Está en la página 1de 8

MATERIAL CERÁMICO

El Proceso de Fabricación de las Tejas Cerámicas

Las Tejas Cerámicas LOSA, se producen en tres líneas o sectores de producción, que por
prensado permite obtener los modelos francesa, portuguesa y símil pizarra, todos en una
amplia gama de terminaciones superficiales, que además se complementan con sus
accesorios.

Las etapas que conforman el proceso son:

Materias primas: La formación de montes de maduración de materia prima, consiste en


depositar a cielo abierto los distintos componentes que la constituyen, en forma de capas
estratificadas por un período igual o mayor a 9 meses. Este estacionamiento tiene como
objetivo lograr una homogenización y disgregación de los componentes en forma natural,
favorecida por la acción de los agentes climáticos.

Molienda primaria y humectación: Las materias primas ya estacionadas, son transportadas


por medio de palas frontales e introducidas en cajones alimentadores, ubicados en el arranque
de la etapa de molienda primaria, que trabajan en dos líneas en paralelo. Aquí se inicia la
trituración de las arcillas a través de rompedoras, molazzas y laminadores, esta etapa tiene
como propósito reducir el tamaño de las partículas a valores mínimos, adecuados para la
elaboración de la teja.

Almacenamiento: Los silos almacenadores acopian el material proveniente de la etapa


anterior y actúan como pulmón o regulador de caudal, alimentando las tres líneas de
producción de tejas y la línea de accesorios (caballetes y media teja).

Molienda de refinación: Los laminadores refinadores, de cada línea de producción, tiene


como función realizar una segunda molienda para reducir aún más la granulometría de las
partículas. La materia prima laminada pasan por un mezclador filtro, donde se le incorpora
agua y se mezclan por la acción de las paletas y hélices.

Extrusión: Posteriormente la mezcla ingresa en la etapa de extrusión, donde es amasada


nuevamente, desaireada y forzada por hélices a pasa a través de una boquilla, que conforma
una barra preformada, sólida y única, denominada filón. A la salida de la extrusora, se localizan
las cortadoras, que reciben a dicho filón y a través de una cuchilla lo seccionan en trozos de
igual longitud, denominados galletas, listas parea ingresar a las prensas.

Prensado: Las galletas ingresan en las prensas y son depositada sobre los moldes, que
definirán el modelo, que por compresión les dará la forma deseada. Es esta una etapa
importante porque un molde mal diseñado o presiones mal aplicada originan tensiones en el
producto que se manifiestan en defectos durante las etapas posteriores.

Secado: Por medio de carros automáticos las tejas prensadas son trasladadas al interior de
las cámaras de los secaderos. Aquí en estos recintos las tejas pierden gradualmente la
humedad, bajo la acción de condiciones preestablecida de temperatura y humedad,
alcanzando valores muy reducidos.
Esmaltado: Las piezas secas se descargan del secadero e ingresan a la línea, donde se les
aplica el ó los esmaltes. Proceso realizado mediante la dispersión del producto en forma
homogénea sobre la cara superior de la teja. Este esmalte se fabrica a partir de óxidos fritados,
arcillas y pigmentos, perfectamente dosificados, molidos y disueltos con agua.

Carga de vagonetas: Previamente a la entrada de la carga de vagonetas se realiza un control


de calidad, para asegurar que no ingresen posteriormente a la cocción productos rotos o
defectuosos. En la maquina automática de carga se forman los paquetes que son apilados por
la misma sobre vagonetas, las que se encargaran de transportar y pasar el material por el
interior del horno.

Cocción: La cocción de las tejas se efectúa en el interior de los hornos, pasando por tres
etapas muy distintivas, denominadas precalentamiento, cocción y enfriamiento. La máxima
temperatura alcanzada en el interior del horno permite lograr las transformaciones físico -
químicas que le confieren al producto final las características deseadas.

Clasificación: En esta etapa se hace la clasificación del producto cocido, se cuenta con una
clasificadora automática en el S3 donde se le hace un control teja a teja. En los sectores 1 y
2, se hacen controles estadísticos diarios por cada turno, los cuales son realizados por personal
de control de calidad.

Descarga, palletizado y enfundado: En las líneas de descarga se bajan las tejas cocidas de
las vagonetas y se precede al armado del pallet, el cual estará formado por un número
determinado de paquetes de tejas. El pallet es recubierto por un film de polietileno e
introducido en un horno de termo contracción, que por acción de un calentamiento leve lo
contrae, acabando así con el enfundado.

Tratamiento superficial: Se realiza la inmersión de los pallet en cubas con productos


dosificados según el modelo de tejas en cuestión.

Stock para despacho: El producto terminado se almacena en la playa de stock exterior,


identificada y sectorizada, para posteriormente desde aquí abastecer los requerimientos de
despacho.

1. Análisis formal:
TAMAÑO DE UNA TEJA

2. Análisis Técnico:

TIPOS DE TEJAS:
Teja plana de hormigón prelacada.

Esta clase de tejas van fijadas sobre rástreles previamente fijados a


la estructura.
Sus caballetes y limatesas se colocan con mortero.
Teja vieja llamada teja curva o teja árabe.

Antiguamente se colocaba sobre paja o barro.


Actualmente se coloca sobre planchas de onduline.

Teja mixta
Teja cerámica que se fija a la cubierta mediante rastreles.
Diferentes acabados y colores.
Caballetes y piezas de remates prefabricadas.

Teja plana alicantina

Este modelo se puede encontrar en hormigón y cerámica.


Se fija al tejado mediante rastreles.

Teja francesa

Modelos de teja cerámica prelacada con un acabado en infinidad de


colores.
Se fija a la cubierta mediante rastreles.
Este tipo de tejas dispone de piezas de remate prefabricadas.

3. Análisis Funcional:

La principal función de las tejas es recibir y canalizar el agua de la lluvia, la nieve o el


granizo. Hay otros modos de formar las cubiertas, pero cuando se hacen con tejas, reciben el
nombre de tejados.

4. Análisis Socioeconómico:

HISTORIA:

Registros antiguos nos indican que en las


civilizaciones antiguas la gente tenía techos hechos de paja, ramas y
hojas con pendientes inclinadas para facilitar el flujo de la lluvia; sin
embargo este tipo de materiales no impedían que el agua o las
inclemencias del tiempo penetraran dentro de las casas de aquella
época. Alrededor del año 2000 A.C. se empezó a utilizar el barro para
fabricar tejas para techo en las civilizaciones mesopotámicas alrededor
de los Ríos Tigres y Eufrates y casi al mismo tiempo se empezaron a
fabricar en China. Posteriormente en Inglaterra se empezó a utilizar la
piedra o pizarra como elemento para recubrir los techos.

Las tejas hechas de barro y piedra, vinieron a sustituir los materiales


como la paja y las hojas y revolucionarón inmediatamente la manera
de proteger las casas en el mundo antiguo. Gracias a las cualidades
técnicas e impermeables que ofrecía la teja, su uso pronto se extendió
por todo el mediterráneo siendo utilizada por Griegos y Romanos. Con
el paso del tiempo el uso de la teja se extendió por todo el continente
Europeo, no solo por sus ventajas de funcionalidad, sino también por
su estética y belleza; la teja otorgaba a los hogares esa sensación de
buen gusto que tanto distingue a las casas que utilizan este material.
A lo largo del tiempo se fueron haciendo tejas de distintas formas y
estilos y la teja se fue convirtiendo en un elemento de construcción
clásico que llegó para quedarse y que además ha acompañado a la
humanidad a lo largo de nuestra historia.

En el siglo XIX de nuestra era, surge en la zona de Bavaria la primer


Teja de concreto, teja que tenía como ventajas mayor durabilidad y
resistencia. Como practica en ese tiempo se le empezarón a adicionar
pigmentos a las tejas para obtener diferentes colores de teja. La primer
maquina de extrusión se desarrollo en 1920 en Dinamarca y
posteriormente este tipo de maquinaria evolucionó y fue automatizada
en 1930 en Inglaterra. En la actualidad este tipo de teja se ha ido
perfeccionando al grado de superar ya a la teja de barro al ofrecer más
texturas, modelos y colores, siendo además una teja con cualidades
superiores que antes no se tenían con las tejas tradicionales, como la
durabilidad, facilidad de instalación, y la economía. A tal grado ha
llegado la penetración de la teja de concreto que en países como
Inglaterra, Australia, Europa y Estados Unidos la teja de concreto ya
representa una mayoría del mercado de la teja llegando a niveles de
un 50% hasta un 90% de participación de mercado en algunos de estos
países comparada con otros productos como el barro. En la actualidad
países como Japón y China se están convirtiendo rápidamente a esta
tecnología la cual ofrece grandes ventajas y eficiencias.

También podría gustarte