Está en la página 1de 2

Problemas Sensoriales

¿Qué son los problemas de procesamiento sensorial?

Algunos niños parecen tener problemas para procesar la información que


captan sus sentidos; como el oido, el tacto, el gusto, la vista y el olfato. A parte
de estos sentidos comunes, también hay otros dos menos conocidos que
pueden verse afectados: la propiocepción, que es el sentido de conciencia
sobre el cuerpo, y el sentido vestibular, relacionado con el movimiento,
equilibrio y coordinación.

Los niños con problemas de procesamiento sensorial experimentan demasiada


o insuficiente estimulación a través de estos sentidos. También pueden tener
dificultad para integrar la información sensorial; por ejemplo cosas que vean y
oigan simultáneamente, como una persona hablando, les pueden parecer que
están desincronizadas.

Estos problemas pueden ser duros para los niños, y se interponen en su


funcionamiento de manera efectiva, en su aprendizaje y para hacer amigos.

Nota: A estos problemas algunas veces se les denomina Trastorno de


Procesamiento Sensorial (SPD, por sus siglas en inglés), a pesar de que los
psiquiatras no lo consideren un diagnóstico clínico en el sentido estricto del
término.

¿Cuáles son las señales?


Los problemas de procesamiento sensorial tienden a presentarse de dos formas:
hiposensibilidad e hipersensibilidad, aunque es frecuente que los niños
experimenten ambos tipos.

Los niños hipersensibles son extremadamente sensibles a la


estimulación sensorial, y pueden encontrarla abrumadora. Ellos podrían:

 Distraerse con ruidos de fondo que otros parecen no escuchar.


 Temer que los toquen por sorpresa y evitar los abrazos incluso de adultos
familiares.
 Con frecuencia tener problemas para entender dónde está su cuerpo en
relación a otros objetos o personas.
 Tropezar con cosas y parecer torpes.
 Tener dificultad para medir la fuerza que aplican: por ejemplo, pueden
romper el papel al borrar, pellizcar demasiado fuerte o dejar los objetos
con demasiada fuerza.

Los niños hiposensibles son menos sensibles de lo normal, lo cual los hace
que busquen más estimulación sensorial. Ellos podrían: