Está en la página 1de 8

3- DESARROLLO CONCEPTUAL TEMA 2

3. Marco normativo Internacional

La Declaración Universal de los Derechos Humanos data del año 1948, luego de la 2º Guerra Mundial y
sostiene que todos tenemos derecho a:
 La Igualdad entre varones y mujeres
 La vida y a la seguridad personal
 No recibir malos tratos en la familia, en la calle, en el trabajo
 La libertad de expresión y culto, pertenencia de grupos
 La libertad de circular
 La propiedad
 El voto
 La salud, la educación, la recreación y la seguridad social
 Un empleo digno y con un salario justo.

Y que estos derechos son:


 Imprescriptibles: Es decir, que tienen un carácter permanente, por lo que no pueden desaparecer
o dejar de ser reconocidos.
 Universales e indivisibles: Significa que se aplican a todas las personas sin distinción de ninguna
naturaleza.
 Interdependientes e integrales: Esto es que todos están articulados, por eso, que un derecho se
realice depende o no puede lograrse sin la realización de todos los demás.
 Dinámicos e históricos: Porque son el resultado de la toma de conciencia de los seres humanos
sobre sus derechos y conquistas frente al abuso del poder público a lo largo de la historia (CDHDF,
2005).
 Inalienables: Por ser irrenunciables, pertenecen a la esencia misma del ser humano, no pueden ni
deben separarse de la persona y, por ello, no pueden transmitirse o renunciar a ellos en ninguna
circunstancia.

Aun cuando estos derechos son aplicables a todos los seres humanos sin distingo alguno, existen diversos
factores que discriminan a las mujeres del reconocimiento y goce de los mismos. Por ello se habla de
derechos humanos de las mujeres, para hacer un señalamiento especial que deriva de aceptar la brecha
que aún existe entre la ley y el ejercicio de los derechos.
Dadas las consideraciones sexistas sobre la naturaleza humana, cuando los padres de la filosofía política
moderna (Rosseau, Locke, Hobbes) justificaron la definición de los derechos ciudadanos y las
responsabilidades del Estado para su garantía y protección, excluyeron a las mujeres por considerarlas
personas con una naturaleza humana distinta a la masculina (Amorós, 1997). Ello explica por qué cuando
se reconocieron los derechos civiles y políticos a los hombres, las mujeres no fueron facultadas para votar,
ser electas, disponer de propiedades, tener un apellido propio, nacionalidad y participar en la toma de
decisiones.

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
Por este posicionamiento histórico, las mujeres han tenido que luchar por sus derechos reivindicando su
humanidad, su condición jurídica y la responsabilidad del Estado para garantizar su fiel cumplimiento.
La obtención de los Derechos Humanos de las Mujeres
Los derechos de las mujeres han sido reconocidos con casi un siglo de retraso respecto a los derechos de
los varones. Su conquista ha implicado cambiar las reglas del matrimonio, otorgando el divorcio como una
alternativa que mejora la posición de negociación de las mujeres, equilibrando el poder masculino
resguardado en la “potestad marital” y garantizando los derechos de las mujeres al patrimonio familiar,
entre otros aspectos que denotan los privilegios masculinos en relación con la sexualidad y el control de los
recursos. Pero también las mujeres han trastocado ámbitos de la moral sexual dominante, reclamando sus
derechos reproductivos, así como sus demandas de equidad en relación con el trabajo y la igualdad de
oportunidades, que suponen cuestionamientos hacia el funcionamiento de las instituciones y dependencias
públicas.
Hablar de la especificidad de los derechos de las mujeres no alude a reconocer distintos derechos de los
que tienen los varones, sino a subrayar las condiciones necesarias para ejercer dichos derechos en igualdad.
Dadas las consideraciones sexistas sobre la naturaleza humana, cuando los padres de la filosofía política
moderna (Rosseau, Locke, Hobbes) justificaron la definición de los derechos ciudadanos y las
responsabilidades del Estado para su garantía y protección, excluyeron a las mujeres por considerarlas
personas con una naturaleza humana distinta a la masculina (Amorós, 1997). Ello explica por qué cuando
se reconocieron los derechos civiles y políticos a los varones, las mujeres no fueron facultadas para votar,
ser electas, disponer de propiedades, tener un apellido propio, nacionalidad y participar en la toma de
decisiones.
Por este posicionamiento histórico, las mujeres han tenido que luchar por sus derechos reivindicando su
humanidad, su condición jurídica y la responsabilidad del Estado para garantizar su fiel cumplimiento.
Así, en 1979 el sistema de Naciones Unidas -ONU- aprueba la Convención sobre la Eliminación de todas las
formas de Discriminación contra la Mujer.

La Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW),
reconoce los siguientes derechos:
Derechos civiles: En el Artículo 15 se reconoce la capacidad jurídica de las mujeres en materias civiles, como
firmar contratos, administrar bienes, circular libremente y elegir residencia. En esta línea también se señala
el derecho de las mujeres para adquirir, cambiar o conservar su nacionalidad independientemente de la
nacionalidad del marido (Artículo 9).
En el Artículo 16, relacionado con el matrimonio y las relaciones familiares, faculta a las mujeres a elegir
libremente el cónyuge y contraer matrimonio con su pleno consentimiento, otorga igualdad de derechos y
responsabilidades durante el matrimonio y, como progenitores, a decidir de manera libre y responsable el
número de hijas e hijos, a elegir su apellido, a la vez que les garantiza los mismos derechos en materia de
propiedad y administración de bienes.
Derechos sociales: En relación con la educación, la Convención protege el acceso al estudio, a la orientación
y capacitación laboral y profesional; la igualdad de oportunidades para becas y subvenciones de estudio,

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
eliminación de contenidos y prácticas estereotipadas, la reducción de las tasas de deserción femenina y el
acceso al deporte y la educación física.
Respecto al empleo, afirma el derecho a las mismas oportunidades, a elegir libremente profesión y empleo,
a la estabilidad en el trabajo, a igual remuneración y a la seguridad social, a la protección de su salud y la
seguridad ocupacional. En el área de la salud, la Convención obliga a la creación de condiciones que
posibiliten la igualdad de las mujeres en el acceso a los servicios de atención médica y de planificación
familiar.
La CEDAW destaca el derecho de las mujeres rurales a participar en la elaboración y ejecución de planes de
desarrollo, a tener acceso a servicios adecuados de atención médica y al beneficio directo de la seguridad
social, a obtener educación y formación académica y no académica y a acceder a créditos y préstamos
agrícolas.
Derechos políticos: En la esfera política y pública destacan los derechos al voto y a ser electas en elecciones
públicas, a participar en la formulación de políticas gubernamentales, a ocupar cargos y funciones públicas,
a representar al gobierno internacionalmente y a organizaciones de la sociedad civil (Artículos 7 y 8).
La responsabilidad del Estado en materia de Derechos Humanos
La importancia de la CEDAW radica en las responsabilidades que le atribuye al Estado para alcanzar la
igualdad entre mujeres y varones y que, en términos generales, consisten en lo siguiente:
 Abolir leyes, costumbres, reglamentos y prácticas en vigor que constituyan una discriminación
contra la mujer.
 Consagrar en la Constitución el principio de igualdad de derechos entre mujeres y hombres y
aceptar, por la vía de la ratificación o de la adhesión, los instrumentos internacionales de las
Naciones Unidas y de las organizaciones especializadas, relacionados con la eliminación de la
discriminación contra la mujer.
 Tomar medidas para formar una opinión pública favorable y motivar a todos los sectores de la
sociedad para desterrar los prejuicios y las conductas cotidianas fundadas en la idea de inferioridad
de la mujer.
 Solicitar a los Estados la creación de un sistema de protección jurisdiccional de los derechos de las
mujeres y garantizar, mediante la acción de los tribunales, la protección efectiva de la mujer. En
esta línea, los Estados deben abolir todas las disposiciones penales que constituyan discriminación
contra las mujeres.

En el ámbito de las políticas, la CEDAW establece la necesidad de implementar acciones afirmativas, es


decir, ejecutar políticas tendientes a eliminar la discriminación, especialmente en campos como la
participación política, la educación; los derechos en el ejercicio de la actividad económica y de la igualdad
de derechos con el hombre, para las mujeres casadas, y en el derecho privado, especialmente en lo
relacionado con la herencia, la libre circulación, la libertad para escoger pareja y contraer matrimonio y en
el ejercicio de la autoridad parental.
Discriminación hacia las mujeres
Como quedó constatado, la discriminación de género es la condición que se busca combatir mediante las
acciones y políticas del Estado. Por ello, es oportuno comprender este concepto y analizar cómo funciona.

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
La discriminación de género alude a toda distinción, exclusión o restricción que, basada en estereotipos y
creencias de género, anulan el reconocimiento o el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres.
Se trata de una práctica con raíces culturales profundas y socialmente extendidas, cuya lógica de
funcionamiento se halla en la expresión sistemática de menosprecio e invisibilización del papel de las
mujeres, sus aportes y sus demandas.
El análisis de la discriminación distingue dos definiciones:
Discriminación directa: aquella que se produce cuando se trata a una persona de manera menos favorable
que a otra en una situación análoga, por el funcionamiento de estereotipos de género. Un ejemplo de este
tipo de discriminación sería la no contratación de mujeres embarazadas o con hijas o hijos pequeños.
Discriminación indirecta: ésta se presenta cuando una disposición, criterio o práctica aparentemente
neutral, puede ocasionar una desventaja a personas por motivos de género. Un ejemplo al respecto es
cuando se establecen requisitos de constancias salariales para acceder a préstamos crediticios que las
mujeres no pueden cumplir, ya que buena parte de ellas se inserta en el mercado laboral informal.
Para contrarrestar la desigualdad de oportunidades y trato hacia las mujeres, el Estado tiene mecanismos
tales como la acción afirmativa.
Por acción afirmativa se entiende el conjunto de medidas de carácter temporal, dirigidas específicamente
a remediar la discriminación que sufren ciertos grupos sociales respecto a otros. Su objetivo principal es
lograr la igualdad efectiva y corregir la distribución desigual de oportunidades y beneficios en una sociedad
determinada.
En el caso de la desigualdad de género, las acciones afirmativas se han implementado sobre todo en el
campo de la representación política, para compensar los desequilibrios existentes en los procesos de toma
de decisión.
Empoderamiento y goce de los Derechos Humanos de las Mujeres
El uso del concepto empoderamiento se utiliza como sinónimo de “potenciación” y “poderío”. No obstante,
cualquiera de los términos que se emplee, la idea implícita es la acción de “ganar poder”.
El empoderamiento es el proceso por medio del cual las mujeres transitan de cualquier situación de
opresión, desigualdad, discriminación, explotación o exclusión, a un estadio de conciencia,
autodeterminación y autonomía, el cual se manifiesta en el ejercicio del poder democrático que emana del
goce pleno de sus derechos y libertades.
También se define como un proceso íntimamente ligado con el control efectivo de las fuentes del poder
social, esto es, de los recursos materiales y no materiales, así como con la ideología de género, cuyas
premisas y valores usualmente restringen la capacidad de las mujeres de hacer elecciones estratégicas para
su posicionamiento social y personal. Éste no es un proceso lineal, por el contrario, es dinámico,
multidimensional y su acción no se restringe al cambio individual, ya que incluye transformaciones
institucionales y culturales.
Empoderar a las Mujeres para el ejercicio de sus Derechos

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
Entre el reconocimiento formal de los derechos y su ejercicio existe una brecha que es necesario acortar
para que las mujeres hagan realidad sus objetivos, respaldadas por el marco normativo e institucional de
las dependencias públicas.
El desarrollo de acciones para que las mujeres se empoderen, supone intervenir en distintos niveles: en el
individual, en el social-comunitario, en el cultural e ideológico y en el económico. En su conjunto, todos
estos ámbitos crean condiciones favorables para que las mujeres puedan tomar decisiones que
correspondan a sus objetivos y deseos, y actuar para su beneficio.
En el plano individual: es necesario fortalecer la autonomía y la capacidad de las mujeres para decidir por
sí mismas. Para ello, se recomienda realizar acciones educativas y de divulgación, que faciliten la
apropiación de los derechos por parte de las mujeres y den validez a sus reclamos, demandas e intereses.
Una condición fundamental por erradicar en el plano de las relaciones individuales, es garantizar que las
mujeres no sufran violencia en el hogar ni en las relaciones conyugales. Esta violencia constituye un
obstáculo que inhibe, a través del miedo, su capacidad de realizar actividades que las beneficien
directamente.
En el ámbito social-comunitario: esta dimensión colectiva abarca lo que se denomina “capital social”.
Corresponde a la dimensión asociativa formal y de acceso a las redes sociales, primordiales para adquirir
información, intercambiar recursos de apoyo respecto al cuidado de hijas e hijos y desempeñar la carga
doméstica, sobre todo cuando las mujeres realizan trabajos extradomésticos.
La pertenencia a grupos y redes potencia las oportunidades asociativas de carácter económico, de
participación política y de acompañamiento interpersonal, relacionado con decisiones de ruptura de
relaciones violentas o de empeños personales de capacitación o actividades creativas y artísticas.
En el nivel cultural e ideológico: es necesario romper con estereotipos o normas sociales de género que
restrinjan el actuar autónomo de las mujeres. En este plano, las actividades culturales que hagan visibles y
posibles otras formas alternativas de ser y de expresión, son vías que influyen en el empoderamiento de
las mujeres, tomando en cuenta que el contexto y las normas sociales condicionan el comportamiento de
ambos géneros.
En el ámbito económico: el objetivo de este nivel es romper la dependencia económica que en muchas
ocasiones sujeta a las mujeres al control masculino, principalmente de padres y esposos. En el plano
económico es importante garantizar el empleo de las mujeres para que aumenten sus ingresos, pero
también reconocer y promover sus derechos a la propiedad de los bienes (tierra, vivienda, autos y
maquinaria

Marco normativo nacional

Ley Nacional Nº 26.485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las
mujeres en todos los ámbitos en los que desarrollen sus relaciones interpersonales.

El 11 de marzo de 2009 fue sancionada la Ley 26.485 “de Protección Integral a las Mujeres para prevenir
sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones
interpersonales”. La misma se constituye en el instrumento rector de las políticas públicas para la
prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres, tanto en sus relaciones interpersonales, como
en el ámbito público, y tanto a nivel nacional, como provincial y local.

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
Dicha ley define a la violencia como:

“Toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como
en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, su libertad, su dignidad, su
integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial y su seguridad personal. Es importante
destacar que quedan comprendidas las perpetradas desde el Estado o por sus agentes” (Art. 4)

De las definiciones de dicho documento, que están en concordancia con los marcos legales internacionales,
se deduce que:

Reconoce expresamente la relación que existe entre discriminación y


violencia de género, indicando que ésta última es un reflejo de las relaciones
de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres, y que el
derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye el derecho a ser
Violencia contra las libre de toda forma de discriminación y a ser valorada y educada libre de
mujeres es basada en patrones estereotipados.
relación desigual de
poder
Dispone que los Estados parte deben actuar con debida diligencia para
prevenir, investigar y sancionar la violencia contra las mujeres que ocurre
tanto en espacios públicos como privados, que ocurra dentro del hogar o en
Responsabilidad de los la comunidad, perpetrada por individuos o agentes estatales.
Estados de actuar con
diligencia
Señala que los Estados deben tener en cuenta especialmente la situación de
vulnerabilidad a la violencia que pueden sufrir las mujeres en razón de, entre
otras, su raza o condición étnica; por ser migrantes, refugiadas, desplazadas,
embarazadas, discapacitadas, menores de edad o ancianas; por enfrentar
una situación económica desfavorable; por estar afectadas por situaciones
de conflictos armados o estar privadas de su libertad.

Priorizar las situaciones


de vulnerabilidad a la
violencia
Estipula que la violencia contra las mujeres y su raíz, la discriminación, es un
problema grave de derechos humanos, el derecho a que se respete su vida
y su integridad física, psíquica y moral. Asimismo, con repercusiones
negativas para las mujeres y la comunidad que las rodea, y constituye un
impedimento al reconocimiento y goce de todos sus derechos humanos,
Violencia contra las obstaculizando el ejercicio de otros derechos fundamentales de naturaleza
mujeres es violación de civil y política, así como los económicos, sociales y culturales.
Derechos Humanos

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
Principales características de la ley 26.485:

Consagra y reivindica de manera especial el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia y
sin discriminaciones en todos los órdenes de la vida. (Art. 2)

 En la misma ley 26.485 se establece que sus disposiciones son de orden público y de aplicación en
todo el territorio de la República Argentina, con excepción de las disposiciones de carácter procesal
del Capítulo II del Título III, porque la forma de aplicación depende de cada jurisdicción. (Art. 1).
Las provincias tienen la opción de adherir a la parte procedimental o dictar sus propios
procedimientos. Las 24 jurisdicciones de Argentina han adherido a la norma. En el año 2010 se
sancionó el Decreto Reglamentario Nro. 1011/2010 a instancia de un proceso deliberativo
coordinado por el Consejo Nacional de las Mujeres.

 Otorga al Consejo Nacional de las Mujeres (CNM) la potestad y responsabilidad de, en tanto
organismo rector, el diseño de las políticas públicas para efectivizar las disposiciones de la ley.

 Además, establece que se podrá realizar una denuncia en cualquier tribunal del país. El juez que
intervenga derivará luego la causa al fuero competente.

 Esta nueva norma va más allá, porque contempla la violencia de género en sus diversas formas:
física, sexual, simbólica, y agrega la violencia económica y patrimonial, y la psicológica.

 A su vez, considera la violencia no sólo cuando ocurre en el ámbito doméstico, sino también en los
organismos públicos, los partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales, deportivas y
de la sociedad civil, y también en los servicios de obstetricia: a través de un trato deshumanizado o
sobre medicalización de un parto, por ejemplo.

 Incorpora como novedad también la violencia mediática, definiéndola como la difusión de


mensajes e imágenes estereotipados a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de
manera directa o indirecta promuevan la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame,
discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres.

 Incluye, además, la violencia que atenta contra la libertad reproductiva, que vulnere el derecho de
las mujeres a decidir libre y responsablemente el número de embarazos o el período de tiempo
entre un nacimiento y el próximo, entre otros derechos sexuales y derechos reproductivos.

Tipos y Modalidades de Violencia: Art. 5 (tipos) – Art. 6 (modalidades)

TIPOS MODALIDADES
Física Doméstica
Psicológica Laboral
Sexual Institucional

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar
Económica y
Obstétrica
Patrimonial
Contra la libertad reproductiva
Simbólica
Mediática

 La ley también prevé la figura de la/el “asistente protectorx”, que en la práctica se trata de unx
acompañantx que ayuda a la mujer que atraviesa una situación de violencia en la presentación
judicial y en el reclamo de ayuda. Esta norma abre y garantiza el espacio de contención para la
mujer en situación de violencia y ha sido de mucha utilidad en las Comisarias de seguridad al
momento de la denuncia.

 Finalmente, esta normativa también exige la creación de protocolos específicos para la recepción
de denuncias en las fuerzas de seguridad, para evitar la “revictimización”.

 Al Poder Judicial, la ley le pide que se encargue de facilitar el acceso de las mujeres a los tribunales.
A las administraciones municipales y provinciales, las obliga a ofrecer grupos de autoayuda,
patrocinio jurídico gratuito y asistencia psicológica, además de refugios transitorios para que
puedan vivir las víctimas en casos de urgencia.

 Y también se deberán crear programas de “reeducación” para hombres maltratadores.

Av. Entre Ríos 181 ▪ 9 º Piso


CP (C1079ABB)ç ▪ C.A.B.A. ▪ Argentina
(54 11) 4370-8819
www.cnm.gob.ar