Está en la página 1de 40

BONOS EN BOLIVIA

I. INTRODUCCIÓN

En el Estado Plurinacional de Bolivia desde el año 2006, tanto en relación al


cumplimiento de sus fines, como respecto de otros aspectos relevantes para el
ejercicio de los derechos de niños, niñas y adolescentes, mujeres y ancianos. Para
ello, el objetivo inmediato del Bono es aliviar los costos indirectos de la educación
pública, tales como el transporte y los útiles escolares. Se trata de una
transferencia monetaria condicionada destinada a los niños y niñas de ocho
cursos del sistema educativo, seis de ellos correspondientes a nivel de primaria y
los dos primeros cursos de secundaria de las unidades educativas fiscales
(estatales) de todo el país.

El estudio se basa en una recopilación bibliográfica y sistematización de


información, en la revisión de la legislación nacional sobre el programa, en el
análisis de documentos oficiales del gobierno, así como en la revisión de
indicadores del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), elaborados con base en
los registros administrativos de los diferentes ministerios.

El Bono es bien valorado por sus destinatarios, percibido mayormente como una
ayuda del Estado, quienes relatan dar diversos fines al dinero del programa.

Estos desafíos se insertan en el contexto de un sistema educativo que tiene


como deuda la calidad, aspecto que debe ser abordado de manera estructural.

1
II. MARCO REFERENCIAL
2.1. MARCO HISTÓRICO

Después de varios años de dudas y cuestionamientos internos sobre la poca


credibilidad de Bolivia en el exterior, principalmente por la inseguridad jurídica
para la atracción y asentamiento de capitales extranjeros para la inversión, el
gobierno nos brinda una noticia que permite a Bolivia verse a sí misma y
mostrarse ante el mundo atractiva y sin maquillajes.

“Bolivia emitió con éxito bonos soberanos por 500 millones de dólares y a 10 años
plazo en el mercado financiero de Nueva York con una tasa de interés de 4,875
por ciento, similar a la obtenida por Brasil que tiene una mayor calificación de
riesgo como es BBB (triple B que significa grado de inversión)” .

Los gobiernos, al igual que las empresas, requieren financiar sus actividades para
cumplir con sus objetivos. Para ello cuentan con distintas fuentes de
financiamiento tales como la recaudación de impuestos, los excedentes de la
operación de empresas públicas y el endeudamiento.

Un mecanismo de endeudamiento puede realizarse a través de la emisión u oferta


pública de instrumentos de deuda, como bonos, que son ofrecidos a los
inversionistas, quienes los compran a cambio de que al vencimiento se les
devuelva el capital más intereses.

¿Qué son los bonos soberanos?

Un bono soberano es un instrumento de deuda que permite al Gobierno acceder


a financiamiento a través del mercado de valores.

El hecho a resaltar es que Bolivia, además de necesitar los 500 millones de $us,
para la inversión responsable en sectores estratégicos generadores de ingresos y
empleos: industria, manufactura, desarrollo agropecuario, infraestructura de riego
especialmente, caminos, vivienda, etc., ubica al país en la vitrina internacional
para captar inversión extranjera. Dicho de otro modo, sirve para atraer
inversionistas extranjeros quienes podrán desarrollar sus actividades en un marco

2
legal y económico creado en los últimos seis años por el Estado boliviano.
Además, permite a las empresas privadas nacionales obtener financiamiento
externo para sus inversiones.

¿Qué es lo que ha permitido este reconocimiento internacional hacia Bolivia?

La respuesta es simple: en los últimos seis años hubo estabilidad


macroeconómica, crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto, superávit
fiscal, contención del crecimiento del índice de inflación, reducción de la pobreza,
incremento de las reservas internacionales, superávit fiscal, disminución de la
deuda externa, entre otras variables. Hasta el FMI ha reconocido este buen
desempeño de la economía boliviana.

Ya hay críticas infundadas al gobierno por el riesgo que significa adquirir esta
deuda. Pero, el nivel de endeudamiento de Bolivia es bajo con relación a otros
países, 34% del PIB. Al interior del endeudamiento público, la deuda externa a
2011 significó el 15% y la interna 19%.

Sólo China(26%), Indonesia(25%), Perú(22), Ecuador(18%), Paraguay(14%),


Chile(10%) y Rusia(10%) están con porcentajes de endeudamiento menores a
Bolivia. Algunos países, como sabemos, están con crisis por el elevado
endeudamiento.

Las reservas internacionales en el 2011 significaron el 49% del PIB. Mayor a todos
los Países de América del Sur.

El desafío del Gobierno boliviano está en el destino y buen uso que se le dé a


estos recursos. Si se destina a la producción con valor agregado para la
generación de ingresos y empleo, no existe ningún riesgo y más bien aportarán al
desarrollo del País.

3
2.2. MARCO TEÓRICO

Las nuevas políticas de gobierno implementadas en el Estado Plurinacional de


Bolivia, como el Modelo Económico Social Comunitario Productivo permitieron la
creación de los bonos Juancito Pinto, Renta Dignidad y Juana Azurduy, mismos
que hasta el momento beneficiaron a 4.583.422 bolivianas y bolivianos, cifra que
representa el 41,6% de la población boliviana.

En el caso del Bono Juancito Pinto, en la gestión anterior 19,9% de la población


boliviana, 2.189.813 estudiantes de los niveles de primaria y secundaria se
beneficiaron con el pago de Bs200 con el objetivo de disminuir la deserción
escolar. Se debe resaltar que por determinación del Órgano Ejecutivo este bono
que llega a los alumnos de establecimientos fiscales y de convenio se amplió de
4to a 6to de secundaria.

Además, desde 2008 hasta el año anterior 1.091.966 personas de la tercera edad
recibieron la Renta Dignidad, como parte de la aplicación de una política social
que beneficia a uno de los sectores más vulnerables de la población. Los
beneficiarios de la Renta Dignidad representan el 9,9% de la población del país,
reciben el pago de Bs200 cada mes cuando son jubilados y Bs250 para aquellos
que no reciben una renta mensual. Además, el Gobierno Nacional, el año anterior,
estableció el aguinaldo de la Renta Dignidad.

En ese sentido, el número de beneficiarios del Bono Juana Azurduy entre 2009 y
2014 alcanzó a 1.301.643, que representa al 11,8% respecto a la población del
país. El Gobierno Nacional otorga un total de Bs 1.820 en 33 meses con el
objetivo de disminuir los niveles de mortalidad materno infantil, distribuidos en
cuatro controles prenatales de Bs50, parto y post parto Bs120 y 12 pagos
bimensuales de Bs125 hasta que la niña o niño cumpla 2 años.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, explicó que los
bonos sociales son un factor fundamental del Modelo Económico Social
Comunitario Productivo que hace referencia a la redistribución de los recursos
como resultado de la Nacionalización de los hidrocarburos y de los recursos

4
naturales. Estos bonos permitieron mejorar la calidad de vida los bolivianos y
reducir la extrema pobreza de 37,7% en 2006 a 18,8% en 2013.

La autoridad sostuvo que como resultado del pago de los bonos sociales los
“bolivianos empezaron a tener mayores ingresos”, lo que aumentó la capacidad de
demanda de bienes y servicios en el mercado interno.

En ese marco, Arce remarcó que esta política social aplicada por el Gobierno
Nacional del presidente, Evo Morales, es uno de los factores que mueve el
crecimiento de la economía nacional y que se mantendrá vigente. Además recordó
que durante los gobiernos neoliberales, esta medida estuvo proscrita porque sólo
tenían como objetivo la concentración de los ingresos en unos cuantos sectores
en desmedro de una gran mayoría de la población boliviana.

2.2.1. REALIDAD SOCIAL

Unos dicen que Bolivia es un proyecto inconcluso de Estado-nación, otros dicen


que nuestra sociedad es cíclica simplemente con una variante en su contexto
social de acuerdo a la evolución de generaciones. Sabemos bien que el principal
actor dentro la sociedad es el hombre como sujeto social, donde actúa de manera
individual o colectiva ya sea por medio de organizaciones llamados movimientos o
sectores sociales considerados como los motores del movimiento social. -¿Pero
qué hace y cómo está conformado esta sociedad y cual su realidad?

La Realidad Social es ese conjunto sistemático del mundo ideal y el mundo


material, a la combinación estructural de lo racional, subjetivo y de pensamiento;
con lo material, objetivo y acciones de todos los actores sociales. Es decir a todo
lo existente y efectiva de lo que se ve y se siente de todo lo que pasa, tal como es;
sin cambiar su contexto con todas sus características ideológicas sociales,
económicas, culturales y otros.

Es cierto que al tiempo no se lo puede obstaculizar y solo sigue curso, es igual el


proceso con la realidad social, no termina, no es algo acabado; pero sí es

5
producido por el o los sujetos sociales donde todos somos partícipes de toda
transformación directa o indirectamente, pero eso no queda ahí; sino va mucho
más allá porque el hombre y la sociedad va evolucionando de generación en
generación, su contexto también va cambiando ya no es la misma que hace cinco
o diez años atrás; sus ideologías, normas, su enfoque, su visión de la vida y del
mundo son otras y su tecnología va acelerando cada vez más. Son estas las
principales causales para la dinámica social que se traducen en necesidades de
sobrevivencia.

Necesidades o problemas no resueltos hacen la transformación dinámica de la


sociedad acompañada de un conjunto de acciones que hacen los grupos sociales
ya sea por movimientos o coyunturas y en ellas se encuentran, las luchas
reivindicatorias de derechos, marchas protestas, huelgas, paros y otras medidas.
Todas estas acciones ideales y materiales hacen que nuestro país y la sociedad
en su conjunto rompan la estática social, en busca de cambios y mejores
condiciones de vida; que en su proceso puede darse una serie de variables de
hechos positivos o negativos.

Por tanto diversos factores constituyen la estructura social y su marcha como tal,
así la colonización y otras varias fuentes han transformado a Bolivia en una
sociedad compleja. Primero porque tiene una división altamente diferenciada del
trabajo, por lo que sus metas de crear una identidad nacional están producidas por
un rango de distintivas unidades sociales (culturales, regionales, étnicas y raciales
y otros). Esto establece una creciente estratificación y conducta social; es decir,
realidad social, sea de Bolivia o de otro país siempre será de trasformación, de
constitución en constante movimiento que no tendrá un fin porque hay
necesidades que resolver.

6
2.2.2. BONOS PRINCIPALES EN BOLIVIA
2.2.2.1. BONO RENTA DIGNIDAD

Al igual que en otros países en desarrollo, en Bolivia la proporción de


personas adultas mayores que reciben pensiones de vejez del régimen
contributivo es muy baja (17% a diciembre 2012). Por esta razón, la
Constitución Política del Estado de febrero de 2009 y la Ley Nº 3791 de 28 de
noviembre de 2007, implementan y reconocen a favor de todas las personas
adultas mayores una Renta Universal de Vejez – Renta Dignidad, la cual
permite cubrir el riesgo social aso- ciado a la vejez y brinda seguridad
económica para esta etapa de la vida, tanto a personas que tienen acceso a
un sistema de pensiones contributivo como a las que se encuentran al margen
de éste. La Renta es financiada fundamentalmente con recursos del Impuesto
Directo a los Hidrocarburos (IDH).

Distintos trabajos, como los que se presentan en el capítulo II del presente libro
o el efectuado por Canavire y Mariscal (2010), muestran que los programas
de pensiones no contributivas a personas adultas mayores generan un
importante impacto en la economía, ampliando la demanda interna, a través
del consumo de los hogares y la estimulación de la inversión, lo que a su vez
disminuye la pobreza y la desigualdad de los adultos mayores y sus
hogares. Asimismo, la evidencia internacional presenta diferentes abordajes al
tema de la seguridad económica en la vejez, desde la experiencia “Multipilar”
en programas contributivos, hasta componentes no contributivos focalizados
en adultos mayores pobres o sin capacidad de contribuir. Sin embargo,
Bolivia es el único país latinoamericano, que establece un derecho universal
de pensión no contributiva para las personas adultas mayores, cuya
implementación y particularidades se han convertido en un paradigma
internacional.

7
BASES CONCEPTUALES PARA LA SEGURIDAD ECONÓMICA EN LA
VEJEZ

Se entiende por “riesgo social” el hecho de que todas las personas, hogares y
comunidades están expuestos a múltiples contingencias, sucesos o factores
ex- ternos provenientes de distintas circunstancias, que afectan el flujo de
ingresos y de consumo de estos individuos, colocándolos en situación de
vulnerabilidad. La exposición al riesgo y la falta de mecanismos e instrumentos
para atender las consecuencias de los mismos es mayor en los pobres, en el
sector laboral in- formal y en el área rural. En este marco, la administración o
gestión del riesgo social busca proveer mecanismos e instrumentos que
permitan minimizar el impacto de estos riesgos, para permitir a los pobres, así
como a los que no lo son, protegerse de las consecuencias de los mismos,
asegurando un nivel de ingresos y consumos adecuados, a tiempo de
disminuir la pobreza y eliminar la vulnerabilidad (Grosh y otros 2009).

El manejo del riesgo social puede efectuarse mediante tres estrategias; i) de


prevención, las cuales se implementan antes de la ocurrencia del evento, ii)
de mitigación, por lo general orientadas a cubrir los eventos del riesgo,
median- te seguros informales o formales, y iii) la de salir adelante o de
sobrellevar, la cual es una intervención realizada una vez ocurrido el evento.
Entre las formas de esta última están el uso de los ahorros, la venta de
activos, préstamos; y en mayor medida las transferencias públicas o privadas.
En este caso, cuando las personas, hogares o la comunidad no cuentan con
ahorros suficientes o activos, es necesaria la presencia del Estado.

ENFOQUES PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE PENSIONES NO


CONTRIBUTIVAS

Las herramientas para conseguir la seguridad económica en la vejez han sido


principalmente las pensiones contributivas. Sin embargo, a partir de la visión
de pilares planteado en 2005 por el Banco Mundial, ha ido evolucionando

8
el debate de la implementación de pensiones no contributivas en los países
en desarrollo, sobre todo en aquellos que tienen bajos niveles de cobertura en
el sistema contributivo. La discusión e implementación de este tipo de
pensiones surge como un instrumento políticamente aceptable para los
gestores de política pública, expertos y público en general, que consideran a
estas pensiones como una herramienta efectiva de redistribución del ingreso y
de facilitación de cambios sociales-económicos, orientados a reducir
significativamente la pobreza y atender a la población rural, informal y a todos
aquellos a los que no llega el sistema contributivo (IDPM, 2003).

En este marco, es muy útil repasar la evidencia existente en la


implementación de estos mecanismos a nivel mundial, utilizando la
clasificación propuesta por la Asociación Internacional de Seguridad Social
(ISSA 2012) y partiendo de los programas implementados a partir de leyes o
normas, correspondientes a iniciativas del nivel central de la administración
pública, destinados a asegurar a los individuos u hogares contra la pérdida del
poder adquisitivo asociado al riesgo de la vejez1 y extendidos a través de
pagos en efectivo. En este sentido, se pueden clasificar dos tipos de
enfoques; i) programas universales, y ii) programas sujetos a pruebas de
ingreso o medios de subsistencia, también conocidos como programas
asistenciales.

ENFOQUE UNIVERSAL

El enfoque universal proporciona pensiones a los residentes o ciudadanos


adultos mayores, sin tener en cuenta los ingresos, empleo o medio de
subsistencia. Estas pensiones generalmente son financiadas con los
ingresos generales del Estado, incluyendo un nivel estándar de edad mínima

1
El ISSA 2012 no solo efectúa una recopilación de los sistemas no contributivos asociados a la vejez, sino
de todo el abanico de riesgos, tales como; invalidez, fallecimientos, maternidad y otros. Sin embargo, en el
presente documento solo se efectuará la clasificación de los programas relacionados con la cobertura del
riesgo de vejez.

9
para el acceso al beneficio. La mayoría de los sistemas de seguridad social
que incorporan un programa universal también tienen un segundo nivel
relacionado con los ingresos del programa. A pesar de recibir un apoyo
sustancial de los impuestos sobre la renta, pueden ser financiados con las
contribuciones del sistema contributivo de seguridad social.

DESCRIPCION DE LA RENTA UNIVERSAL DE VEJEZ - RENTA DIGNIDAD

El establecimiento de una pensión no contributiva destinada a cubrir el riesgo


social asociado a la vejez se encuentra institucionalizada normativamente en
la nueva Constitución Política del Estado11, cuyo artículo 67 señala: “Todas
las personas adultas mayores tienen derecho a una vejez digna, con calidad
y calidez humana. El Estado proveerá de una renta vitalicia de vejez, en el
marco del sistema de seguridad social integral, de acuerdo con la ley”. Por
otra parte, la Ley.

BENEFICIARIOS DE LA RENTA DIGNIDAD

La Renta Dignidad es la prestación de carácter no contributivo en favor de


todas las bolivianas y bolivianos mayores de 60 años. Si bien la norma
establece que el pago podría otorgarse en efectivo o especie, a la fecha se lo
viene cancelan- do solamente en efectivo. El monto entregado es diferenciado
según se trate de beneficiarios cubiertos o no por el régimen contributivo
(pensionado y no pensionado) y no existe ninguna otra condición, como en
otros países, como la mencionada prueba de ingresos que focalice el beneficio
hacia los más pobres; de ahí el carácter universal de la misma.

Operativamente, para acceder al pago del beneficio, las personas adultas


mayores de

10
60 años deben cumplir varios requisitos, entre los que cabe destacar los
siguientes:

 Ser residente en el territorio nacional y estar registrado en la base de datos de


beneficiarios de la Renta Dignidad.
 No percibir remuneración contemplada en el Presupuesto General de la
Nación, es decir, los que perciban una remuneración del Estado12 y figuran en
las planillas del Tesoro General de la Nación (TGN) no reciben el pago.
 No tener suspensión del derecho al cobro de los beneficios anteriores (Bolivida
o Bonosol) ni de la Renta Dignidad. La suspensión procede si el beneficiario
hubiera cobrado más de una vez la Renta Dignidad por el mismo período del
mes (doble cobro) o cuando se hubiera identificado que no tenía la edad
mínima.

MONTO DEL BENEFICIO

Hasta abril de 2013, el monto de la Renta Dignidad comprendía Bs. 200 mensua-
les (US$ 28.73) para las personas que no perciben ninguna renta o pensión en
calidad de titular o de derechohabiente14 del régimen contributivo, ni percibir
ingresos en calidad de benemérito o personaje notable15. en caso contrario sola-
mente se accedía al 75% del monto (Bs. 150 mensual equivalente a US$ 21.55).
En mayo de 2013, mediante Ley Nº 378 se incrementó el monto de la Renta
Dignidad a Bs. 250 (US$ 35.92) mensuales para quienes no tienen una renta o
pensión y a Bs. 200 (US$ 28.73) mensuales para los que cumplen dicha
condición. El presente documento realiza un análisis con datos vigentes hasta
antes de la promulgación de dicha normativa.

A diciembre de 2012, el número de beneficiarios de la Renta Dignidad alcanzó a


835,442 personas adultas mayores. De las cuales las personas que cuentan con
renta o pensión son 136,137 casos (16.3%). Por otra parte, el mayor número de
beneficiarios de la Renta Dignidad son mujeres, como se muestra en la tabla No.6.

11
FUENTES DE FINANCIAMIENTO.

Los recursos para el pago de la Renta Dignidad son financiados a través del
Fondo de la Renta Universal de Vejez (FRUV), el que es administrado
actualmente por la EG. Estos recursos provienen de dos fuentes de
financiamiento; i) del 30% del dinero percibido del Impuesto Directo a los
Hidrocarburos (IDH), que son des contados a los gobiernos autónomos
departamentales y municipales, al Fondo Indígena y al Tesoro General de la
Nación, y ii) de los dividendos de las empresas públicas capitalizadas en la
proporción accionaria que corresponde a los bolivianos. Por otra parte, los
recursos disponibles del FRUV que no son destinados al pago del beneficio y de
los costos de administración, son invertidos en el mercado de valores por la EG,
de forma similar a un Fondo de Inversiones. Consiguiente- mente, se generan
ingresos financieros para el FRUV, provenientes de ganancias por la venta de
valores bursátiles, rendimientos de valores de deuda, ganancias por valorización
de los activos e intereses por el manejo del dinero disponible, descontando los
cargos financieros por pérdidas en la valoración de inversiones.

2.2.3. BONO JUANCITO PINTO

En este contexto, varios países de América Latina han implementado programas


de transferencias monetarias condicionadas dirigidos a la niñez y adolescencia,
insertados en sus matrices de protección social, con las finalidades de disminuir la
pobreza y mejorar el acceso a la salud y nutrición o la permanencia de niños,
niñas y adolescentes en los centros educativos, así como a mejorar el nivel de
ingresos y consumo de los hogares. Es el caso de Argentina con la Asignación
Universal por Hijo, el Estado Plurinacional de Bolivia con el Bono Juancito
Pinto, Colombia con Familias en Acción; Guatemala con Mi Familia Progresa,
México con Oportunidades y Honduras con el Bono 10.000.

12
Como parte de la política de protección social del Estado Plurinacional de Bolivia,
el año

2006 se crea el Bono Escolar Juancito Pinto. Los objetivos del programa son
incrementar la matricula escolar y reducir la deserción, así como disminuir la
trasmisión intergeneracional de la pobreza (Estado Plurinacional de Bolivia, 2006;
Pardo, 2010; UDAPE, 2011).

Se trata de una transferencia monetaria condicionada destinada a los niños y


niñas de ocho cursos, seis de ellos correspondientes a nivel de primaria y los dos
primeros cursos de secundaria de las unidades educativas fiscales (estatales) de
todo el país, beneficiando a 1.925.000 estudiantes en el año 2011. El monto del
Bono es de Bs 200 (25 dólares)1 por estudiante, que son entregados a sus
destinatarios una vez al año, en el mes de diciembre, por personal de las Fuerzas
Armadas, bajo la dirección del Ministerio de Educación.

El presente documento tiene por objetivo analizar el Bono “Juancito Pinto” desde
dos perspectivas: 1) las finalidades del programa; 2) aspectos relevantes para el
ejercicio de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Por ello, el estudio
abarca no solo la población destinataria del bono, sino también hace referencia a
la situación de quienes quedan fuera del mismo. Esto permite dar un panorama
más integral de los logros y desafíos del programa, y a su vez, comprender las
distintas realidades según el ciclo de vida de la población, ya que en las diversas
etapas de la niñez y la adolescencia difieren las necesidades y en consecuencia
los desafíos de políticas públicas. Con este objeto, a lo largo del trabajo se
distinguen los niveles educativos (inicial, primaria y secundaria), y las etapas de la
infancia (0 a 5 años), niñez (6 a 12 años) y adolescencia (13 a 18 años)2. Con ello
se pretende contribuir al debate sobre la pertinencia del programa en relación a los
objetivos que se propone y respecto del avance en la realización de los derechos
de niños, niñas y adolescentes.

13
EDUCACIÓN PRIMARIA, POBREZA Y TRABAJO INFANTIL

A continuación se exponen aspectos relevantes del contexto en el cual se


implementa el Bono Juancito Pinto, apreciándose importantes carencias en
materia del ejercicio de los derechos de niños, niñas y adolescentes.

LOGROS PARCIALES EN EL NIVEL PRIMARIO Y CAMBIOS EN EL SISTEMA


EDUCATIVO

En este apartado se presenta un breve panorama de algunas dimensiones de la


educación en el Estado Plurinacional de Bolivia, apreciándose que el balance es
mixto, pues de una parte hay algunos logros en materia de promoción primaria y
por otra parte, persisten obstáculos importantes que dificultan o impiden la
permanencia de niños, niñas y adolescentes en la enseñanza secundaria.
Asimismo cabe destacar que, como se analiza en el título IV, la cobertura de la
educación inicial es sumamente reducida y no ha experimentado mejoras en la
última década.

Según el Ministerio de Educación, el año 2010 el país tenía en una tasa de


promoción en el nivel primario del 94%, con mínimas desigualdades de género y
urbano-rurales (cuadro 1). Se trata sin duda de un indicador positivo, pero aún
subsisten importantes problemas en la educación de todos los niveles, como se
verá más adelante.

POBREZA, TRABAJO Y DESERCIÓN ESCOLAR

La definición regular de pobreza como la falta de recursos o capacidades que


impiden a las personas acceder a una vida decente e independiente, no da
cuenta necesariamente de las particularidades de la pobreza infantil. Así, a la
insuficiencia de medios económicos en el caso de niños, niñas y adolescentes se
le deben sumar consecuencias adicionales de suma relevancia, como la

14
necesidad de dejar la escuela o carecer de un cuidado de salud mínimo, así como
una serie de impactos permanentes, especialmente porque los niños no pueden
revertir la malnutrición, recobrarse de discapacidades prevenibles, ni revertir 15
años de privaciones que disminuyeron su crecimiento y desarrollo2.

El análisis de la pobreza y de las políticas públicas destinadas a combatirla


debiera por tanto hacerse desde un enfoque de derechos. Este enfoque considera
el marco conceptual de los derechos humanos como legitimados por la comunidad
internacional, ofreciendo un sistema coherente de principios y pautas aplicables a
las políticas. Entre ellos la igualdad y no discriminación; la información y rendición
de cuentas; las posibilidades de denuncia y reclamo ante la transgresión de
derechos (Pautassi, 2007).

En el Estado Plurinacional de Bolivia, los niños, niñas y adolescentes son más


pobres que los adultos, y dentro de la niñez, los más pobres son los menores de
cuatro años, con una marcada diferencia en las áreas urbanas y rurales. Esto
considerando las especificidades de la pobreza infantil desde un enfoque de
derechos, al que se corresponde una metodología específica de medición
multidimensional de la pobreza, que además del nivel de gasto o consumo de los
hogares considera variables como nutrición adecuada, salud, agua potable,
servicios básicos, vivienda, educación e información. Con los indicadores
resultantes de estas variables la pobreza infantil extrema alcanza en el país un
48,6%, mientras que la pobreza total un 77,2% en el año 2007. En las áreas
rurales las cifras llegan a un alarmante 78,2% y 99% respectivamente. Estos datos
ubican al Estado Plurinacional de Bolivia como el país con mayor pobreza extrema
infantil de América Latina y como uno de los que tienen mayor pobreza infantil
total3.

2
Minujín, Davidziuk y Delamónica, 2007
3
CEPAL-UNICEF, 2010

15
OBJETIVOS, ESTRUCTURA Y FUNCIONAMIENTO DEL PROGRAMA

El Bono Juancito Pinto fue instituido por el Decreto Supremo (DS) 28899 del año
2006, que establece como objetivos del programa incentivar la matriculación en la
enseñanza y disminuir la inasistencia y la deserción escolar 4. Posteriormente,
otras normas reglamentan el proceso de pago y modifican algunos aspectos del
funcionamiento del programa, tal como se verá más adelante. Es el caso de los
DS 29321 y 29246, así como de las Resoluciones Ministeriales 248 y 775.

En su parte considerativa la norma inicial (DS 28899) menciona las finalidades de


reducir la pobreza extrema y la exclusión de personas, familias y comunidades, así
como la necesidad de cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio en lo
relacionado con la universalización del nivel primario. Curiosamente no
menciona la obligación constitucional del Estado de garantizar el derecho a la
educación.

Otros documentos y diagnósticos del gobierno (Pardo, 2010, UDAPE, 2011)


además identifican como objetivo del programa promover la acumulación de
capital humano como forma de romper la reproducción inter-generacional de la
pobreza. Para lo cual plantean como objetivos del Programa: incentivar el acceso,
permanencia y culminación de la educación primaria y ayudar a las familias a
cubrir los costos indirectos de la educación.

Por su parte, la entidad encargada de la implementación del programa, la Unidad


Ejecutora del Bono Juancito Pinto, sostiene que “El Gobierno Nacional estableció
como necesidad el generar acciones claras y objetivas que permitan la
creación de condiciones adecuadas destinadas a incentivar la matriculación y
reducción de la inasistencia, así como la deserción escolar, de tal manera que se
fortalezca la educación en beneficio de la niñez boliviana, puesto que la formación
de los niños y niñas en edad escolar es importante para el desarrollo y crecimiento
económico” (Unidad Ejecutora del Bono Juancito Pinto, 2008; 1). Se aprecia

4
El DS no habla específicamente de trabajo infantil, pero asume que la deserción escolar está relacionada
con el mismo. Además, las evaluaciones del gobierno (UDAPE, 2011) reconocen este apoyo para las familias
como una forma de cubrir costos de alimentación, transporte y educación.

16
entonces que al menos en su parte declarativa y normativa el programa carece de
un enfoque de derechos.

EL FUNCIONAMIENTO

La evolución en las coberturas del programa muestra un notable aumento los tres
primeros años y luego un descenso16, para incrementarse nuevamente el año
2011. Se desconocen las razones de esta disminución, pues la información del
gobierno no aborda este tópico, pero podrían obedecer a la implementación del
RUE que ha significado una modificación de las bases de datos de los
receptores y con ello de la sobreestimación del alumnado inscrito.

INCLUIDOS Y EXCLUIDOS DEL BONO

Los objetivos del bono son incrementar la matricula y evitar la deserción escolar.
Como se aprecia en el siguiente gráfico, las matriculas más bajas se dan en los
niveles inicial y secundaria, donde además las coberturas han empeorado entre
los años 2005 y 2008. Los obstáculos para incrementar esta cobertura están
relacionados en gran parte con factores exógenos al sistema educativo, según se
mostró en el título I; de ahí que parte de las soluciones deban buscarse en el área
de la protección social y del empleo de calidad para padres y madres.

EL BONO ES UNA AYUDA

Definitivamente los niños, niñas y adolescentes entrevistados coinciden en que el


Bono Juancito Pinto es una ayuda, aunque con matices diferentes. Así unos
perciben el Bono como una ayuda para sus padres, otros como una ayuda para
otros estudiantes y familias que lo necesitan y otros como una ayuda para ellos
mismos. En el ámbito de los estudios, el efecto de Bono es visto por algunos como

17
un facilitador, pues posibilita que tengan los materiales escolares a tiempo y sin
retraso, o como un estímulo.

Úrsula considera que el Bono es “de mucha ayuda porque tal vez hay personas
que necesitan y sería de mucha utilidad para que ellos lo gasten en sus
necesidades,…como comprar lo que uno quiere. Tal vez no tienen tanta plata para
comprar sus cuadernos y lo pueden comprar”. Ella cree que el Bono le ha
facilitado los estudios “porque hay que trabajar, que estudiar todo el año y esa es
la motivación de los alumnos que sacan buenas calificaciones para recibir el fin de
año”.

También para Inés es una ayuda “porque hay varia gente que digamos no tiene
esa ayuda no tiene cómo comprar algunas cosas, yo pienso que es por eso …
puede ser para los útiles o no sé”.

LOGROS PARCIALES EN EL NIVEL PRIMARIO Y CAMBIOS EN EL SISTEMA


EDUCATIVO

En este apartado se presenta un breve panorama de algunas dimensiones de la


educación en el Estado Plurinacional de Bolivia, apreciándose que el balance es
mixto, pues de una parte hay algunos logros en materia de promoción primaria y
por otra parte, persisten obstáculos importantes que dificultan o impiden la
permanencia de niños, niñas y adolescentes en la enseñanza secundaria.
Asimismo cabe destacar que, como se analiza en el título IV, la cobertura de la
educación inicial es sumamente reducida y no ha experimentado mejoras en la
última década.

Según el Ministerio de Educación, el año 2010 el país tenía en una tasa de


promoción en el nivel primario del 94%, con mínimas desigualdades de género y
urbano-rurales (cuadro 1). Se trata sin duda de un indicador positivo, pero aún
subsisten importantes problemas en la educación de todos los niveles, como se
verá más adelante.

18
DESAFÍOS

En la región, en términos generales, los Programas de Transferencias


Condicionadas dirigidos a la niñez y adolescencia han logrado promover un mayor
acceso a la escuela, a los servicios de salud y mejorar indicadores indirectos como
matricula y asistencia escolar, así como la cobertura de los controles de salud. Sin
embargo, no hay evidencia sobre su impacto sobre el aprendizaje o el estado
nutricional. Asimismo, en algunos casos estos programas se han constituido en la
puerta de entrada al sistema de protección social al estar vinculados con otros
componentes del mismo y conectar a la población destinataria con la
institucionalidad pública5.

En el Estado Plurinacional de Bolivia, el Bono Juancito Pinto parece ser un


incentivo para la demanda de educación, aunque la magnitud de su impacto en la
matriculación es discutida; sí hay evidencia de su impacto positivo en la reducción
del abandono escolar y en la asistencia.

De otra parte, el Bono se inserta en el contexto de un sistema de


protección social constituido por una serie de iniciativa aisladas y desvinculadas.
En el ámbito de las prestaciones contributivas se cuenta con la Caja Nacional de
Salud que atiende las personas trabajadoras insertas en el mercado formal del
empleo y con el sistema de jubilaciones. En el área de las prestaciones y servicios
no contributivos, los programas se dirigen a grupos poblacionales diversos: la
Renta Dignidad que es una transferencia monetaria para las personas adultas
mayores administrada por la Gestora Pública de Seguridad Social; el Seguro
Universal Materno Infantil (SUMI) que cubre a las madres gestantes y con hijos
menores de cinco años, así como a la niñez del tramo de edad mencionado y es
ejecutado por las Municipalidades; y el Bono Juana Azurduy que es una
transferencia monetaria condicionada dirigida también a madres gestantes y con
hijos menores de dos años, administrado por el Ministerio de Salud.

5
Cecchini y Martínez, 2011

19
DESAFÍOS RELACIONADOS CON EL FUNCIONAMIENTO DEL PROGRAMA

La oportunidad de entrega del bono es un tema a evaluar. El OSPE (2011)


sugiere que se entrega al inicio del año escolar, en febrero, en lugar de en
diciembre, pues de esta manera es más probable que el dinero se gaste en útiles
escolares y también el profesorado podría preparar toda la documentación
necesaria en el receso de fin de año (que es de tres meses). Los directores de las
unidades educativas, e incluso una de las alumnas, entrevistados también hacen
esta sugerencia.

En cuanto a los aspectos logísticos y operativos, se sugiere mejorar la


coordinación entre los agentes pagadores y los organizadores del pago.
Asimismo, debe hacerse más expedita la forma en que se accede a los requisitos
para el pago, particularmente en carnet de identidad no solo para los niños y niñas
sino también para sus padres. La instauración del SEGIP no ha sido suficiente,
pues siguen habiendo largas filas donde los niños y niñas expuestos a las
inclemencias del tiempo no tienen ninguna preferencia.

Para solucionar los problemas referidos podría optarse por instalar unidades del
SEGIP en los colegios el mes previo al pago del Bono, o en su defecto
descentralizar este servicio en las Subalcaldías, como se ha hecho en algunos
casos.

Medidas como la expuesta contribuirían a vincular los programas sociales con los
registros civiles y de identificación para lograr una plena inclusión de la niñez y
adolescencia y evitar obstáculos en la prestación de servicios sociales (Perrault y
Arellano, 2011). Desde otra perspectiva, garantizar la accesibilidad a los requisitos
del programa, en este caso a la cédula de identidad, es un requisito para
garantizar la igualdad y no discriminación en tanto principio constitutivo del
enfoque de derechos que corresponde a los Estados consolidar en los programas
sociales (Sepúlveda, 2011).

20
En el mismo sentido, es decir apuntando a consolidar un enfoque de derechos
tanto en la ejecución como en las evaluaciones oficiales del programa, sería
recomendable instalar teléfonos gratuitos de consulta y reclamo en todo los
departamentos del país, como el que ya existe en la ciudad de La Paz, ya que
aunque tiene alcance nacional prácticamente ha recibido denuncias y consultas
solo de este departamento. Asimismo, podrían establecerse instancias
administrativas de denuncias con potestades sancionatorias en los Servicios
Departamentales de Educación: 1) para denuncias –individuales o colectivas-
relativas el funcionamiento del Bono, por ejemplo para un caso como el que relata
la alumna entrevistada de negación de pago de la prestación por ausencia de la
madre (migrante), aun cuando la norma establece que el profesor puede actuar
como tutor; y 2) para atender denuncias relacionadas con los documentos
requeridos para el pago del Bono, es el caso de las denegatorias de las
cédulas de identidad, como la ocurrida con el adolescente entrevistado al que
le fue negada la cédula por no contar con el reconocimiento de su padre.

EVALUACIÓN DE IMPACTO DEL BONO JUANCITO PINTO EN BOLIVIA

Los programas de transferencias monetarias condicionadas (TMC) o “con


responsabilidad” consiste en la entrega monetaria1 directa una vez cumplido
determinadas condicionalidades. Las TMC2 son instrumentos de política social
para luchar contra la pobreza. Los ámbitos de acción de las TMC incluyen la salud
y educación. Las TMC actualmente operan en 18 países de América Latina y el
Caribe, siendo Brasil y México los pioneros en la región.

Uno6 de los programas de conditional cash transfers (CCT) aplicado en Bolivia


data del año 2006, bajo la denominación Bono Juancito Pinto (BJP), ligado a
fomentar el acceso y permanencia escolar en el nivel primario4 en las unidades
educativas públicas. Cumplida la condicionalidad mencionada, los escolares

6
Otras transferencias aplicadas en Bolivia son el ‘Bono Juana Azurduy de Padilla’ y la ‘Renta Dignidad’. Ésta
última tipificada como una transferencia de asistencia social (Social Assistance Transfers), véase Herrmann
(2009, p. 6)

21
reciben anualmente una transferencia monetaria equivalente a 200 Bs (29 USD
aproximadamente a 2013). La orientación de largo plazo del BJP –según UDAPE
(2011)– es promover la acumulación de capital humano, cerrar la brecha inter-
generacional de pobreza, mejorar la distribución de los ingresos y propiciar la
movilidad social.

La investigación evidencia hallazgos de Medinaceli y Mokrani, (2008), Yañez


(2010), Vera y Contreras (2011) y Vera (2011) respecto al impacto del BJP en la
‘mejora de la probabilidad de asistencia’ o ‘reducción de la inasistencia
escolar’. La principal contribución de este documento es la evaluación de la
incidencia significativa del BJP en la matriculación, permanencia y
culminación del año escolar, objetivos directos concebidos en la normativa5
ligada a la TMC.

El documento incluyendo esta introducción tiene seis apartados. La segunda parte


revisa brevemente la literatura específicamente de ‘evaluación de impacto del
BJP’; la tercera, presenta un panorama de las TMC en el mundo, la región y
Bolivia; la cuarta, presenta los indicadores educativos vinculados con el BJP. Los
datos, la metodología y modelación econométrica se reportan en la quinta sección.
Finalmente se remarcan las principales conclusiones.

2.2.4. BONO JUANA AZURDUY

Las inversiones tempranas en la vida son la base para una vida saludable y
productiva. En la gama de opciones de política pública para invertir en la niñez
se encuentran los incentivos a la demanda de servicios sociales que
promueven la inversión en capital humano. En este marco, el programa
de Salud Materno Infantil “Bono Juana Azurduy” (BJA) busca embarazo, del parto
atendido por personal de salud calificado y del cumplimiento de los controles de
salud de las niñas y niños. A través de ello se busca mejorar la detección y
tratamiento oportuno de condiciones de salud y nutrición en las mujeres gestantes
y niñas y niños pequeños.

22
El BJA es un programa de transferencias condicionadas, o con
corresponsabilidad, que forma parte de la política de protección social y desarrollo

Pueden participar en el programa todas las mujeres embarazadas y niñas y


niños menores de 2 años que no cuentan con la cobertura de la seguridad social,
debiendo éstos estar inscritos al programa antes de cumplir los 12 meses de edad.
La oferta de los servicios de salud está garantizada sin costo para el usuario por la
Ley de Prestaciones de Servicios de Salud Integral en todo el subsistema de salud
público e instituciones de convenio.

IMPACTOS DEL BONO JUANA AZURDUY EN SALUD Y NUTRICIÓN


INFANTIL

Entre los resultados de impacto relacionados a la salud de la niña o niño se


encuentran los indicadores directos de uso de servicios de salud, en particular, los
controles integrales de salud. El BJA tuvo un impacto positivo en el número de
controles integrales de salud realizados por los niños de 0 a 23 meses, de una
magnitud de 1,1 visitas adicionales a 3,6 visitas adicionales, dependiendo si el
indicador se construyó en base al autoreporte de la madre o al Carnet de
Salud Infantil7. Cabe destacar que los efectos provienen principalmente de un
incremento en las visitas durante el periodo de 6 a 24 meses.

El mayor número de controles de salud incentivados por el BJA puede conducir


a mejoras en los indicadores asociados a los servicios de control de niño sano,
como son las vacunas, consejería en hábitos de salud y nutrición o el acceso a
suplementos nutricionales disponibles en los establecimientos de salud. En efecto,
el análisis de impacto muestra que el programa incrementó en 11,7 puntos

7
El número de controles de salud se recolecta en la ESNUT 2012 mediante el auto-reporte de la madre
y del Carnet de Salud Infantil (CSI) para aquellos niños que lo tienen disponible al momento de la encuesta.
Ambas mediciones cuentan con limitaciones particulares. La medición auto-reportada podría sufrir de
amplio error de medición al tratarse de visitas realizadas hace más de 18 meses y para los hermanos
mayores con aun mayor distancia en el tiempo. Por otro lado, el reporte de las tarjetas de salud, aunque
represente un dato más verídico, podría generar una muestra auto-seleccionada de hogares si el Programa
impacta sobre la probabilidad de contar con una tarjeta de salud.

23
porcentuales la probabilidad de contar con la vacuna contra la fiebre amarilla;
en 11,3 puntos porcentuales la probabilidad de inmunización con la vacuna SRP
contra el sarampión, rubeola y paperas; y en 12 puntos porcentuales la
probabilidad de contar con el esquema básico completo de inmunización.

La evidencia sugiere que el BJA también generó un aumento en la


probabilidad de consumo de Chispitas nutricionales de 10,8 puntos porcentuales
respecto al grupo de control. Finalmente, en cuanto a posibles cambios de
comportamiento en prácticas de nutrición como el caso de lactancia materna, los
resultados no muestran ningún efecto significativo del programa en la probabilidad
de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de edad.

Marco de implementación en el contexto boliviano: la política de protección social


y desarrollo integral comunitario (PPS-DIC)

En un contexto de elevada pobreza, desigualdad y un mercado laboral altamente


informal, las políticas de protección social en el país buscan consolidar un sistema
de protección efectiva para la población más pobre y vulnerable. Para ello, el
gobierno ha puesto en marcha un nuevo enfoque de la política de protección
social que cambia de tener un objetivo principalmente mitigador de los efectos del
modelo económico sobre la población, a convertirse en un mecanismo para
erradicar las causas estructurales de la pobreza, reducir la desigualdad, eliminar
toda forma de exclusión y disminuir los factores de riesgo y vulnerabilidad de las
familias y comunidades8.

Mediante Decreto Supremo Nº 29272 de 12 de septiembre de 2007, se establece


la política de Protección Social y Desarrollo Integral Comunitario (PPS-DIC),
enmarcada en la estrategia Bolivia Digna del Plan Nacional de Desarrollo. Sus
objetivos explícitos son: (i) contribuir a erradicar las causas estructurales de la
pobreza, exclusión, vulnerabilidad y riesgos de personas, familias y comunidades,
focalizando la inversión productiva y social en los más vulnerables, (ii) coadyuvar a
la restitución y fortalecimiento de los derechos y capacidades de la población, y

8
Plan Nacional de Desarrollo 2006.

24
(iii) fortalecer el modelo comunitario urbano y rural que se sustenta en los valores
de la comunidad, el control social directo y la transparencia, las formas
organizativas propias de las poblaciones locales y la identidad cultural y territorial.

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS: OBJETIVOS, COBERTURA Y


BENEFICIOS

El programa de transferencias monetarias condicionadas Bono Juana Azurduy


(BJA) fue creado mediante Decreto Supremo Nº 0066 de 3 de abril de 2009 con el
objetivo de “hacer efectivos los derechos fundamentales de acceso a la salud
integral consagrados en la Constitución Política del Estado, para disminuir los
niveles de mortalidad materna e infantil y la desnutrición crónica de los niños y
niñas menores de 2 años”. Para lograr este objetivo, el BJA promueve un mayor
uso de servicios de salud materno infantil, procurando que las mujeres gestantes y
los niños y niñas menores de 2 años cumplan con la norma de atención en salud.
El mecanismo utilizado para incrementar la demanda de servicios de salud son los
incentivos monetarios, a través de la entrega de transferencias individuales en
efectivo a cambio del cumplimiento de corresponsabilidades en salud.

El programa está dirigido de manera universal a todas las mujeres embarazadas y


niñas y niños menores de 2 años de edad que no estén cubiertos por el seguro de
salud del sistema de seguridad social de corto plazo o por un seguro de salud
privado, independientemente de su condición socioeconómica, área de residencia
u otro. En un contexto de alta informalidad del empleo (alrededor del 65%), el
mercado laboral no ha logrado garantizar el acceso universal a los beneficios de la
seguridad social; en 2012, solo el 17,5% de la población boliviana estaba cubierta
por la seguridad social y apenas un 2,2% contaba con un seguro de salud privado.
En este marco, el universo de mujeres y niños elegibles al programa es alrededor
del 80% de esta población.

Las corresponsabilidades en salud exigidas por el BJA y los montos de


transferencia asociados a su cumplimiento se detallan en la Tabla 3.1. El

25
programa otorga un bono de Bs50 por cada control prenatal cumplido, hasta un
máximo de 4 controles, y de Bs120 por el parto atendido por personal de salud
más un control posnatal. Para el caso de los niños, el programa transfiere Bs125
por cada control bimensual de crecimiento y desarrollo de la niña y el niño. El
monto máximo de beneficios por corresponsabilidades de la mujer embarazada
asciende a Bs320 (US$45) durante el periodo de gestación, mientras que el monto
máximo de beneficios por corresponsabilidades de los niños menores de 2 años
es de Bs1.500 (US$214) en un periodo de 24 meses, desde su nacimiento hasta
cumplir los 2 años. El monto total de transferencias que ofrece el programa
equivale a 1,5 salarios mínimos nacionales.

COSTO EFECTIVIDAD DEL BJA

Los resultados obtenidos de la evaluación de impacto informan sobre los efectos o


la efectividad de una intervención, programa o proyecto; sin embargo, la
evaluación del desempeño de las políticas públicas debe ir un paso más allá para
evaluar los efectos con relación a los costos de la intervención y de esta forma
orientar mejor la asignación de recursos. Con este propósito, el análisis de costo-
efectividad (ACE) es una herramienta útil que permite cuantificar las
consecuencias de una intervención en cuanto a los costos requeridos para
alcanzar un nivel dado de beneficio.

La presente sección muestra un ejercicio de análisis de costo efectividad del BJA


utilizando como insumo tres resultados de impacto clave obtenidos en la
evaluación: los efectos en peso al nacer, los efectos en reducción de anemia y los
efectos en mortalidad. La medida de efectividad utilizada son los Años de Vida
Ajustados por Discapacidad o DALYS evitados gracias a los impactos positivos del
programa en los tres indicadores mencionados.

Los tres insumos básicos para el ACE son la definición de los beneficios sociales
incrementales generados por la intervención, los costos sociales netos de la
intervención y la tasa de descuento social que permite traer el flujo de beneficios y

26
costos netos a un valor presente. En un primer paso se deben identificar los
componentes de los costos y beneficios de la intervención. Luego, el desafío
principal es cuantificar el valor monetario de cada componente. En el análisis se
deben evitar la doble contabilidad de ciertos costos y beneficios al incluir el mismo
impacto económico más de una vez, al tratar dos impactos similares como si
fuesen distintos. Por ejemplo, los efectos que se generan en mercados primarios
pueden ya incluir los efectos que generan en mercados relacionados: mercados
de bienes sustitutos o complementarios. Así también se debe evitar la inclusión de
intercambios monetarios que corresponden a simples transferencias monetarias:
dinero que se mueve entre los agentes sin crear o consumir ningún tipo de valor
económico. Finalmente, es importante reconocer los supuestos económicos sobre
los cuales se analizan y listan los componentes de los costos y beneficios del
proyecto, así también como los supuestos sobre los cuales se contabilizan o no
los efectos en mercados relacionados.

2.2.5. BONO DE SUBSIDIO PRENATAL UNIVERSAL

Las beneficiarias para acceder a los productos del denominado Subsidio Prenatal
por la Vida, que consiste en la entrega de paquetes de productos a partir del
quinto mes de embarazo y por los siguientes cuatro meses.

Están habilitados 42 puntos, entre ellos uno en La Paz, en la calle Ballivián, y otro
en El Alto, en la zona Villa Bolívar D. Las mujeres embarazadas que no estén
anotadas en el Juana Azurduy, que consiste en la entrega de Bs 1.820 en cuotas
para garantizar controles pre y post natales, podrán inscribirse directamente en los
puntos de distribución.

“Nuestro médico que va a estar ahí (punto de distribución) le hace el registro


correspondiente e inmediatamente se le entrega el subsidio”, explicó Suárez en
una entrevista con la estatal Patria Nueva. Añadió que el paquete tendrá
productos característicos de cada región y estará diferenciado por área urbana y
rural.

27
El paquete de La Paz, Oruro y Potosí contiene productos como ojuelas de quinua,
leche en polvo, néctar de frutas, yogurt frutado, alimentado chocolatado en polvo,
nuez amazónica, arroz, harina, piñas en conserva, cereales, complemento
nutricional, miel, aceite vegetal y avena instantánea. Para el área rural de la
región, por ejemplo, en vez de yogurt está la carne de llama, api y chocolate.

Para Cochabamba, Chuquisasa y Tarija están en el paquete productos como


ojuelas de quinua, leche en polvo, avena instantánea con chía, néctar de frutas,
yogurt frutado, arroz, nuez amazónica, galleta de almendra con salvado de trigo,
arroz, harina, piña en conserva, fideo, miel, aceite vegetal y alimentado
chocolatado en polvo.

“Son cuatro entregas de manera mensual que se van a realizar. Llamamos e


invitamos a las madres a que se acerquen a cualquier centro de salud más
cercano a su casa. Nuestro médico comunitario le dará la información respectiva y
le inscribirá. Pueden también acercarse a alguno de los 42 puntos de distribución,
donde también habrá un médico”, detalló.

El subsidio prenatal universal tiene un valor de Bs 300 y llegará a todas las


madres que no estén aseguradas al seguro de corto plazo.

El beneficio llegará a unas 285.000 madres por año, aunque esa cifra es variable.
El vigente Subsidio de Lactancia es el equivalente a un salario mínimo nacional de
Bs 1.656, pero solo llega a unas 46.000 madres asalariadas (que tienen un trabajo
formal). Ahora el subsidio se universalizará para alcanzar a seis veces más esa
población. La base de datos para quienes recibirán estos Bs 300 serán los
registros del pago del bono Juana Azurduy de Padilla.

El ministro de Economía y Finanzas, el pago en alimentos será desde el quinto


mes de embarazo. “Esto implica que las mamás a partir del quinto mes de
embarazo van a poder acceder a este beneficio en alimentos como lo hacen las
otras madres”.

28
Morales expresó su preocupación debido a que en los últimos tiempos
“adolescentes y niñas de colegio (se han visto) embarazadas, (son) abandonadas
y regañadas especialmente. (Por eso), con la ministra (de Salud, Ariana Campero,
dijimos) hay que hacer algo”. Es precisamente a ese grupo de madres solteras y
otras que no tienen ingresos al que se quiere llegar.

Este subsidio solo lo recibían las mujeres en periodo de lactancia que tenían un
empleo en una empresa privada o en instituciones estatales o cuyo esposo
trabajaba en cualquiera de estos dos espacios, por valor de un salario mínimo. En
cambio desde ahora las nuevas mamás no necesitarán de puestos de trabajo y
cualquiera sea su ocupación o la de su compañero indistintamente podrán
recibirlo.

El 7 de junio, Morales ya había hecho el anuncio de esa nueva política social, pero
ayer se consolidó con la promulgación del decreto supremo.

AZURDUY. El Ministro de Economía confirmó que este pago en alimentos será


financiado en un cien por ciento con recursos del Estado. “Está siendo financiado
en un cien por ciento por el Tesoro General del Estado”, agregó e indicó que para
ello se invertirán “más de Bs 320 millones al año”. “Esto por supuesto va a ir
creciendo en función de las mamás que vayan necesitando el recurso. Queremos
hacer esto conjuntamente el pago del bono Juana Azurduy de Padilla, que se
constituirá en la base de datos para este beneficio y será dentro de ese
programa”.

Este año se cumplieron seis años desde la puesta en vigencia del bono Juana
Azurduy de Padilla. A través de este programa se paga a las madres Bs 1.820, en
un periodo aproximado de 33 meses (desde la gestación hasta que el niño cumple
dos años), y coadyuvó a disminuir la desnutrición crónica en el país.

Los miembros del Concejo Municipal de Trinidad celebraron la promulgación del


decreto supremo que puso en vigencia la universalización del Subsidio Prenatal,
puesto que resguarda la salud de madres y niños. “Es una medida social muy

29
buena y espero que sea sostenible a través del tiempo, que no sea una medida
que solo se implemente por unos años y después nos vaya a faltar el dinero”

La Federación de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa, agradeció al Presidente por


el nuevo beneficio. “Esto es gracias a la lucha de las mujeres de todo el país,
ahora las jóvenes mamás ya no van a estar más abandonadas, ahora el Estado se
preocupará por ellas con este subsidio que ya es universal”, puntualizó la dirigente
campesina.

2.3. MARCO JURÍDICO

DECRETO SUPREMO Nº 28899, 26 DE OCTUBRE DE 2006

Artículo 1°.- (Objeto) El presente Decreto Supremo tiene por objeto:

Instituir el subsidio de incentivo a la permanencia escolar denominado “Bono


Juancito Pinto” en el marco de la Política de Protección Social y Desarrollo Integral
Comunitario del Plan Nacional de Desarrollo - PND.

Establecer el marco institucional y los mecanismos financieros para una entrega


transparente, ordenada, eficaz y oportuna del referido bono.

Artículo 2°.- (Bono Juancito Pinto)

Se establece el Bono “Juancito Pinto”, como incentivo a la matriculación,


permanencia y culminación del año escolar de los niños y niñas en los primeros
cinco (5) años de primaria, en las unidades educativas públicas de todo el territorio
nacional.

El Bono tendrá un valor de Bs200.- (DOSCIENTOS 00/100 BOLIVIANOS) anuales


y será entregado en dos cuotas, cada una de Bs100.- (CIEN 00/100
BOLIVIANOS). El primer pago, será efectuado al inicio de la gestión escolar y el
segundo pago al cierre de esa gestión, de acuerdo a los anuncios oficiales de la
unidad ejecutora.

30
El Bono también podrá ser pagado en especie, con productos nacionales.

Artículo 3°.- (Prescripcion de derechos) El derecho al cobro del Bono “Juancito


Pinto”, prescribirá en un plazo de tres (3) meses, computable desde el inicio del
pago.

Artículo 4°.- (Unidad Ejecutora)

Crease la Unidad Ejecutora, dependiente del Ministerio de Planificación del


Desarrollo, para la gestión y entrega del Bono “Juancito Pinto”, en el marco de la
Política de Protección Social y Desarrollo Integral Comunitario, gozando de
autonomía de gestión técnica y operativa.

El Ministro de Planificación del Desarrollo, aprobará las orientaciones y


supervisará directamente las actividades de la Unidad Ejecutora.

La Unidad Ejecutora será responsable de:

Diseñar mecanismos para el pago del Bono.

Implementar la infraestructura necesaria para asegurar el adecuado


funcionamiento de la Unidad.

Elaborar y actualizar la base de datos de los beneficiarios, identificando los


requerimientos necesarios.

Elaborar informes trimestrales y reportes periódicos sobre el cumplimiento de las


directrices y actividades al Ministerio de Planificación del Desarrollo.

Monitorear y evaluar el impacto generado por el Bono “Juancito Pinto”.

Gestionar y obtener recursos financieros en forma oportuna, coordinando con el


Vicemisterio de Inversión Pública y Financiamiento Externo.

Para hacer efectivo el pago del Bono “Juancito Pinto”, la Unidad Ejecutora
coordinará con un equipo técnico interinstitucional, conformado por representantes
de los Ministerios de la Presidencia, de Defensa Nacional, de Planificación del

31
Desarrollo, de Hacienda, y de Educación y Culturas y, la Nacional Financiera
Boliviana Sociedad Anónima Mixta - NAFIBO SAM y otras entidades requeridas.

El funcionamiento de la Unidad Ejecutora no representará una carga adicional


para el Tesoro General de la Nación en la gestión 2006.

Artículo 5°.- (Recursos y mecanismos financieros)

Para la gestión 2006, se autoriza a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos -


YPFB, inscribir en su presupuesto y transferir al Ministerio de Hacienda hasta la
suma de Bs248.500.000.- (Doscientos Cuarenta y Ocho Millones Quinientos mil
00/100 Bolivianos), de los recursos provenientes de la nacionalización de los
hidrocarburos.

Con los recursos establecidos en el Parágrafo I, se autoriza al Ministerio de


Hacienda constituir un Fideicomiso que será administrado por NAFIBO SAM, para
el pago del Bono “Juancito Pinto”, de acuerdo a las condiciones a ser establecidas
en el contrato a ser suscrito al efecto.

NAFIBO SAM, diseñará e implementará los mecanismos financieros necesarios


que faciliten el pago del Bono “Juancito Pinto”.

El costo operativo y financiero de los servicios brindados por las instancias


involucradas, no deberá exceder el cuatro por ciento (4%) del monto mencionado
en el Parágrafo I del presente Artículo.

REGLAMENTO DE LA LEY Nº 3791 DE LA RENTA UNIVERSAL DE VEJEZ


(RENTA DIGNIDAD) Y LOS GASTOS FUNERALES, DS Nº 29400, 29 DE
DICIEMBRE DE 2007

Artículo 1°.- (Objeto) El presente Decreto Supremo tiene por objeto reglamentar la
Ley Nº 3791 de 28 noviembre de 2007, de la Renta Universal de Vejez (Renta
Dignidad) y los Gastos Funerales.

32
Capítulo I

Fondo de Renta Universal de Vejez

Artículo 2°.- (Fondo de Renta Universal de Vejez)

El Fondo de Renta Universal de Vejez, tiene por objeto financiar la Renta Dignidad
y los Gastos Funerales.

El Fondo de Renta Universal de Vejez se encuentra financiado por:

El 30% de todos los recursos percibidos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos
(IDH), de las Prefecturas, Municipios, Fondo Indígena y Tesoro General de la
Nacional a partir del 1 de enero de 2008.

El Fondo Compensatorio de los Municipios y Universidades no será considerado


como fuente de financiamiento del Fondo de Renta Universal de Vejez.

Los dividendos de las empresas públicas capitalizadas, generados a partir de la


gestión 2008, en la proporción accionaria que corresponde a los bolivianos.

Los Recursos correspondientes al inciso a) anterior, deberán ser depositados en la


cuenta del Fondo de Renta Universal de Vejez, con periodicidad mensual.

Los dividendos señalados en el inciso b) anterior deberán ser depositados en la


cuenta del Fondo de Renta Universal de Vejez, como máximo en 10 días
calendario posteriores a la fecha determinada por la junta de accionistas sobre
distribución de dividendos.

El Fondo de Renta Universal de Vejez, para todos los efectos se constituye en


Fideicomiso. Una vez ingresados los recursos determinados en el Parágrafo II del
presente Artículo al Fondo de Renta Universal de Vejez, los mismos se
constituyen como patrimonio autónomo y diverso del patrimonio de la entidad que
los administre, es indiviso, imprescriptible e inafectable por gravámenes o medidas
precautorias de cualquier especie°Los bienes que componen este Fondo sólo

33
pueden disponerse de conformidad a la Ley Nº 3791 y el presente Decreto
Supremo.

Artículo 3°.- (Tratamiento tributario) Los recursos del Fondo de Renta Universal de
Vejez, detallados en el Artículo 2 del presente Decreto Supremo así como las
rentas pagadas a los beneficiarios de la Renta Dignidad y Gastos Funerales no
son objeto de los impuestos establecidos en la Ley Nº 843 (texto ordenado
vigente), y demás normativa conexa.

Artículo 4°.- (Administración y pago) La administración del Fondo de Renta


Universal de Vejez y el pago de la Renta Dignidad y Gastos Funerales, estarán a
cargo de una o más Entidades Gestoras de la Administración y Pago de la Renta
Dignidad y Gastos Funerales (Entidad Gestora), a ser contratada por la Entidad
encargada de la Regulación, mediante proceso de contratación conforme a lo
establecido en las Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y
Servicios.

DECRETO SUPREMO Nº 66, 3 DE ABRIL DE 2009

Artículo 1°.- (Objeto) El presente Decreto Supremo tiene por objeto:

Instituir el incentivo para la maternidad segura y el desarrollo integral de la


población infantil de cero a dos años de edad, mediante el Bono Madre Niño -
Niña “Juana Azurduy” en el marco del Plan Nacional de Desarrollo y las políticas
de erradicación de la pobreza extrema.

Establecer el marco institucional y los mecanismos financieros para su entrega.

Artículo 2°.- (Finalidad) En el marco del Programa de Desnutrición Cero y las


políticas de erradicación de extrema pobreza, el pago del Bono Madre Niño - Niña
“Juana Azurduy” tiene por finalidad hacer efectivos los derechos fundamentales de
acceso a la salud y desarrollo integral consagrados en la Constitución Política del
Estado, para disminuir los niveles de mortalidad materna e infantil y la desnutrición
crónica de los niños y niñas menores de 2 años.

34
Artículo 3°.- (Ejecución del bono)

Se establece el Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”, como incentivo para el
uso de los servicios de salud por parte de la madre durante el periodo de
embarazo y el parto, así como el cumplimiento de los protocolos de control
integral, crecimiento y desarrollo de la niña o el niño desde su nacimiento hasta
que cumpla dos años de edad.

Artículo 4°.- (Pago del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”) El Ministerio de
Salud y Deportes:

Efectuará el pago del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy” a favor de los
beneficiarios a través de convenios o contratos con entidades públicas o privadas.

Creará una Unidad Ejecutora para la implementación del pago del Bono Madre
Niño - Niña “Juana Azurduy” y garantizará la infraestructura, equipamiento y
financiamiento necesario para su funcionamiento. Para este efecto, los aspectos
administrativos y operativos serán reglamentados mediante Resolución Ministerial.

Artículo 5°.- (Beneficiarios)

Son beneficiarios del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”, previa inscripción
voluntaria y verificación de su documentación:

Las mujeres en período de gestación y post-parto.

Toda niña o niño menor a un año de edad en el momento de su inscripción, hasta


que cumpla los dos años de edad.

No recibirán el Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”:

Las mujeres gestantes y los niños y niñas menores de dos años que sean
beneficiarios de la seguridad social de corto plazo.

Las mujeres gestantes cuyo último niño nacido vivo tengan menos de dos años de
edad en el momento de su inscripción.

35
Artículo 6°.- (Marco institucional)

El Ministerio de Salud y Deportes es responsable de la administración y el pago


del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”.

Los Servicios Departamentales de Salud apoyarán con los servicios de salud que
se requieran para la implementación del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy”
en el territorio departamental correspondiente.

Los Gobiernos Municipales participarán en la afiliación de los beneficiarios y la


implementación de los servicios de salud requeridos en la jurisdicción territorial
municipal.

Las redes y equipos móviles de salud, tienen la responsabilidad de prestar los


servicios de atención integral de salud, realizar la verificación del cumplimiento de
los controles y brindar la información correspondiente de acuerdo a la
reglamentación a establecerse.

Los Ministerios de Salud y Deportes y Planificación del Desarrollo son


responsables de coordinar la implementación del Bono Madre Niño - Niña “Juana
Azurduy” con los niveles departamental y municipal así como con las entidades
públicas competentes. Estos aspectos serán definidos a través de Resoluciones
Biministeriales.

En los casos en que existan programas o proyectos similares en operación, los


Ministerios deberán establecer acuerdos con sus ejecutores, a objeto de evitar la
duplicación del beneficio.

El Ministerio de Planificación del Desarrollo efectuará evaluaciones anuales de la


aplicación y de impacto del Bono Madre Niño - Niña “Juana Azurduy” y su
incidencia en el cumplimiento de las metas y objetivos de las políticas de
erradicación de extrema pobreza y del Plan Nacional de Desarrollo.

Asimismo, el Ministerio deberá articular este beneficio con el conjunto de


programas de erradicación de la extrema pobreza.

36
El Ministerio de Economía y Finanzas deberá efectuar las inscripciones y
transferencias presupuestarias necesarias para la ejecución de lo dispuesto en el
presente Decreto Supremo.

QUE EL DECRETO SUPREMO N° 2480 DE FECHA 06 DE AGOSTO DE 2015,


INSTITUYE EL SUBSIDIO UNIVERSAL PRENATAL POR LA VIDA" A NIVEL
NACIONAL

Artículo Primero.- CONFORMAR la "Comisión de Preselección de Proveedores


para el Subsidio Universal Prenatal por la Vida" del Servicio de Desarrollo de las
Empresas Públicas Productivas - SEDEM, misma que estará integrada por el
Gerente de Comercialización y Logística del SEDEM, Evert Villena Cañedo y los
servidores públicos de la Gerencia de Comercialización y Logística Arturo Escobar
Eyzaguirre y Carla Ugalde Quiroz.

Artículo Segundo.- INSTRUIR a la "Comisión de Preselección de Proveedores


para el Subsidio Universal Prenatal por la Vida" del Servicio de Desarrollo de las
Empresas Públicas Productivas - SEDEM realizar la preselección en coordinación
con la/el o los representantes del Bono Juana Azurduy del Ministerio de Salud
designados a dicho efecto.

Artículo Tercero.- INSTRUIR a la Gerencia de Comercialización y Logística del


SEDEM dar cumplimiento con la presente Resolución Administrativa.

III. CONCLUSIONES

Los bonos sociales Juancito Pinto, Juana Azurduy de Padilla y la Renta Dignidad
benefician al 42% de la población boliviana. "Es decir, el 42% de la población
boliviana recibe bonos y rentas en Bolivia, casi el 50%", subrayó el Jefe de Estado.

Según Morales, el año pasado la Renta Dignidad benefició a 1.126.466 de adultos


mayores, el bono Juancito Pinto a 2.132.393 estudiantes y el bono Juana Azurduy
de Padilla a 1.380.097 de madres y niños.

37
De acuerdo con los datos del Censo Nacional de Población y Vivienda 2012, en
Bolivia existen 10.027.254 habitantes.

Morales destacó la nueva Ley de Pensiones 065, ya que permitió incrementar el


universo de rentistas en poco más de tres años, de 29.000 a 48.000 beneficiarios.

El bono Juancito Pinto busca reducir la deserción escolar y consiste en el pago


único de 200 bolivianos a estudiantes del nivel primario hasta cuarto de
secundaria, según fuentes oficiales.

Entretanto, la Renta Universal de Vejez 'Renta Dignidad' es una prestación vitalicia


dirigida a la población boliviana mayor a 60 años.

Los adultos mayores que no tienen una jubilación reciben una renta mensual de
250 bolivianos, mientras que los jubilados regulares perciben 200 bolivianos. El
año pasado se entregó por primera vez el aguinaldo a la Renta Dignidad a todas
las personas mayores de 60 años.

Por otro lado, el bono Juana Azurduy, establecido mediante Decreto Supremo 066
del 3 de abril de 2009, fue creado para reducir la mortalidad materna infantil. En
total se cancelan 1.820 bolivianos que son otorgados a través de cuatro pagos de
50 bolivianos.

IV. BIBLIOGRAFÍA

Acosta, Olga Lucía (2005). “¿Cómo financiar los programas del primer pilar?”,
publicado en el libro “El Fortalecimiento de los Nuevos Sistemas Previsionales:
El Rol de cada Pilar en la Solución del Problema de las Pensiones”, FIAP, Editado
por CIEDESS, Santiago de Chile, diciembre 2005.

Aedo, Cristian (2005). “Evaluación de Impacto”. Manuales Serie 47. División de

Desarrollo Económico. CEPAL. Santiago de Chile.

38
Altamar, Paula (2006). Evaluación de Impacto del Proyecto Atención para el
Bienestar del Adulto Mayor en Pobreza en Bogotá D.C. 2004 – 2006. Facultad
Latinoamericana de Ciencias Sociales. México D.F. Agosto 2006.

BANCO MUNDIAL (1994). Envejecimiento sin crisis: políticas para la protección


de los ancianos y la promoción del crecimiento. Washington, D.C.: Oxford Uni-
versity Press, 1994.

Barrientos, Armando (2005). Non-contributory Pensions and Poverty Reduc- tion


in Brazil and South Africa.Department of International Development of the United
Kingdom Government IDPM.University of Manchester.

Bernal, Raquel; Peña, Ximena (2011). “Guía Práctica para la evaluación de Im-
pacto”. Universidad de Los Andes. Facultad de Economía. Ediciones Uniandes.
Bogotá - Colombia.

Bertranou, Fabio M. (2005). “Los Programas del Primer Pilar en América Lati-
na”, publicado en el libro “El Fortalecimiento de los Nuevos Sistemas Previsio-
nales: El Rol de cada Pilar en la Solución del Problema de las Pensiones”,
FIAP, Editado por CIEDESS, Santiago de Chile, diciembre 2005.

Bertranou, Fabio; Solorio Carmen; Van Ginneken Wouter (2002). Pensiones No

Contributivas y Asistenciales. Organización Internacional del Trabajo.

Bonadona, Alberto; Rodriguez, Gustavo; Durán, Jaime (2003). “Antecedentes y


Consecuencias de la Reforma de Pensiones en Bolivia”. La Paz – Bolivia.

Canavire, Gustavo (2003). “Perfiles y Probabilidad de Pobreza”. En Revista de


estudios Económicos y Sociales Nº 2. Estadísticas y Análisis. Instituto Nacional
de Estadísticas. La Paz – Bolivia.

Canavire, Gustavo. Mariscal, Mirna (2010). “Políticas Macroeconómicas Choques


Externos y Protección Social en Bolivia”. Unidad de Análisis de Políticas
Sociales y Económicas (UDAPE). La Paz – Bolivia.

39
Case, Anne; Deaton, Angus (1998). “Large Cash Transfers to the Elderly in South
Africa”. Economic Journal. Royal Economic Society. Vol. 108(450). Pag. 1330-61.

Cecchini, Simone; Martínez, Rodrigo (2011). “Protección Social Inclusiva en


América Latina – una mirada integral, un enfoque de derechos”. Comisión eco-
nómica para Amércia Latina y el Caribe (CEPAL). Santiago – Chile.

Escobar, F. Nina, O. (2004), “Pension Reform in Bolivia: A review of Approach


and Experience”. Development Research Working Paper Series No. 04/2004. Ins-
titute for Advanced Development Studies.

FIAP - Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones


(2011) Non Contributory Pension Programs in FIAP Countries – Compared
Regulations Series. Santiago – Chile. Julio 2011.

Gamboa, R. (2006). “Evaluación de la Sostenibilidad del Pago del Bonosol”. Re-


vista de Análisis Económico. Volumen 21. Unidad de Análisis de Políticas Sociales
y Económicas. Bolivia.

Gertler, Paul; Martinez, Sebastián; Premand, Patrick; Rawlings, Laura; Ver


meersch, Christel (2011). “La Evaluación de Impacto en la Práctica”. 2011. Banco
Mundial. Washington.

Gray, G. Perez, E. Yañez, E. (1999). “La Economía Política de Reformas Institu-


cionales en Bolivia” Documento de Trabajo R-350. Oficina del Economista Jefe.
Banco Interamericano de Desarrollo. Latin American Research Network. Red de
Centros de Investigación.

Grosh, Margaret; del Ninno, Carlo; Tesiuc, Emil; Ouerghi, Azedine. (2009) “Polí-
ticas de Protección Social Eficaces: Diseño e Implementación para la Protección
y Promoción”. Banco Mundial. Abril 2009.

40

También podría gustarte