Está en la página 1de 2

Ejemplo del abuso del derecho

Ejemplos prácticos. El de un propietario, que, sin interés para él, levanta una chimenea
desproporcionada que perjudica al vecino quitándole sol, luz, vista, etc. El del propietario de un
predio contiguo al de una compañía constructora de dirigibles, que levanta una cerca alta
rematada de picas de hierro que son un peligro para la salida y entrada de aquellos aparatos, a
fin de obligar a la compañía a que le compre su terreno; el de quien recurre a las vías del
derecho sólo para perjudicar al demandado; o con la más absoluta carencia de fundamento
jurídico, temerariamente; o embarga y secuestra exageradamente, sin medida; el del inquilino
que perturba la tranquilidad de los vecinos con canto, ruidos o música, alto volumen; el
sindicato que utiliza la huelga para destruir bienes de la empresa a fin de forzarla a conciliar; el
que revocó una oferta para causar perjuicios al destinatario u obtener ventajas excesivas, etc.
En todos estos casos y todo lo similares, el titular del derecho abusa de su ejercicio causando
daño a otro, de modo que doctrina y jurisprudencia consideran que debe ser obligado a
indemnizarlo.

Fundamento jurídico

(art. 1185 del C.C.V.)

“El que con intención, o por negligencia o por imprudencia, ha causado un daño a otro, está
obligado a repararlo. Debe igualmente reparación quien haya causado un daño a otro,
excediendo, en el ejercicio de su derecho, los límites fijados por la buena fe o por el objeto en
vista del cual le ha sido conferido ese derecho”.

El artículo contempla dos situaciones diferentes en su primera parte al hecho ilícito; y en


segunda parte; al abuso de derecho y normalmente el Código Civil fija elementos que
diferencian en el uno del otro, le señala características propias y exige prueba del hecho y
circunstancias distintas, aún cuando estén contenidas en una misma disposición.

Cuáles son las condiciones para que haya abuso del derecho

Es necesario que se produzca un daño a otro, en razón de que no pueda haber


responsabilidad, sin existencia de un daño por reparar. Los daños sufridos por la víctima,
pueden ser traducidos en una disminución de su patrimonio que configura el daño material; o
por el contrario no lleva implícito la pérdida de dinero,(material), sino que la víctima es
perjudicada moralmente, en su honor o en sus afectos que encierra el daño moral. La doctrina
ha enumerado las condiciones para la procedencia del abuso de derecho, a saber

1. Es necesario un daño experimentado por la victima y causado por el autor del acto abusivo.

2. Es necesario un acto abusivo de un derecho por parte de su titular. Para precisar la noción
de acto abusivo habrá que tener en cuenta lo expuesto respecto al ámbito de aplicación con lo
relativo a los llamados derechos definidos, y los criterios relativos a la naturaleza interna del
abuso de derecho.
3. La relación de causalidad entre el acto abusivo y el daño. En cuanto a las condiciones
externas para determinar cuándo se está en presencia de un acto abusivo, deben tenerse en
cuenta algunas nociones estructurales por la doctrina, a saber:

A) Para que exista el acto abusivo de derecho es necesario que el titular no se exceda en el
ejercicio del derecho en sí mismo. Si una persona se excede en el ejercicio del derecho en sí
mismo, estaremos en presencia de un hecho ilícito y no de un acto abusivo del derecho.

B) Es necesario que el acto abusivo del derecho no esté tipificado en la ley. Si la ley ha
prescrito una determinada conducta, una determinada norma que regule los efectos jurídicos
del acto abusivo, no estaremos en presencia de un acto abusivo de derecho, sino en la
violación de una norma de origen legal, lo que no es más que un hecho ilícito típico. Por
ejemplo, a primera vista el tener un aparato de radio a gran volumen podría parecer un acto
típico de abuso de derecho, pero como la Ordenanza Municipal prohíbe tener radios a gran
volumen, aquella conducta no es más que la infracción de una norma legal es decir; un hecho
ilícito y no un acto abusivo.

Efectos De Los Actos Abusivos

El abuso de derecho produce como consecuencia la obligación de reparar el daño causado, lo


cual puede ser acordado mediante una reparación en especie o mediante una prestación
compensatoria, o sea un cumplimiento por equivalente. En los casos Doerr y Clement Bayard la
indemnización acordada fue en especie, por cuanto se ordeno destruir lo realizado por el
deudor (chimeneas en el caso de Doerr y empalizadas en el de Clement Bayard).Si bien
algunos autores, han pretendido que solo es procedente la indemnización por equivalente para
reparar los daños provenientes de abuso de derecho, la doctrina en general no admite tal
criterio, sino por el contrario, afirma que la indemnización en especie debe prevalecer en todos
aquellos casos en que fuere posible. Esto siguiendo el principio de la prioridad de la ejecución
en especie de las obligaciones.