Hace un par de siglos, algo interesante sucedió en África.

Algunos humanos blancos llegaron a nuestras costas y comenzaron a gritar “¡Hey gente, estáis
perdidos el mundo es más allá de ustedes estan. Ustedes están adorando un ser llamado Satanás
(ESU) Escucha, escucha, escucha lo que necesitan es a Jesús otra cosa que adoren es ir al
infierno con este Satanás y se quemaran para siempre ”
Mientras tanto, las personas acusadas de adorar a Satanás (ESU) no eran ladrones, prostitutas,
asesinos, violadores, pedófilos, homosexuales o engañadores y de acuerdo a este mismo pueblo
de blancos los adoradores de Satanás son los que hacen tales cosas y este mismo pueblo de
blancos son los maestros de esas cosas.

Me gustaría preguntar; tenemos dos Satanas? ¿Cómo es que el Satanás (ESU) de nuestros
antepasados se inclinaron a enseñarnos a ser moralmente rectos mientras que el Satanás
introducido por la gente blanca
Es un genio del mal
Èsù: Es un Irúnmólè (ser celestial) no es satanas.
Se cree que durante la creación, Olódùmàrè uso un comando conocido como "Ase" para
realizar sus tareas. La réplica de este Ase, conocido como "Ado Isubi-Isure" es dado a Èsù
Odara. Esto es el Ase que Èsù sigue utilizando hasta hoy y seguirá utilizando por siempre. La
importancia de este "Ado Isubi-Isure" es que si alguien quiere hacer cualquier cosa, buena o
mala, sin la aprobación de Esu Odara, no se puede lograr. Esta es la razón por la cual algunas
personas son de la creencia errónea de que Èsù es el opositor, Satanás o el Diablo. Esto está
lejos de la verdad, de hecho, el concepto de Satanás o el Diablo no existe en la tradición de
Ifá. El hecho es que los seres humanos fueron creados por Olódùmàrè, y dada la oportunidad
de usar su discreción o libre albedrío, este es el criterio para elegir entre el bien y el mal y en
el cual todos los seres humanos basan sus juicios. Es también este criterio de elegir entre el
bien y el mal que los seres humanos usan antes de obtener la aprobación de Èsù .
Por lo tanto, los seres humanos no son "empujados" a hacer nada, porque todos nuestros
discursos y hechos son producto de lo que hemos deliberado de antemano. Es lo que
concluimos y lo que se crea en nuestra mente que hace que Èsù lo apruebe, bueno o malo, y
se manifieste.
Èsù es también es el intermediario entre Olódùmàrè y los seres humanos, Èsù es igualmente
el intermediario entre los seres humanos, los Irúnmólè y Òrìsà. No hay Irúnmólè u Òrìsà sin el
acompañamiento de Èsù. Se sabe que Òrúnmìlà es su mejor amigo. Por otra parte, Èsù es el
Irúnmólè que lleva todos los ebo que se ofrecen para cualquier propósito, esta es la razón por
la cual Esu es indispensable en las actividades del día a día del hombre y de Òrìsà. Esu es un
líder y aborrece ser relegado al asiento de atrás, por eso el Santuario de Èsù está siempre
colocado en el frente de todos Irúnmólè y Òrìsà o en frente de una casa y nunca en la parte de
atrás.