Está en la página 1de 75

Roberto Esposito

Las personas y las cosas

Del mismo autor Traducido por Federico·Villegas

Categorías de lo impolitico, Buenos Aires, Katz editores, 2006

El dispositivo de la persona, Madrid, 2011

Comunidad, inmunidad y biopolitica, Barcelona, 2009

lnmunitas: protección y negación de la vida, Buenos Aires, 2004

Communitas: origen y destino de la comunidad, Buenos Aires, 2002

El origen de la politica: ¿Hamtah Arendt o Simone Weil?,

Barcelona, 1999

Confines de lo político: nueve pensamientos sobre politica,


Madrid, 1996

Bios, Biopolitica efilosofia, Turin, 2004

L'origine della politica. Hannah Arendt o Simone Weil?, Roma, 1996

Nove pensien sulla política, Bolorua, 1993

La pluralita irrappresentabile: il pensiero politico di Hannah Arendt,

Urbino, 1987

Ordine e conflitto. Machiavelli e la letteratura politica del


Rinascimento, Nápoles, 1984

.!tudeba
La politica e la storia. Machiavelli e Vico, Liguori, Nápoles, 1980

Vico e Rousseau e il moderno Stato borghese, Bari,1976

11 conodmJeDto
Primera edición, 2016 fndice

lID Katz Editores


Cullen 5319
1431 - Buenos Mres
e/Sitio de Zaragoza, 6, 11 planta
28931 Móstoles-Madrid'
www.katzeditor8s.com
© 2016 Editorial Universitaria de Buenos Aires
Sociedad de EconofiÚa Mixta
Av. Rivadavia 157Vl3 (1033) Ciudad de Buenos Aires
Tel.: 4383-8025 I Fax: 4383-2202 7 Introducción
www.eudeba.com.ar
©2014 Giullo Einaudi editore s.p.a., Torino 21 l. PERSONAS
www.emaum.it
21 1. Posesión
© Pollty Press, Cambridge, Reino Unido, 2015
28 2. La gran división
Titulo de la edición original: Le persone e le cose
36 3. Dos en uno
ISBN Argentina: 978-987-4001-04-7
43 4. Uso y abuso
ISBN España: 978-84-15917-24-3
51 5. No-personas
1. Individualismo. 2. Cuerpo Humano. 3. Filosofía.
1. Villegas. Federico, trad. n. Titulo.
59 n. COSAS
CDD 190

59 1. La nada de las cosas


El contenido intelectual de esta obra se encuentra 66 2. Res
protegido por diversas leyes y tratados internacionales
que prolúben la reproducción integra o extractada, 73 3. Las palabras y las cosas
realizada por cualquier procedimiento, que no cuente 80 4. El valor de las cosas
con la autorizaci6n expresa del editor. 88 5. Das Ding
. Diseño de colección: tholon kunst
97 III. CUERPOS
Impreso en España por Romanya Valls S.A.

08786 Capellades
97 1. El estatuto del cuerpo
Depósito legal: M-12999-2016
105 2. El poder del cuerpo
114 3. Existir el cuerpo Introducci6n

133 4. El alma de las cosas


133 5. Cuerpos políticos

143 Notas

Si hay un postulado que parece haber organizado la


experiencia humana desde sus orígenes, es el de la di­
visión entre personas y cosas. Ningún otro principio
tiene una raíz tan profunda en nuestra percepción, e
incluso en nuestra conciencia moral, como la convic­
ción de que no somos cosas; puesto que las .cosas son
lo contrario de las personas. Sin embargo, esta idea
que nos parece casi naturalmente'obvia es, en realiaád,
el resultado de un largo proceso de regulación que ,ha
recorrido la historia antigua y moderna modificando
sus contornos. Cuando en las Instituciones el jurista
romano Gayo identifica en las petsonas y en las cosas
las dos categorías que junto a la$, acciones judidales
constituyen la materia del derecho, no hace más.que
conferir un valor legal a un criterio que ya estaba'am­
pliamente aceptado. Desde entonces, esta distinciÓn
ha sido reproducida en todas las ,modernas codifica­
ciones y ha devenido el antecedente que hace de fondo
implícito a todas las otras argumentaciones; tanto de
8 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS
INTRODUCCiÓN I 9

carácter jurídico, como también ftlosófico, económico, para nosotros algunos objetos del arte o de la tecno­
político, ético. Una vertiente divide el mundo de la vida logía, aparentemente dotados de una vida propia que
en dos áreas definidas por su mutua oposición. Usted se comunica de alguna manera con la nuestra.
está de este lado de la división, con las personas, o del Este paralelo entre las sociedades antiguas y la ex­
otro lado, con las cosas, no hay ningún segmento in­ periencia contemporánea es en sí mismo una prueba
term~dio que pueda unirlas. de que nada desaparece de la historia sin dejar huellas,
!
No obstante, los estudios antropológicos refieren '1 aunque se reproduce en modalidades que a menudo
una historia diferente, ambientada en una sociedad en son incomparables. También demuestra el hecho de
la cual las personas y las cosas forman parte del mismo que el horizonte moderno, genéticamente compuesto
horizonte, donde no solo interactúan sino que se com­ de la confluencia entre la ftlosofía griega, el derecho
plementan recíprocamente. Más que meros instru­ romano y la concepción cristiana, no agota el arco de
mentos u objetos de propiedad exclusiva, las cosas posibilidades. En la época de su declinación, parece
constituyen el ftltro a través del cual los hombres, to­ perftlarse una fisura del modelo dicotómico que du­
davía no modelados por el dispositivo de la persona, rante tanto tiempo ha contrapuesto y subordinado el
entran en relación entre ellos. Conectados en una prác­ mundo de las cosas al mundo de las personas. Cuantos
tica que precede a la segmentación de la vida social en más objetos tecnológicos se incorporan, con el cono­
los lenguajes separados de la religión, la economía yel cimiento que los hace fungibles -una suerte de vida
derecho, ellos ven las cosas como seres animados ca­ subjetiva- tanto menos posible es agruparlos en una
paces de influir sobre su destino y, por lo tanto, mere­ función exclusivamente servil. Al mismo tiempo, a
cedores de un cuidado especial. Para comprender a través del uso de las biotecnologías, las personas que
estas sociedades, no podemos mirarlas desde el ángulo en una época parecían mónadas individuales, ahora
de las personas o las cosas, necesitamos examinarlas pueden alojar dentro de sí mismas elementos que pro­
desde el punto de vista del cuerpo. Este es el lugar vienen de otros cuerpos e incluso materiales inorgá­
sensible
, . donde las cosas
. parecen interactuar con las nicos. De este modo el cuerpo humano deviene el
personas, hasta el punto de devenir una suerte de pro­ canal de tránsito y el operador, muy delicado sin duda,
longación simbólica y material de ellas. Para tener una de una relación cada vez menos reducible a una lógica
idea de esto, podemos referirnos a lo que hoy significan binaria.
10 I lAS PERSONAS Y lAS (OSAS INTROOUÚIÓN. I 11

Pero antes de buscar una manera diferente de ver viviente. Así como una máscara nunca se adhier~ com­
las cosas y las personas desde el punto de vista del pletamente al rostro que la cuq~e, la persona jurídica
cuerpo, debemos reconstruir las coordenadas que du­ no coincide con el cuerpo del ser humano al que se
rante tanto tiempo han mantenido, y todavía mantie­ refiere. En la doctrina jurídica romana, más qu~ indi­
nen, la expériencia humana dentro de los confines car al ser humano como tal, persona se refiere';a1 rol
excluyentes de esta ecuación binaria. Esto ha ocurrido social del individuo, mientras que en ra doctrina cris­
porque la dimensión corporal es exactamente lo que tiana la persona reside en un núcleo espiritual irredu­
ha sido excluido. Desde luego, esto no tuvo lugar en el cible a la dimensión corpórea. Sorprendentemente, a
dominio de las prácticas, que siempre han girado en pesar de las metamorfosis internas de lo que bien po­
torno al cuerpo, tampoco en el dominio del poder, que dríamos definir como "dispositivo de la persona': ésta
se mide porlas diversas capacidades para controlar lo nunca se libera de la fractura original. El antiguo de­
que el cuerpo produce, sino en el campo del conoci­ recho romano fue el primero el?- crear esta escisión en
míen to, sobre todo jurídico y filosófico que, en general, la especie humana, dividiendo a la humanidad en
tiende a eliminar la especificidad del cuerpo. Dado que umbrales de personalidad decreciente que iban desde
no entra en la categoría de persona ni en la de cosa, el el estatus de pater hasta el cosificado del esclavo; frac­
cuerpo ha oscilado por largo tiempo entre una y otra, tura que en la doctrina cristiana: está situada en la dis­
sin encontrar un lugar permanente. Mientras que en en
tinción entre alma y cuerpo, y la filosofía moderna
la concepción jurídica romana así como en la teológica en la diferencia entre sustancia pensante (res cogitans)
cristiana, la persona nunca ha coincidido con el cuerpo y sustancia extensa (res extensa)~ En cada uno d~ c:;stos
viviente que la encarnaba, también la cosa ha sido de casos, el bios se divide de diversos modos en dos áreas
algún modo descorporeizada al ser reducida a la idea de diferente valor, una de las cUaIes está subordinada
o la palabra en la tradición filosófica antigua y mo­ a la otra.
derna. En ambos casos, es como si la división de prin­ E! resultado es una dialéctica' entre personaliiadón
cipio entre persona y cosa fuera reproducida en cada y despersonalización que de cuando en cuando na sido
una de las dos, separándolas de su contenido corpóreo. reelaborada en formas nuevas" En la antigua Roma,
Con respecto a la persona, ya el término griego del una persona era alguien que, entre otras cosas, poseía
que proviene explica la brecha que la separa del cuerpo seres humanos también ellos incluidos en el régimen
12 I LAS PERSONAS Y LAS (O SAS NTRODUCCIÓN I 13

de las cosas. Este era el caso no solo de los esclavos sino constituido por el nudo que une las dos categorías de
también, en diferentes grados, de todos los individuos personas y cosas en las mismas consecuencias divisorias.
que eran alieni iuris, no dueños de sí mismos. l:1na Para comprender el sentido de este nudo, no debemos
relación de dominio que se reproduce, en la filosofía perder de vista la paradójica intersección entre unidad
moderna hasta Kant y otros, en la descomposición de y división, que hace de una el lugar de realización de la
la identidad subjetiva en dos núcleos asimétricos, uno otra. Dado que están fracturadas por la misma división,
destinado a dirigir al otro según su propio juicio in­ a pesar de ser contrarias, las personas y las cosas com­
flexible. No sorprende que en esta concepción el hom­ parten una similitud. En los protocolos sobre los cuales
bre sea considerado un compuesto de racionalidad y se fundamenta nuestro conocimiento, las cosas están
animalidad, calificable como persona solo en la medida afectadas por una separación similar a la que divide a
que sea capaz de dominar al animal que lo habita. El las personas, lo cual hace que pierdan progresivamente
hecho de que esto coincida con la esfera del cuerpo, su sustancia. Si bien el derecho considera las cosas desde
naturalmente sometido a instintos y pasiones, explica el punto de vista formal de las relaciones de pertenen­
su exclusión de la esencia plenamente humana del cia, prescindiendo de sus contenidos materiales, la me­
hombre. Sin embargo, lo que ha sido excluido porque tafísica produce un efecto similar al despojar a las cosas
es ajeno al binomio entre persona y cosa, es precisa­ de su parte "carnal". La cosa fue dividida de si misma
mente el elemento que permite el tránsito de una a tan pronto como se enraizó en una idea trascendente,
otra. En efecto, ¿cómo fue posible para generaciones como hizo Platón, o incluso en un fundamento inma­
enteras de hombres, reducir a los otros seres humanos nente, como hizo Aristóteles. En ambos casos, antes que
al estado de cosas, si no para someter totalmente sus coincidir con su existencia singular, las cosas fueron
cuerpos a su voluntad? . sometidas a una esencia que las superaba, situada ya
Pero este no es más que el primer vector de la recons­ sea en el exterior, ya en el interior de estas. Incluso He­
trucCión genealógicaaqui delineada. A este vector se le gel, en un horizonte dialéctico diferente, afirma la cosa
.cniza otro, opuesto ycomplementario, que le hace de sobre el fondo de su negativo. Esta implicación entre
coIitrapunto. Al proceso de despersonalización de las "ser" y"nada" [ente y ni-ente en italiaIio], que surgió
personas le corresponde el de desrealización de las co­ como consecuencia de la moderna reducción de la cosa
sas~ El epicentro terriático y teórico de este libro está a objeto, es lo qu~ Heidegger llamó nihilismo.
'.

~ ,l
14 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS INTRODUcCiÓN ¡' 15

También el lenguaje produce un efecto de despoja­ cional no pueden ocultar el e~~cto de pérdid~ que
miento similar cuando designa la cosa. Al transformar determina para quien la posee., . .
la cosa en una palabra, el lenguaje la despoja de su La tesis de las páginas siguientes reside en que la
realidad y la c6nvierte en un signo puro. El nombre de única manera de desatar este rtpdo metafísico entre
la rosa no solo difiere de la rosa real sino que, además, cosa y persona es abordarlo desde el punto de viSta dei
anula su cualidad concreta de flor, convirtiéndola en cuerpo. Dado que el cuerpo humano-no coind.d~ ni
un significante general. En este efecto divisorio, hay con la persona ni con la cosa, abre una perspectiva que
algo más que la brecha que Foucault vio abrirse entre es ajena a la escisión que cada una de ellas proyecta
las palabras y las cosas al comienzo de la era moderna; sobre la otra. Antes he mencionado a las sociedades
algo que concierne más a la forma inherentemente antiguas que se caracterizaban p()r tipos no comercia­
negativa del lenguaje humano. El lenguaje puede "de­ les de intercambio. Pero sin duda no es a ellas '7a un
cir" la cosa solo negándole su presencia real y transfi­ pasado irrevocablemente perdidtr- a las que alude este
riéndola a un plano inmateriaL Si pasamos, con una libro. No podemos ir más allá de la era moderna~·ni en
amplia oscilación del compás, de la esfera lingüística el plano del poder ni en el del conocimiento, si 'nos
al terreno de la economía, asistimos a un proceso no dirigimos hacia atrás. El paralelo que se establece es
demasiado diferente. La reducción de la cosa a una con una línea de pensamiento que, desde el interior
mercancía, a un producto de consumó y luego a un de la modernidad, recorre una trayectoria diferente de
material de desecho, determina un efecto igualmente la que va, vencedora, de Descarte'sa Kant. Los nombres
divisorio. Multiplicada por una producción que es de Spinoza y Vico así como, luego, el solitario de Nietzs­
potencialmente ilimitada, la cosa pierde su singulari­ che, remiten a una relación con el cuerpo que está muy
dad y deviene un equivalente de otras infinitas. Una apartada de la dicotomia cartesiana entre res cogi~ans
vez alineada en un inventario de objetos intercambia­ y res extensa. Es una relación que pretende hacer del
bles, la cosa está en condiciones de ser reemplazada cuerpo el único lugar de unificación de nuestra eXpe­
por un artículo idéntico y luego, cuando ya no sirve, riencia individual y colectiva. .
es destruida. Incluso aquellos pensadores que, a partir Desde esta perspectiva, el cuerpo no solo reconStruye
de Walter Benjamin, vieron la reproducción tecnoló­ la relación entre personas y cosas hecha añicos por la
gica como algo que liberaba a la cosa de su aura tradi- gran división de Gayo, sino que recorre a la inversa esa
16 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS INTRODUCCiÓN I 17

q-ansición moderna de la res al obiectum, que ha termi­ Sin embargo, en lo que concierne a su significado
nado por vaciar a la cosa del interior. La rama de la filo­ polivalente, el cuerpo humano también asume una
soBa del siglo XX que reinterpreta la relación entre las función política que hoy ha devenido absolutamente
personas y las cosas a través de la lente del cuerpo es la central. Desde luego, la política siempre ha tenido una
fenomenología, sobre todo la francesa. Para estos pen­ relación privilegiada con el cuerpo de los individuos
sadores el cuerpo del hombre tiene una doble función. y de las poblaciones. Pero lo que hasta un cierto mo­
La primera es llenar el hueco en los seres humanos entre mento pasó por una serie de filtros categóricos y me­
logos y bias, producido por el dispositivo separador de la diaciones institucionales ahora ha llegado a ser una
persona; y la segunda es restituir al objeto intercambia­ cuestión directamente afectada por las nuevas diná­
ble su carácter de cosa singular. En este sentido, es como micas políticas. Más que un simple telón de fondo, la
si las cosas, cuando están en contacto con el cuerpo, ad­ vida biológica es cada vez más un objeto de poder, y
quirieran ellas mismas un corazón que las reconduce al está sometida a él. Este es el paso crucial que, adelan­
centro de nuestra vida. Cuando las salvamos de su des­ tándose a otros pensadores, Michel Foucault llamó
tino serial y las reintroducimos en su escenario simbólico, "biopolítica'~ aludiendo específicamente al papel pro­
nos damos cuenta que son parte de nosotros no menos minente desempeñado por el cuerpo. Mientras que en
de lo que nosotros somos parte de ellas. Hoy, la tecno­ la era moderna el individuo estaba confinado a la no­
logía biológica de implantes y trasplantes -que introduce ción formal de "sujeto de derecho", ahora tiende a
en el cuerpo del individuo los fragmentos de los cuerpos coincidir con su dimensión corpórea. Pero también el
de otras personas o incluso de cosas en forma de má­ pueblo entra en una relación inédita con una corpo­
qu~as corpóreas- representa una transformación que reidad constituida de necesidades, anhelos y deseos
derriba las fronteras de la propiedad personal. Contra que involucran la vida biológica en todas sus facetas.
toda perspectiva n?stálgicamente reactiva, esta antro­ En este sentido, el cuerpo ha llegado a ser cada vez más
potecnologÍij -nuestra capacidad de modificarnos a la cuestión en juego para los intereses competidores
no~otros mismo~.debe ser vista no solo como un po­ -de naturaleza ética, jurídica y teológica- y, por lo
sibl~ riesgo, sino c~~o un recurso crucial para el animal tanto, el epicentro del conflicto político. Sin embargo,
inherentemente tecnológico que siempre hemos sido
• --l. esta nueva centralidad del cuerpo puede conducir a
desfIe nuestro origen. consecuencias diferentes e incluso opuestas, es decir,
18 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS " INTRODUCÚÓN '1 19

de un tipo excluyente o bien inclusivo. Mientras que, inevitablemente, en el mundo del espectáculo o como
reducido a ~u dimensión racial, el cuerpo ha sido ob­ ocurrió en el pasado en el caso de los líderes totruita­
jeto de una :exclusión que ha llegado al extremo de la rios- ya no es separable de la exhibición continúa' de
aniquilación, en su forma colectiva puede convertirse su cuerpo, en una superposició¡{de la dimensión pú­
en el agente de la reestructuración política dentro de blica y la privada que nunca ha sido tan completa.; ,
un pueblo y entre los pueblos. En el otro polo del cuadrante político, a esta incor­
Como muchos conceptos políticos fundamentales, poración biopolítica de la persona responde el cuerpo
la noción de "pueblo" implica una dualidad inherente colectivo e impersonal, compuesto de las masas de
que tiende a separarlo de sí mismo. Por un lado, se trata mujeres y hombres que ya no se reconocen en los ca­
de la totalidad de los ciudadanos en una forma que nales de representación. Desde luego, la composición
coincide con la nación. Pero, por otro lado, desde el de estas subjetividades políticas varía de acuerdo ~on
antiguo de'"!os griego, el pueblo también designa a la las situaciones y los contextos. Pero lo que entrevemos
parte de él que es subalterna y, estrictamente hablando, en el resurgimiento de los movimientos de protesta
plebeya o "popular': Como el dispositivo de la persona, que hoy llenan las plazas de gran'l'arte del mundo es
el pueblo inCluye en su interior una zona por otro lado la inevitable expansión de las instituciones de lji de­
, I

excluida y Iharginada. Se podría decir que una gran mocracia más allá de sus confines clásicos y modernos.
parte de la historia política occidental gira en tomo a Sin duda, en esas multitudes hay algo de natu~~za
este margen cambiante que al mismo tiempo une y diferente, algo que precede inchíso sus reivindi¿ado­
separa los "dos" pueblos existentes en cada pueblo. nes, constituido precisamente po¡.la presión conjurta
Desde la antIgua metáfora de los "dos cuerpos del rey" de los cuerpos que se mueven al unisono. Lo qu~ esos
siempre ha existido una disparidad -entre la cabeza y cuerpos indican, con un carácter irreductible al perfil
el cuerpo, el 'rey y el pueblo, la soberanía y la represen­ desencarnado de la persona, es una reunificaci6n de
tación- en el cuerpo político que aseguraba su funcio­ las dos partes del pueblo que ya no pase por la excl\lsión
nalidad. Hoy, en el régimen biopolítico contemporá­ de una de ellas. En resumen, la, tarea a la que estos
neo, esta discrepancia se ha hecho aún más tangible eventos parecen convocarnos ~'a la ruptura de ,esa
por el ingreso del cuerpo en cada dinámica política máquina teológico-política que d.esde tiempos impe­
significativa. La persona del líder -como ocurre hoy, moriales unifica al mundo a través de la subordinación

¡:'\
20 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS

de su parte más débil. Hasta qué punto esta convoca­ I


toria tendrá una respuesta en la acción, todavía queda Personas
por verse. No obstante, una cosa es cierta: ningún cam­
bio real en nuestras formas políticas actuales es ima­
ginable sin una modificación igualmente profunda de
nuestras categorías interpretativas.

1. POSESIÓN

Desde tiempos inmemoriales nuestra civilización se


ha basado en la más nítida división entre personas y
cosas. Las personas han sido definidas, sobre todo, por
el hecho de no ser cosas, y las cosas por el hecho de no
ser personas. Entre las dos parece no haber nada, ni el
sonido de las palabras ni el alboroto de los cuerpos. El
mundo mismo no parece ser más que la falla natural
a través de la cual las personas adquieren o pierden las
cosas. El derecho romano, a partir de las Instituciones
de Gayo, estableció la división entre las acciones, las
personas y las cosas como el fundamento de todos los
sistemas jurídicos (Inst., 1, 8). Si bien esta obra está
lejos de representar toda la concepción jurídica ro­
mana, su influencia en toda la modernidad ha sido
decisiva. Pocas formulaciones han ejercido un efecto
l.! de esta magnitud durante tanto tiempo. Toda la expe­
riencia humana ~stá dividida por una línea que no
22 I l AS PE RSONAS Y l AS (O SAS PERSONAS 23 I

prevé otras posibilidades. Cada entidad de la cual se que todavía hoy llamamos "patrllnonio", con referen­
ocupa el derecho, si no es una acción, se trata de una cia al patero Deberíamos reflexionar sobre el hechb de
persona <> de una cosa, de acuerdo con una simple y que la idea de "bien" coincide con !la de cosa poseída,
clara distinción: una cosa es una no-persona y una pues un bien. no es alguna entidad positiva ni un modo
persona es una no-cosa. de ser, sino aquello que se posee:2' Esto testimonia la '
La relación entre ellas es de dominación instrumen­ el
absoluta primacía del tener sobre ser, que desde hace
tal, en el sentido que el rol de las cosas es servir o al mucho tiempo ha caracterizado a nuestra cultura. Así
menos pertenecer a las personas. Dado que una cosa pues, una cosa no parece ser ante todo lo que es sino,
es algo que pertenece a una persona, entonces quien­ más bien, lo que alguien tiene. Es una posesión' que
quiera que posea cosas disfruta del estatus de persona nadie más puede reclamar. Si bien las cosas han sido
y puede ejercer su dominio sobre ellas. Sin duda, hay dadas al ser humano en común, siempre terminan en
algunas cosas que no es posible dominar y que, en posesión de un propietario que" puede disponer de
realidad, de algún modo nos dominan porque son más ellas, usarlas e incluso destruirlas como le plazca. Están
poderosas que nosotros, como las fuerzas de la natu­ en las manos de quien las posee.
raleza: la altura de las montañas, las olas del océano y Esta última expresión debe ser entendida en su sen­
el temblor de la Tierra. Pero, en general, las cosas se tido más literal. La mano que aferra y retiene es uno
consideran "esclavas silenciosas"1 al servicio de las per­ de los rasgos distintivos de la especie humana. "Muchos
sonas. Literalmente, están en el lugar de los siervos. "Si animales -observa Canetti- aferran con la boca pro­
cada instrumento -sostiene Aristóteles, citando un vista de dientes, en lugar de las garras o las zarpas.
célebre verso de la ¡liada (XVII, 376)- puede cumplir Entre los hombres, la mano que aferra la presa ha lle­
la función que se le ha ordenado, los maestros artesanos gado a ser el verdadero símbolo de poder".3 Cuando
no tendrían necesidad de subordinados, ni los amos de hablamos de nuestra mano como el órgano que hu­
esclavos" (PoI., 1, 4, 1253b-125~). Necesitamos de las maniza al mundo, creando artefactos o sellando pro­
cosas. Sin ellas, las personas estarían privadas de todo mesas, se suele ignorar un acto mucho más antiguo
aquello que necesitan para vivir y, finalmente, de la que es el de la pura apropiación. La cosa es ante todo
vida misma. Por esa razón, las cosas que poseemos se de quien la toma. Un objeto que está "al alcance de la
defmen como "bienes'~ cuya totalidad constituye lo mano" significa, más que ser fácilmente accesible, estar
24 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS PERSONAS I 25

en el puño de quien lo posee. Para reclamar la perte­ miento se rechazaba y despreciaba. Se desarrolló una
nencia disputa~a de una cosa en el Foro romano, los suerte de religión estatal de la guerra, con el creci­
litigantes ponían físicamente una mano sobre ella ante miento más rápido posible como su objetivd~5 Durante
el magistrado. Cruzar las manos sobre la cosa en dis­ milenios el principal móvil de la guerra era el saqueo.
puta, Conserere manum, era una gesto estrechamente Por eso ningún comandante tradicional habría osado
relacionado con el acto físico de asirla.4 Para comple­ prohibirlo a sus hombres. Durante un tiempo incal­
tar el ritual de la propiedad, el sujeto que afirmaba ser culable, la captura de las cosas, del botín acumulado a
_el propietario la tocaba con una varilla (la [estuca) los pies del vencedor, ha determinado las relaciones de
mientras pronunciaba la fórmula solemne "Declaro poder entre los seres humanos. La misma tierra es la
que esta cosa me pertenece, de acuerdo con el derecho primera cosa de la cual se apodera el ejército invasor,
quiritario~ El criterio de propiedad prevalecía incluso ocupándola, conquistándola y confinándola. La victo­
sobre la identi~d de la cosa. El elemento que calificaba ria militar le sonríe a quien logra apropiarse -de un
esencialmente a la cosa no era su contenido sino su ser territorio determi~ado, sobre el cual plantar una ban­
de alguien y de ningún otro, en una forma irrefutable. dera diferente de la que antes ondeaba. Desde ese mo­
Esta práctica judicial remite a un ritual aún más mento, todas las cosas incluidas en ese territorio son
antiguo, en boga en el Lacio primitivo, asociado con propiedad del nuevo amo.
la declaración de guerra. Tito Livio refiere que la de­ La relación entre guerra y propiedad precedió a la
claración era precedida por un pedido de restitución relación jurídicamente definida, especialmente en la an­
"de las cosas retenidas de un modo ilegítimo por el otro tigua Roma, la "patria" del derecho. Durante centurias
pueblo. Pedir las cosas, Res repetere, era la última ad­ la guerra fue el único medio de adquirir algo inacce­
vertencia antes de tomarlas por la fuerza. Si no eran sible para los pueblos sin otr<;>s recursos. Este era el
entregadas, des¡més de la invocación a los dioses, lle­ modo más común de adquirir propie~ad, hasta tal
gaba la de,larac.i~n de guerra (1,32,5-14). En definitiva, punto que durante mucho tiempo la piratería fue con­
la guerra mis~a se hacía siempre por las cosas; para siderada más honorable que el comercio. En su origen,
defender las propias o para adquirir mediante la vio­ la propiedad siempre alude a una apropiación previa;
. lencia las cosas ,del otro. Como observa Canetti, fmal­ en su forma primordial, la propiedad no es transmitida
mente "cualquier otra forma más paciente de creci- ni heredada, es arrepatada. Como podríamos suponer,
26 I LAS,PERSONAS y LAS COSAS PERSONAS I 27

tanto la transferencia de la propiedad como lo que más piedad regulada jurídicamente, perQ la primera propie­
tarde se llamaría el derecho de sucesión eran descono­ dad nacía siempre de la ocupación\de un espacio vacío
cidos en la antigua ley. La propiedad no tenía nada de­ o de la apropiación de un objeto sindueñ.o. La cosa que
trás de sí, excepto el acto que la convertía en tal. 6 En la todavía no había caído en manósi de nadie estaba a
Roma más antigua no existía el delito de hurto, e incluso disposición de cualquiera que se apropiara de ella. El
las primeras damas romanas eran objeto de un rapto primer propietario coincidía con el priIñer ocupante,
mítico de los pueblos vecinos para infligir un daño a así como un animal salvaje pertenecía a aquel que lo
Roma. Al afirmar que los romanos creían que "todo había avistado primero. Con respecto a este acto inicial,
lo que capturaban de un enemigo se consideraba ab­ el ius tenía solo un rol de garantía. La ley protegía al
solutamente propio" (4,16), Gayo sostenía que, en lo propietario de alguien que lo amenazara o le disputara
que concernía a las cosas adquiridas, no había un lí­ su título de propiedad, depositando sobre éste el peso
mite insuperable entre la ley y la violencia. El posible de la prueba.7
nexo etimológico entre praedium (bienes raíces) y En su esencia, el derecho romá,tio era patrimonia­
praeda (botín, propiedad capturada en la guerra) im­ lista. En este sentido, tenía razÓn Rudolf Jheting
plica el he:cho de que el fondo territorial está asociado cuando afirmó que en sus bases r~dicaba la pura rela­
a la praedatio (depredación, expoliación). No por ca­ ción económica.8 Incluso el Estado, en la medida que
sualidad los actos públicos que se relacionaban con la se pueda usar este término para describir a la antigua
compra y la venta estaban representados por una lanza Roma, se consideraba siempre á~partir del derecho
clavada en el terreno para expresar la fuerza del dere­ privado. Por esa razón, no existía una verdadera teoría
cho adqu~rido. En comparación con la aguda punta de la soberanía ni un concepto subjetivo del derecho.
de la lanza, la madera redondeada del bastón no era En otras palabras, no era el título jUrídico lo que hacía
más que un débil símbolo. Para que algo llegara a ser a alguien dueñ.o de un bien, sino su propiedad efectiva.
propio de un modo inequívoco, debía haber sido arran­ La vindicatio in rem, es decir, la reivindicación de la
cado de la naturaleza o de otros hombres. En un sentido cosa, consistía en decir res mea est (la cosa es mía), no
estricto, era propio aquello que se asía con la mano, ius mihi est (es mi derecho), lo cuál refleja el hecho de
manu captum, según la solemne institución del man­ que la relación entre el poseedor y la cosa poseída era
cipium. Desde luego, existía la transferencia de la pro- una relación absoluta que no pasaba por otros sujetos.

" ;
28 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS I 29

Si bien existían varios tipos de posesión -por adqui­ de paz, la posesión indica las relaciones de poder entre
sición, herencia, donación-, su arquetipo seguía siendo las diversas personas y sus diferentes grados de perso­
la captura de una res nullíus, de una cosa de nadie. En nalidad. La condición de los individuos que poseían
este caso, aquel que reclamaba algo pro suo (como un patrimonium, como los patres, era muy diferente
suyo), no invocaba ninguna relación jurídica, sino solo en la antigua Roma (hoy no parece haber cambiado
la propiedad de la cosa misma. Era como si una parte mucho). en comparación con los que carecían de él.
de la naturaleza se hubiera ofrecido espontáneamente Poseer un patrimonio significaba no solo tener cosas
a su dominio, cayendo literalmente en sus manos. -incluso algo abstracto como la moneda destinada a
Aquello que no era de nadie ahora era suyo, y el sujeto adquirir todas las otras cosas-, sino también ejercer
lo recibía, lo retenía y disfrutaba de él. Todas las demás un dominio sobre aquellos que tenían menos, o no
apropiaciones se relacionan con la primera como el poseían nada en absoluto y que, por consiguiente, se
prototipo original que hizo posible todas las siguientes. veían obligados a ponerse en manos de los propietarios.
Esta apropiación original es el núcleo irreductible con­ De este modo, la propiedad de las cosas llega a estar
tenido en toda reducción jurídica. asociada con el dominio ejercido sobre las personas.
Vemos entonces que lo que se presenta como una opo­
sición resulta ser en realidad una implicación mutua
y, de hecho, un dispositivo mediante el cual las perso­
2. LA GRAN DIVISIÓN nas y las cosas se entrecruzan en una suerte de quiasma
que proyecta sobre unas el perfil de las otras. Si bien
Las cosas conquistadas se someten al individuo que las las relaciones entre las personas se definían por la po­
reclama como propias. Pero lo que aquí está en juego sesión de cosas o la falta de posesión, algunos indivi­
no es solo la relación entre los seres humanos y las duos estaban reducidos a la condición de cosas, aun
cosas,
. sino- también
., entre los mismos hombres: su cuando formalmente seguían siendo personas. Como
rango, su condifión socioeconómica, y su poder. De observa Gayo con respecto a la summa divisio, las per­
hecho, es la po~e~ión de cosas, o su pérdida, lo que sonas en Roma estaban divididas entre hombres libres
indica la verdadera diferencia entre vencedores y ven­ y esclavos que tenían un doble estatus: el de personas,
cidos después de una guerra. Pero también en tiempos que pertenecían al p.lano abstracto de las denomina­
30 I lAS PERSONAS Y lAS COSAS PE RSoNAS ;131

ciones, y el de cosas, con las que estaban realmente nalización combinadas en toda su eficacia funcional.
asimilados. Esta ambigua clasificación incluía no solo Como por una suerte de inversión proporcional~ a la
a los esclavos, situados entre las res corporales (las cosas personalización de algunos corresponde inevitable­
materiales o corpóreas) y considerados instrumentum . mente la despersonalización de otros que están some­
vocale, una cosa dotada de voz, sino también a las es­ tidos a ellos. Cuantos más seres humanos controlaba
posas, los hijos y los deudores insolventes que siempre un individuo, más sólidamente adquirla el título de
oscilaban entre el régimen de persona y el de cosa. Nin­ persona. Consideremos el caso del acreedor que ejer­
guna de estas figuras tenía una forma real de autono­ cía un dominio pleno e incontrolado sobre el deudor
mía; ninguna era jurídicamente independiente, o sui insolvente que, vivo o muerto, estaba reducido a: una
iuris. 9 Pero ser alíeni iuris, no perteneciente a sí mismo, cosa en posesión del acreedor, ha.sta el extremo. que
como todos aquellos que no eran patres, significaba incluso su cadáver podía ser negado a sus parientes y
estar en una dimensión muy próxima a la de cosa. quedar insepulto. La suma adeuda.~a era de este modo
Es paradójico que un orden jurídico fundamentado sustituida por el cuerpo del deudor, que devenía objeto
en la oposición frontal entre personas y cosas produjese de cualquier injuria o violencia por parte del acree4or.
un continuo deslizamiento de unas a otras, introdu­ Nunca como en este caso la relación interpersonál se
ciendo a algunos seres humanos en la esfera de los transformaba en una relación entre quien potenciaba
objetos inanimados. Desde luego, la cosificación del su propia persona y quien se predpitaba en la esfera
servus no fue exclusiva de la antigua Roma. Ya para infernal de las cosas. Como observó Friedrich Nietzs­
Aristótele~ "un esclavo es un objeto de propiedad ani­ che al respecto, el sentimiento de obligación personal
mado y todo sirviente es como un instrumento que "ha tenido su origen, como hemos visto, en la más
tiene preq!dencia sobre otros instrumentos" (PoI., 1, 4, antigua y originaria relación personal que existe, ~n la
1253b). Pero este tránsito continuo entre personas y relación entre compradores y vendedores, acreedores
cosas no era simplemente un procedimiento funcional, y deudores: fue aquí donde por vez primera se enfrentó
sino la base del derecho romano. Si analizamos todos la persona a la persona, fue aquí donde por vez primera
los rituales de la reducción a la esclavitud, o los de un las personas se midieron entre S1':10
padre que vende su hijo a otro padre-patrón, recono­ La sustitución de la deuda impaga por el cuerpo del
cemos este dispositivo de personalización y desperso­ deudor nos deja entrever un aspecto hasta entonces

,.

32 I lAS PERSONAS Y lAS COSAS PERSONAS I 33

oculto por la relación binaria entre personas y cosas. manera conjunta y directamente proporcional. Lejos
Lo que relaciona los dos términos entre sí es precisa­ de coincidir con la persona, como sugerían los códigos,
mente el elemento que parece estar excluido del do­ el cuerpo era a menudo el canal de tránsito de la per­
minio de la ley, es decir, el cuerpo. El uso y abuso del sona a la cosa. La aparente inevitabilidad de este trán­
cuerpo es lo que conduce a la personalización de al­ sito entre ambas resulta sorprendente en el sistema
gunos y a la cosificación de otros. Como expresó Si­ jurídico que teorizó su absoluta diversidad, pues en la
mone Weil en una de las críticas más agudas de la antigua Roma nadie era una persona durante toda su
noción de persona en la antigua Roma, "la propiedad vida, desde el nacimiento hasta la muerte. Todos, al
estaba definida por el derecho de usar y de abusar. y, menos durante cierto período, transitaban por una
en efecto, las cosas que el dueño de la propiedad tenía condición no muy distante de la cosa poseída.
el derecho de usar o abusar a voluntad eran en su ma­ Esta discrepancia es parte integrante de la categoría
yor parte seres humanos'~ll En el plano normativo, el de persona desde su más remoto origen. Ha quedado
cuerpo viviente no gozaba de ningún estatus jurídico bien establecido que la etimología griega del término
propio ya que estaba en principio asimilado a la per­ "persona" alude a la máscara teatral colocada sobre el
sona que lo encarnaba. No podía ser objeto de nego­ rostro del actor, pero precisamente por esta razón
ciación ni explotación, ni siquiera por la persona que nunca fue idéntica al rostro. Más tarde, la palabra alu­
lo habitaba, puesto que, de acuerdo con el Digesto de día al tipo de personaje descrito en la obra, pero éste
Domicio Ulpiano (9.2.13), "nadie es dueño de sus pro­ tampoco era el mismo que el actor interpretaba en
pios miembros" (dominus membrorum suorum nemo cada ocasión. El derecho parece haber reproducido
videtur). En realidad, en contraste con esta condición este elemento de dualidad o duplicidad en el interior
jurídicamente protegida, el cuerpo desempeñaba un del ser humano. La persona no es el hombre como tal,
papel prominente en la definición de las relaciones sino solo su estatus jurídico, que varia de acuerdo con
sqciales en la antigua Roma. Era una máquina de tra­ sus relaciones de poder con los otros. No es de extrañar
bajo, un instrum~nto de placer y un objeto de domi­ que cuando los romanos se referían a supapel en la
nación. Medía ~l poder ejercido por algunos sobre vida usaran la expresión personam habere (literal­
otros. Era el blan<;:o móvil sobre el cual se acumulaba mente, "tener persona"). Persona no era lo que uno es,
el, placer y se de~cargaba la violencia, a menudo de sino lo que uno tien7, como una facultad que, preci­

"
r

!;
34 1 LAS PERSONAS Y LAS (OSAS PERSONAS l· 35

samente por esta razón, también se puede perder. He nidad reconocido en cada individuo depende de su
aquí por'qué, a diferencia de lo que comúnmente se mayor o menor intensidad. Por· ió tanto, esta también
supone, el paradigma de persona produce no una es la diferencia de principio entre. quien puede ser de­
unión sino una separación. Es un paradigma que no finido como persona y quien no puede serlo; entre
solo separa a unos de otros, según determinados roles quien es una persona en cualquier caso y quien solo lo
sociales, sino también al individuo de su propia entidad es en ciertas condiciones. Así pues;la fractura dentro
biológica. Al estar representado por la máscara que de cada individuo se reproduce en la división que separa
usaba, el individuo siempre corría el riesgo de una al género humano como cOnjunto. Toda la civilización
posible despersonalización, definida como capitis di­ jurídica fundamentada en el ius tomano lleva bien vi­
minutio, que podía llegar hasta el extremo de la com­ sible la huella de esta división. Como se deduce del
pleta pérdida de identidad personal. Se podría decir célebre Traité des personnes et iies choses, de Joseph
que la categoría de persona es aquello por lo cual una Pothier, todavía en el siglo XVIII los seres humanos
parte del género humano, pero también de cada hom­ estaban separados en clases que no eran muy diferentes
bre, se ve sometida a otra. de las categorías romanas, de aruerdo con una clasifi­
Como una evidencia de cuánto duró este dispositivo cación que iba desde el esclavo hasta el noble.I4 Durante
romano,12 consideremos el hecho de que incluso el per­ mucho tiempo estas diferencias jurídicas se interPreta­
sonalismo del siglo :XX, impulsado por el objetivo de ron como verdaderos umbrales antropológicos que
reinstaurar los derechos humanos, reprodujo ese para­ indicaban diferentes grados de hiünanidad. Basta pen­
digma esencial, es decir, la separación funcional del sar en el hecho de que la institúCión de la esclavitud,
sujeto de su dimensión corporal. Como afrrmó el mó­ que hoy parece hundirse en las tinieblas de un pasado
sofo personalista Jacques Maritain, persona es "un todo remoto, fue abolida hace menos de dos siglos; y solo
dueño de sí mismo~ y para ser considerada tal, una para reaparecer, como bien sabemos, en otras formas
persona debe tener un dominio pleno de su parte ani­ de esclavitud de facto que todavía están difundidas. El
mal. Un ser humano es una persona si -y solamente concepto de persona, que en principio debería implicar
si- es el dueño absoluto de la parte animal que habita la universalización de derechos inalienables, ha sido
en él.13 Desde luego, no todos tienen la misma actitud ampliamente empleado para excluir algunos tipos de
hacia su propia desanimalización; yel grado de huma­ seres humanos de los beneficios acordados a otros; ha
36 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS I 37

sido usado para convertirlos en personas-cosas que cristiano de la Encarnación de Cristo. A primera vista,
pueden ser usadas y destruidas. La única diferencia en­ el abismo cultural que las separa hace inapropiada
tre la esclavitud de la antigua Roma -más tarde mode­ cualquier aproximación, pero si se desvía la mirada de
rada por instituciones protectoras- y la del presente las escenas históricas de primer plano, para dirigirla a
reside en la ferocidad de las formas actuales. Entre un los paradigmas que las sustentan, se pueden entrever
esclavo azotado hasta morir en· las provincias del im­ sorprendentes homologías. Justamente en la categoría
perio) en Alabama durante el siglo XIX o en las costas de persona son evidentes los puntos de aproximación.
de Lampedusa en pleno siglo XX, el hecho más horri­ De qué modo se entrelazan sus dos conceptos -el ju­
pilante sigue siendo el último. rídico romano y el teológico cristiano- es una cuestión
compleja sobre la cual la literatura no siempre está de
acuerdo. Algunos intérpretes destacan la influencia
de la primera sobre la segunda, mientras otros invier­
3. Dos EN UNO ten la relación. Dentro de la concepción cristiana, la
cuestión es aún más complicada por la manera en que
Se ha dicho que el cuerpo) precisamente porque carece el término "persona" está enredado con las doctrinas
de un estatus jurídico particular) constituye el medio de de la Trinidad y la Encarnación. Tertuliano hizo el pri­
transición de la persona a la cosa. Al no estar investido mer intento de dar una estructura organizada al con­
como tal por la ley, oscila entre dos dimensiones) per­ cepto, pero incluso en su trabajo hay una clara discre­
mitiendo la transposición de una en la otra. Esto se pancia: en la Trinidad, la categoría de persona se
aplica al género humano en su conjunto) dividido por multiplica por tres, mientras que en la Encarnación de
umbrales antropológicos de separación y exclusión, Cristo se divide en dos.
per~ también al in4ividuo, dividido en dos áreas de Habida cuenta de esto, y sin entrar en las complejas
di.(e~ente valor, umí ~e naturaleza racional o espiritual disputas patrísticas de los primeros teólogos cristianos,
y la otra corpórea. Este resultado es el efecto perfor­ entre las esferas jurídica y teológica queda una simetría
mátl.vo
\: .
de la acciónl.,del dispositivo de la persona. He­ de fondo. Para ambas, en el centro del dispositivo reside
mos reconocido una primera matriz de ello en el de­ no solo la necesidad de articular la unidad y la división
recho romano; la ~egunda matriz remite al dogma entre ellas, sino la cop.secuente subordinación de una
l.
,
38 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS PERSONAS ji ;39

parte de la vida humana a la otra. En este sentido, lo que encontramos en san Agri~tín, que subo~dina
sostengo que el derecho romano y la teología cristiana claramente la dimensión carnal·á la incorpórea. Aun­
constituyen las dos estructuras de sustentación de una que necesario para la existencia del hombre, el cueq,o
máquina pc;>lítico-teológica destinada a marcar el con­ constituye la parte inferior y degradada, hasta el punto
cepto occidental del poder al menos durante dos mi­ que la exigencia de satisfacer las necesidades del cuerpo'
lenios.15 Dejando de lado esta cuestión, nos enfrenta­ puede ser definida como "una debilidaa" (Trin., XI, 1,
mos con la importancia central que todavía tiene el 1). Si bien a lo largo de su obra hay diferencias de tonos,
concepto de persona como operador de un desdobla­ la supremacía del alma sobre el cuerpo nunca se pone
miento del organismo viviente. En el derecho romano, en discusión. Esta supremacía tiene sus raíces ~n la
esta escisión afecta a todo el género humano, separán­ diferencia insuperable que, ya e~ la persona de Cristo,
dolo en áreas de diferentes categorías, pero en la teo­ subordina el elemento humano al divino. De acuerdo
logía cristiana la misma división separa la identidad con un rasgo típico del dispositiv<? teológico-político,
del individuo, causando una diferenciación en su in­ también en este caso se trata de"una inclusión exclu­
terior. Es cierto que, a diferencia de lo que ocurría en yente no lejana, en sus efectos, d~'la jurídica. Una vez
Roma, para el cristianismo cada hombre es en princi­ más, la persona es la construcción a través de la: cual
pio una persona, hecha a la imagen y semejanza de su dos realidades de diferente naturaleza se integrán) en
creador; sm embargo, es considerado como tal preci­ una forma que subordina una al predominio de la~uha.
samente por estar dividido en dos naturalezas, una San Agustín no duda en establecer una suerte de::aha­
espiritual y otra corpórea, con la última subordinada logía formal entre el uso que Diós hace delhornhre en
a la primera. Así es como pasamos de una división la persona de Cristo y el uso que el alma hace del
funcional entre ser humano y persona, como en el de­ cuerpo en el hombre (Carta 137)='
recho romano, a una división de carácter ontológico A pesar de las diferencias, incluso significativas, esta
dentro del compuesto hombre-persona, entre las dos primacía del alma sobre el cuerpo jamás fue puesta en
sustancias que lo forman. duda por ninguno de los cristianos clásicos. IÍlCluso
Esta bipolaridad asimétrica entre dos áreas dotadas para santo Tomás de Aquino, que tiende a atenuar el
de diferentes valores es reconocible, con variados én­ dualismo agustiniano a través de las categorías de Aris­
fasis, en todos los autores cristianos. Sin duda, es esto tóteles, la persona sigue siendo el ámbito dentro del
401 LAS PERSONAS Y LAS (OSAS PERSONAS 41

cual la razón ejerce pleno "dominio sobre sus propios sobre el plano e:J$:cepcional de la soberanía. Así como
actos" (S. T., 1,29, l):Aquello que en san Agustín es solo la persona de Cristo tiene dos sustancias, una mortal
un "uso~ aquí asume el carácter de un "dominio" pleno. y otra eterna, también el rey reúne dos cuerpos en una
Todo el léxico de los Padres de la Iglesia toma forma única persona: el primero transitorio y el segundo in­
como una configuración binaria que encuentra la uni­ mortal, transmisible a sus sucesores sin interrupción
dad solo en la sumisión de la parte inferior. Las dos alguna de la continuidad dinástica. En cuanto al fun­
ciudades de san Agustín constituyen el arquetipo teo­ cionamiento del dispositivo, la semántica del cuerpo
lógico-político del cual derivan, de algún modo, todos característica de la Inglaterra isabelina no muestra una
los otros modelos; sobre un plano cósmico e histórico, diferencia notable con la de la persona, más típica del
ellas ponen en escena el mismo conflicto que, en cada continente. Del mismo modo que la persona, sea ju­
persona, opone los propósitos del alma a los del cuerpo. rídica o teológica, contiene dentro de ella una parte
Solamente cuando hayamos ganado la batalla contra inferior, el cuerpo político del rey incorpora el cuerpo
nuestro propio cuerpo, la ciudad de Dios prevalecerá humano, conservando su inconmensurable alteridad.
sobre la ciudad del hombre. La historia en su totalidad También en este caso, como en la persona, la relación
es interpretada por san Agustín como la batalla sin entre los dos componentes tenía el carácter de una
tregua entre dos elementos, el humano y el divino, el unión disyuntiva. Reunidos en la unidad de la corona,
corpóreo yel espiritual, que constituyen, en su discre­ se separaban en el momento de la muerte, cuando
pancia, la ambigua unidad de la persona. Hasta que la uno de los dos cuerpos desaparecía y era sustituido
guerra no haya terminado, hasta que las potencias del por uno diferente. Así como el cuerpo yel alma esta­
bien no hayan som~tido a las fuerzas del mal, el con­ ban en conflicto dentro de cada individuo, también lo
flicto continuará y el Uno seguirá siendo el rehén de estaban durante la vida, cada vez que el rey incumplía
los Dos. sus deberes y se dejaba arrastrar por sus instintos. En
'En el gran fresco de Ernst Kantorowicz sobre la teo­ este caso, un cuerpo se contraponía al otro, no solo de
logía política medi~val también son dos los cuerpos parte del soberano sino también de las fuerzas que se
del ,rey que componen la persona real. 16 En su base le oponían. Kantorowicz recuerda que, durante la re­
encontramos la analogía que asocia el organismo hu­ volución inglesa, el Parlamento convocó al pueblo en
mano con la doble', naturaleza de Cristo, transferida
,
nombre del cuerpo p,olítico del rey Carlos I contra su
42 I l AS PERSONAS Y l AS (O 5A S PERSONAS I 43

cuerpo natural, que fue subsiguientemente decapitado de un fracaso irremediable. En la ficción escénica, el
sin perjuicio alguno para el cuerpo político. dispositivo de la persona se hace mil pedazos junto
Aquello(que la literatura isabelina presenta en la con el espejo que lo refleja. Los Jos cuerpos del" rey,
forma de una máquina metafísica destinada a perpe­ defmitivamente divididos, yacen Uno junto al otro en
tuarse en el tiempo puede terminar también en la tra­ el polvo con los símbolos de la réaleza despedazádos.
gedia de la absoluta separación: Ricardo II de William "Con mi propio poder han dañado mi majestad;] En
, l
Shakespeare17 constituye su escenario más vívido. En el nombre del Rey, han arrebata~o la corona.! Así el
su representación, aquello que es un desdoblamiento polvo destruye al diamante".2o .
,"
funcional se fragmenta en una pluralidad incontrola­
ble. El proceso de declinación de la "realeza divina al
'Nombre' de la realeza, y del nombre a la cruda mise­
ria del hombre"18 está marcado por una serie de desin­ 4. Uso y ABUSO
tegraciones sucesivas. De la triple figura del Rey, el
Loco y el Dios, pasamos a una fase en la cual el cuerpo Mientras que en la concepción cristiana el dispositivo
humano empieza a prevalecer sobre el cuerpo político de la persona divide al ser viviente entre carne y espí­
hasta el punto que "la realeza misma llega a significar ritu, en la ftlosofía moderna penetra en la misma con­
Muerte, y nada más que Muerte':19 Es como si, en su ciencia del individuo. La relación COn la esfera trascen­
transposición trágica, esta escisión de la persona real dente ya no está en juego, sino la del sujeto consigo
fuera a prevalecer sobre la unidad de tal manera de mismo, con la parte de sí mismo que se. arriesga a
dispersar incluso su recuerdo. La escisión atraviesa evadir su controlo incluso a ser~olvidada. Y fue pára
tanto el cuerpo natural como el cuerpo político del conjurar esta posibilidad que el Ensayo sobre el enten­
rey, desgarrándolo con un efecto de contaminación dimiento humano de John Lockeconectóla identidad
recíproca. Cuando el rey comprende que se ha identi­ personal con el funcionamiento de la memoria. La
ficado no con Cristo, sino con su traidor, las cosas han memoria es la capacidad del Yo de identificarse consigo
llegado demasiado lejos. Un cuerpo ha traicionado al mismo, asumiendo la responsabilidad de sus acciones;
otro; Ricardo ha traicionado a Ricardo. El rostro aba­ de allí la importancia atribuida al nombre propio cOmo
tido del rey que se le aparece en el espejo es el emblema algo que reúne en un mismo hiló los momentos ihdi­
44 I LAS PE RSONAS Y LAS (O SAS ,PERSONAS I 45

viduales de los cuales está hecha una vida. ¿Quién mente humana. Locke suprim~ toda conexión rema­
puede garantizar que el anciano de hoy haya sido el nente con el cuerpo viviente, relacionando a la persona
joven de ayer, o que el demente que ahora vemos sea con el principio de atribución: para que uno pueda
el mismo hombre que una vez fue sano? Locke formula definirse como persona, necesita probarse a sí mismo
estas preguntas en un terreno puramente ftlosóftco, y a los otros que es el autor de sus propias acciones y
pero mantienen una serie de conexiones, tanto con el de sus propios pensamientos. En lo que concierne a
aspecto teológico como con la vertiente jurídica de la esta exigencia, ya no está en juego ni la relación con un
noción de persona. Con respecto al aspecto teológico, determinado cuerpo, ni la relación con el alma. Lo que
no deja de ser significativo que, incluso en relación con importa es ser capaz de responder por las acciones que
el debate religioso de la época, Locke se reftera a los uno ha cometido, asumiendo la plena responsabilidad
misterios de la Resurrección, en particular a la posibi­ por ellos. Desde esta perspectiva, la persona empieza a
lidad de que el alma se encuentre, después de la muerte, asumir el significado moderno que nos hemos habi­
en un cuerpo diferente del que tuvo en vida. El pro­ tuado a darle, es decir, el de un individuo consciente
blema de las personalidades múltiples -dos personas de las consecuencias de sus propias acciones.
encarnadas en un mismo cuerpo o dos cuerpos repre­ Sin embargo, esta transición, lejos de eliminar el
sentados por la misma persona- era comúnmente desdoblamiento, termina por intensificarlo. Para que
planteado en las discusiones teológicas sobre la me­ el sujeto pueda formular un juicio sobre sí mismo debe
tempsicosis y la transmigración de las almas. ser capaz de separarse de sí mismo y asumir el doble
La asociación dela teoría de Locke con el derecho es rol de juez e imputado. De hecho, la noción de "atri­
aún más evidente, aun cuando se formule en una forma buir" está conectada con la de "imputar", ambas posi­
diferente del ius romano. Lo que se omite con respecto bles traducciones del verbo griego kategorein. En rea­
a este último es la .relación biunívoca que conecta la lidad, lo que Locke califica de persona en su sentido
m~ara juríruca eón el rostro del hombre que la lleva, más estricto es precisamente la capacidad jurídica de
sin importar la brecha que los separa. Los tratados de parte de un tribunal o incluso de sí mismo, de imputar
la E,dad Media tard.ht ya habían desarrollado el concepto a alguien las acciones por él cometidas. Como podría­
de una persona Ji':fa (ficticia) o repraesentata (repre­ mos esperar, el filósofo defme a la persona como un
sentada), con refer~ncia a una entidad no necesaria- ~ltérmino forense [a fqrensic term], que se atribuye las
46 I LAS 'PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS I 47

acciones y sus méritos':21 Así, al.hacer el juicio posible, de sí misma, asimilándola a una cosa simple sobre Ja
la persona consiente la eventual condena. De este cual debe recuperar el dominio. Dc esta manera, Kapt
modo, Locke opera en el interior del sujeto una escisión restablece el mismo mecanismo que descubrimos,
corresporldiente a la que en el derecho romano sepa­ aunque en otros términos, en la fOr).1'la jurídica romana.
raba al hombre de su rol y en la doctrina cristiana al Por un lado, la persona es la categoría que incluye am­
alma del cuerpo. Al reconocer en el hombre el título bas partes y, por el otro, es el criterio sobre la base del
de «agent~ moral': Locke lo hace simultáneamente su­ cual uno de los dos polos se subordina al otro, convir­
jeto de ley y objeto de juicio, al mismo tiempo justifi­ tiéndose en una entidad asimilable a una cosa. Para
cable y condenable. Así pues, el paradigma filosófico usar los términos de Kant, mientras que el homo nou­
de la persona, orientado a: reconstruir la identidad menon es a todos los efectos uná persona, el hqmo
individual amenazada por la dispersión, deviene el phaenomenon es tal solamente cuando obedece al pri­
lugar de una división todavía más marcada entre los mero. La personalidad es la capatidad del sujeto de
dos planos de la conciencia destinados a no poder someter una parte suya divergente~ junto con la dis­
coincidir nunca completamente. ponibilidad de esta última de retornar al dominiO' de
Kant da un paso más en esta dirección, estableciendo la primera.
en términos metafísicos lo que Locke distinguió en un Lo sorprendente de este autor, :que lleva el perisa­
sentido funcional. El filósofo prusiano no solo escinde miento moderno a su punto cul:n::ü..riante crítico, es la
al sujeto humano en dos entidades diferentes, some.,. reintroducción de un léxico jurídicO de clara impronta
tiendo a una al juicio de la otra, sino que establece romana. Es cierto que Kant reserva:el título de persorj.a
entre ellas una diversidad de esencia. En su Metafísica solamente para los hombres libres, anulando la cón­
de las costumbres, Kant sitúa a ambas entidades en el tradicción de la summa divisio personarum. Pero luego,
régimen de la persona, pero en otro lugar especifica con respecto a los individuos subordinados, reproduce
que no se refiere "a una doble personalidad, porque una relación de objetivación que no es muy diferente
solamente el Yo que piensa e intuye es la persona, mien­ de la instituida en el ius romano, con algunas oscilá­
tras que el Yo del objeto que es intuido por mí, como ciones que acentúan en realidad l~ falta de distinci6n
otros objetos, está fuera de mí, es la cosa [Sache]'~ 22 Es entre persona y cosa. El margen que las separa es la
como si la persona expulsara fuera de ella una parte distinción, muy problemática, entre el control y la pro­
48 I lAS PE RSONAS Y l AS (O SAS
PERSONAS I 49

piedad: "Un hombre puede ejercer el control (sui iu­ romano, a la mujer, también ella apropiable por su
ris), pero no ser propietario de sí mismo (sui domi­ marido como un objeto de uso a través de la posesión
nus)".23 Lo que distingue las dos condiciones es el de sus órganos sexuales. Kant reconoce que esta atri­
límite que separa el uso consentido del abuso ilícito. bución es incompatible con la igualdad de todas las
Tenemos el control del cuerpo pero no somos su pro­ personas libres que él mismo proclama. Pero en lugar
pietario, por lo tanto, podemos hacer uso de él pero de eliminar esta contradicción, la resuelve extendiendo
no abuso. Deberíamos interrogarnos sobre el rol de­ el derecho de reificación también al otro cónyuge. De
cisivo que ha tenido la categoría de "uso" en la confi­ este modo, "mientras una de las dos personas es ad­
guración del léxico político occidental. Es difícil 10­ quirida por la otra como si fuera una cosa, la que fue
calizar la línea divisoria que separa el uso del abuso, adquirida, adquiere a su vez a la otra; así cada una se
en comparación con la nítida oposición romana entre reencuentra consigo misma y restablece su personali­
persona y res. Kant la desdibuja a través de una cate­ dad~2s En resumen, de acuerdo con el dispositivo que
goría jurídica situada precisamente en su punto de orienta todo el discurso, la personalidad es medida por
convergencia. Se trata del ius realiter personale, los la capacidad recíproca de usar al otro como una cosa.
derechos personales de tipo real. Así pues, mientras Más que ser el opuesto absoluto de la persona, la cosa
. que el derecho real es el derecho relativo a las cosas y aparece aquí como mecanismo interno dentro de la
el derecho personal es aquel relativo a las personas, el categoría de persona, lo cual significa que, solamente
ius realiter personale consiste "en el derecho de pose­ por haber sido poseída y consumida, la persona se
sión de un objeto externo como una cosa y en el uso vuelve verdaderamente el sujeto de esta posesión.
de ella como una persona ".2.4 Esto es exactamente lo que Hegel reprocha a Kant en
En Kant, el autor menos sospechoso de una actitud los Fundamentos de la filosofía del derecho, atribuyendo
a~rítica, vuelve a .reproducirse el deslizamiento de la su condición subalterna al enfoque jurídico romano. A
.persona hatia la cosa. También en este caso, el canal pesar de la inspiración iluminista de sus escritos, Kant
de tránsito entre ellas es el cuerpo de lapersona some­ . termina por confirmar la distinción entre personas sui
tida, que de este .Ipodo se traduce en la dimensión de iuris y personas alíeni iuris que están al servicio de las
,
la res poseída. Est~ se aplica no solo a los trabajadores primeras; es a esto que se dirige la crítica de Hegel. Si
,aÍ servicio del patÍ:ón sino además, como en el derecho bien Kant no concibe Ja persona en términos univer­
50 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS 151

sales, todos los seres humanos deben ser considerados voluntad? Una vez más, se reproduce el mecanismo que
personas~ independientemente de su status. Por eso la pone las cosas a disponibilidad de "las personas y a las
reserva de Hegel respecto al paradigma de persona, personas en el régimen de las cosaS.
adoptadá por él dentro de la esfera jurídica pero recha­
~
zado en la esfera más amplia de la sociedad civil. Sin
embargo, aun cuando Hegel se distancia explícitamente
del derecho romano, sigue estando ampliamente in­ 5. NO-PERSONAS
fluenciado por él. Cuando dice que las personas se re­
lacionan entre sí "solo como propietarias"2t) da a enten­ La referencia a la auto-posesión de la persona intro­
der que, si la calificación de persona es lo que hace a los duce el discurso de Hegel en una órbita más próxima
seres humanos capaces de poseer cosas, solamente la a nosotros, que remite al debate sobre la bioética:~ en
propiedad de las cosas los hace personas. Desde luego, su doble versión, católica y liberal. Como ya se ha di­
para Hegel el derecho privado es solo una manera par­ cho, el filósofo católico Jacques Maritain vio en la per­
cial e inadecuada de experimentar las relaciones huma­ sona una entidad definida por el dominio sobre su
nas, cuando se compara con las esferas superiores de la naturaleza animal. Esta particular; caracterización· de­
sociedad y del Estado. En este sentido, el interés parti­ riva, por un lado, de la perspectiva cristiana, y por el
cular más que integrarse, tiende a oponerse al interés otro, a través de la mediación de santo Tomás de
general. Su crítica llega tan lejos hasta afirmar que "des­ Aquino, de la definición aristotélica del hombre como
cribir a un individuo como una 'persona' es usar una "animal racional", Pero una vez adoptada esta fórmula
expresión de desprecio': 27 Esto no quita el hecho de que -que crea una división en la especie humana entre ani­
Hegel ponga la capacidad de auto-posesión de la per­ malidad y racionalidad- solo quedan abiertos dos ca­
sona como un fundamento de cualquier tipo de pro­ minos, que fueron de hecho transitados por los .dos
piedad. La posesión de sí mismo es el único tipo de frentes enfrentados durante la última guerra mundial:
posesión tan perfecto como para servir de modelo para o bien se comprime la dimensión de la razón en la
todos los otros tipos de propiedad. ¿Pero qué significa dimensión puramente biológica del cuerpo, como q.izo
poseer íntegramente a la propia persona, si no se la el nazismo; o bien la parte animal se entrega al domi­
considera como una cosa a disposición de la propia nio de la parte racional, como p(~tende el persona­
52 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS 53

lismo. A diferencia del nazismo, que elimina comple­ superponiendo la categoría de propiedad a la de sobe­
tamente el perfil de la persona y confía la propiedad ranía. Para ser comprendido en toda su magnitud, lo
del cuerpo al Estado, el personalismo liberal lo asigna que Kant escribe acerca del derecho personal real-que
al individuo que lo habita. Esta diferencia de atribu­ involucra la posesión de otra persona como una cosa­ "
ción, si bien no es insignificante, no quita que tanto debe ser atribuido a esta línea de razonamiento. Metido
para los nazis como para los personalistas el cuerpo entre la persona y la cosa, el cuerpo está qestinado a
sea introducido en la categoría de una cosa apropiada. deslizarse de la esfera de la primera a la esfera de la
Desde este punto de vista, hasta la bioética católica, segunda. Una vez tomada esta dirección tiende a ser
que atribuye el destino del cuerpo humano a su crea­ seguida hasta el final, cqmo hace Bertrand Lemennicier
dor, queda enzarzada en una concepción que no es cuando escribe que,'fcada uno es el propietario de sí
diferente de las otras dos en términos lógicos. mismo [ ... ]. El cuerpo humano es un objeto como
Si bien las raíces de la perspectiva católica pueden cualquier otro, cuyo propietario está perfectamente
ser reconocidas en la teología política de los Padres de identificado':31
la Iglesia, la perspectiva liberal, hoy dominante, remite Pero quizás el aspecto más desconcertante de la con­
a una tradición iniciada por Locke y continuada por cepción neoliberal sea su recuperación explícita de las
John Stuart Mill. Es cierto que ya Descartes declaraba antiguas categorías jurídicas romanas, que va mucho
que "aquel cuerpo, que por cierto especial derecho lla­ más allá incluso del uso más controlado que Kant ha­
maba mío, me pertenecía más que cualquier otro".28 da de ellas. Si bien Kant presuponía de todos modos
Pero aquello que para Descartes todavía era inherente un principio de universalización dirigido a extender la
a la esfera del ser, en Locke se sitúa en la esfera del tener: categoría de persona a todos los individuos, Hugo En­
"Aunque la tierra y todas las criaturas inferiores sirvan gelhardt y Peter Singer, reconocidos exponentes de la
e,n,común a todoslos hombres, no es menos cierto que bioética liberal, no dudan en romper esta relación: no
c,aqa hombre tien~ ~a propiedad de su propia persona':l9 toda persona es un ser humano y no todo ser humano
Al.añadir que "el ~ndividuo es soberano de sí mismo, es una persona. Todos los individuos pueden pertenecer
a la especie del horno sapiens, pero solamente algunos,
jo " ':',

de ,su propio cuerpo y de su propia mente",30 Mill sim­


plemente lleva est~ ~ógica a sus últimas consecuencias. y solo por un tiempo limitado, entran en el territorio
Además, hace del cuerpo la"cosa" de la propia persona, exclusivo de la person~: "en un sentido estricto -afirma
54 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS PERSONAS 155

Engelhardt-, las personas empiezan a ser solo algún cida por ellas; no solo acerca de las condiciones 4e~u
tiempo -probablemente algunos años- después del na­ subsistencia, sino también con respecto a la oportu1,1i­
cimiento y dejan de ser algún tiempo antes de la muerte dad de mantenerlas con vida o ePlpujarlas hacia, la
del organismo'~3l Como en el ius personarum, el género muerte. Ya hacemos esto con los fe,tos humanos. Pe~er
humano está subdividido por umbrales de personalidad, Singer se pregunta: ¿qué impide aplicar el mismo:tra­
que solo incluyen totalmente a los adultos en buen es­ tamiento a los hijos nacidos "defectuosos"? Si nos re­
tado de salud, dotados de conciencia y, por ende, capa­ montamos al origen de nuestra civilización, argumenta
ces de autodeterminación. Más allá de este límite cam­ Singer, observamos que la pertenencia a la especi~ no
biante con la edad yel estado de salud, empieza la constituía por sí misma una garantía de supervivencia.
categoría de las personas en potencia (como los niños), Por ejemplo, entre los griegos y los romanos "los recifn
las semi-personas (como los ancianos dependientes) las nacidos no tenían derecho a la vida automáticamente,
no-personas (como los enfermos terminales) y las anti­ ya que los enfermizos o deformes ~'ran eliminado;~­ ,
personas (como los dementes). El problema, como En­ poniéndolos a la intemperie'~34 Por,su parte, Engelh!1idt
gelhardt insiste, es que: cita a Gayo con referencia al mancipium ejercido por
los patres sobre los hijos, de un modo similar al d~~e­
No todos los seres humanos son personas. Por lo cho de presa que pone al animal c!lpturado en las ma­
menos, no son personas en el sentido estricto de ser nos el cazador:
agentes morales. Los niños no son personas. Los
individuos en estado de senilidad avanzada y los Hasta que no se emancipan, los hijos no dejanala
retardados mentales muy graves no son personas en familia y no se mantienen por su'cuenta, quedan. en
esta acepción importantísima y central}3 las manos de sus progenitores y son parte de su pro­
piedad (o para recordar la antigua costumbre ro­
Así pues, la conexión con la tesis del dominio de las mana, quedan in manu o en la'potestas de los prb­
"verdaderas" personas sobre las todavía-no o las no­ genitores).35
más personas es consecuencial. Dado que estas últimas
son incapaces de sustentarse y ni siquiera tienen plena Por otra parte, con respecto a la ló'gica romana, ahora
conciencia de su estado, necesitan de alguien que de- se aplican consideraciones de orden eC,onómico, ,que
i

"
56 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS PERSONAS I 57

exigen reducir el número de vidas humanas impro­ una despersonalización que no tiene precedentes en
~uctivas, sobre la base del principio, de proporciona­ la ftlosofía moderna. Singer niega rotundamente cual­
lidad entre los costos y los beneficios impuesto por el quier posible asociación con la ideología nazi, con el
modelo utilitarista. Según este principio, el bien, como argumento de que el personalismo utilitarista tiene
el dolor, no se calcula sobre los individuos sino sobre como objetivo una sociedad más justa. Pero olvida el
la comunidad en su conjunto. Esta tiene todo para hecho de que ningún régimen ha proclamado actuar
ganar, si renunciando a algunas vidas que "no merecen en nombre de la injusticia, excepto para identificarla
ser vividas':3 6 puede mejorar las vidas de las otras per­ con los intereses biológicos de un segmento de la hu­
sonas. Es cierto que también existe un vínculo moral manidad. Como hemos dicho, a pesar de las obvias
con los miembros de la especie horno sapiens, pero diferencias, lo que relaciona conceptos tan diferentes
solamente si son capaces de temer a la muerte y, por en un nexo inquietante es la superposición entre ani­
ende, les espanta la idea de que puedan ser eliminados. mal y ser humano, implícita en la definición de animal
Esto no es válido para aquellos que todavía no expe­ racional. Cuando solamente la razón distingue a los
rimentan ese temor o ya no pueden experimentarlo. seres humanos de su parte animal, ésta puede ser in­
Desde luego, es necesario evitar que el ser humano diferentemente elevada a la superioridad de la persona
eliminado sufra o que su sufrimiento sea superior al o reducida a la inferioridad de la cosa. Lo que falta en
beneficio social producido por su muerte. Pero no más uno y otro caso es la referencia a un cuerpo viviente
de -lo que hacemos con los animales que prestan ser­ que no coincide ni con una ni con la otra, porque está
vicios más útiles que los seres humanos subdesarro­ dotado de una peculiar consistencia ontológica.
llados o los enfermos incurables: "El hecho de que un
ser sea o no sea miembro de nuestra especie -argu­
menta Singer- no ~s en sí mismo- Inás relevante para
la inmoralidad deeliminarIo que la pertenencia, por
ejemplo, a nuestra raza'~37
Huelga decir que la defensa de los animales no hu­
m~nos no solo es ,l~gítima sino deseable. Pero en este
caso, la defensa del animal es el aspecto afirmativo de
11
Cosas

1. LA NADA DE LAS COSAS

La relación entre la filosofía y la cosa


, siempre ha s.ido
, '

problemática. No solo porque l~ cosa, en su cualidad


de concreta, se sustrae aliagas filosófico, sino además
porque en un sentido menos obyio la filosofía tiende
a reducirla a la nada. La cuestión ,fue planteada en toda
su radicalidad por Heidegger en la conferencia de 1950
dedicada precisamente a La cosa.(Das Ding). A la pre­
gunta "¿qué es una cosa?"l el filósofo alemán empezó
a responder en forma negativa, excluyendo que la cosa
pueda coincidir con un objeto representado o produ­
cido. La cosa como tal resulta }nasequible desd7 el
punto de vista de su objetivación. Es precisamente
contra esta dificultad que se llevan a cabo todC?s los
intentos fllosóficos de pensar la cosa, a partir de Platón
y Aristóteles, sin mencionar elleguaje científico que,
según Heidegger, habría introducido una deformación
aún más llamativa. En el intento 'de objetivar la cosa,
60 I LAS PERSONAS V LAS (OSAS (OSAS I 61

e~ lenguaje científico la destruyó antes siquiera de apro­ logia" ha estado estrechamente entrelazado con el ni­
ximarse a ella. En este sentido, concluye Heidegger, "la hilismo, hasta el punto que la semántica del "ente"
cosa, como cosa, sigue estando descartada, sigue siendo resulta inextricablemente conectada con la "nada" [el
algo nulo y, en este sentido, está aniquilada':" ni-ente, en italiano]. Así, tan pronto como la cosa era
En el origen de esta tendencia, paralela a la desper­ puesta en relación con el ente, se investía de la fuerza
sonalización de la persona, hay un cambio semántico de negación que este último transmitía.
que involucra al término latino res, debilitándolo. Este ¿Cómo es posible? ¿Por qué la cosa, traducida en el
término, relacionado con el verbo griego eiro, que sig­ lenguaje del ente, termina en el embudo de la nada? A
nifica "hablar de algo': "tratar cierta cuestión': indica partir de esta pregunta Platón construye su teoría. Si
un caso o una causa que concierne a los hombres. Esta bien en La República se refiere a una cosa sobre la cual
es la raíz del término español cosa y del francés chose. "no se puede pensar con certeza que sea o no sea, ni
Pero también, en un sentido afín, de la antigua expre­ que sea ambas cosas, ni que sea ninguna de las dos"
sión alemana Ding, o thing, que alude a una reunión (479c), en El Sofista llega a una conclusión aún más
para discutir un tema controvertido, la asamblea en la inquietante. No solo es imposible negar que la nada
que se juzga algo. Ya en este elemento jurídico que exista, como trataba de hacer Parménides, sino que es
caracteriza a todos los "nombres" de la cosa -de res, a necesario admitir que el ente a su vez ha sido excavado
Sache y Ding- aparece implícito su efecto nihilista, de la nada. Como afirma el personaje del Extranjero "el
relacionado con el devenir más que con el ser. La cosa, no-ente se nos ha manifestado como un determinado
en la medida que es "hecho" o "hacerse", siempre está género que está diseminado entre los otros en todos los
involucrada en el proceso legal que decide su destino entes [...]; es obvio que el no-ente participa del ente"
en una asamblea judicial. Pero incluso este significado (26ob-d). Decir que una cosa es en su individualidad,
"social" en cierto momento se debilita hasta perderse aquí y ahora, implica sugerir todo lo que ella no es, su
a favor de otre, más. .neutro, que remite al ente produ­
, .
diferencia de cualquier otra cosa. Así, al afirmar "esto
cido o representado~ El término-concepto ens, difun­ aquí" en su unicidad, lo negativo penetra en lo positivo
did,?. en el Medioevo, ahonda sus raíces en la antigua
.
y lo habita como su presuposición ineludible.
metafísica griega, incapaz también de abordar la cosa Sin profundizar demasiado en las cuestiones acerca
sin vaciarla. Desde entonces, lo que llamamos "onto­ de la filología de Platón, se puede aducir que esta con­
(OSAS I 63
62 I LAS PERSONAS Y l AS (O SAS

secuencia nihilista resulta propia del intento de salvar no está situado en las alturas, en ~el cielo de las ideas,
las cosas asociándolas a una esfera trascendente, es sino por debajo de la cosa misma. El eidos es el susthito
decir a su esencia ideal.3 Así, la cosa se presenta sepa­ (hypokeimenon) de la cosa: lo que queda estable a través
rada, por así decir, de sí misma y dividida en dos ni­ de todos los cambios. Por consigUIente, la escisión re­
veles, uno externo y el otro sobresaliente. Pero, de este parada desde el mundo exterior"penetra en la cosa
modo, su afirmación en el plano esencial termina por misma, dividida así entre una sustancia iñferior que no
implicar su negación en el plano de lo real. Al no poder cambia y la forma que de cuando en cuando ella asume:
nunca salvar completamente la distancia de su propia "De modo que -concluye Aristóteles en el libro I de la
esencia, la cosa resulta siempre insuficiente y penetrada Fisica- es evidente que cada cosa que llega a ser es siem­
por el no-ser. Desde el principio, la cosa parece estar pre un compuesto. Por un lado, es esa cierta cosa:.que
privada de lo que adquiere su significado; basada en llega a ser, ypor el otro, aquello que llega a ser esta cierta
una idea elevada pero incapaz de adecuarse a ella, la cosa" (Física, 190b). En resumen,:dado que siempre
cosa queda abandonada a su propia insuficiencia. Es tiende a actualizarse, la cosa es a la:vez igual y diferente
esta desviación de sí misma, implícita en el proceso de de aquella que llega a ser. Es cierto que, respecto aPla­
entificación, lo que expone la cosa al efecto disolvente tón, esta discrepancia no sobrepa'sa los límites de la
de la nada. Al entender la cosa como ente, ellogos ter­ cosa; pero precisamente por esa raZón, porque la grieta
mina por negarla. es interna a ella, la divide aún más profundamente. La
Incluso Aristóteles, que también trató de superar el cosa deviene una suerte de compuesto -todo lo con­
"dualismo";platónico entre la cosa y su idea, seguía im­ trario de una unidad compacta....~ en el cual aquello
plicado en el mismo dispositivo de separación y anu­ que subyace nunca puede ser totalmente idéntico a
lación. A partir del convencimiento de que "es impo­ lo que sale a la superficie. La forma queda separada
sible que la cosa pertenezca y no pertenezca a una de la materia, como la causa del efecto. Dividida entre
misma cosa y en la misma relación" (Metafísica, rv, 3, su parte inferior y su parte superior, una vez más la
lOosb),Aristóteles termina por llegar a esta conclusión. cosa amenaza con disgregarse.
En su deseo de recomponer la fractura abierta por Pla­ La manera de superar esta contradicción es relacio­
tón, introduce el eidos en el interior de la cosa, convir­ nar la cosa con un principio que controle su movi­
tiéndolo en su sostén. De este modo, el fundamento ya miento: esto es lo que Aristóteles definió como el"mo­
64 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS 65

tor inmóvil", secularizando la figura del Demiurgo Media la cosa era considerada como ens creatum, fruto
platónico. Pero este giro en la metafísica griega solo de la acción creadora de Dios, más tarde se interpretó
hace la heteronomia de la cosa aún más evidente. como aquello que es representado y producido por el
Cuando la cosa se hizo depender de una causa externa hombre. Sin embargo, al entrar en el dispositivo de
que le dio su ser, ya había sido concebida como defec­ representación o de producción, la cosa -ahora trans­
tuosa y deficiente. Se trata de un salto del paradigma formada en objeto- depende del sujeto, perdiendo así
que va más allá de su significado teológico para afectar toda su autonomía. Con Descartes esta transición pa­
al régimen mismo de la cosa. Ahora la cosa deviene el rece totalmente realizada: "Lo ente en su totalidad se
producto de un artífice, primero divino y luego hu­ entiende de tal manera que sólo es y puede ser desde
mano, del cual depende su misma realización. De este el momento en que es puesto por el hombre que lo
modo, todas las cosas terminan por precipitarse en la representa y produce".5 No debemos perder de vista el
dimensión productiva de la techne. En lugar de surgir nexo que unifica subjetivismo y objetivismo, porque
de la apertura de la physis, según la concepción pre­ sin sujeto que representa, no hay cosa representada, y
metafísica, las cosas aparecen como el resultado de una viceversa. Vuelve a estrecharse el lazo que la separación
creación en ausencia de la cual no existirían. Incluso entre personas y cosas intentaba cortar. Las personas
sin entrar en detalles con respecto al rol decisivo que y las cosas se encuentran en una relación de mutuo
la doctrina cristian~ desempeñó en este salto de para­ intercambio: para ser un sujeto, el hombre moderno
digma, es evidente el posterior deslizamiento del ente debe hacer al objeto dependiente de su producción
hacia la nada que éste implica. Cuando Tomás de pero, del mismo modo, el objeto no puede existir fuera
Aquino afirme que,"comparadas con Dios las cosas del poder creativo del sujeto. La separación kantiana
son nada':4 el vínculo entre ontología y nihilismo re­ en el interior de la cosa, entre fenómeno y noúmeno,
sultará definitivamente estrecho. entre la cosa como se nos aparece y la "cosa en sí
El proces04e desintegración de la cosa, inherente a misma'~ lleva este desdoblamiento a su consecuencia
. su tratamiento m~.tafísico, parece ya inevitable. Su extrema. Nunca como en este caso es tan claramente
transposición en "ente" anticipa su formulación como visible la implicación entre la separación de la persona
"objeto': la cual es central en el ensayo de Heidegger y la desintegración de la cosa. Cada una puede ser di­
La época de la imagen del mundo. Si bien en la Edad vidida de la otra solo .a partir de lo que la separa de sí
66 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS I 67

misma, convirtiéndola en su propio contrario. Así, si la una forma que las hace abstractas~'transportándolas a
persona está siempre expuesta a convertirse en cosa, un plano general, como si para. 'áctuar en los casos
la cosa está siempre sometida al dominio de la persona. individuales, el derecho debiera :reconducirlas un a
universo de esencias ideales que tienen una vida propia.
De esta manera, los "hechos" que la ley aborda no son
considerados como tales sino, más bien, i través de un
2. REs filtro trascendental que los vacía de su contenido con­
creto y los proyecta en una suerte de universo paralelo.
Si bien en sus construcciones conceptuales la filosofía Por ejemplo, para intervenir en un caso de compra o
tiende a convertir la cosa en nada, el efecto desintegra­ un
venta, la jurisprudencia construye modelo abstrádo
dor de la ley no es menos poderoso. Una larga tradición de la compraventa del cual deduce las normas para
interpretativa nos ha habituado a contraponer la for­ regularlo. Así pues, exactamente como la metafísica de
mulación filosófica griega a la experiencia jurídica la cual pretende tomar distancia, la jurisprudencia ac­
romana, de acuerdo con la discriminación de abs­ túa sobre la vida separándola de sí misma y dividién­
tracto/concreto. A la abstracción de un universo hecho dola en dos planos superpuestos que solo se reúnen
de ideas, típica de la antigua metafísica griega, se opon­ con posterioridad. Esto produce ,un doble efecto de
dría el carácter concreto de las relaciones reales insti­ vaciamiento y de idealización. Por un lado, las relacio­
tuidas por el derecho romano. En realidad, la conexión nes, las personas y las cosas son I?rivadas de toda es­
entre los dos mundos es mucho más compleja. A pesar pecificidad y relacionadas con fórmulas generales; por
de la irreductibilidad paradigmática del ius romano al el otro lado, las estructuras lógicas y los esquemas
logos griego, todavía hay más de una relación entre ideales adquieren un estatus ontológico de carácter
ellos. También el derecho produce su metafísica, por fantasmal, pero que produce poderosos efectos reales.
cierto diferente de la griega, pero no desconectada de Para comprender el universo jurídico estableCido
ella. A diferencia del pensamiento griego, la metafísica en Roma, que desde allí se difundió en todo Occidente,
del derecho siempre se refiere a relaciones concretas no podemos pasar por alto esta peculiar conexión
de pertenencia, transacción y contrato, que involucran entre realismo y metafísica, concréción y abstracción. 6
las relaciones entre personas y cosas. Pero procede de Hemos visto los efectos excluyentes en la relación en­
68 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS
COSAS 69

tre las personas, y algo parecido ocurre respecto a las o con un artefacto humano. No es aquello que desde
cosas. El mismo dispositivo jurídico que determina siempre ha precedido a los seres humanos, ni el obiec­
una reificación de las primeras, produce una desma­ tum que se encuentra ante al sujeto, que en el idioma
terialización de las segundas. Así como las personas alemán se ha traducido como Gegenstand. Como he­
están divididas en su interior por la línea que las opone mos visto, en el sentido procesal de una "causa en dis­
a las cosas, del mismo modo las cosas tienden a perder puta", el término es de algún modo comparable al
su consistencia en una dimensión formalizada que las antiguo pragma griego, entendido como el asunto o la
priva de sustancia. En el derecho romano, el término cuestión de la que se trata. Más que un dato, la cosa es
res no designa a las cosas del mundo, aun cuando siga un hecho que nos concierne y que nos pone continua­
en contacto con éstas. La res se caracteriza por un do­ mente "en tela de juicio". Por ejemplo, res publica es lo
ble estatus que va de un significado intensamente que nos concierne desde el punto de vista del interés
material a uno puramente formal. Por un lado, la res colectivo, así como res communís constituye aquello
es la cosa en su realidad objetiva y como tal es clara­ que, sin pertenecer a nadie, es de todos.
mente diferente de la persona que hace uso de ella; Cuando se dice que el derecho romano es eminen­
por otro lado, remite al proceso abstracto que le asigna temente objetivo, para diferenciarlo del moderno que
una importancia jurídica. Res es lo que se disputa ju­ es, en cambio, subjetivo, no se debería dar al término
rídicamente y es la misma disputa; cosa y causa al "objetivo" un significado material o sustancial. Es cierto
mismo tiempo.
que no eran las personas las que prevalecían en el de­
Si perdemos de vista esta característica distintiva, recho romano, sino las cosas cuya posesión les confería
J
que hace de la cosa el objeto del procedimiento y el
la cualidad de personas. En este sentido, las cosas ser­
procedimiento mismo, el mundo conceptual romano
vían para establecer las relaciones entre las personas
sigue siendo impenetrable para nosotros. Para identi­
dividiéndolas en diferentes categorías, de patres a serví.
ficar su ,ªrácter peculiar, debemos evitar superponerlo
Sin embargo, precisamente por esta razón -porque
. a la metafísica'1 griega o incluso a la perspectiva mo­
1" servían para establecer las relaciones entre las personas,
derna, mientr~s procuramos entender sus conexiones
¡ ,
dividiéndolas según sus diferentes roles-, en un sentido
con ambas. Eq, el .. antiguo sentido romano del término, jurídico las cosas mantenían un estatus funcional, que
res tiene poco 9ue ver con un elemento de la naturaleza al mismo tiempo las vaciaba de todo contenido. Esto
70 I lAS PERSONAS Y lAS COSAS COSAS I 71

no quiere decir que la res no se refiera a una realidad física griega, constituye el modelo, epistémico sobre el
externa, al mundo de la naturaleza o a los productos cual se ha forjado todo el saber occidental. Pero hay
del hombre; al contrario, en un horizonte que no es también otro sentido, aún más poderoso, en el cual lo
teórico sino práctico como el del derecho, esto ocurre negativo envuelve la dimensión de 1(,1 res jurídica y llega
regularmente. La res romana no es una representación a caracterizarla. Conocemos el carácter rigurosamente
puramente mental, una construcción lógica sin corres­ patrimonialista del derecho romano, qué'considera las
pondencia en la vida real. Ocupa un espacio y tiene cosas antes que las personas y las personas siempre en
una duración. Pero eso no la dota de un valor material. relación a las cosas. Lo que define las cosas es su perte­
Lo que interesa de la cosa al derecho no es la sustancia, nencia a uno o más propietarios. Aun cuando no per­
sino la estructura formal en la que está introducida y tenezcan a nadie, en principio son siempre apropiables,
que contribuye a crear. En este sentido, a pesar de la nunca escapan al régimen de la potencial apropiación.
clásica distinción entre res corporales, que pueden ser Sin embargo, el derecho romano nunca empieza desde
tocadas y res incorporales, que no lo pueden, las cosas un registro positivo de este tipo, siempre lo hace desde
de las que se ocupa el derecho pertenecen todas a esta las
su contrario negativol Es decir, de cosas no disponi­
segunda categoría. Es precisamente el derecho que se bles a la posesión. Su diferencia de las cosas disponibles
ocupa de ellas lo que las convierte en tales. Incluso las es la base de todo el derecho, hasta el punto de iniciar
cosas que tienen un cuerpo, cuando entran en la esfera la cadena de disyunciones en las Instituciones de Gayo.
del ius, se separan virtualmente de él. Es como si, en Las cosas se dividen inicialmente entre aquellas que
este universo espectral que finalmente empuja a algu­ están y aquellas que no están en nuestro patrimonio.
nas personas dentro del régimen de las cosas, el mate­ Pero antes que de las primeras, el discurso jurídico
rial concreto de las cosas se desintegrara y quedaran procede de las segundas. Las cosas apropiables no se
expuestas a la prueba de la nada. definen per se, sino como lo contrario de aquellas que,
Esta consecuencia remite al carácter auto-referencial por diferentes razones, no lo son. Muy pocas veces se
del cual se ha originado el derecho, según una moda­ habla en las fuentes de las res in patrimonio o in com­
lidad abstracta destinada a transmitirse al orden jurí­ mercio, salvo como negativo de las;cosas inalienables,
dico moderno. Desde este punto de vista se podría porque son religiosas o públicas. El derecho privado,
decir que el derecho romano, quizá más que la meta- que en la antigua Roma era tan predominante que

i .
72 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS
COSAS I 73

absorbía casi por completo todos los otros aspectos que no está excluido. Cuando se examina detenida­
jurídicos, presuponía una negatividad que le daba su mente, todas las distinciones que surgen unas de otras
razón de ser. Este es otro rasgo paralelo, aunque asi­ en una cadena ininterrumpida de alternativas, empe­
métrico, tanto de la tradición metafísica iniciada por zando por la summa divisio, se someten a este registro
Platón como de la concepción cristiana. El ente es negativo. Ninguna categoría es definida en sí misma,
atravesado por la nada de la que en última instancia sino a través de lo que diverge. Así como las cosas apro­
deriva; desde su origen está mezclado con la nada de piables son otras diferentes de las inapropiables, todas
la cual ha sido creado. las cosas que no fueran de derecho divino, divini iuris,
Incluso el orden jurídico conserva un fundamento eran humani iuris (cosas del derecho humano). A su
negativo, ya que es lícito lo que no ha sido prohibido, vez, en el ámbito del derecho humano, las cosas priva­
así como en Roma son libres los hombres que no son das son aquellas no públicas. Incluso entre las cosas
esclavos. Elliber se caracteriza por el hecho de no ser públicas, las que pertenecen al organismo político son
servus. Es más, la condición de la que más se habla en aquellas que no son de todos, definidas como commu­
el derecho romano es precisamente la esclavitud, es nes. Pero ser de todos -una ulterior y final divergencia­
decir la de aquellos que no tienen prerrogativas jurí­ no es lo mismo que no ser de nadie (nullius), porque
dicas. Para explicar lo que quiere decir sui iuris se de­ mientras las primeras siguen siendo en todo caso ina­
fine lo que significa alíeni iuris, derivando el significa­ propiables, las segundas, todavía no apropiadas, son
do del primer término a través de la oposición del apropiables por quien se posesione primero de ellas.
segundo. Esto también es válido, y con mayor razón, Así pues, de aquello que está excluido se genera lo que
para la cosa. Con un procedimiento lógico que redobla está incluido, y de lo negativo surge lo positivo.
la negación, evitando la modalidad afirmativa, res man­
~ipi son aquellas cosas que tenemos en propiedad y
que no son-res nf!c mancipi (cosas que no dan lugar a
la propiedad). La inclusión de algo en el campo del ius 3· LAS PALABRAS Y LAS COSAS
-que en Roma comprendía todas las cosas- nace siem­
pre de una exclusi~n. Lo que está excluido no es aque­ Incluso antes del ius romano y del lagos griego, la ex­
llo que no está incluido, sino que está incluido aquello periencia delleguaje ya estaba allí para negar las cosas
74 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS ::'..;
COSAS "75
en su contenido viviente. Esto contrasta con la difun­ similitud entre el ser y sus signos: "La escritura y las
dida idea de que el lenguaje es un simple vehículo de cosas ya no se asemejan. Entre ellas, Don Quijote vaga
expresión,:y de que existe una correspondencia natu­ a la aventura'~ 8 Las palabras, ahora distantes de las co­
ral, o incluso artificial, entre las palabras y las cosas; sas, se refugian en los pliegues de los libros o se amon- .
las palabras como la forma verbal de las cosas y las tonan en las profundidades del delirio. Dado que ya
cosas como el contenido de las palabras. Ciertamente, no es una imagen del mundo, el lenguaje puede inten­
como relata el Génesis, cuando el lenguaje fue dado a tar traducir lo que es naturalmente incapaz de expre­
los hombres por Dios, era el signo mismo de las cosas; sar. Para Descartes, la verdad ya no reside en el nexo
se parecía tanto a las cosas que las revelaba del modo entre palabras y cosas, sino en la percepción evidente
más transparente. De esta manera, el significado pa­ de una conciencia presente en sí misma. Ya nada puede
recia surgir de las cosas como un manantial surge de garantizar que exista alguna correspondencia entre
una roca o como la luz surge del sol. Más tarde, con significante y significado. En el nuevo régimen:del
el derrumbamiento de la torre de Babel, esa corres­ sentido, el perfil de la diferencia reemplaza al rostro
pondencia se rompió. Mientras las lenguas se multi­ de la semejanza, desfigurándolo.. Para que exista la
plicaban, se abría una brecha cada vez más amplia representación, debe haber una distancia entre signo
entre éstas Ylas cosas. Si bien en el siglo XV el lenguaje y significado; para afirmar la cosa, el lenguaje debe
todavía parece parte del mundo, al final del huma­ distanciarse de ella y aislarse en su propio universo
nismo renacentista se retira del mundo, encerrándose auto-referencial.
en un espacio abstracto de signos representativos. Se Pero si es así, toda afirmación termina por tener un
rompe entonces el antiguo lazo entre las palabras y las impacto negativo. El lenguaje solo puede afirmar la
cosas. El nombre de las cosas inscrito sobre su piel cosa negando su presencia viva. ~o que Foucault ye
empezó a desvanecerse, y las palabras perdieron todo como la apertura de una brecha bi~p puede ser enten­
acceso directo a la vida de las cosas. El lenguaje ya no dido como una verdadera obra de~egación. Más que
es capaz de revelar el enigma oculto dentro de las co­ atribuirla al advenimiento de una:, ~ueva epistem~, ~e
sas sino que, además, tiende a hacerlo cada vez más puede explicar por la estructura de la operación lin­
indescifrable. La experiencia alucinatoria de Don Qui­ güística. Nombrar las cosas medi,ante el lenguaje ,no
jote en el otoño del Renacimiento marca el fmal de la solo es un acto neutral, sino que tiene el carácter: de
I
76 ! LAS PERSONAS Y LAS (OSAS
(OSA S I 77

~na intromisión violenta. Es como si para apropiarse tancial del signo. De este modo, su posesión por el len­
de las cosas, ya separadas del lenguaje, éste debiera guaje coincide con su aniquilamiento.
proyectar en las cosas la fractura que tiene dentro de Este dispositivo nihilista es central para la filosofía
sí mismo. En todo caso, la idea de que el lenguaje se de HegeL Si en las primeras páginas de la Ciencia de
caracteriza esencialmente por la negación es un hecho la lógica hace tomar conciencia de la relación entre el
no siempre reconocido por los filósofos, pero muy ser y la nada, ya discernida en El Sofista de Platón, en
presente en los lingüistas. Para Ferdinand de Saussure, la Fenomenología del Espíritu la había atribuido al po­
"el lenguaje solo se alimenta de oposiciones, de un der desintegrador del lenguaje. La cosa en particular
conjunto de valores completamente negativos".9 Se --este pedazo de papel, esta caja de lata, este tizón ar­
distingue de los códigos de comunicación pre-lingüís­ diente- es inalcanzable por un lenguaje destinado a
ticos, naturalmente orientados al consenso, por su expresarse de acuerdo con conceptos universales. Al
facultad de negar aquello que representa. El uso del respecto escribe: "[ ... ] bajo el intento real de decirlo
"no", como se ha observado,lO es la más importante se desintegraría, quienes comienzan a describirlo no
prerrogativa del discurso humano. Pero en un examen podrían acabar su descripción, sino que deberían de­
más detenido, la negatividad del lenguaje, así como el jarlo a cargo de otros, los cuales tendrían que recono­
acto de representar, afecta también a la realidad de lo cer ellos mismos, a la postre, que hablaban de una cosa
que se representa. Lo que es negado en el procedimiento que no es'~ 11
lingüístico no solo es un determinado modo de ser de Cuando el lenguaje intenta captar el "esto" --es decir,
la cosa sino, en cierto sentido, su misma existencia. Para la cosa en su concreción singular-lo niega transfirién­
nombrar la cosa, el lenguaje debe transponerla en una dolo al plano abstracto de las categorías. Esto ocurre
dimensión diferente de la real. En resumen, al no tener porque, para captar algo de un modo conceptual, de­
u~a relación constitutiva con las cosas que designan, bemos reconocer lo negativo que lo constituye dialéc­
las palabras' las 4espojan de la realidad que precisa­ ticamente. El lenguaje puede expresar lo que es sola­
mente tratan de e~presar: solo al perder su existencia mente si presupone su negación. La designación de las
concreta, los seres son lingüísticamente representables. cosas, en el momento que son asignadas a la categoría
En el mismo mo;~ento en que es nombrada, la cosa que las comprende, suprime su ser empírico, reducién­
pierde su contenido y es transferida al espacio insus­ dolas a una serie infinita. Para representar las cosas en

!
78 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS (O SAS l' 79
su esencia, el lenguaje las suprime en su existencia. están divididas por un límite infiimqueable, y preci­
En suma, la palabra nos restituye el ser, pero separado samente por eso, es como si el poder de la nad~ se \
de su singularidad y reducido a la abstracción. comunicara de una a la otra. La muerte que el lenguaje
Este poCler negativo del lenguaje no es, como para confiere a las cosas rebota sobre éstas y retorna alas
Foucault, el resultado de una fractura en el orden del sujetos que hacen uso de esas cosaS.EI poder del habla
discurso, sino un hecho original que se remonta a su se asocia a un vacío de sustancia .que se comunica a
génesis: "El primer acto mediante el cual Adán impuso través de las palabras a quien las pronuncia, arrastrán­
su soberanía sobre los animales es que les dio un nom­ dolo hasta el mismo vórtice: "Cuando hablo --concluye
bre, es decir que los anuló como seres existentes~12 Al Blanchot- niego la existencia de lo que digo, niego
comentar este famoso pasaje de Hegel, Maurice Blan­ incluso la existencia de quien habla'~15
chot llega a afirmar que el lenguaje, como el prefacio El único tipo de lenguaje que "salva" las cosas es el
de cada palabra, requiere "una suerte de inmensa he­ literario. Y no porque preserve las cosas en su ser, sin,o
catombe, un diluvio previo que sumerge en un extenso porque da por sentado que asigná~doles un senti~o,
mar toda la creación".13 Después que los seres humanos las destruye. El ideal de la literatura, como recuerda
habían aniquilado, por así decirlo, a todos los seres, Blanchot, es no decir nada, o decirlo sabiendo que la
Dios tenía que recrearlos a partir de la nada en la que palabra escrita debe su sentido a aquello que no existe.
se habían deslizado. De este modo, un ser hecho de la A no ser que uno entienda las palahras -los lugares en
nada ocupó el lugar de los seres individuales estable­ los cuales se depositan: una hoja de papel, un trozo
cidos en su existencia concreta. Desde luego, el lenguaje de piedra, la corteza de un árbol- romo cosas, las úni­
no eliminp físicamente a nadie, pero cuando alguien cas que quedan con vida. Mientras que ellengtiaje
dice "este gato" o "esta mujer" está sustrayéndolos de común deja las cosas separadas de;·lás palabras, el len­
su presencia inmediata y remitiéndolos a la ausencia. guaje de la literatura hace de las palabras cosas nuevas,
Blanchot infiere de esto que el lenguaje instituye una que viven de la nada introducida eáellas. La literatura
relación entre las cosas y la muerte, así que sería "más considera las cosas en su génesis yen su destino final
exacto decir que cuando hablo, es la muerte la que No intenta sustraerlas de la nada; las acompaña eri su
habla en mí'~14 Desde esta perspectiva, el destino de las deriva. Por un lado, la literatura es:esta gran fuerza de
cosas llega a aproximarse al de las personas. Dado que destrucción, la más violenta devastación del carácter
80 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS I 81

natural de las cosas y, por el otro, es la forma de la cierne al modo en que son usadas, y un valor de in­
suprema atención a lo que queda de las cosas, a las tercambio defmido por el tiempo necesario para pro­
cenizas que el fuego deja atrás. La literatura ducirlas. Este segundo tipo de valor, que se puede
expresar en una unidad única de medida, permite que
no está más allá del mundo, pero tampoco es el mun­ los bienes sean intercambiados en el mercado. Cuando
do; y la presencia de las cosas antes de que el mundo las cosas se consideran en términos de su valor de uso
exista, su perseverancia después que el mundo ha conservan su cualidad particular, pero cuando son
desaparecido, la obstinación de lo que subsiste cuando tratadas de acuerdo con su valor de intercambio, la
todo se desvanece y el desconcierto que aparece pierden. Por esta razón, en lugar de potenciar su sig­
cuando no hay nada. 16 nificado, el valor de las cosas las comprime en una
serie indiferenciada. Sin embargo, Marx saca a luz un
efecto de desrealización aún más poderoso: como es-·
cribe en un famoso pasaje sobre el fetichismo de las
4. EL VALOR DE LAS COSAS mercancías, cuando una mesa es usada como tal sigue
siendo el objeto de madera que todos conocemos, pero
En el mundo moderno las cosas son aniquiladas por tan pronto como es puesta en el mercado «se trans­
su mismo valor. Esta formulación solo puede sorpren­ muta en cosa sensorialmente suprasensible. No sólo
der si atribuimos al término «valor" un significado se mantiene tiesa apoyando sus patas en el suelo, sino
ético que el proceso de secularización ha vaciado de que se pone de cabeza frente a todas las demás mer­
s~ntido, llevándolo a una dimensión eminentemente cancías"}7 Lo que causa este fenómeno de inversión,
económica. El valor de una cosa está determinado por que tiene las características de un verdadero encanta­
parámetros objetivos que poco tienen que ver con su miento, es precisamente ese valor de intercambio que
cualidad intrínse~a. Este proceso general de valoriza­ hace de cada producto de la mano de obra una suerte
ción, que involucra a toda la sociedad moderna, ha de "jeroglífico social". Lo que las personas perciben
sido reconstruido en cada una de sus fases por Karl como las cualidades naturales de las cosas son, en rea­
Marx. Las mercan~í~s, a las que generalmente han sido lidad, las relaciones sociales condensadas en ellas: ((Lo
reducidas las cosas, tienen un valor de uso que con- que aquí adopta, para los hombres, la forma fantas­
82 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS '1 83

magórica de una relación entre-cosas, es sólo la rela­ modernos. Pero, en general, a todós: incluso el capita­
ción social determinada existente entre aquéllos".18 lista está sometido al dispositivo,'qe la explotación; en
En esta Ü1terpretación clásica, retorna el nexo quias­ una modalidad que se alimenta a sí misma. Este últiíno
mático entre personas y cosas del cual hemos partido. está empeñado en maximizar el valor, del mismo modo
Su división no solo se revela como una forma de im­ en que se reproduce la producción. Estas son las dos
plicación, sino como un verdadero intercambio me­ caras de un mecanismo que, mientras 'personificalas
tafísico que transmuta unas en otras. Lo que parecen cosas, cosifica a las personas en una medida descono­
ser cosas no son más que el resultado invertido de las cida en las sociedades precedentes:En estas sociedades,
relaciones entre personas. El dinero, convertido en "el caso es que las relaciones sociales existentes entre
capital, constituye su expresión eminente; como puro las personas en sus trabajos se ponen de manifiesto
valor de intercambio, se considera la cosa más preciosa como sus propias relaciones personales y no aparecen
de poseer. Pero a este primer sortilegio, que atribuye disfrazadas de relaciones sociales entre las cosas':19 En
a las cosas la autonomía de figuras dotadas de vida el régimen capitalista ocurre lo contrario. Mientras
propia, se suma otro, inverso y complementario, que que los obreros son la "esclavitud personificada'~ los
convierte a las personas en cosas. Los análisis de Marx capitalistas devienen el "capital personificado'~ "per­
sobre la reificación son bien conocidos, y han sido co­ sonificaciones del capital y del trabajo asalariado".20
mentados por una extensa literatura. En el mercado Este proceso, expresado por Marx como una crítica
capitalista; toda una categoría de personas llega a ser de la economía política, se presta naturalmente a otras
un producto libremente adquirible e intercambiable. interpretaciones. En los años veinte del siglo pa~ado,
,,
Como cualquier otra mercancía, también la mano de mientras Georg Lukács destacaba la dimensión teifi­
obra tiene un valor de intercambio, proporcional al cadora, Walter Benjamin, en una'perspectiva más di­
tiempo necesario para su producción. Esta última námica, reconocía su poder par~ transformar el anti­
ejerce un dominio absoluto sobre aquellos que creen guo orden. El hecho de que la alienación afecte a la
disponer de ella. En suma, al transformar las cosas en naturaleza de la cosa, además d~l trabajo necesario
mercancías, los hombres se convierten en cosas. Esto para producirla, es una premisa que requiere demos­
se aplica en primer lugar a aquellos que están encade­ tración. Al poner el "bien" de las cosas fuera de ellas,
nados al mecanismo de producción como esclavos separando su naturaleza de su váior, Marx manifiesta
84 I LAS PE RSONAS Y LAS (O SAS (OSAS I 85

una lejana ascendencia platónica. De esto también Se podría decir que ambos aspectos percibidos por
deriva su concepto patológico de "fetichismo", más Benjamin se han reflejado en nuestro mundo contem­
tarde retomado por Sigmund Freud. Esto es precisa­ poráneo. Por un lado, como han destacado los antro­
mente lo que parece contradecir Benjamin en su en­ pólogos del arte, los objetos artísticos experimentan
sayo sobre La obra de arte en la época de su reproduc­ una subjetividad que los asimila, más que a cosas sim­
tibilidad técnica. Contra la tendencia anti-tecnológica ples, a entes personales dotados de una capacidad de
que penetra en toda la cultura de la época, lo que acción propia. 22 Esto es lo que observó Günther Anders
Benjamin identifica en la ilimitada repetición de la al hablar de una psicología de las cosas. 23 También la
obra de arte es algo que transforma profundamente tecnología, en una forma no diferente del arte, puede
la percepción estética. La destrucción del "aura" libera conferir a los objetos una suerte de vida de relación,
al objeto del manto romántico que lo envuelve, a la sobre todo a los objetos electrónicos o telemáticos. Sin
vez que prolonga infinitamente su vida. Aquello que embargo, a diferencia de la obra de arte, esto parece
es reproducible sin límites es, en principio, eterno. surgir de su mecanismo interno, en forma indepen­
Pero se trata de un proceso intrinsecamente contra­ diente de quien lo ha activado. Precisamente, esta au­
dictorio, pues la prolongación en el tiempo se paga tonomía es lo que parece conferir a las cosas un perfIl
con una declinante profundidad ontológica. Es como personal, que produce un efecto de despersonalización
si la cosa, al proyectarse en el futuro, perdiera sus raí­ en aquellos que, al no ser más sujetos, se convierten en
ces en el pasado y con ello la capacidad de testimoniar objetos pasivos. Este fue el razonamiento detrás de
el presente: la observación de Simone Weil cuando escribió que
"dado que el pensamiento colectivo no puede existir
La autenticidad de una cosa es la cifra de todo lo que como pensamiento, se transfiere a las cosas (signos,
desde el origen pu~de transmitirse en ella desde su máquinas ... ). De allí, surge esta paradoja: la cosa
du'ración material. hasta su testificación histórica. piensa, yel hombre está reducido al estado de cosa'~24
Como esta última se funda en la primera, que a su Aquí tenemos la otra perspectiva des~e la cual es
~ez se le escapa ~ hombre en la reproducción, por posible examinar el problema. El proceso de persona­
eso se tambalea en ésta la testificación histórica de lización de las cosas aparece ahora en un espejo inver­
la cosa.21 tido, como el resultado de una cosificación de las per­
86 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS l· 87

sonas. En el origen de esta línea interpretativa, no a favor de otra cosa que es totalm~:nte equivalente. :pn
necesariamente opuesta a la primera, se encuentra la Ge-stell* "una cosa expulsa a la.otra'~ 25 '

Heidegger. En una conferencia pronunciada junto con En este sentido, cada trozo en ~l cual una cosa :se
la disertación sobre "La Cosa': el filósofo empieza por despedaza es una "pieza de recambio", reemplazable
decir que, así como sus fragmentos perdidos pueden por otra igual. Esto significa que cuanto más se rept;ü­
ser valiosos 'para nosotros, cada cosa adquiere las ca­ duce la cosa, tanto menos existe como tal, si no como
racterísticas del equivalente. Con respecto a la trans­ "algo despreciable" o material de desecho. Pero Hei­
formación moderna de la cosa en objeto, se trata de degger añade una ulterior consideración que concierne
una transici,ón ulterior que hace del objeto un simple una vez más al nexo antinómico entre cosa y persona.
"recurso [Bestand] ': Con ella incluso lo que seguía pre­ El destino de una es refractado por el destino de la
sente del ser desaparece. El recurso no es posicionado otra. La subordinación de la cosa al ciclo de reproduc­
en sí mismo, sino en vista de su uso. Así, el carbón que ción no es diferente, en esencia, aJa subordinació~ de
se usa para alimentar una central eléctrica no es una los seres humanos, que creen controlarlo pero enrea­
cosa del mismo modo que la jarra sobre la mesa. Mien­ lidad son controlados por él. También ellos, a su ma­
tras que la jarra no produce nada más que su simple nera, son "piezas de recambio", siempre reemplazables
presencia, el carbón está destinado a generar calor. por otra. Sin duda, los hombres pertenecen a la ma­
También aquí, como en Marx, la producción y la ex­ quinaria en un modo diferente de la máquina, pero
plotación convergen en el mismo efecto de desrealiza­ siguen atrapados en sus engranajes, tanto si han con­ ", "

ción de la cosa; con la diferencia de que, en lugar de tribuido a construirla, como si sim.plemente hacen uso
atribuir el resultado a la sed de ganancia, Heidegger lo de ella. Aun cuando le parezca distante, como le ocurre
conecta con la tendencia a usar todo lo que está a nues­ al guardabosque que recorre el ~ismo sendero tt~n­
tra disposición -este es además el significado literal del sitado por sus abuelos: él tambien, lo sepa o nO,.es
término "dispositivo"-. Lo que está disponible es siem­ absorbido por el mismo mecanisrilO en el cual te~lÍli­
pre reemplazable por algo equivalente y, en última nan las reservas de celulosa para ~~ papel de los perió­
instancia, superfluo. En resumen, a diferencia de Ben­
jamin, Heidegger ve en la reproductibilidad de la cosa * Heidegger denomina gesteU a la constitución
no su posible extensión, sino su potencial eliminación técnica del mundo. [N. del T.] ,
88 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS I 89

dicos y revistas. O ~omo le ocurre a todo oyente de la Ante todo, es oportuno preguntarse en qué medida
radio que oprime el interruptor, segregado como un esta demanda imperiosa de realidad contrasta con el
trozo de esa reserva en la cual continúa confinado, aun nihilismo que la precedió. Por ejemplo, para Jean Bau­
cuando todavía piensa que es completamente libre de drillard el hiperrealismo contemporáneo constituye la
encender o apagar el aparato a su voluntad. 26 Precisa­ prolongación y el contra efecto de un proceso idéntico
mente, cuando la persona imagina que ha logrado el de desrealización. En su origen está la transición de la
control total sobre la cosa, reducida ahora a una pieza cosa, como hemos discutido antes, de la fase natural
infmitamente reproducible y reemplazable, es cuando del valor de uso a la fase mercantil del valor de inter­
entra inconscientemente en su misma condición. cambio. Pero a esta primera mutación, ya analizada
por Marx en sus consecuencias reificadoras, le siguió
una segunda, todavía más drástica, que absorbió la
cosa en el universo fantasmal del simulacro. l9 Con ella
5.DASDING desapareció toda asociación con un referente objetivo.
Una vez conseguida la equivalencia universal, los signos
Puede parecer paradójico afirmar que la cosa se ve fueron intercambiados entre sí, sin hacer referencia a
amenazada por un exceso de realidad. Algunos pensa­ nada más. Ya no había necesidad de significar algo.
dores han observado que después del delirium de irrea­ Con la desaparición de la fmalidad de las acciones, los
lidad del período posmoderno, el péndulo del pensa­ opuestos terminaron por sobreponerse. La dialéctica
miento ahora está oscilando hacia un nuevo realismo.27 de Marx entre el valor de uso y el valor de intercambio,
Si bien con una int~nción diferente, ya Alain Badiou así como la dialéctica entre las fuerzas productivas y
afirmaba que la pasión por lo real había caracterizado las relaciones de producción, fue neutralizada por una
al siglo pasado. 28 Lo que hoy se descubre es que la cosa, falta general de diferenciación. Incluso el dinero, que
durante largo-tiempo enmarañada en una red simbó­ hasta cierto momento estaba vinculado al patrón oro,
lica, se presenta en sú absoluta desnudez. ¿Pero cuál es entró en el ámbito de la pura especulación financiera,
el efecto de nuestro ~ncuentro con ella? ¿Qué nos dice donde no remitiría a nada fuera de su propia circula­
una cosa que ha sido desnudada, privada de sus reso­ ción ilimitada. Fue como si cada cosa se duplicara en
nancias,
simbólicas, que
.
se aferra a sí misma? una copia tan idéntica al original que la primera se
90 1 lAS PERSONAS Y lAS COSAS (OSAS 1- 91

fusionaba con el segundo. En la serie infmita en la cual negativa, de una extenuación por exceso. En una suerte
se multiplica, el objeto deviene un simulacro de otro de excrecencia infinita, en la cual se:acumulan sin mo­
y, por lo tanto, también de sí mismo. tivo los gestos y los eventos, las cosas son aniquiladas
Sin embargo, la duplicación de la cosa en su simu­ por su propia proliferación. En la "realidad integral':
lacro muestra un carácter que es en sí mismo ambiva­ que coincide en todo con la virtual; la verdad y la apa­
lente y expresa tanto la intensificación como el vacia­ riencia se superponen en una perfecta ·coincidencia.
miento. Despojada de su eficacia simbólica la cosa se Confinadas en su contenido manifiesto, privadas de
repliega sobre sí misma, duplicándose. Mientras que toda referencia a otras, las cosas se persiguen sobre una
el realismo concierne todavía a un referente objetivo, superficie sin espesor:
y el surrealismo somete lo real a la prueba de lo ima­
ginario, el hiperrealismo elimina incluso esta última Una vez soslayada toda trascendencia, las cosas son
distinción, haciendo de uno la expresión del otro. El solo aquellas que son y, así como ~on, no se soportan.
resultado es una suerte de alucinación que hace de Han perdido toda ilusión y han devenido inmedi&ta
cada cosa una copia de su propia copia. En este caso, y totalmente reales, sin sombra, sin comentario.32
lo real es lo;que da lugar a una reproducción perfecta. , :

Es la realidad pasada a través del tamiz de la realidad, Alcanzada su masa crítica, la realidad corre el riesgo
privada de toda reflexión, encerrada en sí misma: "Las de destruirse a sí misma. Desde este punto de vista,se
cosas -escribe Baudrillard- continúan funcionando podría decir que es el exceso de lo. real, su intensifica­
mucho después que sus ideas han desaparecido, y lo ción hiperreal, lo que elimina delmundo el principio
hacen con total indiferencia de su propio contenido".30 de realidad. Es como si, en el vacío de sentido, toda
Hay algo en esta de simbolización de las cosas que co­ metáfora se realizara, perdiendo su cualidad de tal. Lo
rresponde, en la otra parte del espejo, al destino reifi­ que queda en la alucinante coincidencia entre signifi­
cante de las personas. Separadas de ellas, las cosas se cante y significado es una realidad muda, sustraída a
dividen incluso dentro de sí mismas: "Una cosa que la comunicación y encerrada en sus propios confines.
ha perdido su idea es como el hombre que ha perdido Así es como Lacan defme la Cosa, das Ding, diferen­
su sombra: aquella cae en' un delirio en el cual se ciándola de die Sache. Si bien ambos términos se re­
pierde".3 1 Esta es la consecuencia de una saturación fieren a un ámbito jurídico, a la práctica judicial o al
92 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS COSAS I 93

debate que la introduce, difieren considerablemente Cosa':3 6 Esta es otra manera, mucho más inquietante,
en su significado. Mientras que die Sache es el producto de considerar la pasión por lo real tan frecuente en el
de la acción huma~a que puede ser siempre hablada y siglo; desde esta perspectiva, la Cosa se nos aparece en
relacionada a una causa, a la que queda esencialmente toda su amenazante presencia. Derribada la barrera
ligada, "das Ding se sitúa en otro lugar".33 En varias que hace inalcanzable el deseo, el imperativo del goce
ocasiones, Lacan insistió en su absoluta heterogenei­ nos aproxima al corazón de la Cosa, a su núcleo in­
dad. Introducida por Freud especialmente en su ensayo candescente. Ahora la cosa, ya no más cubierta por las
sobre la negación, la expresión das Ding remite a una barreras protectoras que nos ponen al reparo de sus
irreductible alteridad: "Hay algo diferente en das rayos fulminantes, se nos aparece en una proximidad
Ding':34 Es como si Lacan dudara en hablar de esto, nauseabunda y violenta. Cuando se corre el velo que
situándolo en un área donde la palabra no tiene acceso: lo cubre -es decir, la red simbólica que añade la expe­
"En das Dingse encuentra el verdadero secreto':3> Con riencia humana a la conexión de las relaciones socia­
ello, no pretende decir que sea inalcanzable por su le­ les-lo Real se revela en su aspecto terrorífico. Es todo
jania. Al contrario, es aquello que se encuentra más lo que queda de la realidad una vez que ha sido privada
próXimo a nosotros; o mejor dicho, que está y habita de su soporte fantasmal. Cuando esto ocurre, la Cosa
dentro de nosotros, pero como algo completamente ya no está limitada -como en el infinito aplazamiento
extraño. En das Ditig se superponen proximidad y dis­ del deseo-, sino que está directamente presente. Esta
tancia, identidad y escisión, intimidad y extrañamiento; desublimación del objeto provoca un colapso del es­
es donde el concepto de "extraño" se asocia a la noción pacio simbólico a favor de una relación inmediata con
de "hostil': como algo que nos amenaza desde el inte­ el Otro. Al intentar, en vano, apropiarnos·de la Cosa,
rior. Si bien es completamente interno al sujeto, das quedamos atrapados en una forma que a la vez nos
Ding es su Otro absoluto. aterroriza y nos disgusta.37
, Mientras que Fr~ud lo sitúa más allá del principio El fIlósofo Slavoj Zizek evoca la escena final de la
de placer -donde la fuerza vital se entrelaza con la película Matrix, en la que el protagonista, que ha
plllsión de muerte"":, Lacan lo inscribe en la esfera del vuelto del paisaje devastado por la guerra planetaria,
goce, diferente y opuesta a la del deseo: "pues el deseo es recibido por el jefe de la resistencia Morfeo con un
viene del Otro, y el 'goce está situado del lado de la irónico comentario "Bienvenido al desierto de lo
I
,
94 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS
COSAS 95

real".38 Despojado de su significado ulterior, compri­ mienzo del nuevo siglo, la reversibilidad llega a ser
mido en su propia inmanencia, lo real nos muestra su completa. Así como la tendencia posmoderna se c6n­
rostro mortífero. Siempre está un paso más allá de lo virtió en cierto momento en un nuevo realismo, este
que somos capaces de soportar; como ocurre con la último ha adquirido ahora nuevos "efectos especiales'~
«insoportable" película Saló de Pier Paolo Pasolini. Cuando lo virtual se refleja en lo real, lo real parece
Entre aquello que es solo real-es decir, socialmente devenir él mismo virtual. No es difícil de entender por
mediad<r- y lo Real, entendido en su aspecto excesivo, qué algunas personas han visto el ataque a las Torres
existe la misma distancia que hay entre un simple ta­ Gemelas como una culminación del arte contempo­
tuaje y las heridas que los cutters se infligen a sí mis­ ráneo. En efecto, fue un evento espectacular que superó
mos. O incluso entre los así llamados snuffpornográ­ la realidad y la apariencia a la vez, en su indiscernible
ficos -en los cuales los actores son sometidos a semejanza. Probablemente sea nuéstra incapacidad
torturas reales- y las películas eróticas corrientes. En para resistir el encuentro directo con la Cosa lo que la
este proceso hay un cumplimiento y una inversión del transforma en una pesadilla, una horrible combina­
sentido. Cuando la realidad se hace integral, redoblán­ ción de sueño y realidad. Lo que'¡'se define como el
dose en la hiperrealidad, deja entrever una cara virtual, "retorno de lo real" esconde en sumterior este torbe­
extremadamente espectacular. llino aniquilador. La cosa es sustraída en el mismo
La explosión de las Torres Gemelas, a menudo in­ movimiento que la aproxima a nosptros.
) ;:
terpretada como el retorno de lo real en un mundo de
ilusiones,. conlleva estos dos aspectos indisociable­
mente entrelazados. Este trágico evento, con su vio­
lencia sin precedentes, fue precisamente lo Real pro­
yectado más allá de sí mismo. Reproducida infinitas
veces sobre las pantallas de los televisores, la escena
puede ser considerada como lo que nos introduce en
el «desierto de lo real" y, al mismo tiempo, como una .
producción de la televisión; la~ú1tima y más impresio­ "
nante película de Hollywood. De este modo, al co­
111
Cuerpos

1. EL ESTATUTO DEL CUERPO

Puede parecer extraño que el cuerpo humano haya


sido excluido del horizonte del derecho por tan largo
tiempo. Perpetuamente disputado por los diferentes
poderes que reivindican su propiedad -el Estado, la
Iglesia, el individuo-, el cuerpo nunca ha gozado de
una adecuada definición jurídica. Introducido en los
primeros documentos jurídicos en el alba de la mo­
dernidad a través de la fórmula del habeas corpus,
luego desapareció de los códigos civiles europeos,
construidos en torno a la trama abstracta de los suje­
tos desencarnados. Evocado solo relativamente en los
momentos extremos del nacimiento y de la muerte,
el cuerpo se consideraba como un don natural que
aparentemente no requería una atención jurídica es­
pecial. Esta exclusión fue la consecuencia inevitable
de la gran división que organizaba nuestro modo de
pensar. Dado que el ~uerpo humano no entraba na­
98 I lAS PERSONAS Y lAS (OSAS CUERPOS I 99

turalmente en la categoría de pe·rsona ni en la de cosa, Pero por paradójico que resulte, precisamente por
fue omitido como un objeto del derecho y se dejó declarar que el cuerpo es una persona, estas prohibi­
oscilar entre una y otra. En realidad, hasta hace algu­ ciones han tenido el efecto no deseado de reconducirlo
nas décadas, la tendencia dominante fue la de asimi­ al estatus de la res, aunque extra commercium. En rea­
larlo al concepto de persona, de acuerdo con la tradi­ lidad, sostener que algo no es un objeto del comercio
ción romana. Además, sobre la base de la bien conocida no equivale a excluirlo del ámbito de las cosas. Una
formulación de Ulpiano según la cual es imposible dificultad aún mayor surge cuando se piensa el cuerpo
asignar un valor económico al cuerpo de un hombre ya no en abstracto, sino situado en el tiempo y el es­
libre, siempre se evitó toda aproximación a la cosa. pacio. Con respecto al tiempo, es una opinión común
Por consiguiente, al no existir estaciones intermedias que "la muerte hace entrar al cuerpo en la categoría
entre la cosa y la persona, la única opción ha sido situar de las cosas~3 En este sentido, PierreLegendre recuerda
al cuerpo en la órbita de la persona. Aun con todas las el caso de san Espiridión, el obispo de Chipre en el
contradicciones observadas, fue Kant quién llegó a la siglo IV, cuyo cuerpo momificado fue llevado a Corfú
conclusión más clara: por una familia chipriota, que escapaba de los turcos,
como parte del patrimonio privado que llegaría 3: ser
El hombre no puede disponer de sí mismo, porque la dote para las hijas. Lo que el cuerpo humano es
no es una cosa. El hombre no es una propiedad de antes del nacimiento, cuando todavía es un embrión,
sí mismo. Esto supondría una contradicción. Pues da lugar a una ambigüedad similar. tEn qué momento
solo en cuanto persona es un sujeto susceptible de puede empezar a ser considerade:) una persona? tY
poseer cosas. l cuándo deja de serlo para convertirse en una cosa? tEl
robo de un cadáver, o bien de un embrión, debe ser
Esta tesis es la base del Artículo 1128 del Código Civil considerado un secuestro, puesto que involucra a una
francés, que excluye al cuerpo de las cosas intercam­ persona, o debería ser tratado como un hurto, pues
biables en el comercio, como también de la Carta de concierne a una cosa?
los Derechos Fundamentales de la Unión Europea La cuestión se plantea de un modo más irresolúble
(3.2), que prohíbe "hacer del cuerpo humano y de sus cuando el cuerpo se considera en sus partes individua­
partes, como tales, una fuente de lucro'~2 les, y no en su conjunto; en sus productos o en .sús
100 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 101

órganos separados. 4 En general, una vez que se extrae Desde cualquier ángulo que se considere la cuestión,
una parte del cuerpo se la suele tratar como una cosa. seguimos enredados en una serie de paradojas que
Sin embargo, esta opción no carece de efectos adversos, parecen impedirnos llegar a una conclusión. El hecho
al menos en lo que concierne a ciertos órganos. Si bien de que el cuerpo pueda ser reducido a una cosa es
el problema no se plantea para los dientes, las uñas contrario a nuestra sensibilidad, pero la idea de que
o el cabello, una vez extraídos y cortados, porque son sea siempre equivalente a la persona contrasta con la
fácilmente reconducibles al estado de res nullíus, el caso lógica. La dificultad para resolver el problema nace
de la sangre es más complejo por sus connotaciones evidentemente de un léxico jurídico todavía basado en
simbólicas. Aunque no se puede considerar reducible la antigua división entre personas y cosas; una división
a una cosa, la sangre a menudo se comercializa para que ya no se sostiene ante las extraordinarias transfor­
las transfusiones sanguíneas. Una indecisión jurídica maciones que estamos experimentando en el presente.
aún más notoria se verifica en el caso de la vesícula El cuerpo humano, en su condición prominente res­
biliar extraída a un enfermo y usada por sus propie­ pecto a ambas categorías, es un testimonio de esta
dades terapéuticas para la preparación de un medica­ inadecuación conceptual. No solo es imposible clasi­
mento. ¿A quién pertenece ese órgano: al hombre, al ficarlo como persona o como cosa, sino que, en las
hospital o a la compañía farmacéutica? En un caso cuestiones siempre nuevas que plantea al derecho,
como este, la falta de atribución de una parte del cuerpo muestra la necesidad urgente de una reformulación.
al ámbito de la cosa, termina por impedir una defmi­ En realidad, durante las últimas décadas, la jurispru­
ción jurídica estable. Por otra parte, el argumento de dencia ha ido abriendo gradualmente sus puertas a esa
que la naturaleza de un órgano corporal cambia des­ vida que había dejado durante largo tiempo fuera de
pués de haber sido separado del cuerpo (o incluso todo sus confines. Por ejemplo, ya en la mitad el siglo pasado
e~ cuerpo después de la muerte), pasando del ámbito la normativa que regulaba la transfusión de la sangre
de la persona al de la cosa, sigue siendo poco convin­ -algo que no podía ser atribuible a la dimensión de la
, ,
persona ni de la cosa- introdujo el bíos en el espacio
'\

cente. Si un cuerpo -o una parte de él- ha sido una


persona, continuará siéndolo bajo cualquier condición; formalizado del derecho. La legislación subsiguiente
pero si~n cambio, e,n cierto momento ha llegado a ser sobre la extracción quirúrgica de órganos, mediante
un~ cosa, eso sign~fica que lo fue desde el principio.5 el trasplante de cadáveres de hombres que no habían
102 I LAS PERSONAS y LAS COSAS CUERPOS I 163

declarado en vida una voluntad· contraria, rompía la eran comunes a todos (res communes). Si bien disfru­
relación exclusiva entre el individuo y el cuerpo, ha­ taban de un estatus diferente, comp~rtían la condición
ciendo de éste una suerte de bien colectivo. La pro­ de cosas que no eran parte de la propiedad personal
puesta, addptada en 1998 por la Asamblea General de (extra patrimonium) y estaban fuer~ del comercio (ex­
las Naciones Unidas, de calificar el genoma humano tra commercium). En las InstituCiones ~e Gayo, a la
como "patrimonio común de la humanidad" llevaba
este proceso aún más lejos. Pero el factor decisivo llegó
primera distinción, entre las cosas' que "forman parte
de nuestra propiedad o no forman parte de ella': le
­
con el impetuoso desarrollo de las biotecnologías. La sigue la distinción entre las cosas sOmetidas al deremo
práctica cada vez más extendida del trasplante hace divino (res divini iuris) ylas cosas sometidas al derecho
irrealizable la identificación entre cuerpo y persona. humano (res humani iuris), divididas estas últimas,a
Sin pasar por alto las tendencias comerciales en el in­ su vez en públicas y privadas. De aCuerdo con un pró­
tercambio de órganos humanos, el razonamiento que cedimiento típico del derecho romano, cada categoría
se impone va en el sentido de una circulación social se dividía luego en otras ramificaciones. Así, las "res
del cuerpo fuera del mercado de las cosas, pero también publicae no coinciden con las res cdmmunes. Mientras
más allá de las fronteras de la persona. 6 que las cosas comunes, como el aite;o el agua, no per­
Este cambio no debería ser interpretado como un tenecen a nadie, las cosas públicas~'como los teatrqs b
rechazo de 10 que ha sido proclamado por varias fac­ mercados, son una copropiedad dé los ciudadanos. A
ciones como la "condición sagrada de la vida': sino su vez, las res divini iuris se dividen en sacrae, consa­
como una transferencia de esta condición desde el gradas al culto, religiosae, que comprenden los sepul­
ámbito de lo propio al de lo común, debido a la trans­ cros, los restos mortales o las cenizas, y sanctae, co:rnb
formación de los términos de la expresión. El hecho las murallas y las puertas de la ciudad. Sin embargo, a
de que el concepto de vida haya sido radicalmente pesar de su diferencia, todas las cosas divinas compar:"
redefinido después del descubrimiento del genoma es ten con las públicas la característica de no ser apro­
demasiado evidente. Pero un cambio similar también piables por los individuos. Hasta el punto que en el
ha afectado a la noción de lo sagrado. Por otra parte, período republicano, pero también en la época impe'­
incluso en el antiguo derecho romano las cosas sagra­ rial, las cosas sagradas y las cosas públicas se situaban
das (res sacrae) estaban relacionadas con las cosas que en un ámbito jurídicamente homogéneo y estaban
104 I LAS PERSONAS 'y LAS COSAS CUERPOS I 105

sometidas al mismo régimen administrativo, fiscal y vindica lo que está más allá, pero también, más acá de
pénal, en el sentido 'de que estaban protegidas por las la persona. El hecho de que ella se refiera específica­
mismas prohibiciones. Esto no ocurrió porque lo que mente al cuerpo, considerado en su absoluta inviola­
había sido público ahora se considerara sagrado, sino bilidad, lo había hecho explícito poco antes con un
porque lo sagrado, que no podía ser privado, era per­ ejemplo de clara evidencia:
cibido como público.
Algo parecido se puede decir del cuerpo humano, Veo a un transeúnte en la calle, que tiene brazos
en cierto sentido comparable a la dimensión de las res largos, ojos celestes y una mente donde se agitan
sacrae.7 Dado que el cuerpo no coincide con la más­ pensamientos que desconozco, pero que quizá sean
cara de la persona y no puede ser reducido a la apro­ mediocres [ ... ]. Si la persona humana en él fuera
piación de la cosa, entra en la tercera categoría cons­ sagrada para mí, fácilmente podría sacarle los ojos.
tituida por la res sacra. En vista de que no pertenece Una vez ciego, será una persona humana exacta­
al Estado ni a la Iglesia ni, exclusivamente, a la persona mente como lo fue antes. No habré afectado en él a
que lo habita, el cuerpo debe su intangibilidad al hecho la persona humana, solo habré destruido sus ojoS.9
de ser eminentemente común. No solo en el sentido
obvio de que todos tienen un cuerpo, sino también en
el más poderoso de que todo cuerpo humano es pa­
trimonio de la humanidad en su conjunto. Desde luego, 2. EL PODER DEL CUERPO
elcuerpo no es una cosa para ser explotada o consumida
pero tampoco es, estrictamente hablando, una persona Mientras que el derecho tiende a omitir el cuerpo, la fi­
jurídica. Como señaló Simone Weil en el ensayo antes losofía lo incluye en su horizonte propio pero en la for­
mencionado, lo que es sagrado en el cuerpo humano ma de una subordinación. Sin repetir el gesto exclu­
noes su núcleo personal sino, al contrario, el imperso­ yente de la metafísica platónica, pero sin renunciar
j nal: "lo que es sag~a,do, de ningún modo es la persona, completamente a él, el pensamiento moderno sitúa el
si,no aquello que en un ser humano es impersonal'~8 cuerpo en la categoría del objeto. El cuerpo es lo que
Contra todas las apologías de la persona, que habían
" l· •
el sujeto reconoce dentro de él como diferente de sí
ll~gado en esos año,s a su punto culminante, Weil rei- mismo. Para ser capaz de tratar con el cuerpo, el sujeto
106 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS ¡' i07

debe separarse del cuerpo y mantenerlo a distancia; privilegiada, porque en ella las cosas se desencarrtan
en este sentido, la posición de Descartes es ejemplar. en un perfil ideal que reduce la realidad hasta frustrarla.
En realidad, toda su filosofía puede ser considerada El conocimiento matemático, verdadera cienciá del
como una serie de reflexiones sobre el cuerpo, pero alma, demuestra la absoluta preeminencia de la ré;lión
siempre desde un punto de vista externo a él, e incluso sobre el cuerpo; mientras este último es siempre divi­
defmido precisamente por esa exterioridad. Al hablar sible y particular, la razón es indívisiblé' y universal. Si
de "dualismo" en el pensamiento de Descartes se corre el cuerpo es una máquina, la razón es el telemando
el riesgo de perpetuar un estereotipo interpretativo; que controla su funcionamiento desde el exterior. Hay
sin embargo, aun cuando tengamos en cuenta la rela­ una diferencia jerárquica infinita'entre las dos sustan­
ción entre la mente y el cuerpo, el predominio de la cias de las que está compuesto el 'ser humano.
separación sobre la unidad sigue siendo irrefutable. Pero este paradigma, ampliamente mayoritario en
Como explica el filósofo francés en uno de los más el pensamiento moderno, no es el único que lo carac­
célebres pasajes de su Discurso del método, "[ ... ] ese teriza. Hay otro paradigma, menos continuo y sólido,
yo, es decir, el alma por la cual soy lo que soy, es ente­ que lo acompaña y se yuxtapone a él, y que se reconoce
ramente distinta del cuerpo, y aun que es más fácil de específicamente en la inversión'de las relaciones' de
conocer que él que, aun en el caso de que él no fuera, poder entre la mente y el cuerpo;!l1 En su origen está
ella no dejaría de ser todo lo que ella es':IO Definir la el pensamiento de Spinoza. El pasaje que este pensa­
inexistencia del cuerpo como un argumentum ad ab­ miento realiza desde la doble sustancia cartesiana a
surdum no atenúa la relación negativa que ella establece los dos modos de una única su'stancia, extendida y
entre las dos sustancias. La res cogitans se relaciona con pensante, abre un camino inédito. Para Spinoza, no
la res extenSa en el modo de una división insuperable. solo no es ni siquiera concebible una mente privada
La mente no solo contrasta con el cuerpo sino que, de cuerpo, sino que el cuerpo constituye el objeto ex­
para reconocerse en su propio principio esencial, debe clusivo de la mente: "el objeto de la idea que constituye
independizarse de él. Cuando el conocimiento se in­ el alma humana es un cuerpo [... ] y no otra cosa':12
terroga sobre su propia legitimidad, toda la existencia El conocimiento, que para Descartes se hada posible
parece contraerse hasta el punto de una conciencia gracias a la separación de la mente del cuerpo, ahora
incorpórea. La matemática constituye su expresión depende de su unidad indisoluble con él. Uno causa
1081 LAS PERSONAS Y lAS COSAS CUERPOS I 109

la expansión o contracción de la otra. Es más, se diría Descartes, se encastran en un mismo bloque de sig­
que entre los dos está la perspectiva del cuerpo, que nificado, que se constituye precisamente por esa co­
se refracta productivamente sobre el funcionamiento nexión. Así como no existen cosas fuera de la concien­
de la mente: "Pues cuanto más apto es el cuerpo para cia que las comprende, no existen conciencias que
ser afectado de muchas maneras, y para afectar de precedan la relación constitutiva con el mundo. Lo
muchas maneras a los cuerpos exteriores, tanto más que hayal principio y al final del proceso no es la ilu­
apta es el alma para pensar".13 A la perspectiva de Des­ minación de un sujeto de conocimiento, sino la po­
cartes de un cuerpo cerrado a la inteligencia del tencia infinita de la vida.
mundo, le sustituye la convicción de que solo a través No es de extrañar que Spinoza haya de construido
del cuerpo la mente puede conocer adecuadamente de raíz el dispositivo excluyente de la persona. Esto se
las cosas. Para Spinoza, la corporeidad es el origen del aplica tanto a la sustancia divina, coincidente con el
conocimiento, el vehículo de la experiencia, la fuente orden impersonal de lo real, como a la sustancia hu­
del asombro. Al respecto, escribió: mana, rescatada del desdoblamiento del sujeto carte­
siano y reconstituida en su plenitud ontológica. En
y el hecho es que nadie, hasta ahora, ha determinado contraste con la soledad de un cogito concentrado en
lo que puede el cuerpo. [... ] ello basta para demos­ torno a su principio interior, el conocimiento del
trar que el cuerpo, en virtud de las solas leyes de su cuerpo se revela como un instrumento de conexión,
naturaleza, puede hacer muchas cosas que resultan un medio de sociabilidad y un poder adicional: "El
asombrosas a su propia alma. 14 cuerpo humano necesita, para conservarse, de muchí­
simos otros cuerpos': 15 Esta afirmación, de carácter
Más que un simple mecanismo, como sostienen Des­ ontológico, tiene una evidente resonancia política. Los
cartes y Hobbes, el <1uerpo es un tejido de nexos sim­ seres humanos prosperarán solo si reúnen sus cuerpos
bólic:os solo eH el interior de los cuales la realidad en un organismo colectivo al que se puede dar el nom­
adqu.iere consistencia. El cuerpo nos permite captar bre de "multitud': Aquí el pensamiento moderno pa­
las cosas no aislada:r;nente, sino en el complejo con­ rece dividirse verdaderamente en dos direcciones di­
junto en el cual adquieren significado. El sujeto yel vergentes. Para Hobbes, la preservación de los seres
objeto del pensamiento, rígidamente separados por humanos contra el riesgo de muerte violenta que los
110 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I í11

acosa está asegurada por su separación; para Spinoza, La ruptura con el pensamiento moderno que resulta
por el contrário, depende de la capacidad para entre­ de estas páginas no se puede sube~timar. En su centro
lazar las relaciones: se encuentra el cambio de rol del 'cuerpo. La impor­
tancia relativa del cuerpo con respecto a la conciencia
y así, nada es más útil al hombre que el hombre; quie­ fue alterada, pero también lo fue hi perspectiva desde
ro decir que nada pueden desear los hombres que sea la cual se percibía esta relación. El ojo de la mente fue
mejor para la conservación de su ser que el concordar reemplazado, o flanqueado, por el ojo del cuerpo.
todos en todas las cosas, de suerte que las almas de to­ Desde que empezó "la contemplación del cielo con los
dos formen como una sola alma, y sus cuerpos como ojos del cuerpo'~19 narra Vico, éste devino central para
un solo cuerpo.16 la historia humana; y lo siguió siendo aun cuando' la
historia parecía tomar la dirección opuesta de una
En el otro polo del cuadrante filosófico de la moder­ progresiva abstracción. Sin duda,.los hombres deben
nidad, podríamos citar las palabras de Giambattista a esta última la transición desde .el estado primitivo
Vico, que también refieren a una conexión profunda hasta el despliegue de la civilización, pero también le
entre la razón y el cuerpo.17 En su obra Ciencia Nueva deben las crisis en las que periódicamente se precipi­
aparece, como en ningún otro texto, que lo que hay en taron, y que amenazaban con malpgrar las conqujstas
el origen del mundo no es la absolutidad del sujeto, hasta entonces conseguidas. La causa de esta regrq;ión
sino la combinación de los cuerpos. Es de su presión periódica reside en una alteracióD¡ .en el equilibriq ~n­
que se origina la historia, con todo lo que ella implica tre lo "común" y lo "propio" a favor de este último.
en el plano del conocimiento y del poder. De ese prin­ Pero también remite a la ruptura ~el nexo, estableci9.o
cipio -en el cual las mentes de los hombres estaban desde el origen de la historia, entre la razón yel cuerpo.
completamente inmersas, embotadas por sus pasiones El predominio de la razón sobre elsuerpo es paral~lo al
y sepultadas en sus cuerpos- nada se ha perdido defi­ predominio de lo propio sobre lo Gomún, de lo priya~o
nitivamente, como demuestra el hecho de que muchos sobre lo público, del beneficio ind!vidual sobre el inte­
nombres de las cosas inanimadas derivan de órganos rés colectivo. Esto ocurre cuando el;impulso a la in~u­
corpóreos. Incluso desde un punto de vista lingüístico nidad prevalece sobre la pasión porla comunidad. Para
las cosas nacen de los cuerpos. protegerse, los seres humanos comprimen el poder del

;
112 I LAS PERSONAS Y'LAS COSAS CUERPOS 113

cuerpo dentro de aparatos de control, que los vinculan las nociones modernas del Estado soberano y los de­
a los órdenes instituidos en diferentes momentos de rechos individuales. No hay política que no sea de los
la historia. Pero, al hacer esto, terminan por perder el cuerpos, sobre los cuerpos y en los cuerpos; no en
contacto con las propias fuentes de vida. La única ma­ oposición al "espíritu': sino en una trama que lo inte­
nera:de recuperarlas consiste en reabrir los horizontes gra en el bios como una forma integral de vida.
de la mente a la vitalidad del cuerpo. La "voluntad de poder'~ una expresión que es bien
En esta misma línea de pensamiento se encuentra conocida, no se refiere solo al carácter vital de la po­
la obra de Nietzsche. Su deconstrucción radical de las lítica, sino también al carácter político de la vida. El
categorías modernas coincide con un pensamiento del cuerpo es el campo de batalla en el que se enfrentan
cuerpo -también en el sentido subjetivo del genitivo, las fuerzas de los seres humanos en una lucha sin tre­
en el que el cuerpo piensa porque él mismo es ani­ gua, cuya apuesta es la definición de lo que somos,
mado- destinado a inaugurar un nuevo lenguaje. A la pero también de aquello que podemos llegar a ser.
pregunta si la filosofía no ha sido más que un incesante Todo el conjunto de protocolos, tan decisivos como
"malentendido con relación al cuerpo~zo Zaratustra delicados, que más tarde adquirió el nombre de an­
responde: "Hay más razón en tu cuerpo que en tu tropogenética, tiene una raíz explícita en el pensa­
mejor sabiduría'~zl Contra los pensadores que define miento de Nietzsche. Cuando éste se pregunta "por
como "despreciadores" del cuerpo, Nietzsche relee toda qué no debemos realizar en el hombre lo que los chi­
la historia de Europa a través "del hilo conductor del nos suelen hacer con el árbol, de modo que por una
cuerpo'~zz Esto concierne principalmente al dominio parte produzca rosas y por otra peras': 24 el riesgo po­
del conocimiento, cuyo objetivo es controlar y disci­ tencial contenido en estas expresiones no se ve subes­
plinar los instintos corporales, pero también a la esfera timado. Pero la novedad que ofrecen respecto a una
del poder, cada vez más inscrito en las dinámicas bio­ tradición humanística que por entonces ya estaba
políticas. Cuando ob,Serva que "la gran política afirma agotada tampoco se debe pasar por alto. Si bien Hei­
la fisjología sobre todos los otros problemas~z; Nietzs­ degger adujo a mediados del siglo XX que el hombre
che se refiere a la importancia crucial adquirida por el estaba más cerca ~e Dios que un animal, dado que solo
cuerPo de los individuos y de las poblaciones en un él es "formador de mundo~ en contraste con el animal,
mU:ndo que ya no puede ser interpretado a través de que es "pobre en el mundo", y la piedra, que es "sin
114 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS CUERPOS I 115

mundo':25 Nietzsche -anticipado por Darwin- volvió modo de existencia ambigua': 27 lá importancia IDo­
a conectar la historia humana con la esfera de la natu­ sófica del cuerpo reside precisamente en su capacidad
raleza. El ser humano tiene justamente la capacidad de forzar el orden binario de la tradición cartesiana,
innata para abrir una gama de posibles variaciones, al dirigir la atención a una entidád que no puede ser
destinadas a su vez a reflejarse retroactivamente en su reducida a las categorías de sujeto y objeto. La afirma­
patrimonio genético: el hombre es el animal progra­ ción según la cual, si bien el cuerpo es 'regularmente
mado para cambiar continuamente su programación. objetivado por una actitud de tipo cientificista,está
Desde este punto de vista, la técnica no es necesaria­ fuera de la dimensión del objeto, es sostenida por todo
mente opuesta a la naturaleza; de hecho, en lo que con­ el pensamiento fenomenológico. En este sentido, para
cierne a nuestra especie, la técnica es el fruto de nuestra Husserl, mi cuerpo es "el único que no es un mero
naturaleza. Es técnico cada movimiento de nuestro cuerpo físico [Korper], sino precisamente un orga­
cuerpo y cada sonido de nuestra voz. Como se ha ob­ nismo animado [Leib ]".2.8 Para Sartre, en cambio, su
servado,26 la naturaleza humana muestra una tecnici­ significado "se ve a menudo oscurecido por el h~cho
dad originaria que no solo somos libres de adoptar, de empezarse por considerar el cuerpo como .una
sino que estamos obligados a desarrollar. cosa",29 mientras que para Gabriel.Marcel, "es evid~nte
que mi cuerpo es, en ese sentido, yo mismo; porque
no me puedo distinguir de él, a ,no ser que estéd~s­
puesto a reducirlo a un objeto':3o .~ .
3. EXISTIR EL CUERPO Desde luego, puedo considerar mis ojos o misma­
nos como un fragmento de materia, incluyéndolos así
El motivo por el cual el cuerpo es ajeno a la gran divi­ en el espacio de los objetos externos, pero algo se es­
sión entre las cosas y las personas estriba en el hecho capa y se rebela contra este intento. Entre los dos pla­
de que no puede ser adscrito ni a unas ni a otras. Como nos existe una diferencia imborrable: si bien el objeto
escribe el fepomenólogo francés Merleau-Ponty, "el desaparece de mi campo visual tal1 pronto como d~rijo
término existir tiene dos significados, y solo dos: se la mirada hacia otra parte, no pueqo dejar de per~ibir
existe como :cosa o se existe como conciencia. Al con­ mi cuerpo. Está allí, no delante .mío, sino conmigo,
trario, la experiencia del cuerpo propio nos revela un estrechamente unido a mi conciepcia en un vínculo
116 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 117

irrómpible. Yo no tengo, sino que soy mi cuerpo. De­ entre otras, todo el mundo que me rodea se borraría
beríamos convertir "existir" en un verbo transitivo, repentinamente. Percibimos el objeto solo porque está
sugiere Sartre, para que podamos decir "Existo mi «situado [ ... ] directamente al alcance de la mano o la
cuerpo: tal es su primera dimensión de ser'~31 Hay en mirada':33 tocado, sentido, estimulado por las extre­
juego una posición diferente en el espacio: en lugar de midades de nuestros cuerpos: «La mirada envuelve,
estar situado en el espacio como otros objetos, el palpa, esposa las cosas visibles [ ... ], de modo que no
cuerpo es el horizonte perceptivo en el cual éstos se podemos decir si es la mirada o son las cosas las que
sitúan. Si bien, de un momento a otro, puedo cambiar mandan".34 El cuerpo es lo que hace del objeto una
el ángulo de visión desde el cual observo un objeto cosa. Para poder ser una cosa entre las cosas, el objeto
externo, no puedo hacer lo mismo con mi cuerpo. No debe manifestarse a los órganos sensoriales como algo
puedo ver todas sus partes, excepto en un espejo, ni presente. Pero también debe desaparecer cuando me
. c aminar a su alrededor. Para poder hacerlo, debería aparto de él, excluyéndolo de mi campo visual. Aque­
salir de mí mismo a través de un segundo cuerpo, llo que lo hace una cosa real, y no un objeto imagi­
independiente del primero, que se compare con él nado, es el hecho de que también puede no estar allí.
desde afuera. Pero, de este modo, sería otro diferente Así es como debemos interpretar la afirmación de
de aquel que soy. A pesar del esfuerzo que haga para Merleau-Ponty de que el cuerpo «nunca es un objeto
aferrarlo desde el exterior, mi cuerpo se posesiona de [... ] porque es precisamente lo que hace posibles los
mí nuevamente, porque su existencia es la condición objetos".35 La existencia de los objetos está garantizada
previa de toda acción que emprenda. No importa por la resistencia de mi cuerpo hacia ellos y viceversa.
cómo trate de olvidarlo, mi cuerpo permanece allí, Desde este punto de vista, la conciencia es la tensión
donde estaba. Más aún, es la «permanencia absoluta hacia las cosas por medio del cuerpo, así como el
que sirve de trasfondo a la permanencia relativa de los cuerpo es lo que conecta las cosas con la conciencia.
o~je,tos susceptibl~ de eclipsar':32 Las dos perspectivas se superponen en un único blo­
,Esto no significa solamente que el cuerpo viviente que significativo. Mover nuestros cuerpos significa
nq ~ertenece al universo material de los objetos, sino extenderse hacia las cosas, pero esto solo es posible si
también que es la ~o.~dición trascendental de su exis­ el cuerpo no es una de ellas. La afirmación de que el
tencia. Si hiciera de ,mi punto de vista una perspectiva ser humano es una cosa solo es aceptable si nos refiere
118 I lAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 119

a alguna cosa presupuesta a la existencia de todas las finalmente, el "cuerpo propio", co~<;:ebido en un sen~
otras. Como afirma Helmuth Plessner, el hombre "se tido predominantemente espiritual. Siempre a e~te
experimenta a sí mismo como una cosa y desde aden­ cuerpo-alude la experiencia de la percepción, en u.n~
tro de una cosa que, sin embargo, se distingue com­ forma que Merleau-Ponty desarrolla y perfecciona,
pletamente de todas las otras cosas porque es esa cosa pero que nunca supera completamente. Las manos
particular':36 que se tocan entre sí o rozan las cosas, síguen siendo
Por lo tanto, lo que conecta los seres humanos y las las de un sujeto que puede percibir al otro ser sola­
cosas es el cuerpo. Fuera de la conexión que éste ase­ mente gracias a su propia experiencia interior. De
gura, los dos elementos están destinados a separarse todas maneras, la cosa comprendida y asimilada sigue
de un modo que necesariamente hace a uno subordi­ siendo objeto de quien se relaciona con ella siempre
nado del otro. Solamente desde el punto de vista del a partir de sí mismo. Solamente cuando la tradici6n
- I

cuerpo, ellos reencuentran el vínculo original que la fenomenológica se deconstruye y ~se convierte en su
gran división ha interrumpido: "El cuerpo nos une exterioridad más radical, el cuerpó y la cosa pueden
directamente a las cosas en virtud de su propia onto­ volver a cruzarse y penetrarse mutuamente, en una
génesis", ya que las cosas no son más que "la prolon­ perspectiva diferente. Esto ocurre"cuando el cuerpo
gación de mi cuerpo y mi cuerpo es la prolongación pierde la propiedad absoluta de sí inismo a causa de
del mundo':37 No se trata de un mero acercamiento la prótesis tecnológica. Solo entonces un fragmento
sino de una verdadera compenetración. Solo el cuerpo del cuerpo de otro, o una cosa no corporal convierte
es capaz de llenar el hueco que miles de años de dere­ el cuerpo humano en un espacio'que no puede ser
cho, teología y filosofía han cavado entre las cosas y totalmente apropiable, porque estci más
allá de las di­
las personas, poniendo unas a disposición de las otras. cotomías entre sujeto y objeto, interno y externo, pen­
En realidad, no se puede decir que la fenomenolo­ samiento y cuerpo viviente. En el relato filosófico:'de
gía capte completamente el significado de esta conta­ su propio trasplante de corazón, Jean-Luc Nanc>, se
minación entre cuerpo y cosa: a pesar de sus proyec­ expresa con estas palabras:
ciones hacia la alteridad, el lenguaje de Husserl sigue
estando en el horizonte semántico de la persona. Mi corazón llegó a ser mi propio extranjero. Extrán­
Aquello a lo que el filósofo se refiere sigue siendo, jero precisamente porque estaba adentro. El extraño
120 I lAS PERSONAS Y lAS {OSAS CUERPOS I 121

debía venir del exterior solo porque antes había sa­ casas, encuentran una relación con nuestro cuerpo; las
. lido del interior. [ ... ] La intrusión de un cuerpo cosas vuelven a ser particulares, como si cada una ad­
extraño en el pensamiento. Este vacío permanecerá quiriera un nombre propio, según la paradójica idea
en mí como el pensamiento en sí mismo y como su de Locke que luego retomaría Borges.40 Desde ese mo­
contrario al mismo tiempo.38 mento, empezamos a sentirnos relacionados con ellas
por un vinculo que va más allá de su precio de mercado.
El mismo autor alude, a través de las vicisitudes del Esas cosas llevan impreso el tacto de nuestras manos,
cuerpo, al "corazón de las cosas'~39 Esta es una expresión las marcas de nuestras miradas, las huellas de nuestra
que todos usamos a menudo en el sentido de estable­ experienciaY Son "las cosas las que nos hacen inteli­
cer una comparación, sin filtro alguno, con la realidad gentes':42 en ellas se estratifican significados que no se
de una situación; pero que deberíamos tratar de usarla pueden reducir a términos cognitivos. Estos significa­
también en su sentido más literal. Como los seres vi­ dos constituyen el nudo simbólico en el cual su vida
vientes, las cosas también tienen un corazón, sepultado se entrelaza con la nuestra. Así como los cuerpos dan
en su quietud o en su movimiento silencioso. Es un vida a las cosas, las cosas moldean los cuerpos. Pier
corazón, como se dice, de piedra; pero de una piedra Paolo Pasolini escribió una vez que "la educación dada
que no evoca el frío de la muerte. Es una piedra viva a un muchacho por los objetos, por las cosas, por la
y palpitante, en la que se concentra una experiencia realidad física [ ... ] hace a ese muchacho corpórea­
antigua, o incluso contemporánea, todavía palpable, mente lo que es y lo que será toda su vida. Su carne
visible, reconocible; al menos mientras esa cosa siga debe ser educada como la forma de su espíritu': 43
sie~do tal, precisamente esa cosa y no otra. Digamos Este diálogo secreto entre nosotros y las cosas, la
lo que digamos, esto ya no es posible cuando las cosas manera en que entran profundamente en nuestras
entran en el circuito de la producción serial, en la que vidas, a menudo transformándolas, es lo que Ludwig
pierden su poder simbólico que llega a solidificarse en Wittgenstein mencionó en sus Investigaciones filosófi­
los productos manufacturados. cas, cuando afirmó que "La silla piensa por sí misma".44
Pero esto solo ocurre mientras sigan siendo artícu­ Decir que una cosa piensa, de acuerdo con la asonan­
losen
.
un inventario,.alineados sin rostro en el interior cia Ding y Denken que Hegel observó una vez, no sig­
de un almacén. Tan pronto como entran en nuestras nifica hacer un ídolo de ella o un objeto de fetichismo.
122 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS ,'123

Lo que se intenta decir es que nosotros también pen­ No sé cómo soportas exhausta.
samos por medio de la cosa; ya que, como adujo Henry en este lago
Bergson, las cosas constituyen el lugar del que, nacen de indiferencia que es tu coraZonj quizá
nuestras percepciones. 45 Las cosas nos afectan al menos te salva un amuleto que tienes
tanto como nosotros las afectamos a ellas. Así como junto al lápiz de labios,
las cosas no pueden vivir sin nosotros, nosotros no a tu polvera, tu lima de uñas, un ratÓn blanco
podemos viyir sin ellas. Desde luego, se puede aducir de marfil; iY así existes!47
que ninguna civilización destruye las cosas tan fácil­
mente como la nuestra. No sorprende que después de
tratar de construir cosas que fueran indestructibles,
hoy nos inclinemos por aquellas naturalmente pere­ 4. EL ALMA DE LAS COSAS
cederas, como el plástico.
Pero hay cosas que se resisten a esta fuerza des­ De acuerdo con una teoría popular, las comunidades
tructiva. Cosas que siguen siendo preciosas: para al­ caracterizadas principalmente por la relación entre las
gunos una joya, para otros una prenda de vestir, y personas han sido reemplazadas por sistemas sociales
para otros más un libro. O algo más diminuto yapa­ individualistas orientados, en cambio, a la relación entre
rentemente más insignificante, como un cordel, un las personas y las ~sas. Esto es cierto solamente si re~u­
trozo de tela o un recorte de diario que -reconduci­ cimas las cosas al papel comercial~e objetos de inter­
dos a lo largo de un hilo que va de Rilke a Walter Ben­ cambio que se contrapone a las personas que hacenuso
jamin-llegan al centro de nuestra existencia onírica y de ellas. Esto es exactamente lo que señala MarcelMauss:
real. En el Libro del desasosiego, el poeta portugués
Fernando Pessoa confiesa su amor por las cosas míni­ Vivimos en sociedades que distinguen de manera
mas, sin importancia, que saben a irrealidad,46 pero estricta [ ...] los derechos reales y los derechos per­
que dejan aflorar el misterio de la existencia. Nadie sonales, las personas y las cosas. Esta separación es
mejor que Eugenio Montale ha captado este nexo entre fundamental: constituye la condición misma de una
la vida del hombre y la vida de las cosas, cuando, con parte de nuestro sistema de propiedad, de alienación
referencia a Dora Markus, escribió: y de intercambio.48
124 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 125
1
En resumen, este dispositivo binario, al contrario del culturales ajenos a las prácticas comerciales. Lo que
originario, se superpone a las otras formas de relación, todos ellos comparten es una concepción que atribuye
eliminándolas -como las del obsequio o del patlac, "que un alma a las cosas donadas, recibidas o restituidas.
fusiona a las personas y a las cosas"_.49 Las huellas de Lejos de estar separadas de la esfera de las personas, las
estas otras formas, que persistieron durante largo tiempo cosas parecen ser una parte integrante y ejercer una
en la India y los países germánicos, también se encuen­ poderosa acción sobre ellas: "las cosas tienen virtudes
tran en el antiguo derecho romano, específicamente en especiales y forman parte de las personas humanas':51
la práctica del nexum, esa tradición antes mencionada Entran en lo que es, al mismo tiempo, una relación
que ponía el cuerpo de los deudores insolventes a dis­ protectora y arriesgada con los hombres que las inter­
posición de sus acreedores. Entonces la res, más que un cambian, y finalmente llegan a signarles el destino. En
objeto pasivo de transacción -incluso después de haber las culturas brahmánicas, la cosa incluso habla en pri­
cambiado de manos-, seguía relacionada al primer pro­ 1 mera persona: dadme, pide al donante, recibidme, in­
pietario por un vínculo que obligaba al nuevo poseedor tima al receptor, y restituidme, si todavía deseáis vivir.
hasta que éste no fuera liberado por el cumplimiento 1 El lugar donde se ejerce el poder de la cosa, antes de su
de los términos del contrato. Hasta entonces, el contra­ metamorfosis en persona, es el cuerpo de los individuos
tante seguía siendo reus, en otras palabras -según el yde las comunidades, de las cuales ella deviene un com­
antiguo genitivo en as de res-literalmente "poseído por ponente interno.
la cosa'~50 Tan pronto como la res era adquirida, el re­ En este sentido, Mauss cita el hau, el espíritu de las
ceptor reconocía que estaba a disposición del donante cosas (taanga) en la sociedad maorí, un ritual que ha
hasta el pago, comprometiendo su propio cuerpo como despertado la curiosidad de los críticos:
garantía. En suma, al contravenir la lógica de la gran
división, la dinámi~a del intercambio donativo giraba Supón que posees un artículo determinado (taonga)
en torno al principiq de la personalidad de la cosa. y que me das dicho artículo [... J. Ahora bien, yo le
Desde
. el momento ,. en que los romanos empezaron doy ese artículo a una tercera persona que, después
a distinguir entre los derechos reales y los derechos de que ha pasado algún tiempo, decide devolver al­
personales,
. separando. las personas y las cosas, la eco­ guna cosa a modo de pago (utu), me regala algo
nomía de la donación siguió practicándose en ámbitos (taanga). Ahora i>ien, ese taonga que él me da es el
,
,
126 , LAS P(RSONAS y LAS COSAS CUERPOS 127

espíritu (hau) del taonga que yo recibí de ti y que le vidas y así es como las personas y las cosas mezcja­
di a él. Yo debo devolverte los taonga que he recibido das salen cada una de su esfera.y se mezclan. 54 :
por esos taonga (que tú me diste).52
Lo que permite y provoca esta mezcolanza es la ambi­
El aspecto más sorprendente de esta práctica ritual es valencia del cuerpo. Éste es el operadC?r mudo de' la
su estructura triádica.53 En lugar de restituir simple­ transición de un código a otro a través de la cadena de
mente la cosa recibida, el donatario la entrega a una símbolos que su misma presencia engendra,5S El cuerpo
tercera persona, que le da otra cosa a cambio, destinada impide que los símbolos se separen de las cosas, blo­
a su vez al primer donante. ¿Por qué existe este paso queando la circulación social en un orden jerárquico
adicional que complica la relación directa entre dar y de tipo trascendente, en el cual el d<;>minio absoluto pe
recibir? El motivo es que, para evitar la equivalencia las personas sobre las cosas se refleja en el domi~io
absoluta de la economía de mercado, es necesario que l de algunas personas sobre otras, que también están
haya una pequeña brecha diferencial entre lo que se reducidas a cosas. Es notable que está perspectiva, pre­
i sente en las sociedades arcaicas, se replantee en la dis­
da y lo que se recibe. Solo de este modo se respeta la
1

singularidad de la cosa, su carga simbólica específica, ¡


cusión contemporánea en un momento en que la ló­
evitando generalizarla en la lógica mercantil. Además, t gica bivalente de la modernidad parece abrirse a otros
se crea una relación social que va más allá de la relación paradigmas que ya la fecundaron d~sde,. , el interior, Pe~o
dual para incluir un círculo más amplio que involucra que ahora se liberan en sus márgenes externos. Se tr~ta
~
a toda la comunidad. Este es el principio que ha pre­ 1 de una relación oblicua entre origdn y cumplimie~to,
sidido la circulación voluntaria y obligatoria de la ri­
i o entre arcaico y actual-muy presente en Nietzsche y
r .

queza, los tributos y las donaciones en una gran parte Walter Benjamin-, que dirige la mirada del historiaa<.>r,
del mundo durante un tiempo increíblemente largo.
En su centro se encuentra el rechazo de la dicotomía
1

}
y aún más la del :filósofo, más allá de los umbrales de
la discontinuidad más evidente.
binaria entre personas y cosas: En su centro se encuentra el i!hpacto actual de '.la
tecnología sobre las cosas que ya no son solo objetos,
En el fondo, se trata de mezclas. Se mezclan las almas y de los sujetos que son cada vez ~ás difíciles de c.on­
en las cosas y las cosas en las almas. Se mezclan las finar en el dispositivo de la persona.
.
A comienzos de ,

, ,
128 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS
CUERPOS I 129
1
la década de 1950, Gilbert Simondon ya había empe­ Desde luego, nuestros propios cuerpos constituyen el
zado a hablar de "objetos técnicos" como el terreno
de mediación entre los seres humanos y la natura­ I puente flotante que nos conecta con los objetos téc­
nicos. Esto significa no solo la mente, de la cual los
leza.56 Ellos llevan impreso en su interior los signos objetos derivan sus características funcionales y sim­
de la inteligencia necesaria para resolver los problemas bólicas, sino también los signos corpóreos, que se
que periódicamente surgen en torno a los hombres. depositan en aquellos en el acto de su invención. El
Lejos de ser simples herramientas limitadas a la rea­ cambio de unas manos a otras por aquellos que han
lización de tareas manuales inmediatas, contienen usado los objetos crea un flujo continuo que va más
dentro de sí una cantidad de información que los allá de lo individual para involucrar la dimensión
convierte en instrumentos sociales eficaces. No muy "transindividual" a la que Simondon dedica su obra
diferente del hau de Mauss, el objeto técnico de Simon­ más importante.56 Recibir un objeto técnico de quien
don tiene un componente subjetivo que, en vez de lo ha inventado y usado significa reconstruir una ca­
someternos a su poder mágico, potencia nuestra ca­ dena social no diferente de la que los antropólogos
pacidad creativa. Solamente un mal interpretado an­ han creído descubrir en los rituales de donación de
tropocentrismo nos impide aprovechar y usar lo que los "pueblos sin historia': La implicación meta política
nosotros mismos hemos elaborado y desarrollado en que Simondon deriva de esta caracterización del ob­
una forma -tanto objetiva como subjetiva- que con­ jeto técnico dificilmente se pasa por alto~ Solamente
tinúa viviendo dentro de la cosa, así como dentro de cuando el objeto técnico se emancipe de su reducción
nosotros. Este conocimiento no tiene nada que ver servil a simple instrumento en manos del hombre, la
con una suerte de antihumanismo fácil, generalmente dominación de aquellos que controlan la tecnología
basado en una ignorancia del significado relevante de sobre aquellos que se limitan a tolerarla también lle­
la gran tradición hu~anística italiana. La idea de que gará a su fin:
el hombre no"tiene, una esencia preestablecida, sino
solo· aquella que él mismo se "fabrica'~ modificando
\
No es contra la máquina que el hombre, por una
continuamente su propia naturaleza, está en el centro reserva humanística, debe rebelarse. Estamos escla­
del célebre Oratio de ~ominis dignitate ("Discurso so­ vizados por la máquina solamente cuando las má­
br~ l~ dignidad del hombre") de Pico della Mirandola. quinas están esclavizadas por la comunidad [ ... 1. El
130 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS (U ERPOSI 131

humanismo tradicional sigue siendo abstracto bIes por otros hombres, sino que estos últimos a su:vez
cuando define el poder de autodeterminarse solo de están atravesados de informaciones, códigos y flujos
parte de los ciudadanos y no de los esclavos. 58 que nacen del uso continuo de los objetos técnicos. En
términos conceptuales y perceptivos, ni las caracteÍ"ís­
Bruno Latou'r llegó a una conclusión similar algunas ticas psicológicas ni las fISiológicas de los seres huma­
décadas más tarde, cuando propuso la idea de un "par­ nos son independientes de su manipulación de' las
lamento de las cosas" para superar la gran división cosas, hasta el punto que los hombres han sido defi­
moderna entre naturaleza y sociedad. 59 En su opinión, nidos como "artefactos de sus artefactos'~61
si bien la modernidad negó teóricamente los híbridos, Pero el pensador que más ha abordado este encuen­
situados en el punto de intersección entre "cuasisuje­ tro arcaico y posmoderno entre las personas que ya
tos" y "cuasiobjetos': en realidad ha hecho un amplio no son personas y las cosas que ya no son coSas es
uso de ellos. Pero esta distinción, que en la época mo­ Peter Sloterdijk. A partir de losttabajos de Gotthard
derna era solo una falla constituida a lo largo del Günther sobre una nueva ontología social,62 el fIlósofo
cuerpo, en el crepúsculo de dicha época se convirtió y catedrático alemán ha elaboraqo una suerte d~ an­
en una verdadera grieta. Una suerte de contraefecto tropotécnica acerca del límite dé 'la connivencia red­
beneficioso se originó por el contraste de la obsesión proca entre los seres humanos ylas cosas. Sin romper
bipolar; cuanto más se separaban las personas de las con el paradigma de Heidegger, pero reconduciéndolo,
cosas, tanto inás éstas asumían características huma­ por así decirlo, del Ser a los entes, Sloterdijk co'Íltra­
nas. La línea divisoria que durante tanto tiempo habia pone a los riesgos de la "alotécnica" una "homeotéc­
opuesto los objetos científicos y los sujetos políticos nica" portadora de recursos inéditos. La diferencia
ahora había sido eliminada por los fenómenos de la entre las dos reside en el hecho de que mientras la
naturaleza y la historia, la ciencia y la política, las per­ primera aspira al dominio absoluto de la naturaleza,
sonas y las cosas: "Pero lo humano, como ahora lo la segunda imita sus procesos creativos. Lo esencial de
entendemos, no se puede comprender ni salvar sin esta visión estriba, una vez más, en la lógica dé una
restituirle esa otra mitad de sí mismo, la parte de las nueva alianza que va más allá deia gran división entre
cosas':60 No solo los objetos están mezclados con ele­ personas y cosas. Máquinas inteligentes, obras de arte,
mentos humanos, solidificados y hechos intercambia­ computadoras y todo otro tipo de artefacto nos intro­

..-...;t........,.

132 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 133

ducen en una dimensión que corta transversalmente siglo XXI Ypara el próximo siglo XXIl".64 ¿A través de
su supuesta división: qué conflictos tendrá lugar y con qué consecuencias?
"En preguntas como estas se expresa la convicción de
Comparada con los artificios de este tipo, la división que el pensamiento moderno no será capaz de tener
conceptual fundamental (usada en las culturas más una ética hasta que clarifique su lógica y su ontología'~65
desarrolladas) entre alma y cosa, espíritu y materia,
sujeto y objeto, libertad y mecanicismo, girará ine­
vitablemente en el vacío. 63
5. CUERPOS POLíTICOS
Durante un tiempo incalculable, y todavía no con­
cluido, hemos atribuido a las personas las mismas A diferencia del derecho y de la fIlosofía, la política
cualidades superabundantes que le habíamos sustraído siempre ha mantenido una relación intrínseca con el
a las cosas. Ha llegado la hora de volver a equilibrar la cuerpo. El "cuerpo político" es, por lo demás, una de
relación. Pero antes aún, necesitamos atravesar la ba­ las figuras más relevantes de nuestra tradición. Sus
rrera que ha dividido el mundo en especies opuestas. primeras manifestaciones se remontan alantiguo pen­
Sin negar la naturaleza inquietante de la revolución samiento griego; sin embargo, fue en la baja Edad Me­
que hoy estamos experimentando, especialmente dia cuando adquirió una importancia especial. El orden
cuando la tecnología penetra en nuestros cuerpos tras­ del Estado se comparaba a un cuerpo viviente, orgánico
trocando un orden que ha existido durante miles de y diferenciado en funciones mutuamente coordinadas.
años, la importancia, del cambio es indudable. Por Obviamente, la relación entre los diferentes miembros,
primera vez quizá desde la desaparición de las socie­ que representaban las diversas clases sociales, variaba
dades arcaicas las cosél:s vuelven a interpelarnos direc­ según las intenciones de quien empleaba la metáfora.
tamente. Todo un sistema de significado vacila y gira Si bien el órgano central del cual dependía el funcio­
en torno a su propio eje, reubicándose en una posición namiento de todos los otros órganos era la cabeza, el
diferente: "Después de
" .
la abolición de la esclavitud en alma o el corazón no eran irrelevantes para su signifi­
el siglo XIX -concluye Sloterdijk- se perfila una amplia cado de conjunto. Por ejemplo, en el Policraticus de
desintegración del an,tiguo dominio señorial para el Juan de Salisbury, la hegemonía de la cabeza encuentra
134 I lAS PERSONAS Y lAS (OSAS (UERPOS I 135

una especie de equilibrio en la interrelación de las otras se suponía la total integración entre los dos, la faita de
partes, mientras que en el Leviatán de Thomas Hobbes, correspondencia jamás desaparecía completamente.
el control férreo del alma sobre el resto del cuerpo Este binarismo es reconocible, dentro de las dem<,Jcra­
traduce el pasaje a un concepto absolutista centrado cias representativas, en la disim.etría nunca del todo
en el dominio del soberano. Rousseau, en cambio, superada entre soberanía y representación. La misma
aduce que "recibiendo a cada miembro como parte noción de "pueblo" contiene dos·signiflcados diferen­
indivisible del todo':66 y confiere a la metáfora un efecto tes y potencialmente conflictivos, ya que indica al
igualitario, que sería luego completado por Joseph Sie­ mismo tiempo la totalidad de la ciudadanía y su parte
yes a través de la identificación del cuerpo de la nación menos pudiente, el pueblo-nación yel pueblo-plebeyo.
francesa con el Tercer Estado. Como a menudo ocurre en el léxico teológico-político
Lo que más sorprende en esta variedad de versiones que todavía usamos, el mismo concepto comprende
es la división binaria, establecida en cada una de ellas, en sí mismo la parte que en otros aspectos exduye.
entre el elemento personal del dominio soberano y Toda la dinámica política occidental puede ser inter­
la estructura impersonal de la fisiología corpórea. Esto pretada como la tensión incesante entre estas dos po­
explica por qué en cierto momento, a partir de Hobbes, laridades, como el intento de uniffcar el cuerpo político
la semántica de la máquina fue capaz de superponerse o el pueblo, por un lado, a través"de la exclusión de su
a la del cuerpo sin tergiversar el significado de la me­ parte baja, y por el otro, a través de la eliminación del
táfora. Sin embargo, esto no impide que surja una umbral diferencial que la divide de la parte alta. :
brecha residual entre las dos polaridades. Una prueba En la transición que se producé, en cierto momento,
de ello es que el término "cuerpo" puede referirse al desde el régimen soberano al régimen biopolitico, esa
conjunto del organismo así como a la parte fuferior a contradicción empieza a ser aún más marcada,' Es
la cabeza. Sabemos que esta duplicidad nació del como si lo que había sido una metáfora -la del cu'eipo
dogma de la doble naturaleza de Cristo. Así como el político- se materializara, adquiriendo ella misnia 'un
cuerpo entero de la cristiandad no coincide completa­ cuerpo, Estos fueron exactamente los términos usados
mente con el cuerpo de Cristo, también dividido a su por el primer pensador que amilizó este cambio de
vez en dos partes, el cuerpo político nunca se corres­ eventos: "El cuerpo social-escriBió Michel Foucárilt­
ponde totalmente con el del soberano. Incluso donde dejó de ser una simple metáfora jurídico-política

i
136 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS CUERPOS 137

(como la que se encuentra en Leviatán) para devenir pues, mucho más que el derecho, se volvió entonces la
una realidad biológica':67 Sin duda, el bias ha sido siem­ apuesta de las luchas políticas".69
pre un objeto de interés y de intervención política; sin Sin embargo, esto no quiere decir que en el régimen
embargo, aquello que hasta cierto punto era fIltrado biopolitico el abismo que separa los conceptos políti­
por una serie de mediaciones empezó a convertirse en cos modernos se haya reducido. Incluso se podría de­
una relación directa. Desde entonces, la vida humana cir que se ha ampliado. Cuando el cuerpo llega a ser el
como un marco de la acción política llegó a ser un contenido, en lugar del significante metafórico del
factor central; devino un asunto de gobierno, así como orden político, la fractura que en el régimen soberano
la política devino el gobierno de la vida. La influencia lo separaba de la cabeza penetra en su interior. La ex­
creciente de la medicina social, directamente relacio­ clusión que así se determina, más allá de los derechos,
nada con el cuerpo de la población, reflejó la impor­ puede afectar a su propia supervivencia biológica,
tancia de esta transición. Así, a propósito del sistema como ocurrió repetidas veces durante el siglo XX. Este
sanitario prusiano, Foucault pudo afirmar que "no fue el caso del nazismo, que transformó la intervención
eran los cuerpos de los trabajadores lo que interesaba médica en una suerte de cirugía letal destinada a salvar
a las autoridades de salud pública, sino el cuerpo de el cuerpo político mediante la extirpación de la parte
los individuos que reunidos constituían el Estado': 68 que se consideraba infectada. Pero si bien la biopolítica
Esto condujo a un doble proceso entrelazado, según siempre corre el riesgo de convertirse en una forma de
el cual, mientras la medicina se politizaba, la política tanatopolitica, no significa que coincida necesaria­
se modelaba sobre la base del saber médico. Este fue mente con ella. Una política sobre la vida siempre ge­
un momento decisivo en el ámbito del poder, pero un nera como reacción una política de la vida. El cuerpo
momento que tuvo efectos significativos también en humano está en el centro de este conflicto. Si bien es
el conocimiento. Cuando el cuerpo viviente de los in­ un objeto de control y explotación, también es sujeto
diV;iduos y de"las poblaciones llegó a ser un objeto de rebelión, ya que todo poder produce resistencia: "Y
privilegiado, la práctica política empezó a evitar las contra este poder aún nuevo en el siglo XIX -observó
cat~gorías jurídicas~ntiguas y modernas. Los meca­ Foucault-, las fuerzas que resisten se ap~yaron en lo
nis~os de poder se pcupaban "de la vida de los hom­ mismo que aquél invadía, es decir, en la vida del hom­
bres, como cuerpos ,,'ivientes': No obstante, "la vida, bre en tanto que ser viviente': de manera que "la vida
138 I LAS PER'S ONAS Y LAS COSAS CUERPOS I '139
, ,

como objeto político fue en cierto modo tomada al pie emancipación del líder o primer ministro del cuerpo
de la letra y vuelta contra el sistema que pretendía político es en beneficio de su cuerpo físico, ahora en
controlarla':7Q El cuerpo ha sido siempre el terreno de el centro de la escena, revelado en sus más in timos
tránsito de la persona a la cosa, pero es también el pliegues. El poder ha llegado a ser reconocible en el ,
punto de resistencia que se opone a este tránsito; no cuerpo del líder -en su rostro, sus gestos y sus palabras­
en el sentido de un retorno de la cosa a la persona, sino liberado de cualquier mediación. Es difícil decir cqáles
como un rechazo del orden dicotómico que siempre han sido los efectos de esta transición biopolítica, cuya
ha organizado la relación entre ambas. génesis se remonta a la década de 1930 y cuyo desarro­
En nuestro régimen biopolítico contemporáneo, el llo caracteriza a la sociedad del espectáculo. Segura­
mecanismo que unifica la vida a través de su fractura mente, se trate a la vez de la causa y el efecto de una
interna parece haberse bloqueado. Es como si los dos retirada de la política como participación activa enJa
cuerpos del rey se hubieran separado en una forma cosa pública y de un síndrome populista que no deja
irreparable y yacieran, inconciliables, uno frente al intacta a ninguna fuerza política. Por otra parte, con
otro, como ocurre precisamente en el Ricardo 11 de el incesante sensacionalismo de la 'política, la dimen­
Shakespeare. Lo que se disgrega es esa integración en­ sión pública tiende cada vez más a confundirse con la
tre el poder personal y el funcionamiento impersonal dimensión privada, hasta el punto que resulta difícil
que durante cuatro siglos ha producido el Estado mo­ distinguir entre ellas.
derno. En este modelo la cabeza y el cuerpo, el sobe­ Pero quizá lo que más interesa es la dinámica que
rano y el pueblo, se han fusionado en una unidad surge en el otro polo del cuadrante social, en esa parte
institucional de la cual los partidos políticos han sido del cuerpo político que se encueI)tra debajo de la ca­
en nuestro siglo los engranajes fundamentales. Hoy beza y que ahora es independien:~e de ella. Si biep;el
este gran modelo de disciplina se ha hecho añicos. Bajo cuerpo y la persona del líder coin~iden perfectaménte
la doble presión de la globalización y la revolución en la cabeza, sin brechas ni diferericias, en la parte ;tnás
tecnológica, la persona del líder -tanto en los partidos baja el cuerpo ha adquirido un valor intensam~nte
como en el gobierno de nuestras democracias- está impersonal. Esta parte está integr.áda por los cuewos
adquiriendo una importancia cada vez más autónoma vivientes de aquellos que ya no se si~nten represen tados
del aparato institucional del cual depende.7l Pero esta por las instituciones y escapan a'todas las categorías
140 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS CUERPOS I 141

interpretativas. Cualquiera que sea la forma de demo­ adecuadas, los cuerpos de hombres y mujeres presio­
cracia que nos aguarde, es muy improbable que pueda nan en los bordes de nuestros sistemas políticos, bus­
estar totalmente contenida dentro de los canales ac­ cando transformarlos en una forma que no se pueda
tuales de representación. Algo del cuerpo político reducir a las dicotomías que ha producido durante
queda fuera de sus confines. Cuando las masas ingen­ tanto tiempo el orden político moderno. El resultado
tes se apiñan en las plazas de medio mundo, como hoy de estas dinámicas sigue siendo incierto, pero lo que
está ocurriendo, se revela algo que precede a sus rei­ asombra al respecto es la novedad radical que intro­
vindicaciones. Antes aún de ser pronunciadas, sus pa­ ducen en nuestra historia. Ajeno a la semántica de la
labras están encarnadas en esos cuerpos que se mueven persona como al significado de la cosa, el cuerpo vi­
al unísono, con el mismo ritmo, en una sola onda emo­ viente de las multitudes cada vez más vastas exige una
tiva. Aun cuando Internet pueda funcionar como un renovación radical de los vocabularios de la política,
lugar de movilización, sin cuerpos vivientes conectados el derecho y la filosofía. En los próximos años veremos
por la misma energía no puede ser el nuevo sujeto si esas instituciones serán capaces de responder a esta
político del futuro. Desde que se pronunció por pri­ demanda, o si se cerrarán sobre sí mismas, en defensa
mera vez en el evento constituyente de la primera de­ propia, antes de implosionar definitivamente.
mocracia moderna, el enunciado "nosotros, el pueblo"
ha tenido un carácter performativo, tiene el efecto de
crear lo que declara. Desde entonces, todo acto lingüÍs­
tico que procura tener un impacto en la escena política
req~iere una boca y una garganta; el aliento de los
cuerpos suficientemente juntos para oír lo que el otro
dice y ver lo que todos ven. La filósofa alemana Hanna
Arendt sostenía que~ para que pueda existir la política,
es'necesario un espácio público; habría qlle añadir que
ese espacio debe estar lleno de cuerpos vivientes unidos
. t !

por las mismas protestas y las mismas reivindicacio­


nes..72 Todavía care~tes
.
de las formas organizacionales
Notas

I. PERSONAS

1. J. L. Borges. "Las cosas~ en El elogio de la sombra, Obras


Completas, Buenos Aires, Emecé, 2007, p. 42,).·
2. Véase también E. Coccia, 11 bene nelle ci!se, Bolonia, Il Mulino,
2014; YM. Douglas y B. Isherwood, n mondo delle cose, Bolonia, Il
Mulino, 1984 (ed. original: The World ofGoodS, Nueva York, Basic
Books,1979).
3. E. Canetti, Massa e potere, Milán, Bompiani, 1981, p. 245 [trad.
esp.: Masa y poder, Barcelona, Muchnik, 1981]. '
4. En general, sobre la res en el derecho romano, véase M.
Bretone, 1 fondamenti del diritto romano. Le cose y la natura, Roma~
Bari, Laterza, 2001, pp. 46-47.
5. E. Canetti, Massa e potere, op. cit., p. 170.
6. Véase Y. Thomas, Les Opérations du drOit. al cuidado de M-A.
Hemitte y P. Napoli, París, Gallimard, 2011, pp. 27 Y ss.
7. Ph. Simonnot. Les personnes et les chose5, París, Les Belles
Lettres, 20% pp. 129 Yss.
8. R. von Jhering. Geist des romischen Rechts: aufden
verschiedenen Stuven seiner Entuwicklung (1852-1865), Aalen, Scientia
Verlag,1993.
9. Sobre la categoría de "persona" en Ron;ta, véase A. Corbino~ M.
Humbert y G. Negri (eds.), Homo, caput, persona. La costruzione
giuridica dell'identita nell'esperienza giuridiC{l romana, Pavia, Iuss
Press, 2010; y F. Stol:fi, ndiritto, la genealogiti., la storia. 1tinerari,
Bolonia, 11 Mulino, 2010, pp. 139 Yss.
144 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS NOTAS I 145

10. F. Nietzsche, La genealogia de la moral, Madrid, Alianza 23. 1. Kant, Fondazione della metafisica dei costumi, en Scrittí

Editorial, 2005, p. 91 fed. original: Zur Genealogie der Moral. Eine politici e di filosofia della storia e del diritto, Thrín, Utet, 1965, p. 452

Streitschrift, Leipzig. Nauplann. 1887]. [ed. original: Grundlegung zur Metaphysik der Sitten, en Kants

-11. S. Weil. La personá e il sacro, en OUre la política. Antología del Gesammelte Schriften, 23 vol., IV; trad. esp.: Fundamentación de la

pensiero impolítico. ed. de R. Esposito. Milán, Bruno Mondadori. metaflsica de las costumbres. Madrid, Tecnos, 1989].

1996, p. 76 fed. original: La personne et le sacré, en Ecrits de Londres 24. Ibid., p. 458.
et dernieres lettres, París, Gallimard, 1957; trad. esp.: La persona y lo 25. Ibid., p. 460.
sagrado, Mallorca-España, Olañeta Editor, 2014]. 26. G. W. F. Hegel, Uneas fundamentales de la filosofía del derecho,
12. R. Esposito, Terza persona. Politica della rita e filosofia dell'imper­ Madrid. Revista de Occidente. 1935 fed. original: Grundlinien der
so1tale, Turín. Einaudi. 2007 [trad. esp.: Tercera persona. PoUtiw de la Philosophie des Rechts, Hamburgo, Meiner, 1955].
vida Y filosofta de lo impersonal, Buenos Aires. Amorrortu. 2009]. 27. G. W. F. Hegel, Fenomenología del espiritu, Buenos Aires, FCE,
13. J. Maritaín. I diritti dell'uomo e la legge naturale. Milán, Vita e 2012 [ed. original: Phiinomenologie des Geistes, en Gesammelte Werke,
pensiero. 1991, pp. 60,52 [ed. original: Les droits de l'homme et la loi 22 vol., Hamburgo, Meiner, 1968 y ss., IX].
naturelle. Nueva York. Ed. de la Maison fran~se. 1942; trad. esp.: 28. R. Descartes, Meditaciones metaflsicas, Madrid, Editorial
Los derechos del hombre y la ley natura~ Madrid, Palabra, 2001]. Gredos, 1987, p. 69 [ed. original: Méditatíons métaphysiques, en
14. R. J. Poithier, Traité des personnes et des choses, en CEuvres de R. OEuvres de Descartes, 12 vols., París, Cerf, 1897-1913, VII].
¡. Poithier, París, Cosse,1845-1848. 29. J. Locke, Segundo tratado sobre el gobierno, Buenos Aires,
15. R. Esposito, Due. La macchina della teología política e il posto Aguilar, 2010, p. 36 [ed. original: Two Treatises ofGovernment,
del pensiero, Turín, Einaudi, 2013. Cambridge, Cambridge University Press,1970j.
16. E. Kantorowicz, I due corpi del re. L'idea di regaliúl nella 30. J. S. Milis, Sobre la libertad, Madrid, Edaf, 2004 [ed. original:
teología politica medievale, Thrín, Einaudi, 1989 [ed. original: The On Líberty, en The Collected Works ofJohn Stuart Mill, Toronto­
King's two Bodies. A Study in Medíaeval Political Theology, Princeton, Londres, University oí Toronto Press, 1963-1991].
Princeton University Press, 1957; trad. esp.: Los dos cuerpos del rey. 31. B. Lemennicier, "Le Corps humaín: propriété e l'état ou
Uñ estudio de teología poUtica medieval, Madrid,Akal, 2012]. propriété de soi?", en Droits, 11,13, 1991, p. 118.
17. W. Shakespeare, Ricardo II, Madrid, Cátedra, 2005. 32. H. T. Engelhardt, Manuale di bioenea, Milán, n Saggiatore,
18. Véase E. Kantorowicz, op. cit. p. 25. 1991, p. 233 [ed. original: The Foundations ofBioethics, Nueva York,
19. Ibid., p. 27. Oxford University Press, 1986].
20. Ibid., p. 20. 33. ¡bid., p. 232.
21. J. Locke, An Essay fXJncerning Human Understanding, Oxford, 34. P. Singer, Scríttí su una vita enea, Milán, Net, 2004,
Clarendon Press, 1975 [trad. esp.: Emayo sobre el entendimiento pp. 149-150 red. original: Writíngs ofan Ethical Life, Nueva York,
humano, México;'FCE, 1999]. Ecco Press, 2000; trad. esp.: Una vída ética: escritos, Madrid,
22. 1. Kant, Sul tema del Concorso bandito dalla Reale Accademia Taurus, 2002] .
delle Scienze di Berlino, ~ I progressi della metafisica, Nápoles, 35. H. T. Engelhardt, op. cit., P.152.
Bibliopolis. 1977> P.77 [ed. original: Uher die von der Konigl, 36. P. Singer, op. cit., p. 222.
Akademie der Wtssenschaftm Zu Berlin Für das ¡ahr 1791, Fráncfort, 37. Ibid., p. 176.
SuhrkanIp, 19771. .
146 I LAS PERSONAS Y LAS COSAS NOTAS I 147

n. COSAS Gesammelte Werke, vol. VI, Hamburgo, Meiner, 2001, pp. 211-212;.

trad. esp.: Filosofla real, Madrid, FCE, 2006).

1. M. Heidegger, "La cosa'~ en Conferencias y articulos, Barcelona, 13· M. Blanchot, La follia del giorno. La letteratura e il diritto alla
Ediciones Del Serbal, 1994, p. 144 [ed. original: Das Ding, en Bremer mane, supplemento di "In forma di parole';'Reggio Emilia, V; E1itropia,
und Freíburger Vortriige, Fráncfort, KIostermann, 1994J. 1982, p. 93 [ed original: La littérature et le droit ala mort, en rapart
2. lbid., p. 148: du feu, París, Gallimard, 1949; trad. esp.: "4 literatura y el derecho
3. Al respecto y en general sobre la relación entre ontología y a la muerte~ en La parte del fuego, Madrid; Arena Libros, 20131.
nihilismo, véase el interesante ensayo de N. Russo, La cosa e l'ente. 14. lbid., p. 94.

Verso l'ipotesi ontologica, Nápoles, Cronopio, 2012. 15· !bid., pp. 94-95.

4. Tomás de Aquino, Sulla verita, al cuidado de F. Fiorentino, 16. Ibid., p. 100.


Milán, Bompiani, 2005, p. 206 [trad. esp.: Sobre la verdad, Madrid, 17· K. Marx, El capital, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008, tomo 1, p.

Biblioteca Nueva, 2004]. 87 [ed. original: Das Kapital. Kritik der politischen Okonomie, vol. J

5. M. Heidegger, "La época de la imagen del mundo~ en Caminos [1865), Hamburgo, Meissner,1894].

del bosque, Madrid, Alianza Editorial, 1996, p. 6 [ed. original: Die 18. lbid., p. 89.

Zeit des Weltbildes [1938), en Holzwege, Fráncfort, KIostermann, 19· lbid., p. 95.

1950]. 20. lbid., vol. m, p. 1116.


6. Sobre la relación entre el derecho romano y la metafisica 21. W. Benjamin, La obra de arte en la época de su

griega, yen general sobre esta caracterización del derecho romano, reproductibilidad técnica, Buenos Aires, Tauros, 1989, p. 22 [ed.

véase el libro fundamental de A. Schiavone, luso L'invenztone del original: Das Kunstwerk im Zeítalter seiner technischen

diritto in Occidente, Turin, Einaudi, 2005 [trad. esp.: luso La invención Reproduzierbarkeit, Fráncfort, Sultrkamp, 19551.

del derecho en Occidente, Buenos Aires, Adriana Hidalgo, 20101; pero 22. A. Gell, Art and Agency. An Anthropological Theory, Oxford,

también en clave diferente, L. de Sutter, Deleuze. La pratique du Clarendon Press, 1998.

droit, París, Michalon, :W09. 23· G. Anders, L'uomo eantiquato, Thrfn,Bollati Boringhieri,

7. Y. Thomas, "La vaIeur des choses. Le droit romain hors de la 1992, pp. 50 Yss. [ed. original: Die Antiquiertheit des Menschen,vol.

religion~ en Annales. Histoire. Sciences sociales, LVII, 2002, pp. 1431-1462. 2, Múnich, Bede, 1980,11].

8. M. Foucault, Las palabras y las cosas, Buenos Aires, Siglo XXI, 24· S. Weil, Quaderni, Milán, Adelphi, 1982, vol. 1, p. 139 [ed.
1968, p. 55 [ed. original: Les mots et les choses, París, Gallimard, 1966]. original: Cahiers, vol. J, París, Plon, 19701..
9. F. de Saussure, Écrit de linguistique générale, París, Gallimard, 25· M. Heidegger, Das Ge~stell, en Bremer und Freiburger VOdriige,
2002, p. 71 [trad. esp.: Escritos sobre lingüística general, Barcelona, op. cit.
Gedisa, 2004). 26. !bid., pp. 61-62.
10. P. Virno, Saggio sulla negazione. Per un'antropologia lingüística, 27· Véase, con una perspectiva diferente, M. Ferraris, Manife.$to
Turín, Bollati Boringhieri, 2013. del nuovo realismo, Roma-Bari, Laterza. 201.2 [trad. esp., Manifiesto
11. G. W. F. Hegel, Fenomenología del espíritu, op. cit., p. 70. del nuevo realismo, Madrid, Biblioteca Nueva, 2013]; y G. Vattimo,
12. G. W. F. Hegel, Filosofia dello spirito jenese, ed de G. Cantillo, Della realta, Milán, Garzanti, 2012. ,'\
Roma-Bari, Laterza, 1984, p. 25; trad. modificada ledo original: 28. A. Badiou, Le Siecle, París, .&Iitions du Seuil,2005 [trad. esp.:
]enenser Realphilosophie 1, Die Vorlesungen von 1803-1804, en El siglo, Buenos Aires, Manantial, 2005].
148 I LAS PERSONAS Y LAS (OSAS NOTAS I 149

29. M. Perniola, La soaeta dei simulacri, Bolonia, Cappelli, 1980 3· P. Legendre, L'inestimable objet de la transmission, París, Fayard,
[trad. esp.: La sociedad de los simulacros, Madrid, Amorrortu, 2011]. 1985, p. 28 [trad. esp.: El inestimable objeto de la transmisi6n, México,
30. J. Baudrillard, La trasparenza del male, Milán, SugarCo, 1991, Siglo XXI, 1996].
p; 12 [ed. original: La transparence du mal, París, Galilée, 1990; trad 4· Véase sobre el tema, J.-P. Baud, L'affaire de la main volée. Une
esp.: La transparencia del mal, Barcelona, Anagrama, 1995]. También histoire juridique du corps, Parls, Éditions du Seuil,1993.
de Baudrillard, 11 sistema degli oggetti, Milán, Bompianí, 1972 [ed. 5· Véase una nueva definición útil sobre la cuestión en G.
original: Le systeme des objets, París, Gallimard, 1968; trad. esp.: El Cricenti, 1 diritti sul corpo, Nápoles, Jovene, 2008.
sistema de los objetos, México, Siglo XXI, 1969]. 6. C. Crignon-De Oliveira y M. Gaille-Nik.oimov,A qui
31. J. Baudrillard, La trasparenza del male, op. cit., p. 13. appartient le corps humain, París, Les Belles Lettres, 2008, pp. 99 Y ss.
32. J. Baudrillard, 11 patto di lucidita o l'intelligenza del male, 7· Sobre el tema de lo sagrado en relación con el derecho romano,
Milán, R. Cortina, 2006, p. 20 [ed. original: Le pacte de lucidité ou véase 1. Garofalo, Biopolitica e diritto romano, Nápoles, Jovene, 2009.
l'inteUigence du mal, Paris, Galilée, 2004; trad. esp.: El pacto de 8. S. Weil, La persona e il sacro, op. cit., p. 68.
lucidez o la inteligencia del mal, Madrid, Amorrortu, 2008] . 9. IbieL, p. 65.
33. J. Lacan, Le séminaire. Livre VII. L'éthique de la psychanalyse 10. R. Descartes, El discurso del método, Buenos Aires, Losada,

(1959-1960), París, Éditions du Seuil, 1986 [trad. esp.: El seminario. 2004,p.86.

Libro ¡. La ética del psicoanálisis (1959-1960), Barcelona, Paidós, 1997]. 11. Para una genealogía filosófica del cuerpo, véase U. Galimberti,
34.lbieL 11 corpo, Milán, Feltrinelli, 1983.
35. lbid., p. 64. 12. B. Spinoza, Ética demostrada según el orden geométrico,
36. J. Lacan, Écrits, París, Éditions du Seuil,1966 [trad. esp.: Buenos Aires, Ediciones Orbis/Hyspamerica ediciones, 1983, p. 116
Escritos 1, México, Siglo XXI, 1971; Escritos 11, México, Siglo XXI, [ed. original: Ethica ordine geometrico demonstrata, en Spinoza
1975]. Opera, Heidelberg, Wmters, 1923-1926, vol.lI].
37. M. Recalcati, Sull'odio, Milán, Mondadori, 2004, pp. 3-51; y 13· lbid., p. 324.
más en general su densa monografía sobre Lacan, Jacques Lacan. 14. Ibid.• p. 172.
Desiderio, godimento, soggettivazione, vol. 1, Milán, R. Cortina, 2OU. 15. IbieL. p. 124­
38. S. Ziiek, Welcome to the Desert ofthe Real, Londres-Nueva 16. lbid.• p. 265.
York, Verso, 2002 [trad. esp.: Bienvenidos al desierto de lo real, 17. Sobre la relación entre Spinoza y Vico a través de la semántica
Madrid. Akal, 2005]. del cuerpo, véase B. de Giovanni, R. Esposito y G. Zarone, Divenire
della ragione moderna. Cartesio, Spinoza, Vico, Nápoles, Liguori, 1981,
pp. 94-165·
m: CUERPOS 18. G. B. Vico, La Scienza Nuova del 1744. en La Sdenza Nuova. Le
tre edizione de1172s, 1730 e 1744. al cuidado de M. Sanna y V. Vitiello.
1.1. Kant, Lecciones de ética, Barcelona, Critica, 1988, p. 205 [ed. Milán, Bompiani, 2012, p. 919 [trad. esp.: La ciencia nueva, Madrid.
original: Eine Vorlesung über Ethik, Berlín, Pan Verlag Rolf Heise, Tecnos, 19951.
19~4]. 19· IbieL, p. 925.
.2. S. Rodota, La vita e le regole. Tra diritto e non diritto, Milán, 20. F. Nietzsche, La gaya ciencia, Buenos Aires, Gradifco, 2007, p.
Feltdnelli, 2006, pp. 73 Y ss: 16 red. original: Diefrohliche Wissenschaft, 1882].
150 LAS PERSONAS Y LAS (OSAS NOfA S 151

21. F. Nietzsche, As{ hablaba Zaratustra, México D.F., Porrúa, 1993, 36. H. Plessner,Il riso e il pianto. Una merca sui limiti del
P.17 [ed. original: Also sprach Zarathustra, 1883-18851. comportamento umano, Milán, Bompiani', 2000, p. 246 red. original:
22. F. Nietzsche, Frammenti postumi, 1884-85, en Opere, Milán, Lachen und Weinen. Eine Untersuchung der Grenzen menschliChén
Adelplú, 1965, vol. VIII3, p. 242. Verbaltens, en Gesammelte Schriften, Fráncfort, Suhrkamp, 1980~
23. F. Nietzsche, Frammenti postumí, 1888-88, en ibid., vol. VIII/3, 1985; trad. esp.: La risa y el llanto. Investigación sobre los limites del
P·408 . comportamiento humano, Madrid, TTotta~ 2007].
24. F. Nietzsche, Frammenti postumi, 1881-81, en íbid., p. 432. 37. M. Merleau-Ponty, 11 visibile e l'inVisibile, op. cit., pp. 152, 1.66.
25. M. Heidegger, Los conceptos fundamentales de la metaftsica, 38. J.-L. Nancy, 1'intruso, Nápoles, Cremopio, }ooo, p.16 red.
Madrid, Alianza, 2007 [ed. original: Die Grundbegriffe der original: I:intrus, París, Galilée, 2000; trad. esp.: El intruso, Buenos
Metaphysik. Welt, Endlichkeit-Ei1tSamkeit, in Gesamtausgabe, vols. Aires, Amorrortu, 2006]. '
XXIX-XXX,Fráncfort, Klostermann, 1983]. 39. J.-L. Nancy, n cuore delle cose, en Un pensiero finito, Milári,
26. Véase en particular, B. Stiegler, La technique et le temps, vol. 3, Marcos y Marcos, 1992, pp. 125-158 red. original: "Le creur des
París, Galilée, 1994 [trad. esp.: La técnica y el tiempo, vol. 3, "El choses'~ en Une penséefinie, París, Galiléé; 1990; trad. esp.: Un
tiempo del cine y la cuestión del malestar': Hondarribia, Him, pensamiento infinito, Barcelona, Anthropps, 2002].
2004]; y R. Esposito, "Politica e natura umana'~ en Termini della 40. J.-L. Borges, Ficciones, Madrid, Alianza, 2002; sobre Lo~,
polftica. Comuniia, immunita, biopolítica, Milán, Mimesis, 1983. véase An Essay Concerning Human Under:sfaning, op. cit., pp. 409-419.
27. M. Merleau-Ponty, Fenomenología della percezione, Milán, Il 41. Sobre el carácter personal de las cosas, véase principalIllente
Saggiatore, 1980, p. 270 [ed. original: Phénoménologíe de la R. Bodei, La vita delle cose, Roma- Bari, Laterza, 2009 [trad. esp.: La
perception, París, Gallimard, 1961; trad. esp.: Fenomenología de la vida de las cosas, Buenos Aires/Madrid, Amorrortu, 20131; del mismo
percepción, Barcelona, Península, 1975]. autor, Oggetti e cose, Modena, ConsorzioFestivalfilosofia, 201,3.
28. E. Husserl, Meditaciones cartesianas, Madrid, FCE, 2009 [ed. 42. D. A. Norman, Things that Make us Smart, Nueva York~ Basic
original: Cartesianische Medítationen und Pariser Vortrage, Den Books, 1993.
Haag, Nijhoff, 1950. 43. P. P. Pasolini, Lettere luterane, Mil4p.., Garzanti, 2009, p. 4&
29. J.-P. Sartre, El ser y la nada, Buenos Aires, Losada, 2006, p. 420 Itrad. esp.: Cartas luteranas, Madrid, Trotta, 2010]. .
[oo. original: l'&re et le néant, París. Gallimard, 1943]. 44. L. Wittgenstein, Investigaciones filosóficas, Barcelona, Crítica,
30. G. Marcel, Etre et avoir, París. Aubier, 1935, p. 14 [trad. esp.: Ser 2008.
y tener, Madrid, Caparrós, 2003]. 45. Sobre el carácter impersonal de la percepción en Bergson,
31. J.-P. Sartre, op. cit., p. 483. véase sobre todo E. Lisciani Petrini, "FuoH della persona. L'
32. M. Merleau-Ponty, Fenomenologia della percezione, op. cit., 'impersonale' in Merleau-Ponty, Bergsol) e Deleuze", en FilosOfia
p.143· política, 3, 2007, pp. 393-409; y para una vjsión más general sobr~ el
33. Ibid., p. 141. rol del cuerpo en la filosofía del siglo XX, Risonanze. Ascolto, corpo,
34. M. Merleau-Ponty, 11 vísibile e l'invisibile, Milán, Bompiani, mondo, Milán, Mimesis, 2007.
1993, p. 158 [ed. original: Le visible et l'invisible, París, Gallimard, 46. F. Pessoa, El libro del desasosiego, lluenos Aires, Emecé, 2QOO
1964; trad. esp.: Lo visible y lo invisible, Argentina, Nueva Visión, Ied. original: Livro de Desassossego, LisbQa~ Atica, 1982J.
2010]. 47. E. Montale, "Dora Markus'~ en Le ocassioni, Turín, Einaudi,
35. Ibid., p. 143. 1996, pp. 58-59Itrad. esp.: Las ocasiones, Tarragona, Igitur, 20Q6J.