Está en la página 1de 11

SEGUNDO PARCIAL

1) ¿Qué es la empresa agraria? Luego de definirla, diferénciela de la empresa comercial.(8


puntos)
2) Especifique las diferencias entre contrato de aparcería agrícola y contrato de pastaje. (8
puntos)
3) Desarrolle sintéticamente la evolución de los derechos de la propiedad de la tierra en la
República Argentina, desde 1810 a la fecha. (8 puntos)
4) Relacione el régimen de flora y fauna silvestre con la Convención sobre la diversidad
biológica, ratificada por la Ley 24375. (8 puntos)
5) Sintetice el Régimen Jurídico aplicable a la comercialización de granos (8 puntos)
6) Dos vecinos colindantes no tienen bien definidos sus límites y uno de ellos aduce tener
menos superficie de lo que debería tener según sus títulos. Ambos concurren a su estudio
con el fin de que los asesoren con respecto a delimitación de fundos rústicos y obligación
de compartir medianera. Fundamente jurídicamente su respuesta por escrito. (30 puntos)
7) Dulcineo, en Calidad de Productor cañero, celebra un contrato de maquila con Santiago, el
propietario del ingenio "EL TUCUMANO".Luego de procesada la caña de azúcar y antes de
distribuir la misma, obtenida como producto final ,y con motivo de un juicio que un tercero
le iniciara al ingenio, un tercero le embarga dicha azúcar.
-¿Qué tipo de contrato se ha perfeccionado entre el productor Dulcineo y el industrializador
Santiago (propietario del ingenio El Tucumano).
-¿Qué derecho puede y debe hacer valer Dulcineo?
- ¿Qué instituto procesal puede utilizar? (30 puntos)

1) La empresa agraria es aquella entidad organizada, que utiliza los factores productivos
(recursos naturales, capital y trabajo) y la tecnología, para crear bienes y servicios,
maximizando los beneficios, referido a actividades agrarias y conexas, en un proceso
económico productivo, tengan alto, bajo o ningún rendimiento, como en el caso de la
agricultura de subsistencia, requiriéndose profesionalidad e imputabilidad (hacerse cargo de
los riesgos). No estarían organizadas en forma empresarial, la actividad agraria destinada al
consumo personal, o para fines educativos o científicos.
Para que la actividad (esto es: serie de actos coordinados y dirigidos a la consecución de una
finalidad común), sea considerada una empresa, debe reunir determinados requisitos:
economicidad – organicidad – profesionalidad – imputabilidad.
Lo que permite calificar y distinguir a una empresa, es el especial tipo de actividad que esa
empresa desarrolla. En éste sentido, la empresa agraria es la que desarrolla la actividad
agraria.
Desde un punto de vista global o general, la empresa agraria reúne los requisitos del género
(empresa):
Economicidad: la agricultura moderna se caracteriza por ser una actividad económica, que
implica la producción e intercambio de bienes (enajenación), ya sea tal cual son obtenidos de
la naturaleza, o bien después de haber sido transformados. La actividad debe ser desarrollada
bajo criterios económico-agrícolas, de manera tal que sea rentable, pero sin necesidad de que
se obtenga un lucro o ganancia. La economicidad excluye del concepto de empresa agraria, a
la agricultura recreativa o científica, o a la destinada al autoconsumo (que sólo satisface las
necesidades del propio empresario).

Organicidad: el empresario agrario debe organizar los instrumentos productivos (hacienda):


cosas (materiales y derechos) y personas, a fin de lograr un mejor aprovechamiento o
rendimiento de la tierra. En la empresa agraria hay una pluralidad de colaboradores (familiares
o terceros asalariados) cuyo trabajo debe ser organizado por el empresario mediante las
directivas que sean necesarias y acordes a la actividad agraria.

Profesionalidad: implica que la actividad agraria debe ser desempeñada por el empresario
agrícola de manera habitual. Es decir, la habitualidad en la actividad concluirá en la tipicidad
de la misma.

Imputabilidad: la agricultura es una de las actividades más vulnerables (respecto de las demás
actividades económicas), ya que está condicionada por factores externos o ambientales, y está
limitada por los ciclos biológicos (riesgo agrícola) que afectan no sólo la etapa productiva,
sino también la de comercialización de los bienes agrícolas. Si bien con la agricultura moderna
o artificial se logra atenuar el riesgo ambiental (mediante la regulación de la humedad, la
temperatura, etc), han aparecido los riesgos microbiológicos, por lo cual la actividad agrícola
sigue siendo una actividad sensible y altamente vulnerable.

Desde un punto de vista más específico, la empresa agraria tiene su propio objeto: actividad
agraria. Siguiendo lo dispuesto en el código italiano, podemos distinguir dos clases de
actividad agraria:

Actividad Típica: es la esencialmente agraria (que califica a la empresa, le da el carácter de


agrariedad). Comprendería:

1) El cultivo del fundo (obtención de frutos de la tierra, mediante la utilización de medios y


herramientas tradicionales y rústicas, o por medio de máquinas más tecnológicas).

2) La silvicultura (obtención de una regular producción de madera, mediante talas racionales y


sustitución periódica de plantas)

3) La crianza de ganado (bovino, ovino, caprino y equino).

Actividades Conexas: son aquellas que, miradas en sí mismas, son de naturaleza industrial o
mercantil, pero adquieren el carácter de agrarias por su conexión con las actividades
netamente agrarias (cultivo, silvicultura y cría de ganado). Se refieren a la transformación o
enajenación de productos agrícolas. Para que sean agrícolas, en la conexión debe existir un
elemento subjetivo (la industrialización y la comercialización debe ser realizada por “el mismo
titular” de la empresa agraria) y un elemento objetivo...

2) Aparcería agrícola: Con arreglo al art. 21 de la ley:


“Habrá aparcería cuando una de las partes se obligue a entregar a otra animales, o un
predio rural con o sin plantaciones, sembrados, animales, enseres o elementos de trabajo,
para la explotación agropecuaria en cualesquiera de sus especializaciones, con el objeto
de repartirse los frutos.” Las partes son: Aparcero Dador es quien cede el uso y goce del
inmueble rural o el que entrega los animales; y Aparcero Tomador es quien realiza la
producción, en la ley se lo denomina simplemente Aparcero. La definición contiene los
dos tipos de Aparcería: agrícola y pecuaria, de todos modos los elementos esenciales son:
1) Cesión de uso y goce del predio rural (Aparcería Agrícola) o entrega de animales
(Aparcería Pecuaria); 2) Destinado a la explotación agropecuaria en cualquiera de sus
especializaciones; 3) Reparto de los frutos de la explotación entre las partes.
Esta figura es utilizada para explotar un campo de neta producción agrícola, con cultivos
rotativos y modernas prácticas de roturación y siembra.
El contrato de Aparcería es un contrato: consensual, bilateral, oneroso, de colaboración,
de naturaleza asociativa, de tracto sucesivo, intuitu personae, aleatorio y formal. En cuanto
a la naturaleza asociativa, el contrato de Aparcería es un contrato de colaboración y de tipo
asociativo en el cual las dos partes colaboran en la empresa agraria, aportando
respectivamente capital y trabajo. En los contratos asociativos las prestaciones son
convergentes en una empresa de interés común, y una parte está al lado de la otra. En estos
contratos la prestación debida es en función de una cooperación entre las partes.
Plazos: Plazo mínimo de tres años para estos contratos sin que las partes puedan cambiar
esto ya que está interesado en la cuestión el orden público económico. El plazo máximo es
el de diez años dispuesto por el Código Civil. El plazo extremo de veinte años previsto para
aquellos contratos en los cuales el aparcero se obligue a realizar obras de mejoramiento del
predio, tales como plantaciones, obras de desmonte, irrigación, avenamiento que retarden
la productividad de su explotación por un lapso superior a dos años.
Extinción de los contratos:
Fallecimiento de partes: La muerte del aparcero determina la resolución del contrato de
aparcería. También concluye el contrato por incapacidad o imposibilidad física
sobreviniente a ésta.
Ante la muerte del dador o la enajenación del predio objeto del contrato, no producen
ningún efecto jurídico respecto del contrato que continúa con los sucesores de él, salvo o
CONTRATO DE PASTAJE O PASTURAJE:
Habrá contrato de pastaje o pasturaje cuando una de las partes se obligue a recibir de la
otra animales con el objeto de alimentarlos con el pasto de su campo y la otra a pagar por
dicha alimentación un precio por cabeza y por el tiempo de duración del contrato. Lo que
se vende aquí es el paso, por lo que se ha llamado también a este contrato “pensión de
animales”. No existe en esta convención cesión de la tenencia del predio, como se da en el
arrendamiento o en los pastoreos regulados por el art. 39 de la ley 13.246.
Se utiliza para lotes chicos de hacienda o por breves períodos de tiempo, generalmente
estacionales.
Responsabilidad de los animales y cuidado de ellos: En estos casos, el titular del predio
no otorga la tenencia del potrero o de la fracción de campo propia, al dueño de los
animales y como tal puede entenderse que sea el dueño del campo quien tendría a su cargo
el cuidado y vigilancia de los animales pero que suceda y de hecho, es frecuente, que el
cuidado y la responsabilidad las tenga el dueño de los mismos, ya que nada hay más bueno
que el propio dueño cuide de su ganado. Es fundamental dejar claro quien tendrá a su
cargo el cuidado de los animales.
Diferencias
Contrato de Aparcería Agrícola Contrato de pastaje
Objeto: predio rural, con o sin plantaciones, sembrados o elementos de trabajo Objeto:
pastos o hiervas naturales, apto para la alimentación animal
Obligaciones del Aparcero: realizar personalmente la explotación-dar a la cosas el destino
convenido-conservar los edificios, mejoras, enseres que deberá restituir al hacer la entrega
del predio-hacer saber la fecha en que se comenzará la percepción de los frutos y
separación de los productos a dividir. Obligaciones tenedor: facilitar el pastaje, bebida para
los animales y cercado.
Libre acceso del predio, a los efectos de que pueda cumplir su cometido
Obligaciones del Aparcero dador: garantizar el uso y goce de las cosas dadas en aparcería-
detalle de la forma en que se distribuyen Obligaciones del dueño: pagar el precio cierto
convenido, por cabeza de animal
Tiempo: mínimo tres años, máximo diez Tiempos: generalmente por corto plazo
Precio: porcentaje de los frutos que obtengan Precio: cierto en dinero

3) En la época colonial surgieron disposiciones que tendían originalmente al reparto de


la tierra, en todos los países conquistados por España cuyo dudoso derecho de propiedad
se fincaba en la burlas de Alejandro VI.
Durante la edad media, el problema agrario se mantuvo con idénticos perfiles, la
propiedad de la tierra se confundía con el concepto de soberanía, y que la propiedad feudal
debía organizarse con arreglo a este concepto, sirviendo a instituciones que, en general
consistían en asegurar el laboreo del suelo con caracteres serviles.
Esta continuidad desaparece con el triunfo de las ideas políticas nacidas de la Revolución
Francesa, y en especial con la codificación. La codificación civil, que se difundió en Europa
y en América basada en una estructura similar al Código Francés de 1804, cuyo ejemplo
más claro es nuestro Código Civil argentino, debía provocar lo que se ha llamado un
proceso de desagrarización.
La diferenciación entre la propiedad agraria y la urbana fue en principio el punto de
partida del reconocimiento del derecho agrario como un derecho espacial, la legislación
general dada al derecho por el codificador no pudo servir nada más que para asimilar un
dominio a otro, al que por otro lado se le asignaba los caracteres clásicos de absoluto,
exclusivo y perpetuo contenidos en su definición ( art.2506 “ el dominio es el derecho real
en virtud del cual una cosa se encuentra sometida a la voluntad y a la acción de una
persona”).
Con posterioridad a la primera guerra mundial, la propiedad que tiene por objeto la tierra
destinada a la explotación agropecuaria, no puede ser definida ya con referencia a las
normas del código civil, sin tener en cuenta ese complejo de leyes inspiradas ahora en la
función productiva del suelo agrario se separan cada vez más de los principios contenidos
en el c.c., inspirados concepción individualista del derecho de propiedad y sin
consideración de este factor que lo impregna de un contenido distinto. Se observa
claramente en nuestro país ya que, antes de ser sancionada la abrogada constitución de
1949, se dictaron diversas leyes entre las que debe destacarse, sin duda alguna, la ley de
colonización N° 12636 (1940) que en su art. 1 estableció” la propiedad de la tierra queda
sujeta a las limitaciones y restricciones que se determinan en esta ley de acuerdo al Interés
colectivo”.
La concepción tradicional del dominio dictada sobre la base del individualismo, comienza
a resentirse mucho antes que las constituciones vayan incorporando el principio señalado.
Los códigos modernos han suprimido el carácter absoluto del derecho de propiedad, ya
que no hace a la esencia de este derecho. Nuestra jurisprudencia se ha pronunciado el caso
“Ercolano” “un derecho ilimitado importaría una concepción antisocial”. Esta concepción
antisocial de la propiedad, y también cómo el denominado constitucionalismo social ha
dado paso a una concepción distinta.
el carácter perpetuo del derecho de propiedad art.2510” independientemente del ejercicio
que se pueda hacer de él, y por los tanto el propietario no deja de serlo, aunque no ejerza
ningún acto de propiedad, aunque que esté en la imposibilidad de hacerlo, y aunque un
tercero los ejerza con su voluntad o contra ella.”; en el proyecto de colonización por Horne
en 1938 se disponía que toda tierra abandonada o no explotada por su propietario durante
cinco años, pasaría al dominio del estado y debía entregarse al Consejo agrario, previa
indemnización de cuerdo a la producción
El tercer carácter es la exclusividad que el código civil en su art.2508 dice” dos personas
no pueden tener cada una en el todo el dominio de una cosa; mas pueden ser propietarios
en común de la misma cosa….”
El código no hace distinción entre la propiedad agraria y la rural, por lo tanto deben
aplicarse los mismos principios, tanto más objetables cuando deben serlo a la tierra
destinada a la actividad agraria.
En 1940 la ley 12636 de colonización, cuyo objeto fue resolver gradualmente el problema
de la tierra, ubicar y arraigar a los productores en ella, teniendo en cuenta que la tierra deja
de ser una mercancía para ser considerada en función social, y el hombre un ser aislado.
En 1949 se producen la reforma de la constitución , más tarde abrogada, cuyo art.38 “ la
propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia estará sometida a las
obligaciones que establezca la ley con fines de bien común, incumbe al estado fiscalizar la
distribución y la utilización del campo…..”
En consecuencia de la función social que investía ahora la propiedad, dio lugar a la
sanción de diversas leyes, el congreso sanciona la ley 13995 sobre tierras fiscales
nacionales (derogada más tarde por decreto ley 14577/56) que encomienda al Ministerio
de Agricultura y Ganadería promover el cumplimiento de la función social de la tierra fiscal
“que la tierra no debe constituir un bien de renta, sino un instrumento de trabajo”. La
tierra debía dividirse en unidades económicas, la que era declarada inembargable e
inejecutable.
Bajo la vigencia de la const. de 1949 también se dicta la ley 14392, que sustituye a la ley
12636 sin que hubiera tenido vigencia efectiva. Carrera dice con razón que ambos textos, el
constitucional y el de la nueva ley 14392, no dejan lugar a dudas respecto de la orientación
del pensamiento jurídico que los inspiró, quedando consagrada la función social de la
tierra.
Derogada la const. 1949, se reimplanta la de 1853 y se modifica mediante el decr. ley
2964/58 la ley de colonización expresando “ la propiedad de la tierra rural colonizada en
cumplimiento de esta ley, queda sujeta a las limitaciones y restricciones que se determinen
en ella”; ya no se refiere a la función social ni al interés colectivo como lo decía la
originaria.
La ley 14392 con las modificaciones del decr.ley 2964/55 fue inopinadamente derogada
por una ley de presupuesto (22202).,
La reforma de 1968 la ley 17711 , modifica en cuenta al dominio derogando los art.2513 y
2514 que determinaban, respectivamente, la facultad del propietario para desnaturalizar,
degradar o destruir la cosa. El art.2513 fue reemplazado por el siguiente: “Es inherente a la
propiedad el derecho de poseer la cosa, disponer o servirse de ella , usarla y gozarla
conforme a un ejercicio regular” El art.2514 dice: “ El ejercicio de estas facultades no
pueden ser restringido en tanto no fuere abusivo, aunque privare a terceros de ventajas o
comodidades”.
La reforma de la constitución de 1994 incorpora en el art 75 incisos 15, 17 y 18. Inc. 15
Arreglar definitivamente los límites del territorio de la Nación, fijar los de las provincias,
crear otras nuevas, y determinar por una legislación especial la organización,
administración y gobierno que deben tener los territorios nacionales, que queden fuera de
los límites que se asignen a las provincias
Inc.17. Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos.
Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural;
reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad
comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras
aptas y suficientes para el desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable,
transmisible ni susceptible de gravámenes o embargos. Asegurar su participación en la
gestión referida a sus recursos naturales y a los demás intereses que los afecten. Las
provincias pueden ejercer concurrentemente estas atribuciones.
Inc 18. Proveer lo conducente a la prosperidad del país, al adelanto y bienestar de todas
las provincias, y al progreso de la ilustración, dictando planes de instrucción general y
universitaria, y promoviendo la industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y
canales navegables, la colonización de tierras de propiedad nacional, la introducción y
establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la
exploración de los ríos interiores, por leyes protectoras de estos fines y por concesiones
temporales de privilegios y recompensas de estímulo.
Distintas Doctrinas sobre la propiedad de la tierra:
Individualista: la propiedad feudal con sus cargas y gravámenes impuestos a los
terratenientes podrá tolerarse en tanto los sr. Feudales brindasen algún servicio o
protección a los primeros. Este doble sistema de propiedad además de construir un serio
retraso económico y social debía extinguirse. Fue la Revolución Francesa se encargó de
eliminar la propiedad directa dejando subsistente la propiedad útil en manos de quien la
aprovechase económicamente. Fue la aplicada por Vélez Sarsfield de la Codificación
Colectivistas: el socialismo alemán afirma que la propiedad privada debe desaparecer.
Según Marx el capital se apodera de la agricultura a través de dos formas A) como gran
empresa explotando a los obreros. B) en forma de arrendamiento explotando el suelo.
Socialcristiana: entre el individualismo liberal y el colectivismo marxista como dos
puntos opuestos se encuentra esta doctrina. Como expresión de ella se cita a la encíclica
forum novarum de leon xiii y encíclica quadragesimo ano pro XI en la 1era expone que el
Hombre como único animal dotado de razón tiene el derecho de poseer en forma estable y
perpetua tanto las cosas que se consumen con el uso como las que no se acaban . El
Hombre debe tener dominio de los frutos y de la tierra.
La 2da encíclica ratifica lo expresado agregando que no vieron el carácter individual y
social de la propiedad, sino que vieron un Don otorgado por Dios a los hombres para
atender sus necesidades.
4) La Constitución Nacional reformada en el año 1994 establece claramente el dominio
originario de las provincias sobre sus recursos naturales, entre los que se encuentran los
Recursos Genéticos.
El Convenio sobre Diversidad Biológica (Rio de Janeiro 1992) es una norma internacional
que establece pautas para conservación, uso sustentable, participación justa y equitativa en
los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos. Entre otras cosas,
contempla un acceso adecuado a esos recursos y una transferencia apropiada de las
tecnologías pertinentes, teniendo en cuenta todos los derechos sobre esos recursos y
tecnologías.
A nivel nacional, por la Ley 24375, el país se adhiere al Convenio de Diversidad Biológica,
sin embargo esta es una norma legal muy amplia y no está reglamentada. Se requiere una
normativa clara y ágil para regular el acceso a los Recursos Genéticos de la Flora.
El art. 2 de la ley 24375 dice: Por “diversidad biológica” se entiende la variabilidad de
organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas
terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que
forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los
ecosistemas.-
Podría decirse, entonces, que la palabra hace referencia a la variedad de organismos vivos
y los sistemas ecológicos donde se encuentran. Estaría integrada, así, por un nivel genético
(variabilidad dentro de una especie), un nivel especie (variabilidad de organismos vivos) y
un nivel ecosistema (variedad de hábitat y procesos ecológicos).
La biodiversidad no puede ser entendida como un concepto estático, sino que varía
incansablemente con el tiempo. Evoluciona, cambia, muta, adquiere nuevas
características. Los integrantes de la biodiversidad de Neuquén no son los mismos que los
de Chaco ni los mismos que los de Neuquén hace 10 años. Cada especie, cada gen, cada
ecosistema tiene sus propias características, que lo diferencian del resto.
En esta heterogeneidad y en esta constante evolución pueden encontrarse las dos
columnas de la biodiversidad.
Y justamente estas particularidades son las que dificultan su regulación jurídica, ya que el
Derecho generalmente regla relaciones permanentes o, al menos, estáticas y agrupa un
conjunto que tienen un elemento en común bajo una misma norma.
La heterogeneidad y evolución de la biodiversidad plantean un desafío al Derecho. El reto
consiste en proteger la totalidad de la biodiversidad con un criterio unitario, aplicando un
mismo sistema de defensa.
Se trata de fomentar la conducta de cuidado y prevención en el ciudadano y brindarle la
mayor información posible, otorgar una acción, evitar la reducción y amenazas con
respecto a toda la biodiversidad en el país. Asegurar la diversidad y supervivencia de todas
las especies y el respeto de su hábitat y modo de vida.
El objetivo se vería frustrado si, mediante distintas normativas, se intenta proteger por
separado a cada tipo de planta o una especie determinada de animales. Esta política
legislativa fragmentaria, si bien sería efectiva en la protección de las especies sobre las que
recae, no aseguraría la diversidad biológica ni a los seres vivos en su conjunto. Podría
pensarse en varios ríos que convergen en una misma desembocadura al mar. Si se
intentara contener sus aguas, resultaría más simple construir el dique en la
desembocadura común que construir tantos diques como ríos en un punto anterior a aquel
en el cual confluyen. Así, en Argentina, podemos encontrar leyes referidas a la fauna,
distintas de aquellas que regulan la fauna silvestre.
Los únicos criterios unificadores aparecen en lo relacionado a parques nacionales y áreas
protegidas y cuando se sancionan leyes marco sobre recursos naturales y el medio
ambiente.-
5) En 1812 el decreto del triunvirato, decía que la población es el principio de la
industria y el fundamento de la felicidad de los pueblos, a los extranjeros que se dediquen a
la cultura de los campos se le auxiliará para sus primeros establecimientos rurales y
gozarían de los mismos derechos que los naturales del país denominado “ Reglamento
general de la Heras”, inspirado por Rivadavia.
La Argentina en 1876 inicio con la humilde exportación de 200 toneladas.
La agricultura continúo avanzando incontenible aumentando la superficie sembrada y la
cantidad de granos exportados, actividad que se desenvolvió en un régimen de libertad
comercial al amparo de la Const. Nac., sin que se dicten leyes reguladoras de la economía
agraria.
En 1878 en el puerto de Rosario, Carlos Casado de Alisal, cargo seis buques con algo más
de 4000 toneladas.
En 1879 durante la presidencia de Avellaneda se dispuso la rectificación de embarques
con el fin de facilitar las transacciones y propender a que el comercio se desarrolle en
forma conveniente.
En el siglo XIX se sanciona una ley ( 3451) donde se autoriza al poder Ejecutivo a
contratar con particulares la construcciones y exportación de elevadores de granos en los
puertos del país, sustituido más tarde por la ley( 3908) que amplió su construcción en
estaciones ferroviarias.
En 1899 se crea un decreto a efectos de evitar medidas que pudieran afectar la
exportación de granos propender y estimular su buena producción, establecía inspecciones
con la finalidad de certificar que el trigo y el maíz se encontraran en buenas condiciones
para el transporte.
En 1932, el poder ejecutivo, por iniciativa de su ministro de Agricultura, remite los
proyectos de construcción de una red de elevadores, comercio interno, y exportación de
granos.
En 1935 se dicta la ley 12253 y se crea la comisión Nacional de granos y elevadores, como
organismo destinado a controlar el comercio de granos, y a sustituir el sistema del
embolsado por el “ a granel”. Comienza a delinearse la intervención estatal.
Se crea por decreto (31864/33) la junta reguladora de granos como consecuencia de la
notable caída de los precios agrícolas, era un intermediario entre los productores y los
exportadores.
En 1946 al nacionalizarse el banco Central, la junta se modifica pasando sus funciones de
promoción agrícola y comercio al banco de la Nación.
En 1949, la ley 13650 sustituyo la comisión, por la dirección nacional de granos y
elevadores con las mismas funciones, pero sin autarquía, estaba en manos de funcionarios
públicos.
En 1954, por ley 14378 se creó el instituto Nacional de Granos y elevadores, cuya función
era regular el mercado, y también el control de comercio de granos.
Por decreto (19697/56) se crea la Junta Nacional de Granos como entidad autárquica, con
función de control, fomento y comercio de granos y administradora de la red oficial de
elevadores.
En 1956 el decreto ley (6698/3) la junta nacional de granos, y sus funciones pasan al
nuevo organismo.
En 1973 el decreto (6698/3) fue reemplazado por la ley 20573 que mantuvo a la junta
nacional de granos. Este régimen retorno el monopolio establecido por el instituto
argentino de promoción del intercambio (I.A.P.I.) fue derogado por la ley 21288, lo que
produjo el restablecimiento del decreto (6698/3).
En 1979 se promulga la ley (22108) que introduce modificaciones al texto del (6698/3)
ratificado por la ley (16478)- esta ley estableció que los elevadores funcionaran como
servicios públicos y privados.
En 1991 el decreto (2284/91) de desregulación económica, importa ejercer el poder de
policía por parte del Estado, para afianzar y profundizar la “ Libertad económica” y la
reforma del Estado” , este decreto fue considera inconstitucional ya que el poder ejecutivo
avanzo sobre facultades propias del congreso de la nación , luego fue ratificado por el
art.29 de la ley 24307. La reforma constitucional del año 1994, en el actual art.99 inc. 3
establece que en ningún caso el Poder Ejecutivo puede emitir disposiciones de carácter
legislativo.

6) 23 de junio de 2016

Estimados vecinos

Teniendo en cuenta el planteamiento de su visita reciente al estudio jurídico, quiero


exponer algunos conceptos que clarifican la cuestión: cercar significa hacer en la tierra una
tapia, vallado u otra cosa que implica en forma material la entrada al predio y, por lo tanto,
heredades cercadas son aquellas separadas por obras( divisorias) materiales, ya sean
naturales o artificiales, tendientes a impedir las entradas de ellos, las que son objeto de
derechos y obligaciones entre los propietarios colindantes y que persiguen una doble
finalidad, la delimitación y la defensa de la propiedad rural.
Hay dos cuestiones a saber:
1) Si los límites de un de los vecinos, está bien delimitado 2) Si deciden construir
medianera, cuales son los derechos y obligaciones para ambos.
En primer lugar el art. 2746. El que poseyere terrenos cuyos límites estuvieren
confundidos con los de un terreno colindante, repútese condómino con el poseedor de ese
terreno, y tiene derecho para pedir que los límites confusos se investiguen y se demarquen.
2747. Cuando los límites de los terrenos estén cuestionados, o cuando hubiesen quedado
sin mojones por haber sido éstos destruidos, la acción competente a los colindantes es la
acción de reivindicación para que a uno de los poseedores se le restituya el terreno en cuya
posesión estuviese el otro.
2748. La acción de deslinde tiene por antecedente indispensable la contigüidad y
confusión de dos predios rústicos. Ella no se da para dividir los predios urbanos.
2749. Esta acción compete únicamente a los que tengan derechos reales sobre el terreno,
contra el propietario del fundo contiguo.
En este caso si uno de los vecinos tiene títulos sobre las medidas del terreno, y para mejor
comprensión el art. 2721 aclara tal situación “ en el conflicto de un título que establezca la
medianera, y los signos de no haberla, el título es superior a los signos”.
En segundo lugar si deciden construir el moro medianero, en el código civil no establece
la obligación de cercar, como lo hace en cambio en la medianera en los pueblos y arrabales
(art.2726). En materia Rural, solamente en el supuesto de que el terreno colindante viniera
a quedar totalmente cerrado, su propietario se encuentra obligado a contribuir al pago de
la obra divisoria.

7) CONTRATO DE MAQUILA DE CAÑA DE AZÚCAR


Habrá contrato de maquila de caña de azúcar cuando una de las partes, llamada “cañero”
se obliga a entregar a la otra, denominada “industrial” o “el ingenio”, una determinada
cantidad de caña, para que este se la pague con determinada cantidad de azúcar, de calidad
establecida previamente, que elabora este último con la caña que le entrega el primero.
El pago de la materia prima en el caso de la caña de azúcar, con el producto elaborado a
base de esta, mediante el régimen del contrato a maquila, aparece desde antiguo en las
tradiciones árabes. Podemos ya tipificar este contrato como una forma distintiva de
convenir la retribución al productor primario.
El pago de la caña con azucares o subproductos es un viejo procedimiento que permite
ordenar el proceso de elaboración de la caña mediante el pago a los cañeros por el sistema
de maquila. Evita de este modo desembolsos de dinero y permite a los ingenios afrontar el
pago de la zafra con el mismo producto o subproductos elaborados por la planta industrial.
El contrato de Maquila es un contrato agroindustrial de integración vertical, en virtud del
cual un productor entrega toda o parte de la cosecha a un industrial, y éste la procesa y le
entrega parte de los productos manufacturados, quedándose con el remanente como
contraprestación. Típicamente aplicado en la industria azucarera.
El productor cañero Dulcineo, mantiene en todo el proceso de transformación la
propiedad sobre la materia prima y luego sobre la porción del producto final que le
corresponde. Por lo tanto, el tercero que inicio el juicio solo puede embargar la porción de
azúcar que le corresponde al ingenio (Santiago).
El derecho que puede hacer valer Dulcineo es el derecho de garantía de crédito, donde
consta la participación del cañero (Dulcineo) amparada por certificado de depósito o
warrant.
El instituto procesal que deberá utilizar es el derecho civil y comercial.