Está en la página 1de 5

Tema: Reseña de “Arlequín, servidor de dos patrones”

ALUMNO: VELASCO, ABRIL

FECHA: 02/09/2015

1
Reseña de Arlequín, servidor de dos patrones

Abril Velasco

Esta obra1 fue escrita por el comediante veneciano Carlo Godoni en el siglo XVIII,
siendo una de sus obras más populares y con gran repercusión en la actualidad.

La historia comienza cuando, inmediatamente luego del compromiso entre Clarisa


(hija de Pantaleón) y Silvio (hijo del Doctor Lombardi) llega a la posada de Brighella un
sirviente solicitando a Pantaleón una reunión con su amo. El sirviente es Trufaldino, quien
dice servir a Federico Rasponi, quien había estado previamente comprometido con
Clarisa pero había muerto antes de consumar la unión. Es por ello que la reacción de
todos los personajes presentes es de gran desconcierto y horror, y a causa de no haberlo
conocido personalmente, una vez presentado “Federico Rasponi” nadie excepto Brighella
logra reconocer que es en realidad su hermana Beatriz quien se hace pasar por él. Sin
embargo el posadero promete guardar su secreto, y ofrece a Beatriz hospedaje.

A partir de la aparición del difunto “Federico” las cosas se complican para los
enamorados: por más que sea voluntad de ambos y sean apoyados por el Doctor, el
padre de Clarisa está determinado a cumplir su primer promesa, lo que provoca
desolación en Clarisa y cólera en su amante y el padre. Mientras tanto, llega a Venecia
Florindo Aretusi, amado de Beatriz Rasponi y asesino de Federico, motivo por el cual se
encuentra huyendo de la ley. Él se encuentra con Trufaldino, quien desesperado por la
miseria en la que se encuentra (pues Beatriz no le paga y la comida es escasa) se ofrece
a servir también a Florindo.

Este hecho es disparador de innumerables malentendidos y equívocos, al servir


Trufaldino (quien es torpe y distraído) tanto a Beatriz como a su amante, quienes se
hospedan en la misma posada. El sirviente comienza confundiendo cartas de ambos

1 Goldoni, Carlo. Arlequín, servidor de dos patrones, Ed. Del carro de tespis, Buenos Aires.

2
amos, llegado en efecto de bola de nieve a creer el uno del otro que se encontraba
muerto.

A todo esto, y dando cuenta de la magnitud del conflicto que había causado,
Beatriz había decidido confesar a Clarisa su identidad, pidiendo su ayuda para poder
obtener el dinero necesario para buscar a su amado. Esta acepta, pero provoca la ira de
Silvio cuando no pone mayor oposición a la boda, y él se siente traicionado.

En el final, sobrepasada por los hechos y creyendo que Florindo había muerto a
causa de la confusión de Trufaldino, Beatriz realiza un monólogo explicando toda su
situación, que Pantaleón escucha, descubriendo su identidad. Sin embargo, esta no es
culpada, y los amados pueden finalmente estar juntos. El sirviente de dos amos se
enamora de Esmeraldina, criada de Clarisa, y al pedir por su mano salta a la luz su
engaño. De todas formas, los personajes juzgan que sus intenciones no habían sido
malas, sino que solo quería ganarse la vida, y lo perdonan.

A partir de los recursos utilizados por el autor en esta obra podemos afirmar que
es una comedia, y gracias a sus características particulares tanto en lo referente al
argumento como a la estructuración de sus personajes se puede ubicar dentro de la
Commedia dell’arte.

Goldoni se basa en la utilización de repeticiones, pues al principio, cuando aparece


Trufaldino en la posada, los demás personajes deben preguntarle repetidas veces quién
es y a quién sirve; el efecto de bola de nieve (la confusión que causa este personaje a
partir de aceptar servir a dos personas, produciendo un efecto de arrastre y empeorando
la situación minuto a minuto), representando lo que afirma Henri Bergson2, “acostumbra el
autor presentarnos un personaje que está preparando las redes que han de envolverle”.

2 Bergson, Henri. “La Commedia dell’ arte” en La risa, Francia, 1900.

3
Se presenta también la inversión de roles de manera más sutil, ya que (al contrario que
tiempo atrás y sobre todo en Gran Bretaña, las mujeres no podían actuar, y los hombres
se disfrazaban y las representaban) Beatriz, una mujer, se hace pasar por un hombre, su
difunto hermano Federico.

Utilizado repetidas veces se encuentra también el equívoco y los malentendidos,


encarnados asimismo en la figura de Trufaldino, que son parte de una acción involuntaria
producida por la torpeza del personaje. Además se nota el recurso de la exageración, en
especial en el efecto de bola de nieve.

Esta obra pertenece a la Commedia dell’arte ya que está dividida en tres actos, su
trama se encuentra bien definida y el tema se centra en un enredo amoroso. El personaje
de Trufaldino utiliza una media máscara para que sus patrones no lo reconozcan (la
media máscara siendo un elemento muy importante).

La estructuración de los personajes puede hacerse en tres categorías. Por un lado,


los amantes, que llevados por la pasión no presentan demasiado interés a lo demás.
Estos personajes están representados por Clarisa, Silvio y en menor medida Beatriz y
Florindo.

Como zannis o criados pueden distinguirse el Arlequín, personaje más


característico de este tipo de arte, encarnado en Trufaldino (quien también toma
características del personaje de Zanni, como la constante búsqueda de comida), y es
quien complica la historia por sus equivocaciones; Brighella (quien conserva su nombre, y
es el posadero), de carácter astuto y sarcástico; la Colombina, sirvienta de la enamorada
y amante de Arlequín, toma vida en Esmeraldina.

Finalmente, los vecchios son Pantaleon (personaje homónimo), el comerciante


avaro veneciano que se opone a que los amados estén juntos; el Dottore (Doctor

4
Lombardi), quien resalta por dentro de la conversación normal introducir frases en latín,
que los demás no comprenden, y lo hace solo para alardear sus conocimientos, que ni
siquiera son tan profundos.

Esta obra es una expresión característica de la comedia del arte, y expresa un


humor casi anacrónico, desarrollando la historia de manera que crea fácilmente en el
lector simpatía para con los personajes. Así como provoca gracia y desesperación el
observar cómo poco a poco Trufaldino va enredándose más y más en sus mentiras,
cometiendo errores y provocando desencuentros y malentendidos; puede sentirse la
desesperación de Clarisa al presentarse “Federico” y ser obligada a casarse con él; la
traición al darse cuenta el lector que Brighella ayuda a Beatriz; y la pena por Silvio por no
entender las reales intenciones de Clarisa al conocer la identidad de Beatriz. Sin
embargo, estos sentimientos no se producen con la intensidad necesaria para
entrometerse en el camino de la risa.

Empero, en un plano más personal, esta comedia no logró producirme una gran
impresión, y su humor ingenuo no siempre llegó a mí de la manera esperada. De todas
maneras, las obras de teatro han sido hechas para ser representadas, y no causa el
mismo efecto simplemente leerlas en solitario. Como sostiene Bergson, la risa es un
suceso colectivo, y esta obra debe de disfrutarse mucho más en escena.

Bibliografía

Goldoni, Carlo. Arlequín, servidor de dos patrones, Ed. Del carro de tespis, Buenos Aires.

Bergson, Henri. La risa, Francia, 1900.

Intereses relacionados