Está en la página 1de 2

Claro oscuro

El concepto de claroscuro se emplea en el ámbito de la pintura para nombrar al


contraste que se produce entre las sombras y la luz en una obra. Se trata de una
técnica que apela a estos contrastes para resaltar ciertos elementos del cuadro y
para desarrollar efectos visuales de modelado y relieve.
El claroscuro surgió en el siglo XVI, en el marco del periodo artístico conocido
como Cinquecento. Los pintores italianos y flamencos comenzaron a ensayar esta
técnica que tuvo su apogeo durante el Barroco.
Caravaggio (1571-1610) fue uno de los grandes artistas que apeló al claroscuro.
“La flagelación de Cristo” y “Muerte de la virgen” están entre sus obras que
evidencian el uso de esta técnica. Rembrandt (1606-1669) también se lució con su
manejo de la luz y la sombra en cuadros como “El joven Rembrandt”, “El filósofo
en meditación” y otros.
La radicalización del claroscuro recibió el nombre de tenebrismo. En este estilo,
impulsado por artistas como José de Ribera, El Greco y el propio Caravaggio, el
contraste entre luz y sombra es muy marcado.
Más allá de la pintura, el claroscuro también llegó al grabado en xilografía.
Conocido en este caso específicamente como chiaroscuro, su desarrollo requería
el uso de diversas planchas para colorear las imágenes. Cabe destacar que, con
el paso de los años, el claroscuro irrumpió en el cine.
Puntillismo
El puntillismo fue un estilo pictórico que surgió en Francia en 1884 a partir del
postimpresionismo. Su técnica consiste en aplicar sobre el lienzo –en vez de trazos
o pinceladas– pequeños puntos de colores primarios que combinados y mirados
desde cierta distancia forman en la retina la imagen y el cromatismo deseados por
el artista.
Al igual que los postimpresionistas, los puntillistas usaron como motivo la
naturaleza, pero con un rigor más científico a partir de las ideas del crítico y
estudioso de la luz Charles Blanc. Según este, así como hay relaciones
matemáticas entre los tonos musicales, existen conexiones físicas armónicas entre
los colores.
De hecho, algunos compositores trasladaron las conclusiones del método puntillista
al campo musical. La idea era que, al igual que el ojo compone colores que no están
presentes físicamente, el oído relaciona los sonidos separados y los interpreta como
una melodía.
El principal impulsor y representante del puntillismo pictórico fue el pintor francés
Georges Seurat (1859-1891), quien en 1884 fundó la Société des Artistes
Indépendants. Allí trabó amistad con Paul Signac, que compartió con él las ideas y
técnicas puntillistas. Ese mismo verano, Seurat comenzó la creación de su obra
maestra, Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, que le llevó dos años de
trabajo y se convirtió en uno de los iconos de la pintura del siglo XIX.