Está en la página 1de 7

La norma

jurídica

Introducción al
Derecho

1
Caracterización general de las
normas
¿De qué hablamos Usos del lenguaje
cuando hablamos de
normas jurídicas? Antes de ingresar a analizar las normas, debemos conocer qué usos tiene
Antes de comenzar a
nuestro lenguaje y en cuál de ellos encontramos a las normas. En ese
responder esa
pregunta, debemos sentido, según Genaro Carrió (1994), podemos hablar de los siguientes
conocer cómo se tipos:
estructuran las normas
en general. 1) Lenguaje descriptivo: es aquel que busca informar sobre ciertos
fenómenos o estados de cosas; por ejemplo, el lenguaje científico.

2) Lenguaje expresivo: es el que utilizamos cuando nos valemos del


lenguaje para expresar nuestros sentimientos, para exteriorizarlos; por
ejemplo, el lenguaje poético.

3) Lenguaje directivo o prescriptivo: es el que busca dirigir el obrar de


otras personas. Aquí encontramos el lenguaje con el que se formula a
las normas jurídicas.

4) Lenguaje operativo: es aquel que, al ser utilizado y al pronunciar ciertas


palabras en determinadas condiciones, implica realizar la acción misma
a la que efectivamente esas palabras se refieren (en el caso de "jurar",
por ejemplo, cuando se jura, se pronuncia la palabra, pero, además, se
está efectuando, en ese preciso momento, la acción del juramento).

Con esta clasificación básica en mente, ingresaremos a analizar las normas


desde diferentes enfoques. Para ello, debemos tener presente que una
norma tiene, en la clasificación expuesta, un lenguaje prescriptivo.

Clasificación de las normas según von Wright


A esta altura de nuestro cursado en esta materia que nos introduce al
mundo jurídico, vale la pena preguntarse lo siguiente: ¿de qué hablamos
cuando nos referimos a norma jurídica? Para esta pregunta, existen
diversas respuestas. En este módulo, veremos lo que diferentes autores
han desarrollado acerca de las normas en general y de las normas jurídicas
en particular. El primer autor del que nos ocuparemos será de von Wright.
Para él, las normas, en general (luego veremos a las prescripciones en
particular), se clasifican en normas principales y secundarias.

2
Veamos de qué se trata cada una de ellas.

Normas principales

Dentro de ellas, encontramos:

1) Reglas definitorias o determinativas: son aquellas que definen o


determinan una actividad, como por ejemplo, las reglas de un juego: las
reglas del juego de ajedrez, las reglas del juego de fútbol, etcétera.

2) Directivas o reglas técnicas: son reglas que indican un medio para


alcanzar un determinado fin. En ese sentido, no buscan dirigir la
voluntad del destinatario, sino que lo que indican es cómo condicionan
esa voluntad (Nino, 2001), com por ejemplo, las instrucciones de uso. Si
pretendo encender un televisor, deberé hacerlo siguiendo las
instrucciones de uso (el medio), en donde se me indica qué botón
presionar; de otro modo, no conseguiré mi objetivo (mi fin).

3) Prescripciones: son las más relevantes a los fines de estudiar el


derecho, puesto que las normas jurídicas son prescripciones. Estas
cuentan con ciertos elementos distintivos, a saber: a) emanan de una
autoridad normativa, b) están destinadas a un sujeto normativo, c) la
autoridad promulga la norma para que el sujeto conozca su voluntad,
d) para darle efectividad a su voluntad, la autoridad le añade a la norma
una sanción. Cuando analicemos a la norma jurídica en concreto,
veremos qué estructura tiene para von Wright.

Normas secundarias

Dentro de estas, encontramos:

1) Normas ideales: son normas que no se refieren directamente a una


acción, sino que establecen un modelo óptimo de una clase. Por esa
razón, mencionan ciertas virtudes características dentro de una clase
determinada, como por ejemplo, las normas que determinan qué es ser
un buen actor, qué es ser una buena abogada, etcétera.

¿Por qué se asemejan a las reglas técnicas? Se asemejan a las reglas


técnicas, puesto que indican un camino para alcanzar un determinado
grado óptimo dentro de una clase (Von Wright, 1970) ¿Por qué se
asemejan a las reglas determinativas? Porque definen un modelo.

3
2) Costumbres: son especies de hábitos que exigen regularidad en la
conducta de un individuo en las mismas circunstancias. Estas normas
tienen carácter social, lo que les da presión normativa y eso es lo que
las distingue de cualquier hábito. Se asemejan a las prescripciones en
tanto tienen carácter compulsivo; no obstante, se diferencian de ellas
en tanto no emanan de autoridad alguna: son prescripciones anónimas.
Por otro lado, se distinguen porque la costumbre no precisa ser
promulgada por medio de símbolos, ni precisan estar escritas: son
prescripciones implícitas. Se asimilan a las reglas determinativas
porque, de alguna manera, la costumbre determina o define una
comunidad y la distingue de otras (Nino, 2001).

3) Normas morales: estas normas resultan difíciles de identificar y existen


distintas interpretaciones sobre lo que son. Aquí veremos dos
interpretaciones filosóficas posibles, a saber:

a) Teológica: para esta interpretación, las normas morales emanan


de dios y, por lo tanto, son similares a las prescripciones que vimos
precedentemente.

b) Teleológica: esta interpretación considera que las normas


morales son como reglas técnicas, es decir, un camino para llegar a
un determinado fin. Ahora, a su vez, existen discusiones sobre cuál
sería el fin que se busca alcanzar. Para algunos, ese fin es la felicidad
del individuo (esta corriente es el eudemonismo), mientras que para
otros el fin es el bienestar social (esta corriente se conoce como
utilitarismo). También hay quienes consideran que las normas
morales son autónomas, es decir, que no se las puede asimilar ni a
prescripciones, ni a reglas técnicas, puesto que son otro tipo de
norma de carácter sui generis (esta corriente se conoce como
deontologismo).

Las prescripciones en la teoría de von Wright


De esta clasificación de las normas formulada por von Wright (1970),
profundizaremos en la que más nos importa dentro del campo jurídico: las
prescripciones. Para el autor, las prescripciones cuentan con 8 elementos
que se distribuyen en un núcleo normativo, en componentes distintivos y
en elementos que sirven para definir la prescripción, a saber:

Núcleo normativo: se trata de una estructura lógica que las prescripciones


tienen en común con otras normas:

4
1) Carácter: ¿qué es? El carácter de una norma está en función de que la
norma se dé para que algo deba, no deba o pueda ser hecho. Así,
cuando la norma:

 se da para que algo deba hacerse, la norma es de obligación;


 se da para que algo no deba hacerse, la norma es de prohibición;
 tiende a que algo pueda hacerse, la norma es de permisión.

Los caracteres “obligatorio” y “prohibido” son interdefinibles entre sí, ya


que uno de ellos puede definirse en términos del otro. Los caracteres
obligatorio, prohibido y permitido se llaman operadores deónticos y
constituyen la llamada lógica deóntica. Pueden aparecer en proposiciones
normativas (como en las de la ciencia del derecho), pero con carácter
descriptivo.

2) Contenido: ¿qué es lo prohibido, obligatorio o permitido? Son las


acciones y las actividades. Veamos qué constituye cada una.

 Acciones: se trata, por ejemplo, de matar, reír, insultar, pagar, etcétera.


¿Qué abarcan? a) Cambios y sucesos, b) acciones ejecutadas por el
hombre, c) y, por lo tanto, les importan los cambios abarcados por la
intención del individuo, esto es, los resultados (distintos de las meras
consecuencias, las cuales constituyen, por el contrario, cambios que
provoca el hombre de manera no intencional). Las acciones pueden ser
positivas o negativas. Las primeras implican una intervención activa en
el curso de la naturaleza, mientras que las segundas suponen una
abstención de actuar teniendo capacidad para hacerlo.

Actividades: se trata, por ejemplo, de fumar, caminar en el césped,


etcétera. Estas implican procesos. La diferencia entre un suceso y un
cambio es que el primero acaece en un momento, en tanto que el
segundo se extiende de forma continuada (Von Wright, 1970).

3) Condición de aplicación: es la circunstancia que tiene que darse para


que exista la oportunidad de realizar el contenido de la norma. Por la
condición de aplicación, las normas puede clasificarse en las siguientes:

 Categóricas: son las normas que solo suponen las condiciones para
oportunidad de realizar su contenido; en suma, las condiciones surgen
del propio contenido, como por ejemplo: "cierra la puerta".
 Hipotéticas: son las normas que, aparte de la condición de aplicación
que permite una oportunidad para realizar su contenido, prevén
condiciones adicionales que no se infieren de su contenido, como por
ejemplo: "si llueve, cierra la puerta" (Von Wright, 1970). Las normas del
Código Penal, por ejemplo, están planteadas como normas cuya

5
condición de aplicación es hipotética ("el que mata a otro....") y luego se
establece la sanción (por ejemplo, "tendrá pena de prisión"). De esta
forma, como veremos más adelante, la norma escrita no prohíbe matar
a otro, sino que prescribe, en su condición de aplicación, que en caso de
que alguien mate a otro, deberá aplicársele una sanción.

Componentes distintivos: no se encuentran necesariamente en otras


normas.

4) Autoridad: es el agente que emite o dicta la norma. Por su autoridad,


las normas se clasifican en a) teónomas (emanan de un agente supra
empírico, como por ejemplo, de dios), b) positivas (emanan de un ser
humano), c) heterónomas (es la norma que un agente le da a otro) y d)
autónomas (es la norma que el agente se da a sí mismo) (Von Wright,
1970). Las normas jurídicas son positivas y heterónomas.

5) Sujeto normativo: es el agente destinatario de la prescripción. Por sus


sujetos, las normas pueden clasificarse en a) particulares, esto es,
cuando se dirigen a uno o a varios sujetos determinados (es el caso de
las sentencias judiciales) y b) generales, es decir, cuando se dirigen a
una clase de sujetos indeterminados por medio de una descripción (por
ejemplo, "los argentinos"). Las prescripciones generales, a su vez,
pueden ser: 1) conjuntivamente generales, esto es, cuando se dirigen a
todos los miembros de una clase (por ejemplo, "todos los que están en
el buque deben abandonarlo") y 2) disyuntivamente generales, es decir,
cuando se dirigen a uno o a varios sujetos indeterminados de una cierta
clase (por ejemplo, "algunos de los que están en el buque deberán
abandonarlo") (Von Wright, 1970). Las normas jurídicas son generales.

6) Ocasión: es la localización espacial o temporal en que debe cumplirse el


contenido de la prescripción. Una norma con ocasión espacial, por
ejemplo, sería aquella que establece que está prohibido fumar en el
hospital. Una norma ocasión temporal sería, por ejemplo, una norma
que disponga que, desde un plazo determinado hasta un vencimiento,
se debe pagar cierto impuesto. Las ocasiones de las prescripciones
también pueden ser: a) particulares, esto es, cuando establecen una
ocasión determinada (por ejemplo, "cierre la puerta de la calle hoy a las
nueve de la noche") y b) generales, las cuales, a su vez, pueden ser 1)
conjuntivamente generales, es decir, cuando menciona una clase de
situaciones en las que puede o debe realizarse el contenido (por
ejemplo, "cierra la puerta todas las noches"), 2) disyuntivamente
generales, esto es, cuando su contenido debe realizarse en una cierta
clase de ocasiones (por ejemplo, "puedes ir al cine cualquier día de esta
semana") y c) eminentemente generales, es decir, cuando son generales
respecto del sujeto y de la ocasión (Von Wright, 1970).

6
Elementos que sirven para definir la prescipción:

7) Promulgación: es expresar la prescripción mediante un sistema de


símbolos para que el destinatario pueda conocerla (Von Wright, 1970).

8) Sanción: es la amenaza de daño que la autoridad normativa le puede


agregar a la prescripción para el caso de incumplimiento (Von Wright,
1970).

Referencias
Nino, C. S. (2001). La definición de derecho en introducción al análisis del
derecho. Buenos Aires: Astrea.

Carrió, G. R. (1994). Notas sobre derecho y lenguaje (4.a ed.). Buenos Aires:
Abeledo Perrot.

Von Wright, G. H. (1970). Norma y acción. Madrid: Tecnos.