Está en la página 1de 168

1

ANNE Y DANIEL MEUROIS-GIVAUDAN


LOS NUEVE PELDAÑOS
NACER Y RENACER
3

Ediciones Luciérnaga

«A nuestra madre la Tierra que, con tanta frecuencia, nos ha llevado en su


seno y nos ha alimentado a nosotros, sus hijos.»
4

Unas palabras pos concepción... y antes de la lectura...

Es evidente que se ha hablado a menudo del Nacimiento y del misterio de


la encarnación. Por otra parte, se han escrito una infinidad de volúmenes
sobre el tema. Nuestro objetivo, al tomar aquí la pluma, no ha sido, desde
luego, añadir uno más para aportar nuestra cuota a una cantidad ya
impresionante de informaciones tanto psicológicas como religiosas y
biológicas.
Este libro es, sencillamente, el resultado de una experiencia de la cual lo
menos que se puede decir, es que merece el calificativo de extraña... Una
experiencia que no hemos buscado, sino que se presentó a nosotros
espontáneamente, y que nos hemos consagrado a relatar
escrupulosamente día a día.
Hasta ahora, nuestra facultad natural para provocar la des corporación nos
había llevado a investigar los «mundos después de la vida» y otros universos
todavía más sutiles.
Sin embargo, las circunstancias no nos habían permitido nunca emprender
plenamente el viaje en sentido «inverso», es decir, el que lleva de los
mundos de luz hacia la Tierra.
Expliquémonos. Dicho claramente, se nos ha re-querido para seguir paso a
paso el itinerario de un ser en vías de encarnación.
5

¿Qué le ocurre exactamente a un alma que se pre-para para tomar un


cuerpo de carne y que, por tanto, hace suyo el vientre de una madre?
¿Cuáles son las fases de evolución que atraviesa? ¿Cómo se modifica su
psiquismo? ¿Qué ocurre, asimismo, en el feto que los ojos humanos no
perciben?
Y tantas preguntas como permiten abordar, entre otras, los nueve meses
necesarios para la redacción de este libro.
Digamos de entrada que no hemos escogido el alma que se encarna y que,
evidentemente, es el centro de este trabajo. Se presentó a nosotros
«enviada», en cierto modo, por una Voluntad luminosa. Por otra parte, tal
vez no la encontremos nunca físicamente.
No se trata de un ser excepcional destinado a marcar su época. Eso sonaría
a falso. Tampoco se trata de un alma atrapada todavía en las trampas del
materialismo. Según sus propias palabras, es sólo una gota entre las miles
y miles de otras que han comprendido que «la verdadera fuerza y el germen
de toda verdad residen en el corazón». Su finalidad es Servir.
Las informaciones que nos ha proporcionado durante el embarazo de su
madre, su propia metamorfosis y la del embrión, después feto, que ha ido
aprendiendo a habitar, no constituyen, pues, las enseñanzas de un Maestro
de Sabiduría. Su valor es totalmente distinto. Nosotros lo calificaríamos de
«humano» en el sentido noble y enriquecedor del término. En calidad de
tal nos ha conmovido como testigos y, a veces también un poco, como
actores de su aventura.
Porque, desde luego, se trata de una aventura la de nacer o renacer a la
conciencia en la Tierra.
Como sin duda ya se habrá adivinado, si bien este libro aborda, por
supuesto, ciertos temas metafísicos, entre ellos el de la reencarnación, no
es ni un tratado de esoterismo ni un relato que responda a la moda de la
«nueva era».
No pretende ser más que un reportaje, desprovisto de artificios, pero
vibrante de cierta luz que induce al respeto a la Vida y a la conciencia de la
suerte que ésta representa. Esa luz es la que hemos intentado recoger y
después reflejar lo más fielmente posible.
6

Si las páginas siguientes logran hacer brotar un poco más de amor, de


ternura y de alegría en la superficie de este mundo, habrán acertado de
lleno.
Anne y Daniel Meurois - Givaudan
7

Prólogo

Inmediatamente nos hemos hundido en la inmensidad de sus ojos...


Imposible no hacerlo, por otra parte, ante esa mirada medio arrobada
donde parecen mezclarse felizmente alegría y nostalgia. Esa mirada color
almendra es la de una mujer todavía joven, morena, vacilante como un
funámbulo que aventura el primer paso sobre el vacío.
«Me han hablado de vosotros...», ha murmurado al principio. Después,
adquiriendo en seguida más seguridad... «Es curioso, nunca hubiera
imaginado que esto ocurriría así... Cuando me dijeron: «Vas a volver a la
Tierra, así que sería conveniente que trabajaras con una pareja durante los
nueve meses de tu gestación», creí que era una broma. Pero no, en
absoluto, hablaban en serio... y ahora os veo, estáis ahí...»
Tras estas palabras se ha detenido y se ha hecho el silencio entre nosotros,
un silencio tenue, como otra forma de comunicación a través de la cual se
dice más.
Es ahora únicamente cuando vemos lo que ocurre y dónde estamos. Desde
que nuestra conciencia ha dejado nuestro cuerpo hace apenas unos
instantes, ¡ha ido todo tan deprisa! Una vez franqueado el túnel de luz como
una cámara de descompresión dentro y más allá de nosotros, nos
encontramos aquí, en esta gran sala blanca que tiene como cierto aire
primaveral. Sus paredes, su luz nos dan la sensación de estar en una burbuja
o en «algo» suspendido entre dos mundos. Sin embargo, todo aquí es
absolutamente concreto y los pocos pasos que iniciamos para internarnos
algo más en su quietud resuenan sobre sus losas. A decir verdad, buscamos
las palabras, y la joven también.
«Pues sí...», dice uno de nosotros, «ya ves, ¡no había nada más serio!»
Nuestras miradas se cruzan una vez más, pero es para no abandonarse ya,
inexplicables como una sonrisa espontánea e incontrolable de la que no
puede uno deshacerse. Algo ocurre en el fondo de cada uno de nosotros...,
una especie de detonante mágico tras el cual nos sentimos en perfecta
armonía sin saber exactamente por qué. En ese momento, nos ponemos a
reír los tres, como viejos cómplices que acaban de decir una broma
comprensible sólo para ellos...
8

Ya está, sabemos que el puente se ha tendido y que el trabajo se podrá


llevar a cabo. ¿En qué consiste dicho trabajo? Es algo un poco disparatado,
reconozcámoslo, al menos a priori. Se trata de seguir a esta joven, o más
bien a esta alma, paso a paso, mes tras mes, estar en comunión con ella
durante los nueve meses en los que su futura madre, en alguna parte de la
Tierra, le irá preparando un cuerpo. Se trata de seguir su ser, como un hilo
conductor durante todo el proceso de su encarnación. Por otro lado, ¿es un
trabajo? Más bien consiste en una colaboración, en compartir algo que
quisiéramos desde ahora fuera un manantial de amor, una fuente de cabal
inspiración para los que se preparan a dar la Vida.
Compartir, ése es el término adecuado. No cabe duda de que así lo ha
comprendido esta mujer que acaba de dar unos pasos hacia nosotros y a la
que acogemos en nuestros brazos.
«De acuerdo...», dice «¡es evidentemente obvio! Haremos esto juntos, si
queréis. Sólo por gusto..., sólo para decir un poco más qué es la Vida!»
¿Cómo podríamos dudar un segundo? Ante nuestro asentimiento
entusiasta, nos lleva hacia un lugar al otro lado de la sala que parece ahora
alargarse hacia el infinito, convirtiéndose así en una especie de corredor.
«Es mi alma la que ha creado este decorado», dice suavemente. «Estáis en
una burbuja de mi alma y de mi pensamiento. Es una de las cosas que me
han enseñado a hacer, y así es como ocurren aquí muchas
manifestaciones.»
«¿Que te han enseñado a hacer...?»
«Sí..., mirad, son ellos..., y además hay otros. Quería que los vierais, porque
sé que así me comprenderéis mejor.»
De la apacible claridad del pasillo blanco emergen las siluetas de dos seres.
Son las de un hombre y de una mujer que se encuentran ahí como dos
amigos. Su presencia nos resulta de pronto tan natural, tan evidente, que
nos parece que han debido de estar siempre ahí y conocen todo lo relativo
a nuestro proyecto.
Sus rostros no reflejan, sin embargo, el conocimiento insondable de esas
criaturas angélicas a las que da forma la imaginación popular. Están ahí, por
los contrarios, muy concretos, muy humanos y, sin embargo, con esa
9

especie de eterna juventud y esa luz interior que únicamente sabe generar
el universo del alma.
«He aquí mi familia, en cierto modo...»
Estas palabras se han insinuado en nosotros con un vigor alegre,
chispeantes, como una copa de champán que se ofrece jubilosamente en
un día de fiesta.
«Son mis guías», continúa la voz de nuestra nueva amiga. «Bueno, digo mis
guías porque ellos me han enseñado que, en la Tierra, es la palabra que se
utiliza con frecuencia. Pero para mí, aquí, son sobre todo mis amigos, en
cierta forma también mis profesores, si preferís. En cuanto llegué aquí, sentí
en el fondo de mí misma que era como si los conociera desde mucho tiempo
atrás... Puedo decir que me han ayudado a aprender todo lo de este mundo,
o al menos que han actuado para que me acuerde de todo.»
«¿Son ellos quienes te han dicho que debías volver a la Tierra?»
aventuramos de común acuerdo, mientras los dos seres se acercan hacia
nosotros tranquilamente.
«Sí..., pero yo misma lo sentía. Hay algo, no sé, que me empuja a volver allí.
Es curioso, es a la vez como una atracción increíble, un temor y una
obligación. Algo ineludible... Así que he dicho: «Sí, de acuerdo» y entonces
es cuando mis amigos me han aconsejado.»
Una risa cálida y discreta nos hace girar la cabeza en dirección a la pareja
que está ahora a tres pasos de nosotros y que parece querer tomar parte
en la conversación.
Pero la joven continúa, más locuaz y, al mismo tiempo, más emocionada:
«¿Sabéis? Recuerdo el momento en el que sentí que era necesario
descender de nuevo, pronto o tarde. Realmente fue un impacto y me quedé
pensativa mucho tiempo..., sin duda como un niño que se enfrenta a la
muerte por primera vez.»
«¿Ignorabas todo lo relativo a la reencarnación?»
«¡Oh, no! Aquí he visto claramente que no era una quimera. Nunca he
recibido una formación en ese sentido, pero he asistido a tantas llegadas y
a tantas partidas... ¡había que rendirse a la evidencia! Además, hay tanta
10

lógica en todo esto..., pero era una noción que estaba alojada en alguna
parte de mi intelecto, en mi mente, como una verdad válida sólo para los
demás.
»Respecto a la muerte ocurre también así, ¿no es cierto? Pues bien, sabed
que tengo un poco la impresión de que voy a morir..., de que me ha tocado
el turno. De modo que es preciso que abandone mi confort interior y, lo que
es peor, a mis amigos de aquí.»
«Sin embargo, parecías tan dichosa hace unos instantes...»
«¡Y lo soy! Pero hay ciertas cosas inexplicables que han despertado en el
fondo de mí..., vagos recuerdos, deseos que incluso ignoraba que todavía
pudieran existir. Son ellos los que me fuerzan ahora a descender de nuevo
y siento que mi voluntad no puede hacer nada contra eso, porque hay
algunas partes de mi ser que son como unas copas que no están llenas..., o
lo están muy poco.»
«¡A no ser que las hayas volcado!»
Uno de los dos seres que se había aproximado a nosotros ha dejado caer al
vuelo esas palabras en un tono jovial.
«Rebeca», prosigue, «Rebeca, es importante que aceptes hablar de todo
esto con detalle. Tendrás que recordar hasta el final esta promesa que nos
hiciste.»
Rebeca, de quien por primera vez oímos pronunciar su nombre, nos dirige
una mirada muy tierna, pero también muy resuelta.
«No os preocupéis, mantendré la promesa..., no porque eso se llame
promesa, sino porque aquí he comprendido verdaderamente que la Tierra
tiene más que nunca necesidad de amor...¡y que los hombres tienen más
que nunca necesidad de comprender!
»Ya es hora, ¿no os parece?, de que allá abajo se sepa lo que es la Vida, de
dónde viene, adonde va..., para que se la ame un poco más, ¡aunque no sea
más que un poco más!
»Por eso acepto poner mi alma al desnudo. Quiero que estos nueve meses
durante los cuales voy a ocupar el vientre de una madre sean como una
mano tendida entre la luz y... otra forma de luz. Quiero que sean una
11

enseñanza, pero una enseñanza sin maestro, sin dogma, sin la menor
manifestación de rigidez. Algo suave y fuerte, que baste mirar y escuchar
en el fondo de uno mismo para captar lo Esencial.»
«Creo que nos comprendemos, Rebeca», murmura uno de nosotros.
«Tenemos que ofrecer a los hombres y mujeres de hoy el sencillo diario de
a bordo de tu retorno, la película de su luz con sus alegrías y, tal vez
también, sus dudas, traducido a unas palabras que serán las tuyas, al
margen de filosofías, al margen del lenguaje esotérico y más allá de la
voluntad de probar nada... No tenemos que defender nada, ¿no es cierto?,
¡puesto que nada de esto nos pertenece!»
En torno a nosotros, parece como si la claridad se hubiera hecho más
blanca, más resplandeciente, como si la alegría de trabajar juntos y la
esperanza que ello engendra vivificaran de modo distinto este lugar del
alma... E, interiormente, sabemos que se trata de eso precisamente. La luz
del corazón es tan contagiosa que ha impregnado totalmente nuestra
morada, incluso la de un día o de un instante.
«No me llaméis más Rebeca», dice de pronto la joven pasándose
lentamente las dos manos por el rostro. «Comprended..., ya no soy
Rebeca..., ya no debo serlo. Soy... no sé quién..., pero quiero que eso sea
para bien, que sea aún algo mejor. No quiero reencarnarme sino renacer.
¿Veis la diferencia?»
Sí, hemos visto la diferencia, deseamos responder con una sonrisa. Sí,
también la comprendemos y sentimos que tu alma ha dicho sí a ese
proyecto porque tiene la ternura y el entusiasmo de los que quieren re-
construir...
Y es a ellos, a los verdaderos enamorados, a los verdaderos padres de la
Vida, padres no solamente de la carne sino también de la Conciencia, a
quienes está dedicado este libro.
12

Capítulo I
Octubre
«¿Dónde estás exactamente? ¿Nos oyes?»
Esas preguntas se escapan involuntariamente de nuestras conciencias con
la esperanza de que, como las olas, alcancen la orilla que las aguarda.
Hace apenas unos minutos que hemos abandonado la envoltura de
nuestros cuerpos; como única brújula tenemos nuestra confianza. No
obstante estamos ahí, velando, en ese mundo del alma donde los
pensamientos toman forma y comienzan a bogar como increíbles esquifes.
Hace apenas unos minutos que nuestros cuerpos han sido olvidados y,
lentamente, intentamos visualizar la imagen de la que en otro tiempo fue
Rebeca a fin de que venga a ocupar su lugar plenamente en nuestro ser.
Los rasgos de su rostro, como aletargados, nos van llegando uno tras otro e
impregnan nuestra pantalla interior. Ya está..., el rompecabezas ha vuelto
a encontrar su unidad y, ahora que sus serenos contornos están en
nosotros, todo puede ocurrir.
Una fuerza nos atrae irresistiblemente hacia atrás en un silencio total. Nos
absorbe hacia lo más profundo de una inmensa soledad viviente y tenemos
la sensación de proyectarnos hacia algún sitio allende las crestas espumosas
de un océano, más allá de las planicies, de las ciudades de neón y de las
áridas latitudes ... Todo desfila con la rapidez de un rayo; después, todo se
detiene, bruscamente, como por la magia de un frenazo del alma que sabe
desde siempre que va ahí y no a otro lugar.
Estamos en una ciudad, una gran ciudad... La mi-rada de nuestra alma
parece ahora flotar a unos metros del suelo y se deja invadir por el desfile
incesante de enormes automóviles y por el brillo de los escaparates.
Dispersas en pequeños grupos, algunas palmeras nos causan el efecto de
una bocanada de aire puro y de un rayo de sol en medio de esa sensación
de bullicio. Una certeza surge en nosotros: nos encontramos en el
continente norteamericano.
Aquí no somos más que una mirada que observa y se deja llevar por el
retículo cuadriculado que forman algunas calles anchas que parecen
trazadas con tiralíneas. Sin embargo, sobre el asfalto de las aceras desfila
13

una muchedumbre bulliciosa y variopinta que ignora totalmente nuestra


presencia. Transcurren así algunos instantes, maravillosos maestros del no-
querer y de confiado abandono.
Después, bruscamente, en el seno de esa muchedumbre abigarrada,
nuestros ojos y nuestro corazón se clavan en dos mujeres que descienden
tranquilamente por la escalinata de un elegante edificio. Son madre e hija;
lo sabemos sin más. Es para ambas un momento de paz. Los resplandores
que emiten sus cuerpos contrastan con los de los demás viandantes y no
inducen a error. También se lee en ellos la dicha y mil interrogantes que
surgen como pequeñas pompas de jabón a punto de estallar.
«Es mi madre..., bueno, la más joven..., ¡claro!»
Una voz jubilosa ha prorrumpido dentro o cerca de nosotros y,
maquinalmente, volvemos la cabeza atravesados por la confusa sensación
de haber sido sorprendidos a media película. Notamos como el rumor de
una presencia, chisporrotean unas centellas azules, después nada más.,
salvo la absoluta certeza de que ella está ahí, de que nuestras almas están
casi unidas y de que en seguida se verán cara a cara.
«¿Rebeca?»
De nuevo nos sentimos arrastrados hacia atrás, después proyectados hacia
adelante, hacia arriba, en un remolino de luz blanca y fresca. Ya no hay
edificios con cristales reflectantes, y las carrocerías con brillo cromado se
han desvanecido. A muy poca distancia de nosotros, casi como si hiciéramos
uno con él, aparece el rostro de la que buscábamos, ligeramente
transparente bajo su espesa cabellera morena.
¿Dónde estamos? En realidad, en ningún sitio... o en el océano de la vida...,
en un lugar del alma, uno de esos lugares transitorios que ésta elabora en
cuanto empieza su metamorfosis.
Eso es, nos decimos a nosotros mismos, hemos entrado en su mundo, el
que ella ha creado, como un holograma proyectado por su conciencia y que
vive en algún lugar entre dos universos, entre dos longitudes de onda.
Intentamos comprender lo mejor posible lo que ocurre. Sabemos que
somos como unas imágenes conscientes de sí mismas que hubieran
abandonado el canal de una emisión televisada, la de la Tierra, sin haber
14

alcanzado por ello completamente otra, la de las almas desencarnadas. Eso


nos hace sonreír... ¡esperemos no estar aquí como frecuencias parásitas!
«Sí, estáis en mi universo», murmuran los labios de nuestra amiga cuyo
rostro ha tomado ahora una dimensión normal y ya no ocupa la totalidad
de nuestro campo de visión. «Mi universo... es la pequeña esfera de
serenidad y de vida que se construye toda alma que vuelve hacia vosotros,
hacia la Tierra. Es la cámara de descompresión que ayuda a dar el paso. Para
mí es un poco el capullo, ¿comprendéis?»
«Comprendemos muy bien la razón de todo eso..., pero ¿qué ocurre
exactamente?», piensa uno de nosotros un tanto incómodo por esa entrada
en materia tan rápida.
«No os disculpéis», responde con su absoluta espontaneidad. «Estamos
aquí para trabajar juntos..., ¿no? y, además, vuestra presencia me ayudará
sin duda de la misma manera que la mía os proporcionará algunas
informaciones. Estoy contenta..., pero es una prueba para mí.»
Verdaderamente el lugar en el que nos encontramos ahora nos hace pensar
en una sala de espera, totalmente aséptica, casi desnuda, como las que se
encuentran seguramente en muchas clínicas. No obstante, es el mismo que
el del otro día, cuando lo descubrimos por primera vez. Hoy esta morada
tiene frío. Algo nos dice que hay como una corriente de aire en el alma de
nuestra amiga.
«Soy tonta...», dice Rebeca para disculparse de la turbación que
visiblemente la invade. «Es verdad, siento frío en el corazón..., por eso el
hálito que introduzco en esta sala, evidentemente... ¿Sabéis? Estáis aquí en
una especie de átomos que mi pensamiento ha creado, que mi imaginación
reúne y que mi voluntad mantiene coherentes. Por eso no puedo
esconderos lo que siento actualmente.
»Habéis aceptado viajar conmigo, en mi casa... ¡habrá que asumir todos los
riesgos!»
La alegría de nuestra compañera se impone finalmente, y la claridad
inmaculada del lugar habla inmediatamente de su creadora de un modo
diferente. En una de las paredes se ha diseñado espontáneamente una
ventana. Con los postigos abiertos de par en par, deja aparecer las siluetas
15

de unos árboles floridos que parecen salidos de un espléndido cuadro


impresionista.
«Vosotros, en la Tierra, también hacéis como yo, o como nosotros aquí. No
os dais cuenta de ello pero vivís en vuestros pensamientos, los habitáis
como una morada tanto como ellos os habitan a vosotros. He tardado
mucho tiempo en comprenderlo, pero ahora que lo he grabado en mí, me
he jurado a mí misma descender con ese recuerdo!»
«¿Quieres decir que, cuando pensamos, producimos una especie de átomos
que crean verdaderamente un decorado y que la calidad de ese decorado
engendra la calidad de nuestra vida?»
«Eso es exactamente..., en fin, he dicho «una especie de átomos» para
haceros comprender que se trata de algo muy concreto. Mis amigos, mis
guías, si preferís, me hablan a veces de elementos vitales o de gérmenes
vitales, como células independientes, o incluso como si fueran unos ladrillos
con los cuales cada uno da forma al menor detalle de su propio universo.
He visto, cuando se me ha permitido, que sois muchos en la Tierra los que
os construís decorados del alma insólitamente angostos, limitados, más
bien intrincados y lóbregos.
»¿Sabíais que es en esos decorados en donde os proyectáis cuando
soñáis?»
«Pero esta sala desnuda en la que nos encontramos no es, sin embargo, tu
mundo. Dinos, ¿era verdaderamente necesario que moldearas así esta
«sala de tránsito» para volver a nosotros?»
Rebeca se sienta en el suelo, pensativa. Observamos por primera vez la ropa
que lleva. En realidad, no tiene nada de particular: una falda larga de color
rojo oscuro y una blusa de mangas más bien amplias que desaparece bajo
el busto en un ancho cinturón con un lazo.
«No, no era necesario que fuera así», nos dice, «sigue sin serlo, por otro
lado, pero quiero terminar con el pasado. Quiero arrancar muchas cosas de
mis antiguas costumbres. No puedo perder el tiempo... ¡he visto que hay
tantas cosas que hacer! En general, cuando uno se confecciona una
«burbujita» como ésta para volver, automáticamente pone en ella los
puntos de referencia de su corazón...»
16

«¿Los puntos de referencia?»


«Sí, no sé..., una música, por ejemplo, una pequeña parcela de terreno...
Hasta he visto a alguien aquí para quien el punto de referencia era un tosco
caldero de cobre: le gustaba sacarle brillo, y decía que encontraba en ello
su equilibrio. Eso es al principio, pero luego parece ser que todas esas cosas
se van por sí mismas, como si un viento procedente de la Tierra viniera a
barrerlas de la memoria. Yo dije en seguida a mis amigos que no quería
hacer eso. Siento que es necesario despejar el lugar. Quiero volver
completa-mente nueva, ¿sabéis?, porque sé que lo que lleve conmigo ahora
quedará impreso en lo que voy a vivir... como en filigrana.
»Cuando me propusieron hacer este trabajo con vosotros me apresuré a
aprender con unos amigos un montón de conceptos y de palabras que no
existían para mí. Muchos aquí no se preocupan, por desgracia, de lo que
van a tener que hacer cuando tomen de nuevo un cuerpo carnal. También
a las almas les gusta a veces la comodidad y no por haber pasado «al otro
lado», como decís vosotros, se liberan de sus antiguas costumbres de
pereza.
»Por eso no quiero que exista más Rebeca, incluso si no he sido desgraciada
en la Tierra, ¡incluso si después he conocido la dicha, aquí, con todos mis
amigos! Tengo un poco de miedo a las costumbres, lo reconozco, porque
he visto hasta qué punto paralizan la conciencia de algunos de mis
compañeros en los países, en los mundos en los que viven ahora.»
«¿Hablas de países... en la Tierra?»
«¡Oh, no! Aquí..., bueno, donde yo estaba antes, ¡aunque también es un
poco la Tierra todavía! Allí, en un momento dado, se comprende que
existen igual-mente países para las almas y que nada nos impide traspasar
sus fronteras, a no ser nuestra falta de amor y de voluntad para descubrir
la vida. Pero ahora ayudadme a volver... Todo eso se acabó.»
«Entonces, ¿puedes decirnos cómo supiste que era necesario que volvieras
entre nosotros?»
El rostro de nuestra amiga se ha iluminado repentinamente, como por el
recuerdo de un instante delicioso. Nos sorprende un poco. Así pues, ¿es un
acontecimiento tan feliz el vestir de nuevo una túnica de carne y hueso?
17

«No sé casi nada del itinerario que voy a recorrer..., al menos no lo


suficiente para sentir hoy una auténtica dicha. Intento más bien
imaginármelo ya con las promesas que me he hecho a mí misma. Algunas
veces me digo que haré esto, que haré aquello...
Pero no es eso lo que me hace sonreír, es el recuerdo de esa oleada de paz
que me inundó cuando me pidieron claramente que volviera. Allá arriba
estaba en un mundo en el que no había más que vergeles y yo me había
construido una casa con el tejado de caña como la que tenía en Europa en
otra época. Era maravilloso. ¡He visto y aprendido allí tantas cosas! Y
después, en un momento dado, no hace mucho, sentí que tenía cada vez
más ganas de dormir. Era una sensación que había olvidado hacía tanto
tiempo... Pero solamente cuando me dormí realmente fue cuando
comprendí que algo cambiaba en mi alma. Y entonces invadió de nuevo mi
ser la noción del transcurso del tiempo. Eso había desaparecido también de
mi universo completamente. Allí donde había decidido vivir ya no había días
ni noches, y he aquí que ahora aparecía de nuevo una especie de peso en
mis párpados..., primero la necesidad de una pequeña siesta, luego la de un
largo sueño.
«Después de uno de ellos me desperté con unas imágenes muy intensas en
mi cabeza... como las que deja tras sí un sueño penetrante. Estaba como
impregnada por unos rostros..., sobre todo por rostros, y también por
escenas de un mundo trepidante del que no comprendía nada... ¡y tan
denso!
»Mis amigos me dijeron que unas almas allegadas, de quienes no conocía
la existencia, me habían atraído hacia sí, que yo era algo así como limadura
de hierro que empezaba a dejarse captar por el imán.
«Cuando dicen eso no bromean, ¿eh? Después de esa experiencia me han
enseñado que, cuando un alma llega a cansarse de su universo, por mil
razones, una materia que ellos llaman «el espíritu de hierro» aumenta en
densidad en su cuerpo, y es ella la que lastra el estado de vigilia y reduce la
claridad de la conciencia. Quiero deciros con esto que hay una ver-dadera
biología del cuerpo del alma. ¡Ese cuerpo no es una especie de vapor como
imagináis con frecuencia en la Tierra!»
La que fue Rebeca continúa hablándonos de sus sueños, de la languidez en
la que se sumió su alma y, mientras habla, no parece darse cuenta de que
18

el decorado en el que compartimos estos instantes ha cambiado. ¿Cuánto


tiempo ha hecho falta para que nosotros, por nuestra parte, nos diéramos
cuenta?
No sabríamos decirlo. Pero tenemos que rendirnos a la evidencia: la vasta
sala blanca se ha disgregado, transformándose progresivamente en otra
más pequeña, con un ambiente más dorado. Es la de una casa con una sola
habitación, con grandes muebles macizos, de contornos sencillos y rústicos.
Una chimenea ocupa la casi totalidad de una de las paredes y un fuego
crepita alegremente enviando sus danzantes resplandores sobre unas
cortinas de terciopelo. Hay velas por todas partes, pero la luz no procede
de ellas; es una vibración en el aire. Es ella, se diría, la que teje con su vida
la totalidad del decorado.
«Aquí, entre otros lugares, es donde he vivido desde que dejé la Tierra»,
comenta de pronto nuestra amiga cambiando de tono. «¡Oh!, os podéis
mover por aquí, veréis, ¡no es de cartón piedra! ¡Al menos, no más que todo
lo que existe alrededor de los «vivos»! Los hombres de abajo también
fabrican mentalmente su decorado y su universo. Todos son cómplices para
limitarlo a ciertas características. Aquí, el pensamiento puede hacerse más
flexible, más potente, más libre, es la única diferencia...
»¿ Veis ese banco adosado a la ventana? Pues bien, ahí fue donde viví el
primer sueño del que os he hablado hace un rato. Cuando desperté, mis
amigos estaban presentes, a mi lado. Aquí, un estado letárgico equivale a
lanzar una llamada. Es la señal de que un alma reclama una mutación y
tiene, quizás, necesidad de ayuda.
»Desde entonces, al salir de mis somnolencias, empecé a traer del fondo de
mi conciencia una serie de rostros, y «se» me preguntaba automáticamente
si lo que emanaba de ellos me agradaba. Dije «sí» en seguida, con mucha
intensidad, o más bien lo pensé, pues ese «se» me preguntaba, creo que
era una fuerza surgida de mi propio espíritu.
»Un día mis amigos abrieron ante mí, en el vergel próximo a la casa, un
hermoso túnel de luz al que me llevaron consigo. Sé cuán estúpido puede
parecer decir estas cosas de esta manera pero, de hecho, no lo es más que
hacer aparecer unas imágenes en las pantallas lisas de lo que llamáis
televisiones. Ahora he comprendido que nada es imposible porque la
19

materia y la vida que la anima son moldeadles e infinitamente


perfeccionadles.
»También he comprendido que se puede penetrar en la mismísima luz y
hacer así incursiones en otras frecuencias en las que se manifiesta la vida.
Bueno, pues así fue como seguí a mis guías en el túnel luminoso.
»Al llegar a su extremo, me mostraron una claridad amarilla; me encontré
inmersa en ella en cuanto la percibí, pero también me encontré en un
decorado que me resultaba totalmente desconocido. Sabía únicamente que
se trataba de la habitación de un hotel y que la luz parecía ser la de la
mañana..., una tenue luz azulada, soleada, que entraba a través de unas
cortinas medio corridas.
»Había allí un hombre y una mujer, ambos jóvenes. Él estaba todavía
echado y ella acababa de sentarse al borde de la cama. Me sorprendió ver
la enorme cantidad de destellos rosados y también de resplandores violeta
que se arremolinaban a su alrededor. Era la señal de que se amaban con un
amor verdadero... Entonces, no fue hasta entonces..., ¿cómo deciros?, fue
en ese momento cuando pude contemplar libremente sus rostros... y eso
me causó un impacto tan dulce..., tan inexplicable... Tenía ganas de decirles:
«¡Sí, eso es, sois vosotros!» Reconocía esos rostros, ¿sabéis?, eran los de
mis sueños, aquellos a los que ya había respondido sí sin saber demasiado
a qué correspondían. Desde entonces estoy convencida de que algo
profundo, antes de ese encuentro, me unía ya a ellos.
»Mis amigos no han querido decirme nada sobre este asunto. De todas
maneras, ellos saben lo que hacen y sin duda está bien así. Sólo me han
indicado algo que es preciso que yo os repita porque concierne a todos los
hombres y mujeres que se aman, y a los que todavía no saben que se aman.
»Me dijeron...:»Rebeca, cuando una pareja se ama y su amor físico les lleva
a concebir un hijo, el hombre y la mujer ignoran generalmente que su
alianza carnal ya ha sido sellada más allá de sus cuerpos... mucho antes de
su acto.»
»»¿Cómo es eso?», pregunté yo entonces.
»»Muy sencillo. Tú sabes que durante el sueño las almas abandonan sus
cuerpos y se encuentran en lugares que ellas se confeccionan. Allí dan libre
curso a sus esperanzas, a sus deseos, también a sus temores. Pues bien, en
20

lo que concierne a la concepción de un niño, ocurre lo mismo. El acto de


procreación tiene siempre lugar en el cuerpo del alma unos tres meses de
tiempo terrestre antes del acto físico. Incluso si el encuentro todavía no ha
tenido lugar, las almas saben de qué se trata...»»
Nuestra amiga, que ha permanecido sentada en el suelo, acaba de levantar
los ojos hacia nosotros como para decirnos: «Sentaos vosotros también...»
Después, añade: «Si queréis, iremos juntos a ver a mis padres.»
Todo ocurre como si deseara quebrar el impulso de emotividad que la ha
embargado poco a poco.
«Esto me ha causado cierto impacto, lo reconozco... Pero, en el fondo, no
sé de ellos gran cosa. Tal vez me ha emocionado un poco el hecho de saber
que estaremos unidos. ¡Me gustaría tanto seguir siendo independiente!
Pero, en definitiva, ya no son para mí unos extraños que se aman. Por otra
parte, ¡estoy cerca de ellos en tan pocas ocasiones! Me siento feliz cuando
voy a hacerles una visita, pero me pregunto a veces si no es más por
curiosidad que movida por un sentimiento auténtico...»
«Rebeca..., no sabemos llamarte de otra manera..., dinos, ¿hace mucho
tiempo que se produjo todo esto?»
«¡Oh, no! Apenas unas tres semanas de la Tierra. Cuando los vi en aquella
habitación supe en seguida que estaban de vacaciones. Quise seguirles un
rato y permanecer en su resplandor, porque era dulce y agradable... y
también porque me interesaba todo lo que ellos miraban. Sin embargo, no
conseguí soportarlo mucho rato. En un momento dado, sentí un dolor, una
especie de náuseas, y entonces una fuerza me arrastró hacia atrás... hasta
aquí.»
«¡Cierta sensación de indiscreción, sin duda!»

«Nunca he tenido esa impresión. Por otro lado, creo que todos los que,
como yo, regresan no conocen ese sentimiento respecto a la Tierra..., al
menos los que pertenecen al mundo en el que yo he vivido. Y es que hemos
21

bebido en tal fuente de paz que hay largos momentos en los que
compartimos la íntima convicción, incluso visceral, de ser todos UNO. Es
difícil de explicar. Aquí eso se convierte en una certeza que se inscribe en
nuestra propia carne. Pese a que, entre mis compañeros de esta vida que
dejo, algunos no han tenido nunca la menor preocupación de naturaleza
espiritual. Pero la calidad profunda de su corazón les ha hecho vivir y
experimentar esta verdad, sencillamente; esa calidad es también la que los
ha reunido..., muchos más de los que ellos creían ser al llegar.
»No..., os lo repito, nunca me he sentido incómoda al penetrar en la
intimidad de mis padres. Ahora voy allí con frecuencia, ¿sabéis?, casi todos
los días, aunque la estancia es breve a causa de ese dolor. Lo que me intriga
y me divierte es sobre todo ¡esa danza increíble alrededor del vientre de mi
madre!»
«¿Esa danza?»
«¿Os gustaría acompañarme? Mis amigos me han asegurado que es posible
si seguís estando presentes en mi corazón. Es simple cuestión de afinidad,
sin que haya necesidad de no sé qué conocimientos o no sé qué fórmula...;
bueno, vosotros ya lo sabéis. ¡En definitiva, es una historia de amor más!»
Tomamos las manos de Rebeca entre las nuestras. Breve contacto instintivo
que sella definitivamente nuestra amistad y nuestra participación en el
nuevo itinerario de su alma.
Se está bien en la luz del alma de Rebeca. Es sencilla, sin colores falsos, sin
calor artificial. Es auténtica, como una caña de la que se ha hecho el más
vivo y puro de los instrumentos musicales. Habrá que aprender a dejarse
guiar por ella, a preservarla también algunas veces, quizás, de su fragilidad.
La casita de grandes muebles y espesas cortinas se ha fundido
insensiblemente en el corazón de una espiral de luz. Nos sentimos bien ahí
y comenzamos a andar por ella los tres con absoluta confianza. ¡Extraño
pasillo, en verdad, y de una materia tan densa todavía! Nos parece más
justificada que nunca la sensación de encontrarnos en una cámara de
descompresión. Todo ocurre casi fuera de nuestra voluntad, en un silencio
total, y nos parece que hasta la emisión de un pensamiento o de un solo
interrogante vendría a mancillar la belleza del momento.
22

Aquí, entre dos mundos, el universo pide simple-mente el abandono de las


pequeñas resistencias. Aquí, la vida alcanza a la vida, su anverso y su reverso
están próximos a la reunificación.
De pronto hay como un desgarramiento. Bajo nuestros pasos, en torno a
nosotros ya no hay nada, nada más que la luz y nuestras almas... La
sensación de frío es penetrante, aunque también muy breve...
Tras un instante, un decorado aparece de pronto alrededor de nosotros. Al
principio, lo contemplamos involuntariamente desde una altura de algunos
metros. Nuestras miradas, libres de investigar todos sus rincones, empiezan
a recorrerlo: es el de una casa o el de un apartamento. Una especie de
instinto nos impele a desear calibrar la calidad de su atmósfera. «¿Y
Rebeca?», pensamos de repente.
Ha desaparecido de nuestro campo de visión desde nuestra incursión en
este lugar..., como si no hubiera llegado al término exacto de su destino.
Algo nos dice que tenemos que dejar deslizar nuestros cuerpos astrales a lo
largo del pasillo tapizado de azul, después atravesar un salón dominado por
un enorme sofá de cuero... Y hete aquí... que descubrimos una habitación,
una habitación en la que no nos atrevemos a penetrar al principio, como si
se tratara de un santuario.
Una mujer joven, con pantalones de algodón, está ahí echada sobre una
cama, medio dormida, frente a un televisor que funciona a bajo volumen.
Rebeca está también ahí, casi ensimismada. La verdad es que somos como
tres conciencias suspendidas en un ángulo de la habitación, penetradas por
la sensación de vivir algo a la vez misterioso, sencillo y hermoso.
«Mirad», murmura nuestra amiga, «siempre es así...»
En la danza sosegada de resplandores coloreados que emite el cuerpo de la
joven, un raudal de fumarolas más concentradas capta nuestra atención.
Rodea la totalidad de su zona pelviana mientras que en su centro dan
vueltas y vueltas una multitud de destellos violáceos. Imposible afirmar si
esas manifestaciones luminosas proceden de su propio cuerpo o si, por el
contrario, éste las atrae, las extrae de algún estado de la materia. A decir
verdad, más bien parece haber en ello un intercambio sutil entre el
organismo de la joven y la naturaleza etérica del lugar. Sentimos que
23

tenemos que conseguir un poco más de paz en nosotros y observar con más
y más precisión, con más y más amor...
Ahora vemos claramente que no hay nada arbitra-rio, no hay ningún azar
en la danza aparentemente desconcertante de los destellos color violeta.
Cada uno de ellos al principio parece surgir del suelo o, al menos, de una
corriente horizontal que recorre el suelo y que adquiere, en la proximidad
del cuerpo de la joven, una densidad mayor. Curiosamente, por alguna
selección misteriosa que no comprendemos, algunos de ellos son retenidos
inmediatamente en la periferia de la pelvis, mientras que otros, más
numerosos, son rechazados y después desaparecen. Pensamos en un
rompecabezas microscópico que la naturaleza reúne por sí misma.
«Mirad otra vez», murmura de nuevo Rebeca, presa de una evidente
emoción. «Mirad, los destellos violeta entran también en su cuerpo. Se diría
que éste los aspira rápidamente en cuanto comienzan a arremolinarse un
poco a su alrededor. Así fabrican el feto en el que entraré un día. Todavía
lo siento como un extraño pero no puedo impedir que mi corazón lata de
manera diferente cada vez que veo todo esto. Mis amigos me han explicado
que la forma de vida que está presente en la Tierra, como elemento, es la
que genera todos esos destellos y fumarolas. Por eso se desplazan
horizontalmente; son como gérmenes salidos de la energía telúrica. Así,
¿veis?, las emanaciones de las semillas minerales de este planeta preparan
el terreno alrededor del cual va a crecer el feto. Forman el molde sutil,
vosotros decís etérico, en el que aparecerá la carne. ¿Sabéis? hay otros
elementos de la naturaleza, como el agua o el fuego, por ejemplo, que
también actúan ahí en ese momento, pero se hace de un modo tan tenue,
tan suave, que a nuestro nivel no estamos todavía capacitados para
percibirlos. Eso es, al menos, lo que me han encargado deciros.»
«Quisiéramos saber... ¿no te cuesta un poco hablarnos de todo esto?
Porque es tu futuro cuerpo el que se elabora aquí.»
24
25

«No es muy fácil, pero he prometido que lo haría. ¿Sabéis? no sé qué es lo


que todo esto provocará dentro de algunos meses, pero actualmente me
siento todavía tan exterior a él... No he penetrado en él más que en dos
ocasiones, ¡y tan rápidamente!»
«¿Puedes hablarnos de eso?»
«No solamente puedo, ¡sino que debo hacerlo! Ocurrió hace poco y
coincidía exactamente, según me han dicho, con el primer movimiento del
corazón de mi futuro cuerpo, es decir, hacia el vigésimo primer día después
de la procreación física. Cuando ocurrió yo lo ignoraba, pero era debido a
una atracción muy intensa hacia mi madre, algo intuitivo y también difícil
de vivir. Era una necesidad imperiosa de «descender», de estar en su
presencia. Hasta entonces me había contentado con estar en la radiación
de su cuerpo, en su aura, si preferís. No me atrevía a hacer más y, por otra
parte, no sabía cómo podían ocurrir las cosas.
«Comprendo ahora que un alma que vive esto conscientemente debe
esforzarse por sentir, por es-cuchar su corazón y sus impulsos, y que ningún
guía le proporcionará para eso un manual de instrucciones. El amor
comienza ahí, cuando intuitivamente se sabe que se aproxima la fusión, que
nos llama.
»En cuanto a mí, entré en el vientre de mi madre de repente. ¿Cómo
explicároslo...? Estaba cerca, a su lado... Había cierta luz amarilla que
irradiaba de ella y yo adivinaba que estaba inquieta... y, entonces, en una
exhalación me encontré en ella, como aspirada. Me sentí un poco mal.
Tenía una opresión en el pecho y unas náuseas intensas. Pero lo peor fue
que, durante unos instantes, sentí que iba a ahogarme, que, tan in-mensa
como yo era, totalmente expandida, estaba en aquello tan minúsculo.
Entonces, estúpidamente, empecé a sentir frío. No obstante, comprendía
claramente que todas esas sensaciones eran fabricadas por mi conciencia
mental... ¡me lo habían enseñado suficientemente! Hoy, hablándoos de esa
26

prueba, creo que lo que más me hizo sufrir fue el ruido y que fue eso lo que
me impulsó a abandonar rápidamente el vientre de mi madre.
»Su respiración y los latidos extraños de su corazón me producían la
sensación de una algarabía bastante penosa y difícilmente soportable.
Ahora sé que me acostumbraré a ello. Todo eso empieza a hacerme pensar
en el rumor de las olas en la playa. Después de todo, ¡son ya los ruidos de
«la otra orilla»!»
«Sabíamos, y tú nos lo has confirmado, que la energía sutil salida de la Tierra
es lo primero que interviene en la confección del molde etérico en el que
va a crecer físicamente el feto, pero ¿sabes algo más sobre las simientes
minerales de las que has hablado?»
«Sí, la corriente telúrica que sirve para la elaboración del molde etérico y,
después, del futuro cuerpo físico, distribuye a éstos la esencia de cada uno
de los minerales principales que se encuentran en la Tierra y que
corresponden a los planetas del sistema solar. En cuanto a mi feto, si bien
actualmente absorbe los principios de todos los metales, lo que interviene
sobre todo es la energía del oro y, por tanto, la del sol, según me han dicho.
Aunque, por mi parte, yo no noto su efecto, ¿sabéis?»
«Rebeca, ¿quieres decir que si ese feto, que apenas está formado, muriera
físicamente no sentirías por ello ningún sufrimiento, ningún dolor?»
«¡Oh, no!», responde en seguida nuestra amiga con un sobresalto... «¡Oh,
no, no digáis eso! Ya tengo una madre. ¡Es ella quien me ha llamado! Y,
además, no sé..., desde que he entrado en su vientre es como si se hubiera
sellado definitivamente una alianza. He empezado ya a habitarla y, si no
tuviera que volver más a ella, creo que sentiría de todas maneras un
violento dolor físico. Ya he pensado en ello, y eso me ha producido la
sensación de una quemadura en las proximidades del bazo.
»Recuerdo haber aprendido todas esas cosas con mis amigos, pero tengo
que reconocer que había que-dado un poco como letra muerta... Ahora sé
que, en cuanto el corazón de un feto comienza a latir, brota un apego
visceral entre el alma del que viene y su madre. Esto puede parecerles
estúpido a algunos, pero la naturaleza profunda de los minerales es análoga
a la de un alma que teje también sus propios vínculos y los transmite a
otros. Y, además, ahora que hay un corazón que late en ese vientre...
27

incluso si todavía es exterior a mí e independiente de mi voluntad, es


exactamente como si me hubieran confiado una llave que no debo perder.»
Al pronunciar estas palabras, Rebeca, con la flexibilidad de la llama de una
vela, se ha aproximado más al lecho donde reposa la joven.
«Hace apenas unos días que se ha enterado de la noticia», dice en tono
jovial. «Fue justo antes de que nos conociéramos nosotros...»
A partir de este momento, las dos auras forman una sola. Rebeca está tan
cerca de su futura madre que parece ya absorbida por ella.
Y observamos cómo, en unos instantes, se modifican insensiblemente las
radiaciones luminosas de su alma hasta hacerse transparentes. Luego se
modulan y se tiñen de tonos azulados. Es sencillamente hermoso. Más
hermoso, sin duda, más espontáneo también que muchas de esas
meditaciones que un alma en busca de paz intenta difícilmente hacer
florecer en ella.
Para nosotros, en ese instante, no son una madre y su hija que dan los
primeros pasos una hacia otra, sino más bien dos conciencias adultas que
recuerdan poco a poco su mutua promesa, dos almas que vuelven a
encontrar un amor sin artificio que estaba esperando en alguna parte en el
fondo de sí mismas.
Y mientras nos invade el calor de su corazón, la atmósfera de la habitación
ha cambiado completa-mente. Cada cosa, cada uno de nosotros también,
está prendido en el encanto de una especie de melodía apenas perceptible.
Una sonoridad tan profunda...
Sin duda nuestra presencia se ha hecho superflua a partir de ahora, pues
Rebeca ha escapado a nuestra mirada. El cuerpo de su alma ha
desaparecido. Se ha fluidificado al contacto con el de la joven, que ahora
duerme profundamente. Se ha adaptado a otro espacio, a otra longitud de
onda de la vida, allí donde nosotros seríamos unos intrusos.
Queda en nosotros el espectáculo de una habitación bastante corriente,
pero muy cálida, en alguna parte hacia el oeste. Queda una silueta tendida
sobre una cama, aureolada de azul y que comienza a susurrar su secreto.
28

Capítulo II
Noviembre
«Pues sí, ya está..., ¡esta vez nos hemos encontrado de verdad! Ocurrió más
o menos la semana pasada, creo.»
Rebeca está ahí sentada frente a nosotros, en el suelo de su esfera de luz
blanca, con las rodillas bajo el mentón. No existe a su alrededor ningún
elemento tangible. No hay más que una claridad que se basta a sí misma,
un estado de disponibilidad en el que todas las posibilidades pueden ser
serenamente consideradas.
«Oh, no creáis que está vacío», parece decirnos Rebeca desde la
profundidad de sus grandes ojos que nos miran fijamente...«Por el
contrario, es más bien algo parecido a la plenitud.»
Contemplamos a nuestra amiga silenciosamente. Hace más de quince días
que no hemos tenido con-tacto con ella, quince días que, repentinamente,
se han contraído en nuestra conciencia hasta el punto de borrar los detalles
de nuestra vida cotidiana. ¿Es posible que haya pasado tanto tiempo?
Como todos los seres que están en la otra vertiente de la vida, Rebeca se
muestra dotada de esa comprensión penetrante que procura el lenguaje
telepático. Con su vivacidad habitual, no puede por menos de adelantar la
pregunta que nos preocupa.
«También yo, ¿sabéis?, percibo extrañamente el transcurso del tiempo.
Desde que nos conocemos, sobre todo, intento encontrar de nuevo el
sentido del ritmo de los días y las noches. Tengo que acostumbrarme a ello
tanto más rápidamente cuanto que mi cuerpo allá abajo me lo pide...; si no,
habrá muchas informaciones que no sabré comunicaros. La dificultad reside
en el hecho de que el cuerpo de mi alma, aquí, tiene su propio ritmo
biológico que no tiene nada que ver con el otro, al que mi cuerpo de carne
se está acostumbrando. Al principio de mi llegada a este mundo, el tiempo,
la luz y todo lo que giraba a mi alrededor vivía según la cadencia de mis
emociones, de mis deseos y hasta de la menor satisfacción de la que
quisiera gozar. Después senté la cabeza, en cierta forma, al descubrir una
29

fuerza estable en el fondo de mi corazón. Fue entonces cuando la


naturaleza y los seres con los que vivía empezaron a adquirir un carácter de
firmeza y de equilibrio en la medida de mi amor por ellos. Fue entonces
verdaderamente cuando todo empezó a ser maravilloso y cuando perdí la
noción del tiempo terrestre porque ya no veía limitación ni apremio en la
nueva vida en la que había entrado.
»Aquí también, incluso en mi pequeña burbuja entre dos mundos donde
intento estar lo más a menudo posible, sigo estando todavía en ese ritmo
de luz inquebrantable donde mi corazón puede expresarse plenamente. No
hablo en sentido figurado, pues por momentos veo todavía sus corrientes
vitales de un verde tenue que vienen a impregnar de color todo lo que me
rodea. La única diferencia es que ahora tengo una especie de reloj
instintivo, casi visceral, que hace irrupción en mí regularmente. Tengo la
sensación de que es ella la que me atrae hacia la Tierra. Sé que todo eso se
opera por medio de mi bazo. El germen de éste aparece en el embrión antes
incluso que el del corazón y es él el que me transmite poco a poco la
cadencia solar tal como se la percibe en la Tierra...
»Pero quería hablaros de mi madre... De mi padre, es un poco más difícil,
aún no ha venido a verme. De todas maneras, esto es lo que quería deciros
ante todo: ella y yo nos hemos encontrado de verdad.»
«¿Qué pasó exactamente? ¿Cómo llegó hasta ti?»
Rebeca cambia de tono. Parece haber ganado de pronto una energía nueva,
y, con un gesto de las manos que se ha hecho habitual en ella, lleva
lentamente hacia atrás su espesa cabellera negra, como para re-uniría en
un flujo único.
«¡Oh!», dice, «¡No lo hizo voluntariamente! Se pudo arreglar con toda
naturalidad mientras dormía. Mis amigos de aquí me dijeron que no tenía
idea del tipo de viaje que debe realizar un alma para volver a la Tierra, así
que todo pasó de un modo inconsciente para ella.»
«¿Quieres decir que no conserva el recuerdo de haberte encontrado ?»
«Eso todavía no lo sé. Quería explicaros simple-mente que no dirigió
voluntariamente hacia mí la proyección de su cuerpo de luz. Sólo se deslizó
hasta esta pequeña burbuja de paz durante su sueño... para que nuestras
30

almas pudieran empezar a intercambiar un poco de amor. Sólo para eso...


¡porque no conseguimos decirnos gran cosa!»
«Pero, ¿fuiste tú quien la llamó así?»
Rebeca sonríe y leemos cierta malicia en sus regocijados ojos.
31

«¡Sí, lo reconozco, es cierto! Pero no hay ningún mal en ello... Cuando


vamos a descender de nuevo todos actuamos así, según creo. Hay cierta
curiosidad, claro, en querer precipitar ese primer contacto, pero es sobre
todo, creo, estoy segura, ¡un deseo de amar y de hacerse amar! Una
voluntad de hacerse aceptar de prisa, muy muy de prisa... La mayor parte
de los que he conocido en esta vida que sigue a lo que se llama muerte, me
han dicho que han sufrido por la sensación de no ser suficientemente
amados en la Tierra. Yo, por mi parte, también lo temo. Hay en mí, y en
todos nosotros, según parece, una especie de herida muy antigua que no
está del todo cicatrizada.»
«Tal vez hay que empezar por amar primero si se quiere recibir amor.»
«Soy consciente de ello, pero tengo tal sed de vivir esta vida mejor que la
precedente, de ser mejor, que temo un poco olvidar todo esto. Temo, sin
duda, pedir demasiado y no lograr dar lo suficiente...
»En todo caso, ¿sabéis?, mi madre oyó mi llamada y pudo reunirse conmigo
porque no había en ella ningún obstáculo, es decir, no había en ella tensión,
no rechazaba su situación.
»Se trata, desde luego, de lo que vosotros llamaríais en principio una
«llamada telepática» que lancé durante su sueño; pero va más lejos, porque
tal emisión de pensamiento engendra una especie de corriente
electromagnética que crea a su vez una vía de acceso, un hilo de Ariadna
fácil de seguir por el que percibe la llamada.
»A decir verdad temía un poco ese instante, pero al final fue muy sencillo.
Nos encontramos una frente a otra, ella un poco embotada y yo, con los
sentidos centuplicados... No tenía la sensación de que fuera a ser mi madre.
¡Era más bien como si apareciera una hermana, o una amiga, no sé!»
«¿Has tenido la certeza de que la conocías ya, de que vivías un
reencuentro?»
32

«Eso verdaderamente no lo sé. Cuanto más pienso en ella, más la imagino


como mi hermana, eso es todo lo que puedo decir. Si tenemos una historia
común, debe de ser muy antigua. En fin, poco importa. Según he
comprendido, no debemos tratar de penetrar todos nuestros secretos
cueste lo que cueste. El olvido es, a veces, un pretil extraordinario, ¿no os
parece?»
Rebeca está ahora de pie, a unos pasos de nosotros. Parece que el hablar
de esas cosas la fortalece una vez más con una energía especial. En el
mundo en el que nos encontramos, el pensamiento y las emociones hablan
por sí mismas. Hablan indiscretamente, podríamos decir, pues la menor de
sus manifestaciones es tan perceptible como los juegos de luz del sol y de
las nubes en el cielo.
Así, naciendo de la conciencia de nuestra amiga, unas formas nítidas
aparecen cerca de su rostro, después se alejan de él, como lentamente
desvitalizadas, y se dispersan en el infinito. Vemos el contorno del armario
de una habitación, el de una puerta decorada con un gran número de cobre
y, finalmente, los rasgos serenos de su futura madre. Algunos fulgores de
un azul verdoso característico flotan, sin embargo, en medio de todo eso
como brumas que no quieren disolverse: es el océano interior de Rebeca
que intenta decir algo más musitando cierta inquietud.
Rebeca nos dirige una mirada... Sabe que sabemos, y no puede por menos
de sonreír.
«Ya que somos cómplices, ¡seámoslo hasta el final! Es cierto, a veces tengo
un poco de miedo, cuando los rasgos de su rostro toman vida en mí. No sé
quién es ella, no obstante ahora estoy totalmente convencida, más cuanto
más lo pienso, de que estamos muy unidas. La naturaleza de ese vínculo es
lo que de vez en cuando me hace sufrir un poco..., más de lo que quería
reconocer hace un momento. Apenas un poco de ansiedad... Es curioso, es
una sensación que había olvidado.
»Si la noto es porque hay algo que evoluciona en mi cuerpo, allá abajo en
mi madre... Según me han dicho, el elemento de tipo fuego, que caracteriza
los siete minerales que fabrican los cimientos del cuerpo, toma forma en él
en seguida para configurar lo que vosotros llamáis chakras.
33

»Tienen que estar presentes desde el principio, de lo contrario no podría


elaborarse nada, según parece. Después su labor, unida a la labor
igualmente delicada de elementos tales como el agua o la tierra, permite el
desarrollo de las ramificaciones.»
«Esas ramificaciones son los nadís, ¿no?, los vasos sanguíneos etéricos. Se
dice que son ellos los que, según su orientación e imbricación, diseñarán la
forma precisa del cuerpo y harán del embrión un verdadero feto.»
«Sí, eso es también lo que me han enseñado, pero todavía no domino ese
vocabulario. Quería sobre todo transmitiros mi comprensión de una verdad
que me parece ahora muy importante... El cielo y la tierra están contenidos
enteramente tanto en el origen de nuestro cuerpo como en el origen de
nuestra alma. No son sólo símbolos que pudieran manejarse en filosofía o
para darse uno a sí mismo la impresión de haberlo comprendido todo.
Principalmente porque hay ahí elementos que serán un día tangibles para
todos, verdaderos ladrillos, cada uno muy específico, con los cuales nos
construye el Universo.»
«Rebeca, dices Universo..., ¿es tu manera de nombrar a Dios?»
«Sí, bueno. Prefiero hablar de ese modo. ¿Sabéis? la última vez que nací y
que viví en la Tierra, no teníamos la posibilidad de escoger las palabras, ni
teníamos la posibilidad de reflexionar en el sentido de esas palabras, ni
tampoco la posibilidad de pensar de otro modo que no fuera por esas
mismas palabras. Así que aquí, con mis amigos, decidí que iba a hacer saltar
por los aires todo eso porque mi alma estaba ya asfixiada. Fingía vivir pero,
en realidad, me consumía. Muchos de los que ahora vuelven, como yo, han
comprendido todo esto y quieren que caigan definitivamente las
estructuras arcaicas. Desde luego, ¡creo en Dios! ¿Cómo podría ser de otro
modo?
»Cuando veo toda esta Luz, toda esta armonía en la que he vivido aquí,
cuando veo cómo todo se ordena y qué increíble Fuerza organiza hasta lo
más mínimo, ¡habría que ser de una mala fe asombrosa para negar su
existencia! No quisiera entrar en una disputa de palabras, sin embargo,
quiero decir que algunas de ellas resultan anticuadas, se les ha hecho
demasiado daño. Por eso ya no digo Dios, sino Universo, porque el
Universo, para mí, es una Conciencia que ama y que lo habita todo, que no
34

se enfada por una bagatela. Una Conciencia que ama... ¿Qué más puedo
decir?
»Mis futuros padres creen en Dios, eso también lo sé. Incluso he
comprendido que voy a tener algunas dificultades con ellos en ese aspecto.
Pertenecieron en un momento dado a un tipo de Iglesia más bien cerrada
que sin duda les ha dejado huella. Tendré que hacerles reflexionar muy
pronto... ¡Me lo he jurado!»
Nuestra amiga prorrumpe en risas, como si el hecho de haber dejado
escapar esas palabras revelara en ella un antiguo ardor combativo ante el
que, no obstante, quiere permanecer espectadora.
«Sí, eso es lo que quiero», prosigue en seguida con más suavidad. «Forma
parte de mi trabajo, me lo he prometido a mí misma... ¡Pero primero tengo
que preparar mi casa en esta vida!»
«Rebeca, así pues, tú tienes algunas indicaciones sobre lo que te espera...
¿Cómo las has obtenido? Sabemos que existen ciertos lugares en los
mundos del alma... ¿Es en uno de ellos donde te han informado?»
«Sí; no hace mucho tiempo, además. Los hay un poco por todas partes; son
como unas casas grandes donde podemos descansar cuando hay «algo»
que se fatiga en nosotros, como ya os he explicado. No es una obligación ir
allí, pero a veces uno se siente in-tensamente inducido a ir, y eso es lo que
me ocurrió una vez. Mis amigos me llevaron allí, a una especie de salón
donde percibí verdaderamente... la Conciencia divina a mi alrededor. Se
traducía por el sentimiento intensísimo, inexplicable, de ser Uno con todo,
incluso con la butaca sobre la que me había dejado caer, incluso con las
paredes. En un momento dado, esa sensación me invadió de tal modo que
fue como si mi corazón se abriera por el medio y creí que entraba en la
mismísima materia de una de las paredes. Entonces desfilaron ante mí
algunas escenas, a menos que no lo hicieran en mí, por supuesto. Eran
breves, y creo que no se sucedían unas a otras con una lógica aparente. No
conseguiría describíroslas fácilmente, es difícil de expresar. Sólo puedo
deciros que veía y vivía situaciones en las que hacía falta mucha fuerza de
voluntad y mucha confianza..., casi ciega a veces. Y siempre, durante todo
ese tiempo, me preguntaba a mí misma: «¿Estás de acuerdo? ¿Estás de
acuerdo?» Sabía que podía decir que no, hasta cierto punto, pero que, en
ese caso, huiría de mí misma. Vi que el que podía convertirse en mi padre
35

trabajaba en algo muy técnico, en lugares muy limpios donde abundaban


hilos e interruptores. También vi que mi venida podía ser una prueba para
él en el sentido de que tendría ciertas dificultades para ofrecerme la
autoridad que yo necesitaría para mi estabilidad... Será su prueba..., pero
también la mía, pues será difícil hacerle comprender esto..., esto y también
el hecho de que voy a intentar a toda costa hacerle considerar la vida de
manera diferente.
»Todas esas visiones eran tan nítidas que era como si ese futuro en
preparación ... o en proposición ... hubiera acontecido ya en algún lugar en
el tiempo o en el espacio, y que sólo hacía falta que yo tuviera la valentía
de reconstruirlo en mí, quizás para perfeccionarlo, ¡para darle los últimos
toques!
»Todo lo que vi después, fue durante mi sueño, en mi casa. En realidad no
tenemos obligación de pasar por esos lugares en los que se nos proponen
planes de vida. Se hace sobre todo cuando hay que desbloquear o acelerar
un proceso de toma de conciencia y también ante una opción.
»Aquí he visto a veces algunos seres tan hermosos y que irradiaban tal paz...
Uno de ellos enseñaba que los mundos del alma deberían deshacerse algún
día de esa especie de «clínicas del futuro» que no son, según su expresión,
más que soportes de conciencia, y que habría que perder la costumbre de
ir allí para que cada uno tratara de encontrarse más a sí mismo. «Las almas,
como los cuerpos», decía, «se construyen ciertos soportes técnicos en tanto
no han encontrado plena-mente su madurez, es decir, su esencia y su
destino.»
»Lo cierto es que yo no sentí gozo ni alegría durante esas visiones de un
posible futuro. Apenas me sentía implicada, como si una fuerza superior en
mi interior supiera de modo pertinente que lo que la vida me proponía allí
no era más que una máscara y que tenía que mirar más allá..., ¡detrás de la
apariencia!
»Mi verdadera felicidad desde que voy a volver, ahora me doy cuenta, ha
sido ese primer encuentro con mi madre. Sin embargo, sólo le dije: «¿Sabes
quién soy?» A lo que respondió con aire sorprendido y un poco ausente:
«Claro, sólo temía llegar tarde...»
36

»Me pregunto si habrá podido llevar consigo esa conversación y, también,


¡bajo qué forma! En realidad, creo que todavía está poco avanzada en su
embarazo como para acordarse. Algo me dice que todavía no se ha dado
bien cuenta de lo que pasó.»
«Suponemos que ahora vas a tratar de tener con-tactos cada vez más
frecuentes por ese mismo procedimiento. ¿Ya sabes cómo tendrán lugar?
Es fácil imaginar que el proceso evolucionará.»
«Solamente me han hecho observar que sería mejor ir hacia ella, en lugar
de hacerla venir aquí. Por otro lado, aquí es «ningún sitio» o, si preferís, es
una especie de cajón en mi conciencia donde me he refugiado, donde he
tejido mi capullo. Atraer a mi madre aquí con demasiada frecuencia sería
imprimir en ella poco a poco sentimientos que no son suyos, recuerdos con
los que no tiene ningún vínculo. No, lo que voy a hacer va a ser estar con
más frecuencia en la radiación de lo que vosotros llamáis su «conciencia
mental», en el ámbito concreto de su aura. Será una manera más suave y
más justa de trabar conocimiento. De hecho, voy a intentar entrar en sus
sueños en cuanto su cuerpo de luz abandone su cuerpo de carne.»
Rebeca yergue de pronto la cabeza y su rostro adquiere otro significado.
Expresa una confianza, una serenidad y una alegría que no le conocíamos
todavía.
«Perdonadme», parecen decir dulcemente sus ojos.
Detrás de nuestra amiga, frente a nosotros, se encuentran dos seres
apacibles, una pareja que, por sí sola, expresa en ese instante todas las
cualidades del silencio. No sabríamos a qué compararlos. Su aspecto no
tiene nada de particular, sin duda, pues es sencillamente su mirada la que
atrae la nuestra. Traduce la llama impenetrable, insondable, pero a su
manera tan expresiva de los que han soportado ya mucho a sus espaldas y
han llegado a comprender lo Esencial. Ninguna otra fuerza más que la del
amor ha podido hasta ese punto hacerles adquirir un porte tan digno. ¡Es
tan evidente!
Al fin los reconocemos. No son otros que los guías de Rebeca.
Tras ellos, como si acabara de rasgarse un velo, aparece ahora todo
nimbado de una transparencia azul y nos encontramos en el centro de un
vergel florido, sentados sobre la hierba de un verde tan suave que por sí
37

sola es ya una invitación. Todo es tan maravillosamente puro que tememos


esbozar un gesto que pudiera marchitar el momento.
En esa región del alma que nos ha abierto sus puertas, no estamos más que
de paso, después de todo, y nuestra naturaleza es todavía tan diferente a
la suya... Pero, ¿hay algo más inmutable que la luz que se hace materia?
«Vas demasiado deprisa, Rebeca», dice uno de los dos seres, tomando a
nuestra amiga por un hombro. «Intentamos decírtelo la otra vez, cuando ya
estabas con ellos, pero estabas tan abstraída que tu conciencia nos rechazó
involuntariamente. Quieres desvincularte con demasiada rapidez de este
mundo que sigue siendo todavía el tuyo... Quieres barrerlo todo de manera
tan rápida que haces daño a tu alma. ¿Por qué pretender esa desnudez a tu
alrededor? No debes proyectarte ya hacia la Tierra haciendo a ese respecto
tabla rasa de lo que has conocido. Deja también a la Tierra el tiempo de
venir hacia ti. Eres la suma de todos tus pasados, y este lugar todavía es
parte de ti, no puedes rechazar su calor y su encanto de modo tan impulsivo
como has hecho hasta ahora.»
Rebeca sonríe y acompaña la sonrisa de un pro-fundo suspiro, como el de
los niños a quienes se acaba de administrar una pequeña reprimenda.
«Sé todo eso», dice apoyando su frente en el hombro de uno de sus amigos
que todavía la tiene entre sus brazos. «Lo sé..., de hecho, a pesar de mi
alegría, tengo un poco de miedo de volver a la Tierra..., por eso quisiera que
todo fuera deprisa.»
«Perdonadnos que intervengamos así», dice uno de los dos seres
dirigiéndose ahora a nosotros. «Nosotros no somos más que simples
humanos que, un día, deberemos también tomar de nuevo el camino de la
materia densa. Pero ahora tenemos que llevar a cabo la tarea que hemos
emprendido de guiar a Rebeca... Además, nos alegramos realmente de que
asistáis a todo esto... Así conoceréis mejor a Rebeca y sus errores os
enseñarán algo respecto a los itinerarios del alma...
»¿ Sabéis?, ese vergel que acaba de aparecer alrededor de nosotros es
todavía el de Rebeca, donde a ella le gustaba pasar largos momentos entre
dos existencias en la Tierra. Le cuesta admitir que, si lo deja de un modo
demasiado radical, desencadenará automáticamente un proceso de
encarnación demasiado rápido. Cuando se corta demasiado bruscamente
38

un tipo de existencia por otra, el alma apenas puede asimilar el sentido y el


alcance de su mutación. De ahí pueden derivarse tensiones para ella y una
aclimatación difícil al mundo al que va.
»Lo que es válido en el caso de una muerte física brutal se justifica
igualmente en el otro sentido... Lo ideal es tomarse el tiempo necesario
para abrir la puerta y, después, para cerrarla tras de sí... ¡sabiendo que se
guarda la llave!»
«Es un problema de flexibilidad del alma, de fragilidad de su equilibrio
frente a una calidad de luz tan diferente...»
«También es un problema de ondas mentales, sobre todo en el caso de un
nacimiento en la Tierra. Si Rebeca desea en el fondo de su corazón
encarnarse tan rápidamente, inconscientemente su fuerza psíquica
generará influjos que alcanzarán automáticamente al feto que se está
elaborando para ella. Tales oleadas de fuerza acelerarán la rotación de la
energía universal, el prana, en los nadís de ese feto. No habrá que
sorprenderse si, a partir de ese momento, éste quiere tomar
biológicamente una especie de autonomía más rápida. Su riqueza en cierta
calidad de prana y las informaciones sutiles con las que han sido
alimentados un poco artificialmente algunos de sus órganos, entre ellos el
bazo, y también el germen del timo, son los elementos que enraizarán el
alma antes de hora. Es así como nacen los prematuros..., antes de que todos
los minerales y las fuerzas planetarias unidas a ellos hayan tenido la
posibilidad de completar su obra plenamente. Claro que hay razones
excepcionales para ciertos nacimientos anticipados, pero nuestra
explicación ilustra el caso general. Por lo que respecta a Rebeca, no se trata
de que siga ese camino, pues, por una parte, podría imprimir en su futuro
cuerpo una tendencia a carecer regularmente de ciertos metales; por otra,
esto crearía en su inconsciente una necesidad de rapidez casi enfermiza que
haría de ella una perpetua impaciente.»
«Sé todo eso», continúa nuestra amiga dirigiéndose hacia nosotros, «sé que
tendré que desarrollar una actitud exactamente contraria a todo eso... , lo
mismo que tendrán que hacer la mayor parte de los que tomen un cuerpo
en los próximos años. Aquí se nos ha fortalecido con una sólida voluntad de
amar y de obrar. Pero necesitaremos una gran capacidad de trabajo y de
39

tenacidad en el esfuerzo para grabar las imágenes que llevamos en nuestro


corazón y construir las esperanzas que reclama la humanidad.
«Muchos de nosotros, muchas de las almas que pronto volverán a la Tierra,
se reúnen con frecuencia no lejos de aquí. Ya no quieren una Tierra como
la que han conocido en otra época, y que algunos hombres persisten en
querer legarles, con las mismas torpezas, las mismas dudas y, sobre todo,
con las mismas limitaciones.
»Yo formo parte de una nueva generación de seres que quieren actuar bien
y rápidamente, sin acomodos. Yo no he elegido ser así y no puedo creer que
sea por efecto del azar si la fuerza divina me hace comprender hoy que debo
volver.»
40

«En tal caso, Rebeca, harás de tu extremado celo una cualidad.»


Tras estas palabras, nos callamos todos... Tal vez para asimilar la
trasmutación que implican, tal vez para apagar la sed del corazón al
contacto del lugar.
Una ligera brisa débilmente perfumada, una suave luz llena de vida, árboles
ahitos de flores y algunas piedras adustas agrupadas formando una
pequeña tapia baja sobre la que se han sentado los guías de Rebeca..., ahí
es donde vivimos plenamente este instante. Si no conociéramos la
respuesta, sin duda nos martillearía una pregunta: ¿Cómo puede uno
desear abandonar semejante paz? ¿Cómo se puede querer llamar a la
fuerza que atrae hacia el obstáculo, que empuja al herrero a la fragua?
Nuestro monólogo interior divierte a Rebeca.
«Yo no la llamo», dice, «todo lo que deseo es encontrarme a mí misma, a
mí y a lo que de mí vive en toda la creación. Ya no consigo respirar
verdadera-mente en este mundo de paz, porque la paz ya no está en mí,
porque sé que ya he descansado bastante y temo olvidar el Fin.»
Con cierta picardía tratamos de bucear más en el corazón de nuestra amiga.
Nos gustaría tanto oírla expresar lo que nosotros mismos ya hemos
comprendido...
«Pero el fin de la vida, Rebeca, ¿no es la felicidad? ¿Es que nadie consigue
captar eso aquí?»
41

«¿Cómo voy a ser plenamente feliz si una parte de mí misma yerra todavía
en la materia densa? Esa parte se llama «los otros». ¿Cómo puedo sentirme
dichosa si la materia que me ha ayudado a ser lo que soy conserva en alguna
parte su densidad?... No, este mundo y el otro y los otros... tienen que
interpenetrarse más y más hasta formar uno solo. No tiene que haber más
que una sola Vida sin «arriba» ni «abajo». Habrá que volver mientras
todavía haya «muertes» y hasta que éstas no sean más que «nacimientos».
La búsqueda de ese estado de cosas no me atormenta, al contrario, lo busco
con resolución y creo que por eso me han abierto la puerta para volver.»
Mientras Rebeca pronuncia con energía cada una de esas palabras,
adivinamos que está cada vez más ausente del lugar. Sentimos que su alma
se repliega sobre sí misma, no para tratar de resguardarse en algún refugio
sino para centrarse de nuevo a fin de irradiar y distribuir mejor la plenitud
de su corazón.
Eso modifica directamente la estructura vibratoria de su conciencia astral,
por lo que su cuerpo de luz se hace casi transparente. Por un instante,
Rebeca nos hace pensar en un pequeño terrón de azúcar que, al ser
introducido en el agua, se disuelve. Desaparece de nuestra vista,
dejándonos a solas con sus amigos.
«Domina mal su estado emocional», nos dice uno de ellos, como para
excusarla. «¡Hay tantas cosas de las que sólo ahora es verdaderamente
consciente! Es un fenómeno habitual. En cuanto un alma regresa hacia un
cuerpo de carne, tiende a hacer un análisis general de todo lo que ha
aprendido y vive ese proceso con gran intensidad. En este mundo, eso es
ley.
Así se impregnan más fácilmente en la memoria pro-funda las grandes
verdades asimiladas y pueden luego reflejarse en la encarnación.»
De pronto, cambiando un poco de tono, el ser que se dirige a nosotros
añade a media voz:
«Perdonad esas frases que os parecen probable-mente un poco vagas o,
cuanto menos, algo impersonales. Nosotros mismos no somos más que
simples humanos que hemos aceptado echar una mano a algunos de los
nuestros de aquí un poco más jóvenes. En realidad, nuestra dificultad para
hablaros procede de que os percibimos difícilmente. Incluso si podéis
admirar este vergel, desplazaros por él, no formáis cuerpo con él. Para
42

Rebeca es diferente, está ahora ya tan cerca de vosotros ... La densificación


de lo que vosotros llamáis su cuerpo astral se ajusta de modo totalmente
natural a varios niveles. Su conciencia flota entre dos estados y eso se
refleja indefectiblemente en la estructura de sus moléculas.
»En cuanto a mí, yo fui sacerdote en mi última existencia terrestre... Cuando
llegué a este mundo, viví una explosión y mi corazón quedó henchido de
una paz que nunca hubiera creído posible. Inmediatamente quise servir
para algo... ¡había desarrollado tal amargura en la Tierra! Unas Presencias
de Luz..., no puedo deciros exactamente quiénes, eran de tal modo
crísticas..., me confiaron en seguida este trabajo a fin de continuar guiando
a las almas..., pero libremente, más de acuerdo conmigo mismo. Como
sacerdote, siempre sufrí por el dogma, sin atreverme nunca a decirlo.
Aceptar su barrera era sin duda un medio de aferrarme a alguna seguridad.
No sé por qué os digo todo esto, pero sentía que había que hacerlo puesto
que, en un momento dado, nosotros hemos sido en cierta manera los
intermediarios entre vosotros y Rebeca. Hablo de «nosotros» porque aquí
he encontrado de nuevo a la compañera cuyo amor rehusé en la Tierra y
que, sin embargo, siempre estuvo en mi corazón. Hoy en día lo comprendo
de modo distinto, y actuamos los dos en la misma dirección, uno al lado del
otro... La tortura moral y los impulsos reprimidos, lo sé ahora, nunca han
hecho crecer verdaderamente al hombre.»
Una ola de silencio viene a depositar en nosotros su espuma. ¿Qué
responder, por otra parte, a esto? ¿Qué sabemos nosotros? ¿Qué
comprendemos nosotros? Además, ninguna fórmula convencional serviría
para unas almas que saben escucharse. Los ojos lo expresan todo.
«¿No habéis observado el mutismo total de Rebeca respecto a la familia con
la que ha vivido aquí?», pregunta entonces tímidamente la compañera del
que hasta ahora se ha dirigido a nosotros?
«Efectivamente, empezábamos a preguntarnos a ese respecto.»
«A pesar de su prisa por volver a la Tierra, Rebeca vive su marcha de estos
lugares exactamente como vosotros podríais vivir una muerte. De hecho,
es eso realmente lo que ocurre, muere a los que le son queridos. Pero su
sensibilidad la empuja a no querer evocar su existencia y a sumergirse lo
más rápidamente posible en la materia física. Es una reacción que
comprendemos muy bien.
43

»Así, mientras sus futuros padres se prepararán activamente a la dicha de


su advenimiento, nosotros aquí sentiremos una ausencia..., y Rebeca
tendrá sin duda frío en el corazón durante semanas o tal vez meses. Salvo
raras excepciones, ocurre lo mismo para todos. No se imaginan eso en la
Tierra..., lo que es alegría para unos puede ser quizás aflicción para otros.
Las lágrimas de un bebé expresan con mucha frecuencia el recuerdo de los
horizontes luminosos de su antigua patria y la memoria de los rostros de los
que acaba de dejar, y eso hace a veces su mirada tan ausente. Y es que hay
que franquear un pórtico, y su tránsito forma parte del proceso de
maduración del alma. Cuanto más conscientemente se franquea, es

decir, serenamente, sin pérdida de identidad, sin somnolencias excesivas


como para huir de lo que se deja atrás, tanto más fácil es la entrada en el
feto y más se afianza en él el recuerdo del objetivo de la vida que comienza.
Hay que tener siempre los ojos abiertos, procurar preservar siempre viva la
conciencia... y la confianza, cualquiera que sea el lado del telón que se
abandone.»
Escuchando las palabras de este ser no podemos por menos de pensar en
la actitud errónea que observamos la mayor parte de nosotros frente a un
recién nacido, seducidos por una fuerza de vida que parece tan nueva y
prometedora.
El niño que acaba de aparecer, no cabe la menor duda, no es un terreno tan
virgen como el terciopelo de su piel podría hacernos pensar. Lleva en sí su
equipaje, sus temores, sus esperanzas, sus inhibiciones, sus alegrías, todo
un potencial, toda una gama de colores que ha desarrollado más o menos
desde mucho tiempo atrás, mucho más tiempo de lo que a uno le gustaría
creer...
Mientras esas ideas atraviesan rápidamente nuestro espíritu, nos parece
que nuestro, lugar ya no está allí, bajo esos árboles floridos. Rebeca nos
llama. Una voz silenciosa resuena insistentemente en nuestro pecho y
reclama una acción..., pero esa acción pasará por el abandono total de
nuestra voluntad.
44

Hay que volver a encontrar el hilo de Ariadna que nos unía a nuestra amiga.
No buscamos un lugar sino una sensibilidad, una nota que emite su alma y
que no se parece a ninguna otra. Bastará dejarla que se ex-prese...
Una fuerza nos envuelve, nos atrae, lejos, hacia atrás. Nos hace desaparecer
de esta parcela de tierra con acentos primaverales, nos reduce a un punto
en el universo y, de pronto, nos pide respirar de un modo, distinto..., en
otro lugar, más cerca de nuestra Tierra...
Nos encontramos por encima del gentío, un gentío bullicioso sobre anchas
aceras. Es a última hora de la tarde. Enrojece el cielo. Las luces de neón
parpadean y fluyen luego en cascada sobre las fachadas de los edificios.
Hace un momento llovía; el asfalto parece ahora un espejo oscuro sobre el
que desfila, en un murmullo trepidante, un cortejo de automóviles.
Anónima entre hombres y mujeres presurosos, una pareja acaba de salir del
vestíbulo de un cine que ha abierto sus puertas de par en par. Nuestra
mirada se fija automáticamente en ellos, pues ambos están como envueltos
por una presencia que los distingue de los demás. A ella la reconocemos: es
la madre de Rebeca. A él, probablemente su futuro padre, lo vemos por
primera vez. Tiene una silueta esbelta y su modo de andar es un poco
desmañado, como el de esos adolescentes que han crecido demasiado
deprisa. Todo su ser expresa algo noble y una absoluta rectitud, y despierta
simpatía.
Si supieran...
La silueta de Rebeca está cerca de ellos, como un esponjamiento de átomos
irisados clavado al aura que ellos emiten. Tres almas en una. Sin duda esos
instantes de fusión inconsciente contarán para ellos más de lo que nadie
podrá nunca imaginar. Parece que no pasa nada sobre esa acera, nada más
que cosas triviales... pero, de hecho, se está tejiendo un vínculo, tres
instrumentos musicales aprenden a ajustar sus cuerdas, tres arqueros se
preparan para actuar al mismo ritmo.
Verdaderamente asistimos a un curioso intercambio. Plenamente
consciente, como si devorara con los ojos un espectáculo que le arrebatara
el alma, Rebeca parece hacer suyas algunas facetas de la vida profunda de
sus futuros padres. Por un mecanismo que no depende de su voluntad, sino
que responde a las leyes de una física sutil, ha atraído hacia ella, a partir de
45

los cuerpos de su padre y de su madre, unas masas luminosas en


movimiento, como unas brumas coloreadas donde surgen a borbotones los
materiales de una vida íntima. Nuestra amiga aprende..., aprende quiénes
son ellos. No la historia de su vida, sino la sinfonía que ésta interpreta... Se
familiariza con las notas dominantes que le ofrecerán sus transportes
musicales.
De la misma manera que existe una genética del cuerpo, hay una genética
del alma. Desde las primeras semanas que siguen a la concepción, las auras
de los que van a formar una familia se unen estrechamente unas a otras y
actúan entre ellas como vasos comunicantes. Nunca anteriormente
habíamos tenido la oportunidad de observarlo con tanta precisión. Frente
a esos seres que se aman y que imprimen la misma dirección a su voluntad,
vemos hasta qué punto las radiaciones de los cuerpos sutiles son análogas
a memorias profundas, a verdaderos «bancos de datos», como se diría
ahora.
La luz que forma un aura es semejante a una miríada de células que se
reagrupan por afinidades hasta formar masas energéticas de cierta
densidad, de cierta amplitud, de cierta coloración también, como un
cuerpo. Transportan las especificidades de base de un temperamento, la
configuración de la sensibilidad o incluso la aspereza de un alma. Son las
que, más allá de los genes y de la educación, establecen los vínculos de
filiación auténticos. Seamos conscientes, los constituyentes del alma se
expresan, como los del cuerpo, por medio de un lenguaje concreto.
No lejos de nuestra mirada que goza de la belleza de este momento de
intercambio, la silueta de Rebeca continúa dejándose llevar por el halo
luminoso de la pareja que camina ahora con paso presuroso por una
callejuela menos frecuentada.
A decir verdad, aunque tal vez es debido a la proximidad de la influencia
terrestre, nuestra amiga nos parece distinta de la que era hace sólo unos
instantes. Nos da la sensación de que ha recorrido con avidez y en un
relámpago un gran libro que ha modificado ya en ella, y a su manera, su
visión de las cosas. Así, el cuerpo luminoso de Rebeca se ha teñido
suavemente de los tonos rosados que flotan desde hace un momento
alrededor de sus padres, arrebujados uno contra otro. Vive su felicidad, la
hace suya, comprende su sensualidad y la absorbe dejando en sí misma la
46

huella, para siempre quizás, de un dulce recuerdo. Ciertas nostalgias


proceden a veces de tales instantes en los que todo es sencillo e
insignificante, y, al mismo tiempo, de una claridad patente.
«No, ahí no...»
La voz de Rebeca deja escapar bruscamente esta exclamación. En nosotros
esas palabras han surgido moduladas en un tono de lamento.
No tardamos en comprender. A pocos pasos de la pareja, grandes rótulos
luminosos amarillos y rojos agreden la mirada. Son elocuentes. Se trata de
uno de esos lugares donde se come rápidamente, probable-mente medio
sentados frente a un mostrador lleno de vasos de cartón y distribuidores de
bebidas envasadas...
Ya estamos. Los padres de Rebeca han empujado la puerta y nosotros
sentimos cómo vuelven a cerrarse los átomos, lentamente, a través de las
partículas de nuestros cuerpos de luz que tratan de refugiarse en algún
lugar.
Nuestra amiga cierra los ojos mientras su silueta se desdibuja un poco.
Adivinamos, sentimos algo parecido a una respiración y sabemos que
procede de ella. Es anhelante, entrecortada, como un corazón que sufre y
late casi a su pesar.
«No había que...», oímos entre el martilleo estridente de una música
ensordecedora. Esta vez tenemos la neta impresión de que esas palabras
van dirigidas a nosotros. Rebeca sabe que estamos ahí; al menos lo ha
presentido, lo ha deseado y nos busca con la mirada como un animal
husmea el viento.
Ya está... Nuestras tres almas se han reunido de nuevo y se comunican a
través de una sonrisa, a unos pasos de la pareja que se ha abierto camino
hasta dos taburetes de patas altas de metal rojo.
«No tenían que haber entrado ahí..., es demasiado denso, demasiado
pesado para mí! Si me escucharan un poco..., se lo he dicho... Hay quien
puede venir aquí, pero yo no... No conozco nada de ese mundo... ¡Todas las
imágenes que he visto son tan pálidas al lado de esta realidad! Me golpean
esos ruidos y, además, están todas esas formas..»
47

No sabemos muy bien qué decir, avasallados, ahogados nosotros también


por la atmósfera dolorosa del lugar, vivida, recibida en esta situación en la
que nuestros cuerpos físicos, tan lejos tras nosotros, no pueden servir de
amortiguador.
Y, sin embargo, ¿hay algo más corriente para las miradas de hoy en día que
ese ambiente lleno de humo de un «fastfood», como otros miles, con sus
bandejas que circulan cargadas de hamburguesas y de ketchup ?
Sin duda hay vulgaridades que hieren el alma hasta el punto de que ésta se
ha fabricado unas escamas de más... para olvidar, para atrofiar sus
resistencias.
Lo que verdaderamente horada nuestra conciencia astral aquí es,
efectivamente, el sonido. Lo experimentamos como una sucesión de
ataques bruscos y violentos. Y también los pensamientos que circulan a
través de nosotros, tristes, insulsos, intemperantes y licenciosos, como los
borrones de vida de los que están ahí.
Vemos demasiado bien esos pensamientos. Son sobre todo ellos los que
asustan a Rebeca y la hacen apartarse del resplandor de sus padres. Para
nuestra amiga, están ahora lejos y ya no representan más que dos formas
devoradas por una existencia de la que no comprende nada. Ellos han
olvidado la suya..., la que ella quería contarles idealmente.
«Mirad», dice, «no son más que brumas. No veo más que unas masas
pesadas, como luz sin vida.»
Intentamos analizar la situación con el fin de comprender mejor. Rebeca
menciona sin duda alguna las formas-pensamiento que pululan por la sala,
que surgen de algunos cuerpos apiñados para ir a impregnar otros. Para
percibirlas bien, hace falta, por lo que a nosotros respecta, operar una
selección con nuestra mirada, que parece esclavizada por la extraña
abundancia de átomos de la materia.
No obstante, allá abajo en un ángulo, cerca del mostrador, en medio de esas
brumas del alma humana distinguimos una forma más densa, más
construida, que por su inmovilidad destaca de las demás.
Rebeca también la ha percibido y, mientras sentimos a nuestra amiga
clavada a nuestros cascarones astrales como detrás de un escudo,
48

avanzamos juntos en dirección a ella. Precisamente en ese momento


aparece la débil silueta de un hombre de rostro demacrado y con unos
rasgos que parecen petrificados por la cera. Con una mano que surge por
debajo de un largo impermeable gris, el hombre acaricia con indolencia las
aristas de una caja registradora.
No hay vida tras ese cuerpo, lo vemos claramente..., es una máscara,
apenas la envoltura etérica y desconcertante de un ser que ha debido de
pasar ahí largas jornadas, acodado en el mostrador, esperando no se sabe
qué antes de dejar esta Tierra. Su huella permanece todavía, como un
autómata que repite maquinalmente los mismos gestos desprovistos de
sentido. Sabemos que se desvanecerá por sí misma. Sus partículas
alcanzarán los mundos vitales en cuanto el alma que las animaba sea más
ligera y haya encontrado su verdadera morada en algún lugar en la luz...
«¡Aquí haría falta una buena mano de pintura!», pensamos.
Nuestra reacción hace estallar de risa a Rebeca. Está ante nosotros un poco
acurrucada, pero con los ojos más vivos que lo estaban momentos antes.
«Será preciso que me acostumbre a esto...», dice con cierto nerviosismo.
«Tendré que hacerme a ello... Después de todo, es su mundo; yo he
decidido aceptarlo, ¡y no puede ser peor que el mío!
»Hubiera querido, simplemente, que me dejaran un poco más de tiempo...
Todavía soy como un submarino que acaba apenas de hacer provisión de
aire ¡y al que envían al fondo del mar! Desde luego, es cosa mía lo de no
dejarme herir y de tomar aliento para ir hacia ellos, pero ellos tienen que
acondicionarme unos islotes, unas riberas en las que podamos
encontrarnos. Digo todo esto por mi padre. Mientras bebía poquito a poco
en la onda de su corazón, hace un momento, he visto que no comprende
verdaderamente... Quiero decir..., no está todavía en estado de buena
esperanza... Observa y está contento..., pero sólo porque va a parecerse un
poco más a todo el mundo, porque va a identificarse más a un modelo, al
de padre.
»Sin embargo, no es eso, es preciso que consiga decírselo... No quiero nacer
en una familia tradicional que fabrica niños porque hay que tenerlos.
Pronto mi futuro cuerpo necesitará su energía masculina. ¡Tal vez se
imagina que la única que ha de darme lo que necesito es mi madre! Pero es
49

su amor a él y su disponibilidad lo que permitirá que sus diferentes cuerpos


polaricen correctamente todo el lado derecho de los míos. Si eso no se hace
fácilmente, tendré que arreglármelas, pues sin duda tendré más dificultad
para afirmarme en ciertas situaciones muy concretas.
»No olvidéis decirlo, no son sólo los planetas o el talego de mi alma los que
construirán mi temperamento, los que tejerán mi carácter, está también el
ser consciente del amor de mis padres: no es algo mecánico, ¡ni siquiera
celeste! Tienen que abrirse a mí y esperarme los dos, si no quieren que
luche o que me rinda antes incluso de llegar a sus brazos. Somos todos así
cuando descendemos de nuevo.
»¡ Oh! no quiero que crean esperar una maravilla, ni que vigilen cada
instante de su existencia para no dar un paso en falso. La vida no es eso y el
embarazo no es una enfermedad... ¡Sólo quiero que abran su conciencia,
que sean los dos quienes la abran, y que sepan que me construyen y que
me ayudan a encontrarme a mí misma tanto con sus cuerpos como con sus
pensamientos!»
«Encontrarse a sí mismo», esa es precisamente la palabra. La llevamos en
el fondo de nuestro corazón y la imprimimos hoy con fuerza bajo nuestra
pluma... El constructor es material y el material se convierte a su vez en
artesano si realmente se sabe ver en uno otro una Fuerza única. Así es la
Vida que aprende encontrarse a sí misma en cada uno de nosotros.

Capítulo III
Diciembre
17 h 15 m ...
Al otro lado de un pequeño túnel inmaculado donde nuestras miradas se
hunden como en un telescopio, un reloj de pared con grandes cifras rojas y
azules cuenta los minutos con movimientos acompasados.
Nuestra visión se amplía y nuestra conciencia, imantada por tan tenaz
impronta del tiempo terrestre, se sumerge por completo en la luz un poco
50

fría de una amplia cocina. Aquí todo es blanco, o casi, apenas re-alzados
muebles y paredes por un discreto friso rojo o por los pomos de los
armarios. Dominando en una especie de mostrador, en un rincón, un
enorme receptor de radio difunde una melodía cadenciosa que anima, no
obstante, esa atmósfera de laboratorio. No lejos de él se encuentra una
joven que flota dentro de un amplio suéter rosa, sabiamente estudiado para
que sea demasiado grande para ella. Está desembalando gran cantidad de
latas amontonadas desordenadamente en algunas bolsas de plástico
esparcidas por el suelo.
«Ayer me dio miedo penetrar en ella...»
Es la presencia de Rebeca la que nos ha guiado hasta aquí. Su silueta se ha
densificado progresiva-mente a nuestro lado y su mirada, por la que circula
una ola de tristeza, nos confirma sin embargo la cita que nuestros corazones
se habían fijado.
«Sí, desde el otro día tengo miedo... He recordado un sentimiento que había
olvidado completamente, la soledad. Ha vuelto a surgir en mí lentamente
cuando he comprendido verdaderamente el sentido de mi partida. Hasta
entonces estaba casi eufórica... Pero luego, como una ola que remonta
desde el fondo del mar, la toma de conciencia de tener que asumir tal lastre
lo ha barrido todo. Es terrible, porque mi madre, por su parte, está cada vez
más contenta. Ha empezado seriamente a buscarme un nombre.»
«¿Hay alguno que tú desees ya?»
«Sí, desde luego, hay uno que hace mucho tiempo llevo en mí. De todas
maneras, es ése el que llevaré..., al menos si mi madre o mi padre no son
demasiado sordos cuando yo se lo sugiera durante su sueño.»
«¿Podemos saberlo?»
Rebeca sonríe y nos mira con ese curioso aire intimidado que traslucen a
veces los rostros de los niños. En realidad, algo parece haber cambiado en
ella, algo que expresa una sorprendente mezcla de vejez y de adolescencia,
de sabiduría y de inquietud.
«No, no sé..., no puedo todavía. Sería como si me abriera demasiado
bruscamente. ¿Comprendéis? Un nombre, un apellido, no es algo anodino.
Ya me lo habían enseñado, pero ahora me doy cuenta de hasta qué punto
51

es cierto. Es una especie de música que tocarán para mí y para los que voy
a conocer durante años y años. Una música que cantará un poco el fondo
de mi corazón y de mis secretos, que lo modelará también, a su manera...
Ahora que los hombres han empezado a acercarse al mundo de las
vibraciones..., ahora es cuando pueden comprender.»
En la amplia cocina, en la otra vertiente de la vida, la joven continúa
colocando meticulosamente algunos paquetes tras las puertas blancas de
los muebles. Se ha puesto a canturrear al ritmo de la radio y cada una de
las notas que sale de su garganta esparce a su alrededor una pequeña
corriente de un tono suavemente irisado.
«No es la situación que vives lo que imprimirá frío o calor a tu alma, Rebeca,
lo sabes muy bien, es la mirada que pongas en ella.»
«Perdonadme..., veo que estoy a punto de empezar esta vida como tantas
otras precedentes si no tengo cuidado. ¡En el fondo de nosotros mismos
hay todo un mecanismo de protección que se las ingenia para ocultar tantas
verdades! Quiero nacer consciente de todo lo que he aprendido...
Recordádmelo tantas veces como podáis. Las emanaciones de la Tierra
están saturadas de los temores de los hombres, de sus inhibiciones y de sus
egoísmos. Las almas que van a regresar las reciben de frente, las graban en
el fondo de sí mismas antes incluso de vestir su túnica... Con-siguen
impregnarlas porque reavivan sus recuerdos, sus debilidades.
»Hoy me siento desvalida porque hay agujeros en mi corazón que veo como
abismos, porque la proximidad de ese cuerpo tan pesado que se está
elaborando me hace saborear de nuevo sus más y sus menos. Veo
demasiado bien que la dualidad pone en mí su primera huella. Está el
mundo y yo, que vuelvo a él, yo, que me siento sola porque algo me empuja
a querer dejar en él mi huella, más hermosa, más perfecta. Esta soledad es
el orgullo de los que vuelven y se sienten ya obligados a decir «yo» para
afirmar quiénes quieren ser.
»La causa de mi temor, de mi tristeza es..., ¿cómo decíroslo?..., el ser
consciente de mi inconsciencia, la visión de mi incapacidad para mantener
la unidad entre el universo y yo.
»Por eso me siento mal cada vez que veo o siento que mis padres buscan
lugares donde los egos se afirman y se enfrentan.
52

»La separación se imprime entonces en mí un poco más y saca a la luz las


lagunas de mi alma... Me duele allí donde en otro tiempo fui herida... y,
¿sabéis?, creo que sufrimos todos de la misma herida cuando morimos,
cuando nacemos. No nos amamos, no nos perdonamos.
»E1 hecho de volver a la Tierra reaviva en mí escenas difíciles de un pasado
que hubiera querido olvidar, las heridas que he infligido a otros y las que yo
misma me he hecho. Releo los capítulos de mi propio libro, y me resultan
tanto más dolorosos cuanto mayores son mis aspiraciones. Decidlo a todos
los padres para que lo sepan. El alma que acogen no es virgen, es una
memoria viva. Que no se sorprendan de sus llantos; son lágrimas de lucidez,
y requieren amor y comprensión. Será su único y exclusivo bálsamo.
»Ahora sé muy bien que no seré diferente a los demás..., quizás es eso lo
que también me hace sentirme tan sola. «¡Está solo el que se cree único!»
¡Con qué claridad esa realidad me parece ahora evidente!
»¿Sabéis? Tengo muchos amigos que considero como hermanos y que
regresan en estos momentos a un cuerpo de carne, como hago yo. No están
necesariamente dotados de una comprensión idéntica a la mía, ni de mi
sensibilidad, pero sé que también ellos
53
54
55

«Rebeca, no obstante no había reserva en tu voz cuando emitiste el deseo


de que tus futuros padres te escucharan un poco más...»
«Quiero que oigan mi alma, que adivinen mi presencia a su alrededor tanto
o incluso más que tras la incipiente redondez de un vientre. ¡Me gustaría
tanto, también, que intentaran percibir mi propia sensibilidad, que me
consideraran como una amiga en el camino de retorno más que como un
tesoro único que ellos se fabrican! Finalmente, quisiera que no proyectaran
sobre mi cuerpo sus propios temores o sus locas esperanzas. Si no lo
comprenden, me impiden desde ahora llegar a ser yo misma.
»Intentad seguir mi pensamiento, os lo ruego, porque me resulta difícil
comunicaros todo esto. Descubro de nuevo casi todo al mismo tiempo que
hablo con vosotros.
»Venid, si queréis, venid conmigo a ver a mi madre... Así comprenderéis
mejor lo que siento ...»
Una sonrisa es suficiente. Disipa la sombra de tristeza del fondo de los ojos
de Rebeca. Libera en ella como un suspiro de alivio.
Así, unidos los tres en una sola fuerza que no desea más que amar y
aprender, dejamos deslizar el cuerpo de nuestra alma fuera de la amplia
cocina blanca. Cerca de la habitación, lo recordamos, hay un pequeño salón
con un sillón de cuero y un teléfono sobre una mesita de cristal ahumado.
Ese lugar nos llama. Intuitivamente sabemos ya que la madre de Rebeca
está ahí y saborea un instante de paz. Hundida en el fondo del sillón, con la
cabeza erguida, hace punto de media con gestos tan vivos como los de un
pequeño roedor que carda su lana. Nos damos cuenta de que se ha
refugiado en su mundo interior y no hace caso de las noticias del día que la
radio comienza a di-fundir entre eslóganes publicitarios. Sobre la moqueta,
un montón de revistas de diverso tipo y algunos ovillos amarillos y blancos
añaden una nota de tranquilidad a la sala.
«Mirad», murmura Rebeca, «me gusta cuando está así. La encuentro tan
hermosa... Nunca había hecho esto antes, ¡sé que nunca hacía punto! Hoy
56

me gustaría hablarle, decirle que es muy bonito, pero que no es


exactamente así... Debo de pareceros muy exigente, pero me hubiera
gustado decirle que ya no quiero que sea como una niña que prepara
vestidos para su muñeca. Quiero decir que he leído en su corazón y sé que
me espera todavía un poco como si esperara la llegada de un juguete.»
«Eso no debe sorprenderte demasiado, Rebeca. No olvides que es una
sensación completamente nueva para su alma. No puedes exigir de ella que
sea ya una madre perfectamente consciente de todo.»
Nuestra amiga no dice ni palabra y, como dejándose llevar por una ilusión
repentina, dirige las suaves y luminosas líneas de su cuerpo hasta el pie del
sillón donde penetra dulcemente en el aura azulada de la joven. Esta ha
notado sin duda algo en el seno de su islote de paz, pues los gestos
presurosos de sus manos se inmovilizan de pronto y alza su mirada como
para penetrar una nueva realidad.
Rebeca, que no deja de mirarla, comienza a reír ... y su risa traduce el
regocijo y la picardía de un niño qué se alegra de haber hecho una pequeña
travesura. Al fin, todavía sentada entre el sutil esponjamiento etérico de las
revistas, se vuelve hacia nosotros con aire victorioso para decirnos: «¿Veis?
Ya está. Lo he conseguido. ¡Sabe que estoy aquí! ¡La quiero! ¡La quiero!»,
añade, «¡Ahora tal vez podremos comunicarnos!»
Sin embargo, la madre de Rebeca baja de nuevo la mirada tranquilamente,
e imprime otra vez a sus manos un ritmo mecánico. El instante mágico ha
pasado..., como una gota de oro que hubiera venido a iluminar el tiempo.
«No importa..., sé que me ha sentido, al menos sé que puede hacerlo. Tiene
que hacer el vacío en ella..., no la nada, sino la disponibilidad sagrada que
surge cuando no es uno el que quiere sino que deja a la Vida querer en su
lugar. ¡Eso es! ¡Son esos instantes los' que debemos buscar las dos!
»Así seré cada vez menos su nuevo juguete. Y verá que no está fabricando
algo que va a pertenecerle, sino que es una ola de Vida lo que va a venir a
través de ella, sencillamente.
»¿ Sabéis, amigos míos? A todos los padres que recorran las páginas de
vuestro relato, me gustaría que les dijerais esto: si durante nueve meses
ellos construyen la envoltura que un alma va a habitar, no deben sin
embargo dejarse engañar por la finalidad de lo que tiene lugar. Tanto como
57

un nuevo cuerpo, se elaboran a sí mismos. El niño es una piedra más que


añaden a su edificio interior, una piedra por medio de la cual van a someter
a prueba y a pulir más su propia conciencia. Dicho así, parece la evidencia
misma. Sin embargo, y de ello soy verdaderamente consciente desde mi
última existencia, ¿cuántos hombres y mujeres tienen el valor de
reconocerlo? ¡Oh! No hablo simplemente del hecho de declarar: «Es
maravilloso, es un intercambio, ¡eso nos hace crecer!»
»Ese tipo de declaración anodina y convencional la he oído mil veces en la
época en la que estaba en la
58

Tierra. Quiero decir... que, en lo sucesivo, es preciso tratar de comprender


que ese intercambio, que ese crecimiento mutuo, va mucho más lejos que
el reconocimiento un poco automático y a menudo superficial del hecho en
sí. Quisiera que mis padres y todas las almas que regresan y maduran lo
quieren también, supieran que la llegada de su hijo significa ante todo el
retorno de un ser que lleva su bagaje, un ser al que desde luego ellos tienen
la responsabilidad de marcar el rumbo, pero también un ser que viene para
reavivarles la memoria, para señalarles sus propias debilidades y los
antiguos contenciosos que tienen aún por disolver.»
En la habitación vecina, ha aumentado el volumen de la radio. El locutor ha
dejado ahora lugar a la música brusca y martilleante de una orquesta
ciertamente popular..., pues la joven madre de Rebeca toma de nuevo el
ritmo espontáneamente con una voz clara.
59

Nuestra amiga, en quien la conversación había hecho renacer rápidamente


cierta gravedad, prosigue de pronto:
«Es terrible», dice con un aire exageradamente divertido, «¿cómo le
pueden gustar cosas tan disonantes? ¡Y parece ser que yo tendré cierta
tendencia a apreciarlas también! De todas maneras, no quiero estar al
margen de esas sonoridades. Tengo que afrontarlas. Las que me asustan y
me hieren son siempre las extremas, las exageradamente estridentes o las
graves. Creedme, no es una afirmación subjetiva. Hasta ahora, cada vez que
he ocupado el vientre de mi madre y que ha resonado una música
semejante, he visto claramente su efecto de dislocación sobre las células de
mi cuerpo etérico. Incluso he observado tras las tonalidades sordas una
onda amarillenta realmente sucia que alcanzaba poco a poco mis nadís
todavía muy frágiles. Pero, en realidad, me parece que son sobre todo los
ritmos entrecortados —un músico diría sin duda binarios— los que
engendran verdaderos pequeños terremotos en todos los planos en los que
se forma mi cuerpo. Cada vez que eso ha ocurrido, he sentido como una
sacudida de todo mi ser, una saturación dolorosa de mi conciencia, después
una sensación asfixiante que corresponde, según me han dicho, a una
saturación energética de la periferia de ciertos chakras, en particular el
cuarto.
»Todos nosotros necesitamos suavidad cuando volvemos, ¿sabéis?, incluso
los más rudos de entre nosotros. Imponernos lo contrario es ¡como difundir
una marcha militar en un lugar donde unos seres se están muriendo! Los
ritmos binarios son la encarnación misma de la dualidad en ese mundo.
Hemos perdido el anhelo por el lugar del que venimos..., ¡no nos lo hagáis
encontrar de nuevo demasiado pronto y con tal insistencia! Y, además,
también está esto...»
Levantándose entre las revistas, Rebeca realiza un amplio y lento
movimiento del brazo como para englobar el aura que se desprende de su
madre. Captamos en seguida lo que nuestra amiga desea mostrarnos. Unas
masas apagadas y de gran densidad parecen instalarse progresivamente en
el contorno de la radiación sutil emitida por la joven. De hecho, se coloca
en ella un verdadero caparazón que parece aislar su cuerpo del resto del
mundo.
60

«¿Veis?», murmura Rebeca alejándose de ahí, «Es esto también lo que se


hace difícil para mí. Como reacción instintiva a ese ritmo, su segundo plexo
emite una corriente, una onda, como un antídoto o un escudo, un apósito
taponando todas las minúsculas brechas que se crean en sus cuerpos
sutiles. Es, si preferís, una especie de secreción de los cuerpos luminosos a
modo de protección y también de compensación contra la agresión. Sólo
que un escudo no es un filtro, protege de todo..., así que es como si mi
madre se alejara de mí. Ya no consigo entrar en su intimidad, comulgar con
ella, y tampoco ella puede ya esperar comunicar conmigo. Todo lo más,
sentirá que algo se tensa en su corazón y que, en cierta manera, se
mantiene en apnea para no beber la copa del momento presente.»
En el otro extremo del apartamento, una puerta acaba de dar un seco
portazo. Produce en nosotros el efecto de una detonación cuyo fogonazo
nos envía de nuevo rápidamente al interior de la espiral blanca. Curioso
impacto el de esta ascensión involuntaria al centro de nuestra cámara de
descompresión. Rebeca está ahí igualmente, muda, más cerca de nosotros
quizás, en esta especie de refugio donde el alma se pone más al desnudo.
Aquí, a nuestro alrededor parece que haya mil so-les para cantar a la vida.
Rebeca se estremece de emoción y nuestras miradas, que se cruzan, tienen
ganas de decir: «Vayamos a lo Esencial, eso es lo que hay que alcanzar.»
«Tengo miedo de dejarme atrapar», susurra únicamente. «En cuanto me
aproxime a la Tierra, temo que su red me haga olvidar el Fin...»
«¡No es su red, sino la tuya..., la nuestra, la de todos nosotros! Sabes
perfectamente que vas a penetrar en el mar de los pensamientos humanos.
Son aguas verdosas, pues allí se razona en términos de competitividad, de
comercio de cortos alcances, de negro y blanco. Se te preguntará con
frecuencia: «¿De dónde eres y qué posees?», pero raramente «¿Quién eres
tú verdaderamente o qué aspiras a ser?» Mientras no te has encarnado, nos
parece que debes ser tú quien llene los pulmones de aire puro a fin de que
lo Esencial no te abandone a pequeños jirones, sino que permanezca en tu
centro vital.»
«Mis amigos me han dicho que haga todo lo posible por preservar mi estado
de consciencia hasta el final. Si éste continúa y no pierde nada de su
contenido en el último descenso, espero recorrer mi camino con un
verdadero faro en mí. Vosotros no dejaréis que me duerma, ¿verdad?
61

Impedidme que empiece a juzgar... ¡no quiero jugar con las mallas de la
red!»
«Bueno, ¿que tal has pasado el día? ¿Vas adelantando eso?»
En el otro extremo de nuestro túnel de luz viviente, ha prorrumpido una voz
sonora. Desprende cierto aroma tonificante, algo alegre que nos interpela
y reaviva en nosotros esa necesidad de descubrir y ayudar al florecimiento...
Su timbre es una llamada que nos proyecta de nuevo y con rapidez al centro
del apartamento. Durante un instante, tenemos que combatir un principio
de náuseas y la impresión, compartida por Rebeca, de meternos en una
pesada pelliza. Después, nada, ninguna otra arruga en nuestro corazón...
Simplemente frente a nosotros, alrededor de nosotros, el mismo saloncito
con sus montones de revistas tiradas en la moqueta. La silueta más bien
delgada de un hombre con chaqueta de pana se perfila sobre uno de los
brazos del enorme sillón. Pasea divertido una mano por la cabellera de la
joven, que ha dejado el punto de media delante de ella... ¡y la radio
continúa hablando, cantando y no cesa de rociarnos con sus melodías
borrascosas.
Reconocemos a ese hombre y, al contacto con él, nos parece sentir una
amistad instantánea surgida de una especie de complicidad inesperada.
Quizás captamos, sorbemos algunas gotas de esa sensibilidad a flor de piel
que caracteriza a Rebeca. Es cierto que nuestras almas se rozan a veces con
la mirada...
Pasan unos instantes casi mudos, puro arcoiris. Después, ya no lo dudamos,
es la emoción de Rebeca la que circula por nuestras venas. Es dicha y temor
a la vez, serenidad e impaciencia reunidas en un extraño cóctel.
La pareja intercambia ahora algunas trivialidades que en seguida levantan
el vuelo y se alejan rápida-mente de nuestra memoria. Lo que nos cautiva
es la fusión de sus dos auras. Si alguien pudiera imaginar dos masas
nebulosas de matiz pastel modelándose e interpenetrándose una en otra
para formar poco después una sola realidad, se aproximaría a la imagen de
ternura que se teje ante nosotros.
De repente, un destello inmaculado semejante al juego cegador del sol
sobre un fragmento de cristal surge en el mismísimo corazón de esa
armonía.
62

«¿Sabes? te vas a reír», dice de pronto la joven a su marido, «hace unos


minutos he tenido una sensación extraña. He creído repentinamente que
no estaba sola..., no sé exactamente... ¡Como si él estuviera aquí y estuviera
escuchándome! ¡Qué tontería! ¿No?»
Al decir estas palabras, la madre de Rebeca pasea lentamente su mano a la
altura del vientre.
«¿Tú crees que es posible? ¡Hay quien dice que lo es!»
«No sé..., ¡se dicen tantas cosas! Sería un poco anormal, ¿no?»
El hombre acaba de dejar escapar esas palabras sonriendo dulcemente, con
aire un poco confuso, como si se le hubiera pedido desvelar algún rincón
íntimo de su corazón.
«¡Idiota!» Rebeca ha dado un salto. Los rasgos de su rostro se han
petrificado en una expresión de rebeldía... «¡Escuchadle, ahora mismo va a
decir que yo no vivo!»
Pese a todo, no podemos evitar una sonrisa regocijada. La espontaneidad
de nuestra amiga es tan con-movedora que desdramatiza inmediatamente
la situación.
«Yo te probaré lo contrario, Thomas...»
Esta vez, la frase ha sido pronunciada con mucha paz y nos causa la
punzante sensación de proceder de las profundidades del alma de Rebeca.
«¿Por qué dices Thomas? No es así como se llama.»
Nuestras miradas se encuentran y se sondean de nuevo en un presente que
cristaliza. Nos parece ser llevados a algún sitio..., absorbidos por la luz de
nuestra compañera que ha hecho desaparecer todo a su alrededor.
Así, durante unos segundos inefables, vivimos la agitación de su corazón y
se imprime en nosotros la imagen de una duna trabajada por los vientos.
Cada grano de arena parece una memoria que busca su lugar y toma
conciencia de sí misma. ¡Desfilan a través de ella tantos y tantos cielos,
tantos y tantos soles!
Rebeca recuerda...
63

«No, no empezaré de nuevo la misma historia, esta vez no tendré que


probarle nada. Le amaré..., le amo porque es él... ¡eso es todo! Ahora no
puedo, pero un día os hablaré de todo esto..., hoy no, no está bastante
claro. Sólo acabo de encontrar algo en el fondo de un viejo cajón.»
El apartamento ha desaparecido y henos aquí solos los tres, suspendidos en
algún lugar en el que se está bien. En torno a nosotros, un espacio que
parece al mismo tiempo cerrado e infinito. Aquí nada recuerda las brumas
de una conciencia que se escudriña a sí misma y remodela continuamente
las sinuosidades de sus límites constantemente puestos en tela de juicio.
No hay nada, pero todo es azul, y hemos perdido hasta la sensación de
ocupar nuestros cuerpos sutiles.
«Estáis en mi alegría... ¡Intento desde hace tanto tiempo daros a conocer
este instante! Es un jardín de mi alma que debíais visitar. Quería traeros
aquí..., pero cuando soy yo quien quiere, no hay camino. Desde que voy a
volver, no hago más que gesticular y debatirme en todos sentidos. Las
antiguas trabas del ego renacen con mi ardor, y si no hubiera brotado la
duda de mi padre... Ahora creo que acabo de encontrar el hilo que me
conduce a él y voy a comprender totalmente uno de los aspectos de esta
vida que no quería hablarme. Ahora empiezo a comprender por qué él y no
otro. Mi alma tiene todavía una pequeña llaga que curar.»
«Algo nos preocupa, Rebeca, y nos parece que esta plenitud que nos
ofreces aquí debe permitir abordarlo.»
Nuestra amiga ya no es más que un corazón henchido de paz. Así, más allá
de nuestros cuerpos olvidados, una fuerza cómplice nos estrecha entre sus
brazos.
«¿Queréis hablar de mi familia, la de mi última existencia? Hace mucho
tiempo, mucho tiempo que deseaba hablaros de ese tema! Es importante,
¿sabéis?, ¡permite comprender tantas cosas!
»Mis padres, mis compañeros, todos los de mi última existencia terrestre
están aquí en su mayor par-te..., bueno, «allá arriba» si preferís. Algunos
han encontrado de nuevo un cuerpo terrestre rápidamente, pero los que
estaban más cerca de mi corazón no lo han hecho todavía. Esperan un poco,
pero será pronto, me lo han asegurado y, por otra parte, lo hemos decidido
juntos. Nos hemos dado cuenta de que hay almas que la vida reúne sin cesar
64

como los dedos de una mano a fin de cincelar mejor lo que necesita ser
cincelado.
»Pero quería deciros sobre todo... Entre dos vidas terrestres, en cuanto la
conciencia se abre un poco y encuentra de nuevo su lugar en la gama de
vibraciones con las que tiene que armonizarse, desde que se abre a un
cierto plano de luz, el término «familia» ya no significa gran cosa..., al
menos en el sentido humano en el que lo comprendemos. Se deshacen los
vínculos de parentesco genético, los vínculos de sangre. Caen con las
máscaras de las personalidades y de las convenciones adoptadas en el
tiempo de una encarnación. No queda en nosotros más que la amistad en
su valor más amplio, más absoluto. Y puedo afirmaros que esta amistad es
sencillamente el amor, algo generoso que no pone los fundamentos de su
existencia en términos mercantiles, pues nadie pertenece a nadie.
»Así, mis padres se han convertido, en un momento dado de nuestro mutuo
despertar, en mis amigos, es decir, en las almas allegadas de mi alma; ya no
son los artesanos y poseedores más o menos reconocidos de un cuerpo
salido de los suyos. Así, también yo he podido empezar a tener una visión
más amplia...

»Durante mi precedente existencia terrestre tuve dos compañeros. El


primero no volvió nunca de una guerra. Respecto al segundo..., pues bien,
yo abandoné mi cuerpo un poco antes que él. Los he vuelto a encontrar uno
tras otro en lo que vosotros llamaríais «mundos intermedios» muy
próximos a la atracción terrestre donde hemos seguido forjando y viviendo
juntos una continuación de nuestra existencia carnal.
«Nuestras almas tenían necesidad de esa especie de paréntesis para
terminar armoniosamente una historia quizá demasiado pasional.
Después..., ¿cómo describir esto? Fuimos despertando progresivamente y
empezamos a comprender más allá, mucho más allá de nuestras
emociones. Fue ocurriendo poco a poco, al ritmo en el que nuestros
apetitos físicos se iban so-segando y transformando en lo que vosotros
llamaríais quizás «intercambios energéticos». Esos intercambios son unas
65

corrientes extraordinariamente hermosas y potentes que se desplazan de


uno a otro. No constituyen una censura que el alma se imponga a sí misma
para superar algo menos hermoso o menos puro. No es eso... ¡Se imponen
por sí mismas, como repercusiones lógicas de nuestro ser que tiene una
visión más vasta, más amplia!
«Sentimientos que nos corroen habitualmente en la Tierra, como la envidia
o la voluntad de poder, no significan nada desde que despunta este
instante, porque verdaderamente ya no hay en nosotros interés por
acaparar lo que no nos pertenece.»
«Has labrado ya muy bien tu campo, Rebeca, para haber permitido a tu
alma acceder a ese mundo.»
«En realidad, es una esfera de vida, un lugar que se encuentra en el corazón
de cada uno de nosotros... El temor a olvidarlo me hace mantenerme firme
y muestra a las claras cuáles son los surcos que todavía no he labrado. De
modo que, ya lo habéis visto, me convierto a mi pesar en una especie de
arco que quiere tensarse, porque considera que todavía tiene algo que
probar.
»La necesidad de renacer en la Tierra se explica también un poco por eso.
Hay una fuerza visceral que viene a buscarnos hasta los repliegues del
mundo en el que hemos encontrado cierto equilibrio. Quisiera que los
hombres supieran que evidentemente esa fuerza no es exterior a ellos, para
que ninguno diga con rabia: «yo no he pedido nacer...» ¡Como si una flor se
rebelara contra el hecho de abrirse bajo los rayos del sol de la mañana...!
»Me encuentro bastante ridicula hablándoos así porque no son lecciones lo
que quiero dar a quien quiera que sea. ¡Tengo por mi parte tantas arrugas
que hacer desaparecer de mi propio corazón! Únicamente quiero ofrecer
un poco de lo que creo haber comprendido antes de dejarme atrapar una
vez más en esa especie de telaraña del ego.»
La vocecita firme de Rebeca deposita ante nosotros esas palabras con una
voluntad ya mezclada de nostalgia; después se apaga de pronto. Durante
un largo rato, nos parece estar solos con nuestros interrogantes, pero
también con esa alegría tan característica, y con ese sol azul cuya ligera
frescura persiste todavía. Suavemente, sin embargo, la presión de una
mano sobre nuestros hombros nos lleva de nuevo en compañía de nuestra
66

amiga. No intercambiamos ni una palabra, continuamos los tres


saboreando la vida de este espacio color azul en el que casi nos creemos,
nosotros también, estar preparando el tránsito.
«En realidad, es maravilloso... Viajo en mí como nunca lo había hecho hasta
ahora. Tengo que mantener este itinerario en una corriente continua de
felicidad y de lucidez; será mi mejor garantía para no olvidar mis
compromisos. Tanto en este sentido como en el otro, el que cierra los ojos
y no acepta hacer el balance de los vericuetos de su conciencia, se dispone
a nacer otra vez con reflejos de autómata y con el cerrojo de la memoria
fuertemente echado.
»Vosotros lo habéis visto, aquí tenemos amigos para guiarnos y
mantenernos confiados y alerta..., ¡pero si nuestros futuros padres
pudieran igualmente cogernos un poco de la mano...! ¿Comprendéis...?
Cuando volvemos, tenemos que abandonar algo, y si no hay al menos una
cuerda que se nos tienda desde el otro lado o algunos pequeños guijarros
blancos para tranquilizarnos...! No hablo del hecho de sentirse esperado
con toneladas de canastilla o con cunas cubiertas de encajes. No... Todos
mis amigos tienen la misma aspiración que yo: la esperanza de un posible
diálogo que estimule nuestra voluntad de retorno y dé el toque final al
abandono de nuestras resistencias. Las canastillas, la habitación recién
pintada, todo eso es maravilloso, es como un visado más en nuestro
pasaporte, pero no queremos que eso sea un barniz que encubra lo
esencial.
«Comprended... Hace algún tiempo, cuando todavía estaba en mi vergel
con su casita, asistí a la partida de una amiga. ¡Era tan límpido lo que ocurría
en ella! Cada vez que volvía del vientre de su madre tenía que venir a mi
encuentro para contarme lo que había pasado.
»Y no porque sintiera dolor o hubiera vivido una experiencia que quisiera
compartir con algunos curiosos. Era porque sentía en sí la expansión de la
vida y de su razón de ser... Todo, porque sus futuros padres consagraban al
menos un cuarto de hora cada día para decirle: «ahora hablo contigo». Lo
hacían siempre a la misma hora, por la noche. Se aislaban y sabían que,
desde ese momento, no eran dos sino tres porque, a través de esa puerta
cuya apertura proponían, tenía lugar un verdadero encuentro. Esta amiga
me decía con frecuencia hasta qué punto ese momento tenía para ellos la
67

intensidad de un instante sagrado. Se había convertido en una especie de


ritual que había anclado en su carne con toda naturalidad. No querían
«contarse cuentos» en relación con el alma que invitaban y que les visitaba;
no buscaban «mensajes», según la expresión de cierta época. No; se
limitaban a esperar, y hacían en ellos el silencio porque sabían que ella
estaba allí... Y cuando venía una palabra, una pequeña frase a su corazón,
se la susurraban sin artificio, sin esforzarse por saber si recibirían respuesta.
Por otra parte, así fue como ella pudo hablarles realmente, es decir,
hacerles comprender sus impulsos, sus necesidades más allá de lo que ellos
proyectaban de su propia personalidad. Todo eso desde luego es ideal,
¡pero reconoced que además es tan sencillo!
»Mi amiga me contaba también hasta qué punto el aura de su casa se había
transformado. A la hora mencionada, diariamente, veía elevarse de su
pesada masa una verdadera columna luminosa de un blanco traslúcido. Al
hilo de las semanas, ese haz de luz se había armonizado exactamente con
las vibraciones de sus cuerpos sutiles; se había convertido en la continuidad
lógica de la cámara de descompresión en la que viajaba. Ocurrió así, sin
más, sin que interviniera el menor cálculo, sencillamente porque el amor
estaba allí, libre de toda coacción, de toda proyección mental, de toda
quimera. Decidme, ¿habría que in-ventar guías prácticas, poner las palabras
una tras otra, para hacer renacer ese amor?
»Por lo que a mí respecta, sé que voy a regresar a la Tierra en un contexto
mundial difícil, mis amigos del país de la Luz me lo han dicho... Pero no
importa, ¡habrá tantas cosas que compartir bajo un nuevo sol! Debo
deslizar mi espiga de trigo en la gavilla...»
Rebeca se ha replegado sobre sí misma con los ojos cerrados, extasiada,
hacia alguna región de su corazón a la que sólo ella tiene acceso. Solos
frente a nosotros mismos en la inmensidad azul, comprendemos una vez
más que lo que nos ha confiado son más que simples palabras para
recordar. Son transparentes como un hálito, como un impulso vital que
traduce claramente la llamada de la Vida a la Vida.
68

Capítulo IV
Enero
En esta noche de invierno en la que parece haberse inmovilizado la
naturaleza, sólo llegan hasta nosotros los gritos errantes de algunas rapaces
nocturnas. Las cifras fosforescentes de un reloj apoyado al borde de la
mesita de noche atraen lentamente nuestros ojos entreabiertos. Son poco
más de las dos. ¿Por qué, pues, esta interrupción súbita del sueño?
Escudriñamos la oscuridad con los sentidos alerta y la conciencia
extrañamente desplegada, y nos preguntamos si existe una voluntad detrás
de todo esto. A decir verdad, algo murmura en el fondo de nuestro ser. Una
especie de presentimiento, pero tan vago, tan lejano... Nada que permita
captar algún vestigio, ni el menor rastro que pueda sugerir algo concreto.
Nos viene a la mente la imagen un tanto exasperante de un teléfono
ocupado y esa especie de broma...: «Todas las líneas de su interlocutor
están ocupadas. Sírvase llamar de nuevo más tarde...» Pero, ¿quién es ese
interlocutor? Pensándolo bien, ¿no será tal vez que nuestra línea está
saturada?
La realidad sube poco a poco a la superficie y se instala progresivamente en
nosotros. Después de todo, si ha resonado un timbrazo en nuestro interior
hasta el punto de sacarnos a los dos de un profundo sueño, sin duda lo que
hay que hacer es escuchar, escuchar más. ¿Por qué, pues, tantos rodeos?
Al final, justo al final de ese razonamiento que se disipa por sí mismo,
conseguimos hacer en nosotros el silencio... Un silencio que brota como
fuegos de artificio y resplandece bajo el nombre de Rebeca. A partir de
ahora, lo sabemos, va a atraernos un torbellino que pronto nos aspirará.
Nuestra confianza y el ritmo lento y profundo de nuestra respiración
guiarán las blancas espiras.
Hecho. Una vez aceptado el abandono, el océano ya puede desplegar sus
olas bajo el cuerpo de nuestra conciencia, tierras y arenas desfilarán hasta
un punto concreto. A menos que nuestro mundo se oculte, que la
humanidad desaparezca para nosotros dejando cantar «la otra orilla.»
Con la rapidez de una deflagración, una puerta interior salta en nosotros
hecha añicos en medio de un profundo silencio. Nuestra conciencia está
ahora dilatada, proyectada lejos de las escamas que la recubren, y nos hace
69

nacer en el corazón de un lugar inmerso en una tranquila luz, un poco verde,


un poco fría. Sus paredes, vistas primero como un encaje de filigrana, se
densifican poco a poco y comenzamos a observar. Sin lugar a dudas
estamos en una clínica y la pequeña habitación en la que nos encontramos
está llena de una cantidad enorme de aparatos, en su mayor parte
imponentes, cuyo destino ignoramos.
El aliento de Rebeca se hace notar a nuestro lado. No sabemos exactamente
de dónde procede, pero su presencia es tan intensa, tan apremiante, que
parece decirnos: «No, no es ahí, dejadme guiaros.»
Nuestros cuerpos se deslizan entonces y se dejan llevar a merced de cierta
energía, como el humo al hilo del viento. Una nueva sala algo más amplia
se ofrece ahora a nuestras miradas. Un hombre y dos mujeres, todos con
batas blancas, están alrededor de un dispositivo bastante voluminoso.
Entre las siluetas tranquilas pero atareadas de sus cuerpos, nos parece
adivinar el emplazamiento de una tabla grande sobre la que hay alguien
echado.
«Es mi madre», susurra en nosotros la voz de Rebeca. «Hemos sido un poco
zarandeados... Por eso quería veros. Ha resbalado en la escalera que
conduce a su apartamento, el ascensor estaba averiado. Le están haciendo
toda una serie de exámenes. No sé exactamente qué, no me han enseñado
nada en relación con todo eso.»
Se hace el silencio entre nosotros, un silencio es-maltado de interrogantes.
«No comprendo lo que dicen. Siento solamente las corrientes que se
desprenden de ellos y que me hacen comprender que seguramente no es
grave.
»Por otra parte, mamá no ha perdido el conocimiento y veo que no tiene
dolores. Pero está impresionada por lo que ha pasado. Lo siento hasta en
mi propia carne, diría yo.»
«Rebeca, ¡es la primera vez que dices «mamá» ha-blando de ella!»
Nuestra amiga no responde, tal vez por pudor. En este momento, apenas
adivinamos su apacible sonrisa, que actúa como la llave de una caja de
secretos.
«¿Dónde estás exactamente, Rebeca?»
70

«Muy cerca de vosotros, muy cerca de ella. He sido expulsada tan


bruscamente de mi cuerpo que, verdaderamente, no sé cómo alcanzaros
de nuevo. Os veo a través de una especie de velo, pero no puedo descender
más. Es como si una energía procedente del vientre de mi madre me
rechazara. Hay un escudo que me impide aproximarme a ella y a vuestro
mundo. Sin embargo, nunca me he sentido con tanto lastre, tan densa. Es
la primera vez, desde hace mucho tiempo, que tengo la sensación de tener
un corazón físico que late y late; noto que se embala y eso me da casi
miedo.»
En un ángulo de la habitación, no lejos de nosotros, un hombre con gafas
de concha observa atentamente una pantalla. Parece que el problema no
le afecta y da la impresión de que se limita a realizar un ejercicio de pura
rutina. Evidentemente conoce bien a la joven que está echada en la mesa
maciza cuyo plato giratorio empieza a moverse ligeramente en medio de un
ronroneo eléctrico.
«No tengas miedo, no será largo», le dice con seguridad en sí mismo. «Unos
minutos y no habrá más que hablar.»
Frente a nosotros, la pantalla del ecógrafo acaba de animarse. Primero
perdidos en medio de una multitud de manchas que se desplazan
rítmicamente en todos sentidos, los ojos terminan por discernir algunos
contornos que recuerdan las líneas principales de un feto. La lentitud de los
gestos que éste parece realizar cede lugar a veces a una brusca actividad.
«Es verdad..., ¡se mueve sin mí!»
Mostrando su emoción, Rebeca acaba de dejar es-capar esta exclamación.
«¡Vosotros mismos podéis verlo! Mis amigos me lo habían dicho: mi cuerpo
puede moverse... ¡sin que yo esté allí! Cuando me hablaban de ese
automatismo, me costaba creerles. Lo que produce esa especie de
descargas eléctricas es el encuentro de fuerzas procedentes del reajuste de
los elementos. Si he comprendido bien, en este momento asistimos al
combate de la tierra y el agua, que buscan su equilibrio respectivo. Me han
explicado esto de una manera bastante curiosa. Cada uno de estos
elementos trataría de tomar posiciones según un plano situado en la
memoria del cuerpo etérico que continúa a su vez elaborándose. Así, la
71

tierra y el agua están intentando sencillamente aplicar un plan muy preciso


cuya trama se ha tejido en el Eter.»
A pesar de la atención que Rebeca pone en sus explicaciones, adivinamos
en ella una crispación que consigue controlar cada vez menos.
«Perdonadme», termina por decir, «no hay aquí tanta paz como mi alma
necesitaría. No estoy su-friendo, estoy segura de que todo va a pedir de
boca, pero la ansiedad que se desprende de mi madre me pone un nudo en
la garganta. Incluso si no ocupo mi cuerpo ni el suyo en este momento, no
transcurre un segundo sin que interpretemos la misma melodía. Lo que es
«ella» se convierte en «yo» a medida que van desgranándose los días y,
según creo, esto será así hasta el séptimo mes aproximadamente. A partir
de ese momento, podré manifestar un poco más de resistencia personal a
todo lo que siento como fuerzas parásitas para el alma y para el cuerpo.
Entonces seré capaz de organizar mis propias defensas, podré re-
construirme.»
«¿Reconstruirte?»
«Sí, sin duda puede parecer extraño, pero me parece que, a medida que mi
feto se acrisola y se densifica, paradójicamente mi conciencia tiende a
dispersarse, pierde poco a poco su propia individualidad y se funde en una
marea de energía que no es totalmente suya, sino de vuestro mundo y de
quienes van a ser mis familiares. A veces creo convertirme en una esponja
que se trasmuta en lo que absorbe.»
En la sala en la que permanecemos todavía nada ha cambiado. Los chirridos
de los aparatos suceden a otros chirridos y bosquejan a su manera un telón
de fondo al que viene a sumarse la voz tranquila del médico. Sin duda hace
muy poco tiempo que estamos aquí, en esta atmósfera artificialmente
silenciosa aun-que demasiado fría para nuestras conciencias, pero ya
estamos impacientes por escapar. Hay lugares que parecen petrificados;
demasiados interrogantes, demasiados sufrimientos o esperanzas
frustradas se han encadenado ahí como perlas de un collar.
La voluntad de Rebeca nos pide sin embargo que nos quedemos. ¡Lo sugiere
implícitamente con tanta insistencia la entonación de su voz! Por lo que res-
pecta a nosotros, en realidad nos parece que nos hemos convertido en los
72

pobres ángeles guardianes de una situación ante la que nos consideramos


impotentes.
«¡No hay nada dramático, Rebeca!»
Pero Rebeca no está verdaderamente allí. Sin duda su conciencia se ha
dejado invadir por algún pensamiento que erige sus defensas y la arrastra
a su propia esfera. Así que llega el momento de callar y de hacer brotar en
silencio un poco más de amor, porque los argumentos nunca ceden ante los
argumentos ni las palabras ante las palabras. ¡En esos momentos sólo el
elixir del corazón posee el secreto!
Mientras intercambiamos esa promesa de espera tranquila y discreta, se
representa a pocos pasos de nosotros un sorprendente espectáculo de
danza. No le habíamos prestado mucha atención al principio, pero la
intensidad que adquiere ahora atrae con insistencia nuestra mirada. El
ángulo de la sala donde está situada la mesa maciza sobre la que todavía
está echada la joven, actúa sobre nosotros con la fuerza de un imán. Sin
duda alguna se ha convertido en el punto más lleno de vida del lugar que
nos acoge.
La materia de nuestro mundo, observada desde el cuerpo de la conciencia,
revela siempre su vida íntima. Las partículas que la constituyen, así como
sus campos de fuerza, ejercen una verdadera fascinación a los ojos. Ofrecen
el espectáculo de un increíble arabesco irisado y centelleante con
movimientos de una sorprendente rapidez que uno no se cansa de admirar.
Es la danza de Shiva con toda su majestuosidad y cuya fuerza puede
convertirse en una enseñanza por sí misma. Sin embargo, no se trata de eso
aquí, sino de algo que viene a añadirse como impreso encima. Ese algo se
revela dotado de una densidad luminosa que envuelve enteramente el
ángulo de la sala en cuestión. Sentimos una vez más que nuestra mirada
debe modificarse, acostumbrarse a una sensibilidad, a una calidad de vida
diferente. Es el cuerpo de la madre de Rebeca, concretamente, el que atrae
hacia sí esta bulliciosa actividad luminiscente. Es como un manto que viene
a envolver la totalidad de sus auras, una capa surgida de las profundidades
de la Vida y que destila, parece, una especie de néctar bienhechor. A
medida que vamos siendo más conscientes de todo esto y nos
abandonamos a la belleza de la escena, nos va penetrando una dulce y
cálida sensación. Para nuestras almas, que saborean aquí unos instantes de
73

inmensa quietud, verdaderamente ya no hay clínica, ni equipos zumbantes;


hay sólo un ser que se analiza a sí mismo y para quien van perdiendo
consistencia las más mínimas tensiones, un ser que vive uno de esos
instantes tan raros en los que se tienen verdaderos oídos para oír. Sin
embargo, nada se dice con palabras, y esa es precisamente la razón por la
que estos momentos tienen algo de sagrado.
Tenemos únicamente que sentir lo que ocurre, detrás de lo que nuestros
ojos sutiles logran traducir. De hecho, el manto de luz que rodea con su
abrazo a la joven y la consuela procede tanto de las profundidades de la
Tierra como de lo intangible del Cosmos. Es una sustancia flexible como una
nube de luz palpable, es también como una infinidad de lenguas
resplandecientes, como otros tantos brazos que vienen a restaurar lo que
el miedo ha destruido. Los físicos deberán un día encontrar términos
apropiados para describir lo que hoy sólo la poesía puede sugerir. Y es así
como, no nos equivoquemos, detrás de las caricias de cierta materia a la
materia de nuestro mundo, se opera toda una alquimia muy precisa que
pone en juego fuerzas y leyes para las que nada es efecto del azar, sino que,
por el contrario, todo tiene lugar según una lógica perfecta.
Cuanto mejor capta nuestra mirada las llamitas que observamos
atentamente, tanto más se tiñen éstas de escarlata y tratan de
circunscribirse a la periferia de la pelvis de la madre de Rebeca. Parecen
incluso perderse allí por momentos, como digeridas en ella. La fuerza en
cuya presencia nos encontramos se comporta como un alimento dotado de
una inteligencia autónoma. Sabe exactamente lo que conviene hacer y
hacia qué punto debe dirigirse.
Transcurren así unos instantes, como en otro mundo en donde los cómo y
los porqués no tienen sentido porque ceden el paso a la evidencia.
«Lo sé, ¡pero siempre hay no sé qué esperanza de echar abajo las barreras!»
«¿Es una barrera o un pretil?
Una sonrisa desplegada en el espacio que nos separa firma el final de una
tensión y nos lleva como de la mano a otro lugar, apenas un poco más lejos.
Nuestra conciencia astral penetra entonces los átomos de una pared, los
hace suyos, y después los abandona tras ella con la sala de consulta. Rebeca
nos ha atraído hacia el centro de una pequeña salita cuadrada con una fila
74

de asientos blancos. Su madre está ya ahí, al lado del médico, un poco


perdida en su amplia chaqueta con motivos geométricos. Otra mujer está
igualmente ahí. Acaba de dejar negligentemente una revista sobre una
mesita baja; los rasgos de su rostro pierden crispación lentamente a medida
que avanza la conversación. Nos parece reconocerla, la habíamos visto en
la calle.
«Será mi abuela», anuncia Rebeca.
La mujer, que no tendrá más de unos cincuenta años, está rodeada de un
halo de luz verde sin brillo por donde circulan algunas fumarolas de un
amarillo grisáceo.
«Seguramente me parecía a ella hace un momento... ¡he tenido tanto
miedo! En realidad no por mí..., porque yo notaba que todo iba bien, sino
por mi madre. Sus auras perdían consistencia y yo veía que cualquier onda
mental podía introducirse en ella. Se había convertido en barro poroso.
»¿Sabéis? He intentado ver lo que pasaba. Evidentemente, teníais razón,
no se trataba de una barrera sino de un pretil. Conservo a veces esos
reflejos, ¡como espejos deformantes! No sé si os lo he dicho, acababa de
penetrar en mi futuro cuerpo cuando tuvo lugar la caída. Fui expulsada con
violencia sin comprender bien lo que pasaba. En cuanto me di cuenta de lo
que había ocurrido, quise precipitarme hacia mi madre para decirle que
todo iba bien, pero sus cuerpos me rechazaban. En un segundo, aparecieron
mil obstáculos entre nosotras. Rebotaba literalmente sobre la pantalla de
sus temores y de sus interrogantes. En realidad, hace apenas unos instantes
que comprendo hasta qué punto he olvidado lo que me habían enseñado a
este respecto.»
Todavía no vemos a Rebeca. Pero un efluvio de dulzura que llega hasta
nosotros nos permite adivinar los rasgos ya tranquilos de su rostro.
«¿No puedes venir hacia nosotros?»
«Todavía no, no sé si puedo hacerlo tan rápida-mente. Prefiero aprender
de nuevo a respirar aquí donde estoy y hablaros de lo que recuerdo. Creo
que lo que acabo de vivir ha sido querido. Creo que mis amigos de allá arriba
lo presentían y que su deseo era que, también en esto, yo pudiera servir.
75

»Realmente debo empezar por decir que mi madre se siente un poco sola
desde hace algún tiempo. Mi padre está absorbido por su trabajo, que le
apasiona, y no se da cuenta de hasta qué punto lo que se elabora en su
mujer requiere más que su simple atención o su ternura. Requiere una
participación... Un hombre no puede contentarse con observar desde el
exterior. Así que, ya veis, mi madre inconscientemente ha elaborado una
serie de imágenes mentales sugiriendo pequeños accidentes, posibles
escenarios para llamar la atención. Había visto desfilar en ella todo eso,
pero reconozco que hasta hoy no lo había creído. La mayor parte de los
accidentes ocurren así. Son una especie de llamada de socorro, de citas que
uno se concierta consigo mismo o con los demás, de castigos que se inflige
uno a sí mismo.
»Ahora puedo deciros y repetir una vez más que todo es hermoso. Necesito
hacerlo porque hace unos momentos he estado a punto de olvidarlo. Es el
Amor conductor de toda vida el que ha querido que yo fuera expulsada de
mi cuerpo cuando mi madre se ha caído. De no ser así, mi conciencia astral
hubiera sido puesta en contacto con un prana viciado, generado por la
inquietud de mi madre e introducido automáticamente en los vasos
sanguíneos de mi organismo etérico.
»El cuerpo de mi alma hubiera tenido una especie de intoxicación que le
hubiera hecho hundirse en un profundo sueño, como si se le hubiera
administrado un potente neuroléptico. Ya lo sabíais, ¿no?, cuando una
conciencia flota en sus mares interiores, pierde su intensidad. La naturaleza
no quiere que eso ocurra, ¡así que lo ha previsto todo!»
«Pero esas llamitas escarlata por encima de tu madre, esa energía tan
hermosa que parecía surgir de todas partes para envolverla y protegerla,
¿qué era exactamente?»
«¡Oh!», prosigue Rebeca con emoción y cierta vacilación en el fondo de su
garganta, «es el Fuego... Es la primera vez que lo veo así, que lo palpo tan
de cerca. Comprendedme, no hablo del fuego que arde en las chimeneas,
sino de esa potencia viva que anima toda la materia. Hablo del Principio del
Fuego, que es un gran constructor. Como la Tierra, como el Agua, hay que
verlo y amarlo porque es Conciencia de Vida, Conciencia animada por cien
mil pequeñas almas omnipresentes y eternamente conectadas con las
necesidades de cada uno de nosotros. Pronto actuará sobre mis cuerpos
76

con tanta intensidad como lo han hecho los dos primeros elementos. Hoy
únicamente ha respondido a una llamada.
»E1 molde etérico de un feto que recibe un impacto necesita bruscamente
una masa importante de energía del cuerpo vital de la mujer que lo abriga
para volver a encontrar su equilibrio. Esa energía circula desde el bazo de la
madre al del cuerpo que se elabora, por lo que se crea un vacío en la región
del bazo del ser que da. El fuego que habéis visto actúa, pues, como un
ungüento; es una inteligencia amante que sabe perfectamente lo que debe
llevar a cabo.
»Toda esa circulación de energía es lógica. Su mecanismo no me ha
inquietado. Mi tensión procedía una vez más de esa impresión de hablar
frente a un muro y de amar a un ser que, no sólo no tenía la menor
capacidad de percibir mi presencia, sino que me rechazaba a causa de sus
tensiones. Creo que sólo un hombre podía venir a ayudarnos en ese
momento. Se trata de un amigo radiólogo. Yo hubiera querido que él
fuera... nuestro agente de transmisión. Está acostumbrado a cierto aspecto
de lo sutil, a traducir lo que el ojo no puede percibir. Cuando le veía hacer
malabarismos con las corrientes y las ondas, cuando me fascinaba con esos
campos de fuerza que interpretaba con tanta facilidad, me han dado ganas
de gritarle: «Pero, ¿por qué no escuchas tú tampoco? ¿Por qué llevas a cabo
tu trabajo con cierto amor, sí, incluso a veces con pasión, pero sin embargo
como un robot? ¿Por qué no buscas detrás de la pantalla?»
»Hubiera querido decirle también que, cuando se entregaba a esa tarea,
había casi siempre un alma tras él o a su lado. No el alma atrofiada o
inconsciente de un bebé en proyecto y que no sabe nada de nada, sino la
de un ser plenamente desarrollado que necesita su amor, incluso si él no lo
ve más que unos instantes. Ese hombre, comprendedme, era el único que,
durante esos minutos de interrogación, podía emitir suficiente paz para que
las defensas de mi madre se vinieran abajo, después, para que yo entrara
en ella y, finalmente, ¡para que mi conciencia abriera más las puertas a ese
Fuego que reclamaba!
»No, de verdad, los hombres de medicina no pueden contentarse en ese
campo, como en tantos otros, con ser simplemente amables y
competentes. No han venido para eso. He conocido a muchos en el país de
la Luz, de donde vengo. Y eran numerosos los que reconocían que no habían
77

comprendido plenamente la suerte que la vida les ofrecía para penetrar con
paso firme en el amor.
»Todavía conservo en mí los ecos y las imágenes de la Gran Paz; el amor del
que hablaban esos médicos no tenía nada de concepto filosófico. Estaban
en condiciones de medir su alcance. Todos, absolutamente todos, lo han
visto como el don de sí mismos.
»Sin duda no soy quien para hablar de ello, os acabo de dar el triste
espectáculo de mis limitaciones pero quería añadir, sin embargo, que tanto
mis hermanos de allá arriba como yo lo vemos como el único mediador de
la Vida.»
Mientras acogemos estas palabras, la ágil silueta y los rasgos del rostro de
Rebeca se forman progresivamente ante nosotros.
Nuestra amiga ha superado de nuevo la frontera de la falta de confianza, ha
desactivado la tensión de sus deseos y ha tomado por propia voluntad el
camino del retorno.
En realidad estamos viviendo un reencuentro, pues hace casi tres semanas
que no habíamos contemplado el resplandor de su mirada ni habíamos
recogido en nuestras manos el aliento de sus afilados dedos.
Comprendemos inmediatamente que ya no es exactamente la misma.
Nos lo sugiere algo en el perfil de su rostro, por encima de una sensación
más sutil. Tal vez tiene la frente más despejada, tal vez se han redondeado
más sus mejillas... Sería muy difícil afirmarlo. Sin embargo, la ropa que lleva
esta vez no engaña. Confirma por sí misma una metamorfosis. Frente a
nosotros, en efecto, ya no se encuentra una joven vestida con una
indumentaria algo anticuada, sino un ser nuevo, vestido con una larga y
holgada túnica blanca. Es un poco menos Rebeca y un poco más otro ser.
Nuestra amiga capta sin duda nuestra sorpresa y responde a ella
instantáneamente con una sonrisa que se transforma en una risa discreta,
casi apurada. Por un momento, nos parece estar frente a una adolescente
perturbada en su intimidad.
«Creo que he cambiado», dice simplemente, «bueno, lo intento!...»
78

La salita de espera con asientos blancos está ahora desierta. Sus tres
visitantes la han abandonado sin que nos diéramos cuenta. Todo su espacio
está ocupado por un denso silencio todavía vibrante de las conversaciones
de la jornada. Los ruidos de los rodamientos de alguna carretilla que alguien
empuja por los pasillos recuerda todavía el ambiente de una clínica. Fuera
probablemente ya es noche cerrada, probablemente también los
decorados de neón tiñen ya el cielo con su brillante resplandor.
¡No importa! Lo que nos ocurre aquí es hermoso y queremos saborear
plenamente la alegría de estar suspendidos en alguna parte entre el espacio
y el tiempo, a la búsqueda confiada de una comprensión sencilla y definitiva
de la vida.
«Pues sí...», dice dulcemente Rebeca llevándose una mano al pecho como
para encontrar la palabra justa. «Pues sí, lo que veis en mí, yo lo vivo en mi
propio ser, tal vez como un árbol que pierde sus hojas una a una... o, al
contrario, que siente brotar sus yemas. No sé. Oscilo entre la admiración y
el temor. La metamorfosis es un terremoto del alma; eso es lo que tendréis
que describir, amigos míos.
»Hace ya cuatro meses que un cuerpo se está modelando para mí como se
modela la arcilla. Unas veces se le añade un poco de agua, un poco de calor,
otras veces un poco más de masa. No sé qué esmalte tendrá, pero quiera el
Cielo que su barniz no sea verdadera-mente tal y que mi jarrón y su
contenido conserven alguna parcela bruta y no pulida por la atmósfera
humana.
»Al hilo de los meses, el horizonte de los planetas desfila por mi alma y la
diseña de nuevo. También al hilo de los meses, las células de mi cuerpo
luminoso respiran de modo distinto y vuelven a perfilar lo que creían que
ya era en ellas definitivo. Así pues, este armazón que se elabora en el
vientre de mi madre comienza a hablar a mi ser y a esculpir sus futuras
líneas. De ahora en adelante viviré de intercambios. Me he convertido un
poco en lo que me sugiere un feto que está en alguna parte de la Tierra, me
he convertido en lo que mi alma imprime también a ese feto; soy,
finalmente, como un lugar de paso donde la vida, después de calibrarse a sí
misma, prepara su propio terreno. Es cierto que el alma preexiste al cuerpo
que va a tomar por morada, pero es igualmente justo re-conocer que ese
mismo cuerpo actúa sobre ella como un barniz. Ahora percibo con mucha
79

nitidez las diferentes capas de ese barniz. No digo que los caracteres
genéticos ofrecidos a mi cuerpo en este momento estén modelando ya mi
comportamiento o mi fisonomía profunda. No es eso en absoluto, pero mi
ser íntimo va recibiendo, a pequeñas pinceladas, unas informaciones que
día tras día dejan en él su huella. Mi verdadero ser, sin embargo, sigue
siendo el mismo, y es él quien se expresará en definitiva. Como veis, ya
acepta el verse de un modo distinto por las necesidades de la evolución.
»Así, si apenas ayer me sentía sin edad cerca de mis amigos, casi
invulnerable y fuerte por todo lo que había acumulado en mi alma, hoy me
siento sencilla-mente joven, dispuesta a morder la vida pero, sin embargo,
atravesada por dudas y debilidades que a veces consigo disimular.
»Evidentemente, me diréis, esas imperfecciones se concretizan en seguida.
Estoy totalmente de acuerdo. En primer lugar, ellas son las que han
generado la fuerza motriz, la razón de mi retorno. Todos somos así,
¿sabéis?...
»Permitidme insistir, pues en estos momentos mi conciencia está
recibiendo el regalo de una viva luz... La Gran Vida nos abre todos los
caminos y nos envía bajo todos los cielos para que logremos hacer
transparente la menor parcela de todo nuestro ser y consigamos dejar fluir
el sol a raudales a su través. Los aspectos que nos propone nos instruyen
tanto como las circunstancias mismas de nuestras existencias.
»Los que buscan el Espíritu se sacralizan a sí mismos fácilmente como «hijos
del Cielo», pero yo veo ahora claramente que el Cielo no es nada sin una
matriz para recoger y perfeccionar sus impulsos.
»Por eso, cuando contemplaba a mi madre echada sobre esa tabla y
atravesada por las corrientes de Fuego que la consolidaban, tras mis
pataleos, me decía a mí misma: es preciso que sea digna del cuerpo que la
Vida me prepara. En adelante, acepto plenamente la idea de que voy a
morir a una falsa perfección y abandonar un estuche de seguridad donde
he tenido la dicha de almacenar cierta calidad de luz. Sin duda es posible
que todavía monte en cólera algunas veces y os imponga los singulares
estallidos de mi ego, pero el bloque de mi conciencia ha emprendido
enteramente el viaje de regreso. Acepto con conocimiento de causa los
riesgos de la trashumancia requerida por la vida. No es en absoluto, al
80

menos así lo espero, un: «Quiero volver a descender para llevar a cabo esto
o aquello», sino más bien: «Regreso a mi otra morada para pulir mi alma.»
»Esos nueve meses representan una iniciación cuya travesía no quiero
perderme por orgullo, impaciencia o miedo. Para eso, os pido solamente
que me ayudéis a entrar en comunicación con todo lo que vosotros
transmitís de vida terrestre. Necesito aire humano para aceptar mi cuerpo
que está ya impregnado de olor a labranza.
»Todos los que volvemos a la Tierra, sea por centésima o diezmilésima vez,
necesitamos exteriorizar una llamada hacia la materia y hacia los que la
habitan. Sentimos la urgente necesidad de lanzar... una línea telefónica por
encima de la «frontera», no para charlar, no necesariamente para articular
palabras, sino para hacer circular raudales de amor.
»Para nosotros, que hemos abandonado la Tierra y todavía no hemos
regresado a ella, sus montañas, sus valles, sus mares y sus gentes
representan el más allá, con toda la imprecisión, la desconfianza, el miedo
y la ilusión que eso supone.
»Cuando un anciano va a soltar las amarras de su cuerpo, con frecuencia
cambia la expresión del rostro al percibir las primeras olas de la otra orilla.
Pues bien, de la misma manera, los que vienen a vestir el traje de un bebé
han tenido que aceptar el abandono de cierta idea de eternidad... y de su
propia definición.
»Tanto en un lado como en el otro, hay muchos que creen estar al borde de
un abismo donde todo va a desaparecer. Yo tengo el nerviosismo de los que
se encuentran en el atrio del templo. A veces eso me estimula; otras, me
paraliza.
»Esta túnica que veis sobre mí, no la he deseado yo. Se ha tejido por sí
misma sin que yo me diera cuenta, inspirada sin duda por alguna parte
secreta de mi conciencia y extrayendo su materialidad de la luz en la que
nos bañamos. Decid claramente que todo ocurre así y que hay que aceptar
no analizar la inteligencia que existe en todo esto.»
Rebeca se interrumpe de repente; se diría que sus ojos se hacen más
grandes, más penetrantes de lucidez.
81

«A decir verdad», prosigue, «parezco una niña de primera comunión para


quien se prepara una fiesta y que se siente, con razón o sin ella, investida
de una nueva sensatez..., pero también cargada de graves exigencias. ¿Para
cuándo la próxima metamorfosis de mi alma? No sé. Tengo que dejarme
llevar por lo que el molde de mi cuerpo me vaya sugiriendo, aceptar
sumergirme en él sin juicios ni reservas mentales. Mantener las riendas
soltando al mismo tiempo la brida..., ¡ese es un poco el secreto!
»Por el momento, volver a encontrar la juventud, dejar que el tiempo la
imprima en mi corazón, destila todavía en mi boca el gusto amargo de una
regresión. Tal vez lo es, pero yo quiero vivir su necesidad como un
trasplante. Sí, eso es, ¡el nacimiento es un trasplante del alma!»
Rebeca ha lanzado estas palabras con una especie de entusiasmo
comunicativo y henos aquí atraídos hacia ella en ese espacio entre los seres
que no pertenece a unos ni a otros, pero que tiene la fragancia de una copa
compartida con los amigos.
Algo de ella intenta ahora sacarnos de esta sala que ha quedado totalmente
inmóvil. Parece como si su voluntad nos envolviera para abrirnos el acceso
a su viaje. ¿Qué desea, pues, Rebeca, con tanto ardor? ¿Es preciso que
nosotros sigamos también su itinerario hasta el menor de sus meandros?
Su deseo es un raudal de calor que se hace apremiante y contra el que
nuestra alma no quiere luchar. Hay que aceptar su dulce descarga, su
impetuoso júbilo que hace desaparecer los obstáculos y la convierte en una
nota que busca su lugar en el pentagrama. Es un torbellino que nos absorbe.
Estamos en el seno de una burbuja y somos realmente incapaces de
distinguirnos unos de otros en un espacio que no tiene ningún significado
conocido. Tal vez esta burbuja no es más que un soporte de nuestra mente,
el código de acceso a un nivel de conciencia que explora y memoriza... He
aquí... que la burbuja se dilata y nos convertimos en una mirada única
situada en alguna parte de un automóvil grande e impersonal, sin duda un
taxi.
La madre de Rebeca y su propia madre están ahí, en la parte de atrás,
instaladas tranquilamente en un amplio asiento tapizado de gris. Parecen
hablar de las mil y una nimiedades de la existencia, mientras fuera desfila
la ciudad y su desfile hace pensar en un baile tornasolado regulado
sabiamente. Aquí y allá, en la esquina de una calle ancha, un grupito de
82

palmeras se alza al cielo bajo los reflejos de un ejército de luces. A veces,


entre dos bloques de edificios, la mirada cree captar una línea inesperada
de horizonte y descubre el centelleo encantador de lo que parece una
bahía.
«Necesito estar cerca de ella, todavía un poco...» La voz de Rebeca se
insinúa de nuevo en nosotros, impulsada por una voluntad serena. «Tengo
algo que darle y ella necesita también estar cerca de mí, aunque ella no lo
sepa.»
«¿Qué es lo que quieres, Rebeca?»
La respuesta de nuestra amiga es como un suave rumor. Parece la tímida
declaración de un ser que logra exteriorizar por vez primera un arrebato de
amor.
«Quisiera cuidarla, consolarla un poco...»
«Pero, ¿por qué tanto apuro? Si no se teme expresar la cólera, ¿por qué
habría que contener una luz que desea escaparse del corazón?»
«No sé si sabré hacerme comprender..., es mi primer acto concreto hacia la
vida de ese mundo, es mi primer acto de amor hacia mi madre... Creo que
es ahora cuando voy a adoptarla definitivamente. El deber y un vago
recuerdo de no sé qué vínculo han dejado lugar a otra cosa. Vosotros me lo
habéis dicho..., la he llamado «mamá», ¿no es cierto? Así que ahora voy a
cuidarla, voy a lanzar hacia su orilla una verdadera barca llena de todo lo
que soy. ¡Y tal vez así me oirá mejor!
»¿Sabéis? No quiero cuidarla por esta caída, ni por cualquier otra
enfermedad. Quiero aportarle mi fuerza porque se está transformando y
porque, como todas las mujeres que viven lo que ella está viviendo, su alma
y su cuerpo necesitan a veces una cura. Ella me da un cuerpo, así que yo le
ofrezco mi aliento.
»Quisiera que dijerais a todos los hombres y mujeres que los que regresan
a ellos saben a veces llevar-los en sus brazos antes de que ellos mismos
puedan hacerlo. Nos han enseñado para eso, y nuestro corazón hace el
resto.»
«¿Quieres decir, Rebeca, que el alma del futuro niño cuida del cuerpo de su
madre?»
83

«No sólo de su cuerpo, sino también de su ser pro-fundo. Hay unos mundos
en los que la conciencia desplegada aprende eso. Ayudar a la naturaleza en
su cometido será uno de los grandes objetivos de la humanidad futura. Esa
ayuda puede comenzar así, sencillamente. Creo que hace ya mucho tiempo,
uno de mis amigos de luz me dijo: «La Vida tiene indigestión de
espectadores, pues es acción, pues el Amor es acción». -,
»Si he deseado que pudierais acompañarme hasta aquí es para que deis
testimonio de esto. Todo ser que ama puede ofrecer a una mujer, durante
su embarazo, este mismo obsequio que yo quiero ofrecer a mi madre.
¡Desearía tanto que pudierais relatar esta manera de obrar! No requiere
ninguna técnica, ni hay que estar acostumbrado a prestar cuidados, sólo
requiere pureza de corazón y amor a manos llenas. Mirad y sentid, por
favor.»
En el gran vehículo que se desliza impasiblemente sobre el asfalto de las
avenidas, algo ha cambiado. Las dos mujeres se han callado, dejando que
se extienda entre ellas la trama de un silencio vivificante. Sin duda la
presencia de Rebeca acaricia su conciencia, sin duda hay lugar en ellas para
la magia del momento.
De vez en cuando, fuera, el centelleo de los gallardetes de la ciudad y de las
luces de la circulación vienen a colorear extrañamente los rasgos de sus
rostros, luego desaparecen.
De nuevo parece expandirse nuestra conciencia. No somos más que un
punto que mira, que piensa, que siente y he aquí que de ese punto
empiezan a surgir largas llamas color malva como otros tantos brazos
dispuestos a actuar.
«Mirad, sentid», repite Rebeca, «es toda un alma la que viene a cuidarla.
Esa luz que veis es la que fluye de todo ser que quiere aportar paz y
consolación. Un cuerpo que elabora otro tiene necesidad con frecuencia de
ser consolado, ¿sabéis? No porque esté enfermo o triste. No hablo de ese
«consuelo», sino de algo que representa una fuerza de cohesión para el
cuerpo y para el alma cuyas energías están en continua transformación.
»Mirad... Ahora voy a posar las manos sobre las zonas de su cuerpo que
reclaman la pacificación y la libre circulación de la vida, pues hay
encrucijadas en el cuerpo sutil de una futura madre donde, lo que vosotros
84

llamáis el prana, queda rezagado a veces y se estanca. Hay que conocerlas.


Decid a los que quieran oír que se trata, en primer lugar, del hueso sacro y
de la nuca. Se trata de reconciliar esos dos centros simultáneamente,
desplegando una mano sobre cada uno de ellos, respectivamente. Después,
merece la atención un tercer centro que está situado un poco por encima
del ombligo. Es un punto de distribución de la conciencia. Hay que
insuflarle, pues, estabilidad aplicándole la palma de una mano sobre su
parte dorsal y la otra sobre su prolongación abdominal.
»Finalmente, los centros de la frente y de la planta de los pies necesitan
también recibir su parte de luz... Pero tengo la sensación de estar dando un
método muy árido y pobre enumerándoos estas cosas. Dejadme deciros...
»Cuando me enseñaron esto, pregunté a mis amigos: «¿Eso es todo?». Ante
esa pregunta que parecía expresar una necesidad de complejidad, se
pusieron a reír... «Sí, eso es todo», exclamaron. «No se trata en realidad de
un acto terapéutico; es un gesto total de amor que supera muchos otros.
Los caminos de ese amor son siempre sencillos, pues hablan con una lógica
infantil». Relatad exactamente eso, os lo ruego, pues no hay comunión por
pequeña que sea que no merezca ser propuesta.»
Rebeca ya no es más que una energía que se ofrece... El resplandor color
malva de su ser ha llenado todo el habitáculo del automóvil, después se ha
con-centrado en el asiento de atrás, alrededor de una silueta indolente. La
joven madre ha cerrado lenta-mente los párpados, después ha dado un
largo suspiro pues todo se opera en este instante.
Y así, en la claridad que nos envuelve, una formas móviles han comenzado
a dar vueltas y vueltas, como la batuta de un director de orquesta. Todo
adquiere un ritmo a la vez preciso e impreciso, pues cada haz de luz conoce
su destino antes de difundirse en el Todo.
Nos parece que la ruta podría eternizarse sin que ninguno de nosotros se
cansara, pero la mirada del chófer en el retrovisor ha decidido algo distinto
y su ruda voz trae al presente otras realidades...
«¡Vaya! La señorita se ha dormido...¡Hemos llegado!
85

Capítulo V
Febrero
«¿Quién puede decir qué es el alma, amigos míos? ¿Quién de vosotros
puede decírmelo?»
El ser que así se expresa barre la asamblea con una mirada de fuego. De tez
bronceada y cabellera color azabache, nos trae a la mente la imagen de un
Indio de las Américas, a la vez orgulloso, humilde y misterioso. No sabemos
exactamente quién es, ni siquiera cuál es su misión.
Cuando, hace unos momentos, hemos respondido una vez más a la llamada
de Rebeca, no sabíamos nada del lugar en el que nos estaba esperando.
Pero, en cuanto la luz nos ha proyectado a su lado y hemos sentido la
frescura de sus manos, la singularidad del espectáculo nos ha quitado por
completo el deseo de preguntar.
Apartándose del ser de cabellera oscura, nuestra mirada recorre ahora el
espacio que nos acoge. Somos doscientas o tal vez trescientas personas
reunidas en una sala en forma de media luna. De su contorno, la mirada no
percibe en realidad más que una triple hilera de columnas blancas que se
alzan hacia una bóveda imprecisa. La luz que lo envuelve todo, azul, de un
azul muy tenue, produce bienestar por sí misma; es una materia viva que
hace de este lugar un verdadero estuche donde uno se siente bien.
«¿Qué es, pues, el alma?», prosigue el ser. «¿Es quizá el aliento que escapa
de un cuerpo cuando sobreviene la muerte? Pero, decidme, entonces, ¿qué
es la muerte? ¿Y dónde están los muertos? La muerte es siempre lo que se
esconde al otro lado del velo, cual-quiera que sea el lado de éste en el que
uno se encuentre. Es ese signo de exclamación, de interrogación, ese pavor,
¡ese posible país para el que, con frecuencia, se tiene la impresión de
carecer de visado! Precisamente es por ese visado, amigos míos, por lo que
os he reunido aquí, con el fin de que imprimáis en vosotros el más hermoso
que se pueda concebir. No seré yo quien os lo ofrezca o quien lo grabe en
vuestro corazón, comprended bien esto. Yo no soy, en definitiva, más que
una especie... de secretario para la inmigración, si me permitís la expresión.
No hago más que introduciros de nuevo en los secretos de la Tierra.»
Un murmullo regocijado recorre momentánea-mente la asamblea.
86

«Es uno de nuestros hermanos mayores», dice Rebeca, cuya presencia se


revela ahora plenamente a nuestro lado. «Siempre es así, penetrante,
grave, dulce y gracioso al mismo tiempo.
»Reúne regularmente aquí a algunos de los que van a renacer en la Tierra y
que están en afinidad a la vez entre ellos y con su propia sensibilidad. Por
mi parte, sin duda es la última vez que lo veo. Mi cuerpo físico está ya tan
avanzado que me ha resultado muy difícil volver a este lugar. No todos aquí
estamos en el mismo estadio de retorno.»
«Amigos míos», continúa el ser de rostro bronceado, «como bien sabéis, si
he deseado vuestra presencia una vez más no es para haceros escuchar una
conferencia. Mi palabra no tiene valor más que si os conmueve y despierta
en vosotros algo vivo, si permite poner en vuestras manos algunos
elementos de construcción. Comprender no significa simplemente grabar
en la memoria, es llevar consigo una luz para dinamizarla después.
»Si os he preguntado qué es el alma no es para veros ejercitar el intelecto,
ni para invitaros a buscar en vuestros recuerdos, sino para prepararos, en
la práctica, para la grandeza de lo que vais a vivir... o de lo que ya vivís.
»Al otro lado del telón que pronto franquearéis, cada uno piensa que es un
cuerpo eventualmente ha-bitado por un alma. A este lado del telón, aquí
mismo, cada uno se dice por el contrario que es un alma y que ésta se
encontrará forzada un día u otro a adoptar un cuerpo...
»Así pues, ¿sabéis qué estáis haciendo todos, los de un lado y los de otro?
Estáis perpetuando la sepa-ración, estáis sembrando de nuevo la dualidad.
En realidad, ¿de qué se trata? En este mismo momento no sois más un alma
que un cuerpo. Sois un foco de Vida que ha generado una personalidad
accidental con una forma igualmente accidental. Eso es vuestra alma, ese
foco de Vida que todavía no veis, y que es como una fabulosa memoria. No
es, pues, esa apariencia por la cual me oís en este momento y que volverá
a descender con un vestido nuevo, sino un conjunto de realidades, un
conjunto de capas de conciencia que dejarán momentáneamente en la
penumbra un conjunto de partículas densas. Todavía no habéis entrado en
contacto realmente con vuestra alma; todavía no os habéis encontrado con
ella cara a cara, y por esa razón prefiero presentárosla hoy. Es importante
que guardéis de ella una imagen intensa y auténtica hasta el otro lado de la
gran travesía. No porque sea ése vuestro fin sino porque representa una
87

etapa que tendréis que saber conocer, discernir y después, superar. Mi


preocupación ahora es sembrar en vosotros una voluntad que consideran
sagrada todos los responsables de este mundo. Se trata de la voluntad de
preservar en vosotros el recuerdo de la globalidad de lo que sois. Se trata
de la voluntad de sobrepasar, en cada instante de la vida que se abre ante
vosotros, la dimensión reducida de la personalidad encarnada. Se trata, en
fin, de la voluntad de trabajar en vosotros mismos a fin de trabajar en el
universo.
»Lo que vosotros llamáis «alma» no comprende, de hecho, más que las
realidades inferiores de ésta, es decir, el organismo emocional, la
dimensión mental, la memoria causal. Eso es lo que se encarna en vosotros
de manera más densa, e induce a error. Así, lo que vosotros llamáis «alma»
debería ser llamado más propiamente alma-personalidad. El alma-
personalidad es quien pone en escena al que se identifica con su máscara
transitoria tomándosela en serio. Es también el ego, esa especie de arcilla,
de pasta tan fácilmente moldeable por todos los viajeros, por todas las
corrientes que se cruzan en su ruta.
»Mi objetivo, amigos míos, es que el bebé que cada uno de vosotros se
prepara a ser afiance en sí esta verdad para que transite del vientre de su
madre al mundo de los humanos con este recuerdo sólidamente arraigado
en el corazón. ¡Es ahí donde se juegan tantas cosas! Mi objetivo es que el
mayor número posible de vosotros nazca conscientemente y preserve su
consciencia de toda interferencia el mayor tiempo posible.
»Vuestra alma-personalidad tratará de poner de su parte el mayor número
posible de oportunidades durante los primeros meses que seguirán a
vuestro nacimiento terrestre, de eso podéis estar seguros. Desde ese
momento, vuestra facultad de estar alerta, vuestra voluntad de amar,
vuestra determinación de mantener vivo el «recuerdo» situarán vuestro sol
interior. A partir de esos instantes, poco importan las circunstancias de
vuestro retorno, pues vuestra apertura de conciencia será vuestra brújula,
será el guardián secreto de vuestro rumbo y os llevará continuamente a él,
a pesar de los meandros de la existencia.
»Mi mayor esperanza es que no nazcáis a la Tierra como cuando uno se
hunde en el sueño. ¡Vuestro re-torno no debe ser un naufragio, sino una
llegada a puerto deseada y preparada!
88

»Algunos de vuestros hermanos de este mundo todavía no tienen la suerte


que tenéis vosotros ahora. Son jóvenes en la fuerza del amor y débiles en
su capacidad para abrir los ojos. Reclaman continuamente velos, mantos,
adornos; quieren también algunos somníferos... o algunos tonificantes para
el ego. No olvidéis que, aunque no os crucéis con ellos aquí, los encontraréis
pronto en los caminos de la Tierra y serán ellos quienes, sin saberlo, os
preguntarán si habéis preservado bien el «recuerdo». Si consideráis un
deber desvestirlos de sus rudas pieles, sabed que ellos tendrán la misma
misión respecto a vosotros.»
Rebeca se inclina hacia nosotros y, presa de una gran emoción, nos
murmura unas palabras.
«Eso es lo que yo quería deciros..., quiero nacer consciente. Somos cada vez
más numerosos los que queremos y podemos venir así. Eso debe ayudarnos
a dar de nuevo al mundo que se desmorona su forma y su fuerza. En
adelante, creedme, importa más que en otra época que los padres sepan
captar las palabras de su recién nacido y les digan algo así como: «Te
comprendo, adivino las imágenes que todavía llevas en ti». Que no por eso,
sin embargo, salten etapas haciendo rápidamente de ellos seres adultos,
sobre todo que no los transformen en maestros ni en criaturas
omniscientes... ¡no son más que niños! Pero deben presuponer en ellos una
memoria a la que no hay que poner trabas. Sé muy bien que cuando me
haya fundido en mi cuerpecito comprenderé la mirada que me comprenda,
no del que satisfaga el menor de mis caprichos, del que se sobresalte al
menor de mis llantos, sino del que hunda su mirada en la mía, sin miedo y
sin deseo de escudriñar en mi alma, justo para decirme algo así como: «La
puerta está abierta de verdad.»»
Mientras Rebeca acaba de destilar en nosotros estas palabras, un hermoso
y profundo silencio se ha instalado progresivamente en la amplia asamblea.
Nuestras miradas, ahora, van de columna en columna, de rostro en rostro.
Los seres que están aquí, bajo esa bóveda sencilla y majestuosa, parecen
todos sin edad. Ni una sola arruga en sus frentes, ni amargura en la
comisura de sus labios, ni señal de fatiga sobre sus hombros. Están todos
ahí, como parcelas de vida disponibles. Esos perfiles, esos rostros, esos ojos
tienen todos algo idéntico, una especie de aliento, igualmente puro, que
hace de ellos miembros de una misma familia. Sin embargo,
89

contemplándolos así, mujeres, hombres, niños, ¡cuántas diferencias no se


constatarían también! Cada uno reúne en sí mismo mil historias, mil vidas
y otras tantas esperanzas.
Aprenden por última vez a nacer exactamente como nosotros deberíamos
aprender a morir, con serenidad y confiada alegría.
Bajo los rayos de transparencia azul que se filtra entre las columnatas, el
ser de cabellera de azabache alza de pronto la mirada y vuelve a tomar la
palabra.
«¡Ojalá que esta vida a cuyo encuentro vais os lleve más allá de vuestro ego!
Sabed que las circunstancias que atravesaréis os conducirán en presencia
de vuestro propio guardián, quiero decir, del guardián de vuestra verdadera
alma. Siempre podréis escoger entre reconocerlo como tal, es decir,
sonreírle, o mirarlo como enemigo, lo que significa no mirarlo nada en
absoluto. No esperéis encontrarlo tras una larga preparación consciente y
en circunstancias solemnes o novelescas. Aparecerá tal vez sin rostro y
cuando menos lo esperéis, pues es una carga de energía surgida de vosotros
mismos. Asomará por encima de la fortaleza que vuestro orgullo y vuestro
egoísmo han construido de existencia en existencia, y saldrá finalmente a
la luz para que podáis derribar los muros que lo rodean a fuerza de amor,
de tesón y de paciencia.
»Será tal vez una llamada que oiréis en vuestro interior o que ahogaréis;
será tal vez una firma que tendréis el valor de poner o, al contrario, de
rechazar. Será el instante de mil facetas lo que os dará la oportunidad de
recordar lo que no sois. Vuestra alma, amigos míos, subsiste más allá de las
últimas resistencias del «yo» que os hace actuar todavía. Es la quintaesencia
noble y fuerte de cada una de vuestras personalidades transitorias, la
puerta de Vosotros mismos, la antesala de vuestro Espíritu.
»En este momento en que me dirijo a vosotros, no hablo realmente a unas
almas sino a individualidades pasajeras que han adoptado tal forma, tal
característica con el fin de encontrar mejor su propio eje. Tenéis que
inscribir esto en letras de oro en vuestra «hoja de ruta» para que esta
verdad permanezca como una joya en vuestro corazón cada vez que
penetréis en vuestro cuerpo.»
90

Mientras el ser continúa expresando sus ideas y enseñando, vamos


tomando conciencia con más pre-cisión de nuestra posición exacta. En la
gran sala de transparencia azul, estamos todos sentados en el suelo, no
sobre baldosas, sino sobre césped. Rebeca ha captado en seguida nuestra
sorpresa y nuestra admiración. Como si comprendiera de pronto la
potencia de esa estrecha unión entre la naturaleza y una realización
humana, comienza a acariciar horizontalmente unas briznas de hierba.
«Es esto lo que se olvida pronto, ¿sabéis?, cuando todavía uno no está en
su alma. La suerte de vivir aquí, donde todo se une según los deseos del
corazón, se desvanece tan fácilmente como la suerte que se puede tener
de vivir en la Tierra. Por eso volvemos a descender indefinidamente hasta
que nada se marchite, hasta que se deje de esperar siempre «otra cosa».
Cuando se cae en el terreno cenagoso de la costumbre es cuando se
envejece y se muere...
»Quería traeros aquí para que pudierais vivir con-migo uno de los últimos
verdaderos contactos que voy a tener con este mundo, y también para que
pudierais ver a ese ser, que es sin duda uno de los más grandes guías que
tenemos. Es un hombre como cualquiera de nosotros, pero ha sabido
encontrarse a sí mismo, mientras nosotros estamos todavía medio
dormidos. En realidad no sé nada de él, salvo que también volverá a la Tierra
cuando las circunstancias lo exijan. Desde que sigo su enseñanza he
observado hasta qué punto intenta remitirnos sin cesar a nosotros mismos,
es decir, trata de desmontar de nuestro entorno una multitud de soportes
que creíamos hasta ahora ser certezas inquebrantables o verdades
absolutas. Así, hasta hace poco, yo creía que cuanto mejor comprendiera
los engranajes de la vida, tanto mejor captaría su complejidad. Pero no se
trata de eso y veo que lo que ocurre es exactamente lo contrario. Cada vez
me doy más cuenta de que todo está presidido por una gran sencillez.
»En otras zonas de este mundo hay lugares en los que todavía se complacen
en imaginar cierta tecnología para volver a tomar un cuerpo de carne. Son
como unas clínicas en las que se hubieran olvidado las características
fundamentales de las modulaciones y de las metamorfosis de la vida. Esos
lugares no existen más que para los que sienten la necesidad de ser
tranquilizados respecto a sus facultades de transformación. Aquí,
91

¿comprendéis?, se nos enseña más bien a estar solos, es decir, con el


Principio que mueve todo el universo.
»Casi debiera sonreír oyéndome hablar así porque me veo recitando una
lección que todavía no he asimilado perfectamente. En cuanto quiero quitar
algunos soportes de... mi alma, me asalta el miedo, y me apresuro a
construir de nuevo unas muletas para sujetarme bien. Creo que la vida que
debemos aprender consiste en deshojar lentamente falsas certezas.
Tenemos que saber lo que quiere decir andar en el vacío antes de
comprender que el vacío mismo no existe.»
«Dejadme deciros unas palabras sobre ese famoso átomo-germen...»
La voz del instructor de cabellera de azabache acaba de resonar con fuerza
entre las columnatas. Re-beca yergue la cabeza y leemos en su mirada una
pasión que no engaña: habla de una encrucijada de caminos y de un
objetivo percibido con mayor claridad.
«El átomo-germen es una memoria, una prodigiosa, una fabulosa memoria
que el Espíritu del que ha surgido cada uno de vosotros ha implantado y
después desarrollado en las almas que ha engendrado.
Ese átomo es el resumen de vuestros orígenes, unido a la suma global y
absolutamente concreta de las experiencias que éstos han generado desde
siempre.
Pero, amigos míos, permitidme avanzar más en la comprensión de este
hecho. Cuando evocamos semejante realidad, decimos siempre «átomo-
germen» de manera excesivamente esquemática. El verdadero «átomo-
germen» que es patrimonio de un alma, se multiplica a sí mismo en otros
tantos átomos-germen como el ego reclama para la encarnación.
»Existe, pues, un átomo-germen para el cuerpo físico, otro para el
organismo etérico, otro para el emocional y así sucesivamente para todas
las manifestaciones del alma-personalidad. Cada uno de esos átomos es un
acumulador de informaciones que, aunque cada vez más cargado, persiste
idéntico a sí mismo de existencia en existencia. Todos los átomos-germen,
todas sus memorias convergen con el fin de hacer de vosotros lo que
vosotros sois o lo que seréis. A veces, algunos se unen entre sí tan
estrechamente que se les acaba confundiendo. Así, por ejemplo, lo que en
la Tierra los hombres llaman globalmente «memoria celular» es el resultado
92

conjunto de los datos del átomo-germen etérico y del átomo-germen físico.


La memoria celular es la resultante de las huellas, las cicatrices que las vidas
han dejado sobre un molde vital y sobre las células materiales que éste ha
permitido desarrollar. Esto os permite comprender mejor el porqué de lo
que a veces se llama «reacción epidérmica» y que no siempre es
consecuencia de una emotividad mal controlada.
»El átomo-germen de vuestro cuerpo físico, que se está elaborando
actualmente, ha sido de nuevo insuflado en el mundo material a través de
la simiente de vuestro padre, que lo recibió en su totalidad en cuanto tuvo
lugar la concepción astral que precedió a la concepción física.
»Pero ya presiento una de vuestras preguntas... No, esclareced todo esto
en vosotros. El átomo-germen del cuerpo físico no transmite informaciones
de naturaleza genética. La genética es harina de otro costal.
»Actualmente vuestros semejantes en la Tierra dirían que cada átomo-
germen es en sí mismo un «banco de datos» procedente de un nivel de vida
o de conciencia muy concreto.
»Debéis saber que, si las características físicas de un ser se repiten a veces
de una existencia a otra, es precisamente porque el átomo-germen del
cuerpo físico se expresa plenamente y su manifestación está sostenida por
los átomos-germen de los otros cuerpos, sobre todo si éstos han sido
fuertemente impresionados por circunstancias particulares. Así, ciertas
manchas sobre el cuerpo físico son sencillamente la transcripción de
importantes heridas que datan de la vida precedente.
»Existe un medio de desactivar la acción de la memoria celular y ese medio,
amigos míos, todavía está a vuestra disposición en tanto no hayáis tomado
posesión plenamente de vuestro feto. Su nombre no os hará sonreír como
lo hubiera hecho en otro tiempo. Lo habéis adivinado, sí, se llama Amor,
amor a los demás en vosotros mismos, amor a vosotros mismos a través de
los demás, amor a la Vida. El puede curaros todavía de un posible
sentimiento de culpabilidad, de algunos resentimientos antiguos o de
ciertos rencores tenaces que congelan todavía el despliegue de vuestra
alma. El desactivará, finalmente, la emoción animal y las circunvoluciones
perversas de la mente que dejan campo libre a las manifestaciones de la
memoria celular.
93

»Llevad la paz en vuestro corazón y la llevaréis a vuestro cuerpo. Llevad la


paz a los que os acojan y así la llevaréis a vuestro corazón. Dejad de ser
como esos escorpiones que se vuelven contra sí mismos y se pi-can con su
propio aguijón. Atravesad el fuego del Perdón. Estáis aquí reunidos porque
habéis recorrido ya un cierto camino que os permite no sólo escuchar estas
cosas sino entenderlas. Estáis aquí reunidos porque os disponéis a
investiros con un cuerpo cuyas riendas tendréis la posibilidad de mantener
un poco más que en ocasiones anteriores. Es ahora cuando hay que afianzar
firmemente en vosotros la voluntad de no sucumbir a las pasiones. En cada
inmersión en el vientre de vuestra madre, la vida os pide de ahora en
adelante decir no al maremoto del ego. Es necesario para que, cuando
vuestros párpados se abran al sol de los hombres, vuestros ojos reflejen
para siempre la realidad del Astro mil veces más potente.»
El ser ha lanzado esas últimas palabras como otras tantas flores que llegan
al corazón de cada uno de nosotros. La asamblea, que no dice ni palabra,
parece vibrar ahora en medio de un silencio todavía más in-tenso. Rebeca
alza hacia nosotros una mirada maliciosa. Sus labios tiemblan un poco,
reprimen un grito, un canto, está contenta de habernos traído aquí, entre
estos seres que van a franquear el pórtico, como espectadores mudos e
invisibles de unos instantes insólitos.
El ser de cabellera de azabache se ha deslizado ya entre las columnas
blancas y desaparece en el centro de la multitud que le ha seguido en un
tranquilo des-orden.
Al cabo de una fracción de segundo sentimos que Rebeca ya no está a
nuestro lado. Su silueta felina, que nos parece más joven, más adolescente
todavía que la del instante precedente, se adivina apenas entre las de sus
compañeros de ruta. Por todas partes hay risas y abrazos, intercambios de
torrentes de luz, una poderosa alegría de vivir capaz de arrasarlo todo.
¿Dónde están, pues, esos rostros sobrios, esos aires tristemente recogidos,
esas miradas perdidas en alguna misteriosa lejanía que muchos imaginan al
evocar «el otro mundo»? Sencillamente, no existen. Aquí han desaparecido
junto con los dogmas. Se han desvanecido, se han evaporado tras la Vida
que se ex-presa y quiere volver a encontrarse a sí misma tal como es.
Más allá del recinto limitado por las columnatas se extienden todavía
algunas lenguas de suave césped; después, la arena, la arena y las dunas
94

hasta donde alcanza la vista. ¡Qué extraño decorado se han complacido en


esculpir aquí los seres de luz! Sugiere una serena soledad, cuando en
realidad todo está tan plenamente poblado...
«La desnudez de la arena es el preámbulo lógico al silencio de los mundos
interiores, ¿no creéis?»
Rebeca aparece de nuevo a nuestro lado. ¿Nos había dejado realmente? El
cuerpo de la conciencia se desplaza con tal agilidad que la simple mirada
humana ve en ello un prodigio permanente.
«Mis amigos han regresado ya a sus casas», prosigue Rebeca. «Ahora
permanecen en el capullo que ha formado su corazón entre la Tierra y aquí.
Era un rato de recreo para todos nosotros, una manera de reunir a la
familia, de recordar los compromisos, las promesas.»
«Acabas de decir: la Tierra y aquí, pero ¿qué es para vosotros exactamente
«aquí»?»
«No sé..., francamente, no tenemos nombre para esto. A decir verdad,
siempre tenemos la sensación de estar en la Tierra. Creo realmente que
estamos allí tanto como vosotros. Aunque, de las dos realidades, ¿acaso
una es más verdadera que otra? Y es que, bue-no, es «más arriba» donde
todo ocurre, lo he comprendido muy bien.»
«Rebeca, estamos viendo que este mundo es el de unos seres que han
desarrollado ya una concepción depurada de la Vida; por lo tanto, todos
vosotros sabéis que volvéis a la Tierra. Pero sin duda no ocurre así en otras
esferas de conciencia. ¿Podrías hablarnos de eso?»
«No sólo puedo, sino que estoy muy contenta de recordar esto con
vosotros, tanto más cuanto que esta idea del retorno a la materia me
planteó al principio algunas dificultades. Durante algún tiempo no pude
comprenderlo ni aceptarlo, y debo decir que lo mismo les ocurre a muchos
de nosotros. En el ambiente en el que yo viví, nada en absoluto pudo
prepararme al concepto de la reencarnación. Ignoraba incluso que eso
pudiera existir. Mi última existencia fue la de una simple aldeana sin
instrucción. Teníamos algunas tierras que nos permitían vivir
cómodamente, y el culto religioso del domingo era la única ocasión en la
que podíamos pensar en otra cosa que no fuera lo cotidiano. Yo tenía un tío
pastor, y todo lo que no tenía la aprobación de la Iglesia estaba de todas
95

formas condenado a las llamas eternas. Esto ponía término a toda discusión
y, por otra parte, nadie tenía nada que objetar puesto que parecían unas
instrucciones sencillas y prácticas para salvar el alma. Por esto, después de
mi muerte, en cuanto empecé a descubrir los mundos de la luz, se reveló
cierta rigidez en el fondo de mi conciencia. Admití fácilmente que la vida no
se ter-minaba porque era la mismísima evidencia; acepté también que esta
vida podía manifestarse de mil maneras, pues experimentaba sin cesar esta
verdad, pero me sublevaba la idea de que podía no haber llegado al final
del viaje. No obstante, unos seres que se cruzabán en mi camino
aparentemente «por casualidad» me lo fueron sugiriendo poco a poco. Hoy
en día comprendo que esos encuentros, que parecían fortuitos, estaban
preparados según un plan maravillosa-mente bien pensado por una
Voluntad que lo sabía todo de mí.
»Todo transcurrió tan extraordinariamente bien que, un buen día, si puedo
emplear esa expresión, la necesidad de nacer de nuevo en un cuerpo de
carne me pareció evidente. Al principio fue una evidencia difícil de aceptar,
después fue el efecto de una lógica sumamente bella porque representaba
la ley de una total equidad, un medio sublime para alcanzar el fin que mi
religión me había enseñado de modo tan insuficiente.
»Después, algo estalló en mi interior y, desde entonces, ya no siento
fronteras en mí. Ya no vivo más que para el «Fin», y lo que resulta
extraordinario es que eso no es en absoluto triste. A pesar de mis titubeos,
cada vez estoy un poco más cerca de la Luz. Al tomar de nuevo un cuerpo
denso, tendré la clarísima certeza de que puedo cambiar algo a la vida y de
que puedo hacer mucho por esa luz, sin nostalgia por todo aquello.
»Mirad cómo va desdibujándose la arena a nuestro alrededor. Mi alma, o
lo que a ella se parece, ya no desea realmente estos lugares en donde, sin
embargo, me ha gustado vivir y aprender. Mi alma os arrastra con ella hacia
su destino; no puedo remediarlo, pues mi cuerpo de carne está ahora de tal
modo modelado que me recuerda su existencia más y más. Pronto va a
hacer cinco meses, ¿sabéis?, y cada vez que mis ojos se cierran a este
mundo para abrirse dentro de mí, lo veo en su burbuja de luz, adivino ya
sus rasgos, le atribuyo un rostro.
»Es decir, que empiezo a mi manera a modelarlo un poco, y todo eso se
hace según la fuerza de mi corazón. Yo puedo sentirme dichosa, pues
96

muchos son inconscientes de su retorno y soportan el nacimiento sin saber


lo que significa.»
Al hilo de las palabras de Rebeca, las dunas y las columnatas han
desaparecido, arrastradas por alguna longitud de onda de la Vida. Nuestra
amiga nos ha englobado una vez más en el campo de su propia luz. Nos ha
hecho viajar en su túnel blanco entre dos mundos, un túnel que ahora se
expande en todos sentidos como una voluntad que respira...
«¿Son muchos los que ignoran su retorno?»
«Lo son. Tantos como los que, al abandonar su cuerpo de carne, se
imaginan que todo se extingue. Algunas veces he visto a esos seres. Mis
guías me han hecho atravesar su campo de comprensión en varias
ocasiones.
»Algunos no pueden suponer que haya un retorno, puesto que ni siquiera
han sido conscientes de su partida; entonces, viene a dormirles la luz de
algunas grandes almas para acoplarlas a un feto y hacerlas nacer de nuevo.
Otros, sin embargo, saben que ha llegado su hora pero no quieren admitirlo
por temor a las dificultades. También ésos se hunden en el sueño, pero se
dan cuenta de ello y se crispan en un último rechazo. Lo que hace temer la
encarnación no es el miedo de lo que se es, sino el miedo de continuar en
lo que no se es. Yo también siento a veces un pavor, un sobresalto que me
hace decir: «¡No, todavía no! ¡Mi morada no está allí!» Luego todo pasa,
como una ola que se retira, y el rostro de mis padres viene hacia mí.
»Puedo contaros la historia de uno de mis amigos de aquí que tuvo miedo
en el último momento. Es un poco dolorosa pero ilustra muy bien lo que
ocurre algunas veces. Relatadla, por favor, pues el amor que los padres
pueden ofrecer al ser que viene hacia ellos, el diálogo interior que pueden
proponerle mucho antes de su llegada, podrían con frecuencia evitar cosas
semejantes. Me he dado cuenta de que el sufrimiento no es una necesidad;
nace del atolladero del que es preciso que todos salgamos. No es nuestro
maestro, sino el estúpido látigo con el que nos flagelamos a nosotros
mismos.
»Cuando llegó para este amigo, para este hermano de aquí del que os
hablaba, la hora de escoger un nuevo traje de carne, creía que su apertura
de corazón y su comprensión del mundo eran ya muy grandes. Sin embargo,
97

había un sentimiento que alimentaba en exceso su marcha. Como en la


mayor parte de nosotros, era el orgullo. ¡Oh, no un orgullo de
fanfarronadas! No, algo mucho más sutil. Era un desafío que se lanzaba a sí
mismo. Así, a pesar del aviso de sus guías y con el fin de acrisolar más
rápidamente su ser, había decidido acumular adversidades en la vida que le
esperaba. Se sentía tan fuerte, tan consciente de lo que tenía que hacer en
sí mismo y de los errores que debía reparar que, en cierta manera, se había
programado una verdadera carrera de obstáculos. Cuando llegó la hora de
su nacimiento y sintió poco a poco cómo se abatía sobre él el peso de su
destino, empezó a comprender cuánta había sido su vanidad. Vio entonces
que había escogido más por sí mismo que por amor. El peso de esa vida que
ya vislumbraba se transformó pronto en un espanto que le llevó a una
especie de suicidio: el cordón umbilical le apretaba fuertemente el cuello
cuando salió del vientre de su madre... Fue su manera de decir: «No, ya no
quiero».
»Cada uno tiene sus razones, pero historias análogas a ésta existen miles,
por supuesto. No siempre significan un rechazo categórico de nacer,
pueden ser simple ansiedad, duda. Provocan los llamados partos de nalgas.
El alma vuelve sobre sus pasos en un último temor. Tartamudea su
nacimiento. Recordad esas últimas preguntas que nos asaltan a todos:
«¿Qué me espera ahora? ¿No había nada mejor que hacer? ¿Conseguiré lo
que me he propuesto?» Algunos rehusarán respirar... con todas las
consecuencias que eso supone. Cuando los padres saben que un ser viene
hacia ellos, deben guiarle desde los primeros momentos con su luz interior
y su calor, a causa precisamente de esos interrogantes. Me parece que, con
demasiada frecuencia, a la higiene de vida que vuestros médicos aconsejan
a las madres les falta la higiene del alma. La insípida tranquilidad que
únicamente se preconiza ¡me suena tan insulsa! Sin embargo, la única cuna
que todos piden desde el fondo de sí mismos está formada por el deseo de
compartir y la alegría de la acogida. Los padres no fabrican; abren una
puerta y dan.
»Si no han comprendido esto, se apropian de lo que no les pertenece y,
además, obstaculizan la expansión de la Vida. Creo que hace falta humildad
para extraer del amor lo que hay en él de más puro...
98

»¿Veis ese gran espacio blanco que nos rodea y en el que avanzamos
teniendo al mismo tiempo la sensación de estar inmóviles? Pues bien, es el
mismo que ese pequeño corredor en el que nos encontramos por primera
vez. Y es porque ahora respiro mejor al des-hacerme de ciertos esquemas
demasiado obstinados o excesivamente rígidos. Mis padres no serán los
padres de esa Rebeca que quería a toda costa esto o aquello, pero su hija
no será tampoco la niña en la que ellos proyecten lo que son. Haré todo lo
posible para no convertirme en el eje de su vida. Todos mis amigos que se
encarnan en este momento tienen idéntico deseo. Juntos vimos un día
probables imágenes de los tiempos que se abren ante nosotros. A todos nos
ha sorprendido la gran autonomía que se pedirá a cada ser humano, sea
cual sea su edad. No hemos visto la disolución de la familia sino, al
contrario, una concepción de ésta más amplia, es decir, la independencia
de sus miembros y la regresión de los vínculos que se apoyan únicamente
en una fraternidad de sangre. Allá arriba, ¿quién de nosotros no ha
reconocido numerosísimas veces en un amigo al hermano, a la hermana, al
padre o a la madre que tuvo en otro tiempo, en algún lugar de la Tierra?
Precisamente esta noción de familia es la que queremos crear de nuevo; la
otra, ahora apenas nos interesa. No porque esté desprovista de belleza,
sino ¡porque tiene tales límites! Sus raíces están demasiado a flor de tierra
y han dado lo máximo de lo que podían ofrecer.»
En el gran espacio blanco que parece palpitar a nuestro alrededor, las
palabras de Rebeca suenan de modo singular. Se diría que nos encontramos
en una inmensa sala de espera en la que unas paredes límpidas y poco
definidas reflejan hacia sí misma la mirada que intenta escudriñarlas. Mil
pequeñas presencias parecen rozarnos como otras tantas mariposas
invisibles, tal vez los embriones de un lejano pasado o las tramas de un
futuro que se está esbozando. ¿Y si la vía de acceso a la verdadera Vida
estuviera aquí, en esta encrucijada, en el momento presente que se
eterniza?... Ni arriba ni abajo, ni en la noche ni en el día, sino en un punto
focal en el centro del cual se percibe finalmente uno a sí mismo, con sus
astucias y fealdades, con sus maravillas y con su increíble potencial.
«Se está bien aquí... y tengo sueño», dice dulce-mente Rebeca. «Sin
embargo, tendría que contaros todavía tantas cosas... Siento este sueño
como un líquido que se infiltra en mí para intentar anestesiarlo todo. Mi
mente se desboca y su carrera va- a ser detenida en seco. Se desboca... ¡hay
99

tantas imágenes que desfilan en mí! Son, creo yo, escenas de tiempos leja-
nos. Se suceden en desorden, con rostros y miradas tan diferentes..., con
soles de tintes tan extraños..., hombres, mujeres, espadas, haces de leña,
palacios, grutas. ¿Son retazos de mí misma que andan así rondando? No
hay dolor en mi corazón, sino una duda, tal vez una palabra que no consigo
encontrar. También está esa opresión en el pecho... Se repite
continuamente y además, un puñado de arena y ¡esta espuma que se
mezcla con mis cabellos! Es curioso..., casi unas náuseas y, al mismo tiempo,
¡una sensación de felicidad tan cercana! Tendré que esperar...»
Rebeca cierra los ojos y sonríe transportada en los repliegues del sueño que
se apodera de ella. Sin duda vive aquí más intensamente que nunca,
saboreando una especie de embriaguez que suaviza las penas y acerca los
colores del arcoiris.
Envuelta en la tela de su vestido, se ha enrollado sobre sí misma, como un
gatito que proyecta un largo viaje hacia no se sabe qué orilla. Casi nos hace
pensar en esas pequeñas criaturas que extraen de sí mismas la sustancia
con la que tejen su capullo. La luz que segrega se convierte en un mullido
lecho, en una esfera como un colchón de plumas donde la silueta de su
cuerpo pide el anonimato. Ya no hay edad, ni sexo, ni mirada que refleje
cierta magia... Rebeca es una con-ciencia, un campo de fuerza que boga
para descubrir otro puerto.
En la esfera de blanca transparencia que su forma ha generado, aparecen
unas corrientes semejantes a discretos centelleos rosados, se van, vuelven
otra vez. Su huevo de luz nos da finalmente la sensación de que gira sobre
sí mismo hasta abrir un camino que sólo él conoce. Es un descenso mudo y
hermoso, una inmersión en las entrañas del tiempo, del espacio, de la
materia..., tal vez en todo a la vez. Pero, ¿hay realmente diferencia?
En cuanto a nosotros, espectadores atentos del milagro, banal y cotidiano
sin embargo, de la encarnación, creemos casi andar sobre un hilo. Nos
llegan unas risas, algunas briznas de palabras confusas, en seguida
desvanecidas, como instantes de vida que flotan a merced de los mundos
que atraviesan. Final-mente, al cabo de una hora o de un segundo, todo se
comprime en el seno de una débil luz fría que aparece en los confines del
torbellino. Cada forma se densifica, se diseña de nuevo. Así, se teje el
decorado de una habitación que la luna ilumina débilmente a través de una
100

cortina medio corrida. Duermen ahí dos cuerpos, arrebujados uno contra
otro y repentinamente envueltos en un nuevo resplandor. Es algo azul,
amarillo, irisado, que sin duda viene a acariciarles, a hacerles una promesa,
tal vez incluso a charlar. Ya no son dos cuerpos, sino tres..., viven su sueño,
vuelven a encontrarse, aprenden de nuevo a convivir...
101

Capítulo VI
Marzo
«Venid, por favor, venid...»
Una vocecita se ha insinuado en cada una de nuestras células con acento
de una suave queja. Se diría que es un hálito que busca su propia realidad.
«¿Rebeca?»
«Venid...»
Es ella, sí. Reconoceríamos entre mil esa sonoridad que procede del alma.
Surge en nosotros y alrededor de nosotros de modo tan envolvente, tan
presente y, sin embargo tan «en otra parte»...
¿Venir? Pero, ¿cómo podríamos adentrarnos más? Con toda esta
intimidad...
«¡Venid! ¡Os invito yo! Ahora es también mi casa... Si ellos lo supieran,
¡estarían tan contentos!»
En la habitación con ligeras cortinas de algodón color malva, palpitan todas
las luces de la noche. Van y vienen mezclándose incansablemente con los
dibujos de las tapicerías, fieles reflejos de los rótulos de la ciudad. Fuera, las
sirenas suenan a lo lejos y una fina lluvia fría golpea los cristales de las
ventanas.
«¿Rebeca?»
«Estoy aquí..., en ella... ¡Se está tan bien!...»
Exactamente debajo de nosotros, que buscamos todavía tímidamente
nuestro lugar, hay dos camas gemelas pegadas una a otra y dos siluetas
replegadas sobre sí mismas medio ocultas bajo sendos edredones. Nuestra
amiga está ahí, en algún lugar en lo más profundo de uno de esos cuerpos
inmóviles fundidos en la inmensidad del sueño y de la noche. No dice ni
palabra, pero la sentimos dichosa y segura en su estuche de calor. Sabemos
que está al mismo tiempo aletargada e increíblemente despierta, presta a
apoderarse de cuanto pueda ser vivido.
Pese a que la vida parece haberse adormecido durante algunas horas en
esta habitación, por todas partes a nuestro alrededor danzan una infinidad
102

de destellos. Es una zarabanda tranquila que anima el menor de los objetos


y vibra en el corazón de la oscuridad. Es la danza eterna, danza de los
átomos de la materia, evocación de la ilusión de las formas y testigo de su
savia profunda.
«Quiero deciros, amigos míos..., quiero deciros lo que toda mujer desearía
oír. ¡Ojalá las palabras que busco hagan nacer el amor y hagan más vivo lo
que a veces parece tan lejano!
»Es ella, es mi madre quien me ha dado la idea. «Me gustaría saber», decía
el otro día, «cómo se siente él en mí, lo que oye, lo que ve, lo que
comprende. ¿Tiene siquiera conciencia de sí mismo y de lo que le espera?»
»Por eso sobre todo he deseado vuestra venida esta noche, porque me
gustaría quedarme mucho más tiempo en el lecho de su vientre y deciros,
contaros, para que muchos sepan... Y, además, quizás también por otra
cosa. No sé. Tengo la impresión de que puede sobrevenir algún
acontecimiento. Desde hace algunas semanas, me parece presentir la
llegada de las cosas mucho antes de que sucedan. Es algo todavía vago pero,
cuanto más estoy en mi madre, más creo adivinar los entresijos de un
presente próximo. La materia de mi cuerpo, que va haciéndose más pesada,
se convierte en una antena de este mundo, de modo que ahora veo que
desfilan en mí algunos encuentros y esquemas de vidas. A veces son cosas
anodinas, como el gato que se prepara a atravesar la calle a unos pasos de
aquí o el ascensor que se va a estropear otra vez, pero también pueden ser
cosas como dos coches que van a chocar de frente.»
«Sin embargo, no parece haber en ti ningún temor, ninguna tensión.»
«Por eso, no. En esos momentos soy como una mirada ajena a toda
posibilidad de turbación. No por indiferencia, sino que es como si esos
acontecimientos fueran necesidades, como si tuvieran un objetivo
seguramente muy lejano pero muy luminoso. Por eso todos tenemos que
vivirlos en paz. Incluso el gato, sé que no atraviesa la calle por casualidad
en tal lugar, a tal hora. Algo se le pide al mundo a través de él, mientras él
quizás no ha nacido más que para ese instante. No veo de qué otra manera
podría expresar esto. Sé que no existe la fatalidad; no, no es fatalidad, sino
algo que ha sido dispuesto maravillosamente y que cada criatura, cada
partícula del universo ha suscrito desde el Principio.
103

»Lo que puede hacerme daño es lo que viven mis padres. Ninguna otra cosa
me hiere, a no ser las dudas sobre mí misma.»
«Háblanos de lo que sientes en el vientre de tu madre, Rebeca. Hace mucho
tiempo que lo estamos deseando.»
«Sí, de eso es de lo que debo hablaros, pero tengo que empezar por deciros
lo que ocurre en mi nuevo cuerpo, porque es lo primero que habito, antes
de estar en mi madre. Primero tengo que acostumbrarme a él y a él también
debo replegarme.
»Cada vez que tomo posesión de él, me deslizo por la cúspide del cráneo,
incluso cuando éste estaba apenas esbozado. No lo hago voluntariamente,
es una especie de aspiración automática que no me deja opción. Todo
ocurre exactamente en la zona de la fontanela. Intuitivamente noto allí un
remolino que me aspira y contra el que no puedo hacer nada. Al principio
era más bien doloroso. Entraba en él como en un guante que siempre
resultaba demasiado pequeño para mí. Así que forcejeaba sin saber si era
para salir o para penetrar más profundamente en él y ajustarme mejor. El
problema era que, cuanto más me debatía, más me sentía como atrapada
en una red o en la pez.
»Entonces empezaba a asfixiarme. A veces me parecía también que todo
iba a estallar, pues mi alma era demasiado grande y mi conciencia estaba
demasiado llena. Los latidos del corazón de mi madre, el flujo de la sangre
por sus arterias, su respiración y el ruido de todas sus visceras llegaban a mí
como una agresión, como un soplo confuso y, no obstante, rítmico que me
hacían pensar en un estertor. Eso ha desaparecido, afortunadamente... No
ese soplo ni esa cadencia, sino la manera de sentirlos. Ahora son el rumor
de las olas en la playa, una música que casi me atrae y en todo caso, me
tranquiliza cuando me invade la duda.»
«¿Crees que todos experimentamos esa duda cuando, como tú,
volvemos?»
«Creo que sí. A veces he tenido contactos con algunos amigos «de arriba»
que vivían su reintegración a la Tierra. La mayor parte de ellos me hablaban
de eso. Lo primero es un temor de no conseguir habituarse a unas
contingencias gravosas..., al peso de un cuerpo, a su limitación, a la
impresión de tener las manos atadas. Después viene el miedo a olvidarlo
104

todo, todo lo que uno cree haber comprendido, las resoluciones, las
trampas que nos atraen. ¡Os podéis imaginar fácilmente la lista
interminable de preguntas!
»Por lo que a mí respecta, cuando sobrevienen tales instantes, termino por
hundirme en el sueño. Es un refugio que se abre solo, una especie de
cerradura de protección, si queréis. En cuanto puedo, prefiero ir a reunirme
con mis futuros padres, como esta noche, por ejemplo, deslizarme entre las
radiaciones de sus cuerpos e incluso meterme en mi propio feto.
»Hay ahora largos momentos en los que éste se convierte en un verdadero
estuche de dulzura, una cuna en la que puedo dejarme llevar sin ningún tipo
de coacción ni represión. No sé exactamente si es mi cuerpo el que me
procura esa sensación de comodidad o es sencillamente lo que irradia de...
mamá, aunque más bien optaría por la segunda solución.
»Como os decía, realmente creo que soy muy sensible a los ruidos de su
organismo. Es una morada en la que cada partícula, cada sonoridad se
convierte en un punto de referencia. Eso es lo que me tranquiliza. Hay
algunos momentos en los que me divierto de veras siguiendo el
desplazamiento de las corrientes y de los ritmos a través de todo su ser. Mi
conciencia se expande y consigue a veces proyectarse hasta el centro de
algunos de sus órganos. Os aseguro que es una hermosa experiencia. Me
parece entonces como si me desplazara por las diversas habitaciones de un
apartamento. No hay oscuridad sino, al contrario, cosas maravillosas que
descubrir. En esos momentos, todo se metamorfosea en luz y tengo la
sensación de moverme en un mundo hecho de increíbles colores. Soy
plenamente consciente de que visito el corazón de la materia y comprendo
que no todos los que van a nacer tienen esa suerte. Pero también sé que
esta experiencia no es excepcional y que muchos conservan la nostalgia de
todo eso en el fondo de sí mismos de un modo inconsciente. En el origen
de ese estado de conciencia está siempre la cadencia respiratoria de mi
madre y las ondas graves que esa cadencia engendra.»
«Rebeca, a salvo de esos momentos de «viaje», cuando habitas tu cuerpo,
¿no percibes más que oscuridad?»
«Vivo en una oscuridad aterciopelada si me abandono al momento
presente y en una oscuridad helada en cuanto me invade un sentimiento
105

de temor, pero desde el momento en que mi espíritu se despierta a ciertas


reflexiones, la noche se puebla de mil soles que me envuelven totalmente.»
Rebeca acaba de pronunciar esas palabras con tal paz y tal amor en la voz
que sentimos la necesidad de dejar pasar un poco el tiempo
silenciosamente.
En el centro de la habitación con cortinas color malva nada ha cambiado.
Las siluetas arrebujadas bajo los edredones apenas han cambiado de
postura, mientras el zumbido intempestivo del frigorífico de la cercana
cocina llega periódicamente hasta nosotros. En la penumbra visitada por las
luces móviles de la ciudad, un giran póster clavado en una de las paredes
capta nuestra atención. Representa una hermosa salida de sol en el mar y,
en primer plano, la espuma de las olas viene a lamer la arena. Algo muy
trivial, en definitiva, pero de una trivialidad que parece haber impresionado
a los habitantes de la casa a juzgar por el lugar importante que le han
atribuido.
En el exterior, parece que ha cesado la lluvia y si no fuera por la presencia
de Rebeca, dejaríamos que la tranquilidad de la noche realizara sola su obra
en es-tos lugares. Pero nuestra amiga quiere comunicarse con nosotros a
cualquier precio, quiere volcar en nosotros la plenitud de su corazón y
nuestra misión no puede llevarse a cabo más que a su lado.
«Hacia el sexto mes lo que nos molesta es el esqueleto», prosigue
dulcemente y con cierto tono divertido. «Sí, son mis huesos en formación
los que me causan la sensación menos agradable. Los noto no como un
armazón que me ayudará sino como una petrificación de mi ser, casi como
unos barrotes que clavarán mi alma a la Tierra, que le impedirán volar y
expandirse como desearía. Noto más los de la pelvis y los de la parte inferior
de la espalda, como si mi fuerza física y mi vitalidad fueran a comenzar a
irradiar a partir de ahí. Todo parece más cristalizado en esa zona. Noto que
es por ahí por donde me arraigo. A veces experimento un fuerte calor en el
coxis, casi una quemazón, pero sé que eso es normal. Todos
experimentamos ese fenómeno a medida que habitamos nuestro cuerpo.
Lo que crea esta percepción es el asentamiento de lo que «ellos» llaman
nuestro Fuego vital. Según me han enseñado, es una fuerza que procedería
de cada uno de los gérmenes de la Creación y que sería a la vez muy material
e infinitamente sutil.
106

»Mis amigos me han enseñado por otra parte que, a cierto nivel de
reflexión, realmente no se hace diferencia entre esos dos extremos. Se trata
de una energía que sería triple y esa triplicidad, que es también
complementariedad, sería el principal origen de los tres huesos soldados
que forman el coxis.
»La fusión etérica de esas tres vértebras es lo que genera el dolorcito del
que os hablaba, según me han dicho. Es el signo de que el Fuego de nuestra
vida comienza a dejarse encerrar en una envoltura sólida, y que se pone la
brida un poco más. Esta fuerza no reside desde luego en los huesos ni en
ningún órgano en formación, pero es como si fueran su punto de apoyo en
nuestro cuerpo. Cada vez que la quemazón se hace notar, tengo al mismo
tiempo una vaga sensación de frustración: me siento como si me
encerraran con un candado y tengo ganas de estirarme cuan larga soy, de
lanzar los pies hacia delante lo más lejos posible porque así me parece que
voy a hacerme menos rígida, a crisparme menos y a dejarme coger menos
en la trampa.»
Una pregunta brota de nosotros:
«¿Es ésa la razón por la que un feto se mueve de vez en cuando en el vientre
de su madre, Rebeca?»
«¡Oh, no, amigos míos! ¡Eso es la consecuencia de un aprendizaje! Por lo
que a mí respecta, intento moverme lo más a menudo posible para sentir
mis miembros, para medir su alcance, su agilidad. En esos momentos soy
como alguien que acaba de ponerse un traje nuevo y hace unas pequeñas
contorsiones para estar seguro de que no le molesta...»
Rebeca se interrumpe de pronto y lanza una carcajada totalmente infantil.
«¡Me río porque hay otra razón que nos hace a veces movernos más que de
costumbre! Debéis saber que, a los que vamos hacia vosotros, puede
ocurrirnos a veces el tener que protestar concretamente contra tal o cual
situación. La mayor parte de los padres, según me han dicho, admiten esto,
pero todavía son muchos los que creen que se trata simplemente de una
especie de reflejo primario o animal del cuerpo como reacción a cierta
incomodidad. Sin embargo, ¿saben siquiera que un feto en el vientre de su
madre puede pensar, amar, o no amar, y emitir opiniones? Cuando no se
puede hablar, ¡se encuentran otros medios de comunicación!
107

»Quizás un día habrá padres suficientemente conscientes y amantes para


tener ganas de establecer un código de comunicación con esa presencia
que es ya un hijo...
»Por lo que a mí respecta, me esfuerzo en cierta manera en practicar unos
ejercicios para acostumbrarme a la forma de mi cuerpo físico, porque lo
noto como una ganga demasiado rígida que me impide llevar a cabo
fácilmente todos los gestos deseados. Tengo la impresión de que esta ganga
posee todas las características de una materia acartonada. Esa impresión es
desde luego subjetiva, pero puede ayudaros a comprender o incluso a
recordar la dificultad de ciertos momentos.
Las primeras veces que entré en mi futuro cuerpo... ni siquiera estoy segura
de haberlo podido habitar plenamente, pues era al mismo tiempo actriz y
espectadora. Me hacía falta un verdadero esfuerzo de concentración
aunque no fuera más que para mover una mano.
»Ahora siento que la «materia acartonada» accede a flexibilizarse poco a
poco y en algunos sitios termina por hacerse como algodón. Pero todas esas
observaciones son también, sin duda, muy subjetivas. Estoy
profundamente convencida de que todas mis dudas y mis temores más o
menos confesados son capaces de crearme unas percepciones que no
tienen nada que ver con la realidad... A menos que la realidad no sea
también esto... ¡La idea de la realidad es para mí tan ambigua!
»¡Oh, esperad...! Hay una cosa que no debo olvidar deciros! Se trata de una
comezón bastante peculiar que sentí hace dos o tres días cuando me
disponía a descender a mi cuerpo. Se manifestó al principio en la boca del
estómago, luego en medio de la espalda y finalmente ascendió hasta la base
de la nuca. Entonces no pude por menos de pasear mi mano por ese lugar
en mi cuerpo de luz. Noté ahí en seguida una especie de protuberancia
incipiente algo movediza cuyo ex-tremo, que parecía deshilacharse, podía
hacer pensar en un tubo o en un caño. Estoy segura de que estaba apenas
brotando. Hoy he notado su presencia. Se ha deslizado bruscamente desde
el ombligo hacia la base de los omoplatos. He podido palpar con bastante
precisión esta forma; no se presentaba más desarrollada pero parecía estar
hecha de una multitud de pequeños hilos yuxtapuestos unos a otros, no
retorcidos, simplemente unidos, como pegados. Al tacto era muy suave y
tenía el espesor de tres o cuatro dedos juntos.
108

«¿No crees, Rebeca, que podría tratarse de una primera manifestación de


lo que se llama el «cordón de plata», el vínculo vital que unirá tu cuerpo de
luz a tu organismo físico?»
«No lo sé; me han hablado poco de eso, pero sin duda es exacto. Mis amigos
se inclinaban a pensar que el conocimiento de todas esas cosas era
secundario y que por lo tanto no me iba a ayudar a vivir mi nacimiento
mejor. Como veis, no hay por qué creer que en la «otra Tierra» de dónde
vengo todos conocen esas nociones. Algunos entre nosotros las estudian
más que otros, pero muchos de mis hermanos y hermanas siguen
ignorándolas porque su conocimiento no tiene nada que ver con el
desarrollo del amor que continúa siendo nuestro objetivo principal. Quizá
es una actitud algo extrema, pero yo creo de buen grado que muchos
hombres confunden la sabiduría con la adquisición de una infinidad de
datos «sutiles».
»Yo quisiera aprender todas esas cosas porque siento que su comprensión
podría permitirme ayudar a los demás, sin embargo, no quiero hacer de ello
el centro absoluto de mi vida. ¡Tengo tantas otras cosas que hacer! ¡Y hay
una manera tan sencilla de difundir el sol!»
De pronto, Rebeca se calla y nosotros imaginamos su cuerpecito
enroscándose sobre sí mismo para bogar después por su océano secreto.
Es entonces cuando el silencio de la habitación nos inunda de nuevo.
Vivimos plenamente su densidad, una densidad como la de unas aguas
profundas en las que nos sumergiéramos en apnea. Podrían transcurrir así
las horas, sin que necesitáramos nada más...
«Perdonadme», prosigue no obstante en seguida nuestra amiga, «hay a
veces momentos como éste en los que mi conciencia intenta volverse hacia
sí misma y en los que mis ojos se quedan desmesuradamente abiertos ante
escenas interiores que no comprendo... Estaba en una playa... ¡tan
abrumadora! Llevaba un largo vestido negro corroído por la sal, y el cielo
es-taba tan rosado...»
«¿Sabes cuál es el fin de esta nueva vida, Rebeca? ¿Hay cosas que sepas
que tienes que llevar a cabo y que puedas decirnos?»
109

«Debo olvidar un rencor, debo disolver incluso la existencia de esa palabra.


Ese es mi objetivo, para mí misma..., pero existe otro, más amplio, para los
demás, para el mundo, para la Vida.
»Habrá muchos niños a los que ayudar cuando yo sea adulta. Sé que estarán
desorientados, salidos de una sociedad de pies de arcilla. Necesitarán
estructuras y auténticos horizontes que no puedan ceñirse como fardos de
paja. Para eso tendré ciertos encuentros. A veces también tengo miedo de
no reconocerlos. Sin embargo, estoy contenta, ya veis, porque sé lo que
quiero. Mi felicidad primordial es la de querer algo, eso es lo primero. Digo
que soy feliz porque en la mayoría de los que regresan está muy
desarrollada la ausencia de «voluntad».
»Yo he ayudado a muchos seres a volver a la Tierra, a seres que no lograban
verdaderamente delimitar la razón y el motivo central de su nueva vida.
Cuando tenían conciencia de su retorno, volvían porque tenían que hacerlo,
sin plantearse preguntas respecto a lo que había de hermoso en las cosas
que tenían que llevar a cabo o que tenían que reparar. Se preparaban a
nacer como puede uno prepararse maquinalmente a levantarse por la
mañana sin otro deseo que «pasar el día». No obstante, según me han
enseñado, todos vuelven con un objetivo concreto. Hay algunos seres,
nosotros les llamamos almas grandes, que nos lo in-dican si nosotros no
somos capaces de distinguirlo. El problema es que si ese objetivo no
«resalta» en el mundo del ego, la mayor parte de nosotros tiende a
ignorarlo y después a olvidarlo.
»Así pues, yo debo borrar de mi alma un antiguo rencor tenaz cuyo origen
he enterrado en lo más profundo de mí misma. Me lo indicaron claramente
poco después de mi última muerte y sé que hasta ahora he hecho todo lo
posible para ahogar su recuerdo. Casi todos acabamos así. Quienes
vosotros llamáis «almas» también pueden no saber de memoria su «hoja
de ruta». Como veis, para alcanzar la Luz pura, hay que elevarse más arriba,
allí donde un retorno a la Tierra es concebido como una verdadera dicha,
como una oportunidad de Servicio.»
«Nos decías hace poco que no podías descender a tu cuerpo con tanta
frecuencia como lo desearías. ¿Por qué, si su contacto te parece ahora
menos penoso?»
Rebeca deja escapar una sonrisa, medio divertida, medio desengañada.
110

«Tal vez es normal, tal vez no se puede hacer nada... o habría que
transformar completamente la vida de este planeta. El ritmo de una
sociedad y la impureza de la existencia de los que evolucionan en ella hacen
a menudo difícil la aproximación al feto por el alma que va a habitarlo. Hoy
en día hay algo metálico en la Tierra que nos impone a veces una in-
corporación muy penosa, o incluso nos la niega. Me lo habían enseñado... y
ahora lo he experimentado. Generalmente son las situaciones de violencia
vividas por los padres las que impiden la penetración de un cuerpo por su
alma. Evidentemente, supongo que todo esto no representa una gran
novedad, pero había que hacer saber que eso desencadena dolor y un
miedo cerval en todo aquél que ve que se le niega el acceso a su futuro traje
de carne. No se trata necesariamente de cosas vividas profundamente por
los padres, tal vez son sólo elementos generalmente anodinos para
vosotros o que incluso constituyen, por lo que he comprendido, casi la sal
de la vida moderna.
»Recuerdo que quise reunirme con mis padres, hace algún tiempo, cuando
se disponían a ir de compras a uno de esos inmensos almacenes cuya
existencia yo acababa apenas de descubrir. Cuando me aproximé a ellos
estaban cercados por una masa tal de energía sutil totalmente ajena a sus
seres, que en un primer momento me sentí rechazada lejos de ellos. Quiero
decir que no eran ellos exactamente los que se encontraban allí debajo de
mí. Eran un hombre y una mujer envueltos e investidos por una fuerza
mental... parásita, podríamos decir. Hay que decir que había un gentío
increíble a su alrededor y que cada uno de aquellos seres parecía
atravesado por unas corrientes muy mediocres, incluso muy feas. Cuando
quise aproximarme a mis padres por segunda vez, el con-tacto con los
destellos que emanaban de ellos me hizo el efecto de algo que se parecía a
un caldo frío. Fue muy penoso y me hizo encontrar de nuevo una sensación
relegada al fondo de la memoria..., la de sentir un nudo en la garganta y
lágrimas en los ojos. No había sin embargo en ellos asomo de tristeza, mi
padre parecía incluso alegre, ¡pero era tan agobiante el gen-tío! Yo creía ver
autómatas; no había nada auténtico en la manera de cruzarse, de mirarse.
El lugar no me parecía malo en sí mismo, era más bien su manera de vivirlo
lo que parecía artificial.
111

»Tuve la impresión de que incluso mis padres, que he sentido siempre tan
estables, abandonaban su personalidad profunda en beneficio de una
fuerza común a la muchedumbre, una fuerza pegajosa y totalitaria.
»Viví una segunda experiencia del mismo tipo una tarde en la que mi madre
fue a ver algo que yo ignoraba por completo y que vosotros llamáis una
película. Estaba en compañía de una amiga y las imágenes que había visto
debían ser tan terribles, al menos eso es lo que expresaban su voz y las luces
de su cuerpo, que, al querer aproximarme, tropecé con una verdadera placa
metálica, helada, lisa, impenetrable. También entonces tuve que renunciar.
Ya no podía darle amor porque se había encerrado en una jaula y tampoco
podía esperar recibirlo de ella. Estábamos en nuestras respectivas burbujas
con un tejido de miedo entre nosotras. ¡Era estúpido! Yo no sufrí por ello,
pero sé que algunas almas que están con demasiada frecuencia en el aura
de tensión o de angustia de sus padres, conservan de ello cicatrices reales.
En muchos casos la materia etérica de su hígado y de sus ojos se encuentra
debilitada a lo largo de toda su vida.»
Bruscamente, como una deflagración en el corazón de la noche, un
timbrazo grave y estridente al mismo tiempo viene a romper el silencio de
la habitación. Sentimos al punto como si se resquebrajara un espejo y, en
algún lugar, notamos que el cuerpecito de Rebeca se tensa.«¿Os dais
cuenta? Era eso...», logra todavía murmurar.
De debajo del edredón, en la penumbra, acaba de salir pesadamente un
brazo que busca a tientas el teléfono.
«¿Sí...?»
Con voz apagada, el padre de Rebeca se incorpora poco a poco y trata de
mantenerse en equilibrio. Ahora calla, con una mano en la cabeza, la mejilla
pegada al aparato, y los ojos cerrados como si el sueño lo hubiera ganado
de nuevo.
«¿Sí...?», dice otra vez. «No es posible... ¡Dichosa máquina! ¡Precisamente
ahora!... Bueno, ya voy...»
Presa de una especie de rabia repentina, la silueta masculina salta de la
cama y se pone nerviosamente una camisa.
112

Muy cerca, con el cabello revuelto, el rostro de la madre de Rebeca emerge


apenas de las profundidades de la almohada.
«Pero, ¿qué pasa?»
«¡Increíble!... ¡Te lo juro! Son esos dichosos aparatos... Cinco ordenadores
acaban de estropearse al mismo tiempo y por lo visto yo soy el único en la
oficina que puede solucionar el problema. ¿Qué quieres que te diga? Si no,
no te imaginas el caos que habrá mañana por la mañana en los despachos.
¡Esta-remos desorganizados durante varias semanas!»
«¿Volverás pronto?»
«¡Ojalá! De todas maneras, me han echado a perder la noche...»
Después, precipitándose hacia la puerta con un suéter en la mano, el padre
de Rebeca lanza una especie de suspiro de hastío.
«¿Tú no empiezas a estar harta de esta foto de la playa? ¡Yo ya no puedo
verla! ¡Hace meses que ya no puedo verla!»
Finalmente, después de haberse inclinado hacia la frente de su mujer, el
hombre se abalanza fuera de la habitación, buscando con la palma de la
mano el primer interruptor a su alcance.
«Hay que ir, eso es lo que yo presentía», cuchichea Rebeca dentro de
nosotros. «¿Queréis acompañarme?»
Entonces, suavemente, en el nido confortable de la habitación color malva,
por encima del lecho que el sueño acaba de abandonar, aparece un
pequeño revoltillo de luz. Surge de debajo del edredón, muy lentamente, y
parece un arabesco de haces blanquecinos que se deforma y después se
pone a dar vueltas formando remolinos. Al mismo tiempo, se perfila en
nuestra pantalla interior el rostro de Rebeca. Es casi el de una niña y nos
sonríe con extrañas expresiones mezcla de tristeza y de alegría. Hay tantas
cosas exquisitas tras esa sonrisa, un raudal de amor... y de malicia también.
Es la señal del que conserva todavía en sí el sabor de una determinada
fuente.
La pregunta de Rebeca actúa sobre nosotros con la fuerza de un imán. Ya
no somos más que un remolino de pavesas a su lado y luego, no más que
una sola forma de luz que se desliza hacia la parte de abajo de un edificio,
113

se cuela en las profundidades de un aparcamiento subterráneo y,


finalmente, se precipita en un automóvil como un suspiro.
«No quiero dejarle», dice Rebeca serenamente. «También me gusta estar
aquí..., ¡conduce muy bien! No sé si lo habéis observado, pero si se quiere
entrar en un coche, siempre hay que darse prisa. En cuanto empieza a girar
el motor hay, no sé, una especie de fenómeno eléctrico que impide al
cuerpo de la con-ciencia penetrar en él fácilmente y sin duda también
salir'.»
Alrededor de nosotros ya desfilan calles y avenidas oscuras, mudas, algunas
pobladas de noctámbulos y de luces agresivas. Nosotros enmudecemos,
invadidos por los ritmos de jazz de la radio del coche que llenan el tiempo y
el espacio.
Por fin nos paramos. La fachada de cristal ahumado de un enorme edificio,
después un pasillo con in-numerables puertas..., ya está, parece que ya
hemos llegado. Hay tres hombres en una sala llena de mesas de despacho,
de pantallas y de teclados. El padre de
Rebeca echa negligentemente su gabardina en un sillón cualquiera y les da
la mano. Tras un intercambio de algunas palabras, sin haberse sentado
siquiera, helo ya ahí tecleando sobre una multitud de teclas de color marfil.
Pasa el tiempo y no podemos hacer otra cosa más que observar la escena
como simples cámaras sus-pendidas en un rincón de la sala. ¿Por qué
estamos aquí? De Rebeca, no distinguimos más que sus con-tornos
imprecisos. Se ha situado tras la espalda de su padre, finalmente sentado,
y mira por encima de su hombro. ¿Nos ha olvidado? De momento, parece
una niña que quiere aprender, comprender algo. Está impregnada por la
presencia de ese hombre que trabaja y se deja atravesar por la abundancia
de sus pensamientos. Hay desorden en él..., nos llega a oleadas sucesivas
todo lo que emana de su ser. Más que palabras, son imágenes ondulantes:
las luces de neón de la ciudad, el coche, el rostro de su mujer. Todo se
mezcla, salpicado por series de números y letras.
De pronto suena una voz en el otro extremo de la sala.
«Por cierto, ¿es para pronto el bebé?»
114

El padre de Rebeca deja su mano clavada en el teclado, después yergue la


cabeza.
«¡Oh!... Aún faltan tres largos meses. ¿Por qué?»
«Por nada... Como nunca hablas de eso...»
«¿De veras? Pues te aseguro que todo va bien, ¡estamos los dos
encantados! Por otra parte, me decía a mí mismo hace un momento que se
me hacía raro pensar que pronto seremos tres.»
«¡Tal vez lo sois ya!»
«¿Tú también crees eso?»
«¿Por qué no?»
«Mi mujer me dice lo mismo. Tiene continua-mente esa impresión, pero yo
creo que no hay que exagerar. Estoy de acuerdo en que pronto seremos
tres en casa, pero es sobre todo algo biológico. Me imagino que «él» tendrá
pronto verdaderas sensaciones y quizás incluso un pensamiento, sin
embargo no sé cuándo ni cómo puede ocurrir eso. ¡Es un misterio para mí!
En cualquier caso, no queremos saber demasiado antes del nacimiento,
pero espero que sea un chico...»
Rebeca ha dado un salto atrás y vemos que su débil silueta esboza un
encogimiento de hombros. .
«¿No te cansas de repetir siempre lo mismo?», suspira. «¡Le he oído esta
monserga veinte veces!... ¡Siempre estás en las mismas!»
Mientras pronunciaba estas palabras, el cuerpecito de Rebeca se ha
acercado a nosotros. Pese a su contorno delicado, parece animarla una
fuerza singular que se expresa por completo a través de la agudeza de su
mirada. Leemos en ella unas veces la voluntad y el pesar, otras la alegría y
el amor.
«Mi corazón está en carne viva, amigos míos; cada día que pasa, el alma del
que viene penetra más el alma de los que le acogen... Quiero dar un buen
zarandeo a mi padre, por eso deseaba venir aquí. Ya sé que no hay que
forzar las cosas, pero me gustaría encontrar el medio de hablarle. Esta
noche, adivino que es más permeable y, además, mi madre no está aquí.
115

Levantará menos barreras. Es el orgullo lo que nos enmohece. ¡He tenido


con frecuencia la ocasión de aprenderlo por mí misma!
»Sé que él me siente aquí. He percibido en el fondo de su ser una voz que
acepta que existo y que le conozco. Sólo que no quiere oír esa voz. No le
conviene, no le sigue el juego, pues él juega... Juega a ser lúcido y fuerte,
juega a ser hombre razonable, hasta el punto de negar a veces algunas
evidencias, de soslayar algunos obstáculos y salirse por la tangente. Noto
que mi padre es bueno, ¡pero sería todavía mejor y más hermoso si
estuviera dispuesto a perder algunas escamas!
»Antes de que nos encontráramos, hablé mucho con mis amigos de todas
esas cosas, de todas esas re-acciones humanas y con demasiada frecuencia
masculinas. Mi padre se empeña en seguir siendo como esos millones de
seres que parece que no quieren que pueda haber algo antes o después de
lo que llaman vida. Pero, ¿por qué? Es como si les hiciera daño el hecho de
que pueda existir una Vida infinita o sencillamente que, al final de todo,
pueda estar la Esperanza. ¿Tal vez tienen miedo del Infinito? ¿Quizás hay
todavía en ellos una parte de penumbra que teme ser agredida por el rayo
de sol de una puerta entreabierta?
»Ocurre lo mismo respecto a los dos polos de la vida, el nacimiento y la
muerte. Los seres humanos hablan de razón sin haber observado siquiera
que esta noción cambia según las épocas...
»¡Miradlo ahí, delante de esa pantalla! ¡Decidme si lo que hace mi padre es
razonable! Aprieta unos botones y genera inmediatamente no sé qué
reacciones cuyo desafío a ciertas leyes nadie hubiera podido imaginar en
mi última existencia. El hecho de que una máquina piense más rápidamente
que él no le hace sufrir... Entonces, decidme, ¿por qué le haría daño la idea
de que yo existo ya totalmente, de que le oigo y de que estoy aquí a su lado?
Es como un ave zancuda a la que le cuesta levantar el vuelo. Me han dicho
que debo confiar más en él, sin embargo, ¡si consiguiera ayudarle a
escuchar mejor...!»
«¿Por qué preferirías un chico?»
Desde detrás de una mesa, una voz femenina ha hecho esta pregunta al
padre de Rebeca que no aparta los ojos de la pantalla y se ensaña sobre una
tecla.
116

«¡Oh, lo digo por decir! No tiene mucha importancia, pero tengo la


impresión de que con un chico me entendería mejor.»
Rebeca permanece a nuestro lado y aguza el alma entera. Transcurre así un
largo rato durante el cual parece viajar por el interior de sí misma. Resulta
curio-so contemplar los rasgos de chiquilla que ha adoptado su alma. ¡Se
superponen a un temperamento tan voluntarioso y tan adulto!
«Soltar amarras, Rebeca», tenemos ganas de decir. «¡Tienes que
recordarlo...!»
A modo de respuesta, nuestra amiga sonríe y va a hacerse un ovillo contra
la espalda de su futuro padre, que se yergue.
«¿No os parece que hace un poco de fresco aquí?... Volviendo a lo que
decías hace un momento, tengo la impresión de que una hija tiende
siempre a juzgar a su padre, al menos a observarlo de un modo peculiar. En
todo caso, es la idea que yo tengo. Es curioso, en mis sueños aparece con
frecuencia el rostro de una niña que me escruta con insistencia. ¡Lo que
divertiría esto a un psicólogo! En fin, no tiene importancia...»
«¡No tiene importancia!», repite Rebeca refunfuñando. «Pero, ¡mira que
eres duro de mollera! En todo caso, me has visto, y te agradezco que lo
recuerdes. ¿Por qué tienes que resistirte entonces? ¡Quizás comparas mi
cerebro y todas mis facultades de pensar y de sentir a una de esas máquinas
con las cuales te identificas! ¡Crees tal vez que yo empezaré a existir en el
momento en que mi cráneo esté bien lleno y la naturaleza haya terminado
con cierto número de pequeñas conexiones! Pero, ¿cómo te voy a decir que
mi cerebro no es gran cosa...? Bueno, ¡poco más que una estación de
enlace! No tomes el contador de electricidad por la electricidad misma. Es
también un poco por eso por lo que he aceptado hacer este trabajo con mis
amigos, ¡porque en la Tierra todos reproducimos el mismo esquema
estrecho! Lo que tú piensas, papá, no es fruto de tus neuronas, lo que tú
ves de ti y del mundo no es tampoco la resultante de una combinación
química. Es una voluntad de cohesión que rebasa todo eso, una
densificación de amor. No puedo decir mucho más porque mi alma es
todavía demasiado joven, pero si alguna vez a lo largo de la vida tú y los que
se parecen a ti pudierais descubrir estas palabras y su auténtico sentido,
entonces me sentiría feliz. Un ser que nace no se explica por algunas células
117

que se reúnen y después crecen..., como no se resume un cuadro con una


simple y acertada reunión de colores.
»¡Oye, intenta oírme! ¿Soy acaso una página de filosofía? ¿De dónde
procede esa mirada que reconoces que se te cruza por la noche? No sé
cómo llamar a lo que la trae hacia ti, pero lo que sé es que no viene a
juzgarte. Viene para soldar, o para volver a soldar quizás, eso es lo que
importa.»
«¡No es posible! ¿Qué le pasa a este programa?»
El padre de Rebeca ha lanzado un suspiro de cansancio; después, con un
gesto vivo, ha hecho girar sobre su eje el asiento en dirección a sus
compañeros de trabajo. La luz un poco fría de las lámparas halógenas
parece herirle los ojos y se levanta con la sonrisa turbada del que querría
alejar de sí ciertas imágenes, hablar de otra cosa o hacer borrón y cuenta
nueva en su conciencia.
«¡No hay manera de concentrarse esta noche! Voy a ver si encuentro un
poco de café...»
«No te muevas, ya llega..., ¡lo hemos pensado antes que tú! F... ha ido a
buscarlo al primer piso.»
Como definitivamente desalentado, el padre de Rebeca se ha dejado caer
en el sillón del que acababa de levantarse. Después, sin una palabra y con
una especie de mueca cómica, da media vuelta para encontrarse de nuevo
frente a frente con su pantalla.
«¡Qué vamos a hacer!», murmura entre dientes. «¡No hay manera de dejar
este dichoso despacho!»
«Y tu mujer, dime, ¿qué piensa de todo esto?»
La pregunta procede de nuevo de la misma joven que en un rincón de la
sala, consulta con indiferencia un registro.
«Encantada, desde luego, como yo. ¡Imagínate!... ¡Estamos los dos
encantados de veras!»
«No quiero decir eso... Me refiero al bebé, a lo que piensa de él, cómo viene,
y tal. ¿Ella es creyente?»
118

«Sí, y yo también, pero eso no cambia nada, no veo qué relación pueda
tener una cosa con otra. La religión es como la ciencia, fabrica unos seres
que son completamente nuevos al nacer».
«¿Y no te parece curiosa, o por lo menos un poco simplista esa manera de
ver las cosas? ¿No crees que falta una bisagra en algún sitio? En realidad,
yo más bien creo que eso no explica nada. Es como si me di-jeras que la vida
existe porque existe, que la bombilla se enciende porque he apoyado el
dedo en el interruptor, o que tal palabra concuerda con tal otra porque la
regla de gramática lo dice así... ¡Nadie va al fondo de las cosas!»
«¡Oye, no me des más la lata! ¡Me vas a quitar el sueño!»
«No quiero darte la lata», prosigue con más ímpetu la joven en un tono lo
más jovial posible, «sólo intento hacerte reflexionar un poco. Yo sé que tu
mujer se plantea de veras algunas preguntas. El otro día hablamos un poco
en casa de J...»
«Bueno, pues si ya lo sabes...»
Tras estas palabras, el silencio se apodera del des-pacho totalmente
impregnado de ambiente de trabajo. El padre de Rebeca se rasca
enérgicamente el cuero cabelludo y degusta a sorbitos el café humeante
que acaban de traerle en un vaso de cartón.
Nuestra amiga se ha acercado más a nosotros. Al principio no
experimentamos la necesidad de un intercambio de palabras con ella. Nos
basta la mirada y preferimos dejarnos llevar por la emoción que se re-fleja
en las lágrimas que perlan sus ojos.
«Hace mucho tiempo que no sentía esto», dice finalmente Rebeca. «¡Estas
lágrimas son la prueba evidente de que estoy descendiendo! No es ni pena
ni alegría, ¿sabéis? Es más bien algo indefinido, una especie de ternura
profunda, mezclada con melancolía. Me siento como si ya hubiera
regresado a este mundo donde todo vacila y donde la vacilación hace a
algunos seres tan frágiles, tan hermosos a veces.
»Ya veis, creo que es esta noche cuando empiezo a amarlo
verdaderamente, a éste, con sus grandes piernas. No porque vaya a ser mi
padre..., esto no quiere decir nada, sino porque, entre las palabras que
pronuncia, habla su alma. Sólo yo puedo experimentarlo, y creo que es
119

como consecuencia de una antigua historía común, ahora estoy más segura
de ello que nunca. Algo me dice que los dos tenemos el mismo miedo de
volver a encontrarnos. Yo no veo las cosas como él, y a veces me irrita, pero
me siento profundamente feliz de que sea él y no otro, y no estoy resentida
contra él.»
«Así pues, ¿estabas verdaderamente resentida contra él, Rebeca?»
«Bueno, un poco... ¡Oh!, desde luego siento que todavía hay no sé qué nudo
entre nosotros que no se ha resuelto, ¡pero eso es otra cosa! Quería
solamente hablaros de un detalle que me hizo daño.
»Nunca hasta ahora me había atrevido a comentároslo, sin embargo hoy es
maravilloso, porque es preciso abordarlo y eso acabará de disolver mi
resentimiento. ¡Hasta me va a dar risa hablaros de ello!
»Cuando mi padre supo que yo iba a venir le asaltó el pánico. La palabra es
tal vez un poco fuerte pero, en todo caso, a través del hilo de luz que me
dejaba llegar hasta él, percibí claramente un ligero movimiento de
retroceso en lugar de la alegría sin límite que yo me había imaginado
encontrar. Entonces leí en su alma y durante algunas horas sé que se decía
a sí mismo: «¿Y si nos deshiciéramos de «él»?» No tuve miedo por mí, pues
sabía muy bien que no eran más que pensamientos desordenados. Por otra
parte, me parece que nunca se le escapó una palabra a este respecto.
Reflejaba sobre todo un temor indefinible, pasajero, tonto. Nos crispó a los
dos, eso es todo. Desde el principio supe que él me deseaba
verdaderamente, pero que yo me había construido un escenario sin
ninguna grieta..., ¡demasiado intransigente!
»Esta noche comprendo un poco mejor lo que es el Amor, porque empiezo
a amar sus imperfecciones y porque se las perdono con alegría.»
«No sabemos si este momento es el más oportuno, Rebeca..., pero nos
gustaría conocer tu punto de vista respecto al aborto. ¿Cómo enfocas este
tema? Y tus amigos, ¿te han comunicado algún dato concreto respecto a
esto?»
«Sí, desde luego, pero sin duda poco más que lo que un núcleo de personas
sabe ya, o al menos pre-siente, en la Tierra. Puedo hablaros sobre todo de
lo que han experimentado algunos de mis compañeros que han vivido
«desde dentro», si puedo decirlo así, un aborto.
120

»Por encima de todo me impresionaron las palabras de una de mis amigas.


En primer lugar debo deciros que cuando supo qué familia se le había
destinado comprendió en seguida que existía el riesgo de ser rechazada. No
solamente porque sus guías se lo habían anunciado claramente, sino
porque las prime-ras imágenes que pudo percibir del mundo de la Tierra le
hacían pensar que sus futuros padres no estaban realmente preparados
para recibirla.»
«¿Ella en particular, o un niño, en general?»
«En su caso, era más bien un niño, simplemente. Sin embargo, en ciertas
circunstancias, yo sé que lo que causa el aborto es el rechazo inconsciente
de la identidad concreta del alma que se quiere encarnar»
«¿Tu amiga aceptó, no obstante, correr ese riesgo?»
«Lo aceptó, como lo aceptan la mayoría, porque bebemos todos en tal
fuente de paz en lo más íntimo de nuestra alma que muchas dificultades
entrevistas de cara al retorno pierden dramatismo por sí mismas.
»En el mundo del que vengo, todos somos capaces de comprender que
existe para cada uno de nosotros un extraordinario hilo conductor que nos
lleva a todos hasta el mismo potencial prodigioso de amor. Entramos en
comunicación con una especie de es-quema de conjunto que nos
compromete serenamente a permanecer confiados hacia todo y pese a
todo. Esta comprensión, fijaos bien, no es en modo alguno comparable a un
anestésico que difumina los posibles obstáculos. Nosotros lo vivimos más
bien como una expansión de la conciencia. Esta se hace más penetrante y
permite la relativización de la mayoría de las dificultades. Dentro de
nosotros, ya veis, siempre está esa presencia de lo hermoso y de lo justo.
»Claro que existen esferas de conciencia menos desarrolladas que aquélla
de la que yo procedo, pero en ellas el problema del aborto no se plantea
siquiera, puesto que el retorno a un cuerpo de carne se vive en un estado
de semisomnolencia, por no decir de sueño total. Pero cualquiera que sea
el mundo del que pro-cede un alma, hay que saber que la biología, a la vez
material y sutil, que preside su encarnación lo vincula a un embrión, en
principio, hacia las tres semanas después de la concepción. No quiero decir
que la conciencia esté ya clavada al futuro feto a partir de esa fecha
121

exactamente, sino que en ese momento, se integra por primera vez al aura
de su futura madre y también a su vientre.
»Eso significa que los átomos-germen de sus cuerpos físico y etérico están
ya presentes en su madre y llaman a ellos a los de los cuerpos más sutiles.
Esto genera un vínculo que, creedme, nadie podría ignorarlo, un vínculo
que, si se rompe, causa sufrimiento.
»Este sufrimiento es evidentemente mayor a medida que el embrión o el
feto va estando más elaborado. En el caso concreto de mi amiga, el aborto
se produjo a los dos meses de tiempo terrestre después de su concepción.
Me hizo saber cuánto dolor, físico y psíquico, sintió al ser expulsada. Según
su expresión, fue para ella como una especie de segunda muerte, padecida
en el corazón mismo de la muerte que representa el nacimiento desde
cierto punto de vista.
»Hay que hacer saber que el aborto es un error. No tiene nada que ver con
la moral, pues todo el mundo sabe ahora que la moral fluctúa a merced de
las civilizaciones. Es, sencillamente, una cuestión de respeto a la Vida,
porque ésta no empieza con el parto. En realidad, no cesa nunca de ser, es
un flujo continuo y, si se le impide que se exprese, eso es obstaculizar una
parte de la Vida que nos habita.»
Rebeca cierra ahora los ojos y parece sonreírse a sí misma. Sobre su diáfano
rostro de niña casi pueden leerse los soles y las nubes que desfilan por ella.
Su transparencia nos asombra, contrasta tanto con la densificación del
cuerpo que la llama... Habla de un ego que se aligera, de la madurez de un
corazón que se abre y que va liberándose poco a poco de lo superfluo.
En un rincón de la sala, un hombre, con la cabellera en desorden, está
todavía inclinado sobre su teclado informático. No obstante, algo en él
entra en metamorfosis. Sus gestos ya no son entrecortados ni automáticos.
No sale ni una palabra de su boca, pero los colores de su alma son
expresivos. Todavía no hablan de comprensión pero sugieren una cortina
que desea alzarse, una crispación que se desvanece.
«Eso es lo que esperaba de él», murmura Rebeca, «una especie de «¿por
qué no?» ¡Representa tanto ese «¿por qué no?»! Que empiece a dejar caer
la herrumbre que le recubre ¡es ya una auténtica promesa!»
122

«Perdónanos por insistir todavía, Rebeca, pero tantos hombres y mujeres


se preguntan... Es evidente que el aborto es un error y que es preciso
repararlo un día u otro, en esta vida o en la siguiente acogiendo de nuevo
al ser que llamó a la puerta, pero nos gustaría sin embargo, conocer tu
manera de enfocar ciertos abortos terapéuticos.»
«Mi opinión no tiene mucha importancia, pues yo no soy más que un alma
entre la miríada de las que buscan un cuerpo. Más bien puede que tenga
que ver lo que yo he vivido o he visto y lo que recuerdo de todo esto.
»La noción de aborto terapéutico es nueva para mí, como otras muchas
nociones, por otra parte. Lo que he comprendido de ello aporta cierta
reserva a todo lo que os he dicho antes.
»Mis guías me han enseñado que, cuando un ser está muy mal formado
desde su concepción hasta el punto de generar un cuerpo poco viable,
incluso monstruoso, la interrupción del embarazo no representa en sí
misma una falta. Es una simple cuestión de compasión. Según creo haber
comprendido, no es la naturaleza la que comete errores, sino todos
nosotros en la manera de ver sus leyes y también en la interpretación de lo
que a veces nos propone. Nos sitúa frente a ciertas opciones, nos hace
poner en tela de juicio algunas cuestiones que pueden convertirse en otros
tantos detonantes de reflexión, y después de maduración. Un embrión o un
feto que lleva ya en sí las señales de una monstruosidad física capaz de
transformar una existencia en un infierno, sería con frecuencia la resultante
de la herida profunda, tanto física como moral recibida por el alma que se
encarna durante su vida precedente. En tal caso, me han dicho, se trata de
un reflejo del alma en cuestión quien, a través de sus
átomos-germen, evacúa lo más rápidamente posible sus cicatrices.
»Sin duda, esto no es más que un aspecto de la cuestión y mis
conocimientos siguen siendo escasos en este campo, pero aún quisiera
deciros algo que me parece tan importante que mi corazón no puede
guardárselo solamente para sí mismo. Sé, por haberlo aprendido, por
haberlo constatado junto a mis compañeros de la tierra de luz, que el error
que constituye globalmente un aborto no debe tampoco ser dramatizado.
Sí, desde luego, hay sufrimiento; sí, evidente-mente hay error, pero quisiera
clamar que el amor y el perdón existen también y que siempre serán los
123

más hermosos cicatrizantes que se pueda soñar. Lo reparan todo; deben


borrar los remordimientos, porque ellos mismos son la Vida.
»A todos los que se han equivocado en ese sentido tengo ganas de decirles:
lo primero, «perdonaos». Eso no quiere decir «cerrad los ojos y olvidad»,
sino «sabed que la vida es infinita y os dará la posibilidad de reparar si
aceptáis no poner obstáculos en vuestro corazón».
»Yo he visto, aunque no es siempre el caso, que muchos niños adoptados
lo eran por los padres que no les habían recibido en otra época.
»Todos volvemos a encontrarnos, siempre, hasta que al fin lo hayamos
comprendido, en el mismo camino, ¡porque sólo hay uno!»
«Nos hablabas de la miríada de almas que buscan un cuerpo...»
«Sí, he dicho «que buscan». He visto a esas almas en esa especie de sueños
que han precedido mi des-censo. Su presencia global en la multitud de los
mundos ha llegado a mí como una gigantesca ola, como un soplo
formidable. No era una angustia sino una espera, a veces impaciente, vivida
por millones y millones de formas de vida que sabían que su venida o su
retorno a la materia seguía siendo todavía la más hermosa oportunidad de
floración que podían desear.
»También es por eso por lo que yo quisiera cantar un himno a la Vida. ¡Son
tan pocos los hombres y mujeres que aprecian la dicha que la Tierra les
ofrece a través del regalo de un cuerpo, con una boca para comer, unos
pulmones para respirar, unos brazos para poder abrazar! Todo es puro,
todo es un trampolín... para el que sabe mirar. La Vida no reparte
bofetadas, únicamente nos envía de nuevo lo que nosotros propulsamos a
su espacio... Y en cuanto a mí, amigos míos, yo no veo en ella más que luz,
esperanza y equidad, es decir, Amor.»
Como si una corriente límpida acabara de atravesar la sala de parte a parte,
el padre de Rebeca ha suspendido sus gestos e inmovilizado su mirada. Helo
aquí que gira de nuevo sobre su asiento y se dirige ahora, con aire vacilante
y las manos en los bolsillos, hacia la joven del registro.
«¿Sabes?», murmura aclarándose la garganta, «me gustaría que
volviéramos a hablar de estas cosas un día de éstos. Yo me digo que,
después de todo... ¿por qué no?»
124

Capítulo VII
Abril
Nuestro último contacto con Rebeca se remonta ahora a tres semanas. Tres
semanas impuestas por las circunstancias de la vida, deseadas también sin
duda por la necesidad de tomar cierta distancia ante tantas cosas vividas.
Cuando la llamada del reencuentro se hace oír de nuevo, no sabemos dónde
ni cómo tendrá lugar. ¿Tendremos que ir junto a los padres de nuestra
amiga o nos dejaremos sencillamente atraer, sin otra voluntad, a lo más
profundo de su pequeña burbuja de luz, fuera del tiempo?
La respuesta viene siempre en el abandono del deseo y así es como el
invisible hilo de Ariadna atrae el cuerpo de nuestra conciencia hasta su
destino exacto. Muy lejos, más allá del Atlántico, se han tendido las cuerdas
de plata...
La mirada cristalina de una niña nos acoge en un silencio transparente y
perfumado. Brilla como en la inauguración de una fiesta y se ofrece de tal
modo a nuestra presencia que llena la totalidad de nuestro campo de visión.
Necesitamos algunos instantes para reconocer a Rebeca. La transmutación
ha continuado su obra..., el feto ha modelado un poco más los contornos
del alma y ahora es una niña de seis o siete años quien viene a abrirnos su
corazón.
De sus labios escapa un murmullo.
«¿Cómo voy a crecer si no acepto desde ahora ser pequeñita...?»
Es tal la metamorfosis que ha sufrido desde nuestro último encuentro que
nos cuesta pronunciar el nombre de nuestra amiga.
«Esta vez, realmente ya no soy Rebeca», dice sonriendo, y para cortar por
lo sano nuestra vacilación. Mamá ha captado el nombre que le sugería cada
noche... Ahora soy un poco más de los vuestros, un poco más de la Tierra,
soy S... La vibración que ese nombre ofrece a mi alma es como un adorno
que me regalan y que yo deseaba,. creo, desde hace tanto tiempo... Mamá
lo dejó escapar casi como un grito la otra mañana, al despertarse.»
Mientras acogemos estas palabras, vamos tomando conciencia
progresivamente del lugar que nos ha abierto sus puertas. Nuestra amiga
125

nos coge de la mano firmemente. Sin duda alguna intenta traernos más
rápidamente a su realidad.
Una vez más nos encontramos .en el umbral de la habitación malva de sus
padres. A través de las cortinas medio corridas, un sol que enrojece
envuelve completamente con su luz la habitación.
La joven madre de la que fue Rebeca está ahí, me-dio echada en el nido
mullido de su lecho. Con los ojos cargados, hojea descuidadamente una
revista, entre dos accesos de tos.
Una vez más, nuestra amiga nos dirige una sonrisa. Está impregnada de
cierto aroma de malicia y de complicidad. Es desde luego la de una niña,
pues el adulto que conocimos queda ya tan lejos...
«¿Por qué me miráis así? ¿Ha cambiado mi alma hasta ese punto? Es ella la
que tenéis que tomar en consideración, nunca ha sido muy madura...»
No podemos por menos de estar de acuerdo en eso, mientras desde el otro
extremo del apartamento, en medio de un tintineo de utensilios de cocina,
se desliza una voz:
«¡Un minuto más y llega la tisana!»
«He deseado en cierta manera atraeros de nuevo hasta aquí porque sufre
una ligera indisposición», murmura quedamente nuestra amiga, como si un
oído distinto al nuestro pudiera oírla. «Un enfriamiento obliga a mi madre
a guardar cama. Como todas las personas con fiebre, su aura sufre una
modificación que me gustaría pudierais observar. Como sabéis, los cuerpos
sutiles están menos anclados en el cuerpo físico en semejantes
circunstancias. Los campos luminosos que desprenden son entonces más
fáciles de penetrar por seres como yo. La materia sutil que los compone
está en cierta manera distendida y con frecuencia hace más fáciles los
contactos con el mundo en el que nos encontramos nosotros tres.
»Hoy, y a causa de todo eso, me gustaría hablar a mamá. Más que de
costumbre, siento que eso es posible y me gustaría que vosotros me
ayudarais o al menos que pudierais observar pues, ya veis, a pesar de los
meandros de mis interrogantes personales, no olvido el trabajo que hemos
acordado juntos.
126

»Sé que mamá se dormirá dentro de unos momentos y veremos el cuerpo


de su conciencia elevarse lentamente por encima del lecho. Mi deseo sería
que intentáramos entonces estimular particularmente su atención, que la
sacáramos rápidamente del letargo de las primeras fases del sueño y que
penetráramos en la burbuja de vida que su alma generará en seguida..., en
una palabra, ¡que habitemos lo que ella llamará su sueño con el fin de
establecer un verdadero puente!»
«Pero, ¿no habías hecho esto ya tú sola?»
«Lo hice como lo hacen la mayoría de los futuros niños; lo he repetido en
numerosas ocasiones especialmente para sugerir el nombre que mi corazón
re-clamaba, pero esta vez, y con la autorización de mis amigos, sé que sería
bueno para las dos establecer un contacto más íntimo, más intenso, algo
distinto a una simple mirada, a una impresión o a una frase incompleta que
persiste al despertar.
»No sé si hablaros de eso..., pero me he enterado de que, en tiempos
pasados, fue mi hermana en numerosas ocasiones. En realidad tiene poca
importancia, y no voy a comentarle nada pues yo misma voy a olvidarlo,
pero espero decirle cuál será el itinerario de mi vida, cuándo necesitaré su
ayuda, sus parapetos de protección o sus impulsos. A muchos de nosotros
se nos ha dado el poder obrar así, al menos con uno de nuestros futuros
padres, pero mi suerte es la de tener, además, autorización para sugerirle
todo esto mucho más concretamente. Eso depende de nuestra evolución
común, la de nosotras dos.»
«Hablas de autorización... ¿Hay, pues, «alguien» para reglamentar todas
estas circunstancias?»
«No se trata verdaderamente de reglamentar. Más bien he comprendido
que existen almas que son nuestros mayores, porque han vivido más o han
amado más que nosotros y que, debido a eso, la vida les da derecho a
orientarnos preferentemente en tal dirección o en tal otra, de abrirnos una
u otra puerta, no de modo arbitrario, sino porque tienen una visión más
límpida de las necesidades y del fin.
»Yo no soy más que una conciencia entre una infinidad de otras muchas,
pero he llegado a un estado de mi evolución en el que puedo manifestar mi
voluntad de servir a la Vida. Por esta razón se me ha ofrecido la posibilidad
127

de impregnar la memoria de mi futura madre con datos concretos respecto


a lo que debe ser precisamente mi dirección. Os lo repito, amigos míos, no
tengo lo que los hombres llaman un «Destino» y sin duda no seré más que
una «abeja obrera» entre otras muchas, pero si os digo todo esto es para
que muchos padres estén más atentos a los «signos» que la vida les envía
respecto a los seres que se encarnan a través de ellos. Viene hacia la Tierra
una oleada de almas que traen en ellas una tarea de reconstrucción. Esas
almas no son más excepcionales que otras, pero las fuerzas renovadoras
que inundan hoy nuestro sistema solar las dotan a menudo de un
temperamento voluntarioso que será importante saber canalizar. La
comprensión y el respeto de su misión exigirá de los padres una hábil
mezcla de firmeza y de flexibilidad. Tendrán que saber leer entre líneas en
la «hoja de ruta» que compartirán con sus hijos.
«Todavía digo «sus hijos», pero incluso esta noción tenderá a desaparecer,
quiero decir ese concepto de posesión o de pertenencia. He podido ver, he
podido comprender que la Tierra hacia la que voy vuelve hacia una visión
más global de la Vida y hacia un individualismo menos exacerbado. Llevará
un poco de tiempo, pero los vientos nos empujan a ello querámoslo o no
porque los egos se han saciado suficientemente y deben empezar a
menguar.
»Para ir en esa dirección necesitaré independencia, y también confianza,
esa especie de paracaídas que mis padres, los seres más indicados, me
ofrecerán. De todo esto y de algunas cosas más quería hablar a mamá. ¿Me
ayudaréis?»
«¿Cómo podríamos hacerlo nosotros? ¿No es más bien una cuestión de
comunicación entre vosotras dos?»
«Si nosotros tres conseguimos penetrar en lo que ahora podéis llamar el
«holograma» de su sueño, su ser recibirá una impresión más intensa y
traerá a la conciencia ciertos elementos más resistentes. Todos los que se
encarnan han observado que les resultaba más fácil imprimir algo en la
memoria de sus padres durante los primeros tiempos del embarazo. El
hecho de que la madre se acostumbre a vivir con una «presencia» atenúa
generalmente la retención en su memoria de unos contactos concretos.
»Por eso, las almas que se encarnan encuentran algunas estratagemas para
golpear la imaginación. Por ejemplo, intentan manifestar su presencia junto
128

a los miembros difuntos de su futura familia. Lo importante es romper la


costumbre, porque la costumbre embota la atención y vacía la memoria.»
En el pasillo que lleva a la habitación de cortinas de color malva, un ruido
de pasos y de vajilla tintineante se deja oír de pronto.
«Le lleva su tisana...», continúa nuestra amiga en un murmullo, observando
a su futuro padre que se acerca con una bandeja sobre la que hay una
imponente tetera.
Sin embargo, en el ángulo opuesto de la habitación, al pie de su cama, la
joven se ha abandonado ya al sueño y ha dejado escapar la revista de sus
dedos.
«Mirad», dice Rebeca, mientras su padre deposita la bandeja en el suelo
hablando entre dientes, «¡mirad!»
A poco más de un metro por encima de la cama, la forma luminosa de un
cuerpo flota como una nube de contornos imprecisos y de un blanco
lechoso. En su sencillez, en su misma insignificancia, ese instante tiene algo
de infinitamente hermoso. Lo experimentamos como una puerta que se
abre hacia un horizonte nuevo, dispuesto a recibir. Unidos en un mismo
silencio, observamos, pero para todos nosotros ya no hay en realidad
habitación. No hay más que una luz azulada que irradia de ese cuerpo que
ahora rodeamos y que parece expandirse en todos sentidos.
Cada segundo que transcurre nos inunda un poco más de su vida, nos
inunda un poco más de su conciencia que se dilata y nos engloba. No
podemos hacer otra cosa más que abandonarnos a ella, y una oleada de
amor total se sobrepone a las dudas, a los interrogantes, y en definitiva, a
todo el cortejo mental que acompaña al pensamiento analítico.
En un momento dado pero, ¿cuál?, no sabríamos decirlo, todo bascula.
Somos atrapados bruscamente por una fuerza, aspirados a un lugar en
donde reina el vacío absoluto...
Una sala espaciosa y blanca se perfila en torno a nosotros. Las aristas de las
paredes, las losas cuadradas y lisas de su suelo nacen progresivamente,
surgidas de una claridad que lo penetra todo. A lo largo de las altas ventanas
que se esbozan a continuación, extrañas cortinas de terciopelo rojo captan
nuestra mirada. Después, tras el segundo en que creímos haber abarcado
129

la totalidad de la atmósfera, un segundo después de que el primer


interrogante quisiera surgir, una gran mesa, toda de metal, aparece de
repente. En ella está echada una silueta femenina vestida con una larga
camisa blanca, y las curvas de su cuerpo hablan de embarazo. El silencio es
total, casi frío; solo espera y pregunta. En seguida comprendemos. La
evidencia está ahí, esa evidencia en la que nunca habíamos pensado: hemos
penetrado en el espacio mental de la joven dormida. Durante unos
instantes vivimos en su sueño, estamos junto a las imágenes proyectadas
por su inconsciente en alguna zona del astral terrestre, mundo maleable al
antojo de cada uno, universo en el que cada alma esculpe su luz..., o su no-
luz.
«¿Mamá?»
La voz un poco vacilante de nuestra amiga rompe de pronto el silencio y
casi logra sobresaltarnos.
Por toda respuesta, algunos pensamientos desordenados empiezan a llenar
la sala, anodinos, pueriles.
«¡Oh! ¡Esas cortinas rojas!... Tendré que descolgarlas y lavarlas... Tendré
que hacerlo antes de salir de aquí. No tengo mucho tiempo. El doctor me
ha dicho que me quedan dos meses para lavarlas. No sé si la pequeña tiene
prisa...»
«¿Mamá?»
Esta vez es un profundo suspiro lo que llena la sala y, a medida que se apaga,
la luz que lo impregna todo se tiñe alternativamente de amarillo y de azul.
«¡Mamá!», repite por tercera vez nuestra amiga, de la que únicamente
adivinamos su presencia a nuestro lado.
Ahora su tono se ha hecho casi autoritario, casi impaciente.
Entonces, como si el disparo de un gatillo hubiera puesto en marcha un
proceso, una silueta completa-mente blanca se incorpora sobre la mesa de
parto.
En el corazón del tiempo que se comprime, vemos en seguida a la joven
poner los pies en el suelo y después avanzar apaciblemente hacia nosotros.
Tiene la mirada de los que están disponibles, sencillamente prestos a
130

recibir. Rebeca o S..., ya no sabemos qué conviene decir, se precipita hacia


ella inmediatamente y le coge las dos manos como para no dejarla escapar
más.
«¿Sabes? ¡Tengo tantas cosas que decirte!...»
«Me lo figuraba..., por eso he venido... Sabes muy bien que mi enfermedad
es un pretexto para venir a tu encuentro más fácilmente. Ayúdame a
llevarte con-migo. Sé que sueño y quiero llevarme tu rostro con-migo.»
«No es mi rostro lo que quiero que conserves en ti, sino el sonido de mi voz
y el sentido de mis palabras y de mi presencia. Es para el equilibrio de
nosotras dos y también para el de papá. Permíteme que te hable
claramente junto a mis amigos.»
«Me parece que conozco a tus amigos», responde dulcemente la joven
mirándonos no obstante por primera vez. «No sé..., reconozco sus
colores...»
Rebeca sonríe, y algo se densifica entre nosotros. Tal vez es la calidad de la
luz... La joven ha debido de hacer huir de su conciencia la sala de grandes
losas blancas y colgaduras rojas, pues ahora vemos en torno a nosotros la
imagen de su propio salón con su gran sillón. Ahí parece todo igualmente
muy concreto, perfectamente conforme a la coherencia del espíritu que
modela su textura.
Sin esperar, nuestra amiga y su futura madre se han sentado en el suelo.
«Mamá..., quería decirte que no quiero nacer en el agua. No sé
exactamente por qué, pero no lo deseo.»
«¡Pero me han insistido tanto en que sería más suave para ti!...»
«Para otros, sin duda... El elemento líquido dispersa siempre un poco del
cuerpo vital y retrasa algunos minutos el descenso pleno de la conciencia.
Ignoro la razón de ello, pero es preciso que yo me acople rápidamente, lo
pide mi manera de ser. Si tú no te acuerdas, ya me las arreglaré yo. Durante
algún tiempo será preciso que domine una tendencia algo soñadora y el
contacto prolongado con el agua no me ayudará. Es preciso que yo sea
alguien totalmente encarnado, y muy rápidamente. Así, los diferentes
constituyentes del cuerpo etérico terminarán de tomar fácilmente su lugar
131

en mi organismo. De su estabilidad dependerán también mi autonomía y


mi voluntad.
»No quiero decir que los que nacen en el agua par-tan con cierta
desventaja..., no es eso. Para algunos, por el contrario, eso puede
permitirles situar desde el principio unos elementos de personalidad o,
simple-mente, de equilibrio físico que necesitarán. No hay regla absoluta,
mamá, ¡sólo hay que saber escuchar!»
«Pero, si yo no me escucho más que a mí misma..., pues me encantaba lo
de acogerte en el agua.»
«Bueno, no será grave. Ante todo tienes que comprender que si la armonía
no domina en ti cuando yo llegue, a mí me costará mucho preservar la paz
en mí misma, haya agua o no la haya. Quiero el bienestar de tu alma, por lo
demás..., tengo algunos deseos que no son más que deseos y ¡tengo
confianza!
»Hay una cosa, sin embargo, que te pido con más insistencia: no escojas un
lugar donde provoquen o adelanten mi nacimiento unas horas para
ajustarse a unos horarios que no tienen más finalidad que complacer al
personal médico. Una vez más, no será dramático, pero mi tercer y cuarto
plexo podrían sufrir por eso durante los dos o tres primeros años, haciendo
así mi sueño más difícil. Todas las sustancias químicas que se inyectan en
un cuerpo tienen una contrapartida sutil que actúa evidentemente sobre
los organismos que tienen su misma naturaleza vibratoria. No olvides que
todo vive y que la química se prolonga en el mundo vital.
»Si no hay dificultades fisiológicas que resolver, deja que la naturaleza haga
también su trabajo. Ella sabe cuándo debo venir y por qué en ese instante
concreto y no en otro.
»Cada parcela de lo que llaman «el tiempo que pasa», mamá, está en
estrecho contacto con la inteligencia de la materia. Ella le informa
constantemente y carga en su memoria las infinitas modificaciones que el
universo vive permanentemente. La luz que viene a alimentar nuestra alma,
como nuestras células, nunca es totalmente idéntica a sí misma. Segundo
tras segundo es renovada y se carga de otros aromas, como el viento que
sopla a través de las hojas y cuyo itinerario y fuerza se remodelan
continuamente.»
132

«¿De veras eres tú quien me enseña todo esto?»


«Hoy soy yo..., mañana me lo recordarás tú... En todo caso... ¡eso es lo que
te pido!»
«Nunca podré recordar todo esto...»
«Sabrás retransmitir su esencia. Y gracias a esa esencia que conservarás en
ti, desempeñarás tu papel sin poner obstáculos. Cuando se ha bebido en
una fuente, se retransmiten siempre sus sabores..., incluso sin saberlo.»
Se han escapado de nuestro corazón estas palabras de modo tan
espontáneo que nos sentimos un poco azorados por haber salido de la
reserva que, hasta el momento, habíamos creído oportuno guardar.
La joven madre eleva hacia nosotros una mirada profunda, una mirada que
busca su hilo conductor y que sondea... ¿Quién de nosotros no conserva en
el fondo de su memoria el recuerdo de esos rostros desconocidos, a veces
serenos, siempre enigmáticos, que se han cruzado con nosotros en el joyero
de algún sueño?
Nos dejan aromas y sabores que la conciencia re-chaza a menudo, pero que
mantienen secretamente su silencioso cultivo.
«Preserva el espíritu, si se te escapa la letra. Olvida en seguida esta misma
letra si sientes que ya sepulta el espíritu... Si hemos venido los tres, mamá,
es para que tu alma sea impregnada de una presencia más intensa de paz y
para que reciba una marca. No te informó de mis deseos y de sus razones
para que vayas numerándolos como desideratas y después los cumplas
como tales. Mi más caro deseo es que los experimentes tú misma, pues en
lo más profundo de tu experimentación sabrás qué será lo más acertado
para mí, para nosotras.
»Con la mayor parte de los padres se entra en con-tacto como contigo
ahora y en medio de la enorme cantidad de informaciones que se les da, se
les pide sobre todo que se impregnen bien de la mirada de su hijo, pues es
el vínculo fiel por el que la memoria, consciente o no, reconoce y lleva a
cabo su misión, y después ayuda a trazar el camino de vida.»
«¿Me has hablado ya de esa dirección hacia la que tendremos que dejarte
ir? Si es así, fíjate, ya la he olvidado...»
133

«Os he hablado de eso a los dos. Hay unas encrucijadas que están marcadas
en el fondo de vosotros, y sé que sabréis reconocerlas si vuestra vida no
intenta sobreponerse a la mía. A veces tendréis en ciertas impresiones, o
en algunas certezas, vivos reflejos de unos esquemas que habremos
esbozado todos juntos aquí.»
«¿Por qué dices «juntos»? Más bien me parece que escoges tu dirección tú
sola...»
«No la escojo más que en conformidad con lo que podremos y deberemos
vivir juntos. Os lo propongo para continuar nuestra historia común. Sin
embargo, siempre podréis aceptarlo o no. Yo os construiré a vosotros
mientras vosotros me construís a mí y, si sabemos conservar la huella de lo
que somos más allá de nuestro cuerpo, no edificaremos prisiones ni nos
pondremos collares de esclavo sino que aprenderemos juntos a hacer con
un mismo gesto borrón y cuenta nueva.»
«¿Tú sabes, pues, de qué estará hecho el mañana?»
La joven ha sentido la necesidad de levantarse al plantear esta pregunta y
su interrogante ha generado en el espacio una claridad amarillenta que
traiciona cierto miedo. Las paredes ilusorias del salón se han acercado,
espejos perfectos de un espacio mental que se comprime.
«No sé exactamente de qué estará hecho el «mañana»», prosigue Rebeca
con una voz sin matices. «Solamente me han enseñado de qué podríamos
hacerlo. Me han enseñado qué puertas se abrirían y cuáles se cerrarían con
candado. De hecho, me han instruido un poco más respecto al ritmo de la
vida terrestre y he visto en él una sucesión de necesidades ineluctables
entre las que se intercalaban oportunidades maravillosas.»
«¿Qué es lo ineluctable?»
«La transformación..., la transformación, mamá. La misma materia del
mundo en el que vamos a vivir juntas ha entrado en mutación. Ya no
obedece a las mismas leyes que en otro tiempo. El cuerpecito que tú ayudas
a dar forma en este preciso instante, no se conforma ya exactamente según
las reglas, en apariencia inquebrantables, de las generaciones precedentes.
Sus moléculas han adquirido algo más de agudeza y pueden ampliar sus
campos de combinación y de extensión. La materia es inteligente, te lo digo
de nuevo. Toma conciencia de sí misma al hilo de las eras. Las células
134

aprenden a pensar como el alma que las genera. Aprenden a amar si se las
invita a hacerlo. Cada una de ellas tiene que convertirse en un sol, allí donde
está situada. Es esa facultad de auto- conciencia de las células lo que
permitirá al mundo que se abre dar un salto hacia la Luz. Esto se traducirá
en una posibilidad mayor de regeneración de los tejidos, si nuestro mundo
interior sabe deshacerse de sus cadenas.
»Quiero decir que se nos dará una extraordinaria oportunidad de crecer,
incluso en el aspecto físico. Es preciso únicamente que nuestro corazón
siga... y haga suya esta nueva proposición de la Vida. Por eso, el feto que tú
abrigas y muchos que, como él, esperan su hora, tienen la posibilidad de
nacer ahora más conscientes que en el pasado, con el centro de su corazón
más dilatado.»
«Siento en el fondo de mí lo que representan esos centros. No tengo una
visión clara, pero me parece que tienen relación con un conocimiento muy
antiguo oculto por no sé qué caparazón.
»Hay algunas horas del día o de la noche en las que te adivino más presente
en el fondo de mí... ¿Qué crea, pues, todo eso? ¿La fuerza de tu conciencia
o la activación de esos centros?»
«Quizás los dos a la vez..., pero es cierto que, según los ritmos de la jornada,
los plexos de un feto se dilatan o se contraen y modifican en consecuencia
las relaciones de la madre con su hijo. Por lo tanto, no serviría de nada que
intentaras memorizar los detalles de ese reloj sutil; debes saber
simplemente que, cual-quiera que sea el momento del día o de la noche,
uno de los plexos de mi cuerpo que está acabando de formarse es siempre
como una puerta abierta ante ese mismo plexo de tu cuerpo. Hablo del
centro de nuestros dos corazones. Cuando desees comunicarme algo o, al
contrario, cuando esperes recibir algo de mí, utiliza ese itinerario
privilegiado entre nuestros dos seres.»
«Pero, ¿cómo?»
«¿Cómo? Pues... ¡sin plantearte demasiadas preguntas! Poniendo
sencillamente tu amor sobre tu pecho como si fuera una hermosa bola de
luz. Entonces, durante algunos instantes, no debes proyectar nada hacia mí,
ni siquiera tender tu voluntad. Dirígeme únicamente la palabra como si me
encontrara ya ahí, de pie ante ti, pues en realidad estaré ahí, llamada por
135

tu sinceridad. Allá de donde vengo he aprendido que la sencillez representa


siempre el camino más directo.»
Bruscamente, alrededor de nosotros, se imprimen unas rayas en la luz. El
salón y su gran sillón se disgregan como bajo el impacto del crujido de un
trueno que sentimos en el centro de nosotros mismos.
En las inmediaciones, en el espacio inmaculado que se ha impuesto, ya no
queda nada del sueño de la joven. Su espacio mental ha estallado, henos
aquí a los tres frente a nosotros mismos, intentando encontrar un nuevo
equilibrio. Pero las paredes de la habitación malva surgen otra vez de la
nada y vuelven a ocupar su puesto alrededor de nosotros, casi bajo
nosotros que nos creíamos clavados en algún punto impreciso del techo.
El crepúsculo lo ha invadido todo. Paralizada en una especie de
semiinconsciencia, la madre de Rebeca, con el ceño fruncido y la mirada un
poco extraviada, aparece de nuevo en el fondo de su cama. Lentamente, su
silueta intenta incorporarse y una mano sale de debajo del edredón para
buscar un interruptor en algún lugar de la mesita de noche.
En el fondo del pasillo, resuena una voz, fuerte, intempestiva, tosca. Por
intuición sabemos en seguida que se trata de la de un recadero y que a él
debemos ese brusco retorno a otra realidad.
Interiormente suspiramos..., hay como un sabor de inacabado.
El rostro de nuestra amiga pasa entonces ante el nuestro mientras sentimos
la presencia de su cuerpo tan menudo que parece buscar una protección.
Escapa de él como un suspiro.
«¡Qué vamos a hacer!... Continuaremos más tarde...»
Rebeca no tiene apenas tiempo de decir nada más. En el otro extremo del
apartamento ha sonado un portazo.
«¿Quién era?»
«Nada..., ¡un recadero que se ha equivocado de piso! ¿Te ha despertado?»
«Oye, no sé dónde estaba..., he tenido un sueño raro. Primero me
encontraba en una especie de maternidad y después, sin saber muy bien
cómo he ido, estaba en el salón, charlando. Es algo vago, pero había tres
personas que conocía y era un poco como si estuviera en la escuela, con
136

una niña que me hablaba sin parar. No me acuerdo de lo que decíamos,


pero era algo muy importante y casi tengo ganas de llorar..., como si
hubiera cerrado demasiado pronto un libro que contara un cuento
hermoso.
»Me pregunto verdaderamente si no es ella quien viene a verme», prosigue
la joven, poniéndose una mano sobre la forma redondeada de su cuerpo.
«¡No te rías!»
Fingiendo no haber oído a su esposa, el padre de Rebeca suelta de repente
con un vozarrón alegre:
«¡Bueno! Esta vez sí que quito este póster de la pared ¡Ya tengo esta playa
muy vista! Si mañana estás en pie, podríamos ir a buscar otra cosa.»
«¿Qué pasa, papá? ¿Qué pasa? Cada vez que hablas de este cuadro parece
que algo se retuerce en mí. Es rápido, pero hace daño. Siempre temo que
me vuelva a enviar lejos de aquí, lejos de vosotros...»
Nuestra amiga casi se ha agarrado al aura de su padre. Intenta fundirse en
la multitud de sus radiaciones, tal vez con la esperanza de hacerlas hablar y
extraer de ellas su antiguo secreto. Está presa de un sentimiento que raya
en la rebelión, contra el que sabemos que no podemos hacer nada, porque
no cederá al razonamiento. Lo alimenta una lógica propia que le
proporciona una fuerza casi visceral. Una lógica, ya no podemos dudarlo,
que un acontecimiento debió en otro tiempo incrustar profundamente en
la cadena de los átomos-germen. ¿Cuánto tiempo hará falta para poner al
desnudo sus mecanismos, para debilitar su trabazón y finalmente, aflojar el
resorte?
Mientras el cartel ha sido enrollado y abandonado en un rincón de la
habitación hemos observado cómo nuestra amiga se alejaba lentamente de
su padre, buscando en ella misma y en nuestra mirada una nueva energía.
«No es nada», termina por decir abandonándose por primera vez a nuestro
abrazo. «Algún día lo comprenderé... A veces me he preguntado si no haría
mejor encarnándome en un cuerpo de chico. ¡Sin duda a causa de sus
reacciones que no acabo de comprender!
«¿Podías, pues, elegir, S...?»
137

«Pude hacerlo en un momento dado. Mis amigos me lo notificaron


claramente, pero hay una fibra fe-menina de tal modo anclada en mi alma
que supe en seguida que, de ser así, me hubiera violentado a mí misma. No
es el objetivo, esa violencia que el cuerpo puede infligir al alma; en todo
caso, no es el mío. Algunos se ven forzados a veces a aceptarlas, pero yo
soy demasiado mujer para poder vivir armoniosamente una eventualidad
semejante, ¿no creéis?»
No encontramos más que la sonrisa, después la risa, para responder a esta
afirmación de nuestra amiga, y no hace falta más para distender los rasgos
de su rostro.
«Es verdad», dice, como para justificarse todavía un poco más, «un alma
tiene una polaridad muy precisa y ¡no siempre es fácil adoptar
momentáneamente otra!»
«¿Has vivido ya ese cambio de sexo en alguna existencia?»
«Todos la hemos vivido, no una vez, sino en numerosas ocasiones, podéis
estar seguros. En-el plano universal, eso corresponde a una ley de equilibrio
y de compensación..., como también nos ocurre el cambiar de raza, incluso
si una de ellas representa más especialmente nuestro puerto de amarre.
»He visto claramente, ahora, que hay algunas necesidades que no se
pueden soslayar. No sirve de nada filosofar largamente sobre su realidad o
su utilidad, pues encarnan la equidad total.
»Para no hablar más que de mí, sé pues lo he revivido interiormente que
hace muchísimo tiempo llevé una vida de mujer entre los pueblos del norte
durante la cual desprecié la naturaleza masculina. Y, como muchas de mis
compañeras en aquella época, abusé de mi posición y de mi poder en una
sociedad fundada sobre normas matriarcales. Ha tenido que pasar mucho
tiempo antes de que comprendiera la sencilla sensatez de la
complementariedad..., y yo no soy un caso aislado.»
«Suponemos que únicamente la reflexión no ha bastado para reequilibrar
el fiel de la balanza.»
«Evidentemente. En varias ocasiones, la vida me ha pedido tomar un
cuerpo de hombre con el fin de aceptar sus reacciones y apreciar también
la dignidad del mismo. La primera de esas existencias en realidad me fue
138

impuesta por unos guías de luz. Su motivación y su voluntad eran justas. Se


presentaban únicamente como intermediarios o intérpretes de la Ley
universal, pero mi alma estaba ciega en ese aspecto y rehusé el cambio de
estado que necesitaba experimentar. Por eso, durante toda una vida,
provista de un cuerpo de hombre y de una conciencia que, de entrada,
había rechazado adoptar un comportamiento masculino, viví las
dificultades de la homosexualidad.
>>Desde luego, no todas las encarnaciones de ese tipo tienen unos orígenes
de la misma naturaleza, pero esto representa un ejemplo suficientemente
expresivo, creo.»
«El centro del problema, S..., ¿no procede siempre de esa antigua idea de
«rechazo» que todos tendemos a reproducir?»
«Eso es lo que me han enseñado y que recuerdo por haberlo vivido en mi
carne. Ese rechazo obstinado de un cuerpo masculino me forzó, después de
esa existencia que acabo de mencionar, a renovar la experiencia. Esa vez,
mi orgullo me llevó al extremo opuesto. Mi visión de los hombres aparecía
todavía tan falseada y llena de «a prioris» que, con el fin de encarnarme
todavía más, reproduje en mí lo que imaginaba ser patrimonio inherente al
sexo masculino. Quiero decir que me fabriqué una vida de pequeño señor
campesino que humillaba a las mujeres y abusaba de ellas a menudo.
«¿Sabéis, amigos míos, cómo llegué al término de esa dificultad?
Aceptando, después de varios rodeos, una existencia de resignación en el
harén de un sultán. Al principio de esa vida, era un castigo que quería
infligirme a mí misma y, sin duda, no hubiera encontrado más que
frustraciones y humillaciones estériles si unos guías de luz no hubieran
provocado ciertos encuentros capaces de desactivar en mí toda idea de
rencor.
«Ahora creo que el verdadero descubrimiento de mí misma y de la bondad
de la Vida data de un estado de comprensión que brotó en mí precisamente
al final de esa existencia;
»He aquí la historia resumida y, en definitiva, totalmente corriente de un
alma también totalmente corriente a la búsqueda del equilibrio de las
polaridades. Relatadla si creéis que puede ayudar a algunos... Ahora, para
volver al presente y a lo que me une a mi padre, es distinto.
139

«Si bien no quiero echar abajo algunas puertas, tampoco quiero volver a
cerrarlas, lo que hubiera sido el caso intentando tomar un cuerpo
masculino. Algo muy fuerte me lo indica.»
En la habitación de los padres de Rebeca, la vida nocturna se ha organizado
poco a poco. Con las mejillas todavía arreboladas por la fiebre, la madre de
nuestra amiga bebe a pequeños sorbos una taza de caldo mientras su
compañero se ha sentado al borde de la cama con aspecto fatigado pero
satisfecho recorre maquinalmente con el dedo índice uno de los dibujos del
edredón.
«En realidad», se aventura a decir, «estoy muy contento de que la ecografía
haya previsto que sea una niña...»
«Porque... ¿tú crees verdaderamente que es la ecografía la que lo ha
previsto?»
Mientras sus padres bromean y se sonríen mutua-mente, Rebeca se ha
alejado poco a poco de nosotros para acurrucarse en alguna parte de la
habitación, allí donde, entre sus dos auras, acaba de nacer cierta calidad de
paz, cierta pureza de luz.
¿Qué otra cosa podemos hacer sino desaparecer?
Más allá de las tierras y del océano hay dos cuerpos que nos esperan y a los
que tenemos que unirnos para transcribir... este séptimo peldaño.
Capítulo VIII
Mayo
Bogamos hacia el centro de una esfera de luz amarilla... atraídos a su dulce
y fresca sustancia por el mismo aliento, la misma confianza que siempre nos
han unido a la que ya no es Rebeca. Su materia es extrañamente viva,
perfectamente, tangible casi maleable: hace pensar al mismo tiempo en un
espacio cerrado, totalmente circunscrito por la fuerza que lo genera, pero
al mismo tiempo paradójicamente ilimitado o, al menos, extensible hasta el
infinito.
Por ella circulan algunas corrientes, como unas olas, sobre cuyas crestas
captamos retazos de palabras y unas imágenes furtivas tan frágiles como
barquitos de papel. Según una orquestación misteriosa, esa luz, esas
140

palabras, esas imágenes, desprenden en conjunto un olor o más bien un


perfume que nos resulta familiar.
Sin duda estamos «en su casa», pues esta materia envolvente se parece
demasiado a la pantalla de sus pensamientos. Casi nos atreveríamos a decir
que, después de estos meses de intensa comunión, reconoceríamos casi
instintivamente su textura. «Dime lo que piensas y te diré...» La esfera
mental de un ser, esa especie de huella digital de su alma, es única. ¡Y habla
como un libro abierto!
«¿Estáis ahí?... Os noto tan cerca... Permitidme que no abra todavía los ojos.
Necesito quedarme todavía así..., un poco..., en el vientre de mi madre.
Quisiera una vez más detener el tiempo, frenar el flujo de mis pensamientos
para visitar mejor el cuerpo y la tierra que me acogen.»
Sonreímos interiormente y enmudecemos respetuosos ante el crisol al que
tenemos acceso.
Lentamente, y como si hubiéramos franqueado un nuevo umbral dentro de
nosotros, oímos en este océano de luz el latido de un corazón. Adivinamos
por ello que nuestras propias vibraciones nos han acercado a la Tierra.
Presentimos también que en seguida sentiremos en nuestro ser la dulce
cadencia de un flujo sanguíneo.
Tras analizar la situación, algo nos dice que estamos en el aura mental de
nuestra amiga, la cual engloba a su vez la de su madre a fin de recubrirla
con su paz. Lo que así se expresa no es una voluntad, sino una necesidad de
vacuidad a la que también nosotros nos abandonamos durante unos
momentos. Después, como una campanita, la voz de S... comienza a tañer
de nuevo, mientras la luz comienza a agitarse a nuestro alrededor y
emprende una danza tranquila.
«Procuro estar aquí más y más», dice. «Es como si mi cuerpo se pareciera a
un apartamento por el que estoy aprendiendo a desplazarme. Algunas
habitaciones todavía me son desconocidas pero una tras otra,
tranquilamente, me van abriendo sus puertas. Donde menos estoy es en los
largos corredores de las piernas y de los pies...»
«S..., ¿puedes decirnos...?»
141

«Sí, quisiera deciros que ahora os veo, o más bien que adivino vuestro
contorno igual que percibo claramente la silueta de mamá. Estáis en mí,
todos vosotros estáis en mí, lo mismo que ese mundo que voy a intentar
amar.
»Hace poco tiempo que sé esto... Quiero decir... que he comprendido que
la calidad de mi amor y de mi paz puede expandir la radiación de mis
cuerpos sutiles hasta englobar el de mi madre... y, algunas veces, también
el de aquellos a quienes amo. Por eso es por lo que ahora precisamente
todos vosotros estáis en mí o, al menos, en ese campo de fuerza que mi
mente y mi corazón han conseguido crear juntos.
»No, veo lo que estáis pensando... no soy excepcional. Ahora sé que en el
octavo mes de gestación se le ofrece al alma que viene la posibilidad de
apartar un nuevo velo y de renacer más a sí misma tomando conciencia de
su propio potencial de riqueza. También sé ahora que, dilatando mi aura
más allá de la de mi madre, puedo comunicar con ella de una manera
distinta y más duradera que a través de su sueño.
»Así, lo que en boca de mamá se llama impresión o intuición no es otra cosa
que comunicación...»
«¿Nos ocurre lo mismo a cada uno de nosotros? ¿Ocurre en cada familia?»
«A todos se nos ofrece esa posibilidad. El realizarlo es una cuestión de
apertura de corazón, de claridad de conciencia.
»Así, amigos míos, esa sensación de unidad que siente con frecuencia la
madre (y por desgracia más raramente el padre con el niño que se prepara
a nacer), no se explica sólo en el plano visceral o biológico, sino que es el
resultado de una interpenetración de las auras y más concretamente de las
auras mentales. En este mismo momento, si mamá está encinta de mi
cuerpo, yo me siento psíquicamente encinta de una parte de ella..., por
cuanto una parte de mi propia energía circula por ella.
»Es un equilibrio que hay que crear, y que, después, hay que mantener no
solamente hasta el nacimiento, sino incluso durante algunos años después,
ya que incide en el propio metabolismo.»
142

«¿Te cuesta hablarnos de todo esto? Comprendemos muy bien que


necesites un poco de paz y que prefieras disfrutar sencillamente del
momento presente.»
«Mentiría si os dijera que me resulta fácil comunicaros todo esto. Desde
luego me resultaría más fácil pasarlo por alto, pero no he olvidado en
ningún momento que me he comprometido a hablar para los que ven la
vida de modo distinto a como si fuera un sabio que encadena reacciones
químicas y eléctricas. Y además, tal vez sin saberlo, vosotros me ayudáis.
Este trabajo actúa en mí con la fuerza de un sol que me obliga a madurar
más intensamente. Estáis trabajando en mí al hacerme encarar mis propias
tempestades y hasta la menor de mis metamorfosis.
»Lo que más me ayuda, ¿sabéis?, es esa necesidad que se me ha impuesto
de expresarme de manera adulta. Desde que la noción de tiempo terrestre
ha empezado de nuevo a depositar intensamente su huella en mi ser, es
decir, realmente desde el sexto mes, la estrechez de mi cuerpo físico me
sugiere unas actitudes mentales que a veces me indignan y, en cualquier
caso, me provocan accesos de cólera.
»En efecto, cuanto más pesa mi cuerpo, tanto más tiempo estoy en él y más
me siento atrapada por unos periodos de embotamiento... cerebral, o más
bien de pereza intelectual. Y, si no fuera porque me lo exige la obligación,
la atracción de la Tierra me haría más vegetativa de lo que yo desearía. Sé
que es una ley general impuesta por el nivel vibratorio del planeta, pero
también sé que no es un fenómeno ineluctable.
»He comprendido claramente que el despertar puede ser activado. Me
gustaría que todos los padres tomaran conciencia de esto para que
cambiara un poco su actitud durante y después del embarazo...»
«¿En qué debe cambiar?»
Nuestra amiga no responde inmediatamente a la pregunta. Adivinamos en
su presencia, que nos envuelve, cierto malestar, cierta ironía, pero, sobre
todo, el deseo de ser bien comprendida, de encontrar las palabras
adecuadas.
«Hay que... ¡Hay que dejar de infantilizar a los que vienen! Hay que dirigirse
a ellos con palabras que sean palabras y frases que parezcan frases; y
además, con una grandeza de espíritu que no se transforme en tentativa de
143

anexión de su personalidad de recién nacido. Quiero decir que son unos


verdaderos adultos que regresan hacia otros adultos, y los padres deben
mantener abierta su conciencia dejando de dirigirse a ellos con unos
términos y unas ideas deformadas, atrofiadas.
»Si no lo hacen así, creedme, les saturan la conciencia de somníferos. No
quiero decir que comprendamos todo el mundo terrestre cuando estamos
en el vientre de nuestra madre o cuando nos estrecha entre sus brazos las
primeras veces. Intento únicamente sugerir el hecho de que observamos y
comprendemos mucho más de lo que parece, y anegarnos solamente con
dulces trinos es forzarnos a retroceder. Hay que ofrecer ternura... sin
olvidar una semilla de inteligencia. Tenemos sed de amor y de leche, pero
también tenemos sed de crecer.
»Antes de llegar a vosotros, vi algunas imágenes de padres que hablaban a
su futuro hijo de metafísica, y otros que daban largos y sabios discursos a
su recién nacido. No deseamos esas posturas extremas y, en cierta manera,
ingenuas. Yo deseo únicamente que mis padres, y todos los padres, se
dirijan a sus hijos con conceptos y palabras sencillas, pero con significado.
Si no es ése el caso, las formas-pensamiento que se desprenden de ellos, y
que con frecuencia son formas-pensamiento de desorden e infantilismo,
pronto ahogarán las del recién nacido que tienen entre sus brazos.
»¿ Verdaderamente es tan difícil encontrar el término medio? Cuando
nacemos a la Tierra no necesitamos ni una luz deslumbrante ni una
oscuridad tranquilizadora.
»Las formas-pensamiento salidas de la irradiación mental de los padres
reemplazan fácilmente a las del bebé cuya aura presenta pocas defensas.
Desde ese momento actúan, bien como tapaderas de plomo y propiciando
la pérdida de estructuras, bien como fermento y agente pacificador. Con
mucha frecuencia, por desgracia, los padres ahogan la irradiación mental
de su hijo desde los primeros momentos, pues no ven en él una
individualidad que hay que canalizar y respetar, sino una materia a modelar
que les pertenece íntegramente. Mis amigos me enseñaron que ciertos
retrasos en el desarrollo del plexo laríngeo se explican por esto; también
recuerdo haberles oído decir que tal actitud errónea hacía más lento el
ajuste de los cuerpos sutiles al cuerpo físico. Reconoced que, para poner en
144

práctica todo esto, no hacen falta conocimientos extraordinarios, sino que


basta la sencilla lógica del sentido común.»
S... se hunde de nuevo en un silencio que sabemos indispensable. Es para
ella como la bocanada de aire puro con la que sueña el buceador. Eso al
menos nos ha parecido percibir a su contacto, y también por el esfuerzo
que empezaba a traslucir su voz.
En el corazón de nuestro océano de luz amarilla, únicamente llega hasta
nosotros el latido regular de un corazón que hace presente en nuestra
conciencia la realidad de un universo físico. Es un punto de referencia que
no queremos perder. S... lo ha adivinado. En seguida murmura:
«Sí, es mi corazón lo que estáis oyendo. La comunicación entre los diversos
cuerpos del que va a nacer es tan fluida que, en realidad, forman una unidad
global. Es a partir del nacimiento cuando todo empezará a separarse, a
compartimentarse.»
«¿No vives esa división en compartimentos como una limitación o como un
retroceso?»
La luz en la que estamos inmersos se hace de pronto acidulada y durante
un instante empiezan a atravesarla unas rayas de color indefinido.
«¡Oh!... Debería deciros que sí..., porque es así como lo siento. No obstante,
sé que en realidad la respuesta es que no. No hay retroceso. De hecho, la
relativa división que se establece entre los distintos cuerpos en el momento
del nacimiento se debe contemplar como una cerradura de seguridad a fin
de que las múltiples percepciones y la sensibilidad general del ser no esté
en carne viva. Todo el itinerario de la vida y el aprendizaje de la sabiduría
consisten precisamente en restablecer progresivamente de modo
equilibrado esa fluidez entre los diversos niveles de la Vida.
»Y el caso es amigos míos, que en el umbral del nuevo cuerpo que se me
ofrece, veo más que nunca esa Vida como una serie de pérdidas..., o más
bien como un modo de enfocar la noción de pérdida. Pérdida de todo lo
que no somos verdaderamente nosotros mismos. Abandono de los miedos,
desmoronamiento de las zonas prohibidas, desprendimiento de la
máscara.»
145

«Hablas de miedo... ¿Lo sientes todavía, ahora que tu cuerpo está


preparado para lanzar su primer grito?»
«Si no lo sintiera, podría fácilmente tomar posesión de ese corredor un
poco frío que son mis piernas. El que conserva el temor de arraigarse en la
carne tiene siempre dificultad en habitar esa parte de su cuerpo.
¿Comprendéis ahora la razón de ciertos problemas de circulación
sanguínea?
»Todos tenemos el título de maestros en el arte de la autocensura y de la
auto asfixia.»
«Tú estabas sin embargo contenta de vestir un nuevo traje, de tomar otra
identidad.»
«Y sigo estándolo... Pero continúo teniendo el ligero temor de no estar a la
altura de lo que mi maldito ego se ha fijado como objetivo. ¡Me quedan
apenas cuatro semanas para dominar esto! Después, será más difícil de
desarraigar.»
«Para dominar esto, desde luego que no..., ¡para perderlo, sí!»
A modo de respuesta, S... prorrumpe en una risa cristalina, casi pueril, y que
contrasta con la madurez de sus palabras.
«¡Apenas un mes para desactivar un gran «yo»!», añade con el mismo
impulso alegre, mientras en la claridad que nos une, grandes fumarolas de
color rosa dibujan un fugaz arabesco.
«¡No os podéis imaginar de qué simientes nos sembramos a nosotros
mismos mientras se está formando nuestro cuerpo!
»Escuchad... Mi última existencia en la Tierra acabó a causa de una
enfermedad que me consumió el hígado en poco tiempo. En aquella época,
durante mis últimas semanas, alimenté en mí una auténtica desesperación
frente a la inexistencia de un remedio apropiado. He revivido todo esto
hace poco, cuando creía haberlo olvidado. El átomo-germen de mi cuerpo
emocional ha sido el motor de tal reminiscencia bajo la acción de una
especie de examen de conciencia, sin duda excesivo, que me he impuesto.
Al hacer renacer en mí el temor a una debilidad hepática he permitido la
implantación en mi cuerpo físico de una pequeña mancha que aparecerá
incluso en la piel, exactamente en la zona del hígado.
146

»En seguida noté los picores que lo anunciaban. Desconozco por completo
si esa mancha será permanente o si, por el contrario, se borrará
rápidamente, pero sé que dependerá de cierto «abandono» y de una
confianza que tendré que desarrollar sobre todo en los primeros
momentos. Os hablo de este fenómeno porque ilustra un mecanismo
corriente y explica la mayoría de las manchas que aparecen sobre la piel de
un ser al nacer.»
«Resulta un poco sorprendente oírte pronunciar la palabra «abandono» en
una situación semejante. ¿Puede esperarse el «abandono» por parte de un
bebé? ¿Acaso puede dominar sus temores o ansiedades?»
«Puede hacerlo perfectamente pues, en la mayoría de los casos, según me
han dicho, permanecen en él al menos durante varios meses algunas
briznas de recuerdos muy concretos. El papel de los padres es entonces
particularmente importante, no solamente por el contenido de las palabras
que les dirigen, sino también y sobre todo por la autenticidad del amor que
se desprende de ellos. El recién nacido percibe el amor, el verdadero amor
(no esa especie de regateo afectivo al que ridículamente se da el mismo
nombre) que se desprende de un ser en forma de unas llamas de color rosa
muy especial, aureolado a veces de color naranja.
»¡No se puede mentir al que acaba de nacer! No son las palabras lo que
comprende aun cuando pueda haber asimilado algunas en el aura de sus
padres sino las vibraciones íntimas de todo lo que le rodea.»
Mientras nuestra amiga acaba de desgranar estas palabras con especial
cuidado, la nube infinita de luz amarilla en la que todavía estamos inmersos
comienza una lenta metamorfosis. Vivimos en ella unos minutos como en
el seno de una bruma a la que disipa un viento ligero, incapaces de situar el
cuerpo de nuestra conciencia y de fijarlo a alguna referencia tangible.
Seguimos contentándonos con existir, mientras todo está en movimiento y
una vida secreta se desarrolla en el espacio que nos envuelve.
Una fuerza tira de nosotros ligeramente hacia atrás..., después todo es
blanco y cálido como un mullido capullo.
«Es el nido de mi alma», murmura una voz infantil. «Ahora ya no salgo de
aquí más que para ir al encuentro de mamá.»
147

A poca distancia de nosotros, en algún lugar del «capullo», una niñita


desnuda está sentada en el «suelo». Sus ojos nos parecen
desmesuradamente grandes, asombrosamente abiertos, y nos observan
con una intensidad casi turbadora.
«¿Eres tú, S...?»
Pregunta absurda, pero que no hemos podido evitar y a la que la pequeña
presencia responde simplemente con una amplia sonrisa.
¿Cuánto tiempo pasamos así, contemplándonos mutuamente? No
sabríamos decirlo, pero hay sin duda algo emocionante que se expresa a
través de ese mudo contacto. No sabríamos ponerle nombre a la fuerza que
lo impregna, pues hay una fuerza, y eso es lo que cuenta, que habla de luz
y de complicidad.
«¿Cómo franquear la cámara de descompresión sin despojarse de lo
superfluo?», murmura quedamente la pequeña forma con un tono algo
jocoso. «Entre la anciana que se dispone a morir y la niñita que se prepara
a nacer hay tan poca diferencia...
»Vejez, juventud... Cuanto más voy hacia vosotros ¡menos sé lo que eso
significa! Y puedo deciros que todos los recién nacidos llevan lo mismo en
su corazón. Es una extraña mezcla de esperanza y de frustración, de
pesares, de alegrías e impaciencias.
»A veces, cuando mi cuerpo se agita involuntaria-mente en el vientre de mi
madre bajo el impulso de elementos que consuman su matrimonio, quisiera
empujar la puerta para acabar de una vez. Curiosamente, en esos
momentos tengo ganas de aprender de nuevo a respirar algo distinto de la
luz. Entonces hay como un soplo interior que me dice: «no, no». Sé que
podría no tenerlo en cuenta y precipitar mi venida, pues el libre albedrío
nos ha sido dado hasta ese punto, pero también sé que sin razones
imperiosas, mi decisión no sería correcta.»
«¿Quieres decir, S..., que sabes el día y hora exactos de tu venida?...»
«¡Claro! Pero eso no tiene nada de extraordinario.
Nos ocurre a todos cuando nos disponemos a nacer, salvo que se viva el
proceso de manera particularmente inconsciente. Son grandes seres
quienes nos guían y deciden todo esto, pues salvo algunas intuiciones muy
148

intensas e irrazonables, no manifestamos una visión de las cosas lo


suficientemente amplia como para tomar nosotros mismos una resolución
acertada.»
Nuestra amiga ha pronunciado esas palabras con una especie de nostalgia
no disimulada y, al mismo tiempo, nos hundimos en la inmensidad luminosa
de su mirada. A decir verdad, preferimos abandonarnos a ella totalmente,
casi perdernos en ella y olvidar el universo casi informal que nos rodea, pues
el sentimiento que ahora experimentamos frente a S... es absolutamente
extraño. Nace de ese contraste increíble entre un cuerpecito delicado, en
apariencia tan frágil, y un pensamiento tan juicioso.
La mirada de S... es el testigo cabal de la madurez de su alma y de la plenitud
de su corazón. He ahí por qué en ese instante no buscamos otro horizonte.
«¿Y quiénes son esos grandes seres de los que hablas?»
«¡Oh!... Yo no los he visto más que una vez... y fue al principio de la época
en la que supe que tenía que volver. Son distintos de los amigos que me
guiaron en el camino de retorno. Si os los describiera, ¡tal vez haría reír
mucho a través de las páginas que vais a redactar! De hecho, ¡tendría que
utilizar unas palabras que les harían parecerse ingenuamente a la idea que
se hacen en la Tierra de los ángeles! Lo son, si queréis, pero, por lo que a mí
respecta, prefiero no utilizar ese vocabulario pueril de compartimentos
estancos. Digamos más bien, en líneas generales, que son seres cuyo cuerpo
es pura luz y que desean comportarse con nosotros como hermanos o
hermanas mayores... ¡precisamente porque su alma está más abierta que
la nuestra y más cerca del Sol!
»Los que se presentaron a mí no me dirigieron una sola palabra, pero sólo
la ola de amor con la que me acariciaron depositó en mi conciencia una
especie de reloj interno muy preciso que tengo que respetar con toda
humildad.
»Lo que os puedo decir es que naceré bajo idéntico signo zodiacal que el
del momento de mi última muerte. Ocurre lo mismo con cada uno de
nosotros, pues para todos continúa la misma «historia», incluso si de un
capítulo a otro invertimos los papeles. Por lo que respecta a esos grandes
seres de luz, también puedo deciros que no proceden del mundo de las
149

almas... Bueno, tal vez de las fronteras de éste con el Sol que respira más
allá.
»En todo caso, lo que recibí de ellos en un abrir y cerrar de ojos me dejó
también un poco encogido el corazón. No era tristeza, nada de eso. Era un
sentimiento más bien parecido a la alegría, la alegría confusa de haber
encontrado en cierta manera el sabor de un horizonte que conocía desde
siempre pero que no acababa de concretar.»
El océano de los ojos de nuestra amiga está chispeante y comprendemos
que desea abordar un tema que esperaba pacientemente su hora.
Termina por sugerírnoslo a través de una risa infantil que nos desarma...,
después se hace un profundo silencio, el tiempo de una inspiración, de un
retorno a nosotros mismos.
«No sé cómo deciros... Quisiera volver a hablar de la idea de Dios, pues
ahora tengo demasiado miedo de lo que significa en el lenguaje de los
hombres. Se ha convertido en un arma para el sectarismo y el fanatismo,
en un pretexto para levantar barreras. Evidentemente, y no temo clamarlo
de nuevo, creo en Dios, pero no ciertamente en ese dios humanoide
limitado y limitador que han imaginado la mayor parte de los habitantes de
la Tierra. En el mundo del que vengo he comenzado a enfocar más de cerca
la noción de Dios, no puede definirse por un nombre, ni siquiera por una
frase. Es una increíble y conmovedora energía de amor que puede
manifestarse a través de la cosa más ínfima existente en el universo. Es
también como una consciencia que lo impregna todo y en la que nacemos
y crecemos. Finalmente es, lo sé en el fondo de mí misma, absolutamente
indisociable de todos nosotros. Prefiero no darle nombre para continuar
viéndolo en todo y en todos. Podéis llamar a esto deísmo o panteísmo, no
tiene importancia, de todos modos es una visión que engendra felicidad en
mi corazón, y... ¿no es la felicidad el fin de toda vida?
»Eso en cuanto a mí..., eso en cuanto a los que eran y siguen siendo mis
amigos en el mundo del que vengo, pero desde luego hay algunas esferas
de existencia en las que tal concepto es mucho más estrecho. Lo que me
parece importante señalar es que nunca, en los universos llamados
inmateriales, ningún guía nos impone una visión estricta de Dios. El ateísmo
es admitido y respetado como un estadio inevitable, a veces indispensable,
en el camino de la toma de conciencia. Lo que vosotros llamáis «muerte»
150

no descorre bruscamente todos los velos. Cada uno avanza al ritmo que le
marca su entereza y su libre albedrío. Hay que saber que un alma que
regresa a la materia puede escoger el ateísmo deliberadamente..., a veces
para contrarrestar un exceso contrario vivido anteriormente. Me he
enterado de que cierto misticismo inmoderado podría conducir a
semejante toma de posición. Un alma necesita con frecuencia experimentar
los extremos antes de encontrar su punto de equilibrio. Hay tantos casos
posibles como individuos, pero sería injusto hablar de la mayor o menor
madurez de un alma por el simple hecho de que sea creyente o ateo. Lo que
importa es la luz de su corazón y no su filosofía o su religiosidad.
»Tengo una amiga, una amiga muy querida que en este momento está
tomando un cuerpo en la Tierra. Es su deseo rechazar toda noción de Dios.
Necesita experimentar durante algún tiempo esa visión del mundo, pues en
una existencia precedente no admitía las razones que pudieran llevar a
considerar la vida bajo un ángulo diferente del suyo. ¿Os dais cuenta? Va a
combatir en sí misma la intolerancia.»
«¿Sabes si algunas almas se encarnan con una voluntad deliberada de
fanatismo religioso o de otro tipo?»
«Por lo que he visto, nunca se encarna nadie con una voluntad de
fanatismo. Los que viven esto, sufren sus incomprensiones y sus impulsos...,
pero no los programan. Me han explicado el fanatismo como un patinazo
del ego que teme lo que no conoce y no puede discernir. En último término,
resulta de la concepción errónea de un ideal vivido como un punto de
amarre absoluto de ese ego frente a su propia necesidad de sentirse
tranquilizado...»
Al llegar a este estadio de su explicación, nuestra amiga se interrumpe de
pronto. La fina silueta de la niña ocupa de nuevo totalmente nuestro campo
de visión. Parece que ha captado algo y que ese algo le impone un repliegue
sobre sí misma. Con una lentitud y delicadeza extremas, vemos curvarse su
espina dorsal y su frente alcanza las rodillas que se apoyan en el «suelo»
blanquecino. Desde lo más profundo de su mutismo y en esa actitud casi
fetal, S... nos transmite unas imágenes de espirales color azul cobalto que
parecen querer absorbernos.
«Me llaman», susurra finalmente... «Los dos están pensando en mí con toda
la pureza de su corazón... Es como si me llamaran. Sus almas unidas generan
151

esas espirales que penetran en mi espacio mental. Mirad, mirad cómo me


envuelven y me invitan a seguirlas. Así es como los padres abren una puerta,
trazan una vía al ser que esperan. Basta comulgar en un mismo aliento y
alimentar una misma esperanza para tender mil brazos de luz al alma que
está de regreso.
»Lo que os estoy diciendo no son simples palabras. Es una fuerza muy
concreta en el mundo en el que estamos los tres.
»Este instante me hace pensar en el momento en que mis padres me
concibieron físicamente. Yo ignoraba entonces muchas cosas de las que os
he hablado pero recuerdo haber visto venir hacia mí con la rapidez de un
relámpago, un rayo de luz inmaculada, tan sólido, tan palpable, tan amplio,
que tuve ganas de precipitarme hacia él como si hubiera sido la más
hermosa escalera del mundo.»
«¿Ocurre siempre así cada vez que un niño es deseado o, al menos,
concebido con un amor real?»
«Sí, sí... No es tanto el que sea deseado lo que hace la belleza de la vía que
se abre ante él, ¡sino la pureza del amor! ¡Esa es la verdadera llave, la llave
maestra!»
Mientras las espirales de luz azul permanecen y se intensifican, sentimos la
necesidad de callarnos.
20 6
Nuestra amiga se ha acurrucado suavemente. Parece dormitar, pero no hay
tal; sabemos, por el contrario, que la conciencia que la anima se mantienen
totalmente despierta.
Luego, de repente, mientras el tiempo se paraliza, se infiltra con fuerza en
nuestro espíritu la imagen fugitiva de una playa de arena fina.
Al mismo tiempo sentimos que el cuerpecito que todavía está frente a
nosotros se ha sobresaltado. Como en un suspiro... aparece ahora a dos
pasos de nuestros cuerpos luminosos, con los ojos más abiertos que nunca.
Su extraña limpidez traza un surco hasta nuestro corazón... un surco que
vacila entre la risa y las lágrimas.
«Tengo que deciros...»
152

Los labios de S... no se mueven. Sus palabras resuenan en nosotros, viven


en nosotros y nos otorgan su esencia más que lo hayan hecho nunca.
«Tengo que deciros... Tengo que hablaros todavía de una playa, y entonces
habré desatado ya todos los nudos que hay dentro de mí. No puedo tomar
un cuerpo de carne sin haber compartido con vosotros este recuerdo. Es un
viejo, muy viejo baúl que tengo que vaciar.
»¿Sabéis?... Hace poco tiempo que he encontrado ese baúl de los
recuerdos. Lo había escondido muy bien. No en el desván, sino en lo más
oscuro del sótano, allí por donde a nadie le gusta rondar porque se
encuentra a ras de sus angustias.
»Franqueé ese paso apenas nos hubimos separado tras nuestro último
encuentro. Fue el gesto de mi padre al quitar una foto de la pared lo que
desencadenó el proceso. Su reacción fue el detonante que yo estaba
esperando incluso sin saberlo. Observando con qué fuerza persistía en mí
su gesto, tuve la brusca sensación de que había una trampilla bajo mis pies.
Así que me agaché, la levanté y me hundí en el suelo, en mi propio suelo. Vi
que era una cuestión de humildad.
»En el fondo de mí, allá lejos en la memoria... había una playa y unas olas
cálidas venían a lamer la arena. Sentí el sol que, como un buril, me esculpía
la piel y reconocí en mis labios el sabor de la sal. Un ligero viento mezclaba
mis cabellos. Metida en mi ropa negra, me dolían los ojos y me burlaba de
un hombre vestido con una túnica corta, escarlata. Estaba ante mí, con aire
triste y fatigado, con los brazos caídos.
»No sé por qué me burlaba de él, pero seguí haciéndolo durante mucho
rato. Hasta que, en un momento dado, vi que explotaba su mirada; se echó
sobre mí y caímos los dos al agua... Las olas me cubrieron y noté el sabor de
su espuma. Después, fue terrible. El hombre intentó abusar de mí y yo me
resistí mientras pude, golpeada por el agua viscosa, con la boca llena de
arena. Por fin pude huir, ebria de libertad... y, mientras corría, volví la
cabeza. En la playa estaba la silueta de un hombre que, con la frente contra
el suelo, lloraba...
»Hoy, ese hombre es mi padre. Papá es ese hombre cuyo amor fue para mí
un día, en otro tiempo, objeto de burla.
153

»En el momento en que reviví todo eso, creí que no tendría el valor de
volver. ¡Todo parecía tan terriblemente inscrito en mis células! Y después,
bruscamente, cuando cesaron las imágenes y me vi de nuevo traída a mi
conciencia presente, la angustia huyó con la prontitud con que una bandada
de pájaros se dispersa en el cielo. Acababa de abandonar mi equipaje,
estúpida amalgama de culpabilidad y de rencor. No sé si podéis imaginar la
dicha que he sentido desde entonces. Me ha inundado totalmente,
mientras en el corazón sólo tenía una palabra: perdón... Perdón hacia mí
misma, perdón hacia ese hombre que, a partir de ese momento, se ha
convertido en mi padre más plenamente.»
«¿Crees que se te ha concedido el ser consciente de todo esto para que lo
recuerdes en tu vida futura?»
S... sonríe tranquilamente; luego levanta sus ojos hacia nosotros como para
estrecharnos entre sus brazos.
«No, claro... y es mejor así. Ese fardo que he dejado tras de mí es como un
regalo que me he hecho a mí misma, al final de mi abandono. ¡A menos que
sea... Dios quien me haya hecho ese obsequio!
»Dentro de algunas semanas, cuando mi cuerpo haya tocado la tierra más
densa, se correrá un velo sobre ese recuerdo, y yo olvidaré quién soy y de
dónde vengo. ¡No hay que interpretar mal las cosas! Yo no seré más que
una niña libre de admirar a su padre..., tanto más libre cuanto que habrá
sido aflojado un resorte.
»¿Sabéis? Cada segundo que pasa valoro más la dicha de haber podido
respirar profundamente el perfume del perdón; he dejado atrás una
tensión. Y me gustaría que mi ejemplo mostrara que siempre podemos abrir
ante nosotros algunas puertas, cualquiera que sea el estadio de nuestra
evolución.»
«¿Sabes si ese tipo de reminiscencia es frecuente durante el periodo fetal?
¿Eres tú tal vez una excepción?»
«Según lo que he podido comprender, no es muy frecuente, aunque mi caso
no es excepcional. Hay que considerarlo simplemente como un «incidente»
del recorrido, que puede sobrevenir en cualquier momento de la existencia,
o no manifestarse en absoluto.
154

»El único interrogante que persiste en mí concierne a mi padre, pues me


temo que va a sentir ciertas dificultades para situarse en relación a mí. Me
han dicho y yo lo presentí desde el primer día, que oscilaría fácilmente entre
la firmeza y una excesiva tolerancia. Ahora he comprendido por qué y eso
me hace quererle aún más.»
«Pero, ¿sabrás preservar en ti ese sentimiento de perdón y de amor en
medio de los embrollos que la vida terrestre se complace en urdir?»
«No es la vida la que urde los embrollos, sino nosotros con nuestros
rencores, nuestros egoísmos y nuestras reservas. Confío en la manera en
que posaré la mirada sobre papá, porque he desactivado en su origen la
violencia que hubiera podido manifestar hacia él. Debido a esto, no hace
mucho pude entrar con toda libertad en uno de sus sueños y hablamos
largamente..., no de esas cosas, sino de la orientación de mi vida. Al
despertar, no se acordaba de nada, salvo de algunas escenas confusas en
las que era él quien estaba en estado de buena esperanza. Le hizo reír, pero
vi que se sentía dichoso...»
El abrazo de nuestra amiga se ha aflojado suave-mente y sus párpados, casi
pesados, han cubierto progresivamente el azul de sus ojos. Ya no tenemos
ante nosotros más que una niña pequeña que trata de enroscarse sobre sí
misma y, después, hace desaparecer su presencia.
En su espacio mental, que se modifica, nos sentimos como «uno más de la
familia», visitantes y peregrinos constantemente sorprendidos por un
camino que se traza en cada segundo.
La sensación de estar en un capullo de luz desaparece poco a poco y surge
en torno a nosotros una abundancia inaudita de hierbas altas y de árboles.
Es el crepúsculo y bajo el cuerpo de nuestra con-ciencia una pareja está
echada en el suelo, no lejos de un gran automóvil aparcado
descuidadamente al borde de la carretera. El hombre y la mujer hablan a
media voz. Son los padres de nuestra amiga. Todo parece tranquilo aquí, en
este atardecer primaveral, donde algunas bandadas de pájaros surcan el
cielo silenciosamente.
Todo está tranquilo, pero una curiosa y sutil danza cautiva nuestras almas
ávidas de aprender. La silueta azulada y en cuclillas de un recién nacido que
vemos sobre la hierba intenta mezclarse al aura rosada de la pareja.
155

Unos segundos de emoción, y reconocemos la forma astral de S... Con unos


dedos tan finos que parecen ser rayos de luz, se las ingenia y se divierte
cogiendo las fumarolas multicolores que escapan armoniosamente de sus
padres. Creemos ver el juego mágico y misterioso de un arpista que intenta
deslizarse entre las cuerdas y sonoridades de su instrumento. Un poco de
paciencia...
Ya está, se ha hecho... Como el viento que viene a mezclarse con el follaje
del árbol, la niña se ha fundido finalmente en la radiación de sus padres,
por la que se desplaza como sonámbula según un itinerario que sólo ella
conoce. Nuestra mirada intenta comprender mejor... Busca y termina por
discernir unas ligeras corrientes de nácar a lo largo de las cuales la niña
resbala y se deja mecer.
Algo nos dice que está buscando una puerta, una vía de acceso a un amor
todavía mayor, a más consuelo.
Presintiendo tal vez la demanda, la joven que desde hace tantos meses es
ya su madre, se incorpora instintivamente y pone una mano abierta sobre
su vientre. En ese momento, alargándose más y más, un haz luminoso
comienza a dar vueltas y a desplazarse a la altura de sus riñones. Parece un
cono de materia viva que se hunde en su cuerpo. Es el remolino de un plexo
que aspira y llama a él a la Vida, es un murmullo de paz.
En el silencio de su alma, S... lo ha oído y lo hace suyo. Entonces,
suavemente, con un encanto y una dulzura sorprendentes, su pequeño ser
casi transparente comienza a fundirse en él... y desaparece.
Capítulo IX
Junio
Hace apenas unos instantes estábamos todavía clavados a nuestros cuerpos
de carne... La urgencia se ha hecho oír de pronto. Sin un grito, sin un
nombre que viniera de lejos, sin ningún deseo tampoco..., sólo una especie
de certeza interior sin objeción posible. Es el día, es la hora, no cabe duda.
En ningún momento hemos ofrecido resistencia, aceptando remontar el
hilo que conduce el cuerpo de nuestra conciencia más allá del océano.
Ahora se ha hecho, estamos ahí preparados para lo que pueda pasar, en el
umbral de lo que tiene toda la apariencia de una auténtica iniciación.
156

Ha aparecido un gran edificio y ha desaparecido en seguida,


absorbiéndonos.
Aquí, en el corazón de este lugar que nos ha imantado, hay un tintineo de
instrumentos metálicos y ruidos de puertas de dos batientes que se abren
y cierran continuamente. Todo es blanco, azul, malva.
Bajo nosotros, largos pasillos y pequeñas salas, atestadas de camillas o de
aparatos y accesorios, desfilan a una velocidad vertiginosa.
Sólo una pregunta nos asalta: ¿Dónde está ella? ¿Dónde está S...?
Hombres y mujeres caminan en todos sentidos, unos con blusones blancos
o verde claro, otros con traje de calle, unos con aire sonriente, otros con
aire interrogante o ausente.
De pronto, nos aspira una sala más amplia que las demás, un poco desnuda,
desde luego algo fría. Hay tres personas alrededor de una mesa sobre la
que destaca una silueta femenina. Reconocemos sin la menor vacilación a
la madre de nuestra amiga.
Una tras otra, y con mucha dulzura, las tres personas le prodigan unos
consejos que apenas percibimos. Nuestra alma, o más bien el oído de
nuestro corazón está totalmente orientado hacia la joven que intenta
respirar rítmicamente. ¿Podremos ofrecerle un poco de energía, un poco
de paz?
No nos interrogamos durante mucho tiempo... Una mirada profunda, muy
pálida, viene a superponerse a la suya que escudriña el alumbrado del
techo. S... está ahí y todo se difumina alrededor de la niña de sus ojos que
nos sondea como si nosotros poseyéramos la clave de algún enigma. Su
rostro ocupa ahora completamente nuestro campo de visión. Su rostro...
Ya queda lejos el de la niñita que se confiaba a nosotros hace apenas dos
semanas. Sus rasgos de recién nacido son como el capullo de una flor a
punto de abrirse, sin una arruga siquiera, sin la menor marca de sexo, fuera
del tiempo, fuera de todo.
Con sus grandes ojos claros que parecen dos signos de interrogación, S...
nos dirige una sonrisa. Ahora sabemos que será nuestra cómplice hasta el
final.
157

«¡Ah!», dice sencillamente, en una especie de suspiro que ilumina su rostro


de modo diferente. Y también sencillamente, tenemos ganas de
responderle:
«Ha llegado el momento, ¿verdad? ¡Has creído que no te oiríamos!»
S... suspira de nuevo como para deshacerse de una tensión que, sin
embargo, no traiciona su mirada. Después, tras un largo silencio, un raudal
de palabras se precipita de su corazón al nuestro.
«Por fin estáis aquí..., no podía llamaros. Hace veinticuatro horas que ya no
consigo separarme de las radiaciones de mamá. Estoy ahora como clavada
a las corrientes de luz que brotan de su vientre y toda mi energía parece
tragada por ella. Soy aspirada por un torbellino, estoy en el ojo del ciclón...
»Ayudadme, porque está ocurriendo lo que me temía, vuelvo a dudar de
todo. Hay momentos en los que creo perder toda identidad. Los
pensamientos de mamá se mezclan a los míos, hago míos sus interrogantes
y ya no sé quién soy. Si ella está contenta, yo me pongo a llorar de alegría;
si ella tiene frío, yo aprendo otra vez a temblar.»
Instintivamente, intuitivamente, nuestros dedos han logrado coger una
manita, un hombro, una cadera que gesticula de manera casi convulsiva.
«Yo no me muevo», continúa S... con una voz que va haciéndose vacilante.
«Es ella, es él, es mi cuerpo. Todas mis células, todos mis órganos son
inteligentes...,¡saben! ¡Saben el Saber de los Elementos! ¡Todos los
minerales de la Creación viven y piensan ya en ellos!»
«S..., S...», no podemos por menos de preguntar manteniendo un estrecho
contacto con su cuerpecito, «¿son pues esas fuerzas las que desencadenan
el parto?»
«No..., no... Ellas generan los primeros dolores, remodelan el cuerpo de
mamá y lo dilatan, me hacen dar patadas en los riñones. Son un motor
contra el que no puedo hacer nada. Pero, respecto al nacimiento, no... Soy
yo quien voy a nacer, por mi propia voluntad, en el momento en que sienta
con precisión que me llama una luz. La de una estrella...»
«¿De un planeta?»
158

«Quizás. Bueno, sin duda..., pero no sé cuál. Sólo sé que la reconoceré. ¡Han
grabado tan bien su música en lo más profundo de mi alma!»
«¿Han?...»
«Los grandes seres de luz..., ¡claro! Y desde que eso ocurrió, hace
precisamente veintiún días de tiempo terrestre, ya no soy exactamente la
misma. Mi sensibilidad ha cambiado. ¿Cómo podría decíroslo? La carne de
mi alma parece vibrar en un armónico diferente. Es como si un gran
afinador de piano celeste hubiera practicado en mí su cirugía.»
Bruscamente, mientras la pequeña S... termina estas palabras, nos
sentimos recorridos por un escalofrío cuya fuerza recuerda la de un impulso
eléctrico. Nuestra amiga parece haberlo sentido igualmente. Sus párpados
de recién nacido se han cerrado y su ceño se ha fruncido.
Permanece así durante un momento, hecha más que nunca un ovillo y presa
de sobresaltos cada vez menos controlables.
¿Tendremos que hablarle o necesitará, por el contrario, aislarse en sí
misma? Pregunta estúpida, sin embargo, pues sabemos muy bien que no le
escapa el menor de nuestros pensamientos.
«Habladme, sí, habladme... Necesito que alguien me hable. Mamá no lo
hace, cuando me gustaría tanto que me dirigiera unas palabras..., ¡sólo
piensa en el dolor del parto!»
«Deberías, sin embargo, comprender ese dolor...»
«¡Oh! Lo comprendo, ¡lo percibo de tal modo en mí misma! ¡Pero si ella
supiera!...»
«Si ella supiera... ¿qué, S...?»
«¡Si supiera que hablándome, centrándose más sobre mi presencia, sufriría
mucho menos! Mi forma de luz permanece todavía en el nivel de lo que
vosotros llamáis su aura mental. Estamos tan cerca una de otra que, si se
volviera hacia mí, no crearía las tensiones que la hacen sufrir tanto. Habría
de pronto un puente entre nosotras dos, que rápidamente se convertiría en
una verdadera goma que borraría el dolor. Cuando se tiene miedo, intenta
uno protegerse y es entonces cuando no se consigue dar..., pero el don hace
desaparecer la crispación, es la fuente de la esperanza, ¡de la luz!»
159

«¿Quieres decir, S..., que el sufrimiento que siente tu madre es de origen


psíquico?»
Lentamente, S... entreabre los párpados, después arruga la naricita en una
especie de mueca cómica que no logra contener. Nos llega su voz con más
paz que antes, con más silencio en la profundidad de las palabras que
conlleva.
«No, no me he expresado bien. El cuerpo y sus componentes son
evidentemente fuentes de dolor, pero al hilo de los días y, a veces de los
meses, el psiquismo se convierte en un auténtico amplificador. Una mujer
que da a luz o que va a dar a luz está con frecuencia tan polarizada sobre sí
misma, sobre su propio cuerpo, que cristaliza en su ser la noción de dolor.
Lo satura con sus temores y dudas, y así consigue que el dolor esté
infinitamente más presente de lo que debería. ¡Le han dicho tanto que
debía sufrir!»
«En cierta manera, genera antes del parto unas formas-pensamiento de
sufrimiento.»
«Ese es el término que buscaba. Los distintos grados de manifestación de
su alma se auto condicionan y programan la idea, la necesidad evidente del
dolor hasta lo más recóndito de su carne. Ya veis, amigos míos, lo mismo
me ocurre a mí. Desde que compartimos en palabras y en amor estos
momentos, mi temor ha desaparecido completamente y me siento menos
vulnerable frente al dolor de mamá.
»E1 egoísmo es una enfermedad que padecemos todos. Nos ahogamos en
un terco reflejo de autoprotección ¡en lugar de abrirnos a la confianza y a
la Vida! En cuanto aparece una posible dificultad, nos enroscamos como los
erizos, nos centramos sobre nuestra personita, incapaces de darnos cuenta
de que, actuando así, abrimos todas las puertas al desequilibrio y a la
tempestad. Nuestras púas de erizo se vuelven hacia dentro, ¡hacia nuestra
propia carne!»
Los ojos de S... son de nuevo como dos perlas transparentes. No dejan de
mirarnos, y tampoco nosotros podemos abandonarlos por cuanto expresan
lo que simples palabras no podrían traducir.
«¿Y ese largo escalofrío que nos ha recorrido hace unos instantes?»
160

«Es una corriente procedente de una repentina angustia de mamá, nada


más. Sin embargo, me alegro de que la hayáis sentido, pues eso os muestra
hasta qué punto un niño y su mamá son como vasos comunicantes. Eso os
muestra también hasta qué punto la paz que una futura madre trata de
cultivar en ella puede, de la misma manera, sembrar la paz en el ser que va
a acoger.»
En el fondo de nosotros, o en algún lugar en el in-finito, no lo sabemos muy
bien, acaba de sonar un grito, una queja. Instantáneamente unas arrugas
se dibujan en la frente de S..., cuyo cuerpo inicia una contorsión.
«Es la Tierra», murmura en el fondo de nosotros. «Es la Tierra, ya tan
próxima. Es mamá... Mamá, ¿no quieres oírme? ¡No sé cuándo llegará esa
música que me dará la fuerza para empujar la puerta! ¿La oirás tú? Si me
hablas, yo te la haré adivinar ¡y tú me ayudarás!»
Un profundo y cálido silencio cae entonces sobre nosotros tres. Parece un
vapor en medio del cual creemos ser uno. ¿De dónde procede? ¿Quizás de
nuestra amiga? Quizás de una repentina y hermosa comunión con su
madre...
Sobre la pantalla de nuestra alma, empiezan a desfilar algunas escenas
inconexas, como olas con colores de nuevas emociones. Después, entre
estallidos de luz, surgen rostros, sonrisas, llantos, explosiones y’ cielos que
se abren, gentío que se amontona y se dispersa, seres que se abrazan y ríen.
Todo sucede a una velocidad increíble, como una película dirigida por algún
cameraman de voluntad incontrolable y con la imaginación desbocada.
¿Son fragmentos escapados de la trama de un pro-bable futuro?
S... no responde. Sin duda continúa viviendo en el misterio de algunas
escenas de las que nosotros acabamos de salir.
Una vez más se deja oír un tintineo metálico, luego llega a nosotros una voz
dulce pero firme. Finalmente, una música apagada y una respiración
entrecortada parecen resonar en un gran espacio. Durante un segundo nos
parece caer..., pero en seguida la mirada de nuestra alma descubre la sala
de parto.
161

La madre de nuestra amiga está ahí sola con otra mujer. La mesa sobre la
que está echada parece conectada a uno o dos pequeños aparatos cuyas
luces parpadean.
Ahora que parece haberse interrumpido momentáneamente nuestro
contacto con S..., deseamos permanecer ahí, disponibles ante cualquier
eventualidad. Sin embargo, algo en el fondo de nosotros mismos nos pide
movernos, avanzar un poco, franquear una pared, un pasillo, una puerta.
Con la rapidez de un relámpago, nuestra conciencia se abandona
serenamente a esa voluntad y se proyecta a una salita con pequeños
asientos de cuero negro. Un hombre está ahí, apartado de otras tres
personas ocupadas en charlar ruidosamente... Reconocemos al padre de
S... envuelto en un aura sorprendente de quietud. Involuntariamente, como
bajo el ala de una corriente que gira en torno a él, flotamos a su alrededor.
Su ser está vacío de todo pensamiento, en el umbral de una realidad
completamente nueva, disponible a todo. Observándolo así, sentimos una
repentina alegría; desearíamos cogerle por los hombros y hablarle, contarle
todo lo que hemos vivido desde hace nueve meses. ¿Cómo decirle que
también nosotros experimentamos en cierta manera una sensación de
metamorfosis, casi como si fuéramos un poco responsables de algo en este
nacimiento que él espera?
Pero, desde hace unos momentos, no somos dueños de nuestros
movimientos. Hay en nosotros una voluntad que sabe exactamente lo que
conviene hacer y adonde tenemos que ir. Una vez más, un hálito nos
empuja, nos hace recorrer el mismo camino que antes pero en sentido
contrario. En un instante luminoso, nos envía de nuevo frente a S...
Todo ocurre tan rápidamente que nuestra percepción del tiempo parece
estar hecha de pompas de jabón que estallan una tras otra.
Con los párpados medio cerrados, el cuerpecito de nuestra amiga parece
no haber percibido inmediatamente nuestro retorno. Notamos
perfectamente que su vida está cada vez menos aquí, a nuestro lado, y que
se desliza hacia otra vertiente del universo.
Tal vez también es preciso que comprendamos que, de ahora en adelante,
estamos haciendo el papel de aguafiestas, que nuestra misión ha concluido
162

y que todo tiene que llevarse a cabo sin que haya que añadir absolutamente
nada más...
«No..., hay todavía tantas cosas que quisiera deciros... antes de que nos
separemos. Quisiera relataros la singularidad de lo que vivo hasta mi último
aliento de consciencia. Es preciso que sepáis hasta qué punto, el ser que va
a salir del vientre de mi madre tiene la impresión de que va a hundirse
lentamente en el fondo de un lago, o de que va a dejarse atrapar por una
gigantesca telaraña. Es preciso que sepáis lo importante que es dirigirse a
él, llamarle por su nombre. Tanto o más que mil técnicas, esto le abre la
puerta y le hace sentir más ligeras las cadenas...»
«¿Hasta ese punto tienes la sensación de penetrar en una prisión?»
«¡Oh!... Por lo que a mí respecta, lo siento menos que anteriormente, pero
sé que es una sensación que domina durante largo tiempo en muchos de
los seres que vuelven conscientemente.
»Sin embargo, desde que mamá ha sentido los primeros signos de mi
llegada, a veces tengo un nudo en la garganta frente a lo que vivo como los
síntomas de una enfermedad. Día tras día mi memoria se nubla. Ya hay
capítulos completos de mi existencia en la luz que se han extraviado por
algún lugar en el fondo de mi ser. Hay rostros y nombres que han huido al
otro extremo de la galaxia. A veces me digo que es horrible y me siento
como uno de vuestros ordenadores que se va desconectando hora tras
hora. Después viene de nuevo la esperanza al oír latir el corazón de mamá,
al captar al vuelo el sonido de su voz o al observar subrepticiamente a papá
que pinta de nuevo la puerta de mi habitación. Tantas cosas p ara mí... ¡ ahí
donde, todavía con demasiada frecuencia, me parece que hace tanto frío!
»¿Sabéis? Quiero grabarlo todo en mí y quiero que vosotros, por vuestra
parte, lo grabéis también a fin de que sea trazada una gran ruta, no
necesariamente recta, ni llena de algún dogma fruto híbrido de una nueva
psicología y de una vaga espiritualidad. Una gran ruta, flexible como el
espíritu humano liberado de sus meandros, plena de amor y de confianza,
totalmente navegable. Una ruta en la que se pueda hablar sin contarse
cuentos, una ruta a lo largo de la cual se sepa que no hay treinta y seis mil
vidas, sino una sola que atraviesa todo tipo de paisajes. Hoy en día nos
faltan sobre todo puentes, y por eso quiero conservar toda mi fuerza,
porque son tan numerosos los que tienen miedo de nacer...
163

»Quizás vais a sonreír..., pero en este momento, mientras mamá sufre a


pesar de toda la tecnología, hay una cosa, una realidad estúpida que tensa
mi alma más que nunca. Es la vista de todo un arsenal de biberones y
tetinas, de pañales y papillas. Es la certeza indignante de no tener pronto
más libertad de acción que la de un tubo digestivo. Frente a eso, me ocurre
a veces, en un arrebato de cólera, el querer olvidarlo todo, radicalmente,
todavía más aprisa que lo estoy haciendo.
»¿Hay que caer hasta ese punto para finalmente subir?
»Aunque os planteo esta pregunta, vosotros sabéis perfectamente que
conozco la respuesta. Así que por favor, ved en el llanto de un bebé el
reflejo de esa dualidad contra la que con tanta frecuencia tropieza su alma.
¡Si supiérais qué extraña mezcla de embotamiento y de hiperlucidez tenéis
en vuestros brazos cuando os lanza su llamada! Yo le ruego a mi ser
profundo que haga desaparecer ese combate interior lo más posible...
Cuando se ha bebido la luz durante tanto tiempo, ¿cómo persuadirse de
que se necesita de nuevo un estómago para absorber papillas?
»Cuando todo se nubla y se siente uno a la deriva, comprended que el calor
de las luces que surgen del cuerpo de nuestros padres se convierte en el
punto de referencia exclusivo y absoluto, es una especie de salvavidas.
»¿Veis...?, ya nunca más seré Rebeca y todavía no soy realmente S... como
a veces he creído serlo en estos últimos tiempos. Hace un momento,
mientras esperaba vuestra llegada, me decía: «¿y si diera media vuelta, si
me negara a respirar?» Buscad en vuestros repliegues más secretos. ¿No
creéis que también habéis vivido esto vosotros, esa especie de rebeldía, de
semichantaje que a uno le gustaría hacer a la vida?
»Por esa razón hay que acariciar en el fondo del corazón el alma de un bebé
que se prepara a franquear el umbral, porque es como un anciano que, en
el momento de la partida, se aferra todavía a los vestigios de su máscara de
una vida...»
En ese preciso momento, S... suspende el raudal de sus palabras. Su
cuerpecito, del que nos esforzamos por sentir el contorno, parece ahora
enroscarse más. Pese a todo, en medio del silencio que se ha instalado
ahora, todavía llegan penosamente hasta nosotros algunas palabras dichas
en un susurro.
164

«Ya no sufre..., le han inyectado no sé qué sustancia... siento sus picores...»


En unos segundos comprendemos que está a punto de escaparnos
totalmente el contacto con S... En efecto, lentamente una tras otra, sus
manos dan la impresión de disolverse entre las nuestras.
El deseo repentino de llamarla, o al menos de hablarle todavía, nos
atraviesa con rapidez de vértigo; pero no... La sensación punzante de estar
en un santuario nos inunda con toda su potencia. No necesitamos más que
silencio, auténtico silencio, esa especie de presencia dorada donde se juega
todo y donde todo es posible.
Pasa el tiempo, se desgrana apaciblemente el rosario de sus minutos.
Alrededor de nuestros dos cuerpos, que ya no consiguen situarse, sólo hay
una luz blanca, vertiginosa, extraordinariamente nacarada. A veces unas
sombras, unas siluetas imprecisas parecen atravesarla para llevar a cabo
algún ritual secreto; después, se evaporan.
De vez en cuando, llega de nuevo hasta nosotros el tintineo de utensilios
que procede de la sala de partos, acompañado de imágenes muy breves, de
una precisión asombrosa...; después, todo vuelve a ser blanco, tan blanco
que no sabemos soportar nada distinto.
De pronto, en el crisol de tal plenitud, nos atraviesa una especie de grito
estridente. A menos que sea el tañido profundo y vivo de un gong...
¡Imposible decirlo! Se prolonga en nosotros, por sí mismo, y genera una
grieta que rasga el velo de luz. Todo se abre entonces ante nosotros y nos
vemos atrapados en la sala en la que sabemos se ultima el Misterio.
¿Cómo describir lo que se presenta ahora ante los ojos de nuestra alma?
Todavía está la misma mesa, aún las mismas paredes más bien desnudas, la
misma joven echada y las mismas personas que se afanan a su alrededor
con gestos comedidos... ¡Pero hay mucho más! Tras ellos, velando en
silencio, hay dos grandes presencias de Luz, plenas de dulzura y de sencillez.
En realidad, se preocupan poco de lo que ocurre sobre la gran mesa. Sus
rostros miran hacia otro punto de la sala, justo un poco más arriba, por
encima de la joven, exactamente donde sus ojos, desmesuradamente
abiertos, parecen escrutar el infinito, allí donde el cuerpecito luminoso de
S... espera, nimbado de un resplandor azulado.
165

Hecho un ovillo, con el ceño fruncido, parece dormir con un sueño tan
profundo que inspira una gran paz. Bajo él flota una fumarola de luz más
viva y crepitante; y emanando de él, oscilando en todos sentidos como a
merced de unas olas invisibles... ¡flota la cuerda de plata!
«S...», deseamos irresistiblemente lanzar a los aires, «¿nos oyes?
Abandónate, se está bien aquí a donde vienes. Hay paz en los corazones y
eso es lo único que cuenta.»
El cuerpecito de la conciencia de nuestra amiga no se ha movido, pero con
gesto lento y de una precisión maravillosa los dos grandes seres de Luz
tienden hacia él sus brazos, lo acarician como el escultor que trata de
familiarizarse con una forma y cogen la cinta de luz viva que flota bajo él. La
pequeña silueta enroscada sobre sí misma se ha sobresaltado y hela aquí
que se estira e intenta girar sobre sí misma. En un silencio interior en el que
cada segundo es plenitud, los dos seres luminosos han comenzado un
paciente y delicado masaje de esa especie de cordón umbilical que continúa
flotando bajo su cuerpo. Lo estiran y, jugando con su elasticidad, parecen
vivificarlo. Y entonces, repentinamente, cogiendo de lleno el extremo que
se deshilacha como un vapor, lo hunden en un punto concreto del vientre
de la joven, exactamente bajo su ombligo. Ahí, sus manos se entregan a una
especie de danza en la que cada gesto está estudiado... ¡Todo tan
mesurado!
Ante tanta delicadeza, tacto y amor, nuestras almas se han quedado
suspendidas en un ángulo de la habitación, demasiado dichosas por el
privilegio que se les ha concedido como para atreverse a romper de algún
modo el encanto del momento.
¿Quiénes son esos seres, esas presencias tan hermosas que actúan así,
clavando el alma a su cuerpo, el tiempo de una vida, de una experiencia?
En esta hora mágica, poco nos importa, en realidad. El inmenso amor que
se desprende de ellos, puro aroma de infinito, se basta a sí mismo.
Como traídas por el viento y salidas de nuestra memoria, algunas palabras
de la que en otro tiempo fue Rebeca atraviesan nuestro espíritu.
«Tal vez los veréis, tal vez... En el momento del nacimiento, dos seres de
gran paz vienen en apoyo de cada alma. Uno de ellos tiene la fuerza del sol,
el otro la fluidez de la luna... No sé de dónde vienen, nadie me lo ha podido
166

decir. Yo les llamo ángeles, incluso si esto hace sonreír, pues no se puede
comprender todo lo que significan sin haberse puesto en contacto con ellos
al menos una vez. Mis amigos solamente han evocado la existencia de un
mundo en el que la luz es límpida como el diamante, un mundo que es su
morada y su origen.
»La misión de esos seres es la de fijar la conciencia al cuerpo físico en el
momento exacto del nacimiento. Son los Sabios de la Cuerda de Plata. ¡Tal
vez podáis verlos!...»
En el blanco silencio de la sala de partos, suena de pronto un grito
penetrante, seguido de otro y de otro. Entonces, por encima del vientre de
la joven echada, que tiene los puños cerrados, aparece una indescriptible
crepitación de luces irisadas que un lento torbellino parece aspirar. Es la
danza sorprendente de un millón de minúsculas estrellas que hace pensar
en un universo en formación... ¡Fabulosa sinfonía imposible de describir!
Otra cascada de gritos... y he aquí que todo ha concluido. O más bien que
todo ha comenzado.
En las manos de un hombre con una larga bata in-maculada, el frágil cuerpo
de S... acaba de ver el día. Con la piel arrugada como la de un viejo
pergamino, se debate y grita cada vez más. Lo ponen sobre el vientre de su
madre entre dos palabras, entre dos sonrisas que tejen sencillamente su
instante de felicidad.
Este instante es como millares, como millones de otros instantes. Sin
embargo, es necesariamente único y quisiéramos que se inmovilizara, que
perdurara.
Silenciosos y totalmente solitarios en un ángulo de la sala, buscamos en
vano las dos presencias de Luz... Nos parece que, ahora sí, nuestra misión
termina aquí. ¿Qué otra cosa podríamos añadir, por otra parte, que no
fuera pura y anacrónica consideración mental? En momentos como éste,
no hay más que dejar hablar al corazón.
Pero, como si una borrasca hubiera abierto bruscamente un pórtico, el
soplo decidido de una voz llega a lo más profundo de nuestro ser como una
caricia.
«Esperad... Sólo un poco...»
167

«¿S...? ¿Eres tú todavía?»


«Hace tanto frío... ¡Todo es tan glacial! Y ese ruido, todo ese ruido que me
invade... ¿Dónde estáis? Ya no os siento. Sólo está esta gran sala, esas
personas que se afanan alrededor y el vientre de mamá que se sobresalta.
¡Oh...! Tengo los ojos cerrados, pero lo veo todo... y muy lejos... Papá viene,
lo sé. ¡Empuja la puerta! ¡No había notado que fuera tan alto! ¡Oh! Todo
aquí parece multiplicado, tengo la impresión de estar dispersa por las
cuatro esquinas de la sala. Tengo que respirar, tengo que pensar en cada
una de mis inspiraciones, ¡pero es un lastre tal...! ¿Me oís?
»Y esta mano... Es la primera vez que la siento, que noto su peso, su forma.
Me da su calor... ¡Eso es lo que necesito! ¿Lo sabe? La comprendo, creo que
lo comprendo todo... ¡Ojalá lo recuerde!. Siento que me ahogo, sin
embargo, hay aquí algo maravilloso... ¡No quiero perder ese amor!
»Es hermoso volver, es hermoso descender de nuevo. ¡Decidlo! ¡Decidlo
con voz bien alta! Pero, ¿sabéis? Creo..., bueno, sé que en realidad nadie
desciende nunca. Veo una escalera por la que sólo se puede subir... ¡Así que
siempre, siempre subimos! Lo diréis,-¿verdad? ¡No lo olvidéis!»
S... nació el 17 de junio en una ciudad del oeste de los Estados Unidos. Es
una morenita inquieta que ya hace muchas preguntas a sus papás...
¡Ojalá este libro sea, según su deseo, un himno a la Vida y una ayuda a los
que la perpetúan en este mundo!
168

INDICE
Presentación 4
Prólogo 7
I. Octubre 12
II. Noviembre 28
III. Diciembre 49
IV. Enero 67
V. Febrero 85
VI. Marzo 101
VII. Abril 124
VIII. Mayo 139
IX. Junio 155