Está en la página 1de 10

Revista de Literatura Hispanoamericana

No. 37 ( 1998): 71-80

La poesía de María Calcaño


Lilia Boscán de Lombardi
Instituto de Investigaciones Literarias y Lingüísticas.
Facultad de Humanidades y Educación . L. U.Z.

Resumen
En este artículo sobre la poesía de María Calcaño, Lilia Boscán de Lombardi,
su autora, destaca la experiencia vital de esa controversia) escritora zuliana con una
clara conciencia de mujer libre con derecho a vivir, a amar, a ser feliz y a decir sin
cobardía lo que siente, lo que piensa, lo que espera.
Mujer sensible, adelantada a su época, capaz de correr el riesgo de la censura,
la descalificación y el aislamiento" más que un análisis a sus tres obras: Alas Fata-
les (1935) Canciones que Oyeron mis Muñecas (1956) y póstumamente Entre la
Luna y los Hombres (1961) este trabajo es un reconocimiento a su condición huma-
na a su lenguaje limpio, mágico, amoroso, vivo, y a su poesía, que es un canto de
afirmación de la vida esencial y trascendente".
Palabras clave : Poesía, libertad, mujer, amor, valores sociales.

Recibido: 11-09-98 • Aceptado: 24-11-98


Lilia Boscán de Lombardi
72 Revista de Literatura Hispanoamericana No. 37, 1998

The Poetry of María Calcaño

Abstract
In this article about Maria Calcaño, the author Lilia Boscan de Lombardi
highlights the vital experience of this controversia) zulian writer who had the clear
conscience of a liberated woman with a right to live, to love, to be happy and to say
with courage what she feels, thinks and hopes for. She wasa sensitive woman, far
ahead of her times, capable of risking censorship, disqualification and social exclu-
sion. Instead of an analysis of her three works: Alas Fatales (Fatal Wings, 1935),
canciones que oyeron mis muñecas ( songs which my dolls heard, 1956) and posthu-
mously Entre la Luna y los hombres (Between the Moon and Men, 1961), this paper
is more of a recognition of her human qualities, her spotless, magical loving, lively
language, and her poetry, a song which affirms transcendental and esencial life.

Key words : Poetry, freedom, wome, love, social values.

La lectura de la poesía de María que lucha y no se doblega. Hay mu-


Calcaño es asombro y gozo crecien- chos méritos en la vida y en la poe-
te. Se va penetrando en un círculo sía de María Calcaño, pero la mayor
de intimidad que nos descubre por grandeza radica en su clara concien-
entero a una mujer que amó y vivió cia de mujer libre con derecho a vi-
intensamente. La poesía revela el yo vir, a amar, a ser feliz y a decir sin
profundo, los abismos de sueños y cobardía lo que siente, lo que pien-
quimeras, los miedos ocultos en las sa, lo que espera. Su poesía es cam-
sonrisas amables y en los saludos po de cielo abierto con brisa de
corteses de cada día y de todos los amanecer. Se descorren los velos y
días. La cotidianidad abrumadora se brota fresco como un manantial, el
desvanece en el tejido de versos cla- chorro de luz de su interior. Son ver-
ros y frescos por el que corren rau- sos de amor y de pasión de la aman-
dos sus pensamientos y emociones. te que siente la fuerza de la vida;
Vivió poco, apenas cincuenta años son versos de ternura iluminada por
ya que nació en Maracaibo el 12 de el brillo de ser madre, son versos de
diciembre de 1906 y murió en la tormentosa lucidez por el paso del
misma ciudad el 23 de diciembre de tiempo y la cita con la muerte, son
1956. La vida es un andar difícil sal- versos de la angustia del vivir. Pero
picado de tropiezos y caídas. Pero son ante todo, versos de rebeldía
amanece siempre y se afirma el paso que reivindican a la mujer siempre
con la esperanza y la voluntad del callada, siempre víctima sumisa en
La poesía de María Calcaño 73

una sociedad machista, que protesta- desnudarse íntimamente como lo


ría escandalizada el atrevimiento de hace esta autora. Su rebeldía provo-
ser libre. María Calcaño es una mu- cadora debió parecer un insulto a la
jer que piensa, siente y escribe. Es sociedad conservadora de la época
mujer, es madre y es poeta. Es re- que tenía muy claro los roles de la
belde, es sincera y es libre para sen- mujer. Subestimada intelectualmen-
tir, para vivir y para expresar sus te, la mujer sólo servía para ama de
"gritos indomables": cómo van a casa y madre. Era la responsable del
verme buena hogar y se le negaban otras aspira-
ciones. Lo común era las mujeres si-
sí me truena la vida en las venas lenciosas que reprimían sus más ín-
¡Si toda canción timos deseos no sólo amorosos sino
se me enreda como una llamarada! legítimas aspiraciones de participar
y vengo sin Dios de otra manera, desde otro oficio o
y sin miedo ... (p.34)1 profesión en la vida activa del país.
Para poder el hombre disfrutar total-
La sociedad asfixiante pretende mente de la libertad sin riesgos, ne-
acorralarla en sus códigos de moral cesitaba mantener a su lado a una
establecida y en los usos y costum- mujer dependiente y sumisa. El ac-
bres aceptados. Pero María Calcaño ceso al trabajo ha permitido que pro-
es una mujer muy especial. Esen- gresivamente, la mujer se vaya libe-
cialmente hedonista, ama la vida y rando, aunque el proceso es lento
la disfruta plenamente en todo lo porque pesa mucho el tratamiento
que ofrece y que esté a su alcance. discriminatorio a la mujer que ha
Contempla la naturaleza y se emo- durado demasiado tiempo. Psicoló-
ciona en la soledad de la ensoña- gicamente, muchas mujeres siguen
ción. Piensa y escribe sobre el amor, prisioneras de la "superioridad mas-
sobre la vida, sobre la muerte. Mujer culina" y se siguen asumiendo de-
rebelde y diferente es anticonven- pendientes, débiles e inferiores y lo
cional por su personal forma de pen- que predomina en la mentalidad
sar que la diferencia de la mayoria. masculina es el irrespeto y la subes-
En una ciudad provinciana como era timación a la mujer, incluso siendo
Maracaibo en los años treinta, sería profesionales exitosas. En algunas
un escándalo que una mujer se atre- áreas consideran que muy pocas
viera no sólo, a ser escritora sino a mujeres sean brillantes y si lo son

1 María Calcaño. Obras completas. Ediciones Pancho El Pájaro. Maracaibo. 1996.


Lilia Boscán de Lombardi
..4 Revista de Literatura Nisp n +americc^?a No. 37, 1998

las descalifican como "hombrunas" la escritura el medio para ejercer la


o pocos femeninas y si son capaces crítica social haciendo uso pleno de
de decir lo que piensan y desafían al la libertad, corriendo el riesgo de la
mundo y a la crítica social entonces censura, la descalificación y el aisla-
se les descalifica llamándolas "lo- miento. En efecto, ella afirma:
cas" o anormales.
Por todas estas consideraciones Vivimos casi ignorados
es que María Calcaño se presenta ¡ Y que tenga que ser la muerte
como una adelantada para su tiem- la que nos señale,
po. Es una mujer que se siente orgu- para que la gente nos vea!
llosa de serlo y lo proclama. pero lo p. 224.
que la convierte prácticamente en
heroína es que se enfrenta a la socie- El sentimiento de soledad es rela-
dad haciendo uso del principio más tivo; a veces tiene el dolor de la tris-
elemental y primordial de todo ser teza, pero otras permite la ensoña-
humano: la libertad. María Calcaño ción y la quimera. A veces la sole-
es libre para amar con toda la pasión dad es la renuncia a los demás para
de su ser, es libre para tener todos establecer un diálogo con el yo ínti-
los hijos que quiere, pero lo más di- mo y profundo. A veces la soledad
fícil, es libre para expresar y escribir es riqueza del espíritu, otras veces
sobre los sentimientos, los deseos, es conciencia de desamparo e infor-
las sensaciones experimentadas; es tunio. El hombre por esencia, es un
libre para recrear en la poesía los ser social y necesita al otro o a los
momentos de íntima felicidad y para otros para una relación armónica
comunicar sus más profundas refle- con el mundo. Pero el poeta necesita
xiones sobre la vida y sobre la muchas veces el silencio y la sole-
muerte. dad, la quietud mundana, para pro-
La mayoría de los poemas de Ma- fundizar en sus pensamientos y para
ría Calcaño son expresión de un en- recrear el mundo con la magia in-
tusiasmo dionisíaco, lleno de senti- descriptible del lenguaje poético. La
mientos apasionados y de sensacio- soledad cómplice de la poesía no
nes voluptuosas. Valoriza el cuerpo, duele sino aquella que acompaña a
la sexualidad y el derecho al placer la frustración y al desaliento. Leyen-
y a la felicidad. El hecho de que el do la poesía de María Calcaño se
lenguaje poético sea descubridor y nos revela poseedora de una perso-
desmitificador, atrevido e irreveren- nalidad fuerte, segura de sí misma,
te, sitúa a María Calcaño en el grupo valiente y orgullosa, con una sólida
de los grandes poetas que hacen de autoestima de donde proviene la ac-
La poesía de María Calcaño 75

titud altiva y desafiante que la lleva juiciado y sin mordaza de sombras


a escribir "sentimos la soledad/cuan- que lo oculten.
do hemos dejado de creer en noso- La vida y obra de María Calcaño
tros". Un planteamiento profundo es la afirmación de la mujer inteli-
sobre un tema tan amplio como la gente y sensible, que en medio de la
soledad y lo que ella implica, depre- cotidianidad ennoblece el vivir y lo
sión, neurosis, miedos, etc., la auto- dignifica rompiendo ataduras socia-
ra lo expresa sabiamente en sólo dos les y lingüísticas, fiel a sí misma y a
versos donde valoriza la importancia su sentir, derramándose íntimamente
de la autoestima como guía para en amor, vida y poesía:
anular complejos, sentimientos de
fracaso y temores. María Calcaño es ¡Poeta!
una mujer fuerte y decidida incluso era antes de nacer,
ante la muerte. Sensible e inteligen- y quieren hacerme
te, su poesía es reflexión filosófica mujer insípida.
profunda. En los Micro Poemas, la p. 106
antítesis completa el pensamiento:

¿Y si no fuera la muerte Me ven libertina


la que nos persigue? porque soy rebelde
¿No seremos nosotros de muchas cosas,
los que vamos tras ella? y porque llevo
p. 224 la carne abierta
en rosas.
La muerte es el gran enigma y la p. 105
amenaza constante, pero la autora
con el carácter que la anima no la Escribió tres libros: "Alas fata-
evade sino la confronta personali- les" (1935); "Canciones que oyeron
zándola. El orgullo y la dignidad no mis muñecas" (1956) y póstuma-
da lugar a sentimientos de lástima ni mente "Entre la luna y los hombres"
a espectáculos. Quiere morir sin (1961). Su voz iluminada, va po-
llantos "ni dobles de campanas/ ni niendo nombres a las emociones y
alborotos, ni rezos". (Zeta p. 57). los deseos. No se deja intimidar por
María Calcaño, sobria y elegante el asombro y la censura que provo-
hasta en la muerte nos deja una obra can su poesía franca y resuelta. En
llena de lecciones de vida y de pro- ella vibran la vida y la fuerza de la
fundo humanismo con una propues- pasión y del amor. Un reconoci-
ta novedosa en el lenguaje despre- miento pleno del placer del amor
Lilia Boscán de Lombardi
-6 Rev ista dv 1 iteron tra Him ,erit 37, 1998

como goce físico y estético debió asumido pecadora siente la distancia


ser altamente subversivo y escanda- de Dios, de ahí su irreverencia:
loso. A la mujer se le exigía silen-
cio, recato y asumir la vieja lección ¡ Yo te digo, carne amada!
del placer amoroso como pecado. A Te seguiría aun cuando fueras mala¡
esta dialéctica del bien y del mal, Tú eres la copa de Dios
de la virtud y el vicio se enfrenta y yo me hundo en espantosa,
María Calcaño y asume el reto de insondable burbuja! p. 231.
ser como ella misma dice , Distinta.
Y porque le han enseñado que la
Mujer pecadora pasión es mala ; en otros versos de la
¡ Mujer! sección Micropoemas dice:
p. 47
Ahora que estoy a su lado
Cuando quiere enfrentar a la ¡ Oh, Dios mío, hazme buena;
ideología dominante es víctima de ¡pero consérvame mala
ella y al querer estar por encima de para mantener su fuego! p. 242.
los valores y códigos morales, al
mismo tiempo, confirma el poder de Espíritu indoblegable y luchador
esa ideología represiva al autocalifi- asumió las consecuencias de su re-
carse pecadora con una aceptación beldía pagando un alto costo social
tácita del sexo como pecado. En y psicológico, pero siempre han sido
"Nardo Puro" se identifica con la grandes rebeldes los que se atreven
Magdalena del Evangelio: a explorar nuevos caminos y a se-
pultar dioses del pasado, provocan-
Como la otra perdida do el cambio y el avance de la histo-
traigo miel en la lengua ria. María Calcaño es una adelanta-
y el vientre partido da para su tiempo, de allí su contem-
como luna en menguante poraneidad.
María Calcaño se me revela como
Pero esta mano llena una mujer angustiada por la estre-
de sagrados ungüentos chez y las limitaciones culturales del
en sabores me sube espacio en que vivió. Estrechez
el amor... como a Magdalena... p. 26. mental y cultural insoportables para
una mujer culta y sensible. El hastío
Hay otros poemas donde repite la de la rutina, la mediocridad como
misma idea del amor asociado al pe- norma prendió la chispa de la rebel-
cado y como psicológicamente se ha día. Todo ser humano aspira a una
La poesía de María Calcaño 77

existencia significativa, y a que sus dolorosa angustia. Y si el amor es


acciones le den sentido a la vida, hu- una respuesta y un valioso asidero
yendo del vacío existencial y poten- para no sucumbir en la tormenta del
ciando la autoestima. En la poesía espíritu, la maternidad es agua re-
de María Calcaño el erotismo es la frescante a la que vuelve una y otra
expresión de una angustia profunda; vez, y la poesía es su más alta voca-
el sexo es un vehículo del amor, es ción de encuentro con la imagina-
un medio para expresar la experien- ción y la palabra para dar cuenta de
cia de ese espíritu de fusión total y esa fuerza poderosa que la impulsa a
definitiva que se llama amor, y es en vivir y a desquitarse del dolor de
el amor donde María Calcaño cree vida efímera con la escritura de los
encontrar el sentido de la vida y una versos que desnuda lo más profundo
manera de trascender. de su ser inquieto y soñador y que le
Los dos versos del poema Yo, permiten trascender, eternizarse, "no
son suficientes no sólo para recono- morir del todo" en el decir unamu-
cer la fuerza poética de los símbolos niano. Angustia existencial cuando
sino para penetrar en las honduras confiesa:
del alma atormentada de la autora:
Si yo soy universo!
(Ceniza, fuego, astro, canto completo, sin trabas,
o flor. Mi dolor y mis sueños. Yo) soy del universo. p. 21
p. 19.
Es elocuente también el poema
La vida es comienzo y fin. Es Cosmos donde se identifica con la
placer y dolor, es camino de piedra naturaleza intemporal, fusión del yo
dura con final de muerte sin reme- y del mundo. El ser en su dimensión
dio. El fuego de la pasión, el amor de cuerpo y alma es noche y es alba.
cósmico, ilumina los instantes para El pájaro simboliza el pensamiento
vencer el temor. Fragmentos de pa- y la imaginación, es alma que sueña
raíso en el canto y en los sueños. frente a la vida fecunda y la ilusión
Desde los primeros versos sabemos de amor de la pareja, y después
que la poesía de María Calcaño es Dios, el Absoluto y finalmente la
búsqueda desesperada y en el erotis- amenaza de la muerte que todo lo
mo desbordado subyace el gozo y la ensombrece. Por ser tiempo y estar
angustia del vivir amenazado, la in- hecho de tiempo, el amor, es simul-
certidumbre de lo desconocido. El táneamente conciencia de la muerte
placer es una afirmación de vida y y tentativa por hacer del instante,
un deseo de eternidad no exento de una eternidad. El amor es cálida co-
Lilia Boscán de Lombardi
78 Revista de Literatura Hispan nn? >, ,,ricana No. 37, 1998

rriente que recorre la mayor parte de María Calcaño es entusiasmo al-


la obra de María Calcaño. Es amor borozado por la vida, la bebe con
sorprendido frente a la belleza feme- fruición, siembra y esparce generosa
nina que se ofrenda voluptuosa. Son sus amores, frutos de la vida y del
cantos corporales donde vibra el amor. Es como la tierra, amplia y
alma iluminada. generosa "agrietada de raíces, palpi-
El lenguaje recrea el mundo de tando de vida". En la sección "El
sensaciones y sentimientos, y cada tiempo Inmenso" varios poemas re-
palabra es cuerpo vivo y sangre que crean la fiesta de la maternidad. Los
late apresurada. Poesía erótica o ero- versos ardientes de pasión desborda-
tismo poético. María Calcaño escri- da se transmutan en otros de ternura
be la poesía amorosa con la fuerza y felicidad por el nacimiento del
mágica del lenguaje. Se ausenta en hijo esperado. Orgullo de mujer y de
el silencio oyendo solamente las vo- ser muchas veces madre. Las imáge-
ces de la imaginación, de los pensa- nes poéticas como finos hilos tejen
mientos y los sueños. Sin imagina- estos poemas de felicidad suprema y
ción no hay ni erotismo ni poesía. alguno como Desangre es de honda
Afirma Octavio Paz "la relación en- tristeza por la maternidad frustrada:
tre erotismo y poesía es tal que pue-
de decirse, sin afectación, que el pri- Y esta mañana
mero es una poética corporal y que se me vino del tronco
la segunda es una erótica verbal... El el hijo nuevo...
erotismo es sexualidad transfigura- ¡y se me ha roto el gozo! p. 77
da: metáfora... La poesía erotiza el
lenguaje y al mundo porque ella El lenguaje de los símbolos pro-
misma, en su modo de operación, es pone una lectura profunda. La poe-
ya erotismo y el erotismo es una for- sía de María Calcaño está escrita
ma de la sexualidad animal"2. con un lenguaje límpido y transpa-
Imágenes de amor apasionado te- rente, con profusión de imágenes y
jen un himno de vida, un llamado de algunos símbolos persistentes como
libertad y una invitación a amar: la lluvia y el mar. Hay una identifi-
¡ Mujer! cación con ambos, pero mientras la
ábrete el corazón lluvia tiene un sentido de fertiliza-
que es una flor de llamas, ción relacionado con la vida, el mar
una sola canción. p. 85. es agente mediador de la vida y la

2 Octavio Paz. "La Llama Doble", p. 12.


La poesía de María Calcaño 79

muerte . Es fuente de la vida y es No llores


también símbolo de muerte. La mu- ¡ Míralo!
jer que significa fertilidad, materni- Nos queda el mar. p. 230
dad, es expresada múltiples veces
por la autora acudiendo a la lluvia El amor es el gran tema de la obra
en imágenes intensamente sensoria- de María Calcaño, el que le da senti-
les. "A monte llovido huelen las do a la vida y la enfrenta con la
mujeres". La tierra es surco de mu- muerte . El amor es como una metá-
jer y la lluvia fertiliza y siembra. Si fora de la eternidad, estado de felici-
el cuerpo es como la tierra el alma dad donde desaparece el tiempo, vida
es como el mar. María Calcaño en- y muerte confundidos como en el
frenta con angustia el drama de vivir mar. En el centro de las grandes filo-
amenazado por el tiempo y la muer- sofías está la preocupación existen-
te. No hay remedio , es la dimensión cial, por qué nacemos , por qué mori-
trágica de la vida, pero la muerte mos", "o saber a dónde vamos ni de
vino demasiado pronto y la hundió dónde venimos" como decía Rubén
en el tormento de sufrir el acecho Darío. Respuestas hay muchas y las
constante y el dolor repetido. No religiones y la fe son caminos de es-
hay remedio, dos relámpagos, naci- peranza. María Calcaño , existencia-
miento y muerte y sueños de eterni- lista atormentada, se aferra al amor
dad. En el amor se vislumbra la otra como única certeza de vida, se pro-
vida, se accede a la totalidad, al Ab- longa en los hijos, pero la poesía la
soluto en una identificación cósmica hace eterna y la salva del olvido.
total. Dice María Calcaño: Vuelos de libertad engendraron los
poemas iluminados por el amor y la
"estoy con el mar alegría de vivir, pero ensombrecidos
como se está con un hombre". por la certeza de la muerte. No es fá-
p. 182 cil vivir: "oleaje desbaratado", es
como una tormenta ; pero María Cal-
La infinitud del mar se parece a la caño vivió, amó y creció en la hon-
eternidad . Para María Calcaño el dura de sus versos.
amor es como el mar . Instantes de Su poesía es un canto de
muerte, vislumbres de eternidad. afirmación de la vida esencial y
trascendente.
Lilia Boscán de Lombardi
Rt1 Revista de Literatura Hispanoamericana No. 37, 1998

Bibliografía
BACHALARD, Gastón. La poética del espacio. Edit. F.C.E. México. 1976.
BARTHES, Roland. El Grado Cero de la Escritura. Edit. Gredos. Barcelona. 1977.
CALCAÑO, María. Obras Completas. Ediciones Pancho El Pájaro. Maracaibo. 1996.
PAZ, Octavio. El Arco y la Lira. Edit. F.C.E. México. 1978.
PAZ, Octavio. La Llama Doble. Edit. F.C.E. México. 1982.

Intereses relacionados