Está en la página 1de 5

CALEI-

OOS\X)PIO
"DESPUÉS DE NIETZSCHE; NO HAY
18 NADA ... v
~
JULIO · DICIEMBRE 2005

IGNACIO RUELAS O LVERA

lnstÍtuto Federal Electoral/ DF

Enrique Luján Salazar, Perspectivismo representación pende del sujeto


1J Genealogía. Un ensayo sobre Nietzsclie, que la constituye y de la realidad
Universidad de Guanajuato , Altexto,
que lo configura , y lo que pende
Universidad Autónoma de Agua scalien-
tes, Guanajuato, 2005 , 97 pp. depende. El ser del mundo no
está dado de una vez y para siem-
" ... no vale la pena malgastar las pre, invariablemente necesitamos
palabras." una perspectiva epistemológica
Elías Canetti
para captar la auténtica realidad,
una articulación ent re conoci-
miento y necesidades vitales: el
E1 libro Perspectivismo y genealogía. ser, entendido como devenir, sin
Un ensayo so&re Nietzsche de Enrique verdades absolutas, pues toda
Luján que ahora presentamos verdad es interpretación. Para
nos lleva a una revisión del pen- ello es preciso rastrear y explorar
samiento del filósofo alemán , al los puntos primigenios, ésta es la
amparo de una didáctica diferente aportación: un método para inter-
en la minerva entusiasta del autor, pretar 'el sentido de la realidad,
un nietzsch ea no confeso. Si la ya que para Nietzsche nuestras
perspectiva es la construcción perspectivas dependen de valores
de una imagen en el observador, que, a su vez, poseen siempre una
el perspectivismo, como concep- genealogía, de la cual depende su
ción filosófica, supone que toda nobleza o su bajeza.

C A L E D O S C O P o 1201
El término genealogía, en en el aumento del sentimiento de
Nietzsche, "es el elemento di- fuerza, en el afecto del mando o
ferencial de los valores del que la voluntad de poder. Lo apolíneo
deriva el valor mismo: busca el y lo dionisiaco aparecen como
origen y la diferencia en el origen . tendencias inseparables que
Ahí encuentra determinación y se implican mutuamente, pero
metamorfosis. Valorar es crear. una de ellas parece comandar
cambio de valores implica cambio el proceso. Según Nietzsche, los
de creadores " . 1 Para el filósofo griegos en el padecimiento de los
alemán, lo que está en el origen, horrores de la existencia y para
es "un quantum de fuerza, de pul- poder vivir tuvieron que crear a
sión, es ese mismo pulsionar, ese dioses. Así aparece Apolo que
mismo querer, ese mismo actuar, exige la medida, el no demasiado.
y, si puede parecer otra cosa, ello Pero resulta que en sus límites y
se debe tan solo a la seducción medidas sucumbieron al olvido de
del lenguaje, y de los errores sí mismos, en los estados dioni-
radicales de la razón petrificados síacos, y al olvidar los preceptos
en el lenguaje, el cual entiende y apolíneos, la desmesura se reveló
malentiende que todo hacer está como verdad.
condicionado por un agente, por Para Nietzsche, el pensamien-
un sujeto". 2 to metafísico es reduccionista
En Más allá del bien y del mal, pues en la búsqueda del funda-
Nietzsche plantea: "Admitir que mento o principio, soslaya las
la no verdad, el no saber, acaso cosas concretas, el devenir y la
la ignorancia es la condición de la pluralidad del mundo. En cambio,
vida, esto significaría enfrentarse el pensamiento genealógico se
de un modo peligroso a los senti- abre plenamente a lo que apare-
mientos de valor habituales y una ce, a lo que deviene, a la historia,
filosofía que osara hacer esto se a lo real.
colocaría más allá del bien y del
mal ".3
El ritmo del ensayo me per-
mite inferir que para Nietzsche, Friedrich Nietzsche, Así fiabló Zaratustra ,
la verdad de la vida se opone a Alianza, Madrid, p. 98.
Friedrich Nietzsche, La genealogía de la
la presunta verdad generada por
moral, Alianza, Madrid, p . 51.
un contrato social signado entre Fri edrich Nietzsche, Más allá del bien y del
iguales. El criterio de verdad está mal, Alianza, Madrid, p. 21 y 22 .

2021 N Ú M ERO l 8 JULIO - DICIEMBRE 2005


La genealogía , nos demuestra se originan y cómo actúan sobre
el autor, viene a ser más que la vida de los hombres en el seno
un análisis de las palabras , una de lo social. Por ello propone so-
especie de semiótica en donde meter a las palabras a un análisis
se percibe con ojo agudo el para observar la significación que
movimiento , las vicisitudes, la de manera sociológica se les atri-
emergencia, la modificación de buye , esto dentro del campo de
códigos lingüísticos e ideologías, la convivencia y sus propias con-
y cómo se han transformado secuencias. El ensayo posibilita
en nuevos códigos, en nuevas un diálogo bien cuidado apoyado
formas de expresión en niveles en fuentes y referencias precisas
etimológicos, culturales, socioló- y actuales; Luján lo ha cuidado
gicos, históricos, etc. Esa génesis absteniéndose de la pedantería
otorga un espíritu filológico a la académica.
etimología. Para ésta, es preciso La necesidad de un análisis
saber qué significan las palabras, histórico nos remite a una afir-
de qué primeros usos provienen mación de Nietzsche: "la historia
y cuál ha sido su metamorfosis de la lengua es la historia de un
intelectual. Para Nietzsche es proceso de abreviación" .5 Las
fundamental el estudio de las palabras dentro de la historia nos
palabras, en ellas se anida la permiten un procedimiento de
representación de los valores, es investigación descubridora sobre
importante no sólo quedarse en su alcance, y al añadir el contexto
el estudio de las palabras como cultural se aplica un ojo interpre-
entidades aisladas, sino en ver al tativo a las cosas que se dejan
signo como una unidad cultural. de decir, entonces se comienza a
Éste es el tema. hacer genealogía. Ésta se abre a la
Nietzsche descubre "que el observación de fuerzas en el len-
lenguaje, puente para comprender guaje, desenmascara, desmitifica
la vida y la cultura de un pueblo,
se forma en una sociedad concre-
ta y está sometida a las variantes
que acontecen en la comunidad Luís Jiménez Moreno, El pensamiento de
de esos hablantes"; 4 por ello es Nietzsche, Ed. Cincel, Madrid, 1989, p.
122 .
necesario investigar críticamente
Friedrich Nietzsche, Más allá del bien y del
cómo la lengua y el signo lingüís- mal, Alianza Editorial, Madrid, 2000, p .
tico, como manifestación cultural, 250.

C A L E D O S C O P o 1203
falsas ideologías, especula, duda Siguiendo a Umberto Eco nos
y abre nuevos caminos de inter- podemos preguntar si el hombre
pretación; ve cómo surgen las pa- cuando habla "es libre de comu-
labras, su aceptación, rechazo o nicar todo lo que piensa o está
cambio de significación. Descubre condicionado por el código", 8 su
estructuras ocultas, encuentra fi- respuesta es que "está sometido a
guras retóricas desapercibidas. La todos los condicionamientos bio-
genealogía se apoya en la historia lógicos y culturales del caso y del
y la sacude; estudia las estruc- cual se puede sospechar que en
turas y sus fisuras, el momento la mayor parte de las situaciones
en que la lengua se reestructura. habla por los automatismos del
Safranski nos dice: "el método código", es decir, que se encuen-
genealógico investiga el origen tra bajo el dominio y la dirección
real de los sucesos históricos y inconscientes ejercidos por las
de las formas de pensamiento, funciones gramaticales .
renunciando a hipótesis finales Enrique Luján nos muestra a
o teleológicas, [esto es,] mostrar Nietzsche abriendo los archivos
que al principio no había ningún de la antigüedad, haciendo ver
plan, ninguna intención".6 Ningún los símbo lo s expresivos que
dogma, ningún origen, sino caos descubren cómo eran en la vida
y azar. real, y cómo propone sus pro-
El trabajo muestra la genealo- pios símbolos para construir la
gía como un método general en aurora de un nuevo pensar. En
la obra de Nietzsche, y demues- esos expedientes están las mu-
tra cómo lo utiliza para nuestra danzas constituidas de palabras,
aproximación a la realidad, y para expresiones artísticas y otras ma-
descubrir, desde el lenguaje, lo nifestaciones, pero anticipa que
que hay de natural y artificial en
él mismo. El lector encuentra y
advierte de los errores y prejuicios
Rüdiger Safranski, Nietzsche: Biografía de su
que se forman por el uso irracional pensamiento, Tusquets Editores, México,
y repetitivo de las palabras, por la 2001, p. 371y372.
actitud pasiva y poco reflexiva . Friedrich Nietzsche, So&re verdad y mentira
Cada pueblo, cada cultura, dice en sentido extra moral, Ed. Ternos, Madrid,
2000, p. 27.
Nietzsche, cada sociedad tiene Umberto Eco, La estructura ausente, Ed.
sobre ella un "cielo conceptual" Lumen , Barcelona, España, 1999, p.
muy particular. 7 65.

2041 N Ú M ERO 1 8 JULIO - DICIEMBRE 2005


en ningún momento nos traen sabio en igmático, ni profesor de
directamente la realidad. filosofía, sino de ser un intelectual.
El discurso del autor, del libro un guerrero, un combatiente en el
en comento, nos alerta a uno de terreno minado por el poder en el
los riesgos de leer mal a Nietzs- que se decide cómo han de vivir
che: creer que se puede resumir los seres humanos.
en una sola frase, apoyados en La semiótica es una ética de la
los lemas lapidarios que gustaba cultura para regenerar de angustia
tanto de prodigar: el superhom- y culpabilidad nuestro presente
bre, el eterno retorno , la transmu- y futuro. Una apuesta arriesga-
tación de los valores, la muerte de da , contradictoria , cruel. pero
Dios. que abrió, con la aportación de
En efecto, la dificultad que Nietzsche, una línea de actividad
presenta el pensamiento de Nie- teórica al pensamiento actual. La
t zsche es que si resulta imposible consigna posmoderna, "pensar
de aceptar, es imposible no darle globalmente y actuar localmente''.
la razón. Encuentro en el trabajo puede encontrar en él un incómo-
del autor, la acreditación para do precursor. @
Nietzsche, que no fue profeta, ni

C A E D O S C O P o l 205