Está en la página 1de 1

3/2/2018 Materiales Literatura : Breve análisis del cuento “Muebles El Canario” de Felisberto Hernández

Breve análisis del cuento “Muebles El Canario” de Felisberto


Hernández
Análisis del cuento “Muebles El Canario” de Felisberto Hernández

Este texto pertenece al autor uruguayo Felisberto Hernández (Montevideo, 1902 – 1964). Perteneció a la Generación del 30 o
del Centenario al igual que Francisco Espínola, pero a diferencia de éste, se dedicó a una literatura urbana, exponiendo la
ciudad y sus costumbres como elementos esenciales. “Muebles El Canario” es uno de sus relatos más conocidos, en el que
trata el tema de la invasión de los medios de comunicación a la privacidad. El tema guarda total vigencia en nuestra cultura.
Tiene un título epónimo, ya que es el nombre de la empresa que causa una serie de problemas al protagonista.
El narrador es interno y es además el protagonista del cuento. Los hechos relatados se ubican en la ciudad, se nombra la
playa, el tranvía, el cuarto del personaje como escenarios de los hechos. Los mismos transcurren aproximadamente alrededor
de los años treinta o cuarenta, lo que es posible identificar gracias a ciertos elementos como la radio, medio de comunicación
masiva por excelencia, el tango, las radionovelas y los recitados de poesía son los espectáculos principales, y el tranvía es
el medio de transporte público.
Su comienzo es abrupto, comienza con las palabras del narrador hablando en primera persona (narrador interno), el cual
advierte que “la propaganda de esos muebles me tomó desprevenido” , esto lo explica por la falta de información sobre lo que
había ocurrido en la ciudad, ya que se encontraba de vacaciones y dispuesto a no enterarse de nada.
El hecho fantástico se inicia con la frase “En ese instante ocurrieron muchas cosas” y a continuación narra que mientras viajaba
en el tranvía fue inyectado sorpresivamente por un hombre. Le llamó la atención que en la jeringa decía “Muebles El Canario”.
El hecho provocó el total desconcierto del personaje, ya que no recibió ninguna explicación al respecto. Su reacción contrasta
con la de los demás personajes, que estaban complacidos y aún ansiosos de recibir el inyectable.
El narrador comienza a formular hipótesis para explicar lo que ocurrió. Este hecho ubica al relato dentro de la literatura
fantástica, ya que en un medio habitual se ha suscitado un hecho extraño, que no es explicado de ninguna manera: luego de la
inyección comienza a escuchar la transmisión de una radio en su cabeza, hecho que perturba su calma, va contra sus gustos y
no lo deja dormir.
En la narración se intercalan algunos guiños humorísticos, como el hecho de que cuando se aferraba al respaldo de la cama la
transmisión se aclaraba, era como si el metal funcionara como una antena. La publicidad invade de tal forma la vida del hombre
que decide salir a buscar una solución, es por eso que nuevamente toma un tranvía y pregunta a otro vendedor que inyectaba
pasajeros.
En el desenlace del texto predomina el diálogo entre el narrador-personaje y el empleado de “Muebles El Canario”. El
empleado le brinda cierta información que aclara en algo su confusión: la empresa inyecta a las personas para producir los
efectos ya mencionados con el fin de vender unas tabletas. Estas tabletas son un fraude como lo deja claro el funcionario al
revelar la verdadera solución, que desde luego, no es gratis: “Yo voy a arreglar su asunto de otra manera. Le cobraré un peso
porque le veo cara honrada.” La ironía está presente en el ofrecimiento se hace presente la ironía, no le está haciendo un
favor, está viendo una oportunidad de lucro en la desesperación del otro. El desenlace es humorístico: “Dése un baño de
pies bien caliente”. No hay información sobre lo que ocurrió luego, ya que se trata de un final trunco, pero informar de esto
no es lo que interesa al autor, sino cuestionar la conducta de la empresa.

Como conclusión, podemos ver que el tema planteado guarda completa vigencia, ya que sufrimos una invasión de los medios
de comunicación constante en nuestra vida cotidiana, manifestada en la contaminación visual y sonora de los espacios por los
que transitamos habitualmente, con el fin de generarnos necesidades para que consumamos determinados productos. Para
evitar caer en esta invasión hay que estar prevenido, y para estarlo es necesario informarse constantemente y ser crítico con las
fuentes que nos proporcionan esta información.

https://materialesliteratura.blogspot.com.uy/2013/06/breve-analisis-del-cuento-muebles-el.html 1/1

Intereses relacionados