Está en la página 1de 2

AUTOMATAS PROGRAMABLES

En electrónica un autómata es un sistema secuencial, aunque en ocasiones la palabra es


utilizada también para referirse a un robot. Puede definirse como un equipo electrónico
programable en lenguaje no informático y diseñado para controlar, en tiempo real y en
ambiente industrial, procesos secuenciales. Sin embargo, la rápida evolución de los
autómatas hace que esta definición no esté cerrada. En la disciplina perteneciente a
la informática, se describen tres tipos de autómatas que reconocen tipos diferentes de
lenguajes: los autómatas finitos, los autómatas a pila y las máquinas de Turing.
El autómata es la primera máquina con lenguaje, es decir, un calculador lógico cuyo juego
de instrucciones se orienta hacia los sistemas de evolución secuencial.
La aparición de los ordenadores a mediados de los 50's inauguró el campo de la lógica
programada para el control de procesos industriales. No obstante, aunque estos ordenadores
resolvían los inconvenientes de un Sistema cableado o la llamada lógica cableada,
presentaban nuevos problemas:

 Mala adaptación al entorno industrial.


 Coste elevado de los equipos.
 Necesidad de personal informático para la realización de los programas.
 Necesidad de personal especializado para el mantenimiento.
Estos problemas se solucionarían con la aparición del autómata programable o PLC
(Controlador Lógico Programable; en inglés Programable Logic Controler).
Desarrollo histórico.[editar]
A mediados de los años 60, General Motors, preocupada por los elevados costos de los
sistemas de control a base de relés, de lógica cableada, comenzó a trabajar con Digital en
el desarrollo de un sistema de control que evitara los inconvenientes de la lógica
programada. El resultado de la colaboración fue un equipo programado, denominado
PDP-14, cuyo empleo no tardó en extenderse a otras industrias. En un principio, los
autómatas programables sólo trabajaban con control discreta ( Si o No ), por lo que los
problemas que requerían la manipulación de magnitudes analógicas se dejaron para los
tradicionales sistemas de control distribuido.
Resulta curioso anotar que R. E. Moreley, considerado por muchos el padre del autómata
programable, trabajando independientemente de las especificaciones de la General
Motors desarrolló un equipo que respondía a las necesidades de dicha multinacional.
Hacia la primera mitad de los años 70 los autómatas programables incorporan la
tecnología de los microcontroladores, aumentando de este modo sus prestaciones:

 Realización de operaciones aritméticas.


 Comunicación con los ordenadores.
 Incremento de la capacidad de memoria.
 Mejoras en los lenguajes de programación.
 Posibilidad de entradas y salidas analógicas.
 Posibilidad de utilizar redes de comunicaciones.
La década de los años 80 se caracteriza por la incorporación de
los microprocesadores, consiguiendo:

 Alta velocidad de respuesta.


 Reducción de las dimensiones.
 Mayor seguridad de funcionamiento.
 Gran capacidad de almacenamiento de datos.
 Lenguajes de programación más potentes: contactos, bloques funcionales,
GRAFCET (GRAFica de Control de Etapa de Transición).
En la actualidad existen autómatas que permiten automatizar a todos los niveles,
desde pequeños sistemas mediante autómatas compactos, hasta sistemas
sumamente complejos mediante la utilización de grandes redes de autómatas.