Está en la página 1de 6

Enrique Orschanski nació en Córdoba, Argentina, en 1956.

Es Doctor en
Medicina y Cirugía egresado de la Universidad Nacional de Córdoba. Ejerce la
especialidad de Pediatría y además es docente en la Universidad Nacional de
Córdoba desde 1981.
Autor de trabajos científicos, dicta cursos y conferencias en diferentes centros
de salud y educacionales para la difusión de acciones preventivas de salud materno
infantil.
El día jueves 11 de mayo el Dr. Orschanski visito nuestro Instituto con el fin
de realizar una conferencia titulada “Pensar la Infancia”. Hablo de diferentes temas:
Lo principal que se trato en la conferencia fueron la cantidad de
enfermedades que padecen hoy en día los niños, como por ejemplo:

CANSANCIO PSICOFÍSICO: agenda infantil, desprecio al aburrimiento,


trastornos del sueño.

DESHIDRATACION CRONICA: debemos tomar 5 vasos de agua por día


aproximadamente. Tanto los adultos como los chicos, esto provoca: irritabilidad,
reacciones violentas y falta de palabras

Consecuencias: infecciones frecuentes, fallo en la socialización, trastornos en


el rendimiento escolar, lesiones deportivas, desinterés por actividades infantiles y
tendencia a la depresión ‘’ encontrarle el sin sentido a las cosas’’
TECNOADICCIONES: los niños copia hábitos familiares, formas de vida,
padecen NOMOFOBIA (non: móvil, fobia a no tener el celular). Los niños están
introducidos dentro de la cadena de consumidores, son objeto de consumo.

A las seños se nos hace difícil competir con la tecnología… nuevas


generación de niños multiconectados, esto lleva a plantear un encuentro y
desencuentro entre generaciones

Consecuencias: reducción del vocabulario, bajo rendimiento intelectual, déficit


atencional, aislamiento social, intolerancia, impaciencia. Refugio adolecente: lenguaje
entre pares y los adultos no entienden (Redes sociales).

TRASTORNOS DE ANSIEDAD: malos hábitos de sueño, necesidades


impostadas, malos hábitos de alimentación, consumismo, competitividad, fugacidad (el
tiempo pasa rápido). Niños de 13, 14,15 años fumando tabaco, no están a salvo de la
publicidad, todos los niños consumen alcohol, se le imponen necesidades que NO son
de ellos.

Consecuencias: El niño se define por pensar que las cosas se hacen para
siempre, y eso no ocurre hoy en día, ni el amor de sus padres, ni sus cosas, ni nada
de lo que conocen es para siempre. Contracturas musculares, cefalea tensionar, dolor
abdominal crónico. Trastornos alimenticios, obesidad: baja autoestima, asma, diabetes
tipo 2, obesidad en la adultez

Pero la enfermedad mas “dolorosa” que los infantes padecen es el abandono


familiar, se da “el síndrome de casas vacías”, como lo denomina el Dr. Enrique, los
cambios culturales demandan extensión de horario laboral por lo tanto los padres se
ausentan más, 82% de niños escolarizados no almuerzan con sus padres, y si no, la
cena es interrumpida por el televisor ¿Cuándo se encuentra la familia? ¿Cuándo se
educa?
Esta responsabilidad de educar y atender a los niños recae en nosotras, “las
maestras”, la sociedad espera eso, que atendamos a estos niños tan faltos de cariño
que reclaman atención constantemente, una necesidad de que los miren, van a
demandar de nosotras un “rol de madre” que no tiene que ser así.
La FAMILIA tiene que verse como una institución educativa. “La madre es la
que contiene, la presencia tiene que ser permanente aunque no esté, y el padre tiene
que poder todo. Muchas madres no pueden dejar de trabajar, o a sus pasiones, o a
sus obligaciones. Uno puede estar sin estar”, dijo al referirse que el cariño debe estar
presente por más que la madre desarrolle muchas actividades. “El padre, debe ser
potente, tiene que poder, demostrar que él puede”, dijo en referencia al rol paterno. El
doctor finalizó: “de esta forma el niño se siente seguro, a salvo, a resguardo y no se
enferma”, SE PUEDE ESTAR SIN ESTAR, bajo simples órdenes el niño siente la
presencia (padre-madre).

En conclusión debemos detenernos a pensar la infancia, debemos terminar


con la soledad en la que se desarrollan estos niños, padres y madres tienen que
dedicarle más tiempo, sabemos que están agobiados y que la economía es mala, pero
dedicarles un ratito a nuestros niños va a nutrirlo de las cosas que necesita en su vida
diaria, el amor y el cariño no se reemplaza por objetos tecnológicos que se vuelven
obsoletos con el paso de los días. No hace falta comprarles la Play 4 con todos los
artefactos para que sean felices. Hay que trasladarles el por qué para que cuando
ellos armen sus propios proyecto no del “qué quiero hacer” sino del “quién quiero ser”.

Nosotras como maestras vamos a tener alumnos individualistas,


demandantes con una necesidad satisfacción inmediata, debemos cuidar el ritmo
biológico, los niños no tienen un descanso: por eso tienen TGD, déficit atencional,
hiperactividad, y todas las demás enfermedades que nombramos a lo largo de este
informe. Nosotras trabajamos con la palabra, tenemos que intentar devolverle el valor
a la charla, a incentivar a los niños que comunique sus sentimientos, a escucharlos, la
palabra cura.

“La calidad de vida que nosotros estamos procurando para los chicos
necesita de la opinión de los chicos también. Necesitan comer menos ravioles pero
que se los de un familiar, comer con alguien. Alimentarse no es suficiente para llegar a
estar sanos y fuertes; alimentarse es estar con alguien, compartir. La palabra comida
tiene una raíz comú con comunidad, y la comida es la comunión que uno hace con un
plato al medio. También los chicos mayores quieren mirar la cara de alguien y en lo
posible la madre, el padre, una abuela, algún familiar con el cual sentirse en
comunidad y sentirse a salvo. Eso es nutrirlos. Estamos frente a una epidemia muy
feroz de soledad infantil.”
*En forma de cierre recibimos las siguientes recomendaciones del Dr:

Acciones por hacer:

• Nutrir, no consumir

• Beber más agua

• Alimentar el ocio

• Leer libros de papel

Nosotros con los Niños debemos:

 Destacar lo que nos gusta de ellos

 Anticipar a sus pedidos: los adultos deberían tener la iniciativa a los


pedidos.

 Contar historias infantiles: su historia, la de los Niños.

 Sostener el conocimiento como un VALOR (autoestima personal)

 Recuperar la palabra (cuando desaparece el dialogo, aparece la violencia)

Cumpliendo todo esto lograríamos RECUPERAR LA INFANCIA.