Está en la página 1de 43

Universidad Abierta Para Adulto

(UAPA)
Recinto Nagua

Carrera: Educación Mención Inicial

ASIGNATURA

Periodo De La Segunda Y Tecera Republica ( Continuacion Del Siglo XVII


En Santo Domingo)

TEMA
El Siglo XVIII En Santo Domingo (1700)

PARTICIPANTE
Elba María Santana

MATRICULA:
16-7294

FACILITADOR/A
Francisco Antonio Méndez Alcequiez
Saludos estimados participantes, respecto a la tarea VI, realice las siguientes
actividades y súbala a la plataforma junto a la tarea VII en el espacio destinado
para tales fines:

Hola, seguimos avanzando en este estudio de la Historia Dominicana, ahora


entramos en los períodos de la Segunda y Tercera República. Como ya vimos
tras la Restauración de la Independencia se inicia la Segunda República.
Trabajemos pues.

Hoja de presentación

Actividad de la Unidad VI PERÍODOS DE LA SEGUNDA Y TERCERA


REPÚBLICA

Introducción

1- El período de la Segunda República se caracteriza por ser muy inestable y


con cambios muy marcados. Se inicia en 1865 con la Restauración y
termina con la Primera Ocupación Militar de los Estados Unidos a nuestro
país en 1916, donde perdimos nueva vez la soberanía como país.
Investiga:

Periodos de la Segunda República, Sus presidentes e Intervención militar


norteamericana.

2- La Segunda República (1865-1916):

En el periodo de la segunda república española sigue la pugna política, ahora entre el


ultimo gobierno restaurado por Antonio Pimentel, quien se negaba a gobernar desde
Santo Domingo, como lo mandaba el congreso, y José María Cabral quien tuvo que
comandar desde Santo Domingo, respondiendo a la no diputación de Pimentel. Cabral
logro quedarse tal con el poder, y remodelo la constitución.

EL gobierno de Cabral, los partidos de colores se hicieron dueños del escenario político
siendo estos: Rojo y Azul, siendo el rojo al mando de Buenaventura Báez, y el partido
más poderoso quien gobernó por seis años.
Luego durante los años siguientes hubo una sucesión de gobiernos hasta 1887, cuando
comienza la dictadura de Lilis que duro hasta 1889.

La Dictadura de Lilis:

La dictadura de Lilis constituye el periodo político más típico del siglo XIX dentro de la
historia dominicana. El carácter típico de la dictadura se lo da, los años de que van
desde el 1877 al 1899.

Con Lilis, la política económica del un partidismo azul se caracterizo en lo que respecta
al desarrollo de la economía nacional, por una manifiesta tendencia entre quista que se
tradujo en concesiones, favores y privilegios a los capitanes extrajeras. La dictadura
contrajo serios y numerosos compromiso en materia de empréstitos y circulación
monetaria.

3- La corrupción y el régimen personalista como norma administrativa, conllevaron la


liquidación de los principios democráticos y liberales, y la restricción de un capitalismo
nacional a base auspiciar el impersonalismo extranjero. Junto a esto, el enorme
endeudamiento, que ocasionan los empréstitos conllevo al crecimiento de la soberanía
nacional y de la dictadura.

La muerte de Ulises Hereaux ocurrió el 26 de julio del año 1889, mientras se encontraba
en moca. Fue un grupo de mocanos, a la cabeza del cual se encontraba Ramón Cáceres,
Jacobo Lara y Horacio Vásquez, los que prepararon la conspiración; y fueron los dos
primeros quienes abrieron fuego y mataron a Lilis.

4- La caída de la dictadura, la falta de un líder que pudiera sostener el vacío político dejado
por Heureaux y Luperon y la que surgió en 1899 connotan la inestabilidad socio-
político de este periodo. El mismo esta matizado por la alterabilidad de gobiernos
provisionales y gobiernos constitucionales que se suceden en medio de cambios bruscos
y repentinos.

La situación comienza a plantearse con la oposición entre el heredero lilisista


Wenceslao Foguereo y el levantamiento anti-lilista del noroeste. Las elecciones se
celebraron según el sistema de votaciones indirectas restableciendo durante la dictadura
de Lilis, Juan Isidro Jiménez fue electo presidente.

La facultad que tuvo Jiménez, por los inconvenientes, por las deudas que heredo en el
poder, las potencias, como EE.UU. y Francia, le reclamaban el pago y Jiménez tuvo que
tomar ciertas medidas, que llevaron al vicepresidente Vásquez a catalogarlo como
traidor.

Horacio Vásquez se revela contra Jiménez, penetra con sus tropas hacia la capital y lo
derrota y Jiménez se ve obligado a abandonar el país.
Se preparaba Horacio Vásquez a convocar a elecciones cuando Alejandro Wons y Gil
produjeron un golpe de estado en marzo de 1903, que origino enfrentamientos entre los
lilitas y los horacistas, Wons y Gil ganaron las contiendas armadas y Vásquez tuvo que
tomar el camino de Cuba.

5- Intervención militar norteamericana:

En 1916 los Estados Unidos intervinieron militarmente en la República Dominicana


debido a la inestabilidad y economía que existe en el país.

Cuando se produjo la ocupación se trato de mantener un gobierno dominicano


controlado por los Estados unidos en la persona de un superintendente, pero al no hallar
colaboración de ciudadanos ni en Santo Domingo ni en las capitales de las provincias,
se estableció un gobierno militar.

6-

7- El control se consiguió con el desarme forzoso del pueblo y el retiro paulatino de los
bandos. Durante la intervención norteamericana se tomaron muchas medidas entre las
que se encuentran:

La creación de la guardia nacional, desarrollo de un programa de obras publicas,


organización de la administración publica, la creación de una ley de enseñanza, la
creación del laboratorio nacional, entre otras.

La Intervención también tuvo muchas medidas negativas, las cuales conllevaron al


repudio de la población y por consiguiente esto provoco la desocupación. Al marcharse
las tropas del territorio dominicano, dejan el planteamiento de ese nuevo esquema de
poder a través de la institución militar, y condiciono el resurgimiento de Horacio
Vásquez.

8- Gobierno de Horacio Vásquez:

Las decisiones del 1924 permitieron el retorno de Horacio Vásquez, el caudillo político
más predominante en los albores del siglo XX.
En esta etapa Vásquez se define como un gobernante respetuoso de las libertades
civiles. Con su gobierno no solo se inicia la tercera república, sino que finalizan los
años de control directo que origino la ocupación de los Estados Unidos. Pero quedo el
control indirecto a través de la guardia-policíaca, de las finanzas aduaneras y de las

inversiones en el comercio.

EL gobierno de Vásquez se mantuvo 5 años y 7 meses en forma pacifica y democrática;


pero como presidente Vásquez dejaba hacer y dejaba pasar entre sus seguidores, el
derroche y la corrupción estatal. La inescrupulosidad y el olvido de los intereses
públicos en provecho de los intereses personales, se transforma en normad
administrativas.

El periodo presidencial de Horacio Vásquez estaba llamado a terminar en 1928. Pero se


pretendía prolongar el periodo hasta el 16 de agosto de 1930. Para esto era necesaria
una reforma constitucional que entro en vigencia el 15 de junio de 1927.

Esta prolongación del periodo presidencial trajo muchos desacuerdos entre los mismos
horacistas y se puede evidenciar por la ausencia de Vásquez por problemas de salud, el
cual se marcho a Est5ados Unidos.

La enfermedad del gobierno incentivo la lucha por el poder entre dos destacados
funcionarios: José Dolores Alfonseca y el jefe del ejército, el General Rafael Leónidas
Trujillo. Al regresar Vásquez quiso contrarrestar la pugna, pero no pudo y el 2 de marzo
de 1930 renuncio, Alfonseca también renuncio al cargo. Dichas renuncias abrieron el
camino a “La era de Trujillo.”

a) Tres características generales de ese período, coméntalas


Con la salida de las tropas españolas, el 10 de junio de 1865, se marca el inicio de la
2da. República, aunque fortalecida por los sentimientos nacionalistas, se presenta
llena de una gran debilidad económica y problemas de orden sociales.

En el periodo de la segunda república sigue la pugna política, ahora entre el ultimo


gobierno restaurado por Antonio Pimentel y José María Cabral.

Dentro de los cambios que se originan con el surgimiento de la nueva república


podríamos citar algunas de las características que determinan la Segunda República:

1. Una clase media, fluctuando entre el liberalismo y conservacionismo. Aun en esta


etapa de la segunda república persisten la búsqueda anexionista y proteccionista por
falta podríamos decir de una superación ideológica.
2. El surgimiento de Grupos Nacionalistas.
3. Una debilidad económica que nos arrastra a grandes préstamos.
4. Elevación de los impuestos.
5. Grandes dictaduras.
6. Un estancamiento en la producción.
7. El surgimiento de dos fuerzas políticas que se mantienen en constantes
antagonismo.
8. Búsqueda de Proteccionismo económico.
9. Reformas Constitucionales.
10. Surgimiento de la Identidad Nacional.
11. Aparición de los primeros Periódicos.
12. Surgimiento de los Partidos políticos.

En esta etapa de la historia nacional (segunda república), se acentúa el predominio de


la zona norte como resultado del auge económico y político de los puntos geográficos,
como son:

• Santiago.
• La Vega.
• Moca.
• Puerto Plata, entre otros.

Acentuándose también una rivalidad entre la parte norteña y sureña resaltándose


enfrentamientos de tendencias, grupos, lideres y caciques de ideologías diferentes.

Otra característica de la Segunda República es la búsqueda de una estabilidad socio-


política apoyada en principios de orden, paz y progreso. Comienzan también la brecha
de una constitucionalidad democrática apoyada en el sufragio universal.

Los principales enfrentamiento del inicio de la Segunda República se da entre Pedro


Ante. Pimentel que ejercía un gobierno desde Santiago y el general José M. Cabral
quien ejercía su administración desde la capital parte sur, hasta que el movimiento
gestado en la parte sur y este del país desconoció el gobierno de Santiago por la
supuesta mala administración de Pimentel.
A partir de estos hechos surgen grandes líderes políticos como son:

• Luperón.
• Arturo de Meriño.
• José Gabriel García, entre otros con tendencias liberales.

Podemos destacar también la aparición de los bandos políticos de colores (rojo y


azul), cuyos antecedentes vienen desde Santana, reaparece Báez en la política como
líder del partido rojo o conservacionista al cual se oponían los partidarios de ideas
liberales o más avanzadas como lo eran los del grupo de los restauradores.

Estos opositores políticos no están catalogados en nuestra historia como partidos


políticos, pues no contaban con principios, programas políticos, emblema y ni registro
de afiliados, sino mas bien que seguían a un caudillo o cacique, con la mera ambición
de llegar al poder según su arrastre personal.

En la Segunda República es bueno destacar la política de empréstito llevada a cabo


por los caudillos, la cual fue creando el menos cabo económico para el país. Como por
ejemplo, el empréstito que se realizo a través del representante de Venezuela llamado
Edward Hartemontt por la suma de 420,000 libras esterlinas pagaderas en 25 años
con los intereses ascendieron a la suma de 1472500 libras esterlinas cuya garantía
eran las recaudaciones de los aduaneros de los puertos de santo domingo y puertos
plata y otros beneficios menores.

Dentro de la Segunda República podemos destacar la dictadura de Heureaux que va


desde 1887 hasta 1899. Fue destacado sus a los intereses del naciente imperialismo
de estados unidos, manifestándose en los que respecta al desarrollo de la economía
nacional una tendencia entreguista, la cual se tradujo en concesionarios, favores y
privilegios al capital extranjero contrayendo serios y numerosos compromisos en
materia de empréstito y circulación monetaria principalmente con Europa y los Estados
Unidos.

Luego del ajusticiamiento de Heureaux, reaparece el caudillismo, el país queda


endeudado, los representantes de los bandos políticos en esta caso bolos y coludos
representados por Horacio Vásquez y Juan Isidro Jiménez respectivamente, vuelven y
pactan con Estados Unidos los prestamos financieros quienes hacen valer de doctrina
de Monroe (América para los americanos). Aquí se destaca el llamado laudo arbitral
de Carlos Morales en 1904, mediante el cual cedía a Estados Unidos el fisco nacional
por 50 años. Estas negociaciones originaron el llamado Modus Vivendi de 1905, en el
que se acordó que el gobierno de estados unidos asumiría la recaudación aduanera
en el territorio nacional. De esto se llega a la convención dominico-americana en 1907
llevada a cabo por Ramón Cáceres mediante la cual las aduanas serian administradas
por la receptoría de aduanas representadas por el gobierno de Estados Unidos y cuyo
ingreso están representados de la siguiente manera:

• 50% para Estados Unidos.


• 5% para gastos administrativos.
• 45% para República Dominicana.
Esto fue el preámbulo para que en 1916 Estados Unidos invadiera militarmente
nuestro país cayendo nueva vez nuestra soberanía.

b) Presenta al menos tres medidas tomas por estos presidentes que


gobernaron en la Segunda República:

- Buenaventura Báez, toma en cuenta que esas medidas correspondan al


período de la Segunda República. Recuerda que también gobernó en la
Primera República (ya vimos eso)

SANTO DOMINGO, el 24 de septiembre de 1849, tomó posesión el Presidente


de la República Dominicana, Buenaventura Báez. En ese momento la
economía dominicana estaba muy debilitada por los gastos que tenía que
hacer el Gobierno para combatir las invasiones de Haití.

Por ello, entre las primeras medidas del Presidente Buenaventura Báez figuró
la reorganización de las fuerzas militares: el Ejército y la Marina para combatir
a los haitianos por los puertos del sur de la República Dominicana.

De igual modo, el presidente Báez le confirió mucha importancia a las


negociaciones con los cónsules de Estados Unidos, Francia e Inglaterra, a fin
de que mediaran para evitar que Haití organizara otras agresiones contra el
territorio dominicano.

El 10 de septiembre de 1850, el Gobierno dominicano firmó con Inglaterra el


Tratado de reconocimiento, paz, amistad, comercio y navegación.

En la ocasión para Inglaterra era de mucha importancia que se fortaleciera la


soberanía de la República Dominicana, porque de esa manera podía fortalecer
sus relaciones comerciales, y superar el nivel de relaciones que tenía el país
con España, Estados Unidos y Francia.

El Presidente Báez, con la mediación de los países amigos, logró que Haití
firmara un acuerdo de paz que en principios sería por un mes, pero se extendió
durante varios años.

La política diplomática de Buenaventura Báez dio como resultado que pudo


desarrollar su primer Gobierno en un período de relativa paz.

El primer Gobierno baecista se desarrolló de 1849 a 1853.

En una síntesis de los objetivos que su gestión no logró, se destacan: la


organización del Ejército, reforma del sistema monetario, seguridad pública,
mejoramiento de la educación pública, ampliación del comercio, fortalecimiento
de la agricultura, y su objetivo permanente: lograr el protectorado de una
nación extranjera poderosa. Báez fue presidente de la República en cinco
períodos.

Buenaventura Báez fue electo en las elecciones del 18 de agosto de 1849, en


cuyo proceso recibió el apoyo del jefe del Ejército, General Pedro Santana.

De 1846 a 1848, el Presidente Pedro Santana lo había escogido para representar al país
junto a José María Medrano y Juan Esteban Aybar, como delegados oficiales del
Gobierno dominicano para realizar gestiones con los gobiernos de España, Francia e
Inglaterra.

En el año 1849, el Congreso Nacional, presidido por Buenaventura Báez, rindió un


homenaje al Presidente Pedro Santana y lo declaró "Libertador de la Patria".

Las elecciones fueron convocadas por el General Pedro Santana, luego que el ciudadano
Santiago Espaillat, electo en los comicios del 5 de julio de 1849, declinó el cargo al
conocer los resultados electorales.

Santiago Espaillat, sustentó su decisión en razones de edad y salud para no asumir la


jefatura del Estado.

El señor Espaillat había sido escogido para el cargo por el Presidente Pedro Santana,
quien también apoyó la candidatura de Buenaventura Báez, quien presidía el Congreso
de la República.

Al producirse la decisión de Santiago Espaillat, el Congreso convocó a nuevas


elecciones para el 5 de agosto de 1849.

Pedro Santana mantenía el control del Poder Ejecutivo desde el día 30 de mayo de
1849, luego que provocó la renuncia del Presidente Manuel Jiménez, el día 29 de mayo.

Cuando Pedro Santana se hizo cargo del Poder Ejecutivo el 30 de mayo de 1849,
proclamó que lo hizo "por mandato de los pueblos y el ejército".

Durante las acciones contra el Gobierno de Manuel Jiménez, Pedro Santana contó con el
apoyo de Buenaventura Báez, por ello lo apoyó para que fuera electo Presidente de la
República.

Luego de la elección de Buenaventura Báez el 18 de agosto de 1849, Pedro Santana


conservaba la Jefatura del Ejército. Al concluir el proceso electoral decidió retirarse a su
finca de El Prado, en El Seíbo.
Su segundo mandato inició en 1856, se destacó por la estafa que le hizo a los
productores de tabaco del valle del Cibao en 1857, en medio de una cosecha récord (el
tabaco era el principal producto de exportación del país), para apropiarse de la moneda
fuerte que entrarían al país.

Creó una comisión que primero, ofreció comprar tabaco a precios superiores al mercado
con 20 millones de pesos (de la época) que fueron emitidos sin sustento legal, y que
luego de acepar la producción tabacalera vendió al mercado internacional.

La sobreabundancia de papel moneda sin respaldo provocó una devaluación de 1000%,


lo que causó la ruina de los tabaqueros y una grave crisis económica, factores que
dieron inicio a una revolución en julio de 1857 que estableció un gobierno paralelo con
sede en Santiago.

La capital, Santo Domingo, fue sitiada desde el 31 de julio de 1857 hasta el 13 de junio
de 1858.

La intervención en mayo de 1858 de los Estados Unidos, país que era después de
Alemania el mayor consumidor de tabaco dominicano, fue significativa para la
rendición de Báez.

Durante el sitio el gobierno de Báez vendió toda clase de propiedades del Estado, desde
tierras y edificios, hasta buques de guerra y hasta hipotecó el palacio de Gobierno. Báez
sustentó la idea de que República Dominicana debía ser anexada a España.

Fue exiliado a España donde llevó una vida lujosa. En 1865 su consuegro Gral. de
Bgda. José María Cabral, realizó un golpe de Estado un mes después de ser lograda la
independencia de España en julio de ese año; en diciembre llegaba Buenaventura Báez
desde Curazao y fue proclamado presidente ante la Asamblea Nacional.

Designó como ministro de Guerra (equivalente entonces a ministro de las Fuerzas


Armadas) a su consuegro (suegro de su hija Amelia Cabral de Báez).

Báez vuelve a ser presidente para ser depuesto por otro golpe de Estado en mayo de
1866.

Dos años más tarde vuelve a la presidencia, permaneciendo ahí hasta 1874; en dicho
periodo intentó anexionar el país a Estados Unidos.

En esta ocasión, convencería al presidente estadounidense Ulysses S. Grant de enviar


barcos de guerra al país caribeño y firmar un tratado de anexión; pese a lo anterior, el
Senado no ratificó dicho tratado, lo cual significó una vergüenza para el presidente
estadounidense.
Báez regresó a la presidencia en 1876 y fue depuesto por última vez en 1878, mediante
un golpe de Estado que lo envió exiliado a Puerto Rico, donde murió en 1884.

IGNACIO MARÍA GONZÁLEZ


PRESIDENTE
Ignacio María González Santín (26 de enero de 1838 – 8 de febrero de 1915) fue un
político dominicano. Presidente de la República por varias ocasiones, y fundador del
extinto Partido Verde.

Después de la apuesta anexionista y la guerra restauradora considera que se deben


estrechar los lazos económicos y sociales con la República de Haití. Busca además en
un tratado legalizar el tráfico comercial entre ambas naciones y recaudar con ello unas
tasas muy necesarias. Pone las cosas que considera más importantes en orden. Anula
sobre todo los acuerdos de Buenaventura Báez con la Samaná Bay Company volviendo
a recuperar plenamente la soberanía dominicana sobre la bahía y la península de
Samaná.

En 1876 renuncia como Presidente de la República, pero su vida política todavía


seguiría. Volverá a desempeñar otro mandato de apenas unos meses en 1876 y otro más
en 1878 en la época llamada La gran inestabilidad. Falleció en 1915.
Su gabinete compuesto por Gabriel García, ministro de Interior y Policía; Carlos Nouel,
escritor y relator de la historia eclesiástica dominicana, ministro de Justicia e
Instrucción Pública; José Manuel Glass y Mejía, ministro de Hacienda y Comercio, y
Pablo López Villanueva, ministro de Guerra y Marina. Gobernó en su segundo período
del 05-02-74 al 23-02-76. (Desempeñó la presidencia de la República en cinco
ocasiones).

El General Ignacio María González, hizo algunos esfuerzos apreciables respecto a la


organización militar, y en virtud del Decreto 1358 de 1874, creó un Batallón en Santo
Domingo, denominado Restauración y una brigada de artillería; un batallón de
cazadores en La Vega; el batallón Yaqué en Santiago, con su compañía de artillería; un
batallón en Puerto Plata; y una compañía en Samaná.

Luego de emerger triunfante de la Revolución Unionista, la cual había abrazado en su


condición del Gobernador de Puerto Plata el 25 de noviembre de 1873 y habiendo sido
nombrado jefe supremo con la autoridad para formar un gobierno provisional que
sustituyera el de Buenaventura Báez logró la capitulación de éste el 2 de enero de 1874
y asume junto con Manuel Altagracia Cáceres la presidencia conjunta de la República
bajo el título de Generales Encargados del Poder Supremo de la Nación.

Una vez celebradas las elecciones donde ambos generales se disputaron la presidencia y
luego de aprobada una nueva constitución, además de la prohibición mediante decreto
para que Cabral, Luperón y Pimentel no regresaran a suelo patrio; se proclama ganador
y Presidente Constitucional el 5 de febrero de 1874

El gabinete estaba compuesto por José M. Glas y Fráncico Xavier Amiama, Ministros
de Hacienda y Comercio; José Gabriel García, Ministro de Interior, Policía y
Agricultura; Ministro de Justicia e Instrucción Pública, Carlos Nouel;Ministro de
Guerra y Marina, Pablo López Villanueva.

Las primeras medidas tomadas por el gobierno y que marcaron un claro reflejo de
unidad nacional y la adopción de la doctrina del partido azul fueron: la suspensión del
estado de sitio, la supresión del uso del pasaporte para viajar por el territorio nacional y
plena apertura a la libertad de prensa

Durante el régimen de González, tal y como lo señala el historiador Franklin J. Franco,


se incrementó considerablemente el flujo migratorio desde Cuba y Puerto Rico, se
dictaron disposiciones especiales que favorecían el desarrollo de la industria azucarera,
y se concedieron franquicias para el establecimiento de fábricas de jabón, velas,
almidón, ladrillos y tejas

Por resolución del Presidente de la República, Don Juan I. Jiménez en fecha 20 de


febrero del año 1915, se dispuso que su cuerpo sea enterrado en la Catedral Primada de
América luego del rendírsele los honores de ex-jefe de Estado, además de declarar tres
días de Duelo Nacional.

Gregorio Luperón (1839-1897) fue un líder militar y político


dominicano quien tuvo un papel importante en la restauración de la República
Dominicana después de la anexión española de 1863.

Nació el 8 de septiembre de 1839 en Puerto Plata. Desde su juventud, mostraba un


carácter fuerte y una destreza para realizar cualquier trabajo de la mejor manera posible.

En 1961, Luperón tenía 22 años de edad cuando se realizó la anexión de la República


Dominicana por parte de España. Impulsado por un fuerte sentido patriótico, tomó parte
en el Levantamiento de Saban, pero este levantamiento fue de corta duración debido a la
respuesta rápida del ejército español. Luperón y sus compatriotas se escondieron en las
montañas de La Vega con el fin de prepararse para una revolución a gran escala.

Junto a Santiago Rodríguez y Benito Moción, Gregorio Luperón dio inicio a la Guerra
de la Restauración en 1863. Dado su valor y talento para las estrategias de guerra,
alcanzó el rango de general en poco tiempo, y luego fue designado Jefe Superior de
Operaciones en la Provincia de Santo Domingo. Optando por una estrategia de guerra
de guerrillas, logró derrotar el ejército español bajo el comandado de Pedro Santana.
Tras la restauración de la República, Luperón recibió la admiración del pueblo
dominicano, y aceptó el cargo de Vicepresidente de la Junta Gubernativa.

Su oposición al regreso del poder de Buenaventura Báez lo llevó al destierro y


expulsión del país. Pocos meses después regresó como integrante del movimiento
Triunvirato para derrocar a Báez. El Triunvirato fue indisuelto brevemente a favor de
una constitucionalidad, pero este gobierno fue derrocado en 1868, obligando a Luperón
abandonar el país por su oposición a los anexionistas de Báez.

En 1873, Luperón pudo regresar al país tras la expulsión de Báez por la Revolución
Unionista. Cuando Ulises asumió el cargo de presidente de la República Dominicana en
1876, Luperón fue nombrado Ministro de Guerra y Marina. Tras la renuncia de Espaillat
el mismo año, Luperón volvió al exilio tras el regreso al poder de Buenaventura Báez.

En 1878, Gregorio Luperón asumió la presidencia de la República Dominicana tras el


derrocamiento del gobierno de Cesáreo Guillermo. El gobierno provisional de Luperón
duró catorce meses, y dio inicio a una época de paz, libertad y progreso en el país.

Este período de paz llegó al final con el ascenso al poder del General Ulises Heureaux
(Lilis) cuyo gobierno despótico y dictatorial impulsó a Luperón a poner en marcha en el
exterior una campaña para combatirlo. Sin embargo, esta campaña fracasó debido a la
falta de apoyo del gobierno haitiano.

Gregorio Luperón falleció en su pueblo natal Puerto Plata el 20 de mayo de 1897.

GENERAL FRANCISCO GREGORIO BILLINI


Gobernó:

Del 1 de septiembre de 1884 hasta el 16 de marzo de 1885.


Nació en Santo Domingo el 25 de mayo de 1844. Hijo de Hipólito Billini y Hernández
y María de Regla Aristy. Se opuso a la anexión en 1861 y se mantuvo en la guerra
restauradora. Participó en una de las últimas batallas de la Restauración en diciembre de
1864. En esa ocasión fue capturado. Luego le dieron su libertad. Perteneció al Partido
Azul. Fue novelista y poeta. Escribió artículos en varios periódicos.

Su novela”Bani, Engracia y Antoñita”, ha sido difundida en todo el país. Se publicó en


1892.
Ejerció el Magisterio y contrajo nupcias con Angela Paulino. De esta unión nació
Hipólito Billini. Fue propuesto para ocupar la presidencia por Ulises Heureaux.
Entre los miembros de su gabinete se encontraba José Joaquín Pérez y Casimiro N. De
Moya.

El grupo de seguidores de Ulises Heureaux y de Luperón, lo llevaron a renunciar al


poder el 16 de mayo de 1885.
Murió el 28 noviembre de 1898.
Características de su Gobierno:

Puso en ejecución la amnistía política que permitió a algunos contrarios del Partido
Azul, regresar al país.
Otorgó subvenciones a la prensa.
Creó cargo de maestros ambulantes en las zonas rurales, para mejorar la educación.

-Ulises Heureaux (Lilís)

Gobiernos de Ulises Heureaux. Política de Empréstitos (1882-1899). Cuando Heureaux fue


postulado por el partido azul ya tenía una trayectoria política adquirida a partir de la Guerra
Restauradora. Es acogido por el partido liberal y desde allí cosecho un liderazgo político dentro de
las filas del partido azul, además de que contó con el máximo líder del partido Gregorio Luperón.
Lilis participo en el gobierno de Fernando Arturo de Meriño, desempeñándose como ministro de
guerra labor que realizó con eficiencia. Al ganar la candidatura presidencial en 1882, desarrollo un
gobierno apegado a las bases del partido azul, done la ley y el respeto eran sus principios. Llevo a
cabo una serie de disposiciones que favorecían el bien común. Veamos algunas de sus
disposiciones:

1. Se fomentó la política de inmigración extranjera a territorio dominicano.


2. Se trasladaron a la patria los restos Duarte desde Venezuela.
3. Se aumentaron los ingresos fiscales
4. Incluyó en su gabinete a miembro del Partido Rojo.
5. Profesionalizó a los militares en intención de que dieran buen servicio al Estado.

Las acciones positiva de este gobierno se vieron manchadas por la manipulación política de las
elecciones de 1884 en intención de retener el poder. Lilis postuló a Billini como presidente
acompañado de Woss-Gil pero luego boicoteo el período presidencial de Billini ocasionando que
el partido azul se dividiera. Para el período 1886, donde se presentó a Casimiro de Moya las
elecciones se celebraron con mucha violencia y fraude saliendo derrotado el candidato Casimiro
de Moya. Ulises Heureaux tomó el poder de forma violenta con el apoyo de los militares. Al
cumplir un año en este período Ulises Heureaux inicia un poder desenfrenado y ambicioso,
veamos la política establecida durante este régimen:

1. Persiguió a todos sus contrarios aniquilando a los que participaron en la Revolución de Moya,
2. Las aduanas fueron hipotecadas,
3. Establece una política agresiva para el desarrollo de la administrativo pública,
4. Incluye a representante de todos los partidos políticos,
5. Redujo los bandos contrarios a la impotencia,
6. Estableció un sistema de espionaje a nivel nacional,
7. Justifico la reelección,
8. Logró extender su período presidencial por 4 años,
9. Centralizó todas las funciones administrativas,
10. Utilizó el sistema de votación indirecta.

La dictadura provocó serios problemas económicos que lo conducen a la búsqueda de emisiones


monetarias desenfrenadas y grandes préstamos que van a lesionar la nacionalidad. Ulises
Heureaux hizo contacto financiero con los europeos y estadounidense a través de su ministro de
Hacienda y Comercio el señor Eugenio de Marchena, quien no pudo concertar las negociaciones
con los ingleses hasta que el Gobierno Dominicano no reconociera la deuda contraída con la
Hartmont en el cuarto gobierno de Báez. De Marchena se vio obligado a dirigir sus negociaciones
hacia Holanda, donde consiguió el primer préstamo con la compañía WESTENDORP. Este
préstamo se llevó acabo en 1888, por un valor de 770,000 libras esterlinas a un 6% anual pagadero
a 25 años. A cambio de esto las aduanas dominicanas quedarían hipotecadas y controladas por
agentes de" La Regie". De las recaudaciones aduanales el 30% se enviaba a Holanda y del 70%
que quedaba se tenía que pagar un monto de 3,000 libras esterlinas para gastos en total quedaban
67% para el país. Este préstamo originó la creación de un Banco Nacional dirigido por Eugenio
De Marchena, el cual sirvió para emitir billetes al portador, acuñar moneda y asumir la deuda. .
Cuando la deuda fue a parar a una compañía francesa se convirtió en competidora del gobierno de
Heureaux llegando a cerrar el crédito al gobierno, cosa que ocasionaría que De Marchena fuera
ejecutado por Heureaux.

La crisis económica que se venían sucediendo provoca un nuevo préstamo en 1889 con la
compañía Holandesa, esta vez Lilis recibiría 900,000 libras esterlinas pagadero a 30 años con un
interés del 6%. Con este préstamo se construiría un ferrocarril que uniría a Santiago y Puerto
Plata. Una parte de este préstamo fue mal utilizado por el gobierno de Lilis, en intención de
perpetuarse en el poder. La compañía Holandesa se convierte en la rectora de la deuda del Estado
dominicano y receptora de las aduanas del país hasta que vendió sus acciones por quiebra a una
compañía Estadounidense la llamada Santo Domingo Ímprobamente en el año 1892, quedando el
país bajo la dependencia económica de los Estados Unidos. La compañía se instaló en territorio
dominicano y Lilis puso como condición a la Ímprobamente concederle dos préstamos, uno por
valor de 1,250.000 dólares y otro ascendente a 2, 035,000 libras esterlinas para el pago de la
deuda interna. A dos años de la llegada de la Ímprobamente el Estado dominicano tenia una deuda
de 17 millones de pesos. Para 1896 el Estado dominicano quedo totalmente arruinado, teniendo
Lilis que poner a circular 5, 000,000 millones de pesos en papel moneda. Estas son las llamadas
papeletas de Lilis. Moneda de poco poder adquisitivo que provocó una reacción social violenta
entre los dominicanos. El gobernante trato de mejorar el sistema financiero pero ya era demasiado
tarde. El desplome financiero y el enfrentamiento con la clase económica dominante hacen que se
decida asesinar a Ulises Heureaux en 1899

En esa época surgen los partidos políticos, presenta el líder de estos partidos:

Los partidos políticos de República Dominicana son alrededor de 40 partidos y organizaciones


políticas que presentan candidatos en cada elección. De estos, apenas unos pocos se reparten la
mayoría de la simpatía del electorado y alrededor de ellos gravita la vida política nacional. De las
otras agrupaciones, buena parte de ellos acude en alianza o respaldando a los candidatos de alguno
de los partidos mayoritarios, en particular en las elecciones presidenciales, o son iniciativas
independientes, aisladas o recientes de individuos y personas que pretenden crear un nuevo
espacio para la expresión de la sociedad civil, pero sin gran arrastre o respaldo del público.

Entre los partidos minoritarios, hay varios con más de una o dos décadas de formados que, a pesar
de no representar un peso fuerte en el electorado, son claves con frecuencia al formar alianzas con
los partidos mayoritarios, inclinando la balanza en las tradicionalmente reñidas elecciones
dominicanas. En más de una ocasión, varios ex presidentes no hubieran ganado las elecciones de
no haber sido por las alianzas con dichos partidos. Han sido los casos de Salvador Jorge Blanco y
el PRD (1982), Joaquín Balaguer y el PRSC (1990), y Leonel Fernández y el PLD (aunque en
particular con el PRSC, uno de los partidos mayoritarios) en segunda vuelta (1996).

Aunque tradicionalmente los partidos políticos poseen cierta inclinación ideológica, en República
Dominicana no es el caso al momento de hacer bloques o alianzas (respondiendo más a cuestiones
coyunturales que a proyectos ideológicos), llegando a entremezclarse partidos de derecha,
izquierda, cristianos, humanistas, laboristas, liberales y de centro, sin distinción alguna entre unos
y otros. La mayoría de los partidos minoritarios han surgido como escisiones de los partidos
mayoritarios, ya sea para apoyar las aspiraciones presidenciales de alguno de sus líderes, o por
diferencias internas entre grupos de estos partidos.
c) En esa época surgen los partidos políticos, presenta el líder de estos partidos:

1865 PARTIDO ROJO

Se basó en el carisma de Buenaventura Báez, y tuvo un carácter reaccionario. Los colores “rojo”
y “azul” surgieron porque, al momento de lanzarse al combate en la llamada Revolución de
1857, para distinguirse, los partidarios de uno u otro bando colocaron cintas de eso colores
encima de sus sombreros.

1865 PARTIDO AZUL

Inicialmente, no sirvió a ningún caudillo o líder en particular, sino que surgió para nuclear a los
sectores más avanzados, herederos de las luchas restauradoras. Fue por este que la mayor
influencia en la primera etapa de este partido la tuvo Gregorio Luperón. Este partido también fue
llamado “liberal”, “Nacional” y “Nacional Liberal”. Los colores “rojo” y “azul” surgieron porque,
al momento de lanzarse al combate en la llamada Revolución de 1857, para distinguirse, los
partidarios de uno u otro bando colocaron cintas de eso colores encima de sus sombreros.

1874 PARTIDO VERDE

El partido “Verde” fue formado por los partidarios de Ignacio María González quien, habiendo
surgido de las fuerzas liberales del partido “Azul”, decidió romper con aquel sosteniendo sus
nuevas Si tuvieras que formar parte de uno de estos partidos, cuál elegirías y porqué?

Si tuvieras que formar parte de uno de estos partidos, cuál elegirías y porqué?

BOLOS

Fue formado por los seguidores de Juan Isidro Jiménez, por lo que también se le llamó “partido
jimenista”. Mantuvo el color azul, pero como símbolo adoptó un gallo sin cola o “bolo”.

COLUDOS

Formado por los adláteres de Horacio Vazquez, hecho por el cual también se le llamó “partido
Horacito”. Su color fue el rojo y su símbolo un gallo con su cola.

PARTIDO REPUBLICANO

Tuvo por misión apuntalar el régimen de Juan Isidro Jiménez que, para 1891, se encontraba en
una posición difícil. Participaría luego apoyando a Trujillo en la “Confederación de Partidos”
creada en 1930.

1920-1930 UNIÓN NACIONAL DOMINICANA

Fue una agrupación patriótica que surgió en 1920 para luchar por la salida de las tropas militares
de los Estados Unidos y por la recuperación de nuestra plena soberanía. Estaba presidida por
Emiliano Tejera.

1922.-PARTIDO NACIONAL

Fue el nuevo nombre que adoptaron los seguidores de Horacio Vásquez cuando se reactivaron las
actividades políticas al arribarse a los acuerdos de 1922 para la salida de las tropas
norteamericanas de ocupación y la convocatoria a elecciones.

1922.-PARTIDO PROGRESISTA

Fue el nuevo nombre que adoptaron los partidarios de Federico Velázquez cuando se reactivaron
las actividades políticas al arribarse a los acuerdos de 1922 para la salida de las tropas
norteamericanas de ocupación y la convocatoria a elecciones.

1931.-PARTIDO DOMINICANO

Fue el partido que sirvió de soporte político a la dictadura de Rafael L. Trujillo. Formado
oficialmente el 16 de agosto de 1931 fue el único partido permitido durante el régimen. Fermín
Cabral fue el principal auspiciador del PD, que tenía por símbolo una palma.

El carnet de miembro del partido se convertiría en un documento obligado para todos los
dominicanos mayores de edad. Regularmente las patrullas militares que recorrían la ciudad
exigiendo a los ciudadanos “los tres golpes”: la cédula de identificación personal, el papel de
certificación de haber hecho el servicio militar obligatorio y el carnet de miembro del PD,
conocido popularmente como “la palmita”. Quien no tuviese estos tres documentos podía pasarlas
muy mal.

En víspera de las elecciones de 1942, para simulacro de que no existía implantado un régimen de
partido único, se instituyó el Partido Trujillista.

1939.-¿?

1960 MOVIMIENTO POPULAR DOMINICANO

Fundado por Máximo López Molina en 1960 aceptó la “invitación” de la dictadura para
desarrollar sus actividades políticas abiertamente en el país. Y era que, asediado por la comunidad
internacional y con graves problemas internos, Rafael L. Trujillo decidió realizar un simulacro de
democracia, para lo cual decidió “permitir” el libre juego de las ideas. López Molina y el MPD se
tomaron las cosas en serio y se instalaron en la avenida José Trujillo Valdez (Hoy Duarte) entre la
avenida Mella y Benito González.

Diariamente, por medio de altoparlantes, el MPD denunciaba las condiciones crueles en que se
encontraba el país y abogaba por el retorno a la democracia. Pero el juego no llegó lejos y el
régimen reprimió con fuerza una y otra vez al partido el cual, sin embargo, se mantuvo firme.

Tiempo después de la caída de la tiranía el MPD se proclamó partidario del marxismo-leninismo,


convirtiéndose en el principal partido proletario del país.

Incluso, fue la única organización de izquierda capaz de realizar una acción importante de
envergadura internacional: el secuestro del coronel norteamericano Donald J. Crowley, por cuyo
canje lograron la liberación de más de veinte dirigentes y militantes de su organización.

Su tesis de “comandos clandestinos” y “lo mejor al campo” se convirtieron en una serie amenaza
para el gobierno de Los 12 años de Balaguer, por lo que fueron perseguidos sin piedad y, la
muchos de sus dirigentes, aniquilados. Hoy, la herencia del MPD está cimentada en el Partido
Comunista del Trabajo, PCT.

1960.- EL 1J4 Movimiento clandestino 14 de Junio

El Movimiento Clandestino 14 de Junio fue fundado el 10 de enero de 1960 por numerosos


jóvenes que juraron luchar por el derrocamiento de la dictadura de Trujillo.

Adoptaron el nombre en honor a la fecha de inicio de las malogradas invasiones de Constanza,


Maimón y Estero Hondo que buscaban también la libertad del pueblo dominicano.

Al ser descubiertos por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) muchos de ellos fueron
asesinados y otros pararon en las cárceles de tortura del régimen.
Al caer la tiranía Manuel A. Tavárez Justo asumió la dirección del 1J4 el cual rápidamente logró
la aceptación del pueblo, sobre todo por medio de su periódico “El 1J4”, cuyas secciones
“Conozca los caliés” y “¿Dónde están los presos políticos” contribuyeron grandemente a hacer
conciencia sobre los horrores del trujillato.

Luego del derrocamiento del gobierno constitucional del profesor Juan Bosch, en 1963, el 1J4 se
alzó en armas por medio de varios focos guerrilleros que, no obstante, fueron prontamente
diezmados por las fuerzas del triunvirato que derrocó a Bosch.

Manolo fue agarrado vivo con algunos de sus compañeros y fusilados en el acto, lo cual provocó
que Don Emilio de los Santos, que presidía el régimen golpista, renunciara en protesta por el
hecho brutal.

El 14 de Junio tuvo una participación destacada en la insurrección de abril de 1965 y ofreció su


apoyo al PRD en las elecciones de 1966, lo cual fue rechazado por el profesor Juan Bosch, bajo el
argumento de que “Si me dan un voto, me quitan dos”.

Las luchas intestinas y la represión de los “12 años de Balaguer” terminaron por liquidar al 1J4
que se vio una y otra vez enfrentado a la realidad de la división.

Hoy, lo que queda del 1J4 la conserva el Partido de los Trabajadores Dominicanos y en la Unión
Patriótica (UPA).

1961.-UNION CIVICA NACIONAL.

La Agrupación Patriótica Unión Cívica Nacional fue fundada en 1961 por numerosas
personalidades opuestas al régimen de Trujillo y, de inmediato, se convirtió en la organización de
mayor incidencia en la población, haciendo famoso como símbolo un sombrero de cana.

Su líder lo fue el Dr. Viriato A. Fiallo, que hizo célebre la frase “¡Basta ya!” dirigida a los
remanentes del trujillano. La UCN enfrentó duramente a los residuos de la tiranía, oponiéndose a
todo tipo de conciliación con los herederos del régimen, encabezado por Joaquín Balaguer.

Sin embargo, al convertirse en Partido Político, el 26 de junio de 1962, fue blanco de una campaña
terrible por parte de sus oponentes electorales lo cual le asestó un golpe mortal a su prestigio.

Ello se tradujo en una aplastante derrota frente al PRD en las elecciones de diciembre de 1962,

d) Hubo injerencias extranjeras en los intereses del país, especialmente de Estados Unidos.
Explica brevemente en que consistió:

El laudo arbitral sobre la disputa de soberanía conocida como Conflicto del Beagle fue dado a
conocer el 2 de mayo de 1977 por la reina Isabel II en nombre del gobierno del Reino Unido de
Gran Bretaña e Irlanda del Norte, árbitro formal de esa disputa limítrofe entre
la Argentina y Chile. El arbitraje del gobierno británico fue solicitado por ambos países el 22 de
julio de 1971, siendo presidentes Alejandro Lanusse (Argentina) y Salvador Allende (Chile),
poniendo en vigencia los mecanismos acordados por ambos en el Tratado General de Arbitraje
de 1902. Se acordó formar una corte arbitral constituida por cinco jueces integrantes de la
Corte nombrados por consenso de ambos países, quienes debían entregar su fallo al gobierno
británico, que finalmente lo aprobaría o rechazaría sin modificarlo.

Isabel II del Reino Unido firmó el laudo arbitral en nombre del gobierno británico, árbitro formal
de la disputa. No tuvo participación en la gestación del laudo.

La sentencia de la corte arbitral fue dada a conocer al gobierno británico el 18 de febrero de 1977
y fue el resultado de un análisis de los derechos jurídicos de ambos países sobre la zona disputada
en el marco de los principios del derecho internacional y de los tratados vigentes. Para ello, ambos
países presentaron la argumentación y los documentos que, según su interpretación, respaldaban
sus derechos sobre la zona y luego defendieron oralmente ante los jueces sus respectivas tesis. El
25 de enero de 1978 el canciller argentino comunicó al embajador chileno en Buenos Aires que su
gobierno declaraba nulo al laudo arbitral, lo cual fue contestado al día siguiente por el gobierno
chileno rechazando la declaración de nulidad. La corte arbitral se disolvió al estar de hecho los
territorios deslindados en poder de las partes a quienes el laudo adjudicaba.

El Conflicto del Beagle fue finalmente solucionado con la firma del Tratado de Paz y Amistad el
29 de noviembre de 1984, que constituyó una transacción entre las dos partes. Si bien el tratado no
se refirió a la delimitación en el canal Beagle, expresa que se delimita a partir del término de la
delimitación existente en el canal Beagle, reconociendo así implícitamente sólo la soberanía sobre
las islas y el límite marítimo que el laudo arbitral asignaba a cada país en dicho canal, no así las
proyecciones marítimas hacia el sudeste que el laudo atribuyó en su totalidad a Chile y que en el
tratado se determinó que en su mayor parte queden bajo soberanía argentina. El laudo arbitral no
fue mencionado en el tratado al no haber sido reconocido como válido por el gobierno argentino.
Cuestión a resolver

No pudieron las partes litigantes reducir el problema a una única solicitud de resolución, por lo
que cada una presentó su propia solicitud al árbitro, que fueron incluidas en el compromiso de
arbitraje.

Por Argentina la solicitud fue:

La República Argentina solicita que el Árbitro determine cuál es la línea del límite entre las
respectivas jurisdicciones marítimas de la República Argentina y la República de Chile desde el
meridiano 68º 36´ 38.5" W., dentro de la región mencionada en el párrafo 4) de este artículo y, en
consecuencia, declare que pertenecen a la República Argentina las islas Picton, Nueva y Lennox e
islas e islotes adyacentes.

§1 artículo 1 del Compromiso de arbitraje

Por Chile la solicitud fue:

La República de Chile solicita que el Árbitro resuelva las cuestiones planteadas en sus notas de 11
de diciembre de 1967 al Gobierno de Su Majestad Británica y al Gobierno de la República
Argentina, en cuanto se relacionan con la región a que se refiere el párrafo 4) de este artículo y
que declare que pertenecen a la República de Chile las islas Picton, Lennox y Nueva, islas e
islotes adyacentes, como asimismo las demás islas e islotes cuya superficie total se encuentra
íntegramente dentro de la zona indicada en el párrafo 4) de este artículo.

Laudo arbitral,

El consiguiente laudo arbitral de junio de 1904 dispuso la especialización de los ingresos de las
aduanas de Montecristi, Puerto Plata, Samaná y Sánchez al pago de los valores adeudados a la
Ímprobamente, al tiempo que consignó la incorporación de un agente financiero de la compañía
para encargarse de fiscalizar los ingresos aduanales y autorizar los gastos del Estado dominicano.
Debido al rechazo de los tenedores de bonos europeos y de los acreedores dominicanos, esta
cláusula no fue aplicada.

Modus Vivendi, Luego de una serie de negociaciones llevadas a cabo entre el presidente de los
Estados Unidos, Theodore Roosvelt, y el de República Dominicana, Carlos Morales Languasco, y
de un acuerdo no ratificado por el Senado norteamericano en virtud de que virtualmente implicaba
el establecimiento de un protectorado sobre la República Dominicana, se estableció el 31 de
marzo de 1905 el arreglo provisional “Modus Vivendi”.

Mediante este pacto, el presidente dominicano autorizó a su contraparte a nombrar una persona
encargada de percibir las rentas de las aduanas para ser distribuidas de la siguiente manera: 45%
del total de las entradas a ser entregadas al Gobierno dominicano a fin de atender las necesidades
de la administración pública nacional; el 55% restante a ser utilizado por el Gobierno
norteamericano para el pago de los empleados de las aduanas y para crear un depósito en un banco
de Nueva York “…a beneficio de todos los acreedores de la República, tanto dominicanos como
extranjeros”. El contralor general de Aduanas designado por el Gobierno estadounidense fue el
coronel George R. Cortón.

Este plan contribuyó a reducir el contrabando, aumentó la cantidad de ingresos que recibía el
Estado dominicano y contentó a los tenedores de bonos europeos, que ahora veían que el propio
Gobierno norteamericano, y no una empresa particular, se ocupaba de garantizar el cobro de sus
acreencias.

Quince meses después de haber iniciado la ejecución del arreglo se habían depositado en el Banco
Nacional de New York unos 2 millones de dólares.

Plan de ajuste

En el mismo año de 1905, el presidente Roosevelt envió un experto financiero para determinar a
cuánto exactamente ascendían las acreencias reclamadas a la República Dominicana, y en qué
proporción eran deudas legítimas o fraudulentas. El señor Jacobo Hollander reportó que para la
fecha el monto de las deudas reclamadas, tanto en el plano interno como internacional, se situaba
en cuarenta millones de dólares, si bien esta suma podía ser reducida en más de la mitad, ya que
muchos de los reclamos carecían de legitimidad. De ahí que entre los meses de marzo y
septiembre de 1906, los dos gobiernos trabajaran en conjunto verificando cada uno de los
expedientes, y obligaran a los acreedores a aceptar una reducción de sus demandas. La deuda total
de la República Dominicana quedó entonces fijada en diecisiete millones de dólares.

Consolidación de la deuda y Convención Domínico-Americana de 1907

En vista de que uno de los objetivos de la política exterior de los Estados Unidos era tener pleno
dominio de las Antillas para así fortalecer su posición en el canal de Panamá, al presidente
Roosevelt le resultaba claro que República Dominicana no debía tener acreedores europeos que
pudieran atraer a la zona la influencia de sus respectivos gobiernos. Por eso propició que la firma
Kuhn, Loeb & Company de New York prestara al país veinte millones de dólares, los cuales
serían destinados a la cancelación de todas las deudas pendientes, mientras que los tres millones
sobrantes se dedicarían en principio a la realización de obras públicas y otras inversiones pero en
verdad fueron usados discrecionalmente por el presidente Ramón Cáceres para consolidar su
poder en la Primera Magistratura de la República. Los técnicos del Banco de New York recibieron
una comisión de 800,000 dólares.

Acompañando a este préstamo, el Congreso aprobó el 3 de mayo de 1907 la Convención


Domínico-Americana, tratado por el que el gobierno dominicano entregaba la administración y el
control de sus aduanas al Gobierno de los Estados Unidos hasta completar el pago de la nueva
deuda, y por el que se comprometía a no modificar su tarifa aduanera ni a aumentar su deuda
pública sin el consentimiento previo del presidente de los Estados Unidos. Los ingresos aduanales
serían repartidos en la misma forma establecida por el “Modus Vivendi”: 45% para el Gobierno
dominicano, 5% para el pago de los empleados de la Receptoría General de Aduanas y el 50%
para el saldo del empréstito.

El artículo segundo de la Convención consignaba que el receptor general de Aduanas nombrado


por el presidente de los Estados Unidos contaría con la protección del Gobierno norteamericano
en caso de que el dominicano se encontrare imposibilitado de prestarla.

De esta forma se aseguró el dominio de los Estados Unidos sobre la República Dominicana a
principios del siglo XX.

En un alegato en contra de la aprobación de la Convención de 1907, el diputado Alfredo Morales


afirmó (extraído de la Enciclopedia Ilustrada de la República Dominicana, Tomo VII, pág. 201):

“Los Tratados de protectorado o vasallaje, que siempre se realizan entre Estados poderosos y
Estados débiles o bárbaros, han tenido a menudo, como único objeto, lo que se denomina en
tiempos modernos conquista pacífica. Nunca un Estado fuerte acude en ayuda de uno débil sino
cuando le guían determinados intereses. Es bien larga la lista de las usurpaciones cometidas por la
gran República de América del Norte bajo el pretexto de la doctrina de Monroe (…) si aprobamos
las negociaciones en curso, la República Dominicana no podrá en el porvenir tratar de igual a
igual con otra Nación; dejará de ser un Estado Independiente, de tener una personalidad
internacional.”
Las recaudaciones

Fruto de estos “acuerdos” las recaudaciones aduanales experimentaron un incremento constante


que se vio favorecido por el fomento, aumento y diversificación de la producción agrícola, el alza
de sus precios en el mercado internacional y, a partir de 1910, por la disposición del presidente de
los Estados Unidos, William Howard Taft, de reducir en un 15% la tarifa aduanera de derechos de
importación y en un 50% la de exportación.

En esos años se registran los siguientes ingresos por aduanas:

Año US dólares

1904 1,864,755

1905 2,800,000

1906 3,692,000

1907 3,964,000

1908 4,029,000

1909 3,862,000

1910 4,705,000

1911 + 5,000,00

CONVENCION

(1907

A su muerte, Lilis dejó el país completamente arruinado, endeudado y con sus ingresos en manos
de una compañía extranjera - La Ímprobamente -, que se había asociado con él para hacer
negocios a costa del Estado Dominicano.

El 29 de diciembre de 1905 Ramón Cáceres, se convierte en presidente de la República y también


tuvo que ocuparse del problema de la deuda. El modus vivendi estaba funcionando perfectamente
y en los últimos ocho meses el gobierno dominicano pudo contraer con una abundancia de fondos
sin precedentes. Pero la deuda era todavía demasiada alta y se sabía que muchas reclamaciones
eran fraudulentas. Un estudio hecho por un experto financiero llamado Jacobo Hollander, enviado
por Roosevelt para determinar el monto real de la deuda, estableció que a mediados de 1905 la
República debía mas de $40,000,000 de dólares en el país y en el extranjero. Pero esta suma,
según Hollander podía ser reducida a más de la mitad por carecer de suficiente legitimidad. En ese
momento los ingresos aduanales del país apenas alcanzaban los $2, 000,000 de dólares al año. De
estos ingresos se depositaban unos $100,000 dólares mensuales en el Nacional City Bank de New
York para cumplir con el modus vivendi, pero para todos era evidente que ésta era una cantidad
insuficiente para satisfacer todas las reclamaciones.

Entonces, el gobierno de Cáceres y el de los Estados Unidos decidieron acoger la idea de


Hollander de llevar a cabo un “Plan de ajuste” para rebajar la deuda a menos de veinte millones.
En marzo de 1906 comenzaron las negociaciones en este sentido. El ministro de Hacienda del
Gobierno Dominicano, Federico Velásquez, y el experto financiero norteamericano trabajaron con
cada uno de los expedientes de reclamaciones y, con el apoyo y la presión del gobierno de los
Estados Unidos, obligaron a los acreedores a aceptar una reducción que en muchos casos fue
mayor del 50% de sus reclamaciones. Las protestas de los acreedores se produjeron
inmediatamente, pero ambos gobiernos se mostraron inflexibles y en septiembre de 1906 la
mayoría de los reclamantes aceptaron el plan de ajuste, quedando reducida la deuda a $17,000,000
solamente, suma todavía alta, pero mucho menor que la anterior.

El próximo paso fue liquidar todas esas acreencias y consolidar la deuda de manera que la
República quedara con un solo acreedor. El interés del gobierno de los Estados Unidos era
eliminar de una vez por toda la ingeniería europea de las finanzas y la política dominicana y
sustituir esa influencia por un protectorado administrativo financiero expresado ya en el convenio
de febrero de 1905.

El gobierno norteamericano respaldó oficialmente a la Rep. Dominicana para que pudiera obtener
un préstamo de $20,000,000 de dólares en New York y los dedicara a la cancelación de todas las
deudas pendientes que ya habían sido fijadas en $17,000,000 y el resto de ese dinero lo utilizara
en obras públicas y otras inversiones.

Adquirido este préstamo en septiembre de 1906 el gobierno logró que casi todos los acreedores
firmaran el Plan de Ajuste a principios de diciembre bajo la seguridad de que recibieran su dinero
en breve plazo. Por su parte, el gobierno Americano también impuso sus condiciones por la
garantía que ofreció a la firma Kuhn, Loen and Company de New York para que prestara a la
República los $20, 000,000 de dólares mencionados. Estas condiciones eran casi las mismas que
fueron establecidas en el convenio de febrero del año anterior y consistían en que el gobierno
dominicano entregaba la administración y el control de sus aduanas al gobierno de los Estados
Unidos hasta tanto esta deuda se pagara, y se comprometía a no modificar su tarifa aduanera, ni a
aumentar su deuda pública sin el consentimiento previo del presidente de los Estados Unidos. Para
el pago de la deuda, el 50% de los ingresos aduanales se depositarían en un banco de New York,
en tanto que un 5% se dedicaría al pago de los empleados de la receptoría, y el restante 45% se
entregaría al gobierno dominicano para sus gastos administrativos.

Estas condiciones fueron firmadas en un tratado que se conoce como la Convención Dominico -
Americana de 1907, que fue aprobada por el congreso dominicano el día 3 de mayo de 1907,
luego de haber sido firmada ad referéndum por los representantes de ambos países en febrero de
ese año. En el articulo 2do de la Convención se estableció que para el cumplimiento de los
deberes del Receptor General de aduanas que nombraría el Presidente de los Estados Unidos, su
gobierno le daría a él y sus auxiliares toda la protección que considerara necesaria cuando el
gobierno dominicano se encontrare imposibilitado para prestarla. Así quedaron los Estados
Unidos en perfecto control de la vida financiera dominicana y con perfecto derecho a intervenir en
los acontecimientos políticos dominicanos cada vez que consideraran que el funcionamiento de la
Receptoría General de aduanas y cobros de sus intereses estuvieran amenazados.

EFECTOS

Pese a la gran oposición que durante más de un año se le hizo a la convención de 1907, los
negociadores dominicanos Emiliano Tejera y Federico Velásquez argumentaron que ella era la
única solución posible ante las continuas demandas de los acreedores europeos y frente a la
insistencia norteamericana para que el Gobierno Dominicano pusiera orden en sus finanzas. Como
arreglo financiero la Convención fue efectivamente una buena salida al embrollo de la deuda
dominicana. Pero como acuerdo político, el precio que tuvieron que pagar los dominicanos fue
demasiado alto en términos de la dependencia a que se obligaba con los Estados Unidos, pero, a
juzgar por los acontecimientos que tenían lugar en aquellos años en otros países del Caribe, resulta
difícil imaginar de qué otra manera hubieran podido solucionar los dominicanos la bancarrota
heredada de Lilis que se agravo con las revoluciones y las prugnas de los partidos.

De inmediato, la convención surtió los mismos efectos que ya venia produciendo el modus
vivendi. El contrabando fue liquidado, los sistemas de contabilidad aduanera fueron
perfeccionados, las filtraciones y las malversaciones fueron detenidas, las aduanas fronterizas
fueron reorganizadas, y todo ello significó un notable aumento de los ingresos.

En la historia de la República Dominicana han ocurrido diversos acontecimientos que han sido
marca importante en el desarrollo de la misma. Entre estos acontecimientos resalta la Convención
Dominico-Americana de 1907, en esta convención se firmó un tratado que sirvió para saldar la
deuda externa e interna y superar la gran crisis económica que se vivía a principios del gobierno
de Ramón Cáceres debido al mal manejo del ex presidente Ulises Heureaux (Lilis), en su
gobierno.

Esperamos que nuestro trabajo sea de agrado para todo lector.

podemos afirmar la gran importancia que tuvo el tratado firmado en la Convención Dominico-
Americana de 1907, puesto que si este tratado no se hubiese hecho el país estaría perdido en una
ruina total, ya que con la ayuda de Estados Unidos éste logro saldar la deuda de ese tiempo,
aunque bajo condiciones de que los EE.UU. tomaran el control político y aduanero de la Rep.
Dominicana hasta que se pagara el préstamo.

Plan Wilson,

Ante el enfrentamiento de las fuerzas horacistas, jimenistas y de otras facciones políticas


(velazquistas y vitalistas) que querían impedir que José Bordas permaneciera en el poder por
medio de elecciones fraudulentas, los Estados Unidos enviaron al país en julio de 1914 una
comisión mediadora portadora de una propuesta redactada por el presidente de los Estados
Unidos, Woodrow Wilson. Bajo la amenaza de la infantería norteamericana, el denominado “Plan
Wilson” establecía:

• Deposición de las armas de todos los revolucionarios.

• Elección por acuerdo entre ellos de un presidente provisional. De lo contrario, el Gobierno


norteamericano lo elegiría y lo mantendría con su propia fuerza.
• Organización por parte del presidente provisional de elecciones supervisadas por los Estados
Unidos.

• Compromiso de todas las facciones a respetar el nuevo gobierno, el cual además contaría con el
apoyo del Gobierno estadounidense que no estaba dispuesto a tolerar más revoluciones.

Juan Isidro Jiménez fue electo presidente en las elecciones celebradas en diciembre de 1914.

-Qué opinas de estas medidas de injerencia de Estados Unidos a nuestro país.

Santo Domingo.-“La agresiva intromisión de Estados Unidos en los asuntos


dominicanos en 1916 no fue un incidente aislado en la historia de su diplomacia
caribeña”, afirma el escritor Bruce Calder en su obra “El impacto de la intervención”, en
la que analiza el referido acontecimiento.

Y es que no obstante el gobierno estadounidense no tener un interés muy marcado en el


Caribe durante la segunda mitad del siglo XIX, es decir los años de 1850 en adelante, a
finales de ese periodo todo cambió.

Los norteamericanos dieron paso a una injerencia de forma sistemática en varios países
de la región.
Todas ellas caracterizadas por la intromisión armada de contingentes de marines con el
objetivo de implementar políticas que guardaran sus intereses.

Anterior a la intervención de 1916 en el país, los militares norteamericanos habían


ocupado a Panamá, en 1903, Nicaragua en 1909, México en 1914, Haití en 1915, Cuba
y Puerto Rico en 1898, convirtiendo a esta última en colonia.
Calder, de origen norteamericano, explica que el apogeo de las intervenciones militares
directas de Estados Unidos en el Caribe duró de 1898 hasta mediados de 1930.

Contexto internacional

Mientras Washington se encontraba de lleno en la República Dominicana, en el


continente europeo se libraba la Primera Guerra Mundial, uno de los conflictos más
sangrientos de toda la historia, que había iniciado en julio de 1914.

Aunque inicialmente Estados Unidos no formó parte directa de la confrontación, en


1917 terminó uniéndose al bloque de los vencedores contra Alemania.

“La causa más importante de la ocupación de Estados Unidos a la República


Dominicana, además de su creciente involucramiento en los asuntos dominicanos, era
estratégica: el deseo de los Estados Unidos de proteger las vías de acceso a su costa
sureña y el Canal de Panamá contra potencias inamistosas, especialmente de Alemania”,
sostiene Calder.

Para este escritor, las autoridades del norte buscaban crear una “estabilidad” bajo su
control en toda la región y así evitar sobresaltos por parte de opositores europeos.

Expansión económica

Producto de la Primera Guerra Mundial los precios del azúcar se dispararon, lo que
representaba la obtención de grandes beneficios para quienes podían producir este
producto.

Aunque anterior a este hecho ya los Estados Unidos habían incursionado en la economía
local, fue durante la intervención que se produjo la mayor penetración de capital
norteamericano, que poco a poco fue adueñándose de los sectores productivos
dominicanos, principalmente de la industria azucarera.

Así lo explica el escrito escritor Roberto Cassá, quien sostiene que la intervención
también fue producto del expansionismo económico de los Estados Unidos. Los
norteamericanos adquirieron varios ingenios en diversas regiones del país,
especialmente en la zona este.

“Durante la intervención la producción azucarera se multiplicó más o menos por tres


veces muy rápido y ese capital evidentemente era norteamericano”, argumentó Cassá.

Disolución del ejército

Aparte del control económico, los interventores disolvieron la Guardia Republicana,


principal cuerpo armado que tenía el país, con lo que pasaron a dominar la milicia.

En ese entonces fue dispuesta la creación de la Guardia Nacional Dominicana, que se


caracterizó por ser un auxiliar de los infantes de marina. Para los fines de conformación
del nuevo cuerpo armado, en abril de 1917 el Gobierno Militar emitió la Orden
Ejecutiva número 47, que le asignaba US$500,000, indica Calder en su obra.

“Ese era un cuerpo cuyos oficiales al inicio eran todos norteamericanos. Estaba
compuesto por soldados dominicanos, pero bajo mando de estadounidenses”, señaló
Cassá.

Refiere que posteriormente dicha entidad se convirtió en el principal legado


institucional de la ocupación. Tras tener el control militar y del aparato productivo
nacional casi en su totalidad, los estadounidenses siguieron implantando su ley en el
país.

El Gobierno Militar fijó impuestos a la tierra que según algunos registros deberían ser
pagados anualmente y las tasas variaban de un 0.5% del valor de las tierras que no
sobrepasaran las 2,000 tareas hasta un 2% de las que excedían las 10,000.

Con estas medidas los ejecutivos militares seguirían aumentando la captación de


recursos, tal y como lo hacían con los impuestos aduanales.

Para este entonces las tierras eran el principal medio económico en la República
Dominicana, ya que se vivía de siembra de diversos productos del agro y la caña de
azúcar. Es por esto que con la referida carga impositiva, los norteamericanos podían
sostener y hacer viable la intervención en el país y otros de la región.
3- En 1916 el gobierno de los Estados Unidos nos interviene
militarmente hasta 1924. Investiga:

a) ¿Por qué se da esa intervención y ocupación militar?

Desde muy temprano los norteamericanos impusieron su orden al ocupar diversas zonas
del país. La toma de la ciudad de Santo Domingo en Mayo de 1916 obligó a las tropas
dominicanas, acantonadas en la ciudad y dirigidas por el General Arias, a dirigirse a
Santiago y otros puntos del Cibao con la intención de hacerse fuertes y resistir el avance
norteamericano. Pero poco después se produjo el desembarco simultáneo de
contingentes de la infantería de marina por las ciudades de Montecristi y Puerto Plata
que, tras algunos combates con las fuerzas dominicanas dirigidas por Arias, se situaron
en los alrededores de Santiago y obligaron al caudillo a capitular. Estos combates eran
el escenificado en La Barranquita, bajo la dirección del General desiderista Carlitos
Daniel, en el cual perecieron más de 20 integrantes de la fuerza dominicana, entre ellos
Maximo Cabral. Con la toma del Cibao y de la ciudad de Santo Domingo ya las fuerzas
norteamericanas controlaban lo fundamental de territorio y de la población del país,
quedando algunas zonas no ocupadas como el Este, donde todavía se pensaba hacer
residencia armada, pero sin reales consecuencias.
Entre tanto, el poder legislativo del país designó un gobierno provisional bajo la
presidencia del Dr.Francisco Henriquez Y Calvajal, a la sazón residente en Cuba y
quien regresó rápidamente. Dicho gobierno se concibió como punto de consenso de las
diversas fracciones políticas en torno a una personalidad de prestigio y que se
consideraba abiertamente neutral en relación a las pugnas por el poder entre las
fracciones caudillistas. Se tenía como objetivo evitar la pérdida de la soberanía
dominicana y llegar a un entendido que posibilitara el reembarque de las fuerzas de la
infantería de marina. Pero a este gobierno se le hicieron exigencias exorbitantes, mucho
más inaceptables que las contenidas en la nota numero 14, razón por la cual no se llegó
a acuerdo con el gobierno norteamericano.
A fin de presionar y obtener una aprobación que legalizara los designios imperialistas
sobre nuestro país a los pocos días de su instalación el gobierno norteamericano a la
Receptoría de Aduanas suspender la entrega correspondiente de fondos al gobierno
dominicano por pretextos jurídicos leguleyos; esta medida fue posteriormente ampliada
cuando los marines se apoderaron de la administración de las rentas internas del país y
pudo decir así Francisco J. Peynado, Ministro de Hacienda, que él era el único ministro
del mundo encargado de los fondos del Estado que no manejaba un solo centavo. Todas
esas presiones no dieron por resultado la aceptación de las diversas exigencias
norteamericanas, lo cual se consideraba importante a fin de neutralizar plenamente el
siguiente paso en la subyugación política y económica del pueblo dominicano. En
consecuencia, el 29 de noviembre de 1916, el Contralmirante H. S. Knapp, leyó a bordo
del vapor de guerra Olimpia la proclama que ponía a la República Dominicana bajo la
soberanía del gobierno norteamericano, siendo el mismo Knapp gobernador militar, en
tanto la autoridad política quedaba confiada en manos de la Secretaría de Marina de los
Estados unidos.

OCUPACIÓN MILITAR NORTEAMERICANA

Los marines norteamericanos comenzaron a desembarcar en el país a partir del 4 de


mayo, y el argumento que se utilizo fue similar al que uso su patria 49 años después
para volver a intervenir militarmente la República Dominicana: "el salvar vida".
Las tropas militares estadounidenses llegaron a los alrededores de la capital y el 13 de
mayo el Almirante Caperton entrego al general Arias un ultimátum en el que le exigía
abandonar la ciudad a mas tardar el 15 de mayo y que debía entregar las armas que
tenían sus hombres.
El general Arias imposibilitado de hacer frente a los norteamericanos entraron en la
capital el día 16 en horas de la mañana sin hacer ningún disparo quedando de esta
manera iniciada la intervención militar. El general Desiderio Arias se dirigió hacia la
Línea Noroeste con el propósito de combatir al invasor al que considero no debía
enfrentar a campo abierto dada su superioridad bélica.
La resistencia fue organizada por Arias y los enfrentamientos comenzaron a producirse
en Montecristi y Puerto Plata. El gobernador de esta ultima población, Apolinar Rey se
rehusó a entregar la ciudad y enfrentó a los intervencionistas en El Aguacate, donde el
capitán Max Cabral murió con 90 hombres.
Los invasores al vencer las resistencias armadas de Montecristi y Puerto Pplata, se
dirigieron hacia Santiago, ciudad que tomaron a sangre y fuego el 6 de julio luego de
sufrir la perdida de tres soldados, mientras que dos oficiales y trece marines resultaron
heridos.
Los dominicanos decidieron enfrentar con las armas al invasor, y el primero que fue fiel
a esa decisión fue el comandante de la plaza de San Francisco de macoris, Nico
Ventura, quien cayo en las calles de ese pueblo tratando de evitar inútilmente que los
marines la ocuparan. En La Vega, la situación no fue similar, aunque el general Telo
Patiño, trato de resistir a los invasores con el respaldo de unos 500 hombres instalados
en lugares estratégicos.
Sin embargo, sectores acaudalados de esa población, pensaron mas en sus intereses
personales que en los patrióticos y se dieron a la tarea de convencer a los que estaban
dispuestos a enfrentar a los invasores, logrando finalmente sus propósitos, lo que
permitió que los marines entraran en La Vega, sin oposición alguna. En Santo Domingo
lo hicieron sin oposición ya que el general Arias se retiro de la ciudad para que los
norteamericanos no cumplieran su amenaza de bombardearla si encontraban
resistencia.
El 16 de mayo de 1916 los intervencionistas tomaron la capital de la República para así
quedar adueñados de la República de la situación y durante los meses de junio y julio
fueron ocupando el territorio nacional, pese a la resistencia que encontraron en muchos
lugares.
La mayoría de los políticos criollos que buscaron asilo en misiones diplomáticas,
salieron de sus refugios al consumarse la intervención para continuar sus rebatiñas en el
Congreso tratando de escoger un Presidente, aunque los Estados Unidos pusieron bien
en claro que no aceptarían a ningún mandatario que no fuese de su agrado.
a) ¿Por qué se da esa intervención y ocupación militar?

comenzó desde el momento mismo de la llegada de las primeras tropas de la marina


estadounidense, cuando el adolescente, Gregorio Urbano Gilbert, armado apenas de un
revolver, después de gritar a todo pulmón: ¡Viva la República Dominicana!, disparó su
arma contra un grupo de soldados estadounidenses que desembarcaba en el muelle de
San Pedro de Macorís.
Esta actitud cobró fuerza prácticamente de manera inmediata en toda la región Este.
Allí, el campesinado, con el apoyo de los habitantes de los pequeños pueblos, inició una
poderoso movimiento guerrillero, que mantuvo en jaque por varios años a las tropas del
ejército norteamericano, obligándole a la permanente movilización, a su reforzamiento y
hasta a la utilización, por primera vez en el mundo, al uso del avión para la persecución
y bombardeo de las zonas insurrectas.
El pueblo dominicano recuerda con fervor patriótico los nombres de los principales
dirigentes de aquella resistencia heroica, a cuya cabeza marcharon: Vicente Evangelista,
(a esa guerrilla se unió Gilbert), Salustiano Goicochea (Chacha), Ramón Nateras, Fidel
Ferrer, maestro de escuela que abandonó el aula y tomó el fusil, y Pedro Celestino
Rosario, alias Tolete.
Las poderosas columnas del movimiento patriótico de resistencia (que los
norteamericanos bautizaron despectivamente con el nombre de los “gavilleros”),
alcanzó tal grado de eficiencia en el combate contra los invasores, que los oficiales
yankees no encontraban explicación alguna a la gran cantidad de bajas que sufrían, y
por eso, alarmados, llegaron a creer que los guerrilleros dominicanos estaban asesorados
por expertos extranjeros. Aplicaron medida de encerrona contra cada uno de los
miembros.
Así por ejemplo, en 1918, la magnitud de la expansión de la guerrilla de Este alcanzó
niveles tales que el teniente coronel Thorpe, jefe militar de toda esa región, escribió un
informe mentiroso a sus superiores que decía: “Los partidarios y consejeros alemanes de
los insurrectos no han estado durmiendo y han realizado todos los esfuerzos para
reforzar y mantener viva esta animada insurrección”.
A finales del 1918, las acciones guerrilleras habían crecido en número y en efectividad
en sus combates contra los interventores, lo que obligó a los invasores a incrementar
aún más el número de sus tropas y establecer hospitales permanentes para atender a sus
heridos en San Pedro de Macorís, El Seybo y La Romana.
Asimismo, enviaron a la zona a un cuerpo de espías y ayudantes que trajeron de Puerto
Rico (nación que habían convertido en colonia), y a algunos traidores dominicanos que
ingresaron a su recién creada “Guardia Nacional”, entre los que se encontraba Rafael
Leónidas Trujillo, donde este personaje inició su larga carrera delincuencial contra su
patria.
La rebelión contra los interventores en la región Este se mantuvo viva durante varios
años y comenzó su declinación cuando se conocieron en nuestro país informaciones que
indicaban que el gobierno norteamericano estaba dispuesto a iniciar conversaciones para
establecer a corto plazo un plan de evacuación, propósito que finalmente se logró en
1924.

b) ¿Cuáles medidas tomó el gobierno militar de Estado Unidos en


c) CONSECUENCIAS DEL GOBIERNO MILITAR DE LA OCUPACION DE 1916En 1916
los Estados Unidos intervinieron militarmente en la República Dominicana debido a la
inestabilidad y economía que existe en el país. Cuando se produjo la ocupación se trato de
mantener un gobierno dominicano controlado por los Estados unidos en la persona de un
superintendente, pero al no hallar colaboración de ciudadanos ni en Santo Domingo ni en las
capitales de las provincias, se estableció un gobierno militar. El control se consiguió con el
desarme forzoso del pueblo y el retiro paulatino de los bandos. Durante la intervención
norteamericana se tomaron muchas medidas entre las que se encuentran: La creación de la
guardia nacional, desarrollo de un programa de obras publicas, organización de la administración
publica, la creación de una ley de enseñanza, la creación del laboratorio nacional, entreotras.La
Intervención también tuvo muchas medidas negativas, las cuales conllevaron al repudio de la
población y por consiguiente esto provoco la desocupación. Al marcharse las tropas del territorio
d) dominicano, dejan el planteamiento de ese nuevo esquema de poder a través de la institución
militar, y condiciono el resurgimiento de Horacio Vásquez.
e) Preparativos para la desocupación
f) PLANHARDINGEl Plan Harding fue dado a conocer a los dominicanos a través de una
proclama firmada por el Gobernador Militar de Santo Domingo, Contralmirante Samuel S.
Robinson, el 14 de junio de 1921.Warren Gamaliel Harding, partidario del proteccionismo,
sustituyó en la presidencia a Thomas Woodrow Wilson a partir de 1921:El plan incluía la función
de ejecutivo con todas las prerrogativas para convocar el Congreso, los Colegios Electorales y
nombrar representantes para negociar la Convención de desocupación militar del país. La
Convención se encargaría, de acuerdo al Plan, de ratificar los actos del gobierno militar, y dejando
en suspenso la Comisión Consultiva que había sido nombrada el 23 de diciembre de 1920. La
Comisión Consultiva había sido designada por el Gobierno Militar el 3 de noviembre de 1919 y
estaba integrada por
Los conflictos políticos desencadenados por los lideres caudillistas de la política dominicana, la presión
delos capitalistas americanos para que terminaran estas luchas y se le permitiera desarrollar sus industrias y
negocios en un marco de paz que garantizara el trabajo y la producción, así como el interés regional de
Norteamérica, en medio de la Primera Guerra Mundial, confrontación internacional de gran envergadura,
llevaron a Estados Unidos a ocupar militarmente el territorio dominicano en 1916, completando con este
hecho la ocupación total de la Isla, ya que la República de Haití había sido ocupada desde 1915.Con esta
intervención político-militar americana, que se prolongo por ocho años, el Estado dominicano se convirtió
definitivamente en una esfera dependiente del poder y los intereses norteamericanos. El gobierno militar de
ocupación tomó un conjunto de medidas para reorganizar el Estado y la sociedad dominicana, aniquilando
las bases del caudillismo, a la vez que se convertía en arbitro permanente de los conflictos surgidos entre
los partidos, entre ellos y el Estado, y entre el Estado y el poder de los ingenios azucareros, en beneficio
siempre de este último sector

-Comenta dos medidas tomadas por los estadounidenses que


consideres positivas.

República Dominicana!, disparó su arma contra un grupo de soldados estadounidenses


que desembarcaba en el muelle de San Pedro de Macorís.
Esta actitud cobró fuerza prácticamente de manera inmediata en toda la región Este.
Allí, el campesinado, con el apoyo de los habitantes de los pequeños pueblos, inició una
poderoso movimiento guerrillero, que mantuvo en jaque por varios años a las tropas del
ejército norteamericano, obligándole a la permanente movilización, a su reforzamiento y
hasta a la utilización, por primera vez en el mundo, al uso del avión para la persecución
y bombardeo de las zonas insurrectas.
El pueblo dominicano recuerda con fervor patriótico los nombres de los principales

Sin embargo, sectores acaudalados de esa población, pensaron mas en sus intereses
personales que en los patrióticos y se dieron a la tarea de convencer a los que estaban
dispuestos a enfrentar a los invasores, logrando finalmente sus propósitos, lo que
permitió que los marines entraran en La Vega, sin oposición alguna. En Santo Domingo
lo hicieron sin oposición ya que el general Arias se retiro de la ciudad para que los
norteamericanos no cumplieran su amenaza de bombardearla si encontraban
resistencia.
El 16 de mayo de 1916 los intervencionistas tomaron la capital de la República para así
quedar adueñados de la República de la situación y durante los meses de junio y julio
fueron ocupando el territorio nacional, pese a la resistencia que encontraron en muchos
lugares.
La mayoría de los políticos criollos que buscaron asilo en misiones diplomáticas,
salieron de sus refugios al consumarse la intervención para continuar sus rebatiñas en el
Congreso tratando de escoger un Presidente, aunque los Estados Unidos pusieron bien
en claro que no aceptarían a ningún mandatario que no fuese de su agrado.

b) ¿Cómo lograron los dominicanos terminar con esa


Ocupación?

De acuerdo con el periodista Manuel A. Amiama, en su obra El Periodismo en la


República Dominicana, en Julio de 1883 se constituyó en Santo Domingo la primera
Asociación de la Prensa, presidida por el periodista Francisco Gregorio Billini y
después por Federico Henríquez y Carvajal[6]. La segunda vez que se reorganizó en
Santo Domingo la Asociación de la Prensa fue en 1905. La iniciativa fue del escritor
Tulio M. Cestero, quien redactó el proyecto que sirvió para la constitución de esa
institución. De acuerdo al original del proyecto, la Asociación era la reunión de los
“escritores, periodistas y partidarios de la libertad de pensamiento” y tenía entre sus
propósitos fundamentales el de velar por que “cuantas veces un periodista o un
ciudadanos cualquiera sea perseguido por haber ejercido la garantía constitucional, se
cumpla en él las prescripciones de las leyes vigentes” y la de proponer, “por medio
persuasivos a que los asociados, en la expresión publica de su pensamiento se
mantengan dentro de los limites de la moral y las leyes”.

Los objetivos y estatutos de la Asociación de la Prensa fueron aprobados el 25 de


febrero de 1905. En aquella ocasión la Asociación protestó contra la persecución a la
prensa, pero buscando constituirse en un instrumento mediador entre el gobierno y los
periodistas. Entre los integrantes de la Asociación de 1905 se encontraban: Manuel de
Jesús Troncoso de la Concha, Tulio M. Cestero, Fabio Fiallo, Miguel A. Garrido,
Manuel F. Cestero, Federico A. García, A. Ponce de León, Santiago Guzmán Espaillat,
Jacinto R. de Castro, J. Esteban Bimols, Juan José Sánchez, Gustavo A. Díaz, Agustín
Aristy, D. Alfonseca, Sánchez Recio, J. Tomas Mejía, R. Castillo, A. Acevedo Alberty,
F. Santamaría, M. A. Machado, Rafael Henríquez, Ramón Lovatón, Lic. Spencer, y
Federico Henríquez y Carvajal.[7] La Asociación de la Prensa parece que cesó por
algún tiempo, desapareciendo temporalmente, para luego reaparecer en 1910: Esta
constante se mantuvo en todo el primer cuarto del siglo XX: se reorganizaba,
desaparecía y luego volvía a aparecer, al parecer motivada por coyunturas políticas que
afectaban al sector periodístico:
Antes del desembarco de las tropas norteamericanas, y ya bajo las amenazas y
exigencias del presidente Wilson, los periodistas dominicanos volvieron a reorganizar
su gremio. La Asociación de la Prensa va a ser uno de las primeras instituciones en
enfrentar la Ocupación Militar:
Desde temprana la Ocupación militar la asociación de la Prensa cesó en sus actividades
y los periodistas se integraron a las luchas nacionalistas a través de las Juntas
Nacionalistas y la Unión Nacional Dominicana. Al instaurarse un gobierno dominicano,
a partir de 1924, la prensa tomó nuevo auge y mantuvo sus predicas a favor de la
libertad de prensa.
En ese ambiente de relativas libertades públicas, un nuevo intentó para reorganizar y
compactar al periodismo nacional se produjo en el 27 de febrero de 1927, cuando en el
local de la revista Cromos quedó nuevamente instalada la Asociación con una directiva
provisional, integrada por Francisco Sanabia hijo (quien participó en ese mismo año en
el Primer Congreso Panamericano de Prensa, celebrado en Washington), como
presidente, Eleuterio de León, vicepresidente; Lorenzo Casanova, tesorero; Opinión
Álvarez M., Secretario; Hungría Lovelace, Juan S. Durán, Pedro R. Batista C, Luis
Alemar, Luis E. Matos, Juan J. Bravo y Alfonso C. Tapshire, vocales[8].
Finalizado el gobierno del General Horacio Vásquez y ya Rafael L. Trujillo como
presidente de la República, fue nuevamente reorganizada la Asociación de los
periodistas dominicanos: “El 19 de julio de 1933, en horas de la noche, en el Hotel
Colon, en la Capital, se constituyó la Asociación de Periodista de Santo Domingo, a
iniciativa del Lic. Manuel A. Amiama. Su primer director fue Luis Sánchez Andújar.”
Faltaban todavía muchos años para que esta Asociación fuera algo permanente y alejada
de las coyunturas políticas.
al momento de ejecutarse la ocupación americana de Santo Domingo existía una
considerable cantidad de periódicos de opinión que circulaban semanal u
ocasionalmente, pero sólo el Listín Diario y El Tiempo en la capital, y La Información
de Santiago, tenían circulación diaria desde antes del funesto hecho.

Durante el período del gobierno militar extranjero, aún bajo los limites de una censura
sumamente rígida, aparecieron otros medios con circulación diaria, entre ellos los
periódicos La Hoja Suelta (La Vega), El Diario de Macorís (San Pedro de Macorís), y
El Siglo, Diario Nacional y el Nuevo Diario en la ciudad de Santo Domingo, lo que
apuntaba a una consolidación, por lo menos en su salida y tecnología, de los periódicos
de la época.

El Listín Diario, por ejemplo, modernizó sus talleres, estableciendo y ensanchando sus
oficinas y creando el departamento de linotipos y rotativas. Por su parte Las Noticias,
que salía de tarde, excepto los domingos, tenía servicios especiales de cable e
inalámbrico, junto al periódico, propiedad de M. Flores Cabrera y el periódico El
Tiempo, antes de dejar de ser clausurado, tenía los servicios de cable, inalámbrico,
teléfono y telégrafo. Cuando dejó de salir, sus talleres fueron utilizados para publicar El
Siglo, el cual era considerado hasta ese momento como el diario más moderno y de más
bella impresión.

En Santiago La Información cerró varias veces por medidas del censor y por una
ocasión no circuló durante todo un año; igual suerte corrió El Tiempo en 1916, siendo
sus talleres utilizados por La Información.

Como se ve, existió una tendencia en el período estudiado, a la proliferación de diarios


informativos, pero sus salidas estaban restringidas por el interés del gobierno militar

terminar con esa Ocupación?


Con la salida de los Estadunidenses de nuestro territorio, se
recupera la Soberanía y se inicia la Tercera República en 1924, se
inicia el gobierno de Horacio Vásquez 1924-1930. Presenta Tres
medidas adopta y explica la relación entre Vásquez y Rafael
Leónidas Trujillo.

4- Explica brevemente 5 medidas positivas y 5 negativas tomadas


por Trujillo durante su dictadura de 1930-1960. Recuerda debes
comentarlas con tus propias palabras.

Rafael Leonidas Trujillo se convirtió a los 39 años de edad en presidente de la


República, el 16 de agosto de 1930, y de inmediato demostró que sería el
verdadero heredero de la intervención militar norteamericana y de Ulises
Heureaux.

El Ejército Nacional fue el mecanismo de represión y de asesinatos por


excelencia utilizado por el gobernante para mantener a la población bajo su
mandato.

La ley de emergencia mediante la cual el Estado suspendió el pago del capital


de la deuda externa, saldando sólo los intereses, fue una de las primeras
promulgadas por Trujillo, quien alegó la crítica situación económica del país
como producto de la crisis mundial de 1929.

Asimismo, procedió a rígidas restricciones en los gastos presupuestarios,


congelando los pagos de deudas internas del Estado y realizando
cancelaciones masivas de servidores públicos. Adoptó una política económica
proteccionista, favoreciendo al sector agropecuario, obteniendo la sustitución
de importaciones de mercancías, tales como el arroz, el maíz, las habichuelas
y la grasa.

El ciclón de San Zenón ocurrido el 3 de Septiembre de 1930 devastó la capital


a las tres semanas de Trujillo llegar al poder y fue el pretexto que utilizó para
justificar las rígidas medidas que implantó.

Elecciones de 1934

El presidente Trujillo hizo creer que no le interesaba reelegirse para de esa


manera conocer a los que ambicionaban sucederle en el cargo. La táctica la
asimiló de Ulises Heureaux quien la puso en práctica en distintas ocasiones.

Las manifestaciones a favor de su reelección se iniciaron en 1933 lo que


aprovechó Trujillo para tratar de convencer al nuevo plenipotenciario
norteamericano, Arthur Schoenfeld de sus deseos de abandonar la presidencia
para dedicarse a las actividades privadas.

El Partido Dominicano por primera vez participó en unos «comicios» con


candidatos a cargos nacionales, provinciales y municipales, llevando como
aspirantes a la presidencia y vicepresidencia a Trujillo y al licenciado Jacinto B.
Peynado, respectivamente para el cuatrenio 1934-1938.

La experiencia fue asimilada por los que podrían aspirar al alto cargo, de ahí,
que no se presentaran como candidatos a esa farsa electoral, obteniendo
Trujillo 256,937 votos a favor, número mucho menor que en los comicios
anteriores.

Trujillo a partir de 1934 reanudó los trabajos de obras públicas que se


encontraban paralizados, pero no descuidó su política de reprimir a sus
opositores. En el año de 1935 fue significativo por varios hechos, en primer
lugar se realizó un censo que arrojó una población de un millón 480 mil
personas y aportó una serie de informaciones que fueron de gran importancia
para Trujillo y sus seguidores, que pudieron utilizarlas a su antojo extrayéndole
todo tipo de beneficio político y militar.

También en ese año se suscribió un acuerdo dominico-haitiano que fue el


producto de los intercambios que desde 1933 sostuvieron los presidentes
Trujillo y Vincent. Los trabajos de construcción de puertos se iniciaron en ese
año, correspondiéndole a Félix Benitez Rexach, gran parte de esas obras.

Conclusión

Valoración personal acerca de los temas tratados en esta Unidad

De mucha importancia ya que pude aprender cosa que en la escuela le pasan


por en sima como el plan -Plan Wilson Fue el acuerdo q puso fin al gobierno
militar estadounidense en territorio dominicano; de acuerdo con este plan se
devolvería la soberanía nacional al país