Está en la página 1de 3

MANUAL SANACION

La reflexología podal es una técnica englobada dentro de las técnicas naturales y


energéticas. Traducida literalmente como la ciencia de los reflejos, la reflexología permite
trabajar a través de estos, desequilibrios funcionales en el organismo.
En el cuerpo existen numerosos puntos reflejos sobre los cuales es posible ejercer un
estímulo e incidir en órganos o zonas determinadas. Esto es gracias a nuestro sistema
nervioso. El cual posee mayor número de terminaciones nerviosas en zonas concretas,
creando así zonas reflejas de mayor relevancia. Estás se encuentran principalmente en las
zonas distales del cuerpo: cabeza, manos, orejas y pies.
En nuestro organismo fluye una energía vital, conocida por los orientales como Qi (chi) la
cual fluye por canales energéticos. El correcto fluir de dicha energía en un cuerpo garantiza un
buen estado de bienestar. Por el contrario, los bloqueos de Qi generan molestias y
dolencias en la zona de bloqueo concreta o enfermedades que afectan a todo nuestro
organismo.
Así por ejemplo, si un órgano deja de recibir correctamente o en insuficiencia, ese flujo vital,
comenzará a enfermar y hará que pierda energía rápidamente, afectando a sus funciones y a
todos los tejidos / órganos colindantes y que trabajen en sinergía.
Estos bloqueos energéticos también pueden estar ocasionados por situaciones
emocionales, el estrés o sentimientos negativos como la frustración, la ira, los apegos…
La reflexología podal es una técnica muy apropiada para ayudar a la persona a deshacerse de
dichos sentimientos o a superar procesos personales complicados. Lo hace depurando
física, mental y emocionalmente. Gracias siempre a la rotura de los bloqueos
energéticos mencionados.
Otros métodos prácticas y efectivos que trabajan zonas reflejas son: auriculoterapia (oreja),
acupuntura, reflexologia manual, y naturalmente la reflexología podal.
Si aún no has probado la reflexología podal te invitamos a hacerlo. Es una técnica íntegra,
profunda y relajante que no deja indiferente a quien la prueba.

La técnica de masaje transverso profundo fué creada por el Dr. James Cyriax hace ya más
de 50 años. Dicha técnica supuso una revolución en el trabajo manual que se venía realizando
en las lesiones musculares, tendinosas o de ligamentos. Ya que, hasta el momento, solo se
contemplaba la posibilidad de trabajar longitudinalmente a la lesión y no transversalmente en
ella.
El objetivo del masaje transverso profundo, también conocido como fricción transversa
profunda o técnica Cyriax, es la actuación sobre el tejido blando lesionado, con el fin de
recuperar la movilidad normal. Para ello se realizán presiones profundas y de corto
recorrido sobre el punto exacto de lesión. Haciendo que esta técnica sea normalmente
molesta para la persona que lo recibe.
El éxito radica en la movilidad que se proporcione a una zona muy específica y bien
localizada.
Los efectos más notables del masaje transverso profundo son:
 Movilizar tejidos blandos lesionados
 Prevenir la formación de adherencias
 Favorecer la circulación en la zona lesionada (hiperemia)
Otros efectos menos notables o secundarios:
 Estimula la generación de endocrinas y encefalinas, esto produce analgesia y disminuye el
dolor
En resumen podemos concluir que el masaje transverso profundo debe ser una técnica a
utilizar por médicos, fisioterapeutas y masajistas, especialmente en el ámbito deportivo,
cuando surjan lesiones de tejidos blandos que afecten a músculos, ligamentos, tendones o
fascias y su aplicación es importante para ganar movilidad a la zona lesionada y mejorar la
llegada de sangre a ella.

La acupuntura es una técnica energética mundialmente conocida por sus grandes efectos
positivos para la salud y el bienestar, pero antes que la acupuntura el ser humano practicaba
la digitopuntura para aliviar sus dolencias. Esta técnica se practicaba en todas las culturas, no
era exclusiva de la cultura oriental (Japón, China e India) ya que la digitopuntura es una
técnica natural e instintiva.
Se trata tan solo de presionar los puntos sensibles para aliviar el dolor y el malestar. A
veces, eso es algo que hacemos de manera natural, es por ello que la denominamos
instintiva. Cuando sufrimos dolencias musculares, nuestro primer impulso es frotarlo,
acariciarlo, amasarlo, presionar directamente el foco del dolor.
Los expertos en acupuntura y digitopuntura han identificado unos puntos específicos y menos
obvios del organismo, unos puntos determinados que pueden contribuir a aliviar e incluso
curar.
¿Cómo funciona?
La medicina tradicional china se centra en el concepto de una energía vital
llamada “Qi” que circula por todo el cuerpo a través de 12 meridianos o canales de energía
principales. Estos son bilaterales y están interconectados entre sí.
En cada meridiano de energía existen puntos específicos de digitopuntura que pueden ser
estimulados con diversas herramientas (aguja, moxas, dedos…) para aliviar el dolor e
inflamación de un órgano y equilibrar el Qi. Esto es el fin de la acupuntura, ya que cuando se
produce un bloqueo de Qi aparece una dolencia o enfermedad en el recorrido del meridiano u
órgano.
Para prevenir la enfermedad o bien tratarla
hay que mantener el Qi en circulación.
El movimiento es vida, y la energía corporal debe ser un arroyo
que fluye por los meridianos, sin estancarse.
¿Contraindicaciones?
La digitopuntura es una técnica muy segura, pero si es cierto que hay algunas ocasiones en la
que no debemos aplicarla, como en el caso de que existan heridas abiertas, inflamaciones
agudas, varices, o mujeres embarazadas.
¿En qué puede ayudarte la digitopuntura?
La digitopuntura bien aplicada en base a la medicina tradicional china puede equilibrar el Qi
corporal y esto nos mejorará dolencias tales como alergias, estreñimientos, dolores
musculares, de cabeza, ansiedad, estrés, náuseas o tos…

QUIROMASAJE EN LAS CICATRICES

La cicatriz supone el estado final de curación de una herida, es un sustituto de la piel normal,
mucho menos flexible y con menos sensibilidad que puede presentar dificultades evolutivas
para la correcta reparación de la piel.
Distintas técnicas de masaje aplicadas sobre cicatrices son un complemento importante para
el tratamiento de las mismas, conseguimos con ello una aceleración en el proceso
de cicatrización normal y una mejora en su apariencia física.
El principal objetivo del masaje en las cicatrices es luchar contra las adherencias que se
forman en el tejido, evitar su aparición en la medida de lo posible pues estas adherencias
hacen que la piel pierda su capacidad de movimiento normal y la zona esté tensa y sensible al
dolor.
El masaje en las cicatrices puede empezar a practicarse a partir de las tres semanas de la
retirada de los puntos. En el caso de las cicatrices dolorosas, después del masaje aplicaremos
frío para dar analgesia a la zona, pues después de tocar la persona puede sentir dolor.
Como complemento después del tratamiento viene bien realizar un vendaje
neuromuscular con la técnica específica para cicatrices, conseguiremos con él un aumento
de la circulación en la herida y nos ayudará a ganarle movimiento a la zona.