Está en la página 1de 2

Inicialmente la autora nos cuenta una anécdota en la cual nos explica cómo empezó a adentrarse en la

cultura del rock y como gracias a enriquecer su conocimiento en cuanto a la misma le ayudo a tener una
alternativa más amplia al momento de relacionarse con adolescentes, del mismo modo nos dice que el
desconocimiento general acerca de la cultura rock (y la música en general) por parte de los
psicoterapeutas limita las propuestas terapéuticas al momento de trabajar con jóvenes ya que muchos
de ellos tienen más facilidad para expresarse por medio de la música.

El rock facilito que se exteriorizara lo que se consideraba como inservible en esa época como lo es el
movimiento de los cuerpos, nos muestran como los adolescentes reclaman la pluralidad (aceptación)
pero que no solían ser consistentes ya que ellos mismos juzgaban a las adolescentes por su peso por
vestir “mal”, pero gracias al rock centran más sus pensamientos y se proponen cambiar, también tienen
la posibilidad de aislarse de sus familias y reunirse en los diferentes lugares donde se “rockea”.

Surgió una modificación de la dinámica familiar debido a que se vieron rodeados por jóvenes los cuales
querían tener en sus habitaciones guitarras y baterías con el fin de tocar rock y estos nuevos sonidos
estridentes eran desconcertantes para las familias las cuales eran vistas como refugio de paz y estos
sonidos no concordaban con los ideales que siempre conocieron pero los jóvenes no cambiarían ellos se
identificaban con el rock y encontraban en él una confirmación de lo que siempre han creído y les facilito
una manera de expresarlo que no solo se limitaba a las palabras también se incluía la ropa, el peinado
que los identificaba junto con una forma de pensamiento.

Para los adolescentes el rock les permitió identificarse con unos “lideres” que al igual que ellos sentían la
necesidad de expresarse ante un mundo que rechazaban y que compartían un sentimiento de rebeldía,
más aun por que el rock fue una producción original algo de lo que los “adultos” no tenían antecedentes
y que por ende después de su aparición nada volvería a ser como antes, en donde se expresaban ideas
contra la sociedad como se puede ver al decir que “la familia la escuela y las instituciones no son algo
natural es algo creado por el hombre y por ello está sujeto a tener errores” de todo este pensamiento
que podríamos llamar rebelde surge la expresión “Contra cultura rockera”

Todas estas virtudes que los jóvenes encontraban en el rock provocaba en ellos una fascinación y
admiración y hacia que siempre que asistían a un concierto se sintieran bien y quisieran volver a repetir
dicha experiencia la autora le atribuye esto a los procesos primarios estimulados por los ritmos intensos
y placenteros que se generan en un concierto y que esto influía en la vida pulsional.

Por último se habla de las drogas en la cultura rock en donde nos podemos centrar en que no podemos
atribuirle esto al rock ya que el rock solo fue usado como una excusa por parte de las personas que
consumían (necesitaban) consumirlas según la autora, también nos muestra como las chicas en el rock
tuvieron que abrirse camino en una cultura en la cual para los años cincuenta era considerada “cosa de
hombres”.