Está en la página 1de 19

1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DE HIDROSFERA.

La hidrosfera es la capa de agua que rodea la Tierra. El agua circula continuamente


de unos lugares a otros, cambiando su estado físico, en una sucesión cíclica de
procesos que constituyen el denominado ciclo hidrológico, el cual es la causa
fundamental de la constante transformación de la superficie terrestre. La energía
necesaria para que se puedan realizar esos cambios de estado del agua y el ciclo
hidrológico procede del Sol. En resumen es una cubierta dinámica, con continuos
movimientos y cambios de estado, que regula el clima, participa en el modelado del
relieve y hace posible la vida sobre la Tierra. La hidrosfera es también responsable
de riesgos geológicos externos como inundaciones, muchos deslizamientos del
terreno, algunas subsidencias del terreno.

La hidrosfera se formó por la condensación y solidificación del vapor de agua


conteniendo en la atmósfera primitiva. El agua cubre casi las tres cuartas partes de
la superficie de la Tierra. La mayoría (97%) es agua salada que forma mares y
océanos y, una pequeña parte (3%), se encuentra en la atmósfera y sobre los
continentes, generalmente en forma de agua dulce. Esta última parte se encuentra
de mayor a menor cantidad de agua: hielo> agua subterránea> lagos, embalses,
pantanos, ríos > atmósfera > biosfera (seres vivos). Entre las características de la
hidrosfera destacamos su composición mineral, salinidad, contenido en oxígeno,
variación de la temperatura con la profundidad y densidad:

-Composición del agua del mar y del agua continental.

La salinidad media de mares y océanos es de 35 gr/l (3,5%), las sales principales


son el Cl- y el Na+ , y en menor proporción SO4 2-, Mg2+ y otros iones, mientras
que la salinidad de las aguas continentales varía muchísimo dependiendo de las
rocas por donde discurra el agua (si son rocas muy solubles el agua se carga de
sales superando la salinidad del mar), también puede variar su composición química
dependiendo de la naturaleza de los terrenos que atraviesan, aunque en general,
en las aguas continentales predominan los aniones CO3 2-, HCO3 - , SO4 2-, , Cl-
y los cationes Na+ , K+ , Ca2+ y Mg2+.
-Características del agua oceánica: salinidad, temperatura: termoclina. Densidad y
contenido en oxígeno.

Salinidad: es la concentración total de los iones disueltos presentes en el agua. La


salinidad media de mares y océanos es de 35 gr/l, aunque existen variaciones de
unos mares a otros debido a la mayor evaporación que concentra las sales (Mar
Mediterráneo 38 g/L, Mar Rojo 40 g/L, Mar Muerto 226 g/L) o al aporte de aguas
dulces como las procedentes de la fusión glacial (Mar Báltico 5 g/L).

Temperatura: varía en los océanos con la profundidad y la latitud (latitudes bajas


presentan aguas cálidas mientras que latitudes altas aguas frías). En las latitudes
medias y bajas es típica la presencia de 3 capas en profundidad con diferentes
características térmicas: - Capa superficial o epilimnion: afectada por la temperatura
exterior y la radiación solar, tiene una profundidad de unos 200 metros, la
temperatura (de 12 a 30 ºC según latitud) suele ser bastante uniforme gracias
también a la mezcla que produce el oleaje.

- Capa de transición o termoclina: situado debajo de la anterior capa cálida, aquí se


produce un descenso brusco de la temperatura con la profundidad, el límite es muy
variable, según la latitud y 2 estación del año, pudiendo llegar a 1.000 metros de
profundidad. Esta agua fría (más densa) situada debajo de la cálida (menos densa)
impide la mezcla del agua cálida con las aguas profundas.

- Capa profunda o hipolimnion: presenta temperaturas frías (0-5 ºC) y constantes


(con poca o nula variación térmica, aunque en algunos casos disminuye la
temperatura muy lentamente con la profundidad), ya que la termoclina impide la
mezcla con las aguas cálidas superficiales, por lo que también disminuye e incluso
puede desaparecer el oxígeno disuelto.

Esta diferenciación térmica se aprecia durante todo el año en las zonas tropicales,
en verano en las zonas templadas (en invierno no hay termoclina) y no existe en las
regiones frías (en latitudes árticas y antárticas, la temperatura del agua superficial
es cercana a los 0 ºC, con lo que varía muy poco con la profundidad y así, no hay
diferentes capas).
Densidad: la densidad del agua oceánica es algo mayor que la del agua pura,
variando en proporción directa con la salinidad (más sales más densidad) y en
proporción inversa con la temperatura (más temperatura menos densidad). De estos
dos factores, tiene una mayor incidencia la temperatura, por lo que el agua más
densa es la de los mares polares.

La distinta densidad de las masas de agua provoca su desplazamiento tanto en


horizontal como en la vertical, de manera que las más densas se colocan por debajo
de las más ligeras. Así las variaciones de densidad constituyen un factor
determinante en la dinámica oceánica (responsable junto con la dinámica
atmosférica de suavizar las diferencias de temperatura en la Tierra).

Contenido en oxígeno: Los gases disueltos en el agua son los mismos que
componen el aire libre, pero en diferentes proporciones, condicionadas por la
aportación atmosférica y diversos factores. La temperatura y la salinidad influyen
reduciendo la solubilidad de los gases cuando cualquiera de esos dos parámetros
aumenta. Otros factores son la actividad metabólica de los seres vivos. El oxígeno
(O2) abunda sobre todo en la superficie, donde predomina la fotosíntesis sobre la
respiración, y suele presentar su mínimo hacia los 400m de profundidad, donde los
efectos de la difusión desde el aire libre y de la fotosíntesis ya no alcanzan, pero
donde todavía es alta la densidad de organismos consumidores, que lo agotan. En
resumen, las aguas más agitadas, frías y con abundantes organismos fotosintéticos
tendrán más oxígeno.

2. DISTRIBUCIÓN DEL AGUA EN LA TIERRA. 97% salada (océanos y mares)


3% dulce (hielo > agua subterránea > lagos-embalses, pantanos, ríos >
atmósfera > biosfera).

3. CONCEPTO Y BALANCE DEL CICLO HIDROLÓGICO.

El ciclo hidrológico es posible debido a unos procesos que hacen pasar el agua de
unos compartimentos de la hidrosfera a otros, en algunos casos con cambio de
estado incluido. Estos procesos son: evaporación, evapotranspiración,
condensación, precipitación, infiltración y escorrentía. Tanto el agua de escorrentía
como la infiltrada en el terreno (agua subterránea) se dirigen de vuelta al mar
cerrando el ciclo. Para que se produzcan estos procesos es necesaria la energía
del Sol (produce la evaporación y evapotranspiración) y la fuerza de la gravedad
(causa precipitaciones, escorrentía y la infiltración).

Balance: en los océanos se evapora más cantidad de agua de la que se precipita


en los océanos. En los continentes precipita más agua de la que se evapora en los
continentes. Los continentes por lo tanto, tienen un balance positivo del agua y los
océanos tienen un balance negativo. Esta diferencia se ve compensada por el agua
que regresa a los océanos desde los continentes. Entonces el balance global del
ciclo hidrológico está equilibrado.

Litosfera
La litosfera está formada por lo que vendría a ser en el modelo estático la corteza
terrestre y el manto externo de la Tierra. Su estructura es bastante rígida y posee
un espesor de unos 100 km. Se conoce sobre su rigidez a tales profundidades ya
que la velocidad de las ondas sísmicas aumenta constantemente en función de la
profundidad.

En la litosfera la temperatura y la presión alcanzan valores que permiten que se


fundan las rocas en algunos puntos.

Según el tipo de corteza que contiene la litosfera la diferenciamos en dos tipos:

 Litosfera continental: Es la litosfera que está formada por la corteza


continental y la parte externa del manto terrestre. En ella se encuentran los
continentes, los sistemas montañosos, etc. El espesor es tan sólo de unos
120 km y es de una edad geológica más antigua ya que en ella existen rocas
que más de 3.800 años de antigüedad.
 Litosfera oceánica: Está formada por la corteza oceánica y el manto externo
terrestre. Constituyen los fondos oceánicos y es más delgada que la litosfera
continental. Su espesor es de 65 km. Está formada en su mayoría de
basaltos y en ella existen las dorsales oceánicas. Estas son unas cordilleras
en el fondo del océano en el que el espesor es de sólo 7 km.

Fuente: http://www.aula2005.com/html/cn1eso/04lalitosfera/04lalitosferaes.htm

La litosfera descansa sobre la astenosfera que contiene el resto del manto externo
de la Tierra. La litosfera se encuentra dividida en distintas placas litosféricas o
tectónicas que se van moviendo de manera continua.

ATMOSFERA

La atmósfera terrestre se compone principalmente de nitrógeno (78,08%) y

oxígeno (20,95%), suponiendo estos gases el 99% del volumen total. Junto a ellos

aparecen otros gases en menor cantidad, como el argón (0,93 %) y el dióxido de


carbono (0,035%), y finalmente encontramos otros componentes en pequeñas
proporciones, como el hidrógeno, el helio y algunos gases nobles, a los que se les

conoce como componentes traza y que están presentes en la atmósfera en


cantidades inferiores al 0,00001%.

Merece un tratamiento diferenciado el vapor de agua, que se puede encontrar

en proporciones muy variables situándose por lo general entre el 1% y el 4%,


decreciendo rápidamente conforme se gana en altitud.

Estructuralmente, la atmósfera se compone de una serie de capas con

características claramente diferenciadas que, desde el nivel más bajo al más alto,
son las siguientes:

A. TROPOSFERA.

Es la capa más cercana a la superficie terrestre, y su espesor desciende

desde los 18 km sobre el ecuador, hasta los 9 km de altura sobre los polos,
presentando un espesor medio de 12 km.

Es la capa donde se desarrolla la vida y alberga la mayoría de los gases que


contiene la atmósfera. En sus primeros 500 metros se concentra la contaminación
(gases, vapores, partículas…) y por eso a esta franja se le conoce como “capa

sucia”. Esas partículas permiten la condensación sobre ellas del vapor de agua, que

pasa a estado líquido produciendo precipitaciones (lluvia), de este modo la


troposfera contiene prácticamente todo el vapor de agua atmosférico.

En esta capa se desarrollan fenómenos como el viento o las nubes, que

tienen su origen en importantes flujos convectivos de aire, tanto verticales como

horizontales, producidos por las diferencias de presión y temperatura que tienen


lugar en su interior.

El aire de la troposfera se calienta a causa del calor que irradia la superficie

terrestre, siendo máxima la temperatura de la troposfera en su parte inferior (la

media se mantiene alrededor de 15 ºC). Conforme gana altura, la temperatura

desciende unos 6,5º C por km hasta llegar a los -70 ºC en la tropopausa (límite

superior de la troposfera), a esto se le conoce como Gradiente Térmico Vertical


(GTV).

B. ESTRATOSFERA.

Es la capa que se inicia en la tropopausa y que se extiende hasta los 50 km

de altura, hasta el límite con la estratosfera que se conoce con el nombre de


estratopausa. Dentro de esta capa ya no hay movimientos verticales de aire (como
sucede en la troposfera) pero sigue habiendo movimientos horizontales.

En esta capa se produce la mayoría del ozono atmosférico, formando

la ozonosfera o capa de ozono, que se extiende entre los 15 y 30 km de altura. Al

contrario que en la troposfera, aquí la temperatura sube con la altura hasta situarse

en torno a los 0 ºC en la estratopausa. Este aumento se debe a la absorción de la

radiación solar ultravioleta por la capa de ozono, que a su vez actúa como pantalla
protectora de la vida frente a los rayos ultravioleta (que son cancerígenos).
C. MESOSFERA.

Es la capa que abarca desde la estratopausa hasta los 80 km de altura

(mesopausa). En ella baja la temperatura hasta llegar a los -140 ºC, en su límite

superior. Los científicos discrepan sobre si es esta capa la responsable de la

desintegración de los meteoritos (por el rozamiento con sus partículas) o lo es la

termosfera (donde se alcanzan temperaturas muy altas), produciéndose en


cualquier caso las estrellas fugaces que podemos observar algunas noches.

D. TERMOSFERA O IONOSFERA.

Llamada así porque la gran mayoría de las moléculas presentes en ella están

ionizadas debido a que absorben las radiaciones solares de alta energía (rayos X,

rayos gamma y parte de los ultravioleta), haciendo que el oxígeno y el nitrógeno

pierdan electrones resultando ionizados con carga positiva. Los electrones sueltos

originan campos eléctricos por toda la capa y la interacción de los átomos ionizados

con las partículas subatómicas (procedentes del Sol) produce los fenómenos

luminosos conocidos como auroras polares que tienen lugar cerca de los polos
magnéticos (llamada aurora austral en polo sur y aurora boreal en polo norte).

La temperatura de la termosfera sigue subiendo con la altura al absorber sus


moléculas esas radiaciones de alta energía, pudiéndose superar incluso los 1000

ºC en su límite superior (termopausa), que se sitúa entre los 600 y los 800 km de

altura. En la ionosfera rebotan las ondas de televisión y radio utilizadas en


telecomunicación.

E. EXOSFERA:

Es la última capa de la atmósfera y abarca desde los 600 u 800 km de altura,


hasta cerca de los 10.000 km. La densidad de gases en esta capa es muy baja,
incluso similar en su parte más externa a la que hay en el espacio exterior, por lo

que aquí el cielo se oscurece al casi no haber materia que absorba la luz. Carece

de sentido hablar de temperatura en esta capa, puesto que la temperatura


prácticamente no se puede propagar debido a su baja densidad.

Ciclos biogeoquímicos
El término acuñado del griego “bios”, vida, “geos”, tierra y química. Hace referencia a la vinculación de la
composición de la tierra (y sus elementos químicos orgánicos e inorgánicos) con la vida.
El término Ciclo Biogeoquímico deriva del movimiento cíclico de los elementos que forman los
organismos biológicos (bio) y el ambiente geológico (geo) e interviene un cambio químico.
Pero mientras que el flujo de energía en el ecosistema es abierto, puesto que al ser utilizada en el seno
de los niveles tróficos para el mantenimiento de las funciones vitales de los seres vivos se degrada y
disipa en forma de calor, no sigue un ciclo y fluye en una sola dirección. El flujo de materia es cerrado ya
que los nutrientes se reciclan. La energía solar que permanentemente incide sobre la corteza terrestre,
permite mantener el ciclo de dichos nutrientes y el mantenimiento del ecosistema. Por tanto estos ciclos
biogeoquímicos son activados directa o indirectamente por la energía que proviene del sol.
Se refiere en resumen al estudio del intercambio de sustancias químicas entre formas bióticas y
abióticas.

Tipos de Ciclos Biogeoquímicos


1.- Sedimentarios: los nutrientes circulan principalmente en la corteza terrestre (suelo, rocas,
sedimentos, etc) la hidrosfera y los organismos vivos. Los elementos en estos ciclos son generalmente
reciclados mucho más lentamente que en el ciclo gaseoso, además el elemento se transforma de modo
químico y con aportación biológica en un mismo lugar geográfico. Los elementos son retenidos en las
rocas sedimentarias durante largo periodo de tiempo con frecuencias de miles a millones de años.
Ejemplos de este tipo de ciclos son el FÓSFORO y elAZUFRE.
2.- Gaseoso: los nutrientes circulan principalmente entre la atmósfera y los organismos vivos. En la
mayoría de estos ciclos los elementos son reciclados rápidamente, con frecuencia de horas o días. Este
tipo de ciclo se refiere a que la transformación de la sustancia involucrada cambia de ubicación
geográfica y que se fija a partir de una materia prima gaseosa. Ejemplos de ciclos gaseosos son
el CARBONO, el NITRÓGENO y OXÍGENO.
3.- El Ciclo HIDROLÓGICO: el agua circula entre el océano, la atmósfera, la tierra y los organismos
vivos, este ciclo además distribuye el calor solar sobre la superficie del planeta
Relación de las industrias del proceso y el medio:
Una industria y su medio están involucradas en un sistema, ambos subsistema interrelacionan para
formar un único sistema. En esta relación se establece un contacto íntimo que tiene tanto entradas como
salidas en ambos subsistemas.
La industria del proceso se abastecerá pues del medio así como el medio recibirá las salidas de la
industria, tanto productos, como desechos.
Pero la industria como acto humano, produce desechos que alteran el medio que le rodea (emisión de
SO2, SO3, NO2, NO, CO, CO2, etc). Si bien se consideran desechos, la naturaleza tiene la capacidad
de eliminarlos en concentraciones razonables, pero cuando se afecta el equilibrio ecológico
drásticamente el desecho pasa a ser contaminante. Otras veces el proceso es a la inversa, podemos
llegar a agotar o desvirtuar los nutrientes que permiten y mantienen las cadenas tróficas y la vida. Se
puede entonces acabar con el flujo correcto de biomasa, y eliminar seres vivos.
¿Qué es la biodiversidad?
El término “biodiversidad” se refiere a la variedad de formas de vida en un hábitat, ya sea
un entorno local o de todo un planeta. La mayoría de las especies que componen nuestra
biodiversidad planetaria están aún poco estudiadas, o son completamente desconocidas,
los expertos estiman que pueden haber por lo menos cuatro veces más especies complejas
(eucariotas) vivas en nuestro planeta, que los 1,9 millones que ya se han descubierto y
nombrado, posiblemente aún más.

A pesar de que cada vez somos conscientes de la enorme biodiversidad de la Tierra,


también estamos en medio de una crisis de biodiversidad, con especies extinguiéndose a
un ritmo que rivalizan con los de las mayores extinciones masivas de la historia de la
Tierra. Por lo tanto, aunque la definición del término “biodiversidad” es simple, de hecho,
encierra parte de los mayores retos para la humanidad (y la ciencia).

Son muchas las razones por la que la comprensión y la preservación de la diversidad


biológica son importantes. Por encima de todo, cada especie es única en su historia de
evolución y función ecológica, por lo que en conjunto son un recurso mundial, como una
biblioteca que preserva el patrimonio de la vida misma.
Resiliencia ecológica. La continuación de la vida en su conjunto es dependiente de la
presencia de una variedad de especies diferentes, capaces de realizar una variedad de
funciones bajo una variedad de circunstancias. En el primer capítulo de su obra clásica
sobre la biodiversidad, la diversidad de la vida, el entomólogo Edward O. Wilson describe
una violenta tormenta en la selva de Brasil, y la forma en que el bosque se restablece
después de sufrir daño físico, un proceso que puede ocurrir debido a que una diversidad
de especies están presentes, para adaptarse hábilmente a los daños y reconstruir el medio
ambiente.
Esta función de la biodiversidad es también relevante en los sistemas hechos por el
hombre, tales como la agricultura. Cuando dependemos de sólo uno, o unos pocos tipos de
cultivos, el suministro de alimentos se vuelve vulnerable a enfermedades, plagas y
condiciones climáticas extremas. Un famoso ejemplo del peligro de la biodiversidad
agrícola fue la hambruna irlandesa de 1845, durante la cual las especies individuales de
papa que consumía la población, fue eliminada por el hongo del tizón.

Los pensadores ambientales, desde Aldo Leopold hasta Michael Pollan, han reconocido la
importancia de la diversidad biológica como un seguro contra el hambre. Mientras más
especies están disponibles, más probable es que exista alguna adaptada para manejar
nuevas amenazas, perturbaciones o necesidades humanas.

Servicios del ecosistema. Los servicios de los ecosistemas son los beneficios que las
personas reciben de los ecosistemas que funcionen bien. Los seres humanos dependemos
de los ecosistemas naturales para purificar el agua y el aire, mantener la estructura de los
paisajes, evitar la erosión del suelo, desintoxicar y descomponer los residuos, entre otros
servicios. Estos beneficios se ven reforzados por la diversidad de los sistemas
involucrados. Las pesquerías marinas dependen de la diversidad a fin de que las
poblaciones de peces puedan mantenerse lo suficientemente robustas como para
proporcionar una fuente sostenible de alimentos. La diversidad y abundancia de los
ecosistemas naturales permiten el florecimiento de especies de polinizadores silvestres,
que también pueden polinizar los cultivos.

Innovación natural. La historia está llena de ejemplos de productos e inventos útiles para
los seres humanos que originalmente vinieron de otras especies. La penicilina, el primer
antibiótico ampliamente utilizado, se descubrió cuando el microbiólogo Alexander
Fleming observó que el moho que contamino uno de sus desechados experimentales,
eliminó a las bacterias del experimento. Hoy en día, los venenosos caracoles cono, en
peligro de extinción, están siendo investigados para obtener ideas sobre cómo desarrollar
analgésicos y otros fármacos, y las observaciones de las superficies resbaladizas de
las plantas de jarra les han permitido a los ingenieros inventar nuevos métodos de
lubricación en los productos sanitarios y el transporte. A medida que más especies se
estudian, más ideas aparecen para encontrar soluciones a problemas médicos, científicos
y de ingeniería.
Cultura y estética. Tanto la sociedad como los individuos, valoramos a la biodiversidad por
ser hermosa, interesante, inspiradora y provocadora. Las especies conocidas pueden
tener significados culturales, ofreciéndole a las personas un sentido de historia y tradición
cultural, por ejemplo, determinadas especies de plantas son utilizadas en las cocinas
regionales (como el ají), símbolos nacionales (por ejemplo, el águila calva o el panda
gigante) o como identificadores de una comunidad (por ejemplo, las mascotas de equipos
deportivos). Las especies menos conocidas nos proporcionan un sentido de maravilla y
emoción a través de entretenimientos tales como documentales sobre la naturaleza y
actividades de ocio, como senderismo y la observación de aves.
Valor intrínseco. Algunos creen, que en un principio filosófico y ético, que todas las
criaturas vivas tienen un valor intrínseco en sí mismos, independientemente de su
utilidad para los seres humanos. Desde el punto de vista de la conservación, esto significa
que los seres humanos tenemos la responsabilidad de proteger el derecho de las demás
especies que existen en nuestro planeta. Desde un punto de vista científico, esto significa
que otras especies son dignas de estudio, simplemente porque su condición de seres vivos
las hace relevantes.

La biosfera es un sistema que comprende a todos los seres vivos, y el


espacio de la superficie de la tierra que está ocupado por ellos, en ella se
desarrolla la vida, impulsada por la energía solar. Se ha mantenido
estable durante millones de años, lo que ha dado lugar a los procesos
evolutivos necesarios para la existencia de las formas de vida actuales.
Sin embargo la contaminación y el consecuente deterioro de los
elementos que la componen, puede poner en peligro su subsistencia y
con ello la posibilidad de la vida en la Tierra.
Que exista vida en nuestro planeta, es posible gracias a los
factores fisicoquímicos resultantes de la distancia existente entre la
tierra, el sol y de su tamaño.

ÍNDICE DEL ARTÍCULO [MOSTRAR]

Características de la biosfera
La biosfera incluye el espacio líquido, sólido y gaseoso que va desde el
subsuelo hasta la atmósfera, es muy difícil establecer límites de donde
empieza y donde acaba, aproximadamente desde unos 10 metros por
debajo del nivel del suelo (donde se han hallado bacterias a 2.800 m de
profundidad), hasta unos 10 km por encima del nivel del mar (donde se
han visto aves volando a 9 km de altura). Fuera de la biosfera, no hay
vida terrestre.
Un sistema, consiste en un conjunto formado por elementos que
interaccionan entre sí, y con los agentes externos, la biosfera es un
ejemplo de sistema dinámico, en el que las especies interactúan entre
ellas y a la vez con los componentes externos, que pertenecen a la
hidrósfera, la geosfera y la atmósfera, y que reúnen todas las
características que hacen de la tierra un planeta habitable. Por ejemplo,
los peces habitan en el agua líquida y a la vez en zonas en las que existe
vida, por lo tanto interactúan en la hidrosfera y también en la biosfera.
La distancia entre la tierra y el sol es la apropiada para que la
temperatura media de nuestro planeta sea de 15º C, y por tanto, exista
agua en estado líquido. El agua es esencial para la vida, ya que
interviene en todas las reacciones químicas del metabolismo los seres
vivos, y, por esto, su carencia ocasionaría la falta de vida o causaría la
muerte.

El tamaño de la tierra es el determinante de su masa, en el caso de que


la tierra fuese más pequeña, la atmósfera no podría ser atraída por la
gravedad y estaría tan condensada que la luz del sol no podría
atravesarla, haciendo, por ejemplo, que los procesos vitales de muchos
organismos vivos, como los vegetales, fuesen imposibles. Al igual que si
la tierra fuese más grande, se vería incrementada su masa, y con ella la
gravedad, afectando también a la atmósfera drásticamente.

Por qué la biosfera hizo posible la vida


en la Tierra
Las principales características que hicieron posible la existencia de vida
en la tierra son:
 El sol como fuente de energía, que hace posible la existencia de
unas condiciones óptimas para la vida.
 La atmósfera, ya que la tierra tiene un tamaño adecuado para que
la fuerza de la gravedad retenga la atmósfera, sin ella, no sería
posible la vida.
 La temperatura media suave, aunque existen zonas muy
calurosas y otras muy frías, la temperatura de la tierra se mantiene
en una media de unos 15º C lo que propicia que el agua se pueda
mantener en estado líquido.
 Los elementos químicos que son abundantes en la superficie
terrestre, como el carbono, el hidrógeno, el oxígeno y el nitrógeno,
que se combinaron para formar los compuestos básicos de los
organismos vivos.
 El campo magnético terrestre o magnetosfera, situado en el
núcleo interno de la tierra y que evita que la nociva radiación
ultravioleta llegue a la superficie.
No es tarea fácil definir la vida, ya que es un concepto abstracto y por
ello difuso, pero cuando la estudiamos de cerca, observamos que una de
sus importantes características es la organización que se da en todos
los seres vivos, desde el nivel celular, individual o poblacional, hasta el
comunitario. Otra característica muy significativa es la capacidad de
adaptación y de administración de los recursos disponibles, para
mantener el equilibrio en el medio interno, (proceso conocido
como homeostasis), amoldándose a los cambios en el medio externo y
evolucionando; pero tal vez, la característica más importante para la
supervivencia sea la reproducción, ya que todos los seres vivos tienen
la capacidad de multiplicarse creando copias de sí mismos, transmitiendo
sus características a sus descendientes y perpetuando así la especie.
La biosfera está constituida por distintas zonas, que tienen singularidad
propia y que se denominan ecosistemas