Está en la página 1de 13

UN LUGAR EN LA PROVINCIA

LA NIÑA DE
LA SOMBRILLA LA NARRADORA MUESTRA QUIEN ES, DONDE VIVE Y LO QUE HACE
EL PROTAGONISTA
NOVELA
Giacomo Explica cómo abandonó toda su exitosa carrera de
arquitecto para DEDICARSE A LA PINTURA EN OLEO Y ACRILICO
ULTRA MODERNA MESCLADA CON FIGURAS DE ANATOMIA
HUMANA DE GRAN IMPACTO.
Luego de una amplia actividad como embajador cultural, en bienales y
exposiciones en embajadas de todo el mundo, Giacomo decide, por
un mal de amores, profundamente desencantado de las mujeres,
tomarse un sabático que aspira incluso sea Célibe.
Elige entonces, instalarse en un hermoso pueblito: Altamira de Saënz.
Giacomo, es además un cotizadísimo pintor, aclamado por sus
desnudos femeninos. Hubo pintado desnudas a estrellas de cine y
figuras femeninas de renombre. Había desarrollado un estilo propio
paralelo a su obra abstracta: “el NEORENASENTISMO” Y ESO LE
HABÍA VALIDO DIFERENTES GALARDONES, PREMIOS
INTERNACIONALES.
Como el pueblo es turístico y tiene un casco histórico de aire
romántico medieval, Giacomo lo había elegido con el objetivo de
encontrar la calma, la serenidad para hacerse un replanteo estético de
CARATULA su producción y a la vez conservar una muestra permanente de su
obra. Entonces, inaugura una sala de exposiciones, para que sus
admiradores y compradores hagan turismo y puedan apreciar gran
parte de sus desnudos y los grandes formatos abstractos más
premiados.
Todo, le había parecido una muy buena idea. Se sentía confiado. Por
fin gozaría casi de una monacal soledad, en su enorme estudio
adaptado en garaje de una mansión en el centro del pueblo.
Pero… luego de un mes de exposición permanente en Altamira de
Saënz, con una amplia concurrencia de turistas y amigos, el Alcalde
influenciado por el “OBISPO Mengerola” PRELADO, de la antigua
CATEDRAL “Nuestra señora de la merced” le prohíben exhibir más
pinturas donde se “vean mujeres desnudas o en paños menores”. Para
convencerlo por las buenas, el alcalde y el párroco, con pretendido
tacto, lo invitan a cenar . El alcalde, con su JOVEN esposa y el
OBISPO con EL PADRE BENITO ANSELMI, un recatado homosexual
de lo más lacónico. Todo ocurre en el restaurante principal del hotel
CONTRATAPA: “Empire” del centro. Allí, para los postres, Le reclaman naturalezas
UN CUENTO MARAVILLOSO muertas y paisajes del pueblo, pero no más desnudos por favor, no
SOBRE EL ARTE. LA BELLEZA, LA queremos atraer turistas por ese motivo.
SEXUALIDAD Y LA ESTUPIDEZ “Por una cuestión de decencia y tradición”.
HUMANA EN NOMBRE DE LOS
DOGMAS RELIGIOSOS.
Giacomo, atónito, Primero se ofende y piensa reclamar legalmente el
derecho constitucional de expresión de ideas, que sus obras son puro
arte pictórico y no algo “indecente”. Sin embargo, después de una
breve reflexión y apreciando la belleza de la joven mujer del político,
trata de ser más diplomático, acepta, cerrará la sala de exposiciones
hasta nuevo aviso, y se compromete con el alcalde, en muestra de
fraterna convivencia hará un cuadro de su esposa Ad honorem y que a
partir de allí pintará animales en sus cuadros. “Si, animales salvajes,
porque a ellos sí los puede pintar desnudos, sin que parezca ello
ninguna indecencia!” El Alcalde y la joven esposa tímida, lo celebran.
Le cura manifiesta una seria reserva.

Renata, la esposa del alcalde, es pintada por Giacomo en su taller


privado, la seduce y acto seguido se la “coge como dios manda”. Le
hace el amor como nunca nadie en su vida (había llegado virgen al
GIACOMO CORELLI matrimonio a penas con 17 añitos) y queda asombrada del miembro
(PINTOR) de Giacomo, comprueba que el pintor, no solo es un maestro del
pincel y por primera vez en su vida experimenta orgasmos múltiples
que en verdad la enloquecen.
Entonces, Giacomo la pinta dormida completamente desnuda, en un
cuadro de 3 m por 1, 50 que es una alarde de maestría técnica. El
redondo trasero de Renata, su cintura delgada, sus esbeltas piernas de
ninfa su cabellera ondulada y su espíritu ya satisfecho, son plasmados
en una obra maestra al óleo. Allí, sin lugar a dudas, puede verse en
todo su esplendor la belleza de la esposa del alcalde.
La obra es tapada por una manta blanca que contiene una cruz católica
NARRADORA: ANABELLE en el centro. La inauguración ocurrirá en el salón de actos del
(NIÑA CONCERTISTA DE VIOLÍN ayuntamiento. Concurre todo el pueblo y Giacomo recurre a sus
NACIDA EN EL PUEBLO amistades en la capital, para que gestionen la asistencia de periodismo
ALTAMIRA DE SAËNZ)
nacional especializado. También por una antigua amistad asiste el
vicepresidente de la nación, con su esposa que es presidenta de la
academia de arte de la capital.
También Anabelle Sincler una talentosa joven oriunda de Altamira le
pone marco musical al evento. Anabelle es una virtuosa violinista,
ganadora de un concurso en Rusia. Ella ejecuta una hermosísima
melodía: el nocturno op 9 n2 de Chopin con la profesora Edelmira
directora del conservatorio del pueblo acompañándola en el piano. La
delicada y sutil melodía encanta a todo el público y al finalizar, se
descubre el cuadro de Giacomo iluminado por un reflector cálido, con
una gran golpe de efecto.
Cuando la sábana blanca con la cruz bordada, es retirada, el público
queda un instante perplejo por el impacto visual.
El vicepresidente y su esposa comienzan con un aplauso que pronto
Y estalla en una vibrante ovación del público, que resuena en la alcaldía.
RENATA VALBUENA
(ESPOSA DEL ALCALDE ATANASIO
El Alcalde Valbuena con la mandíbula relajada de estupefacción, con las
VALBUENA) manos inmóviles en medio de un gesto de aplauso interrumpido,

2
contempla consternado el cuerpo de su esposa en una posición
RENATA erótica y a la vez escalofriante, demencial. Renata, su Renatita como
Dios la trajo al mundo y con su frutal trasero apuntando en dirección
al público en plena sala del consejo deliberante!.
El sacerdote Mengerola ejecutó la señal de la cruz sobre su pecho, con
un rictus de venganza pintado en el rostro.

Anabelle se enamora a primera vista de Giacomo cundo este con una


gentil reverencia, acepta la ovación que parecía no acabar nunca. Fue
un enamoramiento instantáneo, de pronto lo reconoció, no por el
personaje famoso que era en los medios, estaba casi irreconocible por
la barba y porque en persona era mucho más alto, sino que de
inmediato vio en él al hombre que había soñado. Anabelle, mientras el
Vice presidente se dirige a la tarima y estrecha la mano de Giacomo
Corelli, le pone su propia cara a la figura del cuadro y deseó de
inmediato ser pintada por el maestro.
Cuando la sábana blanca iba a ser retirada quien podía imaginar esa
mescla de algarabía y de escándalo reprimido.
El alcalde por demás políticamente correcto, tuvo que tragarse lo que
consideraba la mayor humillación de su vida. Renata, que no había
Atanasio Valbuena alcalde de visto nunca el cuadro terminado, apenas si podía creer lo que estaba
Altamira de Saënz. viendo:
Ella misma, perfecta, tan bella o más aún de lo que se creyó en toda su
vida, con una lucha interna tremenda, por una lado la inevitable
reacción negativa de su esposo y por el otro un tremendo orgullo:
El de haber sido inmortalizada por un genio de la pintura y de haber
sido amada por él de modo tal que recién a partir de ese instante se
sintió por completo una mujer. Y además se le contrajo con un agudo
picor la zona más íntima de su traserito todavía hambriento.

Iglesia de “Nuestra señora de la


O sea: No pudo reprimir la energía del su aplauso, pese a la
reprobación de su humillado marido que la contemplaba con una
merced”
mirada de absoluto desprecio.
La fechoría vengativa del OBISPO Mengerola
ESTILO: RELATO TRIANGULAR
DE TRES NARRADORES El alcalde, a riesgo de quedar como un perfecto cornudo delante de
todo el pueblo y el mismísimo espíritu santo, con forzada cintura
política se aproximó al estrado donde el Vicepresidente daba su
discurso, haciendo mención de Altamira de Saënz como un nuevo
polo cultural de las artes, dada su especial ubicación, agregó además
que iba a gestionar de manera oficial desde el poder ejecutivo un
decreto por el cual se instalaría una academia de arte nacional con
becas para jóvenes artistas.

3
La esposa del vice, ovacionado al concluir su sorprendente declaración
El contador apoyo como era natural con entusiasmo la iniciativa de su esposo,
Rodolfo Aguero ofreciendo la asesoría y la experiencia de la academia nacional de arte
para el proyecto y que invitaba al pintor Giacomo Corelli, figura d
relevancia internacional, orgullo de la patria, a aceptar el cargo de
director vitalicio de la nueva institución que será parte del
conservatorio de música.
Atanacio Valbuena escuchaba con una amplia sonrisa de videt las
declaraciones de tan importantes funcionarios del estado,
esforzándose al máximo por disimular el retorcijón abdominal que lo
atormentaba y además amenazaba con convertirse en una fatal ataque
cardíaco.
Se le cedió el micrófono a Giacomo que felicitó a las autoridades y
aceptó el cargo. Felicitó a la niña del violín y a la directora del
conservatorio por su participación excelente y también al Alcalde por
permitirle instalar su sala de exposiciones en el pueblo, que a partir de
ese momento donaría la totalidad del producto de sus ventas, a la
obra de caridad de la iglesia de Vuestra merced.
En ese momento, el padre Mengerola reprimió sus ganas de comerse
el crucifijo a mordiscones y también se acercó al escenario porque
“nobleza obliga”
Por último agradeció especialmente a la modelo que había sido la real
belleza e inspiración de su obra. Que él consideraba el mejor cuadro
que había pintado en toda su vida.

OBISPO Mengerola

4
LA FECHORIA DEL PADRE MENGEROLA

Mengerola Terminado el evento se reúne con Atanasio que destruido


solloza en su despacho en la alcaldía, balbuceando los recuerdos sobre
la virginidad perdida de su esposa aquella noche ya lejana, en la ciudad
de Venecia. La luna de miel más preciosa y que solo él había podido
contemplar el cuerpo desnudo de su adolecente mujercita.
Pero ahora, ese HDP no solo la había disfrutado, sino que además
enamorado de forma evidente. Atanasio no tenía ya dudas de eso, por
la desvergüenza de Renata frente al público. Estaba radiante de
felicidad. Allí, frente a todo el pueblo y el mismísimo Sr Vicepresidente
y su esposa. Se sabría todo en el país muy pronto…los periodistas las
fotos en los diarios y las notas en la TV. Era el cornudo Nº 1 del país.
Que debo hacer padre? Matarme?
Matarla? Matarlo?
O las tres cosas?
La mente sínica, maquiavélica, del obispo Mengerola lo consuela
explicándole con frialdad, un plan que sería el fin de la carreara del
Giacomo Corelli. Incluso le sería otorgada la prisión por un delito
atroz, Impensable, que acabaría para siempre con su reputación.
Tal explicación y demostración por medio de los soldaditos de plomo
que el alcalde colecciona en una vitrina en el despacho.

VERGÜENZA PÚBLICA

Mengerola ordena a su al cura Benito Anselmi que gestione una


entrevista privada con el sr Ataulfo Cornetti. El Sr Cornetti mantiene
relaciones con su propia hija, Mireya Cornetti desde su temprana
infancia. Cornetti es un hombre rico y pertenece a una de las familias
más tradicionales del pueblo. Mengerola sabe todo por medio de
reiteradas confesiones que tiene grabadas de su propia esposa la Sra
Eloisa Cornetti al padre Benito Anselmi, gracias a un confesionario
especialmente preparado para ello.
Cornetti lo odia pero le teme mucho, puesto que tiene conocimiento
de esas grabaciones que pueden llegar a la fiscalía y llevarlo a la
prisión, no importa que su primo sea juez. El Dr Vazque Montalvan
porque su propio primo tiene otros asuntos peores de los que
Mengerola tiene pruebas. Cornetti es un práctico hipnólogo y
mantiene habituales sesiones hipnóticas con Mireya casi todas las
noches. En ellas le dice una palabra clave y así accede carnalmente a su
hija. Usa para ello a un Osito de peluche.
Pues Mengerola, ha mantenido silencio de todo esto que ha revelado
la Sra Cornetti en una confesión, guardándose esa “carta en la manga”

5
hasta que la necesitara, tal como había hecho con tantas otras cosas.
Cosas que incluían al propio Alcalde y altos cargos de la capital.
Pues el momento de usar aquella carta había llegado.
Cornetti mantiene una dramática entrevista con Mengerola con el cura
de testigo. Habría que fingir la violación de la niña y así Cornetti
quedaría eximido de toda sospecha, era una gran oportunidad para
ello. Solo tenía que poner un mandato hipnotico en la mete de su hija:
que Giacomo la había violado mientras la tenía en su estudio. Muy fácil.
Deje en mis manos comprometer a Giacomo para el “retrato de la
niña” y luego usted Cornetti solo deberá llevarla para que le hagan un
retrato. Yo me aseguraré de que no se niegue.
Previamente, usted tendrá sexo anal con la niña hasta producirle un
desgarro. Cuando la niña permanezca un rato en el taller de pintura
usted procederá a hacer la denuncia, llama a la Policía y se presenta allí
con los efectivos, que también declararán a su favor. Luego yo me
ocuparé de que el DR Vasquez haga la pericia médica correspondiente.
Procure drogar a la niña, tal como acostumbra para que parezca todo
muy real. La denuncia deberá hacerla en la fiscalía y pedir la prisión
preventiva de Corelli, porque es un forastero y puede escapar.

Vergüenza pública

Cornetti cumplió una a una todas las instrucciones de Mengerola, por dos motivos, podría soportar que el pueblo
supiera la violación de su hija por parte de un forastero, pero nunca podría soportar que se supiera que era él quien
la violaba casi todas las noches. Eso equivalía al suicidio. Eso y que además podría seguir aprovechándose de la niña sin
problemas ni miedos.
Mengerol aprovechando la circunstancia de la donación que fue a agradecer le pide un favor adicional a Giacomo
Colrelli, que pinte a la niña de la familia Cornetti…Grande contribuyentes del orfanato fundado por la iglesia a las
afueras del pueblo. Giacomo, por las dudas acepta pensando que ello no le puede llevar más de dos horas y ningún
problema.
Cornetti habiendo hipnotizado a su hija con la palabra: “Sonrrie” y habiéndole dejado el anito limpio de semen pero
desgarrado con hilillos de sangre, procede a llevarla al taller del maestro, que al ver a la niña piensa que está
demasiado seria, o mejor dicho triste.
Cornetti se va a esperar en las afueras y deja a la niña a solas con Giacomo.
No obstante el maestro no dice la paklabra “sonrrie” y recurre a llamar al estudio.
Cuando la niña se pone al teléfono Cornetti dice: “sonrrie”
Y Mireya comienza a gritar agudo como si la estuvieran azotando.
En ese momento a la vez Cornetti llama a la Policía.
La niña no para de gritar, Giacomo no comprende lo que ocurre, ni se lo puede imaginar e intenta calmar a la niña
pero ella empieza a patear y vuelca los caballetes y esparce la pintura y luego se tira al piso pataleando como una
esquizofrénica. No me hagas eso, no!
Con todo preparado en menos de cinco minutos Cornetti llega al taller con dos efectivos policiales.
La policía al ver la escena procede a la captura del presunto atacante y le pone esposas conduciéndolo a la comisaria.
Allí lo encierran en un calabozo, mientras se labra un acta.
Entre tanto tal como estaba programado por Mengerola el perito Dr Vasquez examina a la niña en sus partes íntimas
y declara que sin duda ha sido violada y de manera reiterada, vaginal y analmente.
Mediante un trascendido “anónimo” la redacción del periódico “Unión soberana” publica la resonante noticia y de allí
el escandalo estalla a todo el país.

6
Gíacomo es visitado por Anabelle
Y ésta lo hace pasar por una prueba
Anabelle se entera de la desgracia de Giacomo.

Anabelle está frente a su altar de hechicera Wicca le presenta su ofrenda matinal a la Diosa Diana
Se había hecho sus abluciones matinals y cantado la canción sagrada. Lucia una hermosa guirnalda
de flores blancas toda vestida de blanco.
Sin embargo una de las tres velas le ofreció un mal presagio. La vela blanca, la de la protección
ofrecida al dios Fauno, estaba con una costra negra en el pabilo y su llama atenuada y temblorosa.
Aquello no le sucedía hacía mucho tiempo. Debía haber un gran motivo. Entonces lo tomó a
Emilio su antiguo Tarot Rider withe, extrajo el Athame de su funda roja y trazó de inmediato un
circulo protector a su alrededor. Acto seguido mezclo y barajó a Emilio y lo dispuso en una forma
de Cruz Celta.
En el centro de la cruz estaba la torre invertida y el tres de espadas, o sea un corazón atravesado
por tres filos.
Se llevó la mano al cuello y experimentó una profunda angustia en su alma.
Entonces después de cerrar el círculo, agradecer a Emilio y presentar sus respetos a los dioses.
Buscó su sillón favorito y comenzó a tomar el té que ya estaba un poco frio.
Entonces extrajo el Guarerius del estuche y no quiso evitar expresar su sentimiento con la
melodía chanzoneta del segundo mov del concierto de Tchaicovsky.
En eso entró La tía sin avisar. Le extraño, pues no era su costumbre. Y allí estaba en el diario que
traía en la mano la noticia de la increíble desgracia.
El maestro Giacomo Corelli, estaba preso en la comisaria. Como un delincuente común. Acusado
de violar a la hija del Joyero Cornetti.
Anabelle se llevó la mano a la boca
Mientras la tía parloteaba medio consternada medio excitada por la noticia.
Anabell solo podía hacer una cosa a partir de ese momento: ir a llevarle pasteles y un refrigerio al
preso. El puro cariño y bondad la animaba. Pero también la doliente duda de si ese
encarcelamiento tenía méritos o era un error.

7
Horario de visitas

El comisario antiguo amigo de su padre, al verla con la canastilla y su vestido negro no pudo
decirle que no y habilitó la visita. “pero sea breve y tenga cuidado ahora es un criminal peligroso”
Giacomo estaba tras los acerados barrotes en la penumbra, con las manos en la cara
sosteniéndose la cabeza.
Al oír el ceceo de su vestido levantó la mirada y Anabelle pudo apreciar esos profundos ojos
verdes que l habían enamorado desde un principio. Ojos que con una veta de incredulidad la
vieron sentarse en la silla que le habían dejado los policías.
¡Anabelle!
Maestro, le traje estos pastelitos y un refrigerio.
He llamado a mi abogado Anabelle y se hará justicia.
Yo no pude haber hecho una cosa así. Jamás. Yo amo la belleza, y como tú, soy de la cofradía de la
santa disciplina. Esto tiene que haber sido preparado.
Pero no entiendo por qué tanto odio hacia mí.
Qué les he hecho yo?
Porque esta infamia Anabelle.
Pero lo que se dice es que usted estaba solo con la niña, qué fue lo que paso. Pregunto
Anabelle apretando el mazo de cartas en su bolsillo.
La niña sencillamente se puso como loca después que atendió el llamado de su padre. Su padre la
llamo, no sé por qué y allí empezó todo.
Fue una locura. De inmediato llego el padre con los policías como si fuera una escena `preparada,
puro teatro. Yo nunca podría haber hecho algo así ni en una pesadilla?
Porque? Si soy un hombre rico y famoso, afortunado. Las mujeres me persiguen!
Anabelle sintió en su mano que Emilio quería participar.
Con suprema habilidad Anabelle mostró el mazo frente a la cara de Giacomo y lo abrió en forma
de abanico.
Mirando lo fijo con profunda seriedad le exigió: extraiga una sola carta y veremos.
Giacomo sindudarlo eligió una y se la entrego.
Era el AS de copas.
Una agradable y sentida distención se desperezó en el pecho de Anabelle.
Giacomo decía la verdad.
Emilio nunca se equivoca cuando la pregunta es válida.

“maestro usted es muy fuerte y yo apuesto a que se hará justicia. Yo creo en su inocencia y
vamos a descubrir qué canallada y cuales canallas lo han llevado a esta situación. De inmediato le
extendió la mano tras los barrotes y Giacomo sin poder evitar un a lagrima se la besó como si
fuera la reliquia de una santa.
Anabelle le entrega la el As de copas:
Me la devolverá cuando sea libre. ¿De acuerdo?
Que así Se Anabelle, Gracias, gracias por venir, me has hecho mucho bien.

8
El traslado del Reo

En medio de un espectacular operativo múltiple de policía y medios periodísticos Altamira de


Saënz es convulsionada por el traslado del presunto violador Giacomo Corelli. Que, a cara
descubierta, enfrenta las cámaras:
“Esto ha sido una trapa! una causa armada por Gente corrupta con la conciencia malsana y mucho
que ocultar. Confío en la justicia y aquellos que han manchado mi buen nombre y honor recibirán
su merecido!
Esposado, pero manteniendo una postura erguida y la frente alta, Giacomo pasa a través de la
turba de Periodistas y del pueblo, que le gritan cosas dignas de un linchamiento verbal.
Una vez en prisión, en el comedor, conoce a al antiguo contador de la alcaldía. Acusado de un
fraude a la alcaldía de Altamira de Saënz.
Se llama Rodolfo Agüero. Y le cuenta la trama secreta en la que el obispo de la diócesis se dedica
al chantage con muchos de los funcionarios y personajes importantes de Altamira de Saënz , le
confiesa que aunque él no es inocente en gran parte está en prisión por el hecho de no haber
querido negociar con él.
Allí en prisión en el patio de paseos de los reclusos encuentra un par de victimas de Mengerola.
Tipos completamente arruinados pro la mente criminal del obispo que además es un redomado
pederasta que usa el orfanato custodiado por la diócesis para seleccionar niños y amoldarlos. Con
técnicas represivas e hipnóticas.
Giacomo empieza a ver todo más claro y recibe otra visita de Anabel y luego otra de Renata.
Giacomo pese a todo el sufrimiento de auqella situación besa el As de copas pidiendo a las fuerzas
positivas que acudan a rescatarlo.
Las mujeres le prometenhacer algo. No saben qúe pero algo harán.
Al salir de la visita de la prisión Anabelle y Renata conversan un poco y se hacen amigas
.

9
Renata, Anabelle
Y Mireya.

Anabelle, al día siguiente es invitada por Renata a tomar el té en su casa. Renata Valbuena, está
muy triste, le cuenta todo lo sucedido con el pintor con todo detalle y le declara que ella está
segura que Giacomo jamás podría haber hecho algo como aquello. Que Giacomo es un buen
hombre, un gran amante y artista, que no podría haber abusado de esa niña ni de nadie y menos
en su taller. Que ELLA QUIZO hacer el amor con él desde que lo vió por primera vez, todo fue
propiciado por ella misma.
Y que le gustó mucho, aunque tal vez haya sido un error. Pero que no está arrepentida e incluso
que quiere divorciarse De Atanasio Valbuena aunque no pueda.
Juntas se dan cuenta que algo hay que a hacer por Giacomo, y Renata piensa en un plan. Ella es
muy buena clienta de la familia Corneti, de la joyería y va a intentar que Anabela hable con Mireya
para saber la verdad de lo que pasó. Renata sabe que Mirella Cornetti está en el coro del
conservatorio y allí logra hablar íntimamente con ella. Mireya quiere estudiar el violín y la madre le
da permiso. De ese modo consigue llevarla a su casa y Renata logra que la madre le dé permiso.
Una vez en la clase de violin, Anabelle con su arte wicca logra hipnotizar Mireya con la esmeralda
de la gargantilla de Renata y allí descubren toda la verdad.
Anabelle se pone de inmediato en contacto con varios periodistas amigos y les ofrece una nota
para hablar de las clases de violin en el pueblo. Renata participa de la entrevista y como esposa del
alcalde le da credibilidad a la escena.
Entonces Anabelle, les ofrece a sus amigos periodistas en exclusiva, la participación de Mirella
Cornetti en la próxima clase.
Cuando todos los periodistas incluidos los de la Tv están presentes en la entrevista de Anabell, La
niña Mireya ante la pregunta de si la profesora es buena…la niña dice.
“Si, Anabell es muy buena conmigo, no es como mi mamá que es muy mala”

10
Y por qué? …porque mi madre deja que mi papá haga cosas feas conmigo por la noche en la
camita con mi osito.
Y a partir de allí los periodistas le hacen unas preguntas más subidas de tono y Anabell le aclara
que la señora Cornetti, no ha dado permiso para que Mireya hable de esto y que ella como
profesora no se responsabiliza por lo que acaba de decir la niña. No obstante uno de los
periodistas prosigue con el derecho de la niña a opinar sobre lo que ha pasado, sus derechos
están por encima del de sus padres. Y de inmediato le pregunta sobre el señor que pinta el señor
con el que estuvo ella solita en el taller de cuadros.
Mireya dice que el señor no sabe nada, que ella intento explicarle pero que no pudo, pero ahora
que estudia el violín se siente mucho mejor. Porque la música la ayuda a recordar y Anabelle le
ayuda a entender que nada de lo que paso es culpa mía.
La nota periodística es emitida por todo el país.
Una ola de abogados y de ONGs protectoras de niños abusados se hace presente en la fiscalía y
exigen la detención de los padres de Mireya Cornetti.
Pese a desesperadas acciones del obispo Mengerola el El juez Alfredo Parodi, ante el escándalo
televisado y luego impreso en todos los diarios no le queda más remedio que Encerrar a los
padres de Mireya Cornetti.
Y excarcelar a Giacomo Corelli, que por fin puede hacer una conferencia de prensa
Y explicar su versión de los hechos.

Excarcelación de Giacomo

Giacomo gracias a Rodolfo Agüero a construido un sinóptico con todos los detalles y conserva
todo en un cuaderno de apuntes que elaboró en prisión. Rodolfo lo ayudó con un mapa de la
cripta de la catedral donde se podían hallar unas carpetas secretas que pueden desenmascarar a
Mengerola, en un asunto muy turbio:
El orfanato “nuestra señora” allí se reclutan niños para luego programarlos con tortura e hipnosis
y llevarlos a prostíbulos en la capital e incluso venderlos al extranjero. Detrás del negocio está el
Alcalde y varios personajes encumbrados de Altamira.
Revela la trama secreta del delito al abogado y arman una demanda contra el obispo Mengerola.
Sin embargo el juez archiva la causa por falta de pruebas.

11
Entonces Giacomo con Renata deciden, con el dato de un mapa ingresar en la cripta de la catedral
Nuestra señora de la merced. Allí en un ambiente macabro, detrás de la lápida de un obispo se
encuentra una habitación con pantallas y un ordenador donde bajo las claves dadas por Rodolfo
Agüero, se encuentran los 235 videos donde Mengerola y muchos otros personajes del pueblo
practican sexo anal con niños del orfanato.
Anabelle y Giacomo consiguen hacer copias de todos los videos en Mp4 y luego hace un video de
tres minutos presentándolo como “De esta manera, el obispo Mengerola, avergüenza a la iglesia
católica”
El video es enviado a todos los padres de los nuiños del coro, de catesismo y de la escuala
parroquial, muchos de ello presentes allí mismo en la misa dominical.
Mengerola con los brazos extendidos, con su tiara obispal, sigue mecánicamente con la voz
engolada leyendo del libro enchapado en oro posado en un atril al lado del cáliz con vino:
“Esta es la sangre del cordero de dios…que vino a quitar los pecados del mundo!”
El templo permanece en un profundo silencio. Después que el monaguillo repiqueteó una
campanilla al costado del altar.
En ese instante, Mengerola empieza a ver algo inaudito: Parte de la concurrencia de feligreses se
retira del templo, algunos en silencio, otros gritándole improperios. La eucaristía debe ser
interrumpida.
Alguna señora al contemplar lo que su hijo le muestra en la pantalla del móvil, se desmaya, otra le
grita: Mengerola mal nacido! Se escuchan sollozos.
Y luego un exclamación iracunda de un hombre en el fondo del templo.
Megerola es capturado por una espasmo de terror, pero no atina a adivinar lo que realmente está
ocurriendo.
Otro hombre se pone de pie: yo le dejé la educación espiritual de mi hija en sus manos!
DEGENERADOOOO!
Finalmente un tipo corpulento, con la cara roja de ira, sin mediar palabra, se acerca a grandes
zancadas hasta el altar y otro lo secunda decidido, Mengerola tropieza y cae sentado en el trono
trastabillando con su propia sotana. Los hombres empiezan a pegarle y el obispo a gritar: “¡Es la
casa de Dioos!”
Se les unen dos jóvenes más que tiran sus móviles por el aire y entre todos dan cuenta del obispo
Mengerola. Aquello se transforma en una psicosis colectiva y varios hombres más, ya
enceguecidos de furia se unen y se turnan para agredir el cuerpo del mandamás de la diócesis ,
que muere consecuencia de las trompadas y patadas, allí queda, como un amasijo de carne roja y
de huesos rotos.
Una furia exacerbada, ejecutada por los padres de las niñas y niños que tomaron la comunión
apenas, la semana pasada, con su bendición.
Varias mujeres con las manos en la cara y otras con las manos juntas parecen rezar consternadas
pero ya anuladas en su propia Fe.

12
Reconocimiento de Giacomo, Anabelle y Renata.
El escándalo sangriento de la catedral tuvo una repercusión enorme más allá de las fronteras. El presidente en persona
tuvo una reunión con los padres y el ministro de justicia tomó las pruebas facilitadas por Giacomo, Renata, y Anabelle.
De inmediato se indultó A Rodolfo Agüero porque entre las pruebas había un video en el que el propio Obispo se
auto inculpaba de todos los fraudes con los que se acusaba al contador que quedó automáticamente eximido de toda
culpa y cargo. En cambio en otros videos se comprobó la culpabilidad y complicidad de Atanacio Valbuena.

13