Está en la página 1de 3

CICLO DE LA VIDA

HABITOS ALIMENTICIOS

Los hábitos alimenticios son aquellas costumbres y hábitos adquiridos a lo largo


de la vida en materia de alimentación, y que sin duda, influyen de manera
significativa en nuestra salud . Te contamos cómo tener una vida sana.

Duermes poco, no haces deporte, llevas un ritmo frenético...Si se cumplen algunas


de estas afirmaciones y quieres llevar una vida sana y saludable te gustará saber
que con 10 hábitos alimenticios todo puede cambiar. Para seguir una dieta
equilibrada, en la que se coma sano y variado es necesario considerar muchos
aspectos. Sin embargo, Maribel Sanchez, nutricionista del equipo de Terapias
Obesidad nos da algunos consejos a tener en cuenta para llevar una vida sana.
Toma nota de los 10 hábitos alimenticios "mínimos e indispensables" para una
vida sana:

1. Cómo llevar una vida sana: hacer 5 comidas

La principal ventaja de repartir la ingestión de alimentos de esta forma es que nos


permitirá no llegar con tanta ansiedad a la siguiente comida lo que hace que
comamos impulsivamente y en mayor cantidad. Además, pasar hambre entre
horas hace que el cuerpo "acumule grasa" ya que cuando se tiene sensación
de hambre" es porque al cuerpo le faltan alimentos para desarrollar su actividad,
entonces recurrirá a las "reservas". A partir de ahí , explicado de modo simple, el
cuerpo lo que hará en el futuro es acumular grasa para que en situaciones de
hambre tenga reservas a las que poder recurrir.
Ni que decir tiene que cada una de esas comidas debe hacerse considerando el
gasto energético que tendremos a partir de ese momento.
Se debe repartir las distintas ingestas en 5 comidas:
Desayuno: Desayuno fuerte puesto que tenemos todo el día para quemarlo.
Tentempié media mañana: Tentenpié ligero (Ver: Ideas de tentempiés ligeros)
Comida: la segunda toma más importante después del desayuno
Merienda: Algo ligero
Cena: Similar a la comida pero más ligera. (Ver: Ideas para cenas ligeras)

2. La Pirámide de Alimentos marca el ritmo de una vida sana:


Para una alimentación sana y equilibrada deberemos seguir como referencia las
indicaciones de la Pirámide de Alimentos y consumirlos en la cantidad necesaria
en función de su importancia.
3. Fibras, Verduras y Frutas: Dieta Mediterránea
En las últimas décadas diferentes estudios han demostrado los beneficios de la
dieta mediterránea. La dieta mediterránea se basa en el consumo de aceite de
oliva, pan, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, pescado, queso, pasta, arroz y
huevos principalmente.

Conoce en qué consiste la Dieta Mediterránea


4. Cereales y féculas:
Son o deberían ser la base de nuestra alimentación, son pobres en grasas pero
ricos en fibra, vitaminas y minerales. Se componen principalmente de
carbohidratos. Los carbohidratos complejos se encuentran en alimentos como las
patatas y cereales. Los carbohidratos simples en ingredientes como el azúcar.

5. Cocina ligera:
Evita las salsas, guisos, fritos, rebozados etc.. cuanto más simple sea la
elaboración del plato mejor podrás asimilar las propiedades del mismo ( en
especial con la verdura) e ingerirás menos calorías en función de cómo cocines.
Carnes y pescados a la plancha, verduras al vapor o parrilla, patatas cocidas
mejor que fritas, etc.. en definitiva se trata de cocinar menos y mejor.
Acostumbrarse a preparar platos con la wok o cocinar al vapor te ayudarán a
mantener una dieta sana.

Coge ideas de nuestro Especial: Recetas ligeras y lights


6. Limitar el consumo de grasas saturadas:
No se debe prescindir de ellas ya que son necesarias en la dieta pero sí limitar su
consumo o en todo caso elegir grasas insaturadas en lugar de saturadas. Esto
lo podrás ver en las etiquetas de los alimentos que consumas, elige aquellos con
una menor cantidad de grasas saturadas.

7. Huir de la comida rápida:


Siempre que sea posible huye de los platos precocinados, bollería, chuches etc.. y
recupera la comida casera. La mayoría de estos alimentos aportan grandes dosis
de grasas saturadas y calorías por lo que su consumo tiene que ser limitado sino
queremos empezar a acumular kilos de más.
8. Agua:
Acompañar las comidas de agua en lugar de refrescos, alcohol etc.. es primordial
si se desea llevar una alimentación sana. Además, para mantener una hidratación
adecuada es necesario beber al menos 1,5 litros al día.

9. Cuidado con las dietas:


Comer todos los días alimentos de todos los grupos es
necesario e imprescindible para una dieta sana, por eso es
importante no llevar a cabo sin asesoramiento médico dietas
milagro que a la larga pueden perjudicar tu estado de salud. En
caso de necesitar hacer dieta acude siempre a un profesional.

10. Come lento, recupera el placer de comer:


Comer es un acto vital para el organismo por eso comer
tranquilamente, tomándote tu tiempo, es importante. Intenta comer sentado no de
cualquier forma, y a ser posible evita las prisas, ruidos etc... está demostrado que
comer tranquilamente (preferiblemente sin televisión y por supuesto nunca delante
del ordenador ) es saludable para el organismo.