Está en la página 1de 3

ARTÍCULO DE DIFUSIÓN

VIOLENCIA DE GÉNERO EN ADOLESCENTES

Muchas veces solemos pensar que la violencia de género es algo que se da


exclusivamente en parejas adultas, pero estamos equivocados.

Cada vez resulta más habitual que este tipo de violencia se manifieste en las
relaciones entre adolescentes. Por tanto, es muy importante que los jóvenes
sepan detectar a tiempo si se está cometiendo un acto de violencia de género
dentro de la pareja. Esto es complicado, puesto que les cuesta mucho identificar
ciertos tipos de maltrato, más sutiles, y que se dan con mayor frecuencia en la
violencia de género.

Pero, ¿por qué es importante saber detectar este tipo de conductas? Durante la
juventud y en la adolescencia es cuando los jóvenes establecen determinados
tipos de relación que pueden marcar un patrón de conducta. Los y las
adolescentes, debido a su juventud e inexperiencia, tienden a soportar ciertos
comportamientos cotidianos que a todas luces son considerados actos de
violencia de género y que por su normalización, o por un simple desconocimiento
de su significado, pueden llegar a formar parte de su vida diaria. No subsanar a
tiempo determinados esos comportamientos puede provocar problemas en el
desarrollo de su personalidad, que puede llegar a causarles todo tipo de
trastornos psicológicos y fisiológicos una vez alcanzan la madurez.

Ahora bien, ¿qué factores pueden influir en la violencia de género a estas


edades? Uno de ellos sería, por ejemplo, el tipo de educación recibida por la
familia sobre las diferencias entre las chicas y los chicos, algo en lo que muchas
veces siguen existiendo clichés. Otro factor que podemos percibir sería, por
ejemplo, la perspectiva que tienen las chicas jóvenes de una relación romántica
o del amor, y la de los chicos. No todo son películas de amor, ni todo es color de
rosa, pues tanto el cine como las series suelen alimentar ese ideal del amor
romántico y distorsionan la realidad. A esto último se añadiría también una falta
de información, o más bien de formación, en el ámbito de las relaciones de pareja
entre adolescentes en todos los sentidos.
ARTÍCULO DE DIFUSIÓN
VIOLENCIA EN LA ADOLESCENCIA

La violencia juvenil es una de las formas de violencia más visibles en la sociedad. En


casi todos los países, los adolescentes y los adultos jóvenes son tanto las principales
víctimas como los principales perpetradores de esa violencia.

Los homicidios y las agresiones no morales que involucran a jóvenes aumentan


enormemente la carga mundial de muertes prematuras, lesiones y discapacidad.

La violencia juvenil daña profundamente no solo a las víctimas, sino también a sus
familias, amigos y comunidades. Sus efectos se ven no solo en los casos de muerte,
enfermedad y discapacidad, sino también en la calidad de vida.

La violencia que afecta a los jóvenes incrementa enormemente los costos de los
servicios de salud y asistencia social, reduce la productividad, disminuye el valor de la
propiedad, desorganiza una serie de servicios esenciales y en general socava la
estructura de la sociedad.

Existen dos tipos de violencia propias de la juventud:

Violencia Física.- Es el acto por medio del cual se fuerza la integridad de la persona,
con el ánimo de causar daño físico o moral, la utilización de la fuerza con el claro objetivo
de causar lesiones en la víctima. Este tipo de violencia o intimidación ejercida por el
agresor revisten a no dudarlo un carácter particularmente degradante o vejatorio para la
víctima, ya que no solo es el hecho físico de la agresión mediante golpes o puntapiés,
sino también mediante la utilización de cuerpos duros, contundentes y peligrosos, con
el ánimo expreso de causar daño en la integridad física, sino que también llega a generar
un trauma en el ego, produciéndose un temor ante una nueva agresión por parte del
agresor y/o agresores.

La violencia psicológica.- A diferencia del maltrato físico, este es sutil y más difícil de
percibir o detectar. Se manifiesta a través de palabras hirientes, descalificaciones,
humillaciones, gritos e insultos. Si se desvaloriza, se ignora y se atemoriza a una
persona a través de actitudes o palabras, estamos hablando de maltrato o violencia
psicológica. Y existe este tipo de violencia en forma “pasiva” cuando el individuo, desde
pequeño, no recibe amor y protección necesarios para su edad por parte de sus padres
o tutores. Como consecuencias de este tipo de maltrato y de cualquier otro se ve
disminuida la autoestima de la persona y afecta el desarrollo emocional. Estos maltratos,
en la mayoría de los casos, conducen a la adicción a las drogas y al alcohol, incluyendo
la delincuencia.