Está en la página 1de 6

¿Qué es la Neumática?

La neumática es la tecnología que emplea un gas, normalmente aire


comprimido, como elemento de transmisión de la energía necesaria para
mover y hacer funcionar diferentes mecanismos. Los procesos consisten en
disponer de la presión de aire y a hacer que esta energía acumulada actúe
sobre los elementos del circuito neumático (por ejemplo los cilindros) para
que estos efectúen un trabajo útil. Como se dijo anteriormente, por lo general
el gas utilizado es el aire comprimido, pero para aplicaciones especiales
puede usarse el nitrógeno u incluso otros gases inertes.
Dicho de otra forma, la neumática utiliza aire comprimido que hacemos
circular por tuberías y esta energía de la que dispone el aire comprimido se
utiliza para mover, abrir, cerrar, etc. elementos del circuito y finalmente
generar automatismos secuenciales.

La facilidad de uso del aire comprimido y el hecho de que pueda ser generado
localmente, hacen que tenga múltiples aplicaciones.
• Como fuente de energía, para el uso en movimiento de maquinaria, actuadores,
soplado, sistemas de frenos, elevación, etc.
• Como aire acumulado, para los sistemas de respiración humana, soplado,
ventilación, procesos biológicos, etc.
Los circuitos neumáticos básicos están formados por una serie de elementos
que tienen la función de la generación de aire comprimido, su
almacenamiento, distribución y control para efectuar un trabajo útil por
medio de unos actuadores llamados cilindros.
La neumática hoy en día, tiene infinidad de aplicaciones como pueden ser la
apertura o cierre de puertas en trenes o autobuses, levantamiento de grandes
pesos, accionamientos para mover determinados elementos en los procesos
productivos, etc.
El control del cilindro, para que realice lo que nosotros deseamos, se hace
mediante válvulas. Estas válvulas, si lo comparamos con la electricidad,
hacen el mismo trabajo que los interruptores, pulsadores, conmutadores, etc.
y mediante tubos conductores por los que circula el fluido (equivalente a los
conductores eléctricos) se transmite la energía de un sitio a otro. Neumática
e hidráulica prácticamente solo se diferencia en el fluido, en uno es aire y en
el otro agua o aceite. La siguiente imagen refleja los componentes y algunos
símbolos.
COMPRESORES NEUMÁTICOS

Para producir el aire comprimido se utilizan compresores que elevan


la presión del aire al valor de trabajo deseado. La presión de servicio es la
suministrada por el compresor o acumulador y será la que exista en las
tuberías que recorren el circuito.
El compresor lleva primero el aire a un depósito que lo almacena a presión,
después este aire del depósito será conducido por los conductos. El depósito
dispone de un manómetro para verificar la presión del aire y un termómetro
para controlar la temperatura del mismo, además también dispone de una
válvula limitadora de presión para la seguridad de la instalación. El filtro
tiene la misión de extraer del aire comprimido circulante todas las impurezas
y el agua (humedad) que tiene el aire. Todos estos componentes se agrupan
en lo que se llama circuito de control.
La principal clasificación de los diferentes tipos de compresores se realiza
por su principio de funcionamiento básico. En este caso, los compresores
quedan divididos en dos grandes grupos:

• Compresores de desplazamiento positivo:


• Compresores dinámicos:

COMPRESORES DE DESPLAZAMIENTO POSITIVO

COMPRESOR DE PISTÓN

En este tipo de compresores, el aire es aspirado al interior de un cilindro, por


la acción de un pistón accionado por una biela y un cigüeñal. Ese mismo
pistón, al realizar el movimiento contrario, comprime el aire en el interior del
mencionado cilindro, liberándolo a la red o a la siguiente etapa, una vez
alcanzada la presión requerida.
COMPRESOR DE TORNILLO

La tecnología de los compresores de tornillo se basa en el desplazamiento


del aire, a través de las cámaras que se crean con el giro simultáneo y en
sentido contrario, de dos tornillos, uno macho y otro hembra. Como se puede
ver en el esquema, el aire llena los espacios creados entre ambos tornillos,
aumentando la presión según se va reduciendo el volumen en las citadas
cámaras. El sentido del desplazamiento del aire es lineal, desde el lado de
aspiración hasta el lado de presión, donde se encuentra la tobera de salida.
COMPRESOR DE PALETAS

Otro diseño dentro de los compresores de desplazamiento positivo, es


el de los equipos que usan un rotor de paletas. El sistema consiste en la
instalación de un rotor de paletas flotantes en el interior de una carcasa,
situándolo de forma excéntrica a la misma.

Como se puede ver en


este esquema, durante el giro
del rotor, las paletas flotantes
salen y entran desde su
interior, formando unas
cámaras entre rotor y carcasa,
que se llenan con el aire. Al
estar situado el rotor en una
posición excéntrica al eje
central de la carcasa, las cámaras van creciendo en la zona de aspiración,
llegando a producir una depresión que provoca la entrada del aire. Según se
desplazan con el giro del rotor, las cámaras se van reduciendo hacia la zona
de impulsión, comprimiendo el aire en el interior.

COMPRESORES DINÁMICOS

COMPRESORES CENTRÍFUGOS RADIALES

En estos equipos, el aire entra directamente en la zona central del rotor,


guiado por la campana de aspiración. El rotor, girando a gran velocidad,
lanza el aire sobre un difusor situado a su espalda y es guiado al cuerpo de
impulsión.
En la imagen, se ve la sección de un compresor centrífugo de levitación
neumática. En dicha sección, se aprecian las dos etapas de compresión donde
se encuentran alojados los rotores.
En estos compresores, el aire entra directamente por la campana de
aspiración (1) hacia el rotor (2) y difusor (3), saliendo a la siguiente etapa o
a la red por la voluta (4).