Está en la página 1de 52

Por el Maestro

Omraam Mikhaël Aïvanhov

EL GRANO
DE MOSTAZA
1/3

Obras completas – Tomo 4/I


OM-104-01 – 4 conferencias de 12

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española
Obras Completas Tomo 4
EL GRANO DE MOSTAZA 1/3

Relación de 4 conferencias lote 1 de 3


Palabras del Maestro

LA VIDA ETERNA ES QUE TE CONOZCAN A TI


Del 3 de Diciembre de 1938
LA PIEDRA BLANCA
Del 17 DE Diciembre de 1938
QUE EL QUE ESTE EN EL TEJADO ……
Del 7 de Enero de 1939
SI ALGUNO QUIERE VENIR EN POS DE MI…..
Del 14 DE Enero 1939

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española

Consultar OM-00-E-OBRAS COMPLETAS, Para ver donde están todos


PENSAMIENTO DEL MAESTRO
“Cuando Jesús dijo a sus discípulos: “Si tuvierais la fe como
una grano de mostaza, diríais a esta montaña: Muévete de aquí
para allá, y ella se movería.” Es evidente que esta montaña es
simbólica. La montaña representa en este caso las grandes
dificultades de la vida que solo la fe nos permite remover, o sea
resolver. En un año, dos años, diez años, piedra tras piedra,
llegaremos a transportar montañas. Quizás pensareis que es largo
y quisierais que fuera inmediatamente. Entonces, en este caso,
haced como las hormigas que consiguen poco a poco transportar
verdaderas montañas de granos. Proporcionalmente son montañas
para ellas! Sí, pero una hormiga no trabaja sola, son multitudes de
hormigas que trabajan juntas.
En el aislamiento, el egoísmo, nunca podremos transportar
montañas. Si durante el curso de la historia se han realizado
grades cosas, ha sido porque muchos hombres se reunieron para
trabajar juntos. Desplazar montañas, equivale hacer caer en uno
mismo y en el mundo los obstáculos que se oponen a la venida
del Reino de Dios. Esto no será posible mas que si todos los
espiritualistas se unen por la fe y el amor para un gran trabajo de
luz y de paz; obteniendo así tantos resultados que el lazo creado
entre ellos será sumamente poderoso.”

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española
Conferencia del Maestro
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Paris, 3 de Diciembre de 1938

Del Tomo 4:O.C.


El grano de Mostaza
Capítulo I:

"LA VIDA ETERNA ES QUE TE CONOZCAN,


A TI, ÚNICO DIOS VERDADERO..."

"Después de haber hablado así. Jesús levantó los ojos al Cielo,


y dijo: Padre, ¡ha llegado la hora! Glorifica a Tu Hijo, para que Tu
Hijo Te glorifique, porque Tú le has dado poder sobre toda carne,
para que conceda la vida eterna a todos aquéllos que Tú le has dado.
Pues la vida eterna es que Te conozcan, a Ti, único Dios verdadero y
a aquél que Tú has enviado, Jesucristo."

San Juan 17:1 - 3

De todos los religiosos y los espiritualistas que han meditado


sobre estos versículos del Evangelio de San Juan, y en particular sobre
el último, algunos se han preguntado lo que significaba esta extraña
relación entre conocer a Dios y tener la vida eterna. ¿Cómo puede el
conocimiento dar la vida eterna? ¿Qué relación existe entre lo que
aprendemos en la vida de todos los días y la vida que nunca se
acaba?... Otros han pensado que "conocer a Dios", no es sino una
forma de hablar que no esconde nada difícil, que para conocer a Dios
basta con leer obras religiosas, filosóficas, gnósticas, cabalísticas,
alquímicas, en las que se explican sus cualidades, sus poderes, cómo
creó el mundo... que Dios es amor, sabiduría, verdad, justicia, y que
eso basta para comprender este texto.

Sin embargo, eso no explica esta relación entre conocer a Dios y


a su Hijo y tener la vida eterna. Por otra parte, la cuestión del
2

conocimiento tampoco está muy clara. La filosofía y la psicología se


ocupan de ella; la medicina estudia la estructura de las células
nerviosas, sus diferentes funciones y las conexiones que existen entre
los diferentes centros; pero, a pesar de sus descubrimientos, el
conocimiento sigue siendo un misterio.

Toda la vida no es otra cosa que una sucesión de conocimientos.


Buscamos entrar en relación con hombres ricos o sabios, con bonitas
mujeres, pero no sabemos nada de lo que se producirá después como
consecuencia de estos conocimientos. Leemos también cantidad de
libros para obtener conocimientos, y éstos son, a veces, venenos que
transforman la vida en un infierno. ¿Por qué queremos saber y
conocer? Muy a menudo hay un motivo interesado; pensamos ganar
algo, y he ahí que sucede lo contrario. La mosca mira con curiosidad
una tela de araña, quiere saber lo que es, no sospecha que en el centro
de esta red de filamentos aguarda otra criatura muy inteligente y muy
sabia que ha construido la tela; si se aventura en la telaraña, la mosca
conocerá bien a esta criatura, pero lo perderá todo. La artista que ha
construido esta trampa estará encantada, ¡pero se habrá acabado la
mosca! La existencia está llena de telas de araña y de trampas que nos
esperan. No es bueno tocar, sentir, probar cualquier cosa con el
pretexto de conocerla.

Sin duda pensáis que no habéis venido aquí para oír hablar de
arañas y de moscas. Sí, pero debéis comprender que es peligroso para
vosotros dejaros influenciar por esta filosofía contemporánea que
aconseja ir por todas partes, probarlo todo. Eso está muy bien, pero
después ya no seréis capaces de trabajar y de aprovechar las
bendiciones de la vida; lo habréis perdido todo. Muchas personas
están persuadidas de que les bastará con sentar la cabeza cuando
llegue la vejez: que pueden divertirse, hacer toda clase de experiencias
perjudiciales por las que sienten curiosidad, y esperarán a los 75 años
para empezar por fin a pensar en el Evangelio, en Cristo, y hasta irán a
la iglesia a encender un cirio y a rezar: "Dios mío, perdóname mis
pecados". Habiendo comprado así al Señor con un cirio, estarán
seguras de poder morir tranquilas. ¡Pero cuántas veces aquéllos que
actúan de esta manera tendrán que volver a la Tierra para aprender que
debemos preservar, desde la infancia, todas las fuerzas, todas las
3

cualidades que llevamos dentro de nosotros, para utilizarlas


plenamente en el transcurso de la vida!

Los conocimientos que habéis adquirido hasta hoy, ¿acaso os


han aportado los bienes que buscabais? Los seres con los que os
habéis encontrado, ¿acaso os han hecho felices? No lo creo. Para
saborear la verdadera felicidad, la vida eterna, hacen falta otros
conocimientos. "La vida eterna, dice Jesús, es que Te conozcan, a Ti,
único Dios verdadero, y a Tu enviado, Jesucristo."

Os diré ahora unas palabras sobre el conocimiento. En el Génesis


está escrito que en el jardín del Edén crecían dos árboles: el Árbol de
la Vida y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal . En otro
pasaje leemos que Adán, habiendo conocido a Eva, tuvo un hijo: Caín.
Adán conoció una vez más a Eva, y nació un segundo hijo; Abel Esta
palabra "conocer" esconde numerosos significados.

¿Cómo conocemos las cosas? Mirad el niño pequeñito: quiere


conocer el mundo y, para eso, lo toca, lo prueba; se lleva a la boca
todo lo que le cae entre manos. También aprendemos a conocer con
los oídos, la nariz, los ojos... Ya os hablé del órgano de Corti, que está
constituido por cilios vibrátiles de diferentes longitudes. Cada sonido,
según su naturaleza e intensidad, hace vibrar unos cilios determinados,
y así es cómo oímos. Así pues, para poder conocer las cosas es preciso
que algunos elementos en nosotros vibren en acuerdo, en armonía con
aquello que queremos conocer. Si no estamos perfectamente
preparados, es decir, si nuestro corazón, nuestro intelecto, no se
encuentran en un cierto estado, aptos para responder a las vibraciones
interiores y exteriores, no hay posibilidad de conocimiento.
Pretendemos querer conocer a los seres invisibles, muy
evolucionados, pero eso es imposible mientras no sepamos responder
a las vibraciones que ellos producen. Al contrario, si nuestro
pensamiento sabe vibrar en armonía con estos seres, los conoceremos
inmediatamente. Si dos pianos están perfectamente afinados y
sintonizados, cuando damos una nota en uno de ellos, la misma nota
resuena en el otro piano. Lo que responde a la nota que hemos dado,
eso es el conocimiento Si no sabemos vibrar en sintonía, no podemos
conocer.
4

Para que haya conocimiento, son necesarios dos elementos: uno


activo, positivo, y el otro pasivo, negativo. Es decir, uno masculino y
el otro femenino; y estos dos elementos deben juntarse para
penetrarse. La vida está construida así. Para conocer una cosa es
necesario, pues, que ésta penetre en nosotros. Si queremos conocerla
con el gusto, debemos cogerla e introducirla en nuestra boca. Si
queremos olerla, absorbemos a través de la nariz las partículas que se
desprenden de ella. Si queremos conocerla a través del oído, es
preciso que las ondas sonoras entren en el canal auditivo, etc... Si
queremos conocer al Espíritu cósmico, debemos primero dejarle
penetrar en nosotros; si no le dejamos entrar nos prohibimos
conocerle.

"Pues la vida eterna es que Te conozcan, a Ti, único Dios


verdadero, y a aquél que Tú has enviado. Jesucristo." Según la
Cábala, el nombre de Dios tiene cuatro letras y se escribe ‫ ה‬,‫ ו‬,‫ ה‬,‫י‬.
Iod, Hé, Vau, Hé. Las cuatro letras del nombre de Dios corresponden
a los cuatro principios que actúan en el hombre: espíritu, alma,
intelecto y corazón, lod (‫ )י‬es el principio masculino creador, la fuerza
santa primordial que está en el origen de todos los movimientos, el
espíritu. La segunda letra, Hé (‫ )ה‬representa el principio femenino, el
alma, que absorbe, conserva, protege y permite al principio creador
trabajar en ella. La tercera letra, Vau (‫ )ו‬representa el hijo, que nace de
la unión de los dos primeros principios masculino y femenino, el
padre y la madre. (El hebreo se lee de derecha a izquierda).

Es el primer hijo de esta unión y se manifiesta también como


principio activo, pero a otro nivel. El hijo es el intelecto, que camina
siguiendo la estela de Iod (‫)י‬, el padre, el espíritu, y podéis observar,
por otra parte, que Vau (‫ )ו‬es una prolongación de Iod. La letra
siguiente, Hé (‫)ה‬, es idéntica a la segunda que, ya os lo dije, es el
alma, la madre. Representa el corazón, la hija, que es la repetición de
la madre." Las cuatro letras del nombre de Dios representan, pues: el
espíritu (el padre), el alma (la madre), el intelecto (el hijo), y el
corazón (la hija).

Si el espíritu domina en vosotros, sois como el padre; pero si es


5

el alma, vuestras cualidades son las de la madre. Si es el intelecto el


que tiene la preponderancia, sois como el hijo, y si es vuestro corazón,
sois semejantes a la hija. Volvemos a encontrar estos cuatro principios
en el rostro, porque el rostro del hombre está construido a imagen del
rostro de Dios. Los ojos representan Iod, el espíritu, y las orejas, Hé,
el alma. La nariz representa Vau, el intelecto, y la boca, la segunda
Hé, el corazón.

En resumen, hay, pues, cuatro fuerzas que están en


correspondencia:

‫ י‬Iod, el espíritu, corresponde a los ojos.


‫ ה‬Hé, el alma, corresponde a las orejas,
‫ ו‬Vau, el intelecto, corresponde a la nariz,
‫ ה‬Hé, el corazón, corresponde a la boca.
* El nombre de Dios es, pues, considerado por la Cábala como un esquema de la célula familiar. En
cuanto a la interpretación dada para el Vau y la segunda Hé (la semejanza entre el hijo y el padre y la hija
y la madre), se encuentra bastante curiosamente confirmada, y casi en los mismos términos, por los
estudios de Jung sobre "la intensidad del parentesco". En "El hombre descubriendo su alma". Jung da
cuenta de las investigaciones que ha realizado, mediante tests inspirados en el método de asociación, para
determinar el grado de parecido entre los miembros de una misma familia. Dice: "Entre el padre y el hijo,
la diferencia es de 3,1... la semejanza estrecha entre los hijos y el padre es un hecho primordial: el hijo ha
pasado por ser, en todo tiempo, como un renacimiento del padre... Entre la madre y las hijas, la diferencia
es de 3, lo que constituye la más débil diferencia constatada; las hijas son una repetición de su madre".
(Nota del editor).

Estas cuatro fuerzas representan, pues, los cuatro sentidos: la


vista, el oído, el olfato y el gusto. El quinto sentido es el tacto, las
manos con las que trabajamos. A las cuatro letras del nombre de Dios
se añade, pues, una quinta letra, schin ‫ש‬, que encontramos en medio
del nombre de Jesús, Iéschoua ‫ה ו ש ה י‬, y que es el símbolo de la
formación, de la encarnación de Dios en la materia. A través de
Jesús, el espíritu, el alma, el intelecto y el corazón de Dios se
encaman en el plano físico para ser visibles y tangibles. Es el Verbo
que se hizo carne. Jesús es la encarnación de Dios en la materia; él es
quien da a los cuatro principios divinos la posibilidad de
manifestarse. Por eso Jesús es representado también por los cinco
dedos de la mano, las cinco virtudes: el amor, la sabiduría, la verdad,
la justicia y la bondad, puestas sobre los brazos del pentagrama, que
es el símbolo del hombre perfecto.
6

Jesús es el hijo de Dios descendido


a la Tierra para mostrarnos cómo
debemos actuar. Si nos quedamos
solamente con el espíritu, el alma, el
intelecto y el corazón, sin manifestarlos
en el plano físico, no conoceremos al
Señor. Quizá le conozcamos cuando nos
vayamos al otro mundo, pero ya será
demasiado tarde, y no nos servirá de
nada. Es aquí donde debemos conocerlo
para saborear la vida eterna. Tenemos un espíritu, un alma, un
intelecto y un corazón, pero eso no basta: es preciso también
manifestar sus cualidades a través del cuerpo físico.

Es Jesús quien se manifiesta con la acción, las manos. Decía:


"Mi Padre trabaja, y yo también trabajo." Es decir: mi Padre
trabaja por todas partes en los cerebros, los corazones, las almas, los
espíritus, y yo también trabajo entre los hombres, aquí, en la materia,
con mis manos. Diréis: "Si, pero Jesús dijo en otra parte: "Que tu
mano izquierda no sepa lo que hace la mano derecha"
Simbólicamente, en efecto, la mano izquierda representa el lado
negativo. Cuando Jesús decía que la mano derecha debe actuar sin
que lo sepa la mano izquierda, no hablaba de la mano física. Tenemos
en nosotros dos naturalezas: la naturaleza inferior y la naturaleza
superior, divina, y Jesús quería decir que cuando la naturaleza
superior en nosotros (la mano derecha) hace proyectos, la naturaleza
inferior (la mano izquierda) no debe saberlo, porque, si no, se
levantará y nos impedirá realizarlos. Cuando tengáis buenos
proyectos, no habléis de ellos a todo el mundo, porque, si no, no los
realizaréis; porque la naturaleza inferior habrá escuchado y tomado
precauciones para impedir la realización de estos proyectos. En el
momento de actuar sentiréis un descontento, o bien una vocecita que
os cuchicheará que no vale la pena darse prisa, que disponéis de todo
el tiempo... Y así no haréis nada. La naturaleza inferior escucha
siempre cuando habláis de vuestros proyectos, de vuestras promesas e
intenciones. Así es como hay que interpretar lo de que vuestra mano
izquierda debe ignorar lo que hace vuestra mano derecha.
7

El hombre ha hecho de la vida eterna una cuestión tan abstracta


que no se da cuenta de que tiene a su disposición todos los elementos
para poder vivirla: los ojos, las orejas, la nariz, la boca, las manos.
Las manos para hacer el bien; la boca para pronunciar palabras que
consuelen y serenen; la nariz para aprender y distinguir lo que es útil
o inútil, bueno o malo para él; las orejas para escuchar la sabiduría y
la armonía; los ojos para contemplar la luz y la belleza de la
naturaleza, para mirar de forma que puedan iluminar e inspirar a los
seres. Cuanta más consideración tengáis para con vuestros cinco
sentidos, más atención prestaréis a la manera en que os servís de
ellos, y más os acercaréis al conocimiento de las cosas supremas, que
ningún libro, ningún filósofo os pueda revelar jamás. La revelación
viene de dentro de vosotros mismos, no os engaña jamás, y es el
resultado del uso correcto de vuestros cinco sentidos.

Si sabéis educar vuestros cinco sentidos conoceréis sin ningún


error. Simplemente, al cruzaros con alguien en la calle, vuestros ojos
os contarán lo que es. Por las vibraciones de su voz sentiréis si puede
armonizarse con vosotros. Al estrechar su mano, sabréis si podéis, o
no, contar con él. Porque las manos son, también, un resumen del ser
entero. Las manos tienen todos los órganos, tienen un estómago, unos
pulmones, un corazón, un cerebro. Los anatomistas, claro, estarán
escandalizados de mis palabras. Un día estudiaremos lo sensibles que
son las manos y lo maravillosamente preparadas que están. Hasta
ahora, no las conocéis y no sabéis utilizarlas. Las manos son
extremadamente sensibles y a menudo debéis preguntarles cosas. A
veces os previenen, de qué vais a caer enfermos, pero no les prestáis
atención, no notáis que las puntas de vuestros dedos están en un
estado especial. Sin embargo, deberíais sentir que vuestras corrientes
han cambiado... Con las manos podéis también conectaros con el
mundo invisible, enviar buenos pensamientos, disgregar las malas
corrientes, pero no sabéis serviros de ellas de esta manera. Existe una
vasta ciencia sobre las manos que todavía no se puede revelar a todo
el mundo.

"La vida eterna, es que Te conozcan, a Ti, único Dios


verdadero..."
8

La vida eterna es llegar a realizar una conexión: abrir nuestro


espíritu, nuestra alma, nuestro intelecto, nuestro corazón y nuestra
voluntad a todas las virtudes del Nombre de Dios y de Su Hijo Jesús.
Seremos entonces alimentados por una fuente inagotable, por una
central de fuerzas, como la lámpara eléctrica es alimentada por un
generador de energía. Abramos, pues, nuestro corazón con la
pureza... Abramos nuestro intelecto con la luz... Abramos nuestra
alma con el amor espiritual... ¡Y cumplamos la voluntad de nuestro
Señor, Cristo!"
“Sobre el Nombre de Dios, ver también en la conferencia sobre el "Padrenuestro" (tomo 9), el
comentario de la frase; "¡Santificado sea Tu Nombre!".

En otra conferencia: "El tiempo y la eternidad" (tomo 8), el Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov ha
explicado mucho más en detalle lo que es para el hombre vivir la vida eterna. Dice en particular: "Si el hombre
se conecta con la Fuente, ya no está separado del Todo, y la vida eterna empieza a circular en él". La vida eterna
es una calidad de vida, un grado de vida especial. Mientras que la vida en el tiempo, pasajera, inestable, fugitiva
y desgajada, es una partícula que apenas contiene algunas energías, como la cola cortada de un lagarto, que se
mueve aun durante unos momentos, pero que va a detenerse, porque está separada del cuerpo...
Cuando os conectáis con la inmensidad, con aquello que no tiene ni principio ni fin, vuestra conciencia se
ensancha, se vuelve luminosa, vibra de otra manera, y la vida nueva circula en vosotros, la vida de la eternidad.
Diréis: "Pero la eternidad es algo que debe durar infinitamente..." No, no obligatoriamente: cada momento puede
ser una eternidad: aunque no viváis eternamente, vivís la vida eterna. No podéis agotar la eternidad, ni en el
pasado, ni en el futuro, pero vivís en el presente, y cada momento de este presente puede convertirse en
eternidad..”.

No es con nuestro intelecto y sus construcciones artificiales


como podemos conocer a Dios y a Cristo, sino purificando todas
nuestras facultades. Diréis: "Pero, ¿cómo purificarlas?" Observad
cómo se purifica el agua en la naturaleza y constataréis que hay dos
procesos posibles. Con el primero, el agua penetra en el suelo, cuyas
diferentes capas atraviesa, y va dejando, a su paso, sus impurezas. Así
es como, poco a poco, se vuelve clara, hasta que brota en otra parte
como agua de manantial. Con el segundo proceso, el agua se calienta
a los rayos del Sol, se vuelve ligera, se eleva en la atmósfera bajo
forma de vapor y se alegra en la claridad; se purifica con la misma
evaporación y cae después sobre la tierra como roclo o lluvia
aportando la vida a la vegetación. Para los hombres existen también
dos medios de purificación. Aquéllos que no quieren purificarse con
los rayos de Sol, deberán descender bajo tierra, simbólicamente,
pasar a través de lugares oscuros, de sufrimientos, y sufrir fuertes
presiones. Pero los discípulos escogen el segundo método: se exponen
9

a los rayos del sol espiritual y suben para absorber los elementos más
luminosos que van a purificarles.

Ningún libro puede enseñarnos unas verdades más esenciales


que los Evangelios. Respondéis: "Los hemos leído y no hemos
encontrado nada en ellos. Por eso buscamos ahora en las enseñanzas
chinas, hindúes, japonesas, musulmanas..." Bueno, ¡pero es
simplemente porque no habéis comprendido nada de la
inconmensurable sabiduría que se encuentra en tos Evangelios,
escritos para vosotros, por lo que vais a buscar la luz en las
enseñanzas que no os están destinadas! Sí, ya lo sé, estáis hartos de
los textos conocidos, tenéis ganas de cambiar un poco de alimento.
Pero es peligroso ir a buscarlo en las enseñanzas que no
comprendéis, que no están hechas para vuestra estructura, para
vuestra mentalidad. Lo que es para vosotros es la enseñanza de
Cristo. No la habéis leído seriamente, ni meditado Buscáis algo, es
cierto, pero ¿con qué finalidad? Muy a menudo, la gente sigue una
enseñanza oriental para glorificarse ante los demás o hasta,
simplemente, para singularizarse. Pero eso no sirve de nada, y
prueba, simplemente, que os gustan las extravagancias y no la simple
verdad. Abandonan a Cristo, pero ¿para escuchar a quién?
Conectaos con el principio divino, con Cristo, para vivir la vida de Cristo, para transformar
vuestra conciencia personal, limitada y puramente humana, en una conciencia ilimitada, en una
conciencia universal, en conciencia convertida en conciencia de eternidad. Por eso os digo: "Cuando
vengáis aquí, no penséis más en el tiempo, ni en las preocupaciones, ni en las tristezas.., Olvidaos
incluso de vuestras imperfecciones y de vuestras lagunas, ocupaos del centro, ocupaos del principio
divino que hay en vosotros, y vivid la vida de la eternidad, sumergíos en la vida eterna." Podéis
vivir la vida eterna puesto que no es cuestión de tiempo, puesto que no es necesario vivir miles de
millones de artos para vivir en la eternidad. Por otra parte, aunque viviésemos miles de millones de
años, eso no sería aún la eternidad. La eternidad es un estado de conciencia, no es una duración de
tiempo...
La vida eterna es una calidad de vida, una intensidad de vida, y, si llegamos a vivir esta
intensidad de vida aunque sea por una fracción de segundo, entramos en la eternidad." (Nota del
editor).

Reflexionad en estas pocas palabras que hoy acabo de deciros.


Leed el Nombre de Dios y el Nombre de Jesús con los cinco sentidos.
Aprended a trabajar con vuestros cinco sentidos y veréis que estas
palabras de Jesús se volverán cada vez más claras y accesibles: "La
vida eterna es que Te conozcan, a Ti, único Dios verdadero, y a aquél
que Tú has enviado, Jesucristo." Conocer a Dios no es otra cosa para
10

el hombre que poder vibrar al unísono con Él, en perfecta sintonía,


con nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestros actos...
Y, puesto que Dios es eterno, el hombre se volverá eterno como Él.
Este conocimiento se convierte en la vida eterna, en el estado de
conciencia más elevado

Así es cómo nos instruye el verdadero saber iniciático sobre este


tema esencial.

Señor, amo Tu sabiduría, creo en Tu amor, confío en Tu poder.

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española

Consultar OM-00-E-OBRAS COMPLETAS


Para ver donde están todos
Conferencia del Maestro
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
París, 17 de Diciembre de 1938

Del Tomo 4:O.C.


El grano de Mostaza
Capítulo II:

LA PIEDRA BLANCA
Los Talismanes

"Escribe al Ángel de la Iglesia de Pérgamo: Esto es lo que dice


Aquél que tiene la espada afilada de dos filos:

Sé bien donde tú moras; sé que ahí está el trono de Satanás. Tú


mantienes mi nombre y no has renegado mi fe, ni siquiera en los
días de Antipas, mi testigo fiel, que fue martirizado por vosotros,
donde Satanás mora. Pero tengo algo contra ti. Y es que tienes
contigo seguidores de la doctrina de Balaam, que enseñan a Balac,
poniendo escándalo a los hijos de Israel, para que coman carne
sacrificada a los ídolos y forniquen. También tienes tú, igualmente,
a gente que sigue la doctrina de los Nicolaítas. Arrepiéntete, pues,
porque, si no. vendré presto a ti y les combatiré con la espada de mi
boca.
Que el que tenga oídos oiga lo que el Espíritu dice a las
Iglesias: Al que venciere, le daré el maná escondido, y le daré una
piedra blanca, y sobre esta piedra está inscrito un nombre nuevo
que nadie conoce, sino aquél que lo recibe."

Apocalipsis 2: 12-17

En una conferencia precedente, acordaos, os leí el comienzo del


Apocalipsis, así como las palabras que el Espíritu dirige a las dos
primeras Iglesias, Éfeso y Esmirna, e interpreté estas palabras
utilizando los signos del zodíaco: los dos ejes Aries-Libra y Tauro-
Escorpio.
2

En lo que concierne al pasaje que acabo de leeros, las palabras


que el Espíritu dirige a la Iglesia de Pérgamo, sólo me detendré en los
últimos versículos: "Al que venciere, le daré el maná escondido, y le
daré una piedra blanca, y sobre esta piedra está inscrito un nombre
nuevo que nadie conoce, sino aquél que lo recibe." Me detendré en
este pasaje porque trata de la cuestión de los talismanes. Si, esta piedra
blanca sobre la que estaba inscrito un nombre es un talismán, un
pentáculo.

En nuestra época, los hombres han perdido tanto el sentido de lo


sagrado que encontramos talismanes hasta en los mercados y las
ferias, donde os venden baratijas de diferentes colores con los signos
del zodíaco asegurándoos que se trata de verdaderos talismanes que
podrán protegeros, daros éxito y poneros en relación con los poderes
cósmicos. Algunos libros dan numerosas explicaciones sobre las
conexiones que existen entre las piedras y los nombres. Según vuestra
fecha de nacimiento, indican también en qué lugar del cuerpo debéis
llevar la piedra que os conviene. A la mayoría de la gente le gusta
llevar piedras: topacios, zafiros, esmeraldas, etc... No siempre es por
coquetería o por vanidad, sino porque, instintivamente, sienten las
vibraciones que emanan de las piedras preciosas, ya que éstas poseen
fuerzas que el alma percibe y absorbe.

En el texto que os he leído, San Juan habla de una piedra blanca


sobre la que está inscrito un nombre nuevo que nadie conoce, sino
aquél que lo recibe; lo que significa que sobre esta piedra están
inscritos unos signos, unos caracteres, semejantes a los que están
inscritos en los talismanes, los pentáculos. En realidad, un pentáculo y
un talismán no son exactamente lo mismo. Un pentáculo es una
imagen grabada en el metal, o en la piedra, o bien dibujada en un
pergamino, o bordada en una tela, sobre la que están inscritas unas
letras. Un talismán es un objeto (piedra, flor, insecto, anillo, brazalete)
portador de una fuerza con la que ha sido impregnado por la
naturaleza misma o por un ser muy poderoso en el mundo psíquico.
Muchos objetos de la vida pueden ser talismanes. Los encontramos en
el reino vegetal, en el reino animal e incluso en el de los hombres. Los
buscan en todas partes en los otros dominios, pero no se han dado
cuenta de que existen también en el reino humano, pudiendo algunos
3

perjudicarnos y otros protegernos.

El que prepara un talismán debe conocer las leyes de


correspondencia entre los objetos físicos y los astros, las fuerzas y los
seres invisibles. El mago prepara un objeto que, gracias a los metales
con los que está formado, a los signos y a los caracteres que lleva,
puede absorber y retener fuerzas. Lo pone en conexión con entidades
invisibles para que se convierta en una fuente de influencias, buenas o
malas, armoniosas o desarmoniosas. Pero el mago blanco sólo prepara
talismanes susceptibles de producir las mejores influencias. El trabajo
del mago es, en realidad, idéntico al de la Naturaleza, que llena las
piedras, las plantas, los animales y hasta a los hombres, con una
esencia particular susceptible de ser extraída. Sí, podemos utilizar la
presencia de las energías naturales en todas las cosas, pero debemos
conocer las leyes y no servirnos nunca de estas energías para nuestro
interés personal.

La palabra talismán viene del griego "telesma". Telesma es el


término empleado por Hermes Trismegisto cuando habla de "la fuerza
fuerte de todas las fuerzas", de la que dice; "el Sol es su padre, la Luna
es su madre, el viento la ha llevado a su seno y la Tierra es su
nodriza"2. Algunos llaman a esta fuerza "prana", "electricidad", "luz
astral", etc... Se encuentran multitud de apelaciones. Pero "telesma",
es la fuerza que viene del Sol, que penetra en los objetos y que puede
ser conservada e irradiada por éstos.

Uno de los pentáculos es "el cuadrado mágico". Es un disco de


metal sobre el que está grabada una rejilla, y en cada casilla de esta
rejilla está inscrito un número. Los Iniciados han comprendido que
cada planeta está en correspondencia con un pentáculo construido de
esta manera, para el que conocen el número exacto de divisiones y los
signos a grabar. Para Saturno, por ejemplo, hacen falta 3 divisiones,
para Júpiter 4, para Marte 5, 6 para el Sol, 7 para Venus, 8 para
Mercurio, y 9 para la Luna.

Para cada planeta, el pentáculo debe ser grabado sobre el metal


que te corresponde y llevar al dorso una imagen que esté en relación
con el planeta.
4

Cuadrado mágico del Sol


-111-3-

Pero, si queremos poseer un


talismán, debemos informarnos sobre la
persona que lo ha preparado Ésta debe ser
pura, honesta, justa, iluminada, porque, si
no, no puede introducir en el metal las
fuerzas que son necesarias, ni atraer a él
las influencias superiores.

Si esta tarde os hablo de los talismanes y de los pentáculos es


porque me han escrito de un país extranjero para pedirme que
preparase un talismán que iban a pagarme muy caro. ¿Por qué me
piden eso? Porque se encuentran en una mala situación y quieren salir
de ella y tener éxito sin tener que hacer ningún esfuerzo. ¿Tenéis
curiosidad por saber lo que he respondido a esta petición?... Sabed
solamente que me he negado a preparar este talismán.

Se cuenta que Salomón sabía muchas cosas a este respecto y que


conjuraba a los espíritus con ayuda de talismanes, obligándoles
incluso a echarse al mar para traerle del fondo de las aguas piedras
preciosas y corales que él utilizaba para sus operaciones mágicas. Sí,
pero Salomón sabía cómo proceder con estos espíritus. Mientras que
la mayoría de aquéllos que preparan talismanes ignoran la mayor
parte de las veces una cosa capital. Hacen todo lo que hace falta,
llaman a los seres invisibles, porque entre éstos los hay que son
servidores y vienen para hacer lo que se les manda. Pero no saben
que, después, estos seres invisibles reclaman un pago; no les importa
servir, pero quieren ser remunerados. Les convocan, es perfecto, y se
convierten en servidores, pero quieren ser alimentados. ¿Acaso
tenemos suficientes alimentos para satisfacerlos? Y si al cabo de un
año han tomado todos nuestros recursos, ¿qué nos resta a hacer?

¿Cuál es la situación del que prepara un talismán? Imaginaos


un rey violento y ambicioso que quiere tener un gran ejército para
luchar contra sus enemigos y que, para eso, contrata mercenarios.
5

Estos mercenarios no están verdaderamente ligados al rey al que


sirven, porque son extranjeros que no sienten afecto por él.
Únicamente les mueve el interés; pero sienten que el dinero que
reciben les obliga a estar sometidos a un ser sin virtud y. a causa de
ello, llevan dentro un resentimiento contra el rey. Así pues, cuando el
rey emprende una expedición contra un país lejano, los mercenarios,
que ya está hartos de hacer grandes esfuerzos por un soberano al que
no aman, le abandonan, le dejan solo, y el rey no comprende por qué
su ejército ya no le protege Si este rey no hubiese tenido un ejército de
mercenarios, sino de súbditos vinculados a su persona por el amor y
el respeto, habría sido defendido con un ardor y una fidelidad
extraordinarios.

¿Por qué creéis que la gente quiere talismanes? La mayoría de


las veces para tener éxitos, para dominar y, entonces, se parecen
mucho a este rey que mantiene un ejército de mercenarios. Para
preparar el talismán utilizan la violencia, obligando de esta manera a
seres del mundo invisible a servirles. Casi siempre, en el fondo de este
deseo de poseer un talismán están la ambición y la pereza. Quieren
triunfar, o protegerse, y se dicen; "Cuando posea un talismán podré
dormir tranquilo, otros velarán en mi lugar". Así es como tratan de
obtener lo que desean sin hacer ningún esfuerzo Dejan de trabajar, de
estudiar, de reflexionar, de meditar, de rezar, descansando
enteramente en el poder del talismán. Naturalmente hay excepciones,
pero, en general, los hombres que preparan talismanes buscan la
protección de algo exterior; contratan mercenarios sin desarrollar en
ellos las virtudes que son sus verdaderas protectoras.

Algunos se preguntan por qué talismanes, que al principio eran


poderosos, eficaces, pierden sus poderes pasado un cierto tiempo.
Admitamos que alguien haya preparado un talismán para ser
apoyado en una empresa honesta, espiritual. Constata que el talismán
le aporta buenas inspiraciones, que aumenta su fe, su esperanza, su
ardor. Mientras continúa viviendo con los mismos deseos de bondad,
de pureza y de espiritualidad, difunde a su alrededor un alimento sutil
que alimenta a los seres invisibles atraídos, llamados y
comprometidos en la construcción del talismán. Al comer este
alimento, estos seres están satisfechos y continúan sirviendo al
propietario del talismán. Pero si éste, olvidando sus buenos
6

proyectos, orienta de forma diferente sus pensamientos y sus


sentimientos, cesa de alimentar a los seres invisibles que le servían y
éstos se alejan de él. Constata, entonces que este talismán que antes
actuaba tan bien ahora es ineficaz. La razón de ello es que ya no
alimenta a los seres espirituales que estaban conectados con el
talismán con sus pensamientos elevados y su pureza. Cuando estos
seres abandonan el talismán, éste muere. Por otra parte, eso se
produce también con piedras, con objetos, que al principio estaban
vivos y que ahora están muertos. Los egipcios tenían muchos
conocimientos concernientes al alimento que debían dar a los espíritus
vinculados a los talismanes. Cuando ponían talismanes en los templos
o en las tumbas, los acompañaban con alimentos especiales. De esta
manera, los talismanes, que podían alimentarse, no perdían su poder.

Pero si nos imaginamos que podemos contar con un talismán y


continuar viviendo de cualquier manera, nos equivocamos. En estas
condiciones el talismán no puede ayudarnos. Conozco a ciertas
personas que prepararon talismanes con la esperanza de llegar a ser
ricos o poderosos y que siguieron siendo pobres y débiles como antes,
aunque habían escogido exactamente la hora propicia y pronunciado
las fórmulas indicadas. ¿Por qué? Porque el valor de un talismán
depende de muchas otras cosas. Mirad lo que dice el texto del
Apocalipsis que os he leído: "Al que venciere, le daré una piedra
blanca." Se la darán, es cierto, pero después de que haya vencido algo
en sí mismo. Antes de tener talismanes, pentáculos, hay que poseer
otra cosa. El Espíritu no dice que recibiremos primero el maná y la
piedra blanca y que después venceremos, sino lo inverso. Debemos,
ante todo, adquirir las virtudes y las cualidades necesarias y lograr,
gracias a ellas, grandes victorias; solamente después el Cielo le dará al
vencedor pentáculos y talismanes de un poder, y de una belleza
inimaginable. Pero estos pentáculos y estos talismanes no son objetos
materiales.

Existen toda clase de formas de considerar esta cuestión de los


talismanes. Suponed que queráis proteger vuestra casa contra las
serpientes y que, con esta intención, ponéis en el umbral de la puerta
una figura mágica. Si ésta es eficaz, las serpientes no entrarán. Pero
existe otro medio de protección, y es utilizar un talismán natural, las
hormigas, por ejemplo; las hormigas pueden preservaros de las
7

serpientes mucho mejor que cualquier otra cosa, y también el ajo.


¿Queréis preservar vuestro rebaño de ovejas? Poned un perro; éste se
convierte entonces en un talismán, porque, cuando el lobo se acerca,
desde muy lejos se dice; "Ahí está el talismán, no puedo entrar ahí".
Os quejáis de que vuestra casa está invadida por los ratones. Os
aconsejo un talismán extraordinario: ¡un gato! Con eso bastará.
Todavía hay otros muchos talismanes en la vida. ¿Pensáis que
bromeo'' En absoluto.

Y nosotros también somos todos talismanes y pentáculos. Por


ejemplo, contratan a una persona en un almacén como empleado, y,
desde entonces, los negocios van de capa caída, los clientes son cada
vez más escasos, etc. Este empleado es, pues, como un pentáculo
maléfico. Por todas partes, en las familias, las empresas o los
gobiernos, puede haber pentáculos que destruyen aquello que tenían la
tarea de construir. Al contrario, hay personas que, cuando llegan a
alguna parte, traen la prosperidad, el éxito. Como en todos los demás
dominios, entre los hombres hay talismanes portadores de felicidad y
otros portadores de desgracia. Yo siento perfectamente qué pentáculo
representa el hombre que se me acerca. Los signos, las imágenes, los
números, están grabados por todas partes en su rostro, sus manos, su
cuerpo entero. Además, habéis podido observar que cuando el hombre
está de pie, con los brazos extendidos y las piernas separadas, forma
una figura geométrica y mágica: el pentagrama.

Cada ser prepara su pentagrama en el seno de su madre, durante


la gestación, en función del conjunto de conocimientos, de
capacidades y de virtudes que ha adquirido en sus encarnaciones
anteriores. Si ignora qué materia debe escoger y bajo qué influencias
se preparan sus órganos, se construirá un pentáculo más o menos
deformado, y cuando este pentáculo, una vez nacido, circule por la
vida, entre en la casa de los demás, o pase por la calle, es posible que
todo el mundo diga: "¡Qué repugnante, no puedo mirarle!" Producirá
en los demás una impresión de asco. Los pentáculos se hacen para
mirarlos, porque su sola vista debe producir en el hombre un efecto
benéfico, dilatarle, inspirarle. Si tenéis ante vosotros a un hombre
excelente, a una bonita mujer, ¿por qué os gusta mirarles? Porque
son pentáculos que llevan signos magníficos que producen en
vosotros los mejores efectos. Todos desean contemplarlos, y hasta
8

algunos quieren tenerlos en sus casas para que les den felicidad. Esto
está bien, pero, si no saben conservar sus cualidades y su poder, en
vez de ser inspirados por ellos, corren hacia las peores desgracias.

Muy pocos saben conservar a su marido - o a su mujer -, a sus


hijos, a sus amigos, que son todos pentáculos preciosos para ellos.
Los descuidan, o bien piensan negativamente sobre ellos, o les dicen
palabras duras. Si queréis que un talismán vivo conserve su poder,
nunca penséis cosas negativas sobre él. Si no respetáis esta regla,
perderá su influencia superior. Cuando descubráis un pentáculo que
os haga bien, debéis preservarlo como a la niña de vuestros ojos,
como a vuestra alma. Esto todavía no lo habéis comprendido. Tenéis
un marido, es un pentáculo que puede hacer milagros para vosotros y
debéis alimentarlo con todo lo bueno que emana de vuestro corazón.
Si le enviáis malas miradas de ira, de odio, de celos, perderá sus
virtudes, y ya no os protegerá. Destruirá incluso vuestra felicidad y
vuestra paz... Tenéis una mujer, debéis conservarla con el mayor
cuidado, porque ella puede inspiraros, protegeros, iluminaros. Si
sospecháis de ella, si sois malos con ella, perderá su poder milagroso
y se transformará en un talismán que actúa contra vosotros. Y si
permitís que otro se apodere de vuestro pentáculo, éste pierde
también su fuerza maravillosa.

Todos los hombres pueden ser clasificados en función de los


siete planetas; éstos les dan sus caracteres particulares: cada hombre
es como un talismán que tiene la influencia predominante de un
planeta.

El talismán de la Luna os hace entrar en otro mundo lleno de


imaginación y de fantasía, en el que tenéis sueños espléndidos que se
parecen a los Cuentos de las Mil y una Noches, pero, a veces también,
pesadillas atroces, porque la Luna es cambiante y caprichosa: llora,
ríe, y nunca se sabe de qué humor va a estar en el momento siguiente.

Junto a los talismanes de Mercurio debéis ser prudentes, porque


les gusta mucho llevarse lo que hay en vuestras cajas, vuestros
cajones o vuestros bolsillos. Son gente muy capaz, y entre ellos hay
también muchos sabios que han descubierto cómo se puede viajar
rápidamente a través del mundo o transmitir las noticias. En ellos, la
9

lengua se agita con una gran habilidad, sus manos son notablemente
ágiles y mañosas. Poseen el don de transformarse, de imitar todas las
actitudes.

Junto a los talismanes de Venus nos sentimos bien dispuestos,


porque son muy atractivos. Hasta los ancianos son atraídos por ellos;
en su presencia, sus ojos brillan, se sienten calentados. Sucede a
veces que, al estar en contacto con ellos, se vuelven un poco locos y
empiezan a convertirse en el hazmerreír de los demás. Es Venus el
que produce tales efectos.

Junto a los talismanes de Marte os volvéis un poco irritables,


nerviosos, porque desprenden corrientes eléctricas. Os sentís
dispuestos a entrar en guerra para probar si vuestras manos y vuestros
pies funcionan bien. Hasta los más miedosos se muestran audaces
estando en contacto con ellos y se lanzan a aventuras muy arriesgadas.
A veces terminan con lesiones en la cabeza.

Junto a los talismanes de Júpiter nos sentimos protegidos,


gloriosos, como junto a un rey que vela por el mundo entero. Esta
impresión se vuelve a veces tan poderosa que acabamos sintiéndonos
nosotros mismos como enviados venidos del Cielo para salvar al
mundo. Nos tomamos por Napoleón, por Cristo, ¡o hasta por el
Anticristo!

Junto a los talismanes de Saturno experimentáis una sensación


de soledad, como si os hubiesen abandonado. Estáis invadidos por la
tristeza y pensáis que todo el mundo es malo, que van contra vosotros,
dispuestos a traicionaros, y tenéis miedo.

Junto a los talismanes del Sol os sentís bien, calentados, pero de


otra forma que junto a los talismanes de Venus. Los talismanes del Sol
os iluminan, os permiten ver perfectamente el camino. Bajo su
influencia vuestro corazón quiere expresarse y, entonces, cogéis un
violín, una guitarra, un pincel o una pluma para dar libre curso a
vuestra inspiración. Estos talismanes son los mejores.

No quiero decir con eso que la influencia de los demás planetas


sea mala. De hecho, cada planeta posee una influencia que tiene dos
10

caras. La segunda cara de Saturno, por ejemplo, es la sabiduría, la


profundidad, la resistencia. Nadie es tan estable, tan sólido, tan capaz
de soportar los sinsabores y las dificultades de la vida. Un marido se
queja: "Xantipa no era nada en comparación con mi mujer". Es porque
ella es, sin duda, un pentáculo de Marte, y el marido debe trabajar con
ella porque, cuando cambie y muestre su otra cara, verá qué fuerte y
valerosa es; incluso desenfundará la espada para defenderle. (Xantipa, era el
nombre de la mujer de Sócrates).

No hay que quejarse de los pentáculos malos, hay que darles la


vuelta, porque la otra cara es maravillosa Una mujer se queja de su
marido, que es un pentáculo Saturniano, porque es avaro y no le da
nada para sus sombreros, para sus trapitos. Que trabaje sobre él para
cambiarle y constatará que su corazón va a abrirse más. Pero debe
alegrarse, porque los Saturnianos son extremadamente fieles.

No debemos quejarnos nunca de los pentáculos que nos rodean,


sino trabajar sobre ellos y transformarlos. Es verdad que entre
vosotros hay seres que manifiestan la cara mala del pentáculo que los
demás deben soportar. Pero hay que darle la vuelta para que se vea su
otra cara donde hay escrito algo mejor.

Para aprovechar lo que acabo de deciros, debéis comprender


también qué pentáculo, qué talismán representáis vosotros mismos.
Cada uno de vosotros debe tener un pequeño espejo para mirarse en él
cada día, no por coquetería, sino para estudiarse, para observarse.
Miraos en un espejo, y si vuestros ojos están apagados, sin luz, decíos:
"No soy un pentáculo agradable y, si sigo así, me expulsarán de todas
partes" Si sois talismanes muertos, los demás sienten que no les dais
nada, que sois como ladrones, y están descontentos con vosotros.

Tienen paciencia un día, dos días, y después dicen: "Junto a este


ser me siento agotado, débil, enfermo". ¿Qué éxitos podemos tener en
tales condiciones? Ninguno. El éxito, la felicidad, el triunfo, la
armonía, la amistad, todo está basado en esta ley: la de los talismanes
y los pentáculos. El que no es un buen pentáculo que da fuerzas, luz,
que proyecta radiaciones de amor y de pureza, no puede esperar ser
bien acogido por los demás.
11

Somos talismanes gracias a lo que emanamos de dentro de


nosotros. Muchos seres no se dan cuenta de que lo que emana de ellos
no es ni vivificante, ni luminoso, ni cálido. Se lamentan eternamente
diciendo que nadie les ama, que sólo sienten hostilidad en los demás.
¿Por qué? Porque no son un talismán que alimenta, un pentáculo que
preserva e inspira, sino un talismán que destruye. Como algunos que
preparan un pentáculo para seducir a una mujer que pertenece a otro,
o para ocupar un puesto que no se merecen, o para arruinar a un
competidor. Estas acciones son abominables; el que las comete actúa
contra la armonía universal y, un día, lo perderá todo, porque se ha
convertido en un talismán malo. No debemos utilizar la violencia para
obtener aquello que deseamos; esto es un atentado contra la libertad
de los demás. Si queremos talismanes para obtener éxitos, trabajemos
sobre nosotros mismos.

Ya en el seno de la madre el hombre trabaja sobre su propio


pentáculo, prepara su boca, su nariz, sus ojos, sus miembros. Si
alguien sufre de una invalidez cualquiera, eso significa que es un
pentáculo mal preparado, mal construido, y que no poseía las virtudes
necesarias para fabricarlo correctamente. Se dice: "Esta mujer no
tiene los pies bonitos". Es porque no tiene ninguna bondad, porque la
bondad está relacionada con los pies. Diréis: "Conocemos a personas
que tienen los pies magníficos y que son malvados". Eso no
contradice lo que os he dicho, porque han construido estos pies con la
bondad que tuvieron en otras encarnaciones. Actualmente malgastan
su herencia, su capital y, más tarde, tendrán los pies torcidos o
enfermos. Podemos decir, igualmente, que conocemos personas que
tienen los pies enfermos o maltrechos y que son muy buenas. SI,
ahora. Pero cuando prepararon su pentáculo carecían de este
elemento de bondad; ahora, que lo han adquirido, mejorarán sus pies.

Otro tiene unas manos muy feas o enfermas. Eso significa que
antaño no fue justo. La Justicia eterna le castiga ahora a través de sus
manos para mostrar con este signo que careció de esta virtud.

El que tiene una boca fea abusó del amor; no tuvo un amor
espiritual y, ahora, como castigo, ya no recibe amor, porque esta
boca repugna a los demás. ¡Cuántos éxitos dependen de la boca! Si
poseemos una boca magnífica muchas cuestiones se encuentran
12

inmediatamente resueltas. No me refiero sólo a una boca con labios


bien dibujados, sino a una boca de la que salen bellas palabras,
educativas y constructiva. Imaginaos que estáis ante alguien de quien
depende vuestro futuro; si decís una palabra inoportuna todo se
rompe entre vosotros. Mientras que con buenas palabras podéis
incluso salvaros. Y no sólo la boca es tan importante; también la
nariz, las orejas, los ojos...

Ahora hablaré, sobre todo, para las mujeres. No conocen el


significado de todos los signos que se encuentran en el rostro
humano. Y una de las pruebas de su ignorancia es que se arrancan las
cejas. Ignoran por qué las cejas están puestas ahí, encima de los
ojos, de los párpados, y que son unos signos especiales del pentáculo
viviente. Cada pelo de las cejas es una antena que atrae unas fuerzas
especiales, y la línea pintada con lápiz que los reemplaza no puede
tener el mismo efecto. Veo también que se pegan falsas pestañas, o
que se las pintan con muchos productos, sin sospechar lo peligroso
que es esto. Nunca hay que ponerse nada en las pestañas, porque
éstas se convierten entonces en talismanes maléficos que impiden que
ciertas fuerzas benéficas del mundo invisible puedan penetrar en
nosotros. Hay mujeres que llegan a tener un rostro horrible con tales
artificios; uno se pregunta cómo pueden sentirse a gusto así, cuando
los que tienen un poco de sentido estético las encuentran espantosas.

Decís que la naturaleza no os ha hecho como desearíais. Sí,


pero, utilizando todos estos maquillajes, ignoráis que estáis
empezando a contar solamente con lo que es artificial, exterior, y que
ya no trabajáis sobre vosotros mismos para desarrollar las mejores
cualidades de carácter, que son los únicos medios verdaderos para
tener encanto y atraer la amistad y el amor de los demás. Los rasgos
artificiales os transforman en un talismán falso y no vivificado. Con
estos maquillajes una mujer quiere decir: "¿Ves?, ahora soy un
talismán que tiene grandes esperanzas de éxito. Soy bonita". Sí, pero,
desgraciadamente, también es un talismán privado de luz. Atraerá a
muchos hombres, sin duda, pero ¿a quién? A menudo a granujas. ¿Y
por cuánto tiempo?... ¿Y cuál será el resultado final?... Es normal que
una mujer quiera ser atractiva, que quiera ser amada, pero lo que no
sabe es que, con estos procedimientos, atraerá a un lobo, a un cerdo,
a un hipopótamo. No serán los hijos de Dios los que vayan hacia ella
13

La que quiera atraer a los seres superiores debe hacer de su rostro un


pentáculo viviente, en vez de ponerse lápiz y pinturas, en vez de
ponerse negro o azul alrededor de los ojos. Llevar negro alrededor de
los ojos significa que se quiere entrar en comunicación con el mundo
astral. Una mujer que se pinta los ojos dice: "Me gusta mucho el
plano astral, en él es donde vivo. Hay pasiones, deseos, sufrimientos,
hay una vida intensa, y, ¿veis?, estoy extenuada y sumergida en un
estado de emoción extraordinario". Ya sabéis, por otra parte, que
cuanto más se sumerge uno en las pasiones, ¡mejor artista es!... En el
cine, en el teatro, ser un buen actor es vivir intensamente en el mundo
astral, porque eso les gusta a los humanos Sí, pero los Iniciados no
tienen la misma opinión y, si constatan que os complacéis
exclusivamente en los torbellinos del plano astral, no os reciben en su
escuela para haceros pasar los grados de la Iniciación. Dicen:
"Lávate primero".

¿Y cómo hay que interpretar el pintarse los labios? La mujer


que se pinta los labios explica, sin saberlo: "Quiero tener una gran
vitalidad, pero como no la tengo, ya que la he perdido en el curso de
una existencia mal orientada que he vivido en el pasado, me veo
obligada ahora a engañar a los demás para decirles: Venid, venid, en
mi hay una gran fuente de amor y de vida". Evidentemente, algunos se
dejan engañar y lo prueban, pero constatan que, en realidad, no hay
en ella ni amor, ni vida, y se decepcionan; sólo han encontrado la
aridez que se esconde detrás de esta rica apariencia. No quiero decir
que esté absolutamente en contra del lápiz de labios, pero las mujeres
que lo utilizan deben también poder aumentar en ellas mismas este
color rojo que es la verdadera vida, es decir, tener mucho amor, pero
amor espiritual. Los hombres van hacia la mujer que lleva en ella el
amor, para saborear sus palabras, sus pensamientos, sus miradas, sus
sentimientos. Todo el mundo dice: "Está radiante, es encantadora,
luminosa".

Debéis comprender que cada hombre, cada mujer, representa un


pentáculo, y que cada uno de vosotros, para poder triunfar en la vida,
debe trabajar sobre su propio pentáculo, vivificarlo con el amor, la
sabiduría, la pureza, la fuerza. Entonces, el pentáculo se vuelve tan
poderoso, tan magnífico, que os da el poder de expulsar todo aquello
que es perjudicial, hostil. Si somos asaltados sin cesar por las penas,
14

por los tormentos y las enfermedades y somos incapaces de proteger


de ellos a nuestros amigos, es porque no somos un pentáculo puro,
iluminado, no estamos llenos de amor y de verdad.

Los verdaderos Iniciados, que poseen esta ciencia, pueden hacer


mucho con su rostro, con sus manos, con sus cuerpos físico y
espiritual. En cuanto a los demás hombres, sólo pueden sentir
instintivamente que eso debe ser posible. Por ejemplo, los
enamorados. En cuanto un chico ama a una chica, quiere tener su
fotografía, porque siente que su rostro es un talismán y que, si lo lleva
con él, se sentirá siempre feliz y con las mejores disposiciones. De vez
en cuando, mira este talismán, lo besa, y se siente inspirado, se
convierte en un poeta, en un caballero invencible. En la Cristiandad
siempre han existido místicos que adoraban la faz de Cristo,
considerándola como un talismán que podía iluminarles y protegerles
de todo mal. Los rostros de los grandes santos son, también,
talismanes eficaces. El pueblo los utiliza aún y, os lo aseguro, es
mejor contemplar el rostro de Cristo y de los santos que utilizar
talismanes y pentáculos de los que no sabemos aún con certeza si son
buenos o malos, si los signos que llevan son eficaces o no. Si queréis
verdaderamente poseer un pentáculo, escoged el rostro de un ser
poderoso, puro, justo, sabio, de un verdadero Hijo o de una verdadera
Hija de Dios, y podréis entonces contemplarlo. ( Una foto del Maestro en vuestro
bolsillo o vuestra cartera es el mejor Talisman de protección que podeis llevar con vosotros).

Pero volvamos al texto del Apocalipsis. El Espíritu dice a la


Iglesia de Pérgamo: "Al que venciere, le daré el maná escondido, y le
daré una piedra blanca, y sobre esta piedra está inscrito un nombre
nuevo que nadie conoce, sino el que lo recibe".

El maná escondido es el alimento que aporta la Vida eterna, que


no es otra cosa, en realidad, sino un estado de conciencia, de plenitud,
de inmensidad y de eternidad. Pero únicamente aquéllos que han
tenido estos estados de conciencia tan elevados pueden comprender...

En cuanto a la piedra blanca, es una condensación, una


cristalización de la quintaesencia átmica. Las piedras, los cristales,
representan la esfera más alta del universo, y poseen grandes poderes.
Los atlantes tenían un conocimiento de los cristales gracias al cual
15

lograban hacer funcionar todas sus máquinas extraordinarias


exponiendo estos cristales al Sol de una manera determinada. La
piedra blanca es un símbolo de la fuerza interior obtenida gracias a la
pureza. Esta piedra blanca es capaz de recibir los rayos de Sol para
transformarlos en un poder que cura y que expulsa todas las
impurezas. No tiene color, pero, expuesta al Sol, irradia los siete
colores del arco tris. Es un esplendor que no nos cansamos de
contemplar. Su aura es indescriptible.

Las virtudes, he ahí los verdaderos talismanes. Si buscamos


otros, constataremos que no son tan poderosos. Debemos, pues,
trabajar sobre nuestro rostro, sobre nuestro cuerpo entero, con las
virtudes: la bondad, la justicia, la sabiduría, el amor, la verdad. La
bondad representa el mundo físico, la justicia el mundo astral, la
sabiduría el mundo mental, el amor el mundo búdico, y la verdad el
mundo átmico, el mundo del espíritu. Cultivando estas virtudes, el
hombre puede animar, vivificar su ser en todos los planos y se
convierte en un pentáculo verdadero.

Trabajemos, pues, de ahora en adelante, sobre estos talismanes


que son las virtudes; así recibiremos el maná y poseeremos la piedra
blanca.

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española

Consultar OM-00-E-OBRAS COMPLETAS


Para ver donde están todos
Conferencia del Maestro
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
París, 7 de Enero de 1939

Del Tomo 4:O.C.


El grano de Mostaza
Capítulo III:

“QUE EL QUE ESTÉ EN EL TEJADO…”

"Por eso, cuando veáis la abominación de la desolación de


la que habló el profeta Daniel, establecida en lugar santo - ¡que
el que lea preste atención!. - entonces, que los que estén en
Judea huyan a las montañas; que el que esté en el tejado no
baje a coger cosas de su casa; y que el que esté en los campos
no se vuelva atrás para coger su abrigo. ¡Ay de las que estén
encinta o criando en aquellos días! Rogad, pues, para que
vuestra huida no sea en invierno ni en sábado. Porque entonces
la tribulación será tan grande que no la hubo semejante desde
el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y, de no
acortarse estos días, ninguno se salvaría; pero serán abreviados
a causa de los escogidos.

Si alguien os dice entonces: Cristo está aquí, o allí, no le


creáis. Porque aparecerán falsos Cristos y falsos profetas, y
harán grandes maravillas y prodigios, hasta el punto de seducir,
si posible fuera, incluso a los escogidos Ya veis que yo os lo he
predicho. Así, si os dicen: He aquí que está en el desierto, no
vayáis allá; o bien: Mirad que está en los aposentos, no lo
creáis. Porque, como el relámpago sale de oriente y se deja ver
hasta occidente, así será el advenimiento del Hijo del hombre. Y
dondequiera que se hallare el cadáver, allí se juntarán los
buitres.

Inmediatamente después de estos días de tribulación, el Sol


se oscurecerá, la Luna dejará de alumbrar, las estrellas caerán
2

del Cielo, y los poderes de los Cielos temblarán Entonces, el


signo del Hijo del hombre aparecerá en el Cielo, y todas las
tribus de la Tierra se lamentarán, y verán venir al Hijo del
hombre sobre las nubes del Cielo con gran poder y majestad."

San Mateo 24: 15-30

Al principio del año, estáis acostumbrados a oír muchas


profecías sobre los acontecimientos que van a suceder, y. quizá,
también esperáis que esta tarde yo os interprete las predicciones
que se encuentran en el largo pasaje que acabo de leeros. No,
habría demasiadas cosas que explicar. Aunque sólo fuese sobre el
pasaje en el que Jesús dice: ''Inmediatamente después de estos
días de tribulación, el Sol se oscurecerá, la Luna dejará de
alumbrar, las estrellas caerán del Cielo...''

¿Qué dicen los astrónomos al respecto? Que todo esto no es


verdad, claro; y tienen razón, porque el Sol, La Luna y las
estrellas de los que habla Jesús son símbolos.

"El Sol se oscurecerá": el Sol, aquí, es el intelecto humano


que, al alejarse de la verdadera ciencia iniciática, fabrica una
filosofía, una ciencia, unos puntos de vista erróneos que la
humanidad se verá obligada a abandonar.

La Luna dejará de alumbrar": la Luna representa el


dominio del sentimiento y, por tanto, de la religión, y perderá su
luz, es decir, que la religión oficial, que se había establecido
sobre bases falsas, supersticiones y prejuicios, perderá su
influencia.

''Las estrellas caerán del Cielo": es decir, que todos


aquéllos que ocupan un rango, un puesto, o que tienen la gloria
que no merecen, caerán de su pedestal. ¿Veis cuántos símbolos
hay que interpretar en este pasaje?

También habría mucho que decir sobre la advertencia


relativa a los falsos Cristos, que pueden presentarse; ya ha
3

habido muchos, en efecto, a lo largo de la historia, que han


intentado hacerse pasar por Cristo. Sin embargo, no hay que
dudar de que el espíritu de Cristo haya podido manifestarse a
través de todos aquéllos que habían logrado reunir las
condiciones de una verdadera vida espiritual.

Me contentaré hoy con estudiar un versículo que a menudo


ha sido descuidado Jesús anuncia tribulaciones, y dice: "Que el
que esté en el tejado no baje a coger cosas de su casa." ¿Por qué
no hay que bajar del tejado? Si estallan tormentas o guerras,
¿acaso estaremos más resguardados en el tejado de la casa?... El
tejado de la casa es aquí un símbolo, y vamos a ver de qué manera
podemos interpretarlo.

Mirad este esquema:

Está compuesto de un cuadrado y de un


triángulo juntos. El triángulo es el símbolo del espíritu, y el
cuadrado el de la materia, al ser 3 el número de los tres principios
divinos: luz, calor y vida, y 4 el de los cuatro estados de la
materia: tierra, agua, aire y fuego. Así pues, cuando Jesús dijo:
"Que el que esté en el tejado no baje", quiso decir que en los
momentos de desgracias y tribulaciones el hombre no debe
turbarse y no debe bajar a la para resguardarse en ella, sino
permanecer arriba, en su espíritu.

Si os digo que 3 + 4 = 10, no me creeréis; sin


embargo, así es en las matemáticas vivas. Mirad
ahora el esquema de la casa en el espacio de tres
dimensiones.

El cuerpo de la casa tiene ahora 4 superficies,


pero añadiéndoles la base y el techo, suman 6. En cuanto al
tejado, está formado por 4 triángulos. Es decir, que, en realidad, 4
(el cuerpo de la casa) + 3 (el tejado) = 10, y no 7. Ahí tenéis las
matemáticas vivas. 4 + 3 = 10. Y 10 es el resumen de todos los
4

números, los 10 sefirots de la Cábala: Kether, Hochmah, Binan,


Hesed, Gebourah, Tipheret, Netzach, Hod, Iesod, Malkout. (Ver
esquema del Árbol sefirótico).1

Desarrollemos ahora los


volúmenes. El cuerpo de la casa
corresponde a las figuras página
anterior.

Observad que los dos volúmenes


desarrollados representan dos cruces
diferentes. La primera es llamada cruz
latina, y la segunda, cruz de Malta.
Sabéis que las pirámides de Egipto
están formadas, justamente, por una
base cúbica hundida en el suelo,
coronada por un tejado de cuatro caras
triangulares que constituyen la
pirámide propiamente dicha. Así pues,
una de las cruces está bajo tierra, y la
otra encima del suelo. Los grandes
Iniciados de Egipto no escogieron la forma de la pirámide por
casualidad. La escogieron porque representa toda la ciencia, el
Templo de Dios, la estructura del
Universo y del Hombre. Porque el
hombre, también, tiene la forma
de una cruz.

En tos monumentos antiguos


encontramos la cruz dibujada de formas diferentes:

es el signo de Venus, el de Marte. Es una


modificación de este último; es la espada desenvainada, dispuesta
para la lucha. Marte y Venus representan la misma fuerza en la
5

naturaleza, pero manifestada de dos formas diferentes: Venus


como atracción y Marte como repulsión; Venus como amor y
Marte como violencia. Esto podemos verificarlo desde el punto de
vista psicológico: el amor y la violencia son ambos de color rojo
con una simple diferencia de matiz. Asimismo, el amor se
transforma muy fácilmente en violencia, y viceversa. Cuando
amáis a alguien, si éste no os da una mirada afectuosa, os ponéis
furiosos, desenvaináis la espada para asesinarle. Marte y Venus
van el uno al lado del otro, son los dos polos. Esto es igualmente
exacto desde el punto de vista astrológico: Tauro, domicilio de
Venus, está opuesto a Escorpio, domicilio de Marte. El que no
sabe manifestar correctamente su amor entra bajo la influencia de
Marte y manifiesta la violencia.

En algunos dibujos egipcios se ve que los dioses, o los


faraones, tienen en su mano el signo de Venus que
adquiere entonces el valor de una llave, porque Venus, el amor, es
la llave del universo.

Os dije hace un rato que el triángulo y el cuadrado


representan el espíritu y la materia. El triángulo, el 3, es también
la gracia, el amor, y el cuadrado, el 4, la justicia. El amor está
puesto, pues, por encima de la justicia, que es su base.

El 4 es también
la cuarta carta del
Tarot, la letra Daleth
‫ד‬, la mitad del
cuadrado. Esta cuarta
carta representa al
Emperador sentado
sobre la piedra
cúbica. Es Júpiter, en
hebreo Tsedek, que
significa también
Justicia.
6

El 3 es la tercera carta, la letra Ghimel ‫ג‬, que representa a


la Emperatriz, principio femenino que podemos asimilar a Venus,
el amor, la gracia.

Moisés vino primero a aportar la ley de la justicia, y


después Jesús vino a aportar la ley del amor. Según la ley de la
justicia debemos dar cuenta de cada uno de nuestros actos. Según
la ley del amor, cualesquiera que sean nuestras faltas, podemos
ser salvados por la gracia de Dios. ¿Dónde está la verdad?..

Cuando los discípulos de Jesús le preguntaron a propósito


del ciego de nacimiento: "¿Quién pecó para que haya nacido
ciego, este hombre o sus padres?" Jesús respondió: "No nació
ciego porque él o sus padres hubieran pecado, sino para que las
obras de Dios se manifiesten en él." La respuesta de Jesús revela
otro aspecto de esta cuestión. Hay casos en los que no sabemos
por qué un ser sufre o está discapacitado. Es un misterio; sólo los
Iniciados pueden pronunciarse en semejantes casos y decir si es
verdaderamente la justicia la que les castiga. Porque, quizá este
ser pague por otro por sacrificio, lo ignoramos, y si le tratamos
como un culpable le hacemos sufrir. Debemos ser muy prudentes
y no juzgar antes de saber, con certeza, si tal o cual hombre
cometieron crímenes, o si ofrecieron sacrificarse por una razón
que no conocemos.

Es difícil conciliar la justicia con la gracia y comprender


cómo se manifiesta cada una de ellas. En realidad, ningún
hombre es digno de ser salvado, ni siquiera los mejores. Sólo
somos salvados por la gracia de Dios. Si solamente estuviésemos
sometidos a la ley de la justicia nunca estaríamos suficientemente
preparados para entrar en el Reino de Dios, porque, al examinar
nuestra causa, la ley encontraría siempre algunas deudas que
todavía no hemos pagado. La justicia es implacable, no se
preocupa de saber si sois hijos de Reyes o Iniciados. Os mete en
la cárcel y deja que os degüellen, como hizo con Elías que mandó
degollar a los 450 profetas de Baal. La justicia quiere que aquél
que ha degollado a un hombre sea degollado a su vez. Aunque
Elías fue llevado al Cielo en un carro de fuego, y la justicia no le
7

castigó entonces, volvió a la Tierra como Juan Bautista, a quien


Herodes mandó cortar la cabeza.

Diréis: "Pero, si la justicia se cumple siempre, ¿cuándo se


manifiesta la gracia?" En realidad, si la justicia se cumpliese
verdaderamente, nadie seria digno de vivir. El Cielo nos
alimenta, nos envía todo lo que nos es necesario, somos
huéspedes que vivimos en la abundancia y, en vez de dar gracias,
cometemos crímenes cada día. Si la justicia viniese nos reduciría
a polvo.

La mayoría de los humanos, e incluso los más grandes


teólogos, suponen la gracia como una manifestación arbitraría
de la Divinidad que hace lo que le da la gana sin dar cuentas a
nadie. Cualesquiera que sean las faltas o las buenas acciones de
un hombre, si Dios quiere enviarle Su gracia, se la enviará. Así
pues, la gracia y la justicia parecen incompatibles y, en todo
caso, hasta ahora, dada la idea que nos hacemos de la una y de
la otra, es imposible conciliarías. Pero voy a mostraros que es
posible, y veréis que es muy sencillo.

En primer lugar, os contaré una historia de Nastradine


Hodja... Un día, Nastradine Hodja entró en un bar en el que se
habían juntado algunos aldeanos. Llevaba un saco lleno de
nueces. Le preguntaron: "¿Qué llevas ahí Nastradine Hodja? -
Nueces, y tengo la intención de repartíroslas, son para vosotros. -
¿Cómo? ¡Qué amable estás hoy! (y todos estaban extrañados,
¡porque Nastradine Hodja no acostumbraba a repartirles cosas!)
- Os voy a dar, pues, estas avellanas. (En los campos de Reus- España , están los
mejores avellanos del mundo) Os las puedo distribuir a la manera de Dios o
a la manera de los hombres, ¿qué preferís?" Reflexionaron
diciéndose que los hombres son avaros y dan poco, mientras que
Dios es siempre considerado como rico y generoso, y pidieron
que las avellanas fuesen distribuidas a la manera de Dios. "¡Muy
bien!", dijo Nastradine Hodja. Metió su mano en el saco y tomó
algunas avellanas que dio a uno de ellos; tomó después una sola
avellana y se la dio a otro; pasó junto a un tercero sin darle
nada, y le dio al cuarto todo lo que quedaba del saco. Todos
8

exclamaron: "¿Qué haces Nastradine Hodja? Esto es injusto. Nos


habías dicho que nos darías estas avellanas a la manera de
Dios..." Y Nastradine Hodja respondió: "Esto es lo que he hecho:
a uno. Dios le da un poco; a otro, mucho, y, al tercero, nada".
¿Acaso es verdad que Dios da así? Sí, pero hay una razón para
eso. Dios es siempre muy justo….

Entonces, ¿cómo pueden conciliarse la justicia y la gracia?


La respuesta está escondida en el trazado de la casa. Volvamos a
la cruz obtenida con el desarrollo del cuerpo de la casa: ha
salido de un cubo y representa, por tanto, la materia, la base,
pero también los límites, la cárcel y, por tanto, la justicia. La cruz
formada por las superficies triangulares del tejado es la de la
gracia, del espíritu. Si obramos siempre según la justicia, siendo
severos, exigentes, duros, sin piedad, sin amor ni calor,
permanecemos en el cuadrado. Pero, como el cuadrado
representa la ley, los limites,
estaremos encarcelados. Por eso
la nueva Enseñanza de Cristo
está puesta por encima, porque
ahí es donde se encuentra la otra
cruz, la cruz de la gracia. La
justicia debe servir, pues, de
soporte a la gracia.

Es interesante observar que muchas de las cruces que se


dan como recompensas tienen, justamente, esta forma. Los
hombres trabajan inconscientemente de acuerdo con las leyes de
la naturaleza. Cada símbolo utilizado en una sociedad, cada
forma arquitectónica, corresponde a una cierta evolución de la
filosofía, de la comprensión, del saber, de los hábitos interiores.
Si sabemos interpretar todos estos signos, podemos descubrir las
tendencias que se encuentran detrás. No tengo tiempo de pararme
en ello, pero podría explicaros por qué, a lo largo de los siglos y
en los diferentes países, ciertos pueblos dieron tal o cual forma a
sus casas o a sus templos.

¿Por qué la pirámide tiene su base hundida en la tierra? La


9

pirámide quiere indicarnos cómo el 3, nuestro espíritu, debe


trabajar en la vida sobre nuestro cuerpo físico, el 4; cómo
gracias al espíritu: el amor, la sabiduría y la verdad (o si lo
preferís, la esperanza, la fe y el amor), podemos transformar
nuestra materia. Porque el triángulo se convierte en la cruz, el 4:
el corazón, el intelecto, el alma, el espíritu, que se apoyan en el
cuerpo físico, el cubo, y trabajan con él.

Pero volvamos a la cuestión de la justicia y de la gracia.


Cuando queréis construir una casa, hacéis venir a los obreros,
les dais el plano y empiezan el trabajo... Pero imaginaos que,
poco después, os dais cuenta de que el dinero del que disponéis
no basta para construir la casa. Solamente se han podido edificar
las paredes, y os preguntáis qué hacer. Está la base, los
cimientos, ¿pero cómo hacer el tejado que falta? Os dirigís
entonces a un banco. Éste constata que ya poseéis un capital y
acepta prestaros una cierta suma. ¿Qué significa esto? ¿Acaso el
banco presta a todo el mundo? No, pero si ya tenéis un capital,
un terreno, unas propiedades, añade lo necesario. ¿Va la gracia
por todas partes? No. va hacia el que ya ha preparado,
construido algo, y posee un capital. Dice: "Este hombre trabaja,
reza. Medita, hace ejercicios espirituales, construye su templo; le
daré, pues, para que pueda hacer el tejado." La gracia va allí
donde algo ya ha sido construido, preparado. Es el tejado sobre
el cuerpo de la casa, el triángulo sobre el cuadrado. La gracia de
Dios puede así visitar a todo el mundo, excepto a los perezosos, a
los que no trabajan. Irá hacia aquéllos que han construido bases
en su existencia, hacia los que trabajan en la regeneración de su
ser con un alimento puro, unos sentimientos puros, unos
pensamientos puros. La gracia es, pues, algo más que la justicia,
pero obedece, sin embargo, a una cierta justicia. Así es como la
gracia se concilia con la justicia.

Cuando Jesús decía: "Que el que esté en el tejado no baje a


coger cosas de su casa", quería decir que el que vive en la
Enseñanza de la sabiduría, del amor y de la verdad, cuando se
encuentre en dificultades, no baje a la materia a buscar socorros
que no le servirán de nada. Debe permanecer en el tejado, pero
10

este tejado está en él mismo, es su espíritu, del que no debe bajar,


porque sólo ahí se encuentra en seguridad, y es desde ahí
también desde donde puede ayudar a los demás.

En otra parte Jesús dijo: "Ves la paja que hay en el ojo de


tu hermano y no ves la viga que hay en el tuyo." Es decir, criticas
al que está lleno de gracia y de amor, y tú te crees perfecto,
cuando eres implacable, severo y duro. En otra conferencia os
hablé del significado de las dos clases de células que se
encuentran en la retina: los bastoncitos y los conos. Los
bastoncitos representan las vigas y los conos representan la paja
del tejado. Todo esto no es debido a la casualidad. La gracia está
por encima de la justicia. Si sólo trabajamos con la justicia, nos
parecemos al tendero que tiembla sin cesar por miedo a dar una
cereza de más a sus clientes; y éstos, poco a poco, le abandonan...
Dad de más, al contrario; los otros se alegrarán y ganaréis amigos.

La justicia era aceptable en la Antigüedad, cuando los


hombres no podían aceptar todavía la Enseñanza de Cristo, la
Enseñanza de la gracia y del amor. La Biblia, el Antiguo
Testamento sólo hablan de justicia: ojo por ojo, diente por
diente... Pero, si hoy actuamos igual, no sólo no evolucionaremos,
sino que nos perderemos muchas cosas. El mundo invisible nos
dirá: "Trabajáis siempre con la justicia, por eso ésta os visitará
eternamente." Y será verdaderamente terrible. Mientras que, si
trabajamos según la ley de la gracia, será también la gracia la que
venga a visitarnos.

Trabajad, pues, para que el pensamiento de la gracia se


instale en vosotros. En el futuro, sed un poco más amables e
indulgentes con los demás, no actuéis siempre según la ley de la
justicia. Si alguien no os saluda, según la ley de la justicia debéis
actuar de la misma forma con él: pero, de esta manera, Marte
reinará siempre en vosotros. Invertid su signo para que se
convierta en el de Venus, y decid: "Le saludaré, a pesar de todo".
Acercaos a él, estrechadle la mano, y os mirará asombrado; y se
verá obligado a sonreír y a deciros también buenos días, porque
nada es más poderoso que Venus, el amor, la gracia.
11

Pero retened, sobre todo, que la justicia y la gracia están


conectadas; están conectadas en el hombre razonable que ha
construido su templo y que sabe que todos los misterios están
escondidos en él. La cabeza es la parte superior de la pirámide
que se encuentra fuera del suelo. La base, el cuadrado, la piedra
cúbica, es la otra mitad del hombre. En su conexión (3 + 4 = 7) se
encuentra la plenitud de la vida, porque, en realidad 7 = 10, que
representa la perfección, la realización.

Reflexionad sobre las explicaciones que acabo de daros


hoy... Veis que, si no lo interpretamos, el consejo de Jesús: "Que
el que esté en el tejado no baje..." es verdaderamente extraño y
poco inteligente Todo el mundo puede darse cuenta de que,
durante las guerras y las revoluciones, no estamos en seguridad
sobre un tejado; al contrario, estamos más expuestos incluso a los
ataques. Lo esencial para vosotros es comprender que permanecer
en el tejado durante los periodos de preocupaciones, de trastornos
y de conmociones significa mantener y reforzar en vosotros las
tres virtudes del amor, de la sabiduría y de la verdad, es decir, la
luz, el calor y la vida.

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española

Consultar OM-00-E-OBRAS COMPLETAS


Para ver donde están todos
Conferencia del Maestro
OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
París, 14 de Enero de 1939

Del Tomo 4: O.C.


El grano de Mostaza
Capítulo III:

“SI ALGUNO QUIERE VENIR EN POS DE MÍ,


QUE CARGUE CON SU CRUZ…”
Astrología y Karma

"Entonces dijo Jesús a sus discípulos: Si alguno quiere


seguir en pos de mi, que renuncie a sí mismo, que cargue con su
cruz y que me siga. Pues quien quisiera salvar su vida, la
perderá: mas quien perdiere su vida por amor a mí la
encontrará."

San Mateo 16: 24

En la conferencia precedente os hablé de la cruz. Hoy


también comentaré este versículo del Evangelio, presentándoos el
símbolo de la cruz, pero desde otro punto de vista.

Empezaremos echando un vistazo al zodiaco. El zodiaco


representa, en realidad, una ciencia inmensa; es para nosotros una
fuente inagotable de informaciones, todos los misterios de la vida
están escondidos en él. Pero, para darnos cuenta, hay que
interpretarlo como Dios manda, encontrarlo en la vida y no sólo
estudiarlo de forma abstracta y teórica.

Hoy os mostraré cómo la vida humana está relacionada con


los 12 signos del zodiaco y con las 12 casas del Cielo. Pero, en
primer lugar, para aquéllos que no conocen la astrología, diré
rápidamente unas palabras para que puedan seguir mejor las
explicaciones que tengo la intención de daros. Si quieren
explicaciones más científicas y más detalladas, las encontrarán en
los libros de astronomía y de astrología.
2

Sabéis que la Tierra gira sobre sí misma en un día y que


describe una vuelta completa alrededor del Sol en un año. Para el
observador terrestre, es el Sol el que parece que se desplaza
describiendo sobre la esfera celeste una trayectoria circular
llamada eclíptica, que forma un ángulo de 23° 27' con el plano del
ecuador. Se llama zodiaco la zona situada a una y otra parte del
plano de la eclíptica ocupada por las 12 constelaciones que los
astrólogos enumeran en el orden siguiente: Aries ^,Tauro _,
Géminis `, Cáncer a, Leo b, Virgo c, Libra d, Escorpio e,
Sagitario f, Capricornio g, Acuario h y Piscis i.

El Sol recorre, pues, todas las constelaciones del zodiaco en


un año y, cuando nace un niño, su signo solar es el de la
constelación en la que se encuentra el Sol en el momento de su
nacimiento: Aries, desde
el 21 de marzo al 20 de
abril; Tauro, desde el 21
de abril al 20 de mayo,
etc.
Dejaremos hoy de
lado la cuestión de los
planetas.

Además del signo solar,


existen cuatro puntos
importantes en un
horóscopo; la
constelación que
asciende al Este en el momento del nacimiento (el Ascendente), la
que se pone en el Oeste y que le es, por tanto, opuesta (el
Descendente), la constelación que culmina en el Cielo (el Medio
Cielo) y su opuesta, en el meridiano inferior (el Fondo del Cielo).
Los ejes Ascendente y Descendente, y Medio Cielo y Fondo del
Cielo dividen el horóscopo en 4 partes, que se dividen, a su vez,
cada una de ellas en otras tres, lo que da un total de 12 casas.
Situamos la primera casa a partir del Ascendente, y así tenemos,
entre el Ascendente y el Fondo del Cielo, las casas 1, 2 y 3; entre
3

el Fondo del Cielo y el Descendente, las casas 4, 5 y 6; entre el


Descendente y el Medio Cielo, las casas 7, 8 y 9; y entre el Medio
Cielo y el Ascendente, las casas 10, 11 y 12. No debemos, pues,
confundir los signos del zodiaco con las casas.

Veamos ahora
rápidamente a qué
corresponde cada casa.

Primera casa: el
hombre mismo, sus
tendencias profundas.

Segunda casa: las


riquezas, las
adquisiciones.

Tercera casa: las relaciones con el entorno, los hermanos y


hermanas, los estudios, los pequeños viajes.

Cuarta casa: la familia, el hogar.

Quinta casa: los hijos, los juegos, las especulaciones.

Sexta casa: el trabajo, los problemas de salud.

Séptima casa: la vida conyugal, las asociaciones.

Octava casa: la muerte, el más allá.

Novena casa: los grandes viajes, la vida espiritual, la filosofia,


la religión.

Décima casa: la situación social, los honores.

Undécima casa: los amigos.

Duodécima casa: las pruebas, los enemigos, los sufrimientos.


4

Pero estas indicaciones que nos da la astrología corriente no


nos muestran por qué tal casa tiene tal significado, ni la razón de
la sucesión de las casas en un orden determinado. Voy a
mostraros ahora estas conexiones.

En el transcurso de su vida, cada ser sufre la influencia de


las doce constelaciones y cada una de estas constelaciones le
influencia de una manera determinada. Porque, una vez nacido en
el plano físico, todo hombre sigue una cierta evolución: crece,
envejece y muere. Esta evolución, que no depende de él, está
indicada por los doce signos del zodiaco. Acabo de deciros que en
un horóscopo no debemos confundir los signos del zodiaco y las
casas, pero en el esquema general que puede ser esbozado de la
evolución de un ser podemos ver una correspondencia entre los
signos del zodiaco y las casas.

1. El niño pequeñito que acaba de nacer manifiesta las tendencias


más instintivas. Gesticula, trata de tocar todo lo que está a su
alcance y de llevárselo a la boca. Si alguien se acerca a él, lo toca,
le tira de los vestidos, de los pelos o de la barba, o incluso le da
golpes. Pero todos encuentran que el niño es adorable, aunque
haga travesuras. Es Aries ^, la primera casa, las fuerzas vitales
que quieren manifestarse fuera.

2. El niño crece y los que le rodean sólo piensan en alimentarle,


en traerle juguetes, bombones, imágenes, vestidos. Es la segunda
casa, Tauro _, los bienes.

3. Ahora ya es tiempo de instruir al niño y le envían a la escuela.


Sus idas y venidas entre la casa y la escuela representan sus
primeros pequeños viajes. En la escuela pronto conoce a otros
niños. Es Géminis `, la tercera casa, los estudios, las relaciones,
los pequeños viajes.

4. Pronto el niño se convierte en joven, encuentra a una bonita


chica (a su gusto, por lo menos), y se deja llevar por su
imaginación: sueña con fundar un hogar en el que él y su amada
5

vivirán juntos, y trata de llevar a la chica a casa de sus padres. Es


la cuarta casa, la de Cáncer a, la del hogar y de la Luna, que
inspira los sueños.

5. Ya está casado, desde hace algún tiempo, y es padre de familia.


Por la noche, cuando vuelve a casa, se encuentra con sus hijos y
se alegra de verlos: sus juegos son un espectáculo que prefiere a
todos los del mundo exterior, y juega con ellos. Se siente
orgulloso ante los demás de ser padre. Esto es lo que caracteriza
al signo de Leo b, que quiere manifestarse en el mundo,
alegrarse, y que está orgulloso de mostrar sus creaciones, sus
hijos.

6. Los hijos ya son numerosos, y la vida difícil: las cargas se


acumulan, falta dinero, hay enfermedades en la casa. El padre
empieza a trabajar en cualquier sitio y en cualquier cosa para
atender las necesidades urgentes de la familia. Su trabajo es muy
penoso y está tan agotado que cae enfermo. Entonces le aconsejan
que preste atención a su salud, que lleve una vida más equilibrada,
etc. Es la sexta casa, la de Virgo c, la casa del trabajo, de los
problemas de salud.

7. Con el tiempo, los asuntos se arreglan, la armonía vuelve al


hogar, y ahora se muestra en las recepciones, acompañado por su
mujer elegantemente vestida. Empieza a dar consejos a los demás
y les dice: "No hagas eso... Yo también pasé por estas
dificultades, y ahora tengo experiencia, puedo aconsejarte". Y, en
efecto, da consejos de prudencia, de mesura, manifiesta el
equilibrio de la séptima casa, Libra d.

8. A veces ocurre que, durante este periodo, se da cuenta de que


su mujer mira a otros hombres de una forma que no le gusta. No
sabe lo que eso significa y se irrita. Hace pequeñas escenas a su
mujer, es celoso, porque piensa que ella le engaña; y amenaza con
vengarse con las armas o la cárcel. Es Escorpio e, celoso,
agresivo, la octava casa. Por otra parte, se rebela también contra
el orden social, que encuentra injusto, y busca los medios de
transformarlo. Lo que es también una manifestación del signo de
6

Escorpio.

9. Ahora ya es jefe de oficina, alto funcionario, o profesor


titulado. Quiere conocer los demás países, sus costumbres, sus
diferentes géneros de vida, y hace proyectos de viaje. Necesita
también reflexionar sobre el sentido de su vida y se siente cada
vez más atraído por los problemas filosóficos y religiosos. Es la
novena casa, Sagitario f.

10. Envejece y adquiere una gran reputación por su posición


social y su autoridad. Todos le respetan. En esta posición, se
siente autorizado a juzgar sobre todo y sobre todos, y, poco a
poco, conoce el aislamiento. Es la décima casa, la de Capricornio
g, que corresponde a la más alta posición social.

11. Pero llega un momento en el que constata que no puede seguir


asumiendo un trabajo que exige unas fuerzas que él ya no tiene, y
decide retirarse. Busca en su entorno a un hombre más joven
capaz de reemplazarle. Ahora, que está menos desbordado por su
trabajo, puede dedicar más tiempo a sus amigos con los que
habla de cuestiones espirituales. Es la undécima casa, Acuario
h, la casa de los amigos y de las inquietudes espirituales.

12. Ahora, se debilita cada vez más y se despega tanto del mundo
físico que tres cuartos de su ser ya están en otra parte. No piensa
ni en los bienes materiales ni en las riquezas, sino en la forma en
que va a irse al otro mundo. Vive solitario, abandonado, a veces,
en un hospital. Es la duodécima casa, Piscis i, la casa de la
soledad, de la renuncia y de las pruebas.

Naturalmente, estas indicaciones corresponden a un


esquema general. Para cada caso particular encontramos
variaciones, matices, porque la existencia de cada ser está
determinada por sus vidas anteriores. Si vivió mal, puede, por
ejemplo, caer muy bajo en el periodo en el que hubiera debido, al
contrario, encontrarse en la cima; o bien, en su vejez, en vez de
dar pruebas de desapego y de prepararse para la muerte, se
aferra a la vida, porque, en el pasado, no supo afrontar este paso
7

como debía. Cada horóscopo es particular y se aleja más o


menos de este esquema general que acabo de daros. Pero, suceda
lo que suceda, cada uno debe sufrir la influencia de las doce
casas y estar, por tanto, muy atento a cada paso, porque, si no, se
producirán consecuencias perjudiciales para él en otra vida.
Cada fase dura siete años de media, a veces seis, otras veces
ocho, depende de las encarnaciones anteriores. Algunas fases
son atravesadas rápidamente, mientras que otras tienen una
duración más larga. Si el regente de la primera casa está en la
tercera casa, significa que la persona se detendrá durante mucho
tiempo en el periodo de los estudios. Si está en la sexta, estará
preocupado por las cuestiones de salud, etc.

Estudiemos ahora en el zodiaco los ejes que forma cada


signo con el signo opuesto.

-El primer eje (Aries-Libra) representa los intercambios


entre el sujeto y su pareja (la mujer o el marido); la primera
mitad del eje corresponde al estado de consciencia personal, y la
otra mitad a las posibilidades de intercambios con una persona
del otro sexo,

-El segundo eje (Tauro-Escorpio) representa el poder:


poder en los sentimientos, abundancia de sensaciones y de
pasiones (Tauro), y poder de penetración espiritual (Escorpio).

-El tercer eje (Géminis-Sagitario) es el de los estudios:


estudios concretos (Géminis) y reflexión abstracta, filosófica
(Sagitario),

-El cuarto eje (Cáncer-Capricornio) es el de la situación en


la vida: situación familiar (Cáncer), posición en el mundo y
profesión (Capricornio).

-El quinto eje (Leo-Acuario) es el del afecto: el amor y los


hijos (Leo) y la amistad, las afinidades espirituales (Acuario).

-El sexto eje (Virgo-Piscis) es el del sacrificio: el duro


8

trabajo del padre y de la madre para ayudar a los suyos, a la


familia, y la dedicación de las enfermeras a los enfermos en los
hospitales (Virgo) y, por otra parte, la abnegación y sacrificio de
los santos y de los Iniciados para salvar a las almas (Piscis).

Jesús decía: "Sí alguno quiere venir en pos de mí... que


cargue con su cruz" Llevar su cruz,.. ¿De qué cruz hablaba
Jesús? Desde hace dos mil años no han sabido interpretarse estas
palabras. En realidad, cada hombre lleva una cruz, sin conocer
su sentido profundo.

En el zodiaco mismo
distinguimos 3 cruces.

1 Los ejes Aries-Libra y


Cáncer-Capricornio.
2 Los ejes Tauro-Escorpio y
Leo-Acuario.
3 Los ejes Géminis-
Sagitario y Virgo-Piscis.

Y cada ser que viene a la


Tierra tiene, en su
horóscopo, una cruz
especial formada por el Ascendente y el Descendente, por una
parte, y, por otra, por el Medio Cielo y el Fondo del Cielo. Según
los signos del zodiaco en los que se encuentran los brazos de esta
cruz, el hombre encuentra, en su vida, tal o cual problema a
resolver.

Cuando Jesús decía que cargásemos con nuestra cruz, no


quería hablar de una cruz exterior, sino de la cruz que nos es
impuesta a nosotros mismos, porque nuestro horóscopo no es, en
realidad, sino una indicación de los problemas que debemos
afrontar y resolver en nuestra vida. Debemos aceptar
comprender que, si encontramos en nuestra vida dificultades y
sufrimientos, éstos nos han sido dados por Seres superiores que
9

han actuado con justicia. Ésta es nuestra cruz y tienen razón de


habérnosla dado para que la llevemos.

Debemos aceptar el juicio de estos Seres superiores y, en


vez de quejarnos y de rebelarnos cada día, debemos decir: "Si
sufro ahora es porque, en una encarnación pasada, no fui ni
sabio, ni honesto, ni bueno, ni justo. El mundo invisible quiere
darme lecciones. De ahora en adelante, tomaré voluntariamente
mi cruz y seguiré al Maestro". Si el hombre se revela, la Justicia
divina le castiga doblemente. Sucede exactamente como con los
castigos terrestres. Si un prisionero quiere escaparse, lo
devuelven a su celda, y aumentan su pena, en vez de aliviarla. Si
se rebela y trata de huir por segunda vez, la justicia de los
hombres prolongará todavía más su encarcelamiento. No se trata
de decir si esto está bien o mal, es así. Os explico simplemente
que lo que sucede en la Tierra no es más que un reflejo de lo que
sucede en el mundo invisible. Si nos rebelamos y no queremos
aceptar nuestro destino, que nos ha sido dado de acuerdo con las
leyes de la Justicia divina, sufriremos más. La Justicia divina
vendrá y nos obligará a entrar de nuevo en el cuadrado, en la
cárcel, y permaneceremos en ella el doble de tiempo.

Se dice que Jesús murió para salvarnos1 Sí, vino a esta


cárcel de carne para que los demás fuesen liberados. Y si
nosotros también queremos sacrificarnos y tomar sobre nosotros
los sufrimientos de los demás, el mundo invisible tomará otras
decisiones con respecto a nosotros; dirá: "Venga, la ley del
karma no se cumplirá para todos los que os habéis sacrificado".

Porque ya os expliqué en la conferencia precedente que el


triángulo encima del cuadrado representa la gracia de Dios, que
está por encima de la justicia, y que aquél que trabaja según la
ley de la gracia, no tendrá que sufrir la ley de la justicia, su pena
será aliviada, y es justo que así sea. Lo mismo sucede en las
cárceles terrestres. El prisionero que manifiesta paciencia,
bondad, atrae la atención de sus guardianes que dicen: "Este
hombre es digno de tener en cuenta, da un ejemplo magnífico;
disminuyamos sus penas", y acortan su tiempo de cárcel y, a
10

veces, hasta lo liberan completamente, indultándole.

Eso es también lo que puede suceder en nuestra vida.


Aunque estemos predestinados a sufrir, si trabajamos de acuerdo
con las leyes del amor y de la gracia, nuestras penas serán
disminuidas. Para los demás habrá una aplicación estricta de la
justicia, y deberán pagar hasta el último céntimo. Si tienen una
condena de cárcel por veinte años, permanecerán en ella veinte
años; si es por cien años, permanecerán cien años. Pero si, en
esta cárcel del cuerpo físico, el hombre manifiesta cualidades
espirituales, se producirá un cambio en su destino, se acortarán
los sufrimientos y el suplicio. Es en este sentido en el que cada
uno es dueño de su destino. Si vivimos exclusivamente en el
dominio de las pasiones y de los placeres, la cruz a llevar será
cada vez más pesada. Se volverá incluso tan pesada que
aplastará a quien la lleva.

Por eso Jesús decía: "Si alguno quiere venir en pos de mí,
que renuncie a sí mismo." Aquél que ha renunciado entra bajo la
influencia del eje Virgo-Piscis, la sexta y la duodécima casas,
como Jesús, que curaba a los enfermos (sexta casa) y que aceptó
los enemigos, la soledad y la crucifixión para salvar a los que
debían venir después de él y a los que habían venido antes que él
(duodécima casa). Por otra parte, cuando nació, a medianoche,
la constelación de Virgo salía al Este y la constelación de Piscis
se ponía en el Oeste. Y ahora nos pide que le sigamos en el eje de
Géminis-Sagitario, el eje de la filosofía, la religión, el interés por
los estudios y los trabajos espirituales. (Jesús era ascendente Virgo).

Cuando Jesús hablaba de la cruz, no pensaba en cualquier


cruz de madera o de metal, sino en la cruz del destino que está
inscrita en el horóscopo de todos los seres. Según las
constelaciones que se encuentren en los dos ejes del Medio Cielo
y del Fondo del Cielo, del Ascendente y del Descendente, el
hombre tendrá tal o cual problema particular que resolver en su
vida. Y Jesús sabía también que él sufriría y que debería llevar su
propia cruz. Por eso, un día en el que habló de su muerte
próxima y que Pedro le dijo: "No, Señor eso no te sucederá",
11

Jesús respondió: "¡Detente Satanás! Tú eres un escándalo para


mí, porque tus pensamientos no son los pensamientos de Dios,
sino los de los hombres. "

Tomemos nuestra cruz y llevémosla, en vez de tratar


siempre de desembarazarnos de ella. No debemos escuchar a
nuestra naturaleza inferior, la personalidad, que nos aconseja sin
cesar que abandonemos nuestra cruz, es decir, que cambiemos de
mujer o de marido, con el pretexto de que ya no nos gustan, o que
descuidemos nuestro trabajo y nuestras responsabilidades para
poder vivir en los goces, la pereza y los placeres, como si
hubiésemos venido a la Tierra para eso. El que trata de
escaparse de los esfuerzos y las dificultades encontrará siempre
dificultades más grandes aún. En vez de tratar de huir de los
problemas, debemos tratar de resolverlos, porque, si no. la
segunda situación será peor que la primera. Mientras que si
llegamos a resolver un problema, el cambio que haremos después
será benéfico. Si queréis abandonar vuestra situación actual,
vuestro deber, para encontrar algo más agradable, es que no
conocéis las leyes severas que rigen el destino. Antes de haber
resuelto un problema a través del cual el mundo invisible quiere
instruiros, no podéis huir a ninguna parte. Adonde vayáis, os
impondrán otra lección; el mundo invisible os dirá: "No has
resuelto nada allá abajo, así que hazlo aquí." No debemos huir de
las dificultades, sino buscar si hemos comprendido bien su
significado y hecho lo que es necesario hacer. Cuando sintamos
que hemos cumplido con todo, podremos ir a cualquier parte,
incluso hasta al Infierno, con toda tranquilidad, porque los
ángeles preparan el camino para aquéllos que han cumplido
todo.

Una mujer piensa: "Abandonaré a mi marido para tomar


otro más bello, más rico". Y así hace sufrir a su primer marido,
pero pronto, con el segundo, será ella la que sufra mucho más. Al
contrario, si sabe resolver el problema planteado, puede después,
sin peligro, dejar a su marido. Pero no antes. Lo que parece fácil
es extremadamente difícil, e inversamente. Si escogéis el camino
más difícil, el Señor os enviará ángeles para ayudaros; pero si
12

escogéis el camino fácil, tendréis también ángeles por


compañeros, ciertamente, pero que serán agentes de policía. Son
ángeles de otra especie...

De ahora en adelante, aceptad llevar vuestra cruz, no os


lamentéis más cada día ante los demás. Decid, al contrario: "Es
nuestra tarea, es el problema a resolver, es una ciencia a
conocer, resolveremos esta cuestión con la sabiduría, el amor y
la pureza." Y los que os observan desde arriba dirán:
"Disminuyamos un poco las inquietudes y los sufrimientos de este
ser".

"Si alguno quiere venir en pos de mí, que cargue con su


cruz." De la cruz se servirá el discípulo para construir la base de
la casa en la que encerrará a su naturaleza inferior, su
personalidad. Él, es decir, su naturaleza superior, vivirá en el
tejado de esta casa y, desde allí, verá la salida del Sol,
contemplará los astros, leerá las reglas y las prescripciones de la
Inteligencia cósmica. La cruz es el conjunto de todas las
experiencias dichosas o desgraciadas que el discípulo debe vivir
para extraer de ellas una lección, y en las cuales crucificará a su
naturaleza inferior, su egoísmo, su orgullo. Si la cruz no fuese
necesaria en la vida del discípulo, Jesús habría dicho
simplemente: "Vamos, dejad vuestra cruz y seguidme, porque el
camino es largo y para poder andar durante mucho tiempo debéis
estar liberados, descargados de todos los fardos." Pero Jesús
dijo: "Toma tu cruz y sígueme", porque tomando nuestra cruz es
como nos liberamos.

Pero no creáis que os he dicho todo sobre la cruz. No, he


querido simplemente profundizar ante vosotros el significado de
las palabras de Jesús: "Si alguno quiere venir en pos de mi que
cargue con su cruz."

En realidad, los cristianos, que han hecho de la cruz el


símbolo de su religión - ¡y que la llevan como una joya sobre su
pecho! - están todavía lejos de comprender la riqueza, la
profundidad del significado iniciático de la verdadera cruz. La
13

cruz, tal como los grandes Iniciados la comprenden, resume y


contiene todos los secretos y los principios de la creación
expuestos en la Cábala.

Se presenta así:

Está, pues, constituida por 22 caras. En cada


cara se inscribe una letra del alfabeto
hebraico (y a cada una de estas letras
corresponde, por orden, una de las 22 cartas
del Tarot). Son las 22 Potencias con las
cuales Dios creó el mundo. Cuando llegamos a comprender esta
cruz, ésta se convierte en un talismán, en un medio de trabajo y de
creación.

Pero con eso os basta por hoy. Era solamente para haceros
reflexionar, meditar y comprender que existe una ciencia
prodigiosa, formidable, divina, de la que todavía no tenéis ni idea

Os deseo la luz y la paz.

Centre
OMRAAM
Institut Solve et Coagula
Reus
www.omraam.es
Primer Centro
De difusión de la obra
Del Maestro OMRAAM
En lengua Española

Consultar OM-00-E-OBRAS COMPLETAS


Para ver donde están todos

Intereses relacionados