Está en la página 1de 1

AMÓS 8, 4-7

Escuchad esto, los que oprimís al pobre, despojáis a los miserables diciendo:
¿Cuándo pasará la luna nueva, para vender el trigo, y el sábado para ofrecer el
grano?

Disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampa, compráis por
dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias, vendiendo hasta el salvado del
trigo.

Jura el Señor por la gloria de Jacob, que no olvidará jamás vuestras acciones.

Amós vive hacia el año 750. Nació en Tecua, a unos veinte Kilómetros de Jerusalén,
pero ejerció su ministerio en el reino del Norte. No formó parte de ninguna comunidad
profética (su oficio era granjero, o quizá pastor); es un profeta por inspiración divina, no
por profesión.

Es contemporáneo de Oseas y ejerce su ministerio en tiempos de prosperidad (Reinado


de Jeroboán II) pero también de gran corrupción, tanto religiosa (idolatría) como social-
moral (abusos de los ricos).

La denuncia de los ricos explotadores de los pobres es uno de los temas fuertes de su
predicación (y en esto se parece también a Oseas, aunque en éste el tema es menos
tratado).

El texto que hoy leemos está atraído este domingo por las trampas del administrador
infiel, "protagonista" de la parábola del evangelio de Lucas. (El mayor o menor acierto
de esta atracción sería buena materia de comentario).

José Enrique Galarreta