Está en la página 1de 9

Curso de Capacitación

Docente en Neurociencias

Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 | Clase 4 |

Introducción a las Neurociencias y Neurosicoeducación II

Página 1|9
“Evolución y cerebro”

Nuestro cerebro es el resultado de millones de años de ensayos y pruebas


evolutivas, y es el mismo que tuvo el primer homo sapiens-sapiens en la
sabana africana hace aproximadamente 150.000 años atrás.

Por lo cual podemos decir que fue terminado de modelar siguiendo las
necesidades de aquellos tiempos y preparado para responder y sobrevivir en
ese medio.

En la clase 1, Introducción a la Neurociencias y Neurosicoeducación,


vimos un tema que a continuación vamos a repasar e integrar:

Un problema sencillo: control de la temperatura corporal: Hipatálamo.

Un problema complejo: autoconciencia: Intervienen muchas áreas.

Estas herramientas evolutivas, agrupadas forman nuestro gran cerebro,


formado por sistemas instintivos, emocionales y racionales.

Usaremos los términos red o sistema instintivo, red o sistema emocional y red o
sistema neocortical cognitivo y ejecutivo para que se pueda entender al cerebro
como un circuito interconectado, que funciona en red, aunque debamos
separarlo para su estudio. Este tipo de presentación aplica el principio de
adecuación para que sea fácilmente comprensible para todos.

Los sistemas o redes están formados por varias áreas cerebrales. Si bien no
existe un único consenso entre los científicos de cuáles áreas con exactitud

Página 2|9
conforman cada una, existe un criterio general que se puede aplicar. Los
sistemas están conformados por diversas áreas cerebrales, que pueden incluso
participar en más de un sistema, pero existe un criterio general que se puede
aplicar para poder ubicarlas en alguno de ellos.

Un punto clave de conocernos y comprendernos a nosotros, a alumnos,


colaboradores y demás personas, y, a su vez, para entender aún mejor el
apunte de Estrategias para convertir la información en conocimiento,
de la Dra. Judy Willis, es darnos cuenta de lo diferente que es el mundo actual
del poblado por los primeros homo sapiens sapiens, hace 150.000 años.

Al ver las imágenes nos damos cuenta que las “exigencias” a las que estaba
sometida la UCCM hace 150.000 años atrás eran muy distintas de las que debe
enfrentar ahora.

Nuestro cerebro es el mismo de hace tantos años atrás, preparado para


responder a los desafíos que le presentaba la vida en aquellos tiempos. Este
tema lo veremos con mayor profundidad cuando estudiemos emociones.

Hemos puesto los nombres de redes o sistemas instintivo, emocional y neo-


cortical cognitivo ejecutivo en el detalle de cada sistema visto desde la
evolución, para que no se confunda la división que tomamos sólo a fines de
estudio. Cada nueva red (formada por varias áreas cerebrales), se desarrolló
desde su predecesora. De esto se desprende que la evolución, cada vez que
conseguía producir un sistema de mayor capacidad, no eliminaba al anterior.
Por el contrario, lo mantenía con sus funciones para que se dedicara a las
tareas en las que se había especializado.

Página 3|9
Algunas de las funciones de los instintos:

Regulan las actividades reflejas críticas para la supervivencia (latidos cardiacos,


nivel de glucosa, respiración, etc.).

Su función principal, al igual que en todas las especies, es asegurar la


supervivencia y permitir la transmisión del material genético a las próximas
generaciones.

Una de sus funciones es mantener la homeostasis del organismo y producir los


cambios necesarios para afrontar los estímulos medioambientales.

Otras funciones:

Demarcado y cuidado del Territorio, necesario para su supervivencia. Los


animales marcan su territorio a través de mojones olfativos (orina) o por
sonidos (por ejemplo, rugido del león). De este modo, otros saben que ese
espacio pertenece a otro y que si se acercan tendrán que enfrentarse con el
“dueño” del mismo.

En nuestro caso, podemos decir que territorio humano es también sinónimo de


casa, auto, trabajo, efectos personales, familia, pareja, identidad y cosas tan
abstractas como una idea. Las opiniones, creencias, paradigmas y valores, son
también considerados territorios, a los que se defiende tanto o más que los
mencionados en primer término.

Este sistema posee un limitado tipo de respuestas automáticas para situaciones


peligrosas: ataque o huida.

Otra de sus funciones es el marcado de jerarquía, rituales de la sexualidad.

El sistema instintivo guía siempre la supervivencia en caso de peligros


extremos. Pero tiene dificultades para enfrentar situaciones nuevas o
desconocidas pues carece de respuestas que no sean la instintiva o genética.
Se considera que la resistencia al cambio puede en cierta medida relacionarse
con este sistema.

Funciones principales del sistema emocional

Con el paso de la evolución en el cerebro, surge la capacidad de aprender y


modelar las respuestas automáticas, y, por ende, la de MEMORIZAR nuevas
respuestas para poder utilizarlas en situaciones futuras semejantes.

Un reptil, al nacer, porta un cerebro con toda la información genética que


necesita para sobrevivir: su capacidad de aprender es limitada. En cambio, un

Página 4|9
gatito, cuando nace, no sabe cazar y sólo el entrenamiento que le dará su
madre lo capacitará para ser un cazador eficiente. Así es que todas las crías
mamíferas debemos, imprescindiblemente convivir con adultos para aprender a
ser capaces de sobrevivir por nuestra propia cuenta.

Este aprendizaje implica guardar todas las experiencias nuevas, asociadas con
su calificación contra-supervivencia o pro-supervivencia en un sistema de
archivo, dividido en dos partes bien delimitadas. La primera de ellas está
destinada a grabar todas las experiencias DOLOROSAS, la otra, por su parte, es
la que almacena todas las experiencias PLACENTERAS.

Cada vez que experimentemos dolor o placer, no importa en qué grado,


nuestro sistema emocional buscará la causa que lo ha producido y lo registrará
en la MEMORIA para facilitar nuestras decisiones del FUTURO. De este modo se
crearán Neurofusiones.

Las Neurofusiones no son entelequias, sino una realidad biológica. Son


conexiones físicas entre las neuronas de nuestro cerebro. Las conexiones nunca
son fijas o indelebles, excepto por las relacionadas con dolores o placeres muy
intensos o muy tempranos.

Cuando decimos placer en términos de codificación en la memoria no hablamos


de felicidad, sino de garantía de supervivencia y, en el caso de dolor, nos
referimos al peligro de supervivencia.

Si los estímulos no se repiten, tenderán a debilitarse. Este proceso es la base de


la denominada Neuroplasticidad, una gran aliada, si deseamos cambiar
hábitos que no son los adecuados.

Página 5|9
Sin embargo, muchos aprendizajes emocionales muy fuertes de placer o dolor,
aunque puedan debilitarse, pueden no desaparecer como es el caso de
adicciones, estrés postraumático, etc.

Dentro de las estructuras que forman este cerebro se encuentra el tálamo, en


donde los sentidos se integran. Desde allí la información puede pasar a la
amígdala cerebral, nombrada en el apunte de la Dra. Willis, y que vimos en el
PPT de Sistema Nervioso de la clase dos en donde decía:

La amígdala cerebral es una estructura con forma de dos almendras que se


sitúan a ambos lados del tálamo y en el extremo inferior del hipocampo. Se la
relaciona con la memoria emocional y con las respuestas de ataque y huída.
Cuando se les extirpan a los animales, estos se vuelven indiferentes a estímulos
que les habrían causado miedo.

Cuando un alguien siente amenaza en el entorno, su amígdala se enciende y se


ubica en modo supervivencia.

En este material vimos que además de la fuerza dolor existe la fuerza placer: la
estructura relacionada con esta sensación es, entre otras, el núcleo accumbens,
también visto en el apunte de sistema nervioso:

El núcleo accumbens es un grupo de neuronas del encéfalo, localizadas cerca


del bulbo olfatorio. Se considera que tiene un papel importante en la
recompensa, la risa, el placer y la adicción.

Si el cerebro del alumno, por ejemplo, está atraído por el sonido que llega del
área de juegos donde está un grupo de sus compañeros disfrutando de un
partido de futbol, su fuerza placer estará atraída por irse con sus pares en lugar
de estar atento a la clase. Para manejar la distracción deberá usar su sistema

Página 6|9
neo-cortical cognitivo-ejecutivo, siempre y cuando este le encuentre significado
al esfuerzo.

Por ello, es necesario construir un contexto adecuado y un estado atencional y


emocional apropiados para alcanzar un nivel óptimo de aprendizaje.

Sistema neo-cortical cognitivo-ejecutivo:

Se encuentra en el Neocortex. Su gran tamaño es destacable pues representa


el 85 % del volumen total cerebral, mientras que se considera que el 10 %
corresponde al sistema emocional y un 5 % al instintivo.

No obstante, las diferencias de volumen, estos últimos ejercen una poderosa


influencia en la vida mental de todo ser humano, ya que son los primeros en
evaluar y actuar, si es necesario, ante estímulos del mundo exterior.

Página 7|9
El área que nos hace realmente humanos y nos diferencia de las otras especies
es la corteza prefrontal.

Por ello dentro del sistema neo-cortical, podemos diferenciar al sistema


prefrontales.

Algunas de sus capacidades son:

Razonar,

Pensar,

Evaluar,

Vetar impulsos emocionales,

Auto-observarse,

Ver a futuro,

Hacer planes,

Trazar estrategias,

Comunicarse a través del lenguaje verbal,

Desarrollar valores trascendentes,

Auto-motivarse.

Podemos decir que la corteza prefrontal, al tener el inmenso poder de conducir


todas las actividades cognitivas y ejecutivas, son el director de orquesta, modo
en que los ejemplifica uno de sus grandes investigadores, el Dr. Elkhonon
Goldberg.

Por otra parte, son los responsables de nuestra inteligencia emocional, tanto a
nivel personal como social.

Es importante saber que ambas funciones no siempre son complementarias,


una persona puede ser brillante a nivel intelectual y, a la vez, no serlo a nivel
emocional o viceversa. Por eso, ambas capacidades deben ser desarrolladas
con diferente información y estrategias.

Debemos tener en cuenta que el sistema instintivo es la base sobre la cual se


construyó el sistema emocional y, también, el cerebro humano. Reconocer la
existencia del legado evolutivo que hay en nosotros es primordial. Sin embargo,

Página 8|9
es mucho más importante darse cuenta de que muchas veces son los impulsos
primitivos los que guían nuestro comportamiento, porque este es el primer paso
hacia el poder gestionarlos apropiadamente. De esta manera, alcanzaremos el
desarrollo de poder ser más humanos: objetivo que buscamos alcanzar desde la
Neurosicoeducación.

Página 9|9