Está en la página 1de 2

Para un buen ejercicio de la fe.

Romanos 4:13-25

UNTO DE PARTIDA: Las promesas hechas a Abraham tienen relación directa con la justificación a
través de su fe. Ante una promesa, la respuesta de fe es la que te llevará a obrar de modo
correcto.

Las promesas de Dios son cosas que Dios hará y aunque Su fidelidad no depende de nuestros
actos, estos deben responder a la confianza que tengamos en Su Palabra y en Su Persona.

 Abraham entendió esto, creyó, y su fe en la promesa le fue contada por justicia (v.13-16)

 Creyó en aquel que podía dar vida a los muertos. Ya que, al considerar su cuerpo y el de
Sara, era imposible que la promesa de un hijo pudiera cumplirse por medio de su esfuerzo.
Sólo Dios podía hacerlo (v.17-21).

 Abraham pudo haberse debilitado en fe contemplando su cuerpo viejo, la esterilidad de su


mujer, o su incredulidad (v.18-20). Pero en lugar de eso, se fortaleció en fe mirando las
promesas de Dios, la gloria de Dios, y el poder de Dios. (v.20).

SOBRE LA MARCHA.

Este pasaje resume por lo menos tres principios:

1. Las promesas de Dios son alcanzadas mediante la fe y no por el esfuerzo propio.

2. La fe en Dios otorga bendición para quien la ejerce como para los que le rodean. Además,
permite dejar un legado de fe para las nuevas generaciones.

3. La fe puede ser debilitada o fortalecida. Lo primero ocurre cuando sólo consideras lo que
eres capaz de hacer, las circunstancias que te rodean o la realidad que vives (v.19). Lo
segundo ocurre cuando contemplas tu situación a través de las promesas y el poder de
Dios (v.20).

Piensa en la situación que atraviesas actualmente. ¿Qué promesas de Dios recuerdas? ¿Pasas más
tiempo meditando en las circunstancias o en la Biblia que muestra las promesas y el poder de
nuestro Dios?

ALCANZANDO LA META.

Tu fe está relacionada con lo que predomina en tus pensamientos. Fortalecer tu fe:

1. Congregando para oír regular y constantemente la predicación de la Palabra de Dios. Rom.


10:17

2. Asumiendo un discipulado con un siervo de Dios, lo más aconsejable es que sea alguien de
tu mismo sexo, que pueda ayudarte en tu crecimiento espiritual. 2 Cor.1:24

3. Limpiando tu mente de todo mal pensamiento y llenándola con la palabra de Dios. Para
esto tienes que tener un ejercicio regular de lectura ordenada de la Biblia y memorización
de versos. Fil.4:8; Co.3:16
4. Sirviendo a los demás y ocupando muy bien tu tiempo, es una de las maneras más grandes
de fortalecer tu fe y aliento en el Señor. Gá.5:6; 1 Ts.1:3

5. Avivando tu don mediante la oración, y el evangelismo.

UN REFRESQUITO.

"Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro,
todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en
esto pensad." Filipenses 4:8

"porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la
gloria de Dios." 2Corintios 1:20

"Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de
carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios." 2Corintios 7:1

También podría gustarte