Está en la página 1de 1

ORACIONES EN SILENCIO DEL SACERDOTE CELEBRANTE

Antes del Evangelio En el lavatorio


SI DA LA BENDICIÓN AL DIÁCONO: El Señor esté en tu Lava del todo mi delito, Señor, limpia mi pecado
corazón y en tus labios para que anuncies dignamente su
En la inmixtión
evangelio en el nombre del Padre, del Hijo (+) y del Espíritu
Santo. El Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo, unidos en
SI VA A LEER EL EVANGELIO: Purifica mi corazón y mis este cáliz, sean para nosotros, alimento de vida eterna.
labios, Dios todopoderoso, para que pueda anunciar dignamente
Antes de la segunda elevación: Opción 1
tu santo Evangelio.
Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, que por voluntad del
Después del Evangelio Padre, cooperando el Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida
Las palabras del Evangelio borren nuestros pecados. al mundo, líbrame, por la recepción de tu Cuerpo y de tu Sangre,
de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir tus
Presentación del pan mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.
Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de Antes de la segunda elevación: Opción 2
la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu
generosidad y ahora te presentamos, él será para nosotros pan Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuerpo y de tu Sangre, no
de vida. sea para mí un motivo de juicio y de condenación, sino que, por
tu piedad, me aproveche para defensa del alma y del cuerpo y
Preparación del cáliz como remedio saludable.
Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos Al comulgar el Cuerpo de Cristo
la divinidad de quien se ha dignado participar de nuestra
humanidad. El Cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna

Presentación del vino Al comulgar la Sangre de Cristo


Bendito seas, Señor, Dios del Universo, por este vino, fruto de La Sangre de Cristo me guarde para la vida eterna
la tierra y del trabajo del hombre, que recibimos de tu
Al purificar el cáliz
generosidad y ahora te presentamos, él será para nosotros
bebida de salvación. Haz, Señor, que recibamos con un corazón limpio el alimento
que acabamos de tomar y que el don que nos haces en esta vida,
Ante las ofrendas nos aproveche para la eterna.
Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu
humilde; que éste sea hoy nuestro sacrificio y que sea agradable
en tu presencia, Señor, Dios nuestro.
1