Está en la página 1de 4

A tres meses del 19S en Puebla, apenas iniciará la reconstrucción

Por Jair Avalos

Puebla.- Poco ha cambiado en el pueblo de Ayuxuxtla, el epicentro del sismo del


19 de septiembre pasado. El daño fue mayor, casas de adobe o ladrillo dañadas o
hechas añicos en un lugar que vive entre cerros. Las heladas invernales
despuntaron y alcanzaron a los damnificados que, tres meses después de la
contingencia, ven igual al pueblo.

La ayuda apenas llegó para Ayuxuxtla, al igual que a otros 111 municipios, donde
perdieron casas, escuelas, iglesias y museos. Y aunque el dinero está, existe un
problema: varios pueblos recibieron los recursos en tarjetas bancarias en donde
hay apenas energía eléctrica y para acceder a los bancos tienen que viajar más de
dos horas.

El tiempo corrió contra los damnificados. Varias familias regresaron a sus hogares
a pesar de la orden de no ingresar por los daños.

Dolorosa Espinoza habilitó su antigua cocina de ladrillo rojo como el nuevo


dormitorio para ella, su esposo, su hija Ana y su nieta. Todos dormían en el patio
hasta que iniciaron “los fríos insoportables de diciembre” que se han registrado
entre los cero y los cuatro grados durante la madrugada.

“Nos dijeron ‘sálganse de sus casas’ pero no nos dieron opción en dónde vivir”,
sentencia.

Desde en el muro que sostiene la puerta de lo que era su casa Dolorosa mira las
paredes, algunas pulverizadas, y dice: “De la pura tristeza me voy a quedar con
esta casa aunque esté así, toda rota”.

La presidencia y el museo del Plan de Ayala, donde Emiliano Zapata firmó en


1911 el corazón de la guerra agrarista, siguen igual. Aún hay pequeños montículos
de escombro. El polvo de adobe y ladrillo cuando se mezcla con el viento gélido,
para quien no soporta el frío, hasta puede sangrar la nariz.
En cada pueblo que se visita saben que viajarán entre dos y tres horas en
transporte público para llegar al banco o una tienda con terminal bancaria que
reciba los 15 mil pesos para viviendas con daño parcial y 120 mil para las de
pérdida total.

Izúcar, la necesidad del comercio

Izúcar recibe a los pobladores de 31 municipios que desde las seis de la mañana
hacen fila para visitar alguna de las ocho sucursales bancarias.

La capital comercial de la Mixteca tuvo que reactivarse de manera forzosa. Los


locatarios dejaron sus puestos y emigraron a otros edificios o zonas de la ciudad
para continuar con la venta de productos.

“Los de acá (Izúcar) preferimos ir de madrugada a los cajeros o iniciar las filas
porque a las ocho ya son decenas de gente”, dice Angélica que espera a ser
atendida en la oficina de telégrafos y giros de Western Union.

El viaje de los campesinos serranos es motivado, este municipio recibe 83.3


millones de dólares al año en remesas. Ocupa el cuarto lugar en el estado de
Puebla en recepción de giros monetarios de los migrantes mexicanos.

La dirección de Protección Civil le dijo a Alfredo que trabajaría “bajo su propio


riesgo” dentro de su florería “Alcatraz”. Él y sus dos empleados despachan en una
casona de dos pisos con las paredes fracturadas y húmedas desde la temporada
de lluvias.

Sigue en su negocio frente al mercado principal “por necesidad de reactivarlo


porque no podemos cerrar y ya, o depender del dinero” que mande su esposa que
viven en Estados Unidos.

Casas de 120 mil pesos

Según datos de la Secretaria de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu) se


registraron tres mil 319 viviendas en pérdida total. Estos sitios han sido abordados
por las Agencias de Producción de Vivienda (APV) que les ofrecen la
reconstrucción de sus hogares “sin hacer ningún movimiento”.
Celso González vive en Tulcingo de Valle, entre los límites con Guerrero y
Oaxaca, el ya firmó su contrato con una APV. El funcionamiento de estas
empresas es simple, son casas constructoras certificadas por la Sociedad
Hipotecaria Federal que se encargarán de la reconstrucción de los pueblos.

“Ellos te ofrecen utilizar los 120 pesos que te entrega el gobierno para construirte
la casa” tipo interés social. Para las viviendas de pérdida total el gobierno federal
entregó 90 mil pesos, más 30 mil que aporta la administración estatal, además de
otros 44 mil pesos que provienen del Fondo de Aportaciones para la
Infraestructura Social Estatal (FISE).

“Si alguien no construye habrá responsabilidad (…) las familias tendrán que
demostrar el gasto en materiales o mano de obra después de una primera
exhibición de pago de 30 mil pesos. Serán 15 mil de la federación y 15 mil del
estado”, informa Gerardo Islas, secretario de Desarrollo Social Estatal.

La Sociedad Hipotecaria Federal, a través de las APV, ofrecen un crédito de cien


mil pesos con tasa de 7 por ciento a 10 años en el que pagarán mil 180 pesos
mensuales. Aunque ya se ha registrado el rechazo a esta propuesta federal en
municipios pequeños como Tilapa, a 20 minutos de Izúcar de Matamoros.

Toneladas de ayuda para 10 municipios

Se desconoce hasta el momento cuánta ayuda llegó a los estado. En Puebla se


registraron 113 toneladas y media de apoyo, y aunque no se aclare de qué tipo de
ayuda se trate, sólo se distribuyeron en 10 municipios de los 112 afectados.

Huaquechula, perteneciente a San Pedro Cholula, recibió 33.5 toneladas de apoyo


en “materiales para la reconstrucción”, según la página de Datos Abiertos del
gobierno poblano.

Le siguen San Gregorio Atzompa, con 27 toneladas; Tianguismanalco que recibió


11 toneladas, municipio cerca de Atlixco; Chila de la Sal y Tecuanipan que
recibieron 10 toneladas.
Los damnificados sobreviven en casas de cartón, campamentos o en albergues.
Las jornadas de reconstrucción consistieron sólo en limpiar y levantar el
escombro.

Intereses relacionados