Está en la página 1de 2

COMERCIO EN LA EDAD MODERNA

Con la caída de Constantinopla a mano de los turcos en el año 1.443, con la invención de
la imprenta en el mismo año y con el descubrimiento de América, dio comienzo la Edad
Moderna. El fin definitivo del mundo antigüo o clásico marcó la era del Renacimiento y el
Humanismo. El momento del hombre y los descubrimientos se prolongaría a lo largo de
más de tres siglos hasta la Revolución Francesa en 1.789, que daría paso a la Edad
Contemporánea.

Como en anteriores etapas, la economía en la Edad Moderna estuvo marcada por sus
diferentes sectores de actividad.

Agricultura en la Edad Moderna


La agricultura fue, durante la Edad Moderna, el sector económico principal, con un sistema
de monocultivo de bajo rendimiento, principalmente. El cultivo general fue el cereal como la
cebada, el trigo y cereales de bajo rendimiento. Todo ello muy condicionado por la
meteorología ya que el clima era más frío y más seco.
Las formas de cultivo son:
– En el sur de Europa: la agricultura mediterránea.
– En el norte de Europa: el openfield y el bocage.
Los aperos agrícolas más usados son:
– En el sur de Europa: el arado romano.
– En el norte de Europa: el arado de vertedera y herramientas de manos.
El animal de tracción es el caballo con variedades especiales de tiro:
– En el sur de Europa: el ruano.
– En el norte de Europa: percherón.
En cuanto a la propiedad de la tierra, está bastante dividida. Sólo la Iglesia y algunos
grandes nobles poseen grandes propiedades. El resultado, es una actividad que utiliza la
mayor parte de la mano de obra disponible para obtener una producción que está al nivel
de subsistencia, por lo que la productividad es bajísima.
En los Países Bajos se hicieron experimentos con plantas y se introdujeron nuevas plantas
de América. Todas estas innovaciones sirvieron de base para la revolución agrícola de
S.XVIII.
Por último, la silvicultura, a pesar de tener una importancia menor, siguió siendo un
complemento importante. La madera era empleada para la actividad industrial,
principalmente, además de los barcos.

Estructuras agrarias en Europa


En el ámbito europeo, destacó el modelo inglés de enclosures, o campos cercados, en
sustitución de los open fields. Esto benefició principalmente a los terratenientes, en
detrimento de los campesinos. Supuso el fin de la agricultura tradicional de subsistencia,
aumentando en gran medida la productividad. Países como Francia intentaron, sin éxito,
seguir este modelo.
En Europa Oriental se produjo la llamada “segunda servidumbre de la gleba”, es decir, un
refortalecimiento de la feudalización. Aumentaron las prestaciones personales y se extendió
la ruralización. Durante el siglo XV en Hungría, los campesinos pasaron de trabajar 7 días
al año en la reserva señorial a hacerlo 60. En Polonia, los burgueses no pudieron comprar
tierras y los campesinos se reconvirtieron en siervos. Esto hizo que Europa Oriental se
convirtiese en un importante productor de cereales que se comercializaban con Europa
Occidental, a través del Báltico principalmente.
En los Países Bajos se produjo un mayor equilibrio entre agricultura y ganadería. Los
nuevos cultivos (trébol, nabos) oxigenaban la tierra y permitían la alimentación del ganado.
La agricultura estaba muy tecnificada para la época y de la que no debemos olvidar los
polders o terrenos ganados al mar con fines agrícolas. Su origen se halla en Flandes en el
ssiglo XII, aunque en esta época se generalizarán.
Como anécdota, comentar, que se produce aquí la primera gran burbuja especulativa, la
tulipomanía, durante el siglo XVII.

La ganadería en la Edad Moderna


Características principales:
– La insuficiente cría de ganado, la ganadería es una fuente de trabajo, abono y de
alimentos, pero a pesar de todo nunca será suficiente.
– Menor relevancia en comparación con la agricultura, la ganadería nunca tuvo el mismo
peso que la agricultura. Y aunque también hubo tensiones entre agricultores y ganaderos,
los ganaderos, principalmente de ganado ovino, estaban agrupados en la Mesta,
asociación nacional de ganaderos creada en la Edad Media (1273) que les otorgaba
importantes prerrogativas.
A pequeña escala, todos los campesinos europeos practicaban una ganadería doméstica
porque tenían aves de corral, un cerdo y algún animal de tiro que sirven para las labores
agrícolas, y así, complementar la alimentación.
A gran escala, los grandes rebaños fueron:
– En el sur de Europa: ganado lanar.
– En el norte de Europa: ganado vacuno.
En las grandes extensiones de pastos, los pastores practican la transterminancia (local) y
la trashumancia (traslado estacional del ganado en busca de apstos, regional). El objetivo
de la ganadería es sólo, secundariamente, la alimentación humana, porque su fin principal
es la producción de materias primas textiles: cuero y lana.

Recuerde, los Gestores Administrativos, como profesionales y expertos en la materia,


estamos facultados para elaborar y presentar las declaraciones en nombre de terceros.

Otro aspecto importante fue:

LA REVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS

Como podéis observar durante el siglo


XVI la población española aumentó
considerablemente; al mismo tiempo,
aunque la economía creció, la producción
no resultaba suficiente para dar respuesta
a la demanda creciente. Por ello, los
precios aumentaron. Para comprender
este proceso debes tener presente la
relación que existe entre oferta y
demanda, es decir, cómo funciona un
mercado cualquiera.

Pero se produjo algo más. Las remesas de oro y plata americanas hicieron que la moneda
circulante aumentase considerablemente, por lo que los precios, ya sometidos al
desequilibrio demanda-oferta mencionado, sufrieron una subida aún mayor. Este es el
proceso conocido como REVOLUCIÓN DE LOS PRECIOS.