Está en la página 1de 9

ARTÍCULO DE OPINIÓN SOBRE EL TEMA

“EL TRABAJO POR PROYECTOS. CONCEPTOS Y PRINCIPIOS BÁSICOS”


“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo comprendo”
Benjamin Franklin (1706-1790)
Mantener a los estudiantes comprometidos y motivados constituye hoy en día un gran reto incluso
para los docentes más experimentados. La investigación evidencia que existen prácticas que
estimulan una mayor participación del alumnado. Estas prácticas implican dejar de lado la
enseñanza mecánica y memorística tradicional para implicarse en un trabajo más retador y
complejo que desarrolle un enfoque transdisciplinar y estimule el trabajo cooperativo. El
aprendizaje basado en proyectos incorpora estos principios.
Utilizar proyectos como parte del currículo no es un concepto nuevo y los docentes los incorporan
con frecuencia a sus planes de clase. Pero la enseñanza basada en proyectos es diferente: no es
un complemento, sino una estrategia educativa integral (holística), un proceso de aprendizaje que
incrementa notablemente el compromiso de los estudiantes y su retención del conocimiento.

No se puede esperar la misma reacción en los estudiantes si son considerados como audiencia
que si se les concede protagonismo. Y difícilmente serán protagonistas si el trabajo escolar es
ajeno a sus intereses. Superar el aprendizaje entendido como una sencilla acumulación
memorística de datos es uno de los principales motivos que justifican el trabajo por proyectos.

Este concepto se vuelve todavía más valioso en la sociedad actual en la que los maestros trabajan
con grupos de niños que tienen diferentes estilos de aprendizaje, antecedentes étnicos y culturales
y niveles de habilidad. Un enfoque de enseñanza uniforme no ayuda a que todos los estudiantes
alcancen estándares altos; mientras que un enfoque basado en proyectos se construye sobre las
fortalezas individuales de los estudiantes y les permite explorar sus áreas de interés dentro del
marco de un currículo establecido. No basta con adquirir ciertos conocimientos sino que se le invita
al alumnado a que desarrolle sus propias ideas al respecto.
Esta estrategia de enseñanza, centrada en los intereses y preocupaciones de los alumnos,
constituye un modelo de instrucción auténtico que los involucra de forma activa en la planificación,
ejecución, presentación y evaluación de experiencias dialogadas de aprendizaje que tienen
aplicación en el mundo real más allá del aula, y les permite aprovechar en su vida diaria las
habilidades y conocimientos adquiridos en clase, logrando una mejor adaptación individual y social.
Las estrategias de instrucción basada en proyectos tienen sus raíces en la aproximación
constructivista que evolucionó a partir de los trabajos de psicólogos y educadores tales como
Vygotsky, Bruner, Piaget y Dewey. Desde el constructivismo se observa el aprendizaje como el
resultado de construcciones mentales; esto es, que los niños aprenden construyendo nuevas ideas
o conceptos, basándose en sus conocimientos actuales y previos.
Lo más importante es que los estudiantes encuentran los proyectos divertidos, motivadores y
retadores porque desempeñan en ellos un papel activo, pues les permite seleccionar los temas que
más les interesan y que son importantes para sus vidas. El compromiso y la motivación posibilitan
el alcance de logros importantes. Cuanto más involucrados estén los estudiantes en el proceso,
mejor retendrán y asumirán la responsabilidad de su propio aprendizaje.
Los principales beneficios del aprendizaje basado en proyectos incluyen un notable aumento de la
motivación, la adquisición de una gran variedad de habilidades y de competencias tales como
colaboración, planificación de proyectos, toma de decisiones y manejo del tiempo. Mediante los
proyectos, los estudiantes utilizan habilidades mentales de orden superior en lugar de memorizar
datos de contextos aislados sin conexión con su aplicación en el mundo real.
Además, el aprendizaje colaborativo permite a los estudiantes compartir ideas entre ellos, expresar
sus propias opiniones y negociar soluciones, habilidades necesarias en su futuro profesional.
Aumenta sus habilidades sociales y de comunicación, y sus habilidades para la solución de
problemas, lo que también favorece su autoestima.
Buena parte de la sociedad se encuentra anclada en una vieja racionalidad que hoy resulta
simplista y rígida. Los planteamientos derivados de la sociedad industrial ya no nos sirven en la
actual sociedad de la información y del conocimiento. Esta se basa en una nueva racionalidad que
demanda cambiar radicalmente la manera de razonar heredada del pasado, su memorismo
normativo, su reproducción simple, y sustituirlo por la cooperación, el sentido de la responsabilidad,
la capacidad de relacionar unas cosas y fenómenos con otros y así descubrir en todo momento los
brotes emergentes de lo nuevo.
Por primera vez en la historia, nos encontramos con que el ciclo de renovación del conocimiento es
más corto que el ciclo de la vida del individuo: lo que aprendemos para formarnos no nos servirá
para toda la vida. En este contexto, el trabajo por proyectos constituye una nueva concepción
educativa y del conocimiento que implica reconsiderar la función de la escuela. Resulta absurdo
vincular la educación exclusivamente al aprendizaje de contenidos que, en buena parte, van a
quedar obsoletos.
La idea del currículo como una construcción que puede llegar a ser completa y acabada es una
idea heredada de paradigmas anteriores que no tiene mucho sentido en la era de la Wikipedia,
cuando la construcción del conocimiento se lleva a cabo por expertos no legitimados por el sistema
académico hegemónico, se realiza de forma horizontal en vez de vertical y no termina nunca, no
tiene final.
Hay que descartar la idea del currículo como objeto. Debe considerarse como un proceso, como
algo en permanente construcción en vez de algo cerrado, como algo que se construye entre todos
en vez de como algo que construye solo el docente. Programar por objetivos no tiene sentido;
impide que lo inesperado y la sorpresa entren en el aula.
Es importante tener en cuenta lo que sucede fuera de la escuela, las transformaciones sociales y
en los saberes, la apertura hacia los conocimientos que circulan fuera del aula y que van más allá
de los contenidos especificados por el currículo básico. Debemos aprender a procesar el ingente
volumen de información que recibimos, reconocer las diferentes versiones de un hecho y plantear
hipótesis sobre las consecuencias de esta pluralidad de puntos de vista. Para comprender el
mundo en el que vivimos tenemos que saber cómo acceder, analizar e interpretar la información.

En el trabajo por proyectos se replantea la función docente como la de un facilitador que ayuda a
problematizar la relación de los estudiantes con el conocimiento, en un proceso en el que el
profesor actúa como aprendiz. Permite desarrollar una actitud investigadora que ayuda a los
estudiantes a dar sentido a sus vidas (aprender de ellos mismos) y a las situaciones del mundo
que les rodea (de lo local a lo global); contribuye a expandir el conocimiento de los alumnos y a
responsabilizarles de la importancia de aprender de los otros y con los otros.
Todo ello favorece el desarrollo de estrategias cognitivas complejas y de competencias de
indagación, interpretación y presentación del proceso seguido al estudiar un tema o un problema,
que por su complejidad favorece el mejor conocimiento por parte de los alumnos y los docentes de
sí mismos y del mundo en el que viven.
Los proyectos pueden contribuir a favorecer en los estudiantes la adquisición de competencias
relacionadas con la construcción de la propia identidad; el desarrollo de sus iniciativas y sus
estrategias; la utilización creativa de recursos; el pensamiento crítico y divergente; la toma de
decisiones; la asunción de responsabilidades; la comunicación interpersonal y la asertividad, es
decir, saber comunicar las ideas y sentimientos o defender sus legítimos derechos sin agredir, pero
sin dejar que la propia voz sea silenciada por quienes más gritan o proyectan formas de exclusión.
Dado que este proceso basado en el intercambio y en la interpretación de la actitud hacia el
aprendizaje de cada alumno es singular, no puede reducirse a una fórmula que pueda aplicarse de
manera repetida. Sólo puede abordarse desde una mirada diferente sobre la realidad escolar y
desde otra forma de acercarse al conocimiento que se construye en la escuela.
Esta estrategia de enseñanza exige cambios y grandes dosis de osadía por parte de las
autoridades, los docentes, las familias y los alumnos. Cambios necesarios y urgentes, pues la
comunidad educativa no puede seguir instalada de manera confortable en una concepción
obsoleta del saber. Debe asumir los nuevos desafíos.
Valencia, 11 de enero de 2015

Referencias Bibliográficas Remixeadas

Acaso, M. (2013). rEDUvolution, hacer la REVOLUCIÓN en la EDUCACIÓN. Barcelona: Paidós.

Carrillo, T. (2001) El proyecto pedagógico de aula. Educere, vol. 5, núm. 15, octubre-diciembre,
2001, (pp. 335-344). Universidad de los Andes. Venezuela. Recuperado
de:http://www.redalyc.org/pdf/356/35651518.pdf
Galena de la O, L. (2006) Aprendizaje basado en proyectos. Investigación en Educación a
Distancia. Revista Digital. Universidad de Colima. Recuperado de:
http://ceupromed.ucol.mx/revista/PdfArt/1/27.pdf

Guzmán, A. y Seijas, L. (2005). Proyectos pedagógicos de aula (P.P.A.). Universidad Rómulo


Gallegos. Venezuela. Recuperado de:
http://www.monografias.com/trabajos25/proyectos-pedagogicos/proyectos-pedagogicos.shtml

Hernández, F. (2000). Los proyectos de trabajo: la necesidad de nuevas competencias para


nuevas formas de racionalidad. Educar, núm. 26, pp. 39-51.

Hernández, F. (2000). Los proyectos de trabajo. Mapa para navegantes en mares de


incertidumbre. Revista de Educaçao, 4.

Northwest Regional Educational Laboratory (2002). “Project-Based Instruction: Creating Excitement


for Learning”. Documento traducido y publicado por Eduteka el 11 de marzo de 2006. Recuperado
de:
http://www.eduteka.org/AprendizajePorProyectos.php

Pozuelos, F.J. (20007). Trabajo por proyectos en el aula: Descripción, investigación y experiencias.
Sevilla: Publicaciones MCEP. Recuperado de:
http://edu.jccm.es/cpr/competenciascuenca/files/libro_trabajo_por_proyectos%281%29.pdf
Publicado por Carlos Trullenque López en 13:00 No hay comentarios:
Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con FacebookCompartir en Pinterest

domingo, 14 de diciembre de 2014


ARTÍCULO DE OPINIÓN SOBRE EL TEMA
“LA PEDAGOGÍA GESTÁLTICA. ORIGEN Y PRINCIPIOS BÁSICOS”
Requería Herón II, rey de Siracusa y pariente de Arquímedes (287 a.C. - 212 a.C.), saber si la
corona encargada al orfebre local era realmente de oro puro. Advirtió el rey a Arquímedes,
expresamente, que no dañase la corona. Arquímedes dio varios rodeos al problema, hasta que un
día, al meterse en la bañera, vino a solucionar el asunto. De acuerdo con lo percibido, pensó que el
agua que se desbordaba tenía que ser igual al volumen de su cuerpo en ella sumergido, por lo
que, trasladando el asunto a la corona de Herón, si medía el agua que rebosaba al meter la
corona, accedería a saber el volumen de ésta, y acto seguido, podría compararlo con el volumen
de un objeto de oro que pesase igual que la corona. Si los volúmenes no fuesen iguales, sería la
prueba de que la corona no era de oro puro. Excitadísimo por el descubrimiento, salió del baño y
corriendo desnudo a palacio, gritaba: ¡Lo encontré! ¡Lo encontré! El griego eurhka (Eureka) pasa a la
posteridad como la expresión que anuncia el descubrimiento.
Arquímedes logró demostrar que la corona tenía mayor volumen que un objeto de oro con el
mismo peso, contenía plata, un metal de menor densidad que el oro.
“La fórmula” fundamental de la teoría Gestalt, puede ser expresada de la siguiente forma:
Hay todos cuyo comportamiento no está determinado por sus elementos individuales, sino donde los
procesos parte se encuentran determinados por la naturaleza intrínseca del todo. Es la esperanza
de la teoría Gestalt el determinar la naturaleza de tales todos”.
Max Wertheimer, lección dada en 1924 a la Sociedad Kantiana de Berlín.
Gestalt es una palabra alemana que significa “forma” pero también puede traducirse como “figura”,
“cuerpo”, “configuración” o “estructura”. Así mismo Gestaltpsychologie es otro término alemán que se
traduce por “Psicología de la forma”.
La Gestalt es una corriente de pensamiento dentro de la psicología moderna, surgida en Alemania a
principios del siglo XX, como una reacción al estructuralismo y al conductismo. Afirma que la mente
configura, a través de ciertas leyes, los elementos que llegan a ella a través de los canales
sensoriales (percepción) o de la memoria (pensamiento, inteligencia y resolución de problemas). Este
planteamiento se ilustra con el axioma el todo es más que la suma de las partes, con el cual se ha
identificado con mayor frecuencia a esta escuela psicológica.
Esta escuela postula que las imágenes son percibidas en su totalidad como forma o
configuración y no como mera suma de sus partes constitutivas. En las
configuraciones perceptivas así consideradas, el contexto juega además un papel
esencial. La Psicología de la Gestalt intentó formular las leyes de estos procesos
perceptivos.
Es importante distinguirla de la Terapia Gestalt, exponente de la
corrientehumanista fundada por Fritz y Laura Perls que surgió en Estados Unidos en
la década de 1960.
Los representantes principales de la Psicología de la Gestalt son Max Wertheimer, Kurt Koffka y
Wolfgang Köhler.
Max Wertheimer (1880-1943) es considerado el fundador de la Gestalt. Se cuenta la anécdota de
que en 1910 durante un viaje en tren camino de Viena, al observar el movimiento aparente de
objetos estacionarios, desde los más lejanos hasta los más cercanos, se preguntó por qué parece
que éstos se mueven. Se bajó del tren en Frankfurt, se compró un estroboscopio de juguete y se
pasó toda la noche en una habitación de hotel tratando de determinar en qué condiciones ocurría
el fenómeno. Ese mismo año le ofrecieron un laboratorio en el Instituto Psicológico de Frankfurt,
donde profundizó su estudio sobre la ilusión del movimiento aparente, fenómeno al que
denominó Fenómeno Phi. Este primer estudio junto con su artículo Estudios experimentales de la
percepción del movimientopublicado en 1912, se considera como el inicio formal de la Escuela de
la Psicología de la Gestalt.
El Fenómeno Phi consiste en una ilusión óptica de nuestro cerebro que hace percibir
movimiento continuo en donde hay una sucesión de imágenes. El proyector
cinematográfico se basa en este efecto para engañar a la mente con la percepción del movimiento
continuo entre fotogramas.
Wertheimer distinguió entre pensamiento reproductivo (repetición mecánica y ciega) y pensamiento
productivo (proceso insight, cierre del campo psicológico para formar una reestructuración global).
Kurt Koffka (1886-1941) participó como sujeto en las investigaciones que estaba realizando
Wertheimer en la Universidad de Frankfurt en 1910. En 1922 publicó el artículo Percepción. Una
introducción a la teoría de la Gestalt en una revista científica norteamericana, lo que llevó a mucho
psicólogos estadounidenses a pensar de forma errónea que la Gestalt solamente se interesaba en la
percepción. Más tarde, en 1935, publicó el libro Principios de la Psicología de la Gestalt, en donde
intentó realizar una presentación completa sobre esta teoría.
Wolfgang Köhler (1887-1967) también participó como sujeto, junto con Koffka, en
las investigaciones de Wertheimer. En 1917 publicó Examen de la inteligencia de
los homínidos, basado en los estudios realizados con chimpancés en Tenerife.
Descubrió que estos utilizan estrategias reflexivas para resolver dificultades y que
no dependen únicamente del aprendizaje por ensayo y error, tal como había
planteado Thorndike. Realizó sus famososexperimentos sobre el insight (intuición,
perspicacia, penetración psicológica) hasta 1920, cuando regresó a Alemania.
Posteriormente, estuvo dando conferencias en muchas Universidades de los Estados
Unidos convirtiéndose junto con Wertheimer en el principal portavoz de la Gestalt.
Köhler formuló uno de los principios más importantes de esta teoría, el concepto
del aprendizaje por el insight, mediante el cual el sujeto comprende una verdad
interna que provoca cambios en la conducta, ya que influye en la conciencia de si
mismo y en su relación con respecto al resto. El insight es el resultado de una
reestructuración súbita, es un darse cuenta, un tomar conciencia, también hace referencia a la
comprensión de la propia conducta, de manera que tiene una enorme importancia psicológica,
puesto que determina la capacidad de auto comprensión y de autoconocimiento y el nivel de
habilidad para establecer conexiones entre nuestro mundo interior, nuestro cuerpo y las
circunstancias del mundo externo.
Sumergido en la bañera, Arquímedes tuvo eso que los psicólogos llaman un insight, una invisión,
un discernimiento, un aprendizaje súbito, sin tanteos, una experiencia de comprensión profunda,
una suerte de inspiración que le permitió una solución súbita, conectada al mundo del inconsciente.
Y es más que probable que cada uno de nosotros hayamos resuelto más de un problema por
invisión, de forma súbita, como por arte de magia, que hayamos tenido la oportunidad de gritar el
¡Eureka! inmortalizado por Arquímedes en algún momento de nuestras vidas.
Será Köhler quien dará el sentido que tiene el término Gestalt, como una suerte de
entidad característica e individual con existencia independiente y que posee forma,
estructura, entre sus atributos. El proceso de aprendizaje está subordinado a la
percepción: la clave para aprender es descubrir la respuesta adecuada, la cual
depende de la estructuración del campo y del surgimiento de una Gestalt.
Según Köhler “nadie puede comprender una partida de ajedrez si únicamente
observa los movimientos que se verifican en una esquina del tablero”. La Escuela
Gestalt basa su estudio en el todo, no en cada una de sus partes. Los
acontecimientos y los objetos se perciben como un todo organizado. La
organización básica comprende una figura (en lo que nos concentramos) sobre
un fondo.
Tanto Wertheimer como Koffka y Köhler tuvieron que emigrar a los Estados Unidos
para escapar de la barbarie nazi y de esta forma empezaron a introducir las ideas
gestálticas entre los psicólogos norteamericanos.
La Gestalt critica fuertemente al estructuralismo y al conductismo, ya que reconoce
la existencia e importancia de los procesos mentales y niega por completo las
propuestas estructuralistas al decir que el todo es mayor y diferente a la suma de
sus partes. Según la Gestalt, la percepción humana no es la suma de los datos
sensoriales, sino que pasa por un proceso de reestructuración que configura a
partir de esa información una forma, una Gestalt, que se destruye cuando se
intenta analizar.
El aprendizaje es considerado como un proceso mental que se da al mismo
tiempo, en el que la mente estructura la situación total del problema, es decir, que
la percepción es un proceso no solo sensorial, sino también cognitivo. El sujeto
organiza la información para generar un todo con un orden específico y ese orden
depende de la configuración mental de la persona, lo cual no es un cambio físico
de la mente, sino más bien un cambio en la manera de cómo el individuo percibe
el ambiente.
Consideraban que los principios de la organización perceptual no sólo explican nuestras
percepciones visuales, sino también las auditivas y táctiles, así como los procesos mentales
superiores como la memoria. Demostraron que el ser humano no percibe las cosas como
entidades sin relación y aisladas, sino que más bien las organiza, mediante el proceso perceptivo,
en totalidades significativas. En cada situación se da una figura o punto de interés y un fondo sin
interés. Mientras hay interés la escena aparece organizada de un modo significativo.
La palabra Gestalt se refiere a una entidad específica concreta, existente y organizada que posee un
modelo o forma definida, relacionando esta idea, sobre todo, con la percepción visual. Sin embargo,
la aplicación del término no se limita, por supuesto, al campo visual, y ni siquiera al campo sensorial
en su conjunto. Aprender, pensar, procurar, actuar, han sido tratados todos como totalidades
significativas.
El fenómeno descrito, que se ubica en el plano de la percepción, también involucra
a todos los aspectos de la experiencia. Es así como algunas situaciones que nos
preocupan y se ubican en el momento actual en el status de figura, pueden
convertirse en otros momentos, cuando el problema o la necesidad que la hizo
surgir desaparecen, en situaciones poco significativas, pasando entonces al fondo.
El enfoque gestáltico es holístico; es decir, que percibe a los objetos, y en especial
a los seres vivos, como totalidades. Como ya hemos dicho varias veces, en
Gestalt "el todo es más que la suma de las partes". Todo existe y adquiere un
significado en el interior de un contexto específico; nada existe por sí solo, aislado.
La Gestalt hace varias aportaciones importantes a la psicología, sobre todo a la
parte cognitiva: las leyes de percepción, que son importantes para entender el
procesamiento de la información visual; la idea de que los seres humanos
percibimos el todo; el postulado de que el pensamiento está configurado en base a
la percepción; y la relación entre sensación y percepción.
Ha mostrado su aplicación especialmente en el ámbito educativo y en psicoterapia. La aplicación de
estas ideas puede llevarse a algo tan ordinario como las frecuentes discusiones con otras personas. Es
factible observar que las dos partes tienen razón si se aprende a adoptar, aunque sea por un momento,
la perspectiva del otro. A esa cualidad se le llama empatía y es una manera saludable de relación con
los demás donde se rompe con un campo perceptible reducido para llegar a uno más amplio y
organizado.
En los ámbitos terapéutico, educativo o cualquier otro, los psicólogos de la Gestalt
aplican diversos principios, según los cuales rige la percepción.Aplicando sus ideas
a la psicología de la educación, Wertheimer sostuvo que era preciso enseñar a los
niños conceptos globales, que contribuyeran a su intelecto general, antes que
inculcarles los detalles, pues cuando los pormenores les son enseñados primero,
a menudo los alumnos se confunden y no logran comprender el significado de lo
que aprenden.
La teoría de la Gestalt constituye, sin lugar a dudas, un caso paradigmático dentro de las teorías del
aprendizaje. Mientras los sujetos del conductismo aprenden de modo asociativo, los de la Gestalt lo
hacen por insight. En los presupuestos de esta teoría el sujeto en su interacción con el medio se
orienta en función de lo que observa/percibe de la situación total y de las relaciones que descubre
entre las partes y el todo. De igual manera, la mente del sujeto es concebida como un campo
cognitivo/significativo total organizado y reestructurado permanentemente por la percepción.
Esta teoría es totalmente opuesta a los principios del conductismo, donde la percepción se
considera una reproducción de los objetos en forma de imagen mental, y el pensamiento una
combinación mecánica de tales imágenes. Además, se rechaza la idea de que el conocimiento
tenga una naturaleza acumulativa o cuantitativa.
Para la Gestalt, la psicología debe estudiar el significado: las unidades de análisis deben ser las
totalidades significativas o Gestalten. Según estos psicólogos, la mente es activa ya que no acepta
pasivamente lo que percibe, sino que busca significados constantemente frente a los estímulos
externos. Es así como durante la percepción en nuestra mente encontramos elementos sensoriales
que se organizan en un significado. De esta forma la mente crea una experiencia unitaria.
Para que lo aprendido pueda ser recordado fácilmente, debe ser integrado a una unidad cognitiva,
es decir, debe ser comprendido. La teoría de la Gestalt subraya que, para facilitar el aprendizaje, el
material debe ser asimilado por comprensión o por integración con materiales aprendidos con
anterioridad. Esta concepción teórica de la Gestalt parte de un número de experimentos
realizados por ellos, sobre la percepción y el pensamiento. Algunas de las investigaciones
consistían en situaciones de aprendizaje que mostraban la superioridad del aprendizaje por
comprensión o reestructuración sobre el aprendizaje memorístico o asociativo.
Los psicólogos de la Gestalt expresan que buena parte del aprendizaje humano es porinsight, o
comprensión súbita, esto significa que el paso de la ignorancia al conocimiento ocurre de forma
repentina. Este punto de vista es muy contrario al paradigma conductista, que plantea el
aprendizaje por asociación. Otra de las diferencias claves entre ambos paradigmas, es que en la
concepción de los gestaltistas, el sujeto aprende no sólo del éxito, sino reinterpretando sus
fracasos.
La teoría de la Gestalt fundó las bases de un nuevo paradigma en el aprendizaje. Propusoun
modelo que contribuyó a solucionar algunos problemas educativos. El enfoque gestáltico tiene en
cuenta que, en el proceso de aprendizaje deben desarrollarse las capacidades intelectuales o
cognitivas, las afectivas y emocionales, así como las acciones (el hacer). En el pensamiento productivo
desempeña un papel clave el convencimiento que tenga el profesor de la importancia que tiene tratar
de atender las particularidades de sus alumnos respecto a aquello que interesa que aprendan.
A pesar de las críticas a la teoría de la Gestalt, no puede dejar de reconocerse el valor que
representa ante postulados que emergieron posteriormente. Al romper con el paradigma
asociacionista y recuperar la conciencia para el estudio del aprendizaje generaron una nueva visión
de la manera de concebirlo.
Aplicar la teoría de la Gestalt en la educación sugiere la necesidad de plantear las
situaciones con una visión global. El docente debe orientar la conducta en base a
relaciones que lleven al alumno a resolver situaciones problemáticas, que lo
motiven a actuar y resolverlas. Ello requiere una enseñanza en la que el alumno sea
su propio constructor del aprendizaje. Estas ideas de cómo aprende el que
aprende, están insertas en muchos de los paradigmas contemporáneos.
Valencia, 24 de noviembre de 2014
ANEXO: Leyes Fundamentales de la organización perceptual
1. Ley de Figura Fondo
Cualquier campo perceptual puede dividirse en una figura contra un fondo. La figura se distingue
del fondo por características como tamaño, forma, color, posición, etc. El cerebro no puede
interpretar un objeto como figura y fondo al mismo tiempo. Esta ley es la de mayor fuerza y
trascendencia, porque puede considerarse que abarca a todas las demás, ya que en todas late
este principio organizativo de la percepción, observándose que muchas formas solo se constituyen
como figuras definidas cuando quedan como superpuestas o recortadas sobre un fondo más
neutro.
2. Ley de la Pregnancia, de la Simplicidad o de la Forma Buena o Previsible
La experiencia perceptiva tiende a adoptar las formas más simples posibles; los elementos son
organizados en figuras lo más simétricas, homogéneas, regulares y estables posibles. En
resumidas cuentas, si una figura resulta más simple al ser interpretada en tres dimensiones que al
hacerlo en dos, el individuo la interpretará de ese modo, saliéndose del plano. Este es otro
principio fundamental y gobierna a las otras leyes. Como desarrollo de esta ley aparecen otras tres:
2.1. Ley de Cierre, de Clausura o de Completamiento de las Figuras
Si una figura está incompleta, el perceptor la completa en su mente añadiendo los elementos
faltantes, es decir, aquellas cosas que no están del todo cerradas o terminadas tienden a ser
percibidas o recordadas como cerradas.
2.2. Ley de Continuidad
La mente continúa un patrón, aun después de que el mismo desaparezca. Cuando algunos
elementos o puntos parece que completan una serie o secuencia dotada de significado, el sujeto las
experimenta como si estuvieran agrupados entre si.
2.3. Leyes de Agrupamiento
La mente tiende a agrupar diversos elementos. Como desarrollo de esta ley aparecen otras cuatro
leyes:
2.3.1. Ley de Semejanza o de Similitud
Nuestra mente agrupa los elementos similares en una entidad. La semejanza depende de la forma,
el tamaño, el color, el brillo y otros aspectos visuales de los elementos. Los datos que son similares
entre si tienden a formar grupos perceptivos.
2.3.2. Ley de Proximidad
Consiste en el agrupamiento parcial o secuencial de elementos por nuestra mente basado en la
distancia entre ellos. Las unidades que se encuentran cercanas en el espacio o en el tiempo son
percibidas como conjuntos.
2.3.3. Ley de Simetría
Las imágenes simétricas son percibidas como iguales, como un solo elemento; esta ley tiene tal
trascendencia, que desborda el campo de la percepción de las formas para constituir uno de los
fenómenos fundamentales de la naturaleza. La biología, la matemática, la química y la física, y hasta la
misma estética, se organizan siguiendo las leyes especulares, simples o múltiples, de la simetría.
2.3.4. Ley de Comunidad
Muchos elementos moviéndose en la misma dirección son percibidos como un único elemento.
Todas estas leyes pueden resumirse en el concepto de que la organización de un campoperceptivo
tiende a ser tan sencilla y clara como lo permitan las condiciones dadas. La persona tiende a agrupar
las cosas de su espacio vital en su campo perceptivo de una manera organizada que se caracteriza por
la simplicidad, la estabilidad, la regularidad y la simetría.

Referencias Bibliográficas:

Arteaga, J.C. (2012) Educación gestáltica: La confluencia entre el pensamiento y


las emociones. eBook Kindle.
Azuaje, D. (2011) Teoría de la Gestalt como Paradigma en las Teorías del
Aprendizaje. Blog Teorías y Paradigmas Educativos.
Díaz, J. (2006). Psicología de la Gestalt.
Fallas Vargas, F. (2008). Gestalt y aprendizaje. Revista Electrónica “Actualidades
Investigativas en Educación”. Volumen 8, Número 1. pp. 1-12. Universidad de Costa
Rica.
https://www.youtube.com/watch?v=uJByHefv4G8
https://www.youtube.com/watch?v=y7L1isPZbdg
Pozo, J.I. (1989). Teorías cognitivas del aprendizaje. (5ª ed.). Madrid: Morata.
Ramos Gascón, M. (1999). Una introducción a la Terapia Gestalt. Valencia:
Instituto de Terapia Gestalt.
Vázquez Bandín, C. (s.f.). Educción y Terapia Gestalt (I).

También podría gustarte