Está en la página 1de 4

MÁSTER DE TERAPIA FAMILIA Y DE SISTEMAS 2017 / 2019

PRIMER AÑO DE MÁSTER


UNIDAD DIDACTICA OCTUBRE 2017

EVALUACIÓN DEL APRENDIZAJE

Nombre alumno/a: María Isabel Ridruejo López Fecha: 19 y 20 de octubre de 2017

Esta evaluación va dirigida al trabajo de lectura, estudio y reflexión de los textos teóricos indicados para cada
actividad.

Octubre: Dimensiones de la Familia. D. Sincrónica, familias extensas.

Diacrónica. El Ciclo Vital. Del Individuo al Sistema. Tramas Transgeneracionales.

Prof. Dr. Francisco Ortega/ Dª Ana Rosa Cabello/Dª Amparo Morillo

Bibliografía:

BOWEN M. La terapia familiar en la práctica clínica.


Cap. 21. Sobre la diferenciación del self. Pag.185-199.

BOWEN M. De la familia al individuo.


Cap. Hacia la diferenciación del sí mismo en la familia de orígen. Pag. 64-86

ORTEGA BEVIA F. Terapia Familiar Sistémica. 2º Edición


Cap. 3. Evaluación de la familia sana y patológica. Pag 37-58. Pierre Fontaine.

PEREZ DE AYALA E. Trabajando con familias. Teoría y práctica


Cap.5. Familia normal y sana. Pag 119-130.

BOSZORMENYI-NAGY I. Lealtades Invisibles.


Cap. 3. Lealtad. Pag. 54-71.
Cap. 4. Justicia y la dinámica social. Pag. 72-124.
1. Señala y describe los conceptos del texto que consideres más centrales y significativos.

- El concepto de lealtad invisible multipersonal implica la existencia de expectativas estructurales de grupo


en relación con las cuales todos adquieren un compromiso. Su marco de referencia es la confianza, el mérito,
el compromiso y la acción. Esta lealtad se remite a varias fuentes: lealtad familiar, derivada del parentesco
biológico y hereditario; y la lealtad como actitud individual, que abarca la identificación con el grupo, auténtica
relación objetal con otros miembros, confianza, confiabilidad, responsabilidad, compromiso, fe y firme
devoción. Por otra parte, la jerarquía de expectativas del grupo connota un código no escrito de regulación y
sanciones sociales. La internalización de las expectativas y los mandamientos en el individuo leal
proporcionan fuerzas psicológicas estructurales que pueden ejercer coerción sobre el sujeto. Si no puede
reclamar el más profundo compromiso de lealtad, ningún grupo podrá ejercer un grado elevado de presión
motivacional en sus miembros.

- La razón para introducir a la justicia como concepto dinámico central de la teoría familiar surge de la
importancia de las pautas de lealtad en la organización y regulación de las relaciones más cercanas. A
efectos de conceptualizar a la lealtad como fuerza sistémica, debe considerarse la existencia de un libro
mayor invisible en el que se lleva la cuenta de las obligaciones pasadas y presentes entre los miembros de
la familia. Por definición, la índole de este libro mayor está interrelacionada con los fenómenos de la
psicología por una facultad sistémica multipersonal.
La idea de justicia como dinámica relacional se origina a partir de las implicaciones sistémicas y de las
connotaciones existenciales de culpa y obligación. En psicodinámica individual se supone que la culpa es
resultante de la infracción de tabúes que el individuo ha interiorizado de sus mayores. Por el contrario, el
concepto de Justicia ve al individuo en equilibrio ético y existencial multidireccional con los demás.
El individuo hereda los compromisos transgeneracionales, tiene obligaciones hacia quienes lo han creado y
se halla en un campo de intercambios recíprocos regidos por la toma y daca con sus contemporáneos. La
justicia tiene una particular relevancia para la vida familiar, la equidad recíproca no sirve como pauta de
orientación cuando lo que interesa es el equilibrio de la relación padre-hijo. Todo padre se encuentra
comprometido en una posición de obligaciones asimétricas hacia el recién nacido.

- La reciprocidad es definida como el carácter mutuo de los beneficios o gratificaciones. Gouldner manifiesta
que la norma de reciprocidad es un mecanismo concreto y específico implícito en el mantenimiento de
cualquier sistema social estable. Sin embargo, como terapeutas familiares, es deseable centrarse en un libro
mayor de Justicia multipersonal o sistémico ya que este abarca las disparidades acumuladas de reciprocidad
inherentes a la historia de las interacciones del grupo.
El peso de las pasadas transacciones del mérito sin compensar modifica la equivalencia de intercambio
mutuamente contingente de beneficios en las relaciones interpersonales puestas en marcha. Por ejemplo, los
padres que no reciben nada afectan el libro mayor y por consiguiente el desarrollo de la personalidad de sus
hijos de distinta manera que los padres que no dan nada.

- La explotación es un concepto relativo que entraña una cuantificación implícita. Por lo común se relaciona
con los conceptos de poder, riqueza y dominación. Los desplazamientos en las posiciones de poder son
medidas poco confiables de explotación, ya que este concepto con frecuencia aflora en forma implícita en el
curso de discusiones entre los miembros de la familia. Los padres tienden a comparar la cantidad de solicitud
y afecto que deberán dar a sus hijos con los que han recibido de sus padres, están como buscando un
equilibrio intrínseco.
Tradicionalmente el incesto se interpreta como una forma de explotación del hijo a mano de uno de sus
padres, pero una visión más sistémica de la dinámica familiar revela como mínimo un sistema interaccional
de tres personas que incluye como componente el fracaso de la relación conyugal de los padres.
Importa también comprender las implicaciones del rol del hijo como explotador potencial: muchos padres
sienten que no se les permite quejarse de su sensación de ser explotados e inconscientemente encubren sus
sentimientos bajo una máscara de sobreprotección, excesiva permisividad, devoción propia de un mártir u
otras actitudes defensivas.
Existen varios tipos de explotación dentro del concepto de reciprocidad: en la explotación interpersonal uno
de los miembros de la familia puede ser explotado de manera abierta o sutil por otro miembro al no dar nada
o no tomar nada en forma recíproca, mientras que la explotación estructural se origina a partir de
características del sistema que victimizan a ambos participantes al mismo tiempo.
La reciprocidad posee una medida cuantitativa intrínseca: en un extremo se da la equidad plena de los
beneficios intercambiados y en el otro la situación en que una de las partes no da nada a cambio de los
beneficios recibidos.

- En sociología podemos hablar de reciprocidad heteromórfica (Ojo por diente) y homeomórfica (Ojo por
ojo y diente por diente). Esta última debe de ha sido importante en las sociedades primitivas como medida de
castigo y reparación por los delitos cometidos.

2. Destaca algunas nociones que aparecen en el texto que te facilitan la observación de los fenómenos y/o
intervenciones en familias para tu práctica diaria.

Hablamos de lealtad invisible al referirnos a las fuerzas que nos hacen movernos en una dirección
determinada sin que seamos conscientes de por qué lo hacemos. Así un niño, por lealtad sus padres, puede
que siempre este enfermo. Y es que en muchas relaciones de pareja que no funcionan de manera adecuada
y que están proclives a una separación, el hijo se sacrifica de manera inconsciente con el simple propósito de
mantener la cohesión de sus padres. Este sacrificio personal mantiene un equilibrio en el sistema familiar.
Otro ejemplo clásico es el de la madre con padre ausente (por falta de implicación, separación o muerte de
este) sin que la mujer lo reemplace por otra nueva pareja. En este caso, en muchas ocasiones, se va dando
una relación seudo conyugal dado que madre e hijo comienzan a nutrirse emocionalmente el uno al otro. La
relación se convierte en algo horizontal, donde el hijo comienza a jugar roles de adulto. Después que este
crece, por lealtad a la mama, boicoteará todas las relaciones de pareja que tenga, ya que casarse y realizar
su propio proyecto podría ser parte de una deslealtad hacia su madre, por consiguiente, sacrifica su
crecimiento personal, para que se mantenga el estatus entre él y su madre.
Hay elementos que hacen que se mantengan estas lealtades invisibles de manera casi inamovible. Los
códigos implícitos son como reglamentos que se adquieren en el proceso de desarrollo y crecimiento
psicológico dentro del sistema familiar, se adhieren a los esquemas mentales con las vivencias dentro de la
familia y con los vínculos. Por otro lado, los sensores automáticos que detectan cualquier movimiento
destinado a resquebrajar el sistema familiar tienen como mejor aliado el sentimiento de culpa, que en muchas
ocasiones se activa al verse la posibilidad de ruptura del compromiso adquirido con el objeto de lealtad. Por
ejemplo, si en el caso anterior el chico aboga por su independencia y comienza a tomar decisiones
destinadas a ella, puede que la madre comience a enfermar o a decir frases como “y ahora que será de mi”;
“ya no valgo nada”, etc. Esto promueve en la persona un sinnúmero de emociones negativas que comienzan
a trabajar de manera directa sobre su decisión firme de casarse, pero no hará un movimiento directo, sino
que comenzará a buscar argumentos que refuten el valor que tiene su relación de pareja.
Los códigos pasan de generación en generación, se puede observar cómo una realidad determinada se
repite en los descendientes de una familia a través de décadas, y se van creando leyes de interacción
familiar, que se asumen como ciertas sin que nadie las cuestione abiertamente, pues esto significaría una
falta de compromiso que las estructuras que se heredan dentro de sistema familiar. Otro ejemplo podría ser
el de que en una familia las mujeres se divorcien y se queden solas criando sus hijos, podría verse el
fenómeno en múltiples generaciones. Lo más probable es que pasada la primera generación donde comenzó
el evento, todas las otras generaciones adquirieron el código “las madres crían a sus hijos solas”, y harán
todo lo posible (de manera inconsciente) por boicotear todas sus relaciones de pareja, para serle leal al
código imperante en su familia de origen. Sin embargo, el discurso consciente probablemente será “Yo no
tengo suerte con los hombres”, sin entender remotamente que sólo está siendo leal a un proceso familiar
mediante el cual no tener éxito en su matrimonio, se convierte en un peldaño en la escala de méritos
ganados por ella dentro de su familia.
Es imposible que una persona se pueda diferenciar y crecer en sus proyectos personales, si no conoce el
trasfondo de las acciones que marcan su vida. Todos estamos inminentemente atados a estas lealtades
invisibles, y mientras más las negamos, más las reafirmamos, porque nunca dejaremos de ser quienes
somos. Al darse cuenta y ser conscientes de ello podemos movernos en otra dirección.

3. Apunta conceptos y contenidos teóricos que plantearías para su profundización o aclaración en los espacios
de clase del máster.

- Reciprocidad heteromórfica y homeomórfica.


- Concepto de Libro mayor.