Está en la página 1de 4

Entrevista Periodistica

La entrevista periodística es una conversación que realiza el periodista con otra


persona para obtener opiniones sobre hechos de actualidad, sobre temas de interés
permanente o sobre las opiniones, interpretaciones y actitudes del individuo
entrevistado.

Fases de realización

La producción de una entrevista reconoce cuatro momentos:

- La preparación
- La conversación pautada
- La escritura
- La publicación

La preparación
Se centra en la selección de la persona que será entrevistada. Este acto implica una
evaluación del potencial entrevistado como interlocutor significativo.

La conversación
El segundo momento, la conversación pautada por la sucesión de preguntas y
respuestas. Son factores determinantes el lugar donde se lleve a cabo la entrevista,
los símbolos de prestigio que pone en evidencia el entrevistado, sus gestos y
expresiones, etc. El periodista, a veces, suele revelarnos algunos datos de ese
contexto como una manera de hacer accesible la identidad personal del entrevistado
(la casa, la oficina, los objetos que lo rodean, las fotos que lo acompañan, etc.).

La escritura
El tercer momento, la escritura, que pone en juego la habilidad profesional del
periodista, ya que su trabajo no será una mera trascripción del diálogo. El periodista
deberá seleccionar y jerarquizar determinados datos entre todos los que obtuvo, omitir
otros de menor importancia y apelar a recursos y expresiones que permitan crear la
ilusión de que el lector está presente en la conversación.

La publicación
Por último, el momento de la publicación, en que el equipo profesional del diario
decide dónde ubicar la entrevista, qué espacio dedicarle, cómo titularla y con qué
imágenes acompañarla.

Preparación de la entrevista

Antes de hacer la cita, el periodista necesita documentarse sobre el tema o del


personaje que entrevistará, así el reportero tendrá mejores resultados, ya que tendrá
los conocimientos como para hacer las preguntas adecuadas y sólo se dedicará al
tema importante y logrará entender lo que el personaje le diga. Además se gana la
confianza del entrevistado, dando explicaciones más amplias del tema y no perdiendo
el tiempo en explicarle los detalles básicos. No significa que el reportero deba ser un
especializado, tendrá que tener sólo conocimientos básicos, elementales sobre el
tema.

Para ello, debe leer y documentarse sobre la especialidad del personaje, indagar en
antecedentes y gustos personales. Además, es bueno revisar entrevistas previas, si
es que las hay, para no repetir el enfoque o las preguntas. Si es necesario, se
contactan a personas que puedan entregar datos relevantes del entrevistado.

Además, son importantes los datos biográficos del personaje, para que éste no tenga
que resumir su vida. El personaje se sentirá más motivado y hará más ágil y familiar la
conversación. El reportero, a su vez, tendrá armas para abordar con mayor ventaja al
personaje y ganarse su confianza.

A partir de la información recopilada, el periodista debe preparar temas o preguntas


que sean originales, directas, asertivas y que permitan conocer nuevas facetas
del personaje.

Luego, debe contactar al entrevistado para fijar una hora y lugar de encuentro. Es
importante buscar un lugar que permita hablar con tranquilidad y sin distracciones.
Pero hay que aprovechar la posibilidad si es que surge, de hacer otras preguntas.
Este funciona mejor en entrevistas de información, porque una sola respuesta puede
constituir la principal noticia del día, especialmente, si se enfrenta a una pregunta que
no había imaginado.

Además, idealmente el reportero llevará una grabadora (con un casette y pilas) para
poder registrar la conversación sin tener que estar tomando apuntes. De esta manera,
podrá más atento a las respuestas del entrevistado.

Realización de la entrevista

Las entrevistas además se apoyan con fotografías del entrevistado, que muchas
veces lo retrata de manera distinta a como lo vemos normalmente. Es necesario
entonces coordinar el día en que se hará la sesión de fotos, que bien puede ser el
mismo día de la entrevista u otro.

Antes de la entrevista

- Puntualidad: el retraso del reportero molesta y mal dispone.

- Presentación adecuada: el atuendo del reportero debe corresponder a las


circunstancias y al ambiente en que se desarrollará la entrevista. No significa que se
disfrace, sino que su arreglo personal corresponda al carácter de su trabajo.

- Material necesario: el reportero tiene que acudir a la entrevista provisto de lo


necesario: lápiz, libreta, de notas etc. y también son muy útiles las tarjetas de
presentación y la credencial que lo acredita como periodista de un determinado
medio.
Durante la entrevista el orden de las preguntas dependerá del criterio del periodista
para lograr que el entrevistado se abra más. Por lo general se inicia la entrevista con
una simple conversación para ir creando un clima de confianza. Se hacen preguntas
abiertas, que permiten respuestas más extensas y preguntas cerradas, con
respuestas más exactas. Una característica que hace la diferencia entre una buena y
una mala entrevista es la habilidad del periodista para hacer preguntas que no están
pauteadas y que nacen de las respuestas del entrevistado. Esto se conoce como
contra-preguntas.

Realización o durante la entrevista

- Iniciación: lo más difícil es empezarla, el romper el hielo. Algunas indicaciones:

- En las informativas es mejor ir directo al grano, ya que el personaje intuye los


propósitos del reportero y se dispone al interrogatorio periodístico.
- En las de personaje, como se realizan con mayor tranquilidad, la charla introductoria
suele ser necesaria para romper el hielo y para que el entrevistado se sienta que
conversa con una persona de confianza.

- Desarrollo del tema: hay que tener en cuenta una serie de aspectos:

- El personaje: el periodista debe registrar qué dice, entender sus contestaciones;


porqué lo dice, los motivos por los cuales hace tales comentarios; qué no dice, en
ocasiones lo más importante es lo que calla.
- El reportero: las preguntas deben ser, en cuanto a la forma, sin titubeos, despacio,
con voz sonora, de buen modo con educación, respeto, aunque tengan formas de
pensar distintas. En cuanto al fondo, claras, precisas y directas. En cuanto a la
finalidad, preguntas para saber qué quiere decir el entrevistado, para saber por qué lo
dice, para descubrir qué no quiere decir.
- Epílogo: Conviene que el periodista pueda volver a contactarse con el entrevistado
para aclarar las últimas dudas antes de ser publicada. Es mejor que no se
comprometa a mostrarle la entrevista antes de ser publicada, a menos que esto le sea
útil al reportero, porque sino el personaje puede quitar ciertas partes a la entrevista
que le sacan viveza y espontaneidad.