Está en la página 1de 2

La cola larga de Onkiro 

En  un lugar de  la selva  peruana  donde los  árboles  son  tan grandes que vistos desde el 


aire  parecen montañas verdes, vivía  Onkiro,  un  monito  alegre, travieso y juguetón.  Al 
nacer,  Onkiro  era  tan  pequeñito  que  parecía  un  ratón,  sin  embargo  su  cola era muy 
larga.  Ya de grande,  cuando tenía nueve años, la cola le había crecido bastante y le era 
muy  fastidioso  caminar.  Además,  cuando  jugaba  a  las  escondidas  siempre  lo 
encontraban  primero  porque,  luego de esconderse, tenía que jalar  toda  su cola  para 
ocultarla  y  a  quien le tocara buscar solo le bastaba con seguir su cola para encontrarlo. 
Harto de  las burlas de  los demás animales, fue donde su  amiga mariquita a pedirle un 
consejo,  y  esto  fue lo que  ella  le dijo: «Cuando yo  tenía  tu  edad me  avergonzaba  por 
ser  tan  chiquita,  pero  con  el  tiempo  eso  me  ayudó  a volverme muy  observadora y  a 
hacerme  más sabia  que  el resto; ahora  todos vienen a pedirme consejos.» Por consejo 
de  la mariquita Onkiro se amarró la cola a la cintura  y se dio cuenta de que así ya no le 
incomodaba, pero las burlas de los demás animales no pararon. 
Por  esos  días,  llegó  su  primo  junto  con  toda  su  familia  a  vivir  con  él.  Se  llamaba 
Kimoshiri; era  muy alegre y  le gustaba  siempre hacer  bromas.  Su  casa  que quedaba al 
otro lado de  la selva  había  sido destrozada  por unos cazadores  y  no tenía dónde vivir. 
Ya  que  a  Onkiro  no  le  gustaba  salir  a  jugar  con  los  demás  por miedo a las  burlas,  se 
alegró mucho de ahora tener alguien  con quien jugar todo el tiempo. Pero la alegría le 
duró  poco  porque Kimoshiri empezó también a burlarse  de su  cola y además lo hacía 
todo el  día.  Cierto día Kimoshiri lo convenció para salir a jugar a las escondidas con los 
demás.  Mientras jugaban, Kimoshiri  tomó  la cola  de Onkiro enrollada a la cintura y  la 
empezó a jalar muy  fuerte  mientras  los demás se reían  porque  trataba de soltarse sin 
lograrlo.  De  tanto  que  le  jalaron  y  jalaron  la  cola,  Onkiri  terminó  desmayándose, 
entonces los demás monitos se asustaron y lo dejaron solo. 
Cuando  recobró  el  conocimiento  se  puso  triste  porque  nadie  lo  había  ayudado.  Se 
levantó  y  se  fue  cerca  al  río  de la aldea.  Ahí se desenredó  la cola  y  se la amarró muy 
fuerte  a  un  árbol.  Todavía  pasaban  por  su  cabeza  los  recuerdos  de  los  monitos 
burlándose  de él.  Así  que  sujetando bien  su cola al árbol empezó a  correr muy rápido 
para  así arrancársela,  pero su  cola era  muy fuerte y además le  dolía mucho así que ya 
no  siguió.  Luego  se  acercó  al  río  y  ahí  buscó  la  piedra  más  afilada  que  pudiera 
encontrar  y  quiso  cortarse  la   cola,  pero  como  le  dolía  bastante  no  pudo.  Llorando 
volvió a  su casa  y encontró a su  mamá.  Ella lo vio y le preguntó qué le había sucedido. 
Onkiro,  secándose  las  lágrimas,  le  preguntó  por  qué  había  nacido  con  una  cola  muy 
larga  que solo servía para que se burlen de él. «¿Por qué no puedo ser tan fuerte como 
el oso o tan valiente como el tigre? Así todos me admirarían.» Su mamá le tomó de sus 
manitos  y  le  dijo:  «Onkiro,  todos  no  podemos  ser  iguales. No  puedo decirte por  qué 
tienes esa  cola, pero te aseguro que un día lo sabrás. Ya no llores, tranquilo.» Entonces 
se  empezó  a  escuchar  un  alboroto  en  toda  la  aldea  y  Onkiro   junto  con  su  mamá 
salieron  a  ver  qué  sucedía.  Los  cazadores   habían  puesto  una  trampa  y  mientras  los 
monitos  jugaban  Kimoshiri había caído en  un pozo muy hondo. Así que siguiendo a los 
demás  fueron  hacia  el  lugar  donde  se  encontraba  su  primo.  Los  papás  de  Kimoshiri 
estaban muy  tristes, porque habían intentado de todo para sacarlo pero no pudieron. 
Le  pidieron  ayuda  al  oso  pero  era  muy  grande  y  no  entraba  en  el  pozo;  también  al 
tigre,  pero  sus  garras  eran  muy  afiladas.  Los  cazadores  ya  se  estaban  acercando  y 
tenían  que  ocultarse,  pero no podían dejar a Kimoshiri solo en el pozo. Onkiro recordó 
la  broma pesada que le había hecho su primo y por un momento pensó que se merecía 
ese  castigo,  pero  el  ruido  lejano  de  los  cazadores  le  recordó  que  Kimoshiri  había 
perdido  su  casa,  que  había  sufrido  mucho  y  que  ahora  su  vida  corría  peligro,  y  al 
escuchar  el  llanto desesperado de  su primo se conmovió.  ¡Entonces se  le ocurrió una 
idea! Le dijo al oso que le sujetara de su cola mientras que el tigre se  fue a ahuyentar a 
los  cazadores  que  se  acercaban.  Onkiro  fue  desenrollando su  cola de  su cintura y  así 
bajó  poco  a poco al  pozo hasta  llegar  donde estaba su primo. Lo tomó muy fuerte con 
sus  manos  y  luego  mirando  hacia  arriba  le  grito  al  oso:  ¡Jala!  Y  así  poco  a  poco 
pudieron  salir  de  la trampa.  Los cazadores ya estaban  muy cerca pero con Kimoshiri a 
salvo pudieron correr a esconderse de ellos.  
A  partir   de  ese  día  Onkiro  y  Kimoshiri fueron  los mejores amigos de  la selva,  y todos 
admiraban a Onkiro por su gran cola.   
 
 
 
Onkiro: ratón, Kimoshiri: alegre. 

Escrito para una presentación a una comunidad Ashaninka en Perú. 

N.Noé Segura Lucas 

Intereses relacionados