Está en la página 1de 35

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA BENITO

JUÁREZ DE OAXACA

Riqueza de anfibios en una


presa de la comunidad de Santa
Ana Zegache, Oaxaca.

LICENCIATURA EN BIOLOGÍA

08/01/2018

Mendoza Guerra Cruz Belén


Ramos Ortiz Ruth
Vásquez López Ángela Azucena
Peña Martínez Juan Daniel
Salazar Cacoulides Demetrio
Mathus Santiago Kevyng José
Introducción

Con el paso de los años se ha registrado que en el mundo se encuentran presentes


alrededor de 5,948 especies de anfibios, las cuales se distribuyen en todos los
ambientes terrestres y de agua dulce, a excepción de los hábitats más fríos o secos
del planeta donde se ausentan (Frost et al., 2006). En el continente americano, se
ha registrado la distribución de 241 especies de anfibios presentes en la región
Neártica y 2,465 especies en el Neotrópico (Duellman, 1999); de estas dos regiones
el Neotrópico se sitúa como el territorio más rico y diverso del mundo. Es así como
juntamente las dos regiones constituyen la anfibiofauna mesoamericana que consta
de aproximadamente 598 taxas, conformado por 63 géneros, 15 familias y 3
ordenes (Campbell, 1999). De acuerdo a diversos autores en Mesoamérica se han
reconocido a tres países que sobresalen y se caracterizan por poseer una alta
riqueza de anfibios, el tercero de ellos es Panamá con 173 especies (Campbell,
1999), en segundo lugar se encuentra Costa Rica con 178 especies (Savage, 2002)
y el más rico y diverso México, con 361 especies (Flores y Canseco, 2004), teniendo
en consideración que México representa el 10.5% de las especies de todo el mundo
(Smith y Smith, 1973; Lazcano-Barrero et al., 1988). Uno de los primeros estudios
de la diversidad de anfibios de México cobro inicio notablemente en el siglo XVIII
con la publicación de Linneo el cual tuvo por nombre Systema Naturae; con este
primer estudio, se dio lugar a una publicación en donde se plasmó el registró de la
Rana marina (Rhinella marina) teniendo ya una distribución en América (Gabriela
Parra-Olea, 2012). Posteriormente estudios más avanzados dieron como resultado
una lista de especies de anfibios que pertenecen a México siendo clasificadas
dentro de tres órdenes, 14 familias y 43 géneros, siendo Plethodontidae la familia
más diversa con 127 especies, seguido por la familia Hylidae con 112 taxas y por
último la familia Leptodactylidae con 79 especies (Flores-Villela, 1993).

Debido a la alta riqueza de anfibios que se registran en México, muchas de estas


especies presentan problemas de conservación (IUCN, 2006). A pesar de la
diversidad de anfibios y reptiles registrada por (Smith y Smith 1976), a la fecha no
existe una obra completa y actualizada sobre estos grupos para México, sin
embargo no dudando de la importancia que estos desempeñan, diversos autores
las han plasmado como pieza importante para la posición de México como un país
mega diverso (Ramírez-Bautista et al., 2006; Campbell y Flores-Villela, 2008),
teniendo en cuenta que muchas de estas aún están en proceso por ser descritas.
Con el conocimiento antes adquirido se considera que en México, el estado de
Oaxaca se encuentra posicionado dentro de los primeros lugares en cuanto a
riqueza de especies de distintos grupos de plantas y animales (García-Méndez et
al., 2004), primeramente a nivel estado, Oaxaca se posiciona en la cima refiriéndose
a riqueza herpetofaunística, pues el número de especies y endemismos que se
describen es alto (Casas–Andreu et al., 2004; Flores–Villela y García–Vásquez,
2014; Parra–Olea et al., 2014; Mata–Silva et al., 2015).
Con los estudios antes realizados se pueden describir a los anfibios como un grupo
de vertebrados que se distinguen por la descendencia de un mismo ancestro y
presentan características comunes en su morfología principalmente externa: la
mayoría con piel lisa y muy vascularizada sin protección de escamas a excepción
de los sapos que tiene piel rugosa con glándulas lechosas por medio de las cuales
secretan toxinas que funcionan como mecanismo de defensa, los anfibios están
desprovistos de pluma o pelo, lo cual facilita el intercambio de gases, las ranas y
salamandras cuentan con glándulas mucosas que les sirve para mantener la piel
humectada los huevos no cuentan con membranas extraembrionarias, por lo tanto
siempre dependerán de ambientes húmedos para evitar la desecación y propiciar
la reproducción Duellman y Trueb, 1994; Halliday y Adler, 2007; Vitt y Caldwell,
2009). Actualmente se describen tres órdenes para clasificar correctamente a los
anfibios: Anura (ranas y sapos), Caudata (salamandras y tritones) y Gymnophiona
(cecilias), (Halliday y Adler, 2007).

En el orden Anura están descritas 6200 especies, la familia Bufonidae se compone


por los llamados “sapos” y está conformada por 35 géneros y 505 especies (Frost,
2007). La familia Hylidae se compone por las llamadas “ranas arborícolas” que se
caracterizan por poseer un elemento intercalar cartilaginoso, que les ayuda a
trepar fácilmente las ramas de los árboles, está familia está compuesta por
aproximadamente 870 especies que se distribuyen ampliamente por todo el
mundo (Faivovich et. al., 2005 y Duellman, 2001)
Las especies de este orden se pueden encontrar en diversos hábitats desde
ambientes acuáticos, terrestres, fosoriales hasta arborícolas y generalmente se
pueden hallar en todos los continentes (Heyer et al, 2001; Halliday y Adler, 2007).
Los organismos pertenecientes a este orden tiene una caracterización muy
particular pues presentan una longitud hocico-cloaca de 1 a más de 30 centímetros,
sus extremidades posteriores son largas, el tronco es corto y estos organismos no
muestran cola a excepción de los machos de la especie Ascaphus truei, dentro de
este orden se pueden presentar diferencias en cuanto a la morfología dependiendo
de la forma de vida que puedan presentar, claro ejemplo de ello es que en México,
los anuros semiacuáticos del género Lithobates tienen la cabeza en forma
puntiaguda, cuerpo hidrodinámico en su caso especializado para la natación y
saltos, para ello las extremidades posteriores son muy largas con dígitos largos y
palmeados se les reconoce fácilmente por presentar manchas negras o café oscuro
en el dorso. Gran parte de los anuros presentan fecundación externa, su
apareamiento es mediante un abrazo sexual que es el amplexo, donde el macho
posiciona a la hembra en la parte inferior, posteriormente ovopositan en charcas,
sobre la vegetación, en el suelo o en excavaciones. La mayoría presenta
metamorfosis; a excepción de algunas especies que presentan desarrollo directo,
es decir, eclosionan teniendo la forma física de un adulto. En México, se encuentran
dos familias en las que el desarrollo es directo Eleutherodactylidae y
Craugastoridae. (Heyer et al, 2001., Halliday y Adler, 2007).
El orden caudata está compuesto por 652-655 especies (Frost, 2013), comprende
a organismos como ajolotes, tritones y salamandras (Duellman y Trueb 1986).
Estudios realizados demuestran que su distribución es más extensa en la región
Holártica, pero muchos ejemplares se han encontrado con mayor predominancia en
ciertos bosques del lado sureste de Estado Unidos. Estos organismos presentan
una complexión de cuerpo alargado y robustos, con cola larga y dos pares de
extremidades proporcionales, solo en algunas especies se han presentado casos
en donde las extremidades están ausentes o de menor tamaño (Heyer et al, 2001;
Haliday y Adler, 2007), alcanza una longitud hocico-cloaca de hasta 34 cm, las
especies de medios terrestres presentan un cuerpo de talla chica a mediana (de 2
a 15 cm) (Canseco-Marquez y Gutierrez-Mayen, 2010; amphibiaweb, 2012), en
otros casos algunas especies cuentan con una cola gruesa a efecto de almacenar
la grasa que es utilizada en las épocas donde no hay suficiente alimento (Cedeño-
Vázquez et al, 2006). Mayormente se les puede encontrar en ambientes acuáticos
o terrestres, debido a la forma de colecta su hábitat es en ríos, lagos, corrientes de
montañas, charcas cuevas que excavan en el subsuelo, las especies terrestres
pueden ser vistos en troncos, debajo de rocas, algunos excavan el suelo y otros
tienden a trepar árboles hasta una altura elevada (Heyer et al, 2001) Estos
organismos respiran por medio de pulmones o branquias externas. Las especies
acuáticas se reproducen por medio de apareamiento en el agua con fecundación
interna o externa.
Orden Gymnophiona conocidos como cecilidos representado por organismos
fosoriales o excavadores con aspecto de lombriz (Duellman y Trueb 1986),
compuesto por aproximadamente 192-199 especies (Frost, 2013, AmphibiaWeb).
Se distribuyen principalmente en áreas selváticas y húmedas en el sureste de Asia.
Las cecilias presentan un cuerpo delgado en forma alargada y anillada estos
organismos no presentan extremidades, cuenta con una cabeza fuertemente
osificada que les sirve para excavar y su longitud hocico-cloaca se encuentra en
promedio de 7 cm a 1.6 m. En Sudamérica normalmente son observadas a la hora
de la pesca, pues por su tamaño quedan atrapadas en las redes. (Heyer et al.,
2001). Su fecundación es interna, en la mayoría de veces los huevos son
depositados en madrigueras, una vez eclosionados las larvas habitan en el agua,
después sufren la metamorfosis y al final a la fase adulta viven en medios terrestres,
en algunas especies una vez opositados los huevos el desarrollo ocurre al interior
de esta, eclosionando en su forma adulta pero en una talla pequeña. (Halliday y
Adler, 2007; Vitt y Caldwell, 2009). Estudios realizados en México han demostrado
que sólo se encuentran descritas dos especies de cecilias, Dermophis mexicanus
y Dermophis oaxacae (Liner 2007).
Antecedentes

Aproximadamente más de la mitad de las especies de anfibios y reptiles en México


se encuentran amenazadas, y tienen problemas de conservación (NOM-059-
SEMARNAT-2010). Una causa y posiblemente la más probable es la destrucción y
modificación de hábitats, esta conlleva a la desaparición más frecuente de cuerpos
de agua, canalización de ríos y lagos, el cambio de suelo para actividades agrícolas,
de pastoreo o vivienda (Pough et al., 2001).

Posteriormente en la zona del Istmo de Tehuantepec (Duellman, 1960) elaboró un


estudio registrando 36 especies de anfibios, consecutivamente para el año (1965)
Lynch y Smith registraron nuevas especies de anfibios y reptiles además de revisar
descripciones erróneas de algunos holotipos (Galvéz, 2011).

(Casas-Andreu et al. 1996) realizo uno de los primeros listados taxonómicos


herpetofaunísticos en Oaxaca, encontrando 40 familias, 127 géneros y 359
especies, de los cuales el 33% corresponden a anfibios y el 67% a reptiles (Galvéz,
2011).

Manjarrez y Aguilar en (1995) elaboraron un transecto desde Huitzilac (Edo. De


Morelos) a La Ladrillera (Edo. De México) analizando la distribución altitudinal de la
herpetofauna y de acuerdo a sus resultados clasificaron a los tres tipos de
vegetación propios del lugar de estudio (bosque de encino, bosque de coníferas y
bosque tropical caducifolio) donde concluyeron que la mayor riqueza se encontró
en las altitudes intermedias.

Barreto en el (2000) realizó ocho transectos lineales al azar capturando ejemplares


por captura directa, también ejecutó un recuento de organismos observados para
estimar la abundancia de cada especie, adapto los tipos de captura de acuerdo a
las características de cada organismo. Para anfibios jóvenes y adultos empleó redes
de malla y bolsas de plástico o los atrapó directamente con la mano (Casas-Andreu
et al., 1991). De cada ejemplar recolecto datos sobre fecha y hora de colecta,
nombres populares y datos morfométricos que considero seria de importancia
taxonómica relevante como; longitud hocico-cloaca(LHC), longitud de cola(LC),
longitud total (LT), ancho de la cabeza (AC) y longitud de la tibia (Lt), en caso de
anfibios ocupó datos de georeferencia, sexo, edad relativa, coloración y ambiente.
Posteriormente depositados en alcohol al 70% y como identificación se basó en
claves taxonómicas de: (Casas-Andreu y McCoy, 1979; Flores-Villela et al., 1995,
Peters et al.,1986, Duellman, 1970 y Ernest, 1981).

Cabrera Espinoza en el 2000 utilizó el método de transectos y cuadrantes y elaboró


un catálogo basándose en técnicas manuales, organizando dos grupos: venenosos
y no venenosos. Los primeros mencionados los capturó con ganchos herpetológicos
y guantes de carnaza, los no venosos de forma manual, posteriormente los sacrificó
congelándolos para su conservación y apoyándose también en una solución de
alcohol al 25%. Así mismo los fijó inyectando formol neutro mediante jeringas de 3
ml a los de mayor tamaño y posteriormente hidratados con agua para después
preservarlos en alcohol al 70%.

(Cervantes, 2017) realizó colectas con redes de pesca y manualmente, anfibios


terrestres con la mano entre todos los elementos del hábitat (troncos caídos, rocas,
troncos de los árboles, dosel, hojarasca, etc.), una vez colectados los individuos,
Cervantes procedió a transportar los anfibios en sacos de manta y bolsas de
plástico. Su trabajo en laboratorio constó de inyecciones a los individuos con formol,
cada ejemplar boca abajo en cajas de plástico entre dos toallas de papel con formol,
con la cola doblada para la frente, las patas en posición de ¨L¨ y los dedos
separados. Su identificación se llevó a cabo posteriormente de acuerdo a ( Vansolini
y Nelson, 1990; Casas-Andreu et al., 1991).

Para la parte de identificación los catalogó de acuerdo al método desarrollado por


(López, J. C. y Hernández, E; J, et al 1988), ¨captura y catalogación de vertebrados
silvestres¨ Casas-Andreu consiguió estos datos a partir de los datos de Smith y
Taylor (1966) Smith y Smith (1977, 1993), elaborando una lista preliminar de
especies haciendo muestreos por medio de colecta directa, esta a su vez fue
actualizada en nomenclatura. También considero nuevas especies que estaban aún
en descripción como Bufo sp, Hyla sp, Chiropterotriron sp.
(Padilla, 2016) Nos dice que en términos de taxonomía una forma de medir a los
anfibios se obtiene al realizar una medición de en relación a la distancia total de la
punta del hocico hasta la hendidura que presenta la cloaca, en otras palabras,
distancia hocico-cloaca (LHC), otra medida a tomar en cuenta es la longitud total
(LT) aunque esta se puede volver relativamente alterada ya que algunas especies
presentan fragmentos, o pierden parcialmente la cola.

Cabrera Espinoza se apoyó mediante las claves dicotómicas de Smith Y Taylor


(1945-1950), (Casas-Andreu y Mc Coy, 1979). De la misma forma Padilla elaboró
claves dicotómicas morfológicas llevando a cabo una comparación a partir de
estudios realizados por (Lemos-Espinal, et al., 2004): Introducción a los anfibios y
reptiles del estado de Chihuahua; Anfibios y reptiles del estado de Chihuahua
(Lemos-Espinal y Smith, 2007); Claves de identificación para anfibios y reptiles de
los estados de Sonora, Chihuahua y Coahuila (Lemos-Espinal y Smith, 2009);The
venomous reptiles of the western hemisphere (Campbell y Lamar, 2004); La familia
Bufonidae en México (Oliver-López, et al,. 2009), Nuevas especies y cambios
taxonómicos para la herpetofauna de México (Flores-Villela y Canseco Márquez,
2004); Anfibios y reptiles de Sonora, Chihuahua y Coahuila, México (Lemos-Espinal
et al., 2015)

Posteriormente en ese mismo año Canseco-Márquez, 1993 hizo una comparación


de dos zonas de estudio en el noroeste de Oaxaca, la cañada de Cuicatlán y cerro
Piedra Larga, de lo cual obtuvo 59 especies en total, 11 anfibios y 48 reptiles.

Azura y Ramírez, (1994), obtuvieron información de gran importancia mediante el


uso de un SIG (Sistema de Información Geográfica) y que gracias a esta
herramienta pudieron obtener datos sobre diversidad y conservación de los anfibios
presentes en el estado de Oaxaca. En ese mismo año, Flores y Jerez dedujeron
que a pesar de que México posee una gran riqueza faunística de vertebrados, los
estudios que se realizan con las especies de anfibios y reptiles son muy escasos
(Cabrera Espinosa, 2000).

En los últimos 14 años y de acuerdo a los registros, diversos autores han


intensificado el estudio de anfibios en México y Oaxaca, tal es el caso de Caviedes-
Solis en el 2009, que estudió la distribución de la herpetofauna en pluma Hidalgo
registrando 2 especies nuevas.

Claudia Sararí (1998) realizó un listado taxonómico de herpetofauna en la Sierra del


Carmen Edo. De México donde utilizó el método de transecto con una longitud de
4km eligiendo 3 zonas por cada tipo de vegetación en esta región: Bosque Tropical
Caducifolio y Bosque de Pino-Encino; así mismo para complementar la
investigación hizo encuestas a la comunidad de las especies comunes que viven
ahí (localización, comentarios y usos) (Torres, 1998).

Recientemente (Gutiérrez Mayen, 2007) elaboró un inventario herpetofaunístico en


el valle de Tehuacán-Cuicatlán en el cual registró un total de 107 especies
incluyendo 28 de anfibios y 79 reptiles. Utilizando los datos propuestos por (Rendón
et al; 1998).

Muñoz en 2013 presentó un Informe de la Región del mar muerto Oaxaca-Chiapas


y elaboró un inventario de anfibios y reptiles donde determino la biodiversidad,
riqueza y la composición de especies de dichas zonas y tipos de habitad, por lo cual
realizo un muestreo sistemático de ocho meses, en doce localidades con dos
transectos cada una, las técnicas de transecto de registro utilizadas para los anfibios
fue de encuentros visuales, transectos auditivos e inventarios en sitios
frecuentados por los individuos.

La técnica de transecto visual fue utilizada para la medición de composición de


especies, la abundancia y la asociación de habitad y de actividad. En la técnica de
transectos auditivos para anfibios, se realizó en la captación de cantos de anuros
que se utilizó para los que se dispersan en el interior y exterior del agua, y se llevó
a cabo en recorridos nocturnos, asimismo se identificaron y cuantificaron.

Aunque Smith y Taylor realizaron unos de los primeros listados en el 1945, los
registros más exactos se obtienen en 1958 por Duellman; realizo un estudio y un
análisis preliminar del estado de Colima añadiendo nueve nuevos registros para el
estado (Eleutherodactylus vocalis, Tomodactyllus petersi, Hylella azteca, Rana
sinaloae, Rana latifacia, Imantodes gracimillus, Pseudoleptodeira latifaciata, Sivon
nebulatus, Trimorphodon latifacia y Micrurus laticollaris). En total Duellman regirtra
82 especies y 3 de irrefutablemente endémicas.

Más tarde Bogert y Porter en 1966 realizan un nuevo registro de Colúbrido (geophis
gertschi) no obstante se rectificó que se trataba de Talantilla calamarina ya
registrada en el 37 por Oliver.

Painter (1976) llevo a cabo un estudio más amplio y con mayores colectas que se
había realizado para el estado llegando a un total de 53 especies. en su trabajo se
mencionan tres especies no antes registradas: Hyla eximia, Gehyra mutilata y Rhino
clemmys rubida.

Martínez Ortega (2005) registró finalmente 27 familias,74 géneros y 124 especies


para el estado de Colima ocupando una base de datos o en registros de formas
elaboradas manualmente de colecciones herpetológicas nacionales e
internacionales (Colección herpetológica del Instituto de Biología, UNAM; American
Museum of Natural History; Museo de Zoología, Facultad de Ciencias, UNAM)

Villar, M, y Reinoso, V,H, (2007). Realizo el análisis de la composición y diversidad


de las poblaciones de anfibios y reptiles en ocho sedimentos de vegetacion lineal
en la población de Tuxtlas, Veracruz, los remanentes que se estudiaron fueron los
de vegetación riparia (R1, R2), vegetación en caminos (C3, C4,C5,C6), vegetación
en potrero (P7) y vegetación en una zima(M8).para ello llevaron a cabo 5 salidas
de campo con muestreos diurnos y nocturnos, en los meses de marzo 2002 a enero
2003, teniendo por temporadas de secas, lluvias y nortes de la región, realizando
720 horas hombre como un total.

registrando 476 individuos de anfibios pertenecientes a 18 especies,en su mayoria


las especies son anuros, en cuanto a lo que son los repiles obtuvieron 647
individuos y 28 especies, obteniendo a las serpientes con la mayor cantidad de
especies. En los meses que se logro obtener gran cantidad de anfibios se dio en
octubre-noviembre (temporadas de lluvias) y para los reptiles fue durante los meses
de marzo-abril temporadas de secas), en loq eu fúe los factores ambientales no
hubieron efectos significativos sobre las comunidades de nafibios, en cuanto a la
poblacion de reptiles hubo correlación buena para la abundancia y temperatura.

Un remanente de vegetación Lineal, bidimensional y continuo ayuda a formar


relaciones paisajes, ecosistemas y hábitats cambiados, a travez de los tiempos
(Soulé y Gilpin, 1991; Beler y Lowe , 1992), ayuda a que la fauna se pueda distribuir
en gran parte. La teoría de corredores biológicos, existe una relación entre la
riqueza, y área con respecto al equilibrio insular, provocando equilibrios muy
movidos en los intercambios de especies (Beeby, 1994), al aplicar esta teoría en
fragmentos ocurrirá:

a) Los fragmentos conectados son los que tienen altas tazas de colonización lo
cual tienden a acumular especies, el porcentaje de extinción es baja,
aumentando la riqueza con respecto a fragmentos que están más aislado.
b) En lo que son los remantes de un lugar cercano, a un remanente que sea
fuente de recurso para las especies inmigrantes tienden a tener mayor
establecimiento en proporción.
c) El tiempo de establecimiento de una especie en un fragmento conectado es
importante en el inicio facilita el arraigo de especies que llegan a ser las
representativas en los remanentes, y después la tasa de establecimiento por
otras especies disminuye con el tiempo.
d) En las tasas de establecimiento y extinción dentro de cada fragmento
enlazado pueden depender de la presencia de otras especies. La llegada
siguiente es menor por la dificultad de poder encontrar una vacante, que
ayude a su asentamiento.
Objetivos

Objetivo general:

• Estimar la riqueza de anfibios en una presa perturbada con diferentes


actividades en Santa Ana Zegache.

Objetivos específicos:

• Elaborar un listado taxonómico de las especies encontradas.


• Elaborar la curva de acumulación de especies
• Calcula abundancias relativas por población de anfibios
Materiales Y Métodos
Figura 1. Macro localización del municipio de Santa
Área de estudio Ana Zegache

La comunidad de Santa Ana Zegache se localiza en


la parte central del estado de Oaxaca (Figura 1), en
las coordenadas 16º50' de latitud norte y 96º44' de
longitud oeste, a una altura de 1,500 metros sobre
el nivel del mar, su distancia aproximada a la capital
del estado es de 34 kilómetros, su extensión es de
26.79 km² y representa el 0.028% de la superficie
total del Estado. Fuente: Consejo Nacional de Población
y Vivienda; la Población de los
municipios
Limita al norte con los municipios de la Ciénega de Zimatlán, San de México
Martín 1950-1990.
Tilcajete y
Santa Catarina Quiané; al sur con Ocotlán de Morelos, San Pablo Huixtepec y
Santiago Apóstol; al oriente con San Pablo Huixtepec y Zimatlán de Alvarez; al
poniente con Ocotlán de Morelos y San Martín Tilcajete.

Figura 2. Zona de estudio y localización de Santa Ana Zegache, Oaxaca.

Fuente: INEGI, Marco geo estadístico municipal 2005; INEGI Conjuntos de datos vectoriales de uso del
suelo y vegetación.
Edafología
Las principales unidades de suelos que se presenta en la comunidad en base a los
datos del INEGI son: Luvisol (73.28%), Leptosol (11.31%), Fluvisol (9.42%) y
Vertisol (1.20%), entre otros (INEGI, Marco Geoestadístico Municipal 2005).

Hidrografía
La red hidrográfica de la zona está en la región hidrológica Costa Chica-Río Verde
que la alimenta al (100%), pasando por la cuenca del Río Atoyac, beneficiando a
las poblaciones de San Jerónimo Zegache y Santa Inés Yatzeche, hasta llegar a
San Pedro Apóstol. La zona de estudio presenta un ojo de agua que nace en la
parte alta del cerro de “María Sánchez” mismo que desemboca en una presa,
alimentando a toda una parte del territorio manteniéndola en estado verde.

Clima
Por su constitución geográfica la zona de estudio presenta un clima de estepa local
Semiseco semicálido (100%) y templado en temporadas lluviosas. Mediante la
clasificación del clima de Koppen-Geiger es BSh) la temperatura promedio es de
20.8 ◦C, siendo mayo el mes más cálido con una temperatura de 23.4 ◦C, enero el
más frío con temperatuas promediando 18 ◦C. La precipitación de lluvia cada año
es media con 685 mm, el mes más seco es enero con una precipitación de 2mm, la
mayor precipitación es en el mes de junio presentando 156 mm. La precipitación
varía 154 mm entre el mes más seco y el mes más húmedo a lo largo del año, las
temperaturas varían en 5.4 ◦C. (INEGI, Marco Geoestadístico Municipal 2005).

Flora Y Vegetación
En esta comunidad se tienen registros de vegetación conformada por matorral
xerófilo y pastizal natural: Pastizal (8.88%) y bosque (1.04%) (INEGI, Marco
Geoestadístico Municipal 2005). La flora está constituida principalmente por plantas
suculentas, epifitas como orquídeas y azucenas etc., de la familia asterácea
principalmente lluvia silvestre (Aster squamatus), amor de viejo (Bidens
subalternans), siempre viva (Andryala pinnatifida), helecho águila (Bombycilaena
discolor), hierva carnicera (conyza canadensis), cadillo (Cenchrus echinatus),
acahual (Melampodium divaricatum). Las plantas con mayor predominancia fueron
de la familia Fabaceae árboles como: guamúche (Pithecellobium dulce), mezquites
(Prosopis laevigata), etc. La fauna está constituida principalmente por mamíferos,
reptiles e insectos, los animales más predominantes fueron mamíferos chicos y
medianos Ratón de campo (Apodemus sylvaticus), Conejo común (Oryctolagus
cuniculus), Tlacuache (Didelphis virginiana), lagartija espinosa de cola larga
(Sceloporus siniferus), araña viuda negra (Letrodectus mactans), araña de seda de
oro (Nephila clavipes), araña panadera (Gasteracantha cancriformis), escarabajo
del maíz ( Zopherus nodulosus), pinacates (Eleodes sp), saltamontes ( Melanoplus
femurrubrum), sancudos (Aedes aegypti).

Figura 3. N° de transectos en la presa de Santa Ana Zegache (N16°51.248’ W096°44.249’ extraído de: App GPS essentials)
(Google earth)
Trabajo de campo

Se realizaron 8 muestreos sistemáticos en los meses de septiembre y octubre en la


presa, en un horario nocturno de 7 pm a 10 pm en la que se hicieron recorridos a lo
largo de 5 transectos de 250 metros y 2 transectos de 100 metros monitoreando
cada transecto durante 1 hora con 30 minutos, tomando como punto el lado sur de
la presa. A continuación se presenta una breve descripción de cada transecto.

a) Transecto 1: se úbico en la parte del noroeste de la presa, este transecto es en


dónde se úbica la presa, se realizo lineal, tiene una vegetación abundante y
secundaria, es común encontrar especies de Buddleja parviflora, huamuches
(Pithecellobium dulce), mezquites (Prosopis laevigata) y bromelias.
b) Transecto 2: se ubicó en la parte noroeste, se trazó en la parte superior de la
presa, haciendo un transecto en transversal, ya que por el tipo de composición
del área (rocas, plantas, altura), impedían el trazo lineal, en esta parte se
encontró vegetación secundaria con vegetación primaria, la cual tenía especies
como, huamuches (Pithecellobium dulce), mezquites (Prosopis laevigata).
c) Transecto 3: se ubicó en la parte norte, se realizo lineal, es el área con mayor
vegetación primaria y secundaria, al igual que se encuentra un arroyo, que hace
la adaptabilidad de plantas que los anuros los ocupan de descanso, el suelo es
húmedo, la flora la conforman bromelias, guayabales, huamuches
(Pithecellobium dulce), Buddleja parviflora, pastos, diente de león (Taraxacum
officinale weber.) Lentejilla de campo (Lepidium virginicum L).
d) Transecto 4: este se encuentra en la parte noreste, se realizo lineal, esta zona
se encuentra muy pobre de vegetación, por las actividades agrícolas, y el
pastoreo, la vegetación es secundaria y solo se encuentra pastizales, cadillo
(Cenchrus echinatus), acahual (Melampodium divaricatum).
e) Transecto 5: ubicado al sur, su vegetación es secundaria, se realizo lineal, ya
que en ella se tomó parte de la carretera utilizada para el transporte de camiones
y animales para realizar pastoreo, las pnatas que podemos encontrar son
Fabaceae árboles como: guamúche (Pithecellobium dulce), mezquites (Prosopis
laevigata),
f) Transecto 6: se encuentra al suroeste, se realizo lineal, cuenta con una
vegetación disminuida, ya que es una área modificada por el hombre y utilizada
para el almacenamiento de materiales primarios, como es la grava o arena
extraída del mismo sitio, la vegetación es secundaria y pobre, las plantas que
encontramos son pastizales, Tribulus cistoides , mezquites (Prosopis laevigata).
g) Transecto 7: se estableció al este de la comunidad, se realizo lineal, tomando
en cuenta que es una área que las personas la utilizan para trabajo agrícola, se
tiene una vegetación abundante, y que es secundaria, al igual es primaria, el
pastizal es de un tamaño pequeño, lo cual hace la adaptabilidad para la
supervivencia de especies como los saltamontes, en las plantas podemos
encontrar, familia asterácea principalmente lluvia silvestre (Aster squamatus),
amor de viejo (Bidens subalternans), siempre viva (Andryala pinnatifida),
helecho águila (Bombycilaena discolor), hierva carnicera (conyza canadensis),
cadillo (Cenchrus echinatus), acahual (Melampodium divaricatum).

Los organismos fueron capturados de forma directa usando guantes de látex y un


domo de plástico, se trasportaron en vasos con agua para su posterior identificación,
así mismo se registraron las medidas somáticas de cada organismo mediante la
utilización de un vernier de 0.01 mm de precisión y una regla pequeña de plástico
de 15 cm de longitud. Posterior a esto se tomaron fotografías de los ejemplares
capturados, mismos que fueron almacenados en un reservorio dentro de la
comunidad y devueltos a sus respectivos lugares de origen al finalizar el trabajo.

Los individuos fueron identificados a nivel especie mediante las claves de campo de
Casas-Andreu y McCoy, 1979; Canseco-Márquez y Gutiérrez Mayen 2006; Flores-
Villela et al, 2005; Woolrich Piña et al, 2005, los organismos fueron liberados en el
mismo sitio de captura.
Se calcularon además la riqueza de especies, Así mismo se obtuvo el valor de la
Abundancia relativa de los anfibios mediante la siguiente formula:

𝑁𝑖
𝐴𝑟 = ∗ 100
𝛴𝑁

Donde:

Ar = Abundancia Relativa

𝑁𝑖 = Número de Individuos de la Especie

𝛴𝑁 = Número de especies

Se calculó un esfuerzo de muestreo con base a la siguiente formula:

𝑎
𝐸=
𝑡

Donde:

E= Esfuerzo de muestreo= 2000m²/hr

A= Total de área muestreada/superficie recorrida =48000 m²

T= Tiempo muestreado = 24 horas


Resultados

Se capturaron 165 individuos pertenecientes a 3 familias (Ranidae, Bufonidae, e


Hylidae) y 5 géneros (Tabla 1): El género Lithobates fue el más abundante con un
total de 92 individuos mientras que el género Anaxyrus fue el más bajo con un total
de 19 individuos.

Tabla 1. Número de individuos de anfibios capturados en la presa de Santa Ana Zegache, Ni = número de

individuos de la especie i; Ar = abundancia relativa por especie (Ar= Ni/ 𝛴𝑁 = Número de especies)

Especie

Ni Ar

Lithobates spectabilis (Hillis & Frost, 56 33.93%


1985).

Lithobates berlandieri (Baird,1859). 36 21.81%

Rhinella horribilis (Wiegmann, 1833). 39 23.63%

Anaxyrus punctatus ( (Baird & Girard, 12 7.27%


1852).

Hyla euphorbiacea ( Günther, 1858). 22 13.33%

Número total de individuos (N) 165


Número total de especies (S) 5
La abundancia relativa por población de anfibios fue de: Lithobates berlandieri
21.81 %, Lithobates spectabillis 33.93%, Rhynella horribilis 23.63%, Hyla
euphorbiacea 13.33% y Anaxyrus punctatus 7.27% (Gráfica 1).

Grafica 1 Abundancias por población de anfibios de Santa Ana Zegache

Abundancias por población de anfibios

7%

13%
34% Lithobates spectabillis
Lithobates berlandieri
Rhinella horribilis
Anaxyrus punctatus
24% Hyla euphorbiacea

22%
Curva de acumulación especies

Se obtuvo la curva de acumulación de especies de acuerdo a lo observado durante


8 muestreos (Grafico 2).

Grafico 2 Curva de acumulación de especies durante 8 muestreos.

Curva de Acumulación
6

5
Número de especies

0
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9
Número de muestreos

Grafico 3. Acumulación de individuos por fecha de muestreo

Acumulación de individuos por fecha


32
TOTAL DE INDIVIDUOS

27
25
21
18 17
14
11
3-OCT

10-OCT

17-OCT

24-OCT
5-SEP

12-SEP

19-SEP

26-SEP

FECHA DE LOS MUESTREOS

N° de Individuos
NOM-059- SEMARNAT-2010 & IUCN

Tabla 2 Lista de especies bajo alguna categoría de riesgo en la NOM 059-SEMARNAT-2010 (P= Peligro de
extinción; A = Amenazado; Pr = Protección especial; NL = No enlistada); & Para la IUCN (Ex= Extinta; ExS=
Extinta en vida silvestre, PCE= Peligro crítico de extinción; PE= Peligro de extinción; Vu= Vulnerable; CA =
Casi amenazada; PM= Preocupación menor)

Especie de anfibio NOM 059-SEMARNAT IUCN


2010

Lithobates spectabilis NL PM
(Hillis & Frost, 1985).

Lithobates berlandieri PR PM
(Baird,1859).

Rhinella horribilis NL PM
(Wiegmann, 1833).

Anaxyrus punctatus NL PM
(Baird & Girard, 1852).

Hyla euphorbiacea ( A CA
Günther, 1858).
Tabla 3. Total, de individuos por transecto durante 8 muestreos.

ESPECIES TR-1 TR-2 TR-3 TR-4 TR-5 TR-6 TR-7 TOTAL


ENCONTRADAS
Lithobates spectabillis 23 13 3 0 3 14 0 56

Lithobates berlandieri 1 7 24 0 0 4 0 36

Rhynella horribilis 0 9 0 9 13 0 8 39

Anaxyrus punctatus 0 0 0 4 1 2 5 12

Hyla euphorbiacea 8 4 8 0 0 2 0 22

Total 32 33 35 13 17 22 13 165
Grafico 4. Número de individuos por transectos del 1 al 7

Especie Transecto Transecto Transecto Transecto Transecto Transecto Transecto


1 2 3 4 5 6 7

Lithobates P P P A P P A
spectabillis

Lithobates P P P A A P A
berlandieri

Rhinella A P A P P A P
horribillis

Anaxyrus A A A P P P P
punctatus

Hyla P P P A A P A
euphorbiacea

Individuos por transecto


TRANSECTO 1 TRANSECTO 2 TRANSECTO 3 TRANSECTO 4 TRANSECTO 5 TRANSECTO 6 TRANSECTO 7

35
33
32

22
17
13
13

Tabla 4. Tabla de ausencia o presencia; A= Ausencia; P= Presencia


Discusión de Resultados

Lithobates spectabillis fue la especie más abundante esto debido a que esta especie
está adaptada a los cuerpos de agua, de acuerdo a las condiciones óptimas para
su reproducción y alimentación (Rodríguez Miranda, 2012). También cabe recalcar
que la presencia de esta sp, indica una buena salud ambiental del cuerpo de agua
donde se encuentra.

De acuerdo al trabajo de campo y las especies registradas el 40% es endémica de


México representado en 2 especies (Lithobates spectabillis e Hyla euphorbiacea)
mismo estudio que fue relativamente en un área pequeña (48,000 m² ) esto quiere
decir que para Oaxaca sería el primer estudio realizado para un área con una menor
extensión, ya que si se comparan con otros trabajos realizados, la superficie mínima
rebasa al área muestreada.

Con base a la NOM-059-SEMARNAT (2010). 2 especies se encuentran en alguna


categoría de riesgo siendo Lithobates berlandieri e Hyla euphorbiacea las que se
encuentran catalogadas como protección especial y amenazada respectivamente.
Con los análisis obtenidos, esta micro zona puede dar la pauta para que
posteriormente diversos estudios se sigan realizando en las zonas cercanas y con
esto, poder darle un seguimiento especial para establecer una zona de protección
y conservación para estas dos especies que se encuentran en algún tipo de
situación de riesgo.
Conclusiones

Debido a los escases de estudios realizados para la zona de Valles Centrales-


Ocotlán, Oaxaca; este trabajo representa el primer estudio elaborado en dicha zona.

El número de especies de anfibios encontrados (5 sp.) representan el 7.45 % de las


especies registradas para el estado (Mata-Silva et., al 2015). De las 5 especies
registradas en el presente estudio el sapo Anaxyrus punctatus representa el primer
registro para Oaxaca (Casas-Andreu et al., 2004) con lo que con este estudio
aumenta la riqueza de anfibios para el estado.
No se pudieron encontrar apodos ni caudados debido a las temporadas y tiempo
de muestreo y a la zona de estudio (Presa).

A pesar que la presa es considerada un cuerpo de agua de una extensión


relativamente pequeña y artificial, representa un micro habitad capaz de albergar
especies endémicas y bajo algún riesgo de protección por lo que se considera
importante recalcar la ejecución de una serie de medidas para la conservación de
dicho ambiente.
Anexos
Literatura Citada

• Amphibiaweb. Consultado el 28 de octubre 2017, desde


https://amphibiaweb.org/

• Azura, M. I. y A. Ramírez H.1994. Tecnologías y manejo de Información


geográfica en bioconservación. Ciencia y Desarrollo, CONACYT, México.
18:58-64.
• Beeby, A, 1994. Applying ecology. Ed. Chapman & May, G. Brit. 200-241
pp.
• Beler. P. y lowe. S, 1992. A Chechlist for evaluating impacts to wildlife
movement corridors. Wildlife Society Bulletin. 20; 432-440.
• Bogert, C.M y A.P. Porter. 1966. A new species of Geophis (Colubridae)
from state of Colima, México. American Museum Novitales. 2260: 1-10.
• Campbell, J. A. and W. W. Lamar. 2004. The venomous reptiles of the
Western Hemisphere. Ithaca, New York, Cornell University. 2 vols.
• Canseco, M. L. 1996. Estudio preliminar de la herpetofauna en la Cañada de
Cuicatlán y Cerro Piedra Larga, Oaxaca. Tesis: Licenciatura. Benemérita
Universidad Autónoma de Puebla. México. 180pp.
• Casas-Andreu G., F. R. Méndez-de la Cruz y J. L. Camarillo. 1996.
Anfibios y Reptiles de Oaxaca. Lista, Distribución y Conservación. Acta
Zoológica Mexicana 69: 1-35.
• Casas-Andreu, G., Méndez-De La Cruz, F. R. y Aguilar Miguel, X. 1991.
Anfibios y reptiles, pp. 375-390. En: Biodiversidad de Oaxaca. García-
• Casas-Andreu, G y McCoy, 1979. Anfibios y reptiles de Mexico. Limusa,
Mexico. 87 pp.
• Casas –Andreu, G., Mendez, R. F y Camarillo J. L., (1996). Anfibios y
reptiles de Oaxaca. Lista, distribución y conservación. Acta Zool Mex.
• Casas –Andreu. G. (2004). Nuevas interpretaciones y adiciones a los
anfibios y reptiles. Universidad Autónoma del Estado de México. 1405-0269.
• Castillo,M.T.(2009). Inventario de anfibios de las localidades de san Mateo
Yettla Oaxaca y cerro Marín, Oaxaca. Los reyes Ixtacala, Oaxaca.
• Caviedes-Solis, L. W. 2009. Estudio herpetofaunístico del municipio de
Pluma Hidalgo, Oaxaca, México. Tesis, Fac. de Ciencias, Universidad
Nacional Autónoma de México, México.

• Cervantes R, I. 2017. Guía de campo para la identificación de anfibios y


reptiles en la “Reserva El Peñón” del municipio de Valle de Bravo, Estado de
México. Ciudad de México: UNAM.
• Céspedez. J.A., Z. V. (s.f.). Diversidad de anfibios: su importancia en los
ecosistemas y declinación. Manual de Biodiversidad, 11.
• Climate-data. Datos climáticos mundiales. Consultado el 15 de octubre
2017, desde https://es.climate-data.org/location/334658/
• Duellman, W. E. 1958. A preliminary analysis of the herpetofauna of Colima,
Mexico. Occ Papers Mus. Zool. Univ.Michigan 589: 1-22pp
• Duellman, W.E., 1960. A distributional study of the Amphibians of the isthmus
of Tehuantepec, Mexico. University of Kansas Publications, Museum of
Natural History, 13 (2):19-72.
• Ernest, C. H., 1981. Rhinoclemmys rubida. Catologue of American
Amphibians and Reptiles. 277:1-2.
• Espinoza, M. L (2000). Anfibio y reptiles de una zona peturbada en el
municipio de Tuxtepec, Oaxaca. Tuxtepec, Oaxaca.
• Flores-Villela, O, 1993. Herpetofauna Mexicana. Carmegie Museum of
Natural History, Special Publications, 17: 1-73.
• Flores-Villela, O y L. Canseco-Márquez. 2004. Nuevas especies y cambios
taxonómicos para la herpetofauna de México. Acta Zoológica Mexicana. 20
(2): 115-114.
• Gálvez, Z.C (2011). Distribución de los anfibios t reptiles de la Mixtea,
Oaxaca de Juárez
• Gutiérrez-Mayén, M.G. (2007). Herpetofauna de la reserva de la biosfera
valle de Tehuacán.Cuicatlán (etapa final). Benemérita universidad Autónoma
de Puebla. México D.F.
• Hartweg, N. y J. A. Oliver. A contribution to the herpentology of the Isthmus
of Tehuantepec. The Teiids of the Pacific Slope. Occasional Papers of the
Museum of Zoology. University of Michigan 359:1-8.
• INAFED. Santa Ana Zegache. Consultado el 16 de octubre 2017, desde
http://www.inafed.gob.mx/work/enciclopedia/EMM20oaxaca/municipios/203
60a.html
• INEGI. Prontuario de información geográfica municipal de los Estados Unidos
Mexicanos. Consultado el 15 de octubre 2017, desde
http://www3.inegi.org.mx/contenidos/app/mexicocifras/datos_geograficos/20
/20360.pdf
• Lemos-Espinal, J.A. y H.M. Smith. 2007. Anfibios y Reptiles del estado de
Chihuahua, México. UNAM-CONABIO. México. 628 pp.
• Lemos-Espinal, J. A. y H. M. Smith. 2009. Claves para los Anfibios y
Reptiles de Sonora, Chihuahua y Coahuila, México. UNAM-CONABIO.
México. 348 pp.
• Lemos-Espinal, J. A.; H. M. Smith y D. Chizar. 2004. Introducción a los
Anfibios y Reptiles del estado de Chihuahua, México. UNAM-CONABIO.
México. 128 pp
• Mendoza, A. J., Ordóñez, M. J., y Briones-Salas M. (Eds.).Instituto de
Biología, UNAM-Fondo Oaxaqueño para la Conservación de la Naturaleza
World Wildlife Fund, México.
• Manjarez, J. y X. Aguilar. 1995. Lista de Anfibios y Anfibios del parque
Nahuatlaca-Matlazinca, Edo. De México. Bol. Soc. Herpetol. Mex. 6(2): 40-
42.
• Martín–Regalado, N., Lavariega, M. C., Gómez–Ugalde, R. M. y
Rodríguez–Pérez, C., 2016. Anfibios y reptiles de la sierra de Cuatro
Venados, Oaxaca, México. Arxius de Miscel·lània Zoològica, 14: 217–232.
• Municipios. Todos los municipios de México. Consultado el 3 de noviembre
2017, desde http://www.municipios.mx/oaxaca/santa-ana-zegache/

• Muñoz - Alonso, L. A. Riqueza, diversidad y estatus de los anfibios


amenazados en el sureste de México; una evaluación para determinar las
posibles causas de la declinación de sus poblaciones. El Colegio de la
Frontera Sur. Departamento de Fauna Silvestre.
• Muñoz, A, L. (2013). Herpetofauna de la región del Mar Muerto, Chiapas-
Oaxaca. México DF: SNIB-CONABIO.
• Oliver- López, L.; G. A. Woolrich-Piña y J. A. Lemos-Espinal. 2009. La
familia Bufonidae en México. UNAM-CONABIO. México. 139 pp.
• Lazcano- Barrero M. A., Gongora-Arones. E. y Richard. C. V., (1992).
Anfibios y reptiles de la selva la candona. Reserva de la Biosfera Montes
Azules, Selva Lacandona: Investigación para su Conservación.
• Ortega, R. (2005). Anfibios y reptiles del estado de Colima. México DF:
UNAM.
• Padilla, M; 2016. Anfibios y Reptiles de la Sierra del Nido, Chihuahua. Los
Reyes Iztacala, Tlalnepantla, Estado de México: UNAM.
• Parra-Olea. G., Flores-Villela. O y Mendoza-Almeralla. C. 2014.
Biodiversidad de anfibios en México. Revista Mexicana de Biodiversidad.
• Painter, C.W. 1976. A distributional study of the amphibians and reptiles in
the state of Colima, Mexico. Master Thesis. Faculty of the Graduate School.
Northeast Louisiana University.

• Pough F. H., Andrews R., Cadle J. E., Crump M. L., Savitzki H., Wells K.
D. 2004, Herpetology, Third Ed, Prentice Hall, New Jersey. p. 726.

• Peters J. A., R Donoso-Barros y B Orejas-Miranda, 1986. Catalogue of the


neotropical squamata. Smithisonian Institution Press.293 pp.
• Rodríguez-Miranda, 2012. Herpetofauna del parque presa El llano, en el
municipio de Villa del Carbón, Estado de México. Tesis de Licenciatura.
Facultad de estudios Superiores Iztacala. UNAM. 87 pp.
• Smith, H. M. y R. B. Smith.1945 An annoted checklist and key to the snakes
of Mexico. Bull. U.S Nat. Mus (187) :1-239.
• Smith ann R. B. Smith. 1976 Synopsis of the herpetofauna of México. VI.
Guide to mexican turtles, bibliographic addedum III. John Jonhson, Vermont.
1044 pp.
• Torres, C.(1998). Anfibios y reptiles de la sierra del Carmen. Lo Reyes de
Ixtacala, estado de México.
• Vanzolini, P. E. y Nelson, P, 1990. Manual de recolección y preparación de
animales (2da. ed.). Facultad de Ciencias, UNAM, México.

• Villar, M. y Reinoso, H.V, 2007. Análisis de la composición y diversidad de


anfibios y reptiles, en áreas con características de corredores biológicos en
los ¨los Tuxtlas¨, Veracruz. Facultad de ciencias. Universidad Nacional
Autónoma de México. 98 pp.