Está en la página 1de 10

Historia de los Agustinos

La orden de San Agustín, conocida comúnmente como los Agustinos, son una de
las cuatro mayores Ordenes Religiosa Mendicante del siglo cuatro, edad media. San
Agustín de Hipona, es uno de los teólogos más grandes de la historia del
cristianismo. El dejó una marca distinta en al vida religiosa legando una regla o un
sistema de pautas para vivir la vida común. Este documento se ha conocido como la
regla de San Agustín.

Después de la muerte de San Agustín en 430 AD, la tradición tiene que los monjes y
los ermitaños, dispersados por la invasión de los vándalos en áfrica del norte en el
siglo quinto, huyeron a Europa en donde establecieron monasterios,
particularmente en el norte de Italia y central. Mientras que esto puede ser verdad,
no tenemos ningún documento de una descendencia directa del monasterio de
Agustín en el décimo-tercer siglo. El papa 1244 Inocencio IV formó la orden de San
Agustín uniendo a varios grupos de ermitaños y le ordenó seguir la regla de San
Agustín. En 1256, Alejandro IV ensambló a otros grupos a la orden existente de San
Agustín y oficialmente los nombró una orden mendicante. La orden se propagó
rápidamente a través de Europa, tomando una parte activa en asuntos y vida
eclesiástica y en las universidades en donde los Agustinos ingleses eran conocidos
como los Austin Friars. Las misiones fueron establecidas en América Central y del
Sur, Japón, y la India. Los Agustinos fueron los primeros misionarios católicos en
las Filipinas; fueron instrumentales en la fundación de la universidad de México.

La evangelización de los Agustinos empezó en su llegada a la


Nueva España el 22 de Mayo 1533, desembarcando ese día en
San Juan de Ulúa y permaneciendo en Veracruz cinco días más,
predicando y confesando a los españoles. Luego a “pie y
descalzos” fueron a México, donde llegaron el 7 de junio. Esto es,
llegaron nueve años después de los Franciscanos y seis después
de los primeros Dominicos.

Los Agustinos, desplegaron un humanismo radical, que a


diferencia de las demás órdenes mendicantes en México, hacía
hincapié en la alta capacidad moral de los indios y admitía que
para estos la comunión y la extremaunción, sacramento que los
Franciscanos negaron en ocasiones a los naturales.
Los Agustinos, los últimos en llegar a América …ver
La semejanza entre ellos es mucha; he aquí algunos elementos que les da homogeneidad: iglesia de
una nave sin capillas (no de cruz latina, que es la dominante); techos de las mismas, de bóveda, sin
cúpula (que es también lo dominante), almenas como cresterías en los techos de los templos,
fachadas muy sobrias, renacentistas, con algunos elementos platerescos claramente definidos, como
las columnas platerescas (balaustres); espadañas que rematan las fachadas, en lugar de torres
campanarios; interiores pintados a la grisalla, con fuerte presencia de los grutescos; importante influjo
de lo gótico en los arcos quebrados, nervaduras de las bóvedas, rosetones y gran altura de los
templos; lo románico en los arcos achaparrados de medio punto y la poca altura de los claustros; las
celdas del convento ocultas al claustro a través de un muro; contrafuertes en las esquinas de las
fachadas; grandes, impresionantes, atrios; cresterías que decoran balaustradas, techos, columnatas,
capillas abiertas, etc.; cuatro columnas en las fachadas con nichos en medio de cada par, con San
Pedro y San Pablo en los mismos; contra fuertes de las fachadas de los templos rematados con
cresterías en forma de almena.

https://www.academia.edu/21010114/Los_agustinos_y_su_arquitectura
Todas las portadas principales siguen la orientación tradicional, de frente al poniente y con el
ábside hacia el levante. Algunas de ellas son monumentales, como es el caso de Meztitlán,
Yuririapundaro, Acolman, Actopan, lxmiquilpan, Cuitzeo y Epazoyucan. En lo que respecta al
lenguaje formal, podemos distinguir en estas obras lo que Damian Bayén ha bautizado con el
nombre de cabezas de serie para el arte sudamericano; se trata de portadas que influyen en la
concepción de otras. Es posible que la portada de Acolman (1560) haya tenido incidencia en otras
posteriores. Respecto al primer ejemplo, existen soluciones muy similares en las portadas mayores
de lxmiquilpan, Meztitlan y Yuririapundaro. Las portadas de (Icareo, Tiripetio, Copandaro, Charo,
Cuitzeo y Zirosto se relacionan en más de un aspecto. Los conjuntos mayores —y algunos de los
menores— presentan soluciones manieristas y platerescas. Entre los ejemplos mejor logrados del
arte tequitqui podemos mencionar la portada principal de Molango. La fachada esta limitada por
dos contrafuertes, se soluciona con base en un solo cuerpo e incluye un rosetón de ascendencia
gótica. Un par de pilastras sostiene un arco rebajado, sobreponiéndose a ellas una media muestra.
En el intradós y caras interiores de las jambas se advierten trece ángeles cruciferarios, cuya
particularidad es que incluyen en las cuencas de los ojos pedazos de obsidiana. Guías de follaje
que parecen forrar toda la armazón arquitectónica, le imprimen gran ritmo a la portada.

En las portadas de la sierra Alta aparecen como decoración motivos vegetales: el que más se
repite es la representación de la hoja de acanto. También hay cardinas, guías con hojas de parra,
racimos de vid, guías flordelisadas, flores de cuatro o más pétalos dentro de un círculo y flores en
botón. Entre los ejemplos de portadas más pobres y sencillas, se pueden mencionar las principales
de Malila. Lolotla, Cardonal y Huejutla; en general, son las de aquellas casas que tuvieron una
jerarquía eclesiástica mas bien humilde.

http://arkipedia.blogspot.mx/2012/04/arquitectura-monastica-agustina-en-la.html

No muy confiable

Se extendieron al oriente del actual estado de Guerrero, unida a México a través del
de Morelos y al suroeste del de Puebla. Conservan una gran unidad arquitectónica en
torno al plateresco. Parece que esta veintena de conventos se hubieran propuesto (y
es muy probable que los frailes constructores se lo propusieron) aplicar al pie de la
letra los principios ideológicos de los Reyes Católicos y de Carlos V: es decir que los
agustinos hicieron una estética de estado al construir sus primeros conjuntos
conventuales con esa misma unidad temática, estructural, arquitectónica y estilística.
La semejanza entre ellos es mucha; he aquí algunos elementos que les da
homogeneidad: iglesia de una nave sin capillas (no de cruz latina, que es la
dominante); techos de las mismas, de bóveda, sin cúpula (que es también lo
dominante), almenas como cresterías en los techos de los templos, fachadas muy
sobrias, renacentistas, con algunos elementos platerescos claramente definidos,
como las columnas platerescas (balaustres); espadañas que rematan las fachadas, en
lugar de torres campanarios; interiores pintados a la grisalla.
Por mencionarte algunos, Mixquic y Totolapan, Atotonilco el grande (hoy estado de
Hidalgo), Yecapixtla en Morelos, dos en Totolapan en el Estado de México, y dos en
Ocuituco.
Estructura

http://arkitectonica.blogspot.mx/2009/08/arquitectura-religiosa-del-siglo-xvi.html

ANTECEDENTES
Durante el presente curso de teoría de la arquitectura colonial de Morelia se enfatizó en la
importancia y finalidad que tuvieron en la Nueva España (hoy México) las órdenes religiosas que
de entre otros aspectos tuvieron como misión la Evangelización del Nuevo . Se busca identificar
las características de los conventos de la Orden de los Agustinos durante el siglo durante la
Conquista española, atendiendo a sus semejanzas y diferencias con los conventos construidos
durante el mismo periodo, pero en diferentes lugares.

La obra arquitectónica a estudiar como referente es el convento de San Gabriel, ubicado al


oriente de la plaza central de la ciudad de Cholula, Puebla. El convento de San Gabriel fue
construido durante el siglo XVI, de 1529 a 1556, y corresponde al periodo del virreinato.

EL ESTILO DERIVADO DE DOS MUNDOS

Si bien es cierto que la arquitectura de la época deriva de la española, también lo es que aquí
posee características que la diferencian de los modelos hispanos, pues aunque los elementos
arquitectónicos conservan los lineamientos tradicionales, sufren modificaciones diversas en su
composición y decoración y toman un aspecto peculiar que no se encuentra en su país de origen.
Así la arquitectura de la Nueva España reúne rasgos que provienen del arte mudéjar, del gótico,
del renacentista, del plateresco y hasta pequeños detalles del lejano romántico.

Hasta 1550 la existencia de los arquitectos no está debidamente documentado, pues ningún
profesional de forma hubiera arriesgado su posición para emprender la aventura de ir a tierras
extrañas. Solo unos cuantos canteros y albañiles estuvieron aquí entre 1525 y 1540, conociéndose
el nombre de 5 de ellos. Ninguno era un profesional calificado, pero sabían lo suficiente para
encargarse de incipientes obras indispensables en la ciudad.

Así, los impacientes Frailes se echaron a cuestas la tarea de dirigir ellos mismos la construcción
de sus edificios, aconsejados por los albañiles y canteros en lo más indispensables, quizá con
algunos bosquejos de planos y ayudados por los indios que ya tenían cierta experiencia, se fueron
a los pueblos con la seguridad de que saldrían adelante, por lo que los frailes construyeron sus
conventos proyectando lo que ellos recordaban de los templos españoles mezclando diferentes
estilos.

I.1 ANTECENDENTES HISTÓRICOS


Durante el siglo XVI se suscitaron muchos eventos en la Nueva España. Uno de ellos fue la llegada
de las Ordenes Mendicantes, mandadas por España con el propósito de dar a conocer a los
indígenas la palabra de Dios, y así conquistarlos.
Las Ordenes Mendincantes fueron órdenes religiosas fundadas a partir del siglo XVIII y se formaron
para combatir la herejía y no estar anclados a un lugar como el clero secular. Además las órdenes
mendincantes tenían otro método de organización: dentro de ellas no había jerarquías, ya que
cualquier fraile de la congregación tenía comunicación directa con Dios.

Había 3 órdenes mendincantes. Inicialmente solo eran los Franciscanos y Dominicos y


posteriormente se formaron los Agustinos. Los Franciscanos son una orden religiosa fundada por
San Francisco de Asís. En 1209, Inocencio III aprobó sus primeras reglas. Los hermanos se
establecen primitivamente en la capilla de Santa María de los Ángeles, llamada porciúncula. Los
frailes acostumbraban mezclarse con los pobres y ayudarlos con su trabajo. Imitaban la vida
evangélica de Jesús y sobre todo su pobreza, no poseían absolutamente nada, ganaban su
subsistencia con su trabajo y en ocasiones mendingaban (de ahí el nombre de mendincantes). La
orden se multiplicó en Europa, con gran rapidez ocupando Perurgia. Cartona, Pisa y Florencia y
misiones entre los sarracenos y los moros

Ya que tenían esa habilidad de poblar, no es raro ver como lograron expandirse por todo el
territorio de la Nueva España y creando en ella casas donde habitaba la comunidad , religiosa
bajo las reglas de su orden las casas fueron llamados conventos. Uno de los lugares donde se
realizo la mayor producción de arquitectura religiosa fue la ciudad llamada Puebla de los
Ángeles. Actualmente se conoce con el nombre de Puebla.

ASPECTOS FORMALES.

Debemos entender por espacios públicos a aquellos a los que una colectividad especifica acude
para hacer un uso simultáneo del mismo. El espacio privado es el que se utiliza por un individuo o
un pequeño grupo de ello; pero a diferencia de los espacios públicos, este debe hacer por uno
cada vez, pues de otro modo resultaría incómodo para las diferentes personas por la
individualidad que este uso requiere además de las costumbres de la comunidad.

Un espacio cerrado es un área delimitada para realizar una actividad específica que requiera
privacidad, un espacio abierto es lo que rodea al anterior. Lo siguiente será clasificar los
diferentes componentes abiertos del convenio de acuerdo al aspecto formal.

El convento: Su función es dar vivienda a los religiosos de la congregación, además de oficiar un


lugar apropiado para las celebraciones propias de la doctrina religiosa católica.
Formalmente es un espacio privado porque es para un grupo de personas que tienen la misma
finalidad que es el culto a la palabra de Dios, además de ser propiedad de la congregación; es
público porque a ellos asiste una colectividad (desde los frailes, los bautizados en la fe y los que
se evangelizaban). Es un espacio cerrado, en cuanto a la delimitación de su terreno, pero dentro
de él hay otros espacios que tienen diferentes funciones y en los que hay clasificaciones de
espacios públicos y privados, abiertos y cerrados.

El atrio: Su función era de ofrecer misas a los indígenas que no estaban bautizados y no podían
entrar a la parroquia. Por pertenencia, el atrio es un espacio privado, limitado por bardas y el
propio edificio conventual, propiedad de la congregación franciscano, pero es público desde el
punto de vista en el que puede tener acceso un grupo masivo de indígenas a los que se trataba de
evangelizar y no estaban bautizados. El espacio es cerrado pues está bien delimitado y bardado,
pero se puede considerar abierto, pues es una gran extensión de patio al aire libre; aunque del
mismo convento.

El claustro: Su función era permitir la circulación de los frailes al abrigo de la intemperie. Este
elemento del convento es privado por pertenencia- propiedad franciscana- y porque a él sólo
podían tener acceso los frailes y ninguna otra persona, ahora bien, se le puede considerar
público, atendiendo la libre circulación que a través de este podían tener los hermanos
franciscanos. Es un espacio cerrado por estar delimitado por cuatro paredes, y protegido a su
alrededor por el resto del edificio; aunque también se le puede considerar abierto por no tener
techo y permitir el libre paso de la iluminación y ventilación natural.

La capilla abierta: Elemento conventual cuya función era albergar al sacerdote, protegerlo de la
lluvia y el sol cuando oficiara una homilía, al aire libre. Formalmente, este tipo de capillas son
privadas por formar parte integral del convento, además de sólo dar asilo al padre que oficie la
misa, exclusivamente. Es abierto por estar directamente relacionada con el atrio, sin ningún tipo
de obstáculo.

El templo: Su función es dar protección a los fieles, sacerdotes y equipo religioso durante la
celebración de la eucaristía. Se considera un espacio privado, propiedad de la congregación
religiosa, de uso exclusivo para los bautizados en la fe católica; aunque público porque los
participantes de esta doctrina pueden ser un grupo numeroso de personas que participan al
mismo tiempo de la celebración sin ocasionar molestia alguna a terceros. Es un espacio cerrado
limitado y con pequeños espacios de transición al exterior.

La sacristía: Es el lugar donde el padre se reviste con los atavíos propios para oficiar la misa y se
guardan los elementos básicos para celebrar la misma. Formalmente es un espacio privado al que
solo tiene acceso el sacerdote y uno o dos acólitos –ayudantes- y cerrado, presentando dos
espacios de transición, que son las puertas, una de las cuales conecta directamente con el templo
y la otra no lleva al resto del edificio conventual.

Capillas pozas: Elementos usados para albergar un dirigente de alguna procesión dentro el atrio y
elevar oraciones al creador.
Es un espacio privado en el sentido de que solo alberga a una o dos personas, separándolas del
resto de la procesión, además de estar integrado al edificio conventual. Puede ser considerado
como cerrado en el momento de que al entrar a este aparta al o a los individuos del resto de la
multitud y abierto al estar directamente relacionados con los ya mencionados, ubicados en el
atrio, además de que esta separación es imaginaria pues no hay muro que los divida.

Las celdas: Espacios destinados a cumplir la función de dormitorios, para cada uno de los frailes
de la congregación, en este caso los franciscanos.
Naturalmente, las celdas son privadas y cerradas, porque a ellas solo puede tener acceso una
persona que será la que duerma en la misma y cerrada por estar dentro del edificio, limitado por
piso, techo y paredes y sin contacto con el exterior.

El huerto: Es un espacio privado por pertenecer a los frailes y al que no podían tener acceso los
civiles a menos que los primeros hicieran una invitación para colaborar en la producción, a pesar
de ello es público porque conviven cierto número de personas armónicamente y al mismo tiempo.
Es un lugar cerrado, por estar limitado por las bardas del propio convento y abierto por estar al
aire libre.

Los pasillos: Son los elementos de transición entre los lugares abiertos y cerrados que el edificio
alberga.

I.4 ASPECTOS ESTRUCTURALES


La construcción de cualquier tipo de edificio necesita de trabajadores especializados en hacerlos;
en el caso de México en el siglo XVI, esta clase fue formándose lentamente.

Los templos se levantaban sobre grandes plataformas de materiales sólidos. Su programa


estructural requería del pilotaje del suelo y la simple construcción con postes y dinteles. Las
cimentaciones de mampostería tienen mortero de lodo y cal. En cuanto a los muros se utilizaban
indistintamente el muro de cantería, el muro acompañado y el mixto.

II.1 LENGUAJE ARQUITECTÓNICO.


Los valores de masa se imponen por su monumentalidad, cada elemento de los que integran la
edificación es objeto de un refinado tratamiento artístico que ofrece resultados de gran mérito
plástico.

El cuerpo de la iglesia integra un ritmo de entrantes y salientes que, con los robustos
contrafuertes rematados con almenas, forman la fachada principal rematada con un triángulo
almenado. Esta fachada actúa como plano de fondo para la portada confinada por columnas de
procedencia clásica y acompañada por un soberbio arco abocinado con labrados platerescos.

Junto a la fachada se ensambla a la iglesia la torre campanario que está conformada por un
prisma de gran potencia geométrica, tiene vanos de medio punto y de tipo astillero que le dan un
carácter apretado al volumen. Cabe destacar la planta de la capilla real que tiene forma
cuadrada con estilo de mezquita. Los claustros, se caracterizan por tener toscos y bajos pasillos
con bóvedas de cañón que se abren a un pequeño patio central a través de vanos, y los muros
están ayudados por contrafuertes, de aquí su nombre de “claustros de contrafuertes”. Aunque
este tipo subsistió hasta finales del siglo XVI, la sencillez de su estructura o decoración fue
desapareciendo paulatinamente.

El patio del convento se distingue por una peculiar combinación de ritmos espaciales; el claustro
bajo se compone por una sucesión de contrafuertes tablerados, con el fin de perfilar
verticalmente las líneas de sombra con aberturas de cerramiento ojival. La parte alta de la
arquería continua (de procedencia románica) tiende a reducir su proporción respecto a la planta
interior.

Utilizaban la captura de luz para vitalizar los interiores, lo que caracteriza la sensación que hay
en los interiores conventuales. Hay óculos en forma elíptica, puertas y ventanas puestas en
diagonal sobre los muros, que se alternan con vanos triangulares y circulares. Esto demuestra
como la realidad plástica sobrepasa la utilidad.

ESTILOS ARQUITECTONICOS PREDOMINANTES

Plateresco

Origen del término


El término plateresco procede de una comparación: la que puede efectuarse entre el trabajo
que hacen orfebres y plateros con la decoración abundante que caracteriza estos edificios.
Así pues, en las construcciones platerescas se puede observar la combinación de
numerosos elementos anclados en las últimas tradiciones góticas flamígeras (por ejemplo,
las bóvedas de crucería o los pináculos) con una profusa decoración, sobre todo en las
fachadas, realizada a base de motivos variados: medallones y escudos heráldicos, figuras
humanas, composiciones vegetales, conchas, seres imaginarios, grutescos, etc. Al mismo
tiempo, se observan también elementos que señalan ya las formas renacentistas, como los
arcos de medio punto, los frontones o los entablamentos.
Generalidades
Constituye la primera de las tres variantes sucesivas que se han establecido de modo
general al referirse al renacimiento en suelo hispano (plateresco, purismo y manierismo),
simultaneando su aparición a veces con las últimas obras del gótico.
Se caracteriza por una abundante y menuda decoración a base de grutescos, medallones,
heráldica, figuras humanas y de ángeles, etc, aplicada sobre elementos arquitectónicos
clásicos como frisos, pilastras, frontones, etc., y representa la renovación de la
ornamentación en muros y bóvedas, realizada con admirable minuciosidad y aplicada a
todo tipo de edificios nobles, como palacios, iglesias, universidades o conventos.
Su desarrollo abarca desde las últimas décadas del siglo XV hasta la consolidación del
purismo, hacia 1560.

Renacentista

Hay que tener en cuenta que el recuerdo del mundo clásico no llegó a extinguirse de la
Europa occidental durante toda la Edad Media y llegó a convertirse en un verdadero culto en
los inicios de la Edad Moderna. Este entusiasmo por la antigüedad hace que el arte europeo
cambie de rumbo y se esfuerce por imitar el concepto de la proporción, medida y ordenación
del espacio del arte clásico.

Características

• Elementos sustentantes: muros y columna.

– El elemento sustentante por excelencia es el muro. La columna siempre soporta arcos de


medio punto. El estilo de capitel más empleado es el corintio y junto al el aparecen
el dórico, jónico y compuesto.
• Elementos sustentados:

– Se utilizan las bóvedas de arista o de cañón, aunque es la cúpula la solución más


representativa ya sea para cubrir partes del edificio o el edificio entero. También se utilizan
adinteladas tanto unas como otras suelen aparecer decoradas con casetones.
• Materiales:

– Se utilizan el ladrillo el mármol, y aparejos menudos. Los sillares en algunos casos


son almohadillados.
• Elementos decorativos:
– Destacan áureas ( en forma de corona u orla de hojas de
laurel), guirnaldas, amorcillos, grutesco (motivo decorativo compuesto por seres fantásticos
con formas humanas vegetales y animales complejamente enlazados), candelieri(inspirado en
la forma de los candelabros) y balaustradas. También son importantes los elementos
arquitectónicos del arte clásico como frontones, entablamentos, etc.
• Plantas:

– Desaparece la concepción medieval que se basa en una visión longitudinal hacia el altar
mayor. Partiendo de una planta basilical se llega a las plantas centrales que son las más
características a partir del cinquecentto.
• Arquitectura religiosa:

– Se utiliza la planta longitudinal o central. El interior es ancho buscando la unidad espacial. Se


propugna la pared la pared limpia y luminosa, sin vidrieras, con pequeñas ventanas que dejan
pasar la luz natural. El exterior es muy cuidado buscando la belleza y el interés por el
urbanismo.
• Arquitectura civil:

– Adquiere gran importancia con respecto a la religiosa. El palacio se organiza en torno a un


patio y la fachada se articula en tres plantas separadas por cornisas y rematadas con una por
una gran cornisa. Se utiliza sobre todo el aparejo de sillar almohadillado y se abren un gran
número de ventanas

Conventos Agustinos en Michoacán