Está en la página 1de 2

PERFIL EPIDEMIOLÓGICO NEONATAL

Los datos epidemiológicos son instrumentos de apoyo para quienes deben tomarlas
decisiones en la aplicación de intervenciones políticas dirigidas a reducir el impacto en
la morbimortalidad en las poblaciones o comunidades con riesgo.

Tanto la mortalidad materna como la mortalidad perinatal, neonatal e infantil son


indicadores de la salud materno-infantil que evalúa la calidad del control prenatal, en la
atención a la población infantil y a las actividades de promoción y prevención que se
desarrollan en los diferentes sistemas de salud en el mundo. Dentro de la mortalidad
perinatal (las muertes ocurridas entre la semana 22 y el 7º día de nacimiento) están la de
los recién nacidos con bajo peso al nacer (RNBP), y éstos a su vez incluye a los
prematuros; y dentro de la población infantil está el grupo etáreo neonatal.

Mundialmente de los casi 20 millones de niños que nacen cada año con bajo peso, año,
lo que corresponde al 14% de todos los nacidos y más del 96% de los casos se presentan
en países poco desarrollados, según la Unicef. El promedio de la prematuridad (edad
gestacional menor de 37ª semanal) y de recién nacidos de bajo peso (peso al nacimiento
inferior a 2.500 gramos, independientemente de su edad gestacional) en el mundo es del
20%, tendencia que va en aumento; una de las principales causas de los niños con bajo
peso al nacer lo constituyen los prematuros, entre más prematuros nazcan, más niños
con bajo peso al nacer habrán y más bajo peso y a mayor grado de prematuridad es
mayor la morbimortalidad.

El informe de las Estadísticas Sanitarias Mundiales del 2011, elaborado por la


Organización Mundial de la Salud, confirma una reducción de la mortalidad en menores
de 5 años de aproximadamente una tercera parte entre los años 1990 y el 2009
descendiendo desde 89 hasta 60 por 1000 nacidos vivos. En cambio en 2009, el 40% de
las defunciones de menores de 5 anos se produjeron en el periodo neonatal, lo que
denota que el ritmo de disminución de la mortalidad neonatal es más lento que el
observado en los niños de más edad. En concreto, hay que aunar esfuerzos en estrategias
para reducirla, en especial en la población de los RNPT y los RNBP que constituyen la
mayor parte, en lo que podría contribuir la implementación y fortalecimiento de los
PMC.

Respecto a la mortalidad infantil para el 2011 en Colombia (menores de un año)la tasa


de mortalidad fue de 16,4 muertes/1.000 nacimientos y en Medellín fue en el 2010 de
9.5 muertes/1.000 nacimientos. De los cinco millones de niños que mueren cada año en
el mundo, 25% de éstas están relacionadas con la prematuridad y/o el bajo peso al nacer
(BPN). Estas muertes para América Latina son 35 veces más elevadas respecto a los
neonatos que nacen con un peso mayor a 2.500g. Según la UNICEF la tasa de
mortalidad neonatal en el 2010 es de 12 x 1.000 RN vivos. La tasa de mortalidad
neonatal temprana es de 7,1 x 1.000 RN vivos en Antioquia y de 17,4/1.000 RN vivos
para el Chocó en el 2009. Según la DSSA en el 2010 la mortalidad perinatal en
Medellín fueron 515 casos, o sea una tasa de16,2 por cada mil nacidos vivos; en Bello
66 casos, para tasa de 12,8: en el Valle de la aburra fueron 688 casos correspondiente a
una tasa de 15,3. Observando al tendencia de mortalidad infantil y perinatal en
Antioquia entre los años 1994 y 2007, no ha habido mayores cambios en la mortalidad
infantil con una tasa de 13.9 a 13.0 en el último año, en cambio la mortalidad perinatal
se incrementó de 12.5 en 1994 a 31.3 por mil nacidos vivos en 2007.

La mortalidad en nuestra población objeto hace parte de los protocolos de vigilancia


epidemiológica en el país y se deben informar, de manera obligatoria, a los entes locales
y territoriales reguladores de salud. A pesar de la existencia de esta normatividad, es
posible que no se presente la notificación de los casos. Pero para el análisis de la
problemática y toma de decisiones hay que tener en cuenta los componentes que
intervienen en el subregistro importante que se da, y más, aun que se acentúa acorde al
grado de desarrollo de las regiones, las autopsias, procedimiento indispensable para
conocer los verdaderos orígenes de la mortalidad perinatal y neonatal, sólo se hace en
un número muy limitado de casos.

De igual manera deberían analizarse los otros factores que inciden en la


morbimortalidad de los niños de bajo peso como las barreras administrativas para el
acceso a los servicios de atención neonatal asociadas al sistema de aseguramiento que
nos rige, la falta de red de atención perinatal para la referencia y contrarreferencia de los
niños según su grado de complejidad, entrega inoportuna de autorizaciones, por parte de
las aseguradoras, la disponibilidad de todos los recursos en las unidades de cuidado
neonatal y disponibilidad y actualizaciones de las guías de atención.

También podría gustarte