Está en la página 1de 3

Auditoría de mantenimiento

Cuando la dirección de una empresa o el responsable del departamento se


plantean si la gestión que se hace del mantenimiento es el adecuado, la
respuesta puede ser sí, no o regular. Claro está que cualquiera de las tres
respuestas es insatisfactoria, porque entre cada una de ellas hay muchos
puntos intermedios de respuesta, y porque no informa sobre qué cosas
tendríamos que cambiar para que la gestión del departamento pudiéramos
considerarla excelente. La mejor solución suele ser realizar una auditoría de
mantenimiento, comparando nuestro departamento con un departamento
modélico, ideal, y determinar qué cosas nos separan de ese modelo. Se puede
contratar esta auditoría a una empresa externa, y tener la opinión de alguien
externo a la empresa, pero también es posible prepararla desde dentro. Se
compara la situación actual del mantenimiento, con respecto a una gestión
ideal, correcta y eficaz, denominada ¨mantenimiento de clase mundial¨. Una
empresa que alcance niveles de MCM, es aquella que muestra sus parámetros
de evaluación con altos niveles porcentuales respecto a un modelo ideal u
óptimo
Que busca la auditoria
Una auditoria de mantenimiento es una eficaz herramienta tecnológica,
utilizada por las gerencias de producción y de mantenimiento a fin de identificar
áreas o sectores funcionales y de gestión que requieren ser mejorados. “El
objetivo que se persigue al realizar una auditoría no es juzgar al responsable
de mantenimiento, no es cuestionar su forma de trabajo, no es crucificarle; es
saber en qué situación se encuentra e identificar puntos de mejora y determinar
qué acciones son necesarias para optimizar los resultados”
Área de acción de la auditoria
1. Grado de desarrollo de mantenimiento
.2. Usos de herramientas tecnológicas de mantenimiento
3. Parámetros y variables de medición de calidad productiva
4. Soporte logístico al mantenimiento
5. Soporte tecnológico de laboratorios (pruebas y/o ensayos)
6. Soporte tecnológico de servicios talleres- equipamiento
7. Niveles de desarrollo del personal, jerarquía, equipamiento y capacitación
8. Políticas y niveles de relación: Gerencia9-Producción- Mantenimiento
9. Sistema administrativo de costos y calidad de mantenimiento
10. Servicios de terceros y/o proveedores.
Proceso de auditoría a programas de mantenimiento
En forma general, el objetivo de la primera fase es describir de manera sucinta
el sistema objeto de la auditoría. La segunda fase consiste en evaluar la
efectividad del programa de mantenimiento que lleva a cabo la empresa.
Comprende la evaluación de del estado operativo de la maquinaria, la
confiabilidad de los equipos y los costos asociados al programa de
mantenimiento. Finalmente, en la tercera y última etapa, se deben resumir y
resaltar las inconformidades y las oportunidades de mejora.

Comité de auditoria
Formación de una comisión (comité) corporativo, constituido de representantes
de todas las áreas directa o indirectamente involucradas con el área a ser
auditada (mantenimiento) que tienen autoridad delegada para presentar
propuestas y tomar decisiones que afectan a sus áreas de actuación. Este
comité será asesorado por un consultor, experto en el área a ser auditada, que
irá presentar sugerencias cuanto a los parámetros y preguntas a serien
aplicadas durante el proceso para su análisis, complementación y aprobación.
Radar de auditoria
El comité selecciona un conjunto de parámetros, sugeridos por el consultor y
agrega otros que juzgue pertinentes, que serán puntuados y comentados por
todos los clientes y servidores del área bajo auditoria.
Radar de mantenimiento
La técnica consiste en una encuesta estructurada con determinados
parámetros que son valorados en escala y se reflejan en un gráfico tipo radial.
TAVARES (2007) define el método como el “Establecimiento de parámetros
para evaluar el mantenimiento utilizando la técnica registro de los porcentuales
de satisfacción de cada uno en los rayos de un círculo (radar del
mantenimiento). Los temas del gráfico se pueden separar por áreas de
actuación
Todos estos factores son enunciados como parámetros de medición y se
califican en una escala (por ejemplo de 0 a 20 puntos) ocupando un contexto
de variables de medición conformando entre ellos un radar esquemático.