Está en la página 1de 5

ANSIEDAD

La salud mental en México es un tema que se toma a la ligera a diferencia de la


salud física, cuando nos sentimos físicamente enfermos acudimos en la gran
mayoría de las veces al médico, pero cuando el malestar se origina en nuestra
cabeza, particularmente en nuestros pensamientos, lo dejamos pasar, quizá lo
platicamos con un amigo, la familia en el mejor de los casos, pero la gran
mayoría de las veces callamos.
Hemos tomado como normales el hecho de estar constantemente cansado,
dormir poco, comer mal, enojo y frustración. Consideramos que es algo
cotidiano debido a que vivimos en una ciudad y a que somos muchos en la
misma ciudad.
Un porcentaje de la población el 151% para ser exacto padece alguna situación
relacionada con la salud mental. La depresión es el número 1, pero la ansiedad
es un padecimiento que no se queda atrás. Precisamente de la Ansiedad
hablaremos el día de hoy.
Existen diferentes tipos de ansiedad, y por ello es importante acercarse a un
especialista de la salud mental para que el diagnóstico sea preciso, en este caso
nos enfocaremos a la ansiedad generalizada y a las crisis de angustia.
La ansiedad es una emoción que todas las personas experimentamos en algún
punto de nuestra vida, es un mecanismo básico de supervivencia y es una
respuesta a situaciones del medio que nos resultan sorpresivas, nuevas o
amenazantes. Una reacción de ansiedad normal, es el dolor de estómago ante
un examen, o entrevista de trabajo, taquicardia cuando nos sentimos en peligro,
tensión ante una exposición en la escuela o al llegar a nuestro primer día en
algo. La ansiedad nos ayuda a enfrentarnos a situaciones estresantes para tener
un mejor desempeño.
Que pasa entonces cuando experimentamos taquicardia, cuando solo estamos
esperando el transporte, dolor de estómago al elaborar un trabajo que hemos
hecho con anterioridad, o tensión al pensar que algo podría pasarnos. Esto es
una respuesta desadaptativa ocasionando disfunción en la vida cotidiana.

1
Ahued, Armando. Consejo de Salud Mental, 2017.
Un trastorno de ansiedad tiene como principal característica, de acuerdo al DSM
IV, la preocupación excesiva, donde la persona que lo experimenta no es capaz
de poder controlarlo, inquietud, dificultad para concentrarse, tensión muscular,
insomnio, son otros de los síntomas. Al estar constantemente preocupado y
aunque se crea que sus preocupaciones no son excesivas la falta de control,
genera malestar y deterioro de las actividades sociales, laborales y familiares.
Es importante recalcar que estos síntomas no son resultado de padecimientos
físicos, por lo que también es importante estar al pendiente de nuestra salud. Es
importante recalcar y no dejar pasar o hacer de lado dichos síntomas ya que a
veces pensamos que es algo que “pasará” y no lo atendemos.
Los síntomas de ansiedad con frecuencia son resultado de estresores del medio
ambiente. Y su diagnóstico no se hace a través de estudios de laboratorio,
estudios del corazón o la cabeza, sino a través de la entrevista clínica y diversos
cuestionarios e inventarios.
La intensidad, duración, o frecuencia de aparición de las preocupaciones son
desproporcionadas a diferencia de las consecuencias que se deriven de la
situación preocupante, es decir es más grave en mi cabeza (preocupación) que
en la realidad. Un ejemplo es el hecho de pensar que al salir a la calle puede
pasarme algo, por lo que durante todo el camino miro a los demás con
desconfianza, mi corazón se acelera cada vez que alguien se acerca a mí, y
caminas en un estado total de tensión. Esta preocupación puede extenderse o
mantenerse a lo largo del día por lo que afectará otras áreas, la laboral, por
ejemplo.
Recordemos que uno de los síntomas es la tensión muscular, podemos agregar,
temblores, dolor corporal, sin motivos médicos (dolor de cabeza, hombros),
boca seca, sudoración, náuseas, dificultad para concentrarse
El trastorno de ansiedad generalizada puede estar acompañada de otros
padecimientos como la depresión, fobias, angustia, colitis, dolores de cabeza.
La ansiedad no es un padecimiento único de los adultos también los niños y los
adolescentes pueden padecerlo, sin embargo el tipo de preocupaciones
dependerá de la edad. En el caso de los niños su preocupación puede estar
enfocada al rendimiento escolar, a que pase algo a sus padres, o a no ser
“perfectos”
Los adolescentes pueden enfocar sus preocupaciones en ser aceptados, pareja,
o el futuro.
En el caso de los adultos regularmente las preocupaciones se enfocan en la vida
laboral, la familia, la economía.
Es importante mencionar que la condición mencionada anteriormente debe
tener una prevalencia de al menos 6 meses.
Los trastornos de ansiedad se presentan más en mujeres que en hombres, y es
una de los principales padecimientos en salud mental.
Brevemente mencionaré la crisis de angustia quién tiene como principal
característica la aparición aislada y repentina de miedo o malestar intenso,
acompañada de una sensación de peligro, y de una urgente necesidad de
escapar. Acompañado de alguno de los siguientes síntomas: palpitaciones,
sudoración, temblores, sensación de falta de aliento, opresión en el pecho,
náuseas o malestar estomacal, mareo, miedo a perder el control, miedo a morir.
A diferencia de la ansiedad generalizada, la crisis de angustia se presenta de
forma esporádica, es decir no estoy preocupado todo el tiempo, sino que es
inesperada e intensa.
Es importante mencionar que los trastornos de ansiedad pueden estar
influenciados por factores biológicos, psicológicos y sociales, en el caso de los
trastorno biológicos será necesario apoyarnos con el psiquiatra quién
determinara si es necesario el uso de ansiolíticos para disminuir los cambios en
el cerebro.
Otros padecimientos relacionados con ansiedad son:
Trastorno de Estrés Postraumático: Es un trastorno de ansiedad que pueden
sufrir niños adolescentes o adultos, después de haber experimentado directa o
indirectamente un hecho traumático, accidente, desastre natural o situación
violenta. Una de sus principales características es el revivir después de un mes
la situación y evitar todo lo que se lo recuerde, pueden ocurrir también
pesadillas o “Flashbacks” que consiste en revivir el momento como si estuviera
ocurriendo y generando las mismas emociones.
Fobias: Se caracteriza por miedo, dicho miedo es irracional y desproporcionado,
y le impide a la persona realizar la actividad o enfrentarse a la situación temida.
Puede ser a algo en específico (un animal, volar, salir de noche) o social que se
caracteriza por el miedo intenso y persistente a situaciones sociales (hablar en
público, asistir a fiestas o entrevistas)
Existen situaciones que nos pueden generar ansiedad, por ejemplo: Problemas
de pareja, ruptura amorosa, inestabilidad laboral, cambios en la vida trabajo o
casa, pérdidas afectivas no solo de familia también de mascotas, problemas de
salud y la incertidumbre hacia el futuro.
Y bien si ya se ha identificado que se padece ansiedad o se presentan alguno de
los síntomas, que se debe hacer.
Cuando experimentamos algún malestar es importante no ignorarlo y con mayor
razón si dicha situación impide seguir adelante con nuestra vida.
Una de las intervenciones puede realizarse con el psiquiatra quien recomendará
el mejor medicamento para ayudar a disminuir las crisis. Sin embargo como
habíamos mencionado es un trabajo multidisciplinario y la preocupación es una
de las principales características.
La terapia cognitivo conductual trabaja en modificar dichos pensamientos, a
través de concientizar de los pensamientos irracionales que lleva a la persona a
preocupaciones sin fundamento. El terapeuta cognitivo conductual ayudará al
paciente a reeducar sus pensamientos negativos e irracionales por pensamientos
positivos y racionales para el adecuado manejo de la vida diaria.
Uno de los pensamientos que más ansiedad generan es: “No voy a poder.” El
terapeuta cognitivo conductual a través de diversas técnicas cognitivas te
ayudará a entender que en realidad si puedes lograrlo.
Alguna de las técnicas más usadas para tratar la ansiedad son:
Terapia de relajación: donde el paciente identificara zonas musculares tensas y
aprenderá a relajarla por medio de tensar y relajar a voluntad.
Técnicas de respiración: Ayudará al paciente a poder controlar los latidos de su
corazón, falta de aire al aprender a respirar haciendo uso de su diafragma.
Estas técnicas tienen como objetivo enseñarle a la persona que los síntomas que
presenta la ansiedad pueden ser controlados.
Aprender que las situaciones catastróficas anticipadas a la situación no ocurren.
A pesar de que vivimos en una ciudad donde constantemente se nos exige
perfección y rápidez, esto no quiere decir que debamos tener una mala calidad
de vida.
Es importante romper con los esquemas y buscar apoyo cuando se trate de una
situación de salud mental principlamnete para mejorar nuestra calidad de vida.