Está en la página 1de 11

Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

11 COMPACTACIÓN DE SUELOS

11.1 JUSTIFICACIÓN
La compactación es un proceso mecánico ejecutado para mejorar las características de
comportamiento de un suelo. En rigor, es una de las varias técnicas usadas hoy en día
para mejorar las características geotécnicas de un suelo y es además uno de los más
eficientes y de aplicación más universal. La Figura 11.1 muestra las diferentes técnicas
hoy disponibles para mejoramiento de suelos.

Figura 11.1. Diferentes técnicas de mejoramiento de suelos


Cuando de compactación se trata, existen tres propiedades en particular que interesa
mejorar; la deformabilidad, que implica la intención de disminuir la compresibilidad e
incrementar la estabilidad volumétrica ante la absorción o pérdida de agua, la
resistencia al esfuerzo cortante, para obtener los mayores valores posibles, y unas
adecuadas relaciones esfuerzo deformación que garanticen un balance conveniente en
el comportamiento.
En ocasiones se busca además obtener flexibilidad, es decir, la no susceptibilidad al
agrietamiento, la permeabilidad cuyo control es más típico en la construcción de presas
de tierra y el incremento de la resistencia de los suelos compactadas a la erosión.

11.2 ENSAYO DE COMPACTACIÓN PROCTOR


El contenido de agua tiene una influencia determinante tanto en los procesos de
compactación de campo como en el laboratorio. Esta influencia fue conocida por el
ingeniero R. R. Proctor quien la estableció en los términos actuales midiendo la
compactación por el peso unitario seco del suelo mediante el denominado ensayo de

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-1


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

compactación Proctor normal o estándar, que posteriormente fue modificado para


proponer el precisamente llamado ensayo de compactación Proctor modificado.
El método Proctor para compactar suelos en laboratorio, normal o modificado, consiste
en compactar un suelo dentro de un molde cilíndrico, en varias capas, por el efecto de
la caída libre de un pisón desde una altura determinada.
La Figura 11.2 muestra el instrumental que se emplea para la ejecución del ensayo. El
molde tiene un 4 pulgadas de diámetro (1/30 pie³) y un anillo auxiliar que se utiliza para
facilitar que un volumen de suelo determinado quede perfectamente contenido en el
molde. En la práctica la prueba puede hacer con moldes de 6 pulgadas de diámetro
(3/40 pie³), como se explicará más adelante.

Anillo auxiliar

Molde (V = 1/30 pie³)

Pisón

Figura 11.2. Instrumental para ensayo de compactación Proctor


El método Proctor estándar fue desarrollado en 1933 con miras a igualar en el
laboratorio los resultados de pesos unitarios que se obtenían con los aparatos de
compactación en campo. Como dichos equipos fueron mejorando más y más, los
pesos unitarios obtenidos fueron siendo mayores que las dadas por la prueba estándar,
razón por la cual fue necesario adoptar métodos que aplicaran una mayor energía y así
nació el de compactación Proctor modificado en tiempos de la segunda guerra mundial.
Aunque no existen equipos de compactación aplicables al terreno que sean contraparte
o comparables al ensayo de compactación en laboratorio, es tanta la experiencia que
se ha acumulado sobre la prueba Proctor, así como la gran cantidad de información
que da indicios de su eficacia que desde el comienzo de su implementación hasta el
presente es un método aceptado y referenciado en un gran número de pliegos de
concisiones de obra.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-2


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

11.2.1 La curva de compactación


En el ensayo Proctor, el suelo se compacta con diferentes contenidos de humedad de
modo, para cada una de las cuales se determina el correspondiente peso unitario seco.
De esta manera, el ensayo permite estudiar la conocida relación que se establece entre
el peso unitario seco del suelo y el contenido de agua del mismo, cuando se emplea
una cierta energía de compactación y entonces determinar la cantidad apropiada u
óptima de agua que se debe usar en la compactación del suelo en el campo para que
el peso unitario resultante sea el máximo posible que se puede obtener con una
energía de compactación similar a la usada en el laboratorio.
La curva que relaciona la humedad con el peso unitario seco tiene forma similar a la
indica en la Figura 11.3. Se observa que la curva de compactación en laboratorio tiene
una forma muy particular en la que para humedades muy bajas (rama seca) el peso
unitario seco que se obtiene es bajo y también lo es para humedades muy altas (rama
húmeda). Se ve que existe un contenido óptimo de humedad (w opt) para el cual se
obtiene un peso unitario seco máximo (dmax).

Figura 11.3. Curva de compactación típica


Las razones por las cuales los suelos muestran esta forma particular han sido tema de
discusión por muchos años. Una de las más razonables es la que se indica a
continuación:

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-3


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

 Cuando el contenido de agua es muy bajo, el agua se encuentra en el suelo en


forma capilar, produciendo impresiones interparticulares más fuertes a medida
que aumenta el porcentaje de finos del suelo lo que conduce a grumos muy
difícilmente desintegrables o a dificultad de reacomodar partículas individuales.
Como consecuencia la compactación se dificulta y se alcanzan pesos unitarios
secos relativamente bajos.
 Los efectos capilares mencionados se van perdiendo si la misma energía de
compactación se da al suelo con contenido de agua creciente, lo que permite
alcanzar pesos unitarios secos mayores.
 Cuando el contenido de agua alcanza valores que producen cantidades de agua
libre, empiezan a ocupar en forma substancial los vacíos del suelo y entonces la
compactación comenzará a dificultarse debido a que el agua no puede
desplazarse instantáneamente dentro del suelo y por ellos comenzará a absorber
parte de la energía aplicada, devolviéndola por elasticidad en forma de rebote.
Este efecto se hace mucho más notorio a medida que el contenido de agua
aumenta.
La primera parte de esta explicación fue sugerida por Proctor, pero el atribuyó la
disminución del peso unitario seco en la rama húmeda a un efecto de lubricación entre
los cristales que constituyen las partículas de los suelos. Actualmente, esta idea ya
está abandonada por cuanto se ha demostrado que el agua funciona como
antilubricante entre dichos cristales.
En la Figura 11.3 se presentó también la llamada curva teórica de la compactación que
es simplemente un auxiliar para determinar la calidad del ensayo ejecutado. Esta curva
se obtiene con base en la siguiente expresión, que relaciona el peso unitario seco (d)
de un suelo con el peso unitario del agua (w), la gravedad específica de los sólidos
(Gs), la humedad (w) y el grado de saturación (S):
Gs  w
d 
wGs
1
S
Esta curva se refiere a la que se obtendría si se lograra con el ensayo de compactación
extraer absolutamente todo el aire del suelo, de manera que quedara en una condición
de saturación total (S = 100%). De acuerdo con esto, tendiendo el valor numérico de
Gs, el peso unitario seco para trazar la curva teórica de la compactación se obtiene
dando en la ecuación valores diferentes a w y considerando que el grado de saturación
del suelo es del 100%. De manera que se utiliza la anterior expresión simplificada de la
siguiente manera:
Gs  w
d 
1  wGs

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-4


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

En la práctica, es imposible extraer absolutamente todo el aire de los vacíos de manera


que es imposible llegar a una condición de saturación total como la sugerida por la
curva teórica de la compactación. Esto indica que la curva de compactación en
laboratorio no debe tocar a la teórica y que por el contrario siempre debe quedar a la
izquierda de ésta.
La relación que se obtiene entre la curva de compactación en laboratorio y la teórica
indica que el suelo compactado en campo y laboratorio debe tener un contenido de
agua por abajo del correspondiente a la saturación ya que cuando se está cercano a
ella los suelos son prácticamente imposibles de compactar e incluso los muy finos se
transforman en lodos. No obstante, en la práctica se logran compactar suelos con muy
altos contenidos de humedad y prácticamente saturados y aún con muy altos
contenidos de arcilla, cuando se utilizan los procedimientos de compactación dinámica
con grandes pesos cayendo desde alturas considerables.

11.2.2 La energía de compactación


La diferencia entre los dos tipos de ensayo Proctor está en la energía de compactación
que se aplique. Esta energía, la cual tiene gran influencia en los resultados del ensayo
de compactación, puede cuantificarse mediante la siguiente expresión, en donde N es
el número de golpes por capa, n es el número de capas de suelo, W es el peso del
pistón, h es la altura de caída libre del pistón y V es el volumen del suelo compactado:
NnWh
E
V
La prueba Proctor estándar, conocida con la denominación T-99 en la AASHTO, utiliza
un pistón de 5,5 lb que cae desde una altura de 12" para compactar el suelo en tres
capas, con aplicación de 25 golpes por cada una si se utiliza el molde de 4 pulgadas de
diámetro (1/30 pie³). De esta manera, la energía que aplica es la siguiente:
3  25  5.5lb  12 pu lg 1 pie lb  pie
E  12375
1
pie3
12 pu lg pie3
30
La prueba Proctor Modificada, conocida con la denominación T-180 en la AASHTO,
utiliza un pistón de 10 lb que cae desde una altura de 18" para compactar el suelo en
cinco capas, con aplicación de 25 golpes por cada una si se utiliza el molde de
4 pulgadas de diámetro (1/30 pie³).
5  25  10lb  18 pu lg 1 pie lb  pie
E  56250
1
pie3
12 pu lg pie3
30
La ASSHTO considera la posibilidad de hacer la prueba estándar en un molde más
grande de 6 pulgadas de diámetro (3/40 pie³). Si se utiliza este molde, el número de

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-5


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

golpes a dar es de 56 golpes tanto en la prueba estándar como en la modificada, de


manera que se obtiene la misma energía de compactación.
De acuerdo con esto, la energía que se aplica en el ensayo Proctor modificado es
aproximadamente 4.5 veces mayor que la aplicada en el ensayo estándar.
La energía se suele medir en julios. El julio es una unidad de energía pequeña para la
vida corriente, equivaliendo un julio aproximadamente a la cantidad de energía
necesaria para levantar 1 kg una altura de 10 cm en la superficie terrestre. Se pueden
encontrar equivalencias en “kg m” o “lb pie”, entre otros. Se puede observar entonces
que tanto la energía obtenida para el ensayo estándar como la obtenida para el ensayo
modificado, se dan en unidades de “lb pie”, pero por unidad de volumen compactado
“pie3”.
La forma de la curva de compactación varía no sólo para cada tipo de suelo sino
también con el método de compactación empleado y también con la energía de
compactación aplicada. De acuerdo con esto, la humedad óptima y el peso unitario
seco máximo no son una constante del suelo sino que varían dependiendo de las
circunstancias.
La Figura 11.4 muestra como para un mismo suelo, al aumentar la energía de
compactación del ensayo Proctor estándar al modificado, la curva de compactación se
desplaza hacia arriba y a la izquierda. Esto significa que se aumenta el peso unitario
seco alcanzado y se disminuye la humedad óptima necesaria para alcanzar dicho peso
unitario.

Figura 11.4. Curvas de compactación variando la energía de compactación

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-6


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

11.3 INFLUENCIA DE LA NATURALEZA DEL SUELO EN LA COMPACTACIÓN


La naturaleza del suelo tiene gran influencia en los procesos de compactación. En
particular se encuentran grandes diferencias en el comportamiento de suelos con
estructura simple o de granos aislados y forma equidimensional (gravas, arenas y limos
no plásticos) y los suelos de formas laminares y cuyas estructuras son un poco más
complejas (limos plásticos y arcillas).
Para entender las diferencias, hay que tener en cuanta que la compactación implica
una doble acción sobre la estructura de los suelos. Primero porque es necesario que
se rompa y modifique dicha estructura y segundo porque se actúa sobre el suelo
modificando la disposición o acomodo de sus partículas para hacer que el conjunto
adopte la nueva estructura más densa.
 En los suelos de estructura simple o simplemente suelos gruesos, la acción sobre
dicha estructura no puede producir más que otra estructura simple, más densa.
Esta estructura que es muy estable ante la adsorción o pérdida de agua presenta
la compresibilidad típica de estos suelos y presenta una resistencia principalmente
dependiente de la compacidad alcanzada, que para efectos prácticos se mantiene
en tanto no se altere esa compacidad.
De esta manera, la compactación creciente de estos suelos suele conducir a
formaciones cada vez menos compresibles y más resistentes. El carácter
disgregado de sus estructuras no hace a los suelos gruesos susceptibles de
agrietamiento.
Casi podría decirse que en estos suelos a medida que aumenta la energía de
compactación se obtienen mejores comportamientos, aunque existen ciertos
inconvenientes, que podrían ser por ejemplo, la sobre compactación que
transforma materiales ligeros en pesados si se rompen las partículas o que se
llegara a producir flujo plástico en las aristas de los granos o ruptura de las
partículas duras.
 En los suelos arcillosos, la ruptura de las estructuras iniciales, que son
generalmente muy complejas, seguida de posterior reacomodo produce de nuevo
estructuras muy elaboradas, compresibles e inestables al adsorber agua.
En términos generales, puede establecerse que el suelo tiende a estar más
floculado cuando se compacta en al rama seca que cuando se compacta en la
rama húmeda, debido a que con el aumento de la humedad tienden a aumentar
las repulsiones entre partículas. Para una determinada humedad de
compactación, el aumento de la energía de compactación tiende a dispersar el
suelo, especialmente por el lado seco y en cierto grado por el lado húmedo.
La resistencia tiende a aumentar con la compactación pero dicha resistencia
podrá perderse en gran medida si el suelo gracias al potencial de adsorción
adquirido al ser compactado toma agua y se expande.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-7


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

En el caso particular de los suelos volcánicos, que se caracterizan por ser


sumamente livianos debido a su alta porosidad, la porosidad se destruye con
efectos de compactación excesivos lo cual condice a pérdidas de la estructura y la
consecuente pérdida de estabilidad y la liberación de capas de agua adsorbida
que los hace prácticamente un lodo.

11.4 TÉCNICAS DE COMPACTACIÓN EN CAMPO


En la actualidad, existen diferentes técnicas de compactar materiales en el campo, las
cuales se pueden clasificar en las siguientes categorías:
 Por amasado
 Por presión
 Por impacto
 Por vibración
 Por métodos mixtos
Dentro de estas categorías caben todas las soluciones comerciales e industriales que
hasta el momento se han desarrollado para resolver el problema de compactar un suelo
en campo.
Los tres primeros tipos se presentan bajo la forma de rodillos que circulan sobre el
terreno que se desea compactar. Existen los siguientes tipos:
 Rodillos lisos metálicos
 Rodillos neumáticos
 Rodillos patas de cabra
 Rodillos segmentados
 Rodillos de rejillas
Los dos últimos en ocasiones aparecen también con técnicas de rolado pero en otras
desarrollan mecanismos diferentes.
Los métodos que se usen dependen de la naturaleza del suelo. Los suelos
friccionantes como las arenas se compactan mejor por medio de vibraciones mientras
que los suelos de grano fino se compactan mejor por métodos estáticos.

11.5 EL ENSAYO DE DENSIDAD EN CAMPO


El ensayo de densidad en campo se hace para medir la densidad seca y la humedad
de un suelo compactado en el campo jky con base en estos datos determinar si los
valores obtenidos se ajustan a los especificados en diseño de acuerdo con los
resultados del ensayo de compactación en laboratorio.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-8


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

Para medir la densidad en campo existen múltiples métodos, algunos más sofisticados
que otros. Están el del cono de arena, el volumenómetro o de la membrana de goma y
el densímetro nuclear. Uno de los más tradicionales y todavía hoy usados es el método
del cono con arena (Figura 11.5).
En este caso se requieren dos calibraciones previas a la ejecución del ensayo
propiamente dicho. La primera se hace para medir la cantidad de arena que cabe en el
cono. Se lleva a cabo obteniendo lo que se denomina peso del frasco con arena inicial
y luego invirtiendo el frasco con arena sobre una placa guía permitiendo que se llene el
cono de arena para obtener luego el peso del frasco con arena final. La resta de
ambos pesos da el peso de la arena que cabe en el cono o embudo.
Cono con capacidad para una cantidad
determinada de arena

El material se lleva en bolsa al Hueco que se llena con arena Otawa


laboratorio para medir w para medir d

Arena
Densidad a

Material compactado en campo al cual


se le desea conocer d y w

Figura 11.5. Cono de arena para el ensayo de densidad en campo


Una vez hecha la anterior calibración se puede hacer la segunda que se hace para
determinar la densidad de la arena en el frasco. Para esto se vuelve a tomar el peso
del frasco con arena inicial y posteriormente se invierte el frasco con arena pero esta
vez sobre un molde de volumen conocido permitiendo que se llene el molde de arena
para obtener luego el peso del frasco con arena final. La resta de ambos pesos y del
peso que cabe en el cono o embudo nos da el peso de la arena que cabe en el molde.
La densidad de la arena se puede obtener dividiendo este último peso por el volumen
del molde.
Hechas las dos calibraciones se puede proceder con el ensayo de densidad en campo
propiamente dicho. Lo que se pretende es determinar la densidad seca y la humedad
de un material que fue compactado en campo. Para esto hace un hueco en el material
compactado al que se le debe medir el volumen con base en la arena de la que ya se
sabe la densidad. Además se debe medir el peso del material que fue extraído del
hueco para obtener la densidad del material compactado en campo   W / V  . La
humedad del material se determina en laboratorio haciendo uso del horno.
Con la densidad seca (d) obtenida en campo y la densidad seca máxima (d máx)
obtenida en laboratorio se puede calcular el grado de compactación (G c) del suelo de
acuerdo con la siguiente expresión.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-9


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

d
Gc   100
 dmáx
En un proyecto determinado se busca que el grado de compactación tenga un valor
mínimo que en general está por encima del 95%. Para cada tipo de estructura y
dependiendo del tipo de material se debe lograr un determinado grado de
compactación. Cuando no se alcanza el valor mínimo exigido se considera que el
tramo compactado no cumple con las especificaciones de diseño.

11.6 ENERGÍA DE COMPACTACIÓN EN CAMPO


El comportamiento que se presentó, implica que la humedad óptima con la que se
alcance un cierto peso unitario seco máximo en un ensayo de laboratorio no va a ser la
misma cuando se compacte el suelo en el campo debido a que en este último el
método de compactación es bien diferente.
Por lo mismo, todo proceso de compactación en campo debe tener en cuenta
consideraciones especiales respecto al contenido de agua con que debe compactarse.
El no hacerlo conduce a inútiles discusiones entre contratistas y contratante a pérdidas
de tiempo y dinero.
En campo debe tenerse en cuenta además que es muy diferente aumentar un
contenido de agua natural añadiendo agua al suelo extraído en un sitio de préstamo
que reducirlo oreando el material. La diferencia entre una y otra situación está en como
las condiciones climáticas de la zona y en particular el régimen de lluvias. En
condiciones de altas precipitaciones secar un material exponiéndolo al aire resulta
prácticamente imposible y en zonas desérticas humedecer un material con agua puede
ser muy costoso por razón de acarreo de agua.
En vías no es fácil llegar a los contenidos de agua óptimos por simple observación o
experiencia, razón por la cual es recomendable iniciar un programa de compactación y
control de la misma mediante mediciones del peso unitario seco alcanzado hasta
determinar el contenido de agua óptimo que proporcione el peso unitario seco deseado
con el equipo de compactación disponible y con un espesor de capa y de pasadas
también adecuadas.
Es muy frecuente que los denominados pliegos de condiciones en los que se
establecen los requerimientos mínimos de compactación no sean muy claros en cuanto
a tipos de ensayos a ejecutar. Como recomendación inicial, se presenta el siguiente
cuadro que ilustra sobre las pruebas ASSHTO convenientes y el porcentaje mínimo de
compactación a requerir.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-10


Notas Mecánica de Suelos y Rocas Edilma Lucía Gómez Paniagua

Cuando de subrasantes se trata, y siempre bajo las pruebas estándar, el siguiente


cuadro sirve también de orientación:

En este cuadro las diferentes categorías son las siguientes:


Categoría 1 Calles residenciales, estacionamiento de automóviles.
Categoría 2 Calles residenciales alimentadoras, pocos autobuses.
Categoría 3 Avenidas y estacionamientos industriales, regular cantidad de autobuses,
calles y estacionamientos en mercados de abastos.
Categoría 4 Calzadas y calles comerciales con muchos autobuses.
Categoría 5 Carreteras urbanas y autopistas.

11.7 TRABAJO PERSONAL


1. Elabora un archivo fotográfico sobre los diferentes equipos de compactación
disponibles y el tipo de suelo en que son más recomendables.
2. Sobre una muestra de arcilla con arena fina que se utilizará en un lleno, se realizó
una prueba de compactación Proctor estándar. En la tabla se muestran los pesos
de las muestras, determinados en cinco cilindros de 992 cm³. También se indican
las humedades del suelo obtenidas a partir de muestras pesadas antes y después
del secado en horno. El peso unitario de los granos es de 2,65 g/cm³.

Ensayo 1 2 3 4 5

Peso (kg) 1,748 1,817 1,874 1,896 1,874


Humedad (%) 17,73 19,79 21,59 23,63 25,75

Se pide trazar la curva de compactación de laboratorio y determinar los valores de


la humedad óptima y la densidad seca máxima. Adicionalmente, se pide trazar
las curvas de compactación teóricas correspondientes a porcentajes de saturación
del 60%, 80% y 100%.

Capítulo 11. Compactación de suelos 11-11

También podría gustarte