Está en la página 1de 3

La paz en Colombia como sueño latente que continúa en proceso a una realidad adulante

la paz según su nombre lo indica es posible concebirla como nos sea pertinente, es viable

que la tomemos como la única salida a tantos conflictos hallados en la sociedad, pero, tal cual se

oye fonéticamente, la valoramos como la razón a tanto dolor y sufrimientos habidos durante siglos

los cuales nunca permitirán que sea instaurada en el país aplicando su significado real que aporte

la construcción en armonía, correcto proceder, perdón, oportunidades y al reconocimiento como

seres humanos donde todos somos iguales con nuestras falencia y aportes al desarrollo de una

sociedad pacífica.

“La terminación de la confrontación armada significará, en primer lugar, el fin del enorme

sufrimiento que ha causado el conflicto. Son millones los colombianos y colombianas víctimas de

desplazamiento forzado, cientos de miles los muertos, decenas de miles los desaparecidos de toda

índole, sin olvidar el amplio número de poblaciones que han sido afectadas de una u otra manera

a lo largo y ancho del territorio, incluyendo mujeres, niños, niñas y adolescentes, comunidades

campesinas, indígenas, afrocolombianas, negras, palenqueras, raizales y rom, partidos

políticos, movimientos sociales y sindicales, gremios económicos, entre otros. No queremos

que haya una víctima más en Colombia.

En segundo lugar, el fin del conflicto supondrá la apertura de un nuevo capítulo de nuestra

historia. Se trata de dar inicio a una fase de transición que contribuya a una mayor integración

de nuestros territorios, una mayor inclusión social -en especial de quienes han vivido al margen

del desarrollo y han padecido el conflicto- y a fortalecer nuestra democracia para que se

despliegue en todo el territorio nacional y asegure que los conflictos sociales se tramiten por

las vías institucionales, con plenas garantías para quienes participen en política.” (acuerdo

final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera)
Es pertinente responder al siguiente interrogante ¿Que desea Colombia lograr con el

acuerdo de paz que se inició en la habana, y que fue culminado en Colombia pero que continua su

proceso para la aprobación social?? Inicialmente es necesario comprender que aquellos errores

humanos pueden ser reparados internamente perdonando al prójimo y enseñándole que la guerra

no es la mejor salida a tanta guerra y sufrimiento.

Según el acuerdo, los guerrilleros son colombianos, compatriotas a quienes la guerra los

atrapo, por ello salvémosle la vida.

Las familias podrán recuperar sus seres queridos que continúen secuestrados.

Sería posible salvar vidas a los campesinos, soldados, secuestrados, ciudadanos es decir a

todo aquel quien desee conocer el mundo desde una visión menos desgarradora.

Finalmente, La paz más que un buen negocio como se expresó en el discurso es el mejor

camino para alcanzar la reconciliación entre víctimas y victimarios y el cese de tanta guerra, es

lograr un perdón verdadero y una mejor calidad de vida, en la cual reine la tranquilidad de nuestra

nación.

Son más de 200 páginas que describen los acuerdos y serán todas está el inicio a un futuro

mejor.

Aunque es difícil alcanzar una paz plena, este acuerdo podría ser el comienzo para la

construcción de una paz duradera, este acuerdo reconoce los derechos de la sociedad a una

seguridad humana integral con participación de las autoridades civiles; para lograrlo debemos

empezar a construirla desde nuestros hogares, pues es allí donde nos educamos donde nos hacemos

más conscientes y racionales pensando en el bienestar propio y de otras familias.


Respecto al problema de las drogas ilícitas es un punto que se ha venido tratando desde

hace muchos años al igual que el conflicto armado y esta problemática continúa filtrándose en

nuestro país problema que nos ha hecho dudar de llegar a alcanzar una paz estable.

También podría gustarte