Está en la página 1de 3

Clasificación del Acto Administrativo.

La teoría del Acto Administrativo no está completa si no se le dedica un apartado


especial a su clasificación. Es decir, las diferentes formas en que esta institución elemental
del Derecho Administrativo se manifiesta en cada caso en concreto.

Por ello, la doctrina ha sido muy prolija en elaborar diferentes formas de clasificación del
acto administrativo, que a su vez han servido de apoyo para diferenciar las formas y
modalidades en que la Administración Pública despliega su actuación.

Criterios de Clasificación

 En atención a los sujetos que intervienen en su formación. La voluntad


administrativa puede manifestarse por medio de la decisión de un solo sujeto de la
Administración o varios de ellos actuando de forma en conjunta. Cuando se requiere
la formación de la voluntad estaremos en presencia de un acto simple, y no pierde su
naturaleza cuando es dictado por órgano administrativo colegiado, siempre que sea
una sola entidad administrativa. Por otra parte cuando concurren un conjunto de
declaraciones de voluntad de dos o más sujetos administrativos, pero resultando la
producción de un solo acto administrativo, estaremos ante la modalidad de un acto
complejo.

 En atención al Ente Público que los dicta. Son actos administrativos de la


administración central, actos administrativos municipales y actos administrativos
institucionales. Los primeros son aquellos que dicta el conjunto de entes que integran
el órgano ejecutivo; los segundos son aquellos que dictan cualquiera de los
doscientos sesenta y dos municipios; y los últimos son aquellos que dictan los entes
descentralizados funcionalmente.

 En atención al contenido de su decisión. Constituye una clasificación importante


dado que se refiere a los efectos del acto. En este sentido los actos pueden ser
decisorios y no decisorios. Los primeros son lo que declaran, modifican o extinguen
relaciones jurídicas de cualquier tipo, sean estos actos declarativos o constitutivos.

1
Derecho Procesal Administrativo
Los segundos están referidos aquellos actos que tienen un interés informativo
acreditativo, como las circulares, órdenes, oficios, consultas y recomendaciones.

 En atención a su forma de expresión. La generalidad de los actos administrativos,


en el ordenamiento salvadoreño, son expresos y gozan de la presunción “iuris
tantum”, es decir, solo puede destruirse esa presunción en los procesos judiciales
correspondientes. Por su parte, los actos tácitos carecen de declaración expresa,
pero se identifican por medio de la observación de una conducta administrativa, esto
es, de contenido implícito, Finalmente, la voluntad administrativa puede ser
presunta, cuando existe una total inactividad administrativa, es decir, la
Administración no pronuncia de manera expresa dicha voluntad. En estos casos se
configure la denegación presunta “negativa ficta” o el silencio positivo “positiva
ficta”.

 En función de su posición en el procedimiento administrativo. El procedimiento


administrativo constituye una sucesión de trámites que desembocan en una
resolución final. A lo largo de un procedimiento se acumulan una serie de actos que
no son la respuesta que la Administración ofrece al problema en examen. Por
ejemplo, antes de imponer una sanción la Administración ha de conocer el trámite
de la audiencia. Esto lo hace mediante un acto administrativo que se notifica,
indicando que el ciudadano dispone de un plazo para alegar lo que estime oportuno.
Este acto administrativo es distinto del acto final del procedimiento, mediante el que
se le impone la sanción al particular. Es así, que podemos distinguir: Actos de
Trámite: son aquellos que se producen a lo largo de un procedimiento administrativo
antes de su finalización. Ejemplos: propuestas, pruebas. Actos Definitivos: Son los
que ponen fin al procedimiento administrativo. Es decir, recogen a decisión de la
Administración y la razón por la que se tramita el procedimiento. Ejemplos:
Licencias, multas, permisos.

 En atención al alcance de sus efectos en relación con las personas. Este criterio va
encaminado a establecer aquellos actos destinados a aumentar la esfera jurídica de

2
Derecho Procesal Administrativo
los particulares y de los que limitan esa misma esfera jurídica. Así, en el primero
tenemos: admisiones, las aprobaciones, licencias, permisos, autorizaciones y
concesiones. Mientras en el segundo están: las sanciones administrativas, en general
todo acto desfavorable a los intereses particulares.

 En atención al nivel de sujeción al Derecho Administrativo. Podemos distinguir


Actos reglados y actos discrecionales. Esta clasificación parte de la naturaleza de
los elementos estructurales del acto. Generalmente los elementos referidos al autor
del acto y al contenido son reglados, porque su actuación está plenamente
identificada en el ordenamiento jurídico. Es decir, la voluntad administrativa del
órgano debe adecuarse materialmente a una serie de requisitos concretos
preestablecidos en la norma administrativa. En cuanto a los actos discrecionales se
ven robustecidos los elementos tales como: el fin, la causa y la motivación, ya que si
bien, al contrario con los actos reglados, se otorga un nivel de margen de libertad o
maniobra al sujeto, no deben de apartarse del fin propuesto por el orden jurídico.
Con mayor justificación tendrán que motivar dicha actuación de juicio, a fin de
acreditar la actuación racional y eficaz de la propia administración.

3
Derecho Procesal Administrativo