinión de los que fueron
contactados, podrían ser las siguientes.
 En mayor proporción son del sexo femenino
 Tienen una menor motivación y compromiso con las metas académicas.
 Su dedicación a los estudios es menor
 Tienen un promedio de calificaciones más bajo en preparatoria
 En mayor proporción presentan el examen interno de selección, no el examen de
ingreso de CENEVAL.
 No se inscriben en su carrera preferida
 Experimentan dificultades para combinar estudios y trabajos
 Se ven en necesidad de trabajar para sostener y cuidar su nueva familia
 En su mayoría provienen de familias de escasos recursos

Aspectos metodológicos
A la luz de los resultados, uno de los probables aciertos metodológicos fue
considerar la mezcla en la indagación empírica de instrumentos cuantitativos (la
encuesta a alumnos que abandonaron, egresados y maestros) y cualitativos (la
entrevista semiestructurada a alumnos que abandonaron), lo que se complementó
con el análisis de la información institucional y las lecturas a muy diversos autores
sobre el tema. Mediante las encuestas se generó abundante información sobre
características de los que abandonaron, la percepción que éstos tenían sobre la
incidencia de los distintos factores y las condiciones de su entorno social y
académico-institucional. Con esta información se pudo confirmar la naturaleza
multifactorial del asunto que se estudia.

El hecho de haber encuestado también a egresados, brindó la oportunidad de


comparar las características de ambos grupos y hacer un contraste sobre la
incidencia de los distintos factores en la trayectoria escolar de egresados y
alumnos que abandonaron. Es importante mencionar que en la revisión de la
literatura sobre el tema no se encontró ningún estudio que contemplara la
participación y la postura de los egresados, lo cual, desde luego, no significa
necesariamente que esta sea la primera vez que algo así se haya hecho.

Por otra parte, haber incluido la óptica del maestro ofreció un ángulo de análisis
diferente y fue valioso en el sentido de que los resultados fortalecieron las
presunciones postuladas en la hipótesis de base. Vale la pena comentar, que, en
la revisión de la literatura sobre el fenómeno, tampoco fueron muchos los estudios
localizados que incluyeran la participación de los maestros, lo cual parece un tanto
inexplicable por la cercanía del profesor con los alumnos y porque su contribución,
a la luz de la experiencia, enriquece significativamente el análisis y las
conclusiones sobre el fenómeno.

Por otra parte, la entrevista demostró ser un instrumento más potente para discernir
las causas que conducen al evento de abandono de los estudios. La entrevista, a
diferencia de la encuesta, ofrece amplia libertad a los sujetos para que reflexionen
y externen su pensamiento y análisis del asunto en cuestión. A la luz de los
resultados, puede decirse que es más eficaz para revelar las causas subyacentes
del fenómeno y lo es porque crea condiciones para la expresión de la subjetividad
del entrevistado.

Adicionalmente, los resultados parecen demostrar que ambos instrumentos se


complementan de forma adecuada y conveniente. Parece que se está en
condiciones de afirmar que un fenómeno como el que se estudió requiere o exige,
incluso, la utilización de ambos instrumentos, porque permiten describirlo en sus
características y explicarlo con mayor amplitud en sus causas.

Estudios o aspectos que deberán seguirse en eventuales indagaciones


El asunto del abandono de los estudios en la educación superior es un tema que aún
guarda muchos aspectos que podría ser interesante explorar en eventuales
indagaciones. De hecho, todo parece indicar que en México son pocos los
estudios (ANUIES; 2001 y 2007) que se han emprendido para desmenuzar las
causas que lo provocan, las formas como se manifiesta y las diversas
implicaciones que tiene para las IES, la sociedad en su conjunto y las personas
que lo resienten.

Hay mucho terreno por cubrir y avanzar. La primera recomendación estribaría,


entonces, en la necesidad de un proyecto más amplio, de carácter
interdisciplinario, que aborde este fenómeno desde la perspectiva de diferentes
disciplinas como podrían ser la psicología, la economía y la sociología. No en
balde los modelos explicativos del objeto de estudio se han basado
fundamentalmente en esas ramas de las ciencias sociales.

Es importante distinguir las diferencias entre los factores subyacentes de lo que se


denomina abandono temprano o tardía y profundizar en el conocimiento de las
variables que explican el origen de la salida temporal y la interrupción definitiva de
los estudios. La necesidad de hacer esta distinción radica en la importancia de
establecer programas y estrategias de atención diferenciados. Si las causas son
diferentes no hay razón para recetar la misma medicina.

La información de la que se dispone parece confirmar la necesidad de hacer estudios


sistemáticos que lleven a tener una más precisa dimensión cuantitativa del asunto.
En lo que concierne a la estadística del problema a escala local, nacional e,
incluso, internacional aún hay mucho por conocer y precisar. La ANUIES (2001 y
2007) y organismos internacionales como la UNESCO (González; 2005), admiten
que las cifras sobre eficiencia terminal y abandono son débiles o aproximadas, lo
cual se debe en parte a la falta de uniformidad en los criterios para medir estos
indicadores y a la dificultad que entraña llevar mediciones precisas por las
características intrínsecas a las modalidades de abandono.

Estamos ante un tema complejo, que sigue demandando estudios sistemáticos del
abandono escolar simplemente para ser más precisos en la estadística. Esto exige
una postura clara de las autoridades y tal vez un acuerdo explicito en el seno de
la ANUIES para usar los criterios que se delineen como más apropiados.

Parece oportuno también ir más a fondo en el conocimiento de las consecuencias


que se derivan del abandono de los estudios para responder a diversas
interrogantes. Aparentemente no hay estudios que expliquen con profundidad
cómo dicho problema está afectando, por ejemplo, la capacidad del país para
afrontar los retos de la globalización y la sociedad del conocimiento. No se sabe
con precisión cuáles son los efectos sociales de una difusa masa de personas
frustradas por no haber alcanzado la titulación universitaria, no se tiene claro a
cuánto asciende el desperdicio de recursos fiscales en las universidades que
supone la pérdida de altos porcentajes de estudiantes que no culminan los
estudios, ni tampoco de qué maneras y en qué grado son los sufrimientos
económicos de las familias que perdieron la oportunidad de contar con un
graduado universitario en su seno.

En uno de los artículos examinados en el marco de esta ponencia, se cita el caso de


una universidad de Inglaterra (Thomas; 2002), donde se ha creado un habitus
institucional de apoyo y atención a los estudiantes que le ha permitió contar con
índices de eficiencia terminal por encima de la media nacional. Viene a cuento
este ejemplo, porque da idea de la importancia también de estudiar las buenas
prácticas institucionales que contribuyen a prevenir y a aminorar los índices de
abandono estudiantil. Tan importante puede ser el conocimiento del asunto de
porqué los jóvenes no terminan su carrera en cierta universidad, como el estudio
del caso de aquellas instituciones de educación superior que registran elevados
índices de éxito estudiantil. Tan didáctico puede ser un caso como el otro y ahí
surge una veta interesante de estudio.

Dentro del fenómeno de abandono de los estudios, surgen otros temas que parece
necesario esclarecer. Por ejemplo, ante la irrupción en diversas zonas del país de
la delincuencia organizada como un actor que lamentablemente ha ganado
espacios en la vida cotidiana y que ha deteriorado de manera ominosa el tejido
social, se impone la pregunta de hasta qué punto se ha convertido en un factor
que desvía a parte de la juventud de la meta universitaria. Tal vez el asunto
estadísticamente no sea significativo, pero pocos podrían negar que es inquietante
y que en ese sentido aparenta ser un problema social que merece ser estudiado.

Desde otra arista, sería interesante saber a dónde van todos los estudiantes
rechazados por instituciones como la UNAM, la UAM y, en el caso de Sinaloa, la
UAS.4 Una parte de ellos probablemente renuncie a sus aspiraciones
universitarias, pero otra parte, irá a la búsqueda de segundas opciones y ya se vio
que esta es una situación de riesgo para el abandono escolar.

Se han expuesto algunos ejemplos de tipos de estudios que podrían ayudar a una
mejor comprensión del fenómeno que se aborda en esta indagación. Seguramente
hay más vetas que deben ser exploradas, pero, incluso, es necesario que más
universidades estudien los factores que le dan origen y, por qué no, proyectos
estatales o de corte regional que impliquen el estudio del fenómeno en un conjunto
de universidades, lo cual enriquecería las posibilidades de análisis y comparación
del tema en cuestión.

4
La UdeO rechaza muy pocos estudiantes.
Bibliografía y referencias electrónicas
 Aldosary, Adel S. y Shaibu G. Bala (1999); An analysis of factors contributing to
college student dropout in a medium sized technical university: the case of the King
Fahd University of Petroleum and Minerals Dhahran, Saudi Arabia. Higher Education
Policy 12, pp. 313-328. Disponible en www.elsevier.com/locate/highedpol
 Álvarez-Gayou Jurgenson, Juan Luis (2003); Cómo hacer investigación cualitativa
Fundamentos y metodología. Ed. Paidós Educador, México (reimpresión en México
en 2009).
 ANUIES (2007); Retención y deserción en un grupo de instituciones mexicanas de
educación superior. Colección Biblioteca de la Educación Superior, México.
 ANUIES (2003); Acciones de transformación de las Universidades públicas
mexicanas, México.
 ANUIES (2001); Deserción, Rezago y Eficiencia Terminal en las IES. Propuesta
metodológica para su estudio. Colección Biblioteca de la Educación Superior, México.
 ANUIES (1999); La educación superior en el siglo XXI. Líneas estratégicas de
desarrollo. Una propuesta de la ANUIES. México.
 ANUIES (1989); Trayectoria escolar en educación superior. Panorámica de la
Investigación y acercamientos metodológicos, México.
 Baudelot, Christian y Roger Establet (1975); La escuela capitalista, Siglo XXI,
Duodécima edición, 1997, México.
 Becker, Gary S. (2008) Human Capital. The Concise Encyclopedia of Economics.
Library of Economics and Liberty. Disponible en
http://www.econlib.org/library/Enc/HUmanCapital.html
 Bourdieu, Pierre y Jean-Claude Passeron (1970); La reproducción Elementos para
una teoría del sistema de enseñanza. Fontamara, Primera edición en 1995, primera
reimpresión 2009, México.
 Bowles, Samuel y Herbert Gintis (1981); La instrucción escolar en la América
capitalista La reforma educativa y las contradicciones de la vida económica. Siglo
XXI, México.
 Braxton, John M. y Anna Shaw-Sullivan (1997); Appraising Tinto´s theory of college
students departure”. En J C. Smart (Ed.) Higher Education on Handbook theory and
research, Vol. 12, Agathon Press, NY, EE UU.
 Brunet, Ignasi y Antonio Morell (1998); Clases, educación y trabajo. Ed. Trotta,
España.
 Cabrera, Lidia, José T. Bethencourt, Pedro Álvarez y Miriam González (2006). El
problema del abandono de los estudios universitarios. RELIEVE, v. 12, núm. 2, pp.
171-203. Disponible en http://www.uv.es/RELIEVE/v12n2/RELIEVEv12n2_1.htm
 Carnoy, Martin (1988); La educación como imperialismo cultural. Siglo XXI, México.
 Castaño, Elkin, Santiago Gallón, Karoll Gómez y Johanna Vásquez (2008): Análisis
de los factores asociados a la deserción estudiantil en la Educación Superior: un
estudio de caso. Revista de Educación, Ministerio de Educación de Colombia, 345.
Enero-abril, pp. 255-280.
 CEPAL (2010); Panorama Social de América Latina. Santiago, Chile.
 Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos del Congreso de la Unión
(2008); Competitividad y Evaluación de la Educación Superior en México: Calidad y
Pertinencia de los Programas Académicos. México.
 Corominas, Enric (2001); La transición a los estudios universitarios. Abandono o
cambio en el primer año de universidad. Revista de Investigación Educativa, 19, (1),
pp.127-151, Barcelona.
 Chernobilsky, Lilia B. (2006); El uso de la computadora como auxiliar en el análisis de
datos cualitativos. En Vasilichis de Gialdino, Irene (coord.); Estrategias de
investigación cualitativa. Gedisa Editorial, Biblioteca de la Educación, Barcelona.
 Dieterich, Heinz (1996); Nueva guía para la investigación científica. Ed. Ariel,
Decimonovena reimpresión en 2005, México.
 Durán E., Jorge y Graciela Díaz H. (1990); Análisis de la deserción estudiantil en la
Universidad Autónoma Metropolitana. En Revista de la Educación Superior, Vol. XIX
(2), Número 74, ANUIES, México, abril-junio 1990. Disponible en
http://www.anuies.mx/servicios/p_anuies/publicaciones/revsup/index.html
 Eggleston, John (1980); Sociología del currículo escolar. Ed. Troquel, Argentina.
 Espíndola, Ernesto y Arturo León (2002); La deserción escolar en América Latina: un
tema prioritario para la agenda regional. Revista Iberoamericana de Educación, OEI,
Núm. 30, septiembre 2002. Disponible en www.rieoei.org/index.html
 Flick, Uwe (2004); Introducción a la investigación cualitativa. Ed. Morata, Madrid
(segunda edición reimpresa en 2007).
 González Fiegehen, Luis Eduardo (2007); Repitencia y deserción universitaria en
América Latina. En INFORME SOBRE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN AMÉRICA
LATINA Y EL CARIBE 2000-2005. La metamorfosis de la educación superior.
IESALC, Caracas, Enero 2007. Disponible en
http://www.oei.es/salactsi/informe_educacion_superiorAL2007.pdf
 Horstmanshof, Louise y Craig Zimitat (2003); Elaboration of the student self and
persistence in higher education. Educational Research, Risks and Dilemmas.
AARE/NZARE Joint Conference. 29 November - 3 December, University of Auckland,
New Zealand.
 Ishitani, Terry y Stephen DesJardins (2002). A longitudinal investigation of dropout
from college in the United States. Journal of College Student Retention: Research,
Theory & Practice, 4(2), pp. 173-201.
 Johnes, Geraint y Robert McNabb (2004); Never Give up on the Good Times: Student
Attrition in the UK. Oxford Bulletin of Economics and Statistics Research, 66, pp. 23-
47.
 Lambert, Mylene, Klarka Zeman, Mary Allen y Patrick Bussiere (2004); Who pursues
postsecondary education, who leaves, and why: Results from the youth in transition
survey. Ottawa: Statistics Canada & Human Resources and Skills Development,
Canadá
 Latiesa, Margarita (1992); La deserción universitaria, Desarrollo de la Escolaridad en
la Enseñanza Superior Éxitos y Fracasos. Colección Monografías, Núm. 124, Siglo
XXI de España Editores, S. A., Madrid.
 Legorreta Carranza, Yolanda (2001); Factores normativos que obstaculizan el rezago
y la deserción. En ANUIES (2001); Deserción, Rezago y Eficiencia Terminal en las
IES. Propuesta metodológica para su estudio. Colección Biblioteca de la Educación
Superior, México.
 Lehmann, Wolfgang (2007); “I just didn‟t feel like I fit in”: The role of habitus in
university dropout decisions. Canadian Journal of Higher Education, Volume 37, Núm.
2, pp. 89-110. Disponible en www.ingentaconnect.com/content/csshe/cjhe
 Martínez Rizo, Felipe (2005); La educación mexicana en Education at a Glance 2005.
Serie Cuadernos de Investigación, No. 18, INEE, México.
 Muñiz Martelón, Patricia E. (1997); Trayectorias educativas y deserción universitaria
en los ochenta. Temas de hoy en la educación superior, Núm. 19, ANUIES, México.
 OCDE (2008); Panorama de la educación 2008: indicadores de la OCDE, resumen en
español.
 Pérez Franco, Lilia (2001); Los factores socioeconómicos que inciden en el rezago y
la deserción escolar. En Deserción, Rezago y Eficiencia Terminal en las IES.
Propuesta metodológica para su estudio. ANUIES, Colección Biblioteca de la
Educación Superior, México.
 Powdthavee, Nattavudh y Anna F.Vignoles (2009); The Socioeconomic Gap in
University Dropouts, The B.E. Journal of Economic Analysis & Policy, vol. 9, issue 1,
article 19. Disponible en: http://www.bepress.com/bejeap/vol9/iss1/art19.
 Presidencia de la República (2007); Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012. México.
 Rodríguez Lagunas, Javier y Juan Manuel Hernández Vázquez (2008); La deserción
escolar universitaria en México La experiencia de la Universidad Autónoma
Metropolitana Campus Iztapalapa. Revista Electrónica Actualidades Investigativas en
Educación, Volumen 8, Número 1, Instituto de Investigación en Educación de la
Universidad de Costa Rica, abril 2008.

 Rojas Betancour, Mauricio (2009). El abandono de los estudios: deserción y


decepción de la juventud. Revista Hologramática, Facultad de Ciencias Sociales
UNLZ, Núm. 10, Vol. 4, pp.75-94. Disponible en www.hologramatica.com.ar
 Romo López. Alejandra y Magdalena Fresán Orozco (2001); Los factores
curriculares y académicos relacionados con el abandono y el rezago. En Deserción,
Rezago y Eficiencia Terminal en las IES. Propuesta metodológica para su estudio.
ANUIES, Colección Biblioteca de la Educación Superior, México.
 Ruiz Olabuénaga, José Ignacio (1996); Metodología de la investigación cualitativa.
Serie Ciencias Sociales, Vol. 15, Universidad de Deusto, Bilbao.
 Secretaría de Educación Pública (2010); Glosario de términos y abreviaturas.
Subsecretaría de Educación Superior, México. Consultado en línea en
http://.ses4sep.gob.mx/wb/ses.ses_glosario

 Secretaría de Educación Pública (2007); Programa Sectorial de Educación 2007-


2012, México.

 Secretaría de Educación Pública (2006); Estudio de la eficiencia terminal de las IES


mexicanas. Subsecretaría de Educación Superior. Consultado en línea en
http://ses.sep.gob.mx/work/sites/resources/PDFContent/413/
Estudio_eficienciaterminal.pdf
 Secretaría de Gobernación (2009); Informe 2008 de la Encuesta Nacional sobre
Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP). México.
 Stratton, Leslie S., Dennis M O'Toole y James N. Wetzel (2008); A multinomial logit
model of college stopout and dropout behavior. Economics of Education, Review, 27,
pp. 319-331.
 St. John, Edward, Alberto Cabrera, Amaury Nora y Eric H. Asker, (2000); Economic
influences on persistence reconsidered. Braxton, J. M. (Ed.) Reworking the Student
Departure Puzzle. Vanderbilt University Press: pp. 29-47.
 Thomas, Liz (2002); Student retention in higher education: the role of institutional
habitus. Journal of Education Policy, 17: 4, pp. 423-442. Disponible en DOI:
10.1080/02680930210140257
 Tinto, Vincent (2007); Research and practice of student Retention: what next? J.
College Student Retention, Vol. 8(1) pp. 1-19, 2006-2007
 Tinto, Vincent (1989); Definir la deserción: una cuestión de perspectiva. Revista de
la Educación Superior, Vol. XVIII (3), Núm. 71, Julio-septiembre de 1989, ANUIES,
México.
 Tinto, Vincent (1987); El abandono de los estudios superiores. Una nueva
perspectiva de las causas del abandono y su tratamiento. En Cuadernos de
Planeación Universitaria 3ª. Época, Año 6, Núm. 2. Octubre de 1992, UNAM y
ANUIES, México.
 Torres Santomé, Jurjo (2001); Educación en tiempos de neoliberalismo. Madrid, Ed.
Morata.
 Ugolini, Marta (2000); University dropout: A problem and an opportunity. Sinergie
Rapporti di Ricerca n. 9/, Milán. Disponible en
http://www.blweb.it/esoe/tqmhe2/32.PDF
 UNESCO (1998); Declaración mundial sobre La educación superior en el siglo XXI:
Visión y acción. Revista Cubana de Educación Media Superior 2000; 14(3), pp.
253-69, Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, París 5-9 de octubre de
1998.
 UNESCO (2001); Declaración de Cochabamba y recomendaciones sobre políticas
educativas al inicio del siglo XXI, marzo 2001. Disponible en
http://unesco.unesco.org/images/0012/001214/121485s.pdf
 UdeO (2007a); Plan UdeO de Desarrollo Institucional 2007-2010. Sinaloa.
 UdeO (2007b); Plan UdeO de Desarrollo 2007-2010 de la Unidad Guasave. Sinaloa.
 UdeO(2003); Plan UdeO de Desarrollo Institucional Actualización de las estrategias
 Zúñiga Vázquez, María Guadalupe (2006); Deserción estudiantil en el nivel superior
Causas y solución. Editorial Trillas, Universidad del Valle de México, México (reimp.
2008).