Está en la página 1de 5

El Nombre de Dios

Los cabalistas expresan el nombre de Dios con una sola letra llamada iod, así
representada; ; constituye la décima letra hebrea y corresponde igualmente al número
10.

La unidad de este número representa el primer principio el cero y un carácter


jeroglífico que forma el emblema del mundo.

La primera proporción del compás es decir la primera figura geométrica da como


resultado el número 10. Hay que apoyarse necesariamente sobre un punto sin el cual
no se podría actuar, si se prolongara este punto se trazaría una línea, prolongándola
crearía una superficie, y recorriéndola se obtendría un cuerpo que tendría la misma
forma que el cero. El punto del centro forma la unidad que da el número 1, el valor de
estas dos cifras da 10, símbolo de Dios y del universo.

Desde un punto hasta el número 1, etc., todo existe; y más allá del número 1 y de la
forma de un punto, empieza el infinito ... Pero antes del infinito, antes del número 1,
Y antes de la forma de un punto, no existe nada.

Consecuentemente, nada es el principio de toda cosa con la que Dios creó todo lo que
existe en el universo.

Los magos representan los tres principales atributos de la divinidad con la letra iod,
repetida tres veces en forma de triángulo encerrado en un círculo.

El primer atributo es el tiempo, símbolo de la eternidad. Es el emblema del Padre


Eterno que se divide en tres partes, a saber: el pasado, el presente y el futuro.

El segundo es el espacio que representa el infinito que se divide en longitud y latitud;


es el símbolo de la cruz del Cristo.
 El tercero es la materia, que se divide y se
subdivide hasta el infinito por el movimiento perpétuo y universal, símbolo del
espíritu eterno, que es el alma del mundo, o el Espíritu Santo.

Todo lo que existe en la naturaleza pasa por este triángulo místico, es decir, que todo
crece, se destruye y se reproduce.

El gran nombre de Dios, adorado por todos los sabios filósofos del universo, es
llamado Jehovah (‫)יהרה‬: este nombre sagrado que es conocido por todos los sabios,
esta compuesto por cuatro letras hebreas.

Los antiguos sabios y los primeros fundadores de las naciones del mundo han escrito
este nombre, cada uno en su lengua, con cuatro letras, y todos estos nombres designan
los diferentes atributos de la Divinidad; corresponden al gran nombre cuaternario, que
preside la tierra- los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos y las cuatro
estaciones que nos representan la cruz.

La primera letra inicial iod, ‫ י‬del nombre de Jehovah ‫יהרה‬, expresa el Padre o la
primera persona, las dos he ‫ ה‬simbolizan las dos naturalezas del Hijo, a la vez agente
y paciente, y la letra vau, que las une representa el Espíritu Santo, el Ronach Élohim,
es decir el espíritu de Dios que ordenó el caos.

Voltaire, hablando de este nombre, dice que "solo en Francia se pronuncia Jehovah y
que debe pronunciarse (ieve); es así como se encuentra escrito en Sanchoniaton. A
partir del nombre de las cuatro vocales i, e, o, u, se formó este nombre sagrado de
Oriente; unos pronuncia- ban teoh, aspirando i'eova, otros yeaou, siempre eran
necesarias cuatro letras, aunque aquí ponemos cinco, por no haber podido explicar
estos cuatro carácteres".

Añade, según el punto de vista de Clemente de Alejandría, "que captando la verdadera


pronunciación de este nombre, se podía dar muerte a un hombre; -Clemente relata un
ejemplo". Y en otro sitio que "los judíos no pronuncian este nombre desde hace mucho
tiempo, era común a los fenícios y a los egípcios. Significaba lo que existe, de ahí
viene probablemente la inscripción de Isis:

"Yo soy todo lo que existe".


Los cabalistas hebreos dicen que Dios comunicó a Moisés la verdadera pronunciación
de su nombre inefable, en el monte Sinaí, junto con todos los principales misterios de
la ley: es entonces cuando este nombre fue ocultado cuidadosamente por Moisés en
los repliegues del forro de los ornamentos sacerdotales.

Según Kircher, solo el gran sacerdote tenia el derecho y el secreto de pronunciarlo


con estos carácteres, una única vez por semana. Otros dicen" que el gran sacerdote lo
profería en el templo una sola vez por año, ello del mes thishri (septiembre)", día de
ayuno y de expiación; era entonces cuando Jehovah era llamado Schem- Hamme-
phorasch , es decir, el nombre bien pronunciado y bien explicado, pero se
recomendaba al pueblo hacer gran ruido mientras se hacia esta ceremonia, con el fin
de que este nombre sagrado solo fuera oído por aquellos que tenían derecho a oírlo,
pues cualquier otro, dicen los judíos, hubiese sido incontinente herido de muerte".

Según los filósofos modernos, el nombre de Jehovah, designa la palabra universal


“Yo yo soy quien soy”. Otros lo llaman el Dios triple y generador, porque todos
los otros nombres divinos proceden de éste, y en él está contenida la esencia de la
divinidad.
 Los adeptos y los cabalistas nos representan el tetra-grama Jehovah así
figurado:

Encierran estos carácteres sagrados en un triángulo o delta, y la descomposición de


este nombre da como resultado otros tres nombres que se dan a las tres personas de la
Santa Trinidad (Ved el talismán del frontispicio).

He aquí las explicaciones de estos carácteres místicos y simbólicos.

La primera letra del triángulo se llama iod ‫ ;י‬es el nombre de Dios de Abraham, que
expresa al Dios viviente; esta letra es atribuida a Dios padre, que es la primera persona
y la primera causa que produce y no es producida, es decir que las otras personas
emanan de él porque es el primer principio de todo lo que existe, y no tiene otro
principio que él mismo.

El segundo nombre está compuesto por dos letras ‫הי‬, que significan iah (Dios); este
es el nombre del Dios de Isaac, es decir el verdadero Dios, atribuido al Hijo, segunda
persona, que ha sido producida y engendrada, cuya facultad es la de producir.

El tercer nombre está compuesto por tres letras ‫ ;רהי‬que significan iaho, que es el
nombre del Dios de Jacob es decir el Dios Santo, atribuido al Espíritu Santo.

Estas tres personas forman el triple triángulo, símbolo de la unión hipostática, que
constituye la unidad y la identidad de la esencia divina, que es comunicada a cada
persona o naturaleza enteramente, es decir que el Espíritu Santo es producido por el
Padre y el Hijo, y no produce, pero él procede en todos los aspectos de las dos
personas.
El cuarto nombre se compone de cuatro letras ‫ ;יהרה‬encierra en sí mismo todos los
misterios de la sabiduría, por esto es por 10 que los cabalistas llaman a este triángulo
místico el sello del Dios viviente, y percíbase de que el número de las letras de la
descomposición de este nombre corresponde al número 10.