Está en la página 1de 2

Procesos dolorosos de la Educación Panameña

Por: Rev. Pbro. Manning Maxie Suárez


Teólogo

Recientemente ví, por uno de los canales de televisión de nuestro


país, unas entrevistas que realizaban a una serie de estudiantes de
diferentes Universidades de Panamá, tanto oficiales como privadas,
las entrevistas eran sobre diferentes temas de la historia y geografía
de Panamá. Las respuestas, de los entrevistados a dichas preguntas
fueron diversas, pero sobre todo “catastróficas” lo que resulta
doloroso para los panameños ver tanta ignorancia y despreocupación
cuando se trata de temas importante para una nación, que es el
conocimiento de su historia patria.

La verdad de todo, es que nuestra juventud, se encuentra desanimada, deprimida, desalentada y muy
golpeada por muchas razones, cito algunas en las que usted puede o no estar de acuerdo. Una de las
más importantes razones es la desintegración sistemática de la familia, apoyada por el incesante
golpeo de los medios de comunicación que no son coherentes con sus programaciones televisivas en
la promoción de los valores, la queja ciudadana al respecto es generalizada. Otra razón es la falta de
trabajo, ya de todos es sabido que Panamá es el tercer país de América Latina y el Caribe con la tasa
de desocupación más alta 16.1% superado solamente por Argentina y Colombia; Otro factor es la
pésima economía panameña, a pesar de que el MEF ha anunciado que la economía panameña crecerá
a un 5.8% basado en el impulso de la construcción, la minería, la intermediación financiera y el
suministro de electricidad, gas y agua, la realidad es que no todos los panameños trabajan en la
construcción, ni en las minas, ni en el sector financiero y mucho menos en el sector de electricidad,
gas y agua. Ese crecimiento económico de que hablan los políticos de gobierno no baja a los bolsillos
de las personas más humildes de Panamá y por lo tanto no se siente y no es creíble para el común de
los mortales.

Existe todo un bombardeo incesante de malas noticias, muy mal llevada mediáticamente en todos los
canales televisivos y de radio, referente a los descarados y multimillonarios robos que se realiza por
parte de empresarios panameños y extranjeros deshonestos y políticos “rateros” termino este muy
conocidos en el argot panameño. La ciudadanía ve con muy malos ojos por otro lado, como la
Procuraduría de la Nación y el Sistema de Justicia de Panamá está manejando los casos, “armando
un circo romano” para después de un tiempo perentorio, dejar en libertad a los imputados, haciendo
con ello una burla a la esperanza de Justicia del Pueblo Panameño. “Tienen país por cárcel” dicen
los fiscales, pero bueno, así nos sentimos la mayoría de los panameños secuestrados por los malos
líderes y corruptos de este país.

Tenemos que señalar que los Antivalores están presentes y permean todas las capas de nuestra
sociedad por estos malos ejemplos de vida. Nunca en mis 58 años de edad había visto el saqueo que
le han hecho al heraldo público, y ese sentimiento es compartido en todos los estratos de la sociedad
panameña. La desesperanza se acrecienta cada día más haciendo que ese dicho panameño “El Crimen
si paga” sea cada día una opción para muchos que ven en sus líderes un mal ejemplo a seguir. Eso
es lo que sucede cuando la Institución llamada familia decae precipitadamente y cuando el sistema
educativo e instituciones consideradas como sacro santas como las Iglesias entran en crisis
profundas… No hay más explicaciones.

Y… ¿Cómo podemos descifrar la solución a situaciones tan complejas?


Existen en Panamá, personas y organizaciones que han tomado para sí, el rescate de los valores en
Panamá, con la finalidad de que exista una “Luz en el camino” y todos con sus ejemplos volvamos
a tomar el rumbo de la nación. He de señalar algunos solamente que sé personalmente han estado
haciendo cambios sustanciales en la vida de la nación. Les señalo algunos para que los profundicen,
imiten y hasta se unan a los esfuerzos de estos panameños o, creen sus organizaciones en cada pueblito
de Panamá para fortalecer los valores y construir un Panamá mejor para todos, organizaciones como
La Fundación de Valores Cívicos y Morales de los Clubes Cívicos de Panamá; La Fundación
Valórate; Jóvenes Unidos Por La Educación; Excelencia Educativa; Fundación por los Niños de Natá.
En el sector gubernamental para citar algunos: Aprende al Máximo del Meduca; Educa Panamá del
Meduca; Panamá Bilingüe del Meduca; Compromiso por la Educación Panameña esfuerzo del
gobierno y la sociedad civil.
Grandes esfuerzos de estas organizaciones y personas se están haciendo, como si se tratara de una
cirugía especializada hecha por muchas personas para salvar la dignidad de una nación que le hace
falta un norte a seguir.
Algunas personas señalan que el acceso a la educación es la salida conveniente para enfrentar la
pobreza y otras situaciones que vivimos, yo no comparto mucho esa opinión pues lo que han estado
robándole al heraldo público la gran mayoría han tenido una excelente oportunidad educativa en el
exterior y vean los resultados. Se trata de algo más profundo, de un sentido de Ética y no tanto de
moral, pues ya se nos ha hecho costumbre (moral) lo de robarle al Estado. Se trata de explorar una
educación humanista con altos valores éticos que permiten el compromiso con el bienestar común.
Tendremos que esperar finalmente, el trabajo de la Comisión del Compromiso por la Educación
Panameña, de los procesos de Mejoramiento de la Educación a nivel superior que lidera la Ministra
Paredes con el CONEAUPA y que superen la crisis de años de inconformidades; tendremos que
esperar que los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia se hagan una autoevaluación sincera y
ética para mejorar los procesos y combatir la corrupción en todas sus facetas; tendremos que esperar
que los políticos que se reúnen todos los días en la Asamblea Nacional de Panamá, se pongan la mano
en el pecho y entiendan profundamente que es la Política. En fin, tendremos que esperar que el Papa
Francisco venga a Panamá a decirnos, “de un argentino a un panameño”, que hágamos el compromiso
de por vida con la Verdad y vivamos en paz unos con otros.
Dios nos proteja a todos los que vivimos en este país, de los procesos dolorosos que diariamente nos
hacen vivir los insensibles, los poco importa, los indiferentes, los aprovechados, los evadidores de
impuestos, los ladrones y rateros, los malos e ineptos políticos. En fin, que nos libre de los procesos
dolorosos que generan el egoísmo de pensar en sí mismo y no en lo grande que podemos ser como
nación haciendo nuestra aquella expresión “Pro Mundi Beneficio”.

Rev. Pbro. Manning Maxie Suárez


Cédula 8-219-1975