Está en la página 1de 4

El balón de la enseñanza.

El juego es mi esposa. Exige lealtad y responsabilidad, y me devuelve realización y la paz.-

Michael Jordan.

Introducción.

Los adolescentes son el grupo más vulnerable en cuanto a los problemas de adicción, ya que

es en esta etapa en la que se busca una independencia al control parental, y todos los cambios

que trae consigo este periodo, provocan que el adolescente vea atractiva la momentánea y

falsa ilusión que aportan las drogas.

El uso indiscriminado de las drogas es una de las principales causas de mortalidad prematura

entre los jóvenes, es por esto que actualmente existe un aumento de la conciencia social por

el consumo1 de drogas ilegales. Organizaciones e instituciones de talle mundial han invertido

en la creación de programas para prevención de drogas, en los que se intenta lograr que el

adolescente se integre en actividades que busquen su desarrollo personal.

Los adolescentes que practican un deporte competitivo, como lo es el baloncesto, son menos

propensos al consumo de drogas ilegales, y además desarrollan múltiples habilidades

cognitivas y motrices que lo ayudan a integrarse y desenvolverse mejor en sociedad.

Baloncesto, el deporte mágico.

1
Es importante distinguir dos clases de consumo de drogas: El consumidor experimental, que es aquel que prueba la droga una o más veces

en su afán de conocer nuevas sensaciones, pero no suele volver a consumirla; y el consumidor sistemático a la forma de consumo habitual

que caracteriza a la drogodependencia.


El baloncesto2, también conocido como basquetbol, es un deporte que se inventó por el

profesor de educación física James Naismith, en Estados Unidos. Jugar baloncesto tiene

beneficios a cualquier edad, en los niños que practican este deporte se observa que desarrollan

más su estatura, adquieren reflejos y agilidad, y en los adultos favorece una buena circulación

sanguínea, capacidad pulmonar y limpieza de vías respiratorias. Favorece la agilidad y lógica

de aspectos tácticos, y mejora el estado de alerta. Aumenta la vitalidad, ya que mejora la

resistencia a la fatiga por lo que proporciona más energía y capacidad en trabajo y estudio.

Combate el estrés, disminuye la tensión, fomenta la convivencia, favorece a la autoestima,

controla el temperamento, combate el sobrepeso y obesidad, y libera endorfinas.

No todo lo que brilla es oro.

Pero el simple hecho de hacer baloncesto no garantiza que se obtengan los beneficios, es,

como cualquier otro deporte de competición, es un instrumento muy valioso en el proceso

formativo, pero solo cuando se hace correctamente, siendo la responsabilidad de los

directivos, los padres y los entrenadores, asegurarse de que tales requisitos están presentes.

(1)

“Los deportistas de alta competición trabajan intensamente, juegan intensamente y pueden

abrigar el sentimiento de que son indestructibles”. J. Leichliter, 1998. Es necesario tomar en

cuenta como los valores deportivos varían en el caso de los deportes profesionales. En estos,

la meta más importante suele ser el triunfo. Esta importancia plantea una serie de dificultades,

en la que el jugador se ve presionado de tal manera, que muchas veces recurren al consumo

2 Básicamente consiste en un enfrentamiento entre dos equipos, que constan de cinco jugadores cada uno, debiendo
introducir el Balón de Juego en un aro que es colocado a una altura de 3 metros sobre el suelo, provisto de una Red, que da
el aspecto de una Canasta, por lo que es referido generalmente el anotar puntos como Hacer una Canasta. (1)
de drogas, y no solo de anabólicos, si no que se sumergen al mundo de la marihuana, cocaína

y otras sustancias ilegales3 en general.

El deporte como prevención al consumo de sustancias.

El deporte actúa como un factor de prevención, de acuerdo a la opinión de David Doblas, un

jugador español de baloncesto, ya que el practicar, no solo baloncesto, si no cualquier otro

deporte como futbol o voleibol, se ocupa el tiempo de ocio que el joven puede llenar

acudiendo a ambientes no recomendables, y como se mencionó anteriormente, el deporte

favorece la actitud en equipo, la vida sana y saludable, los objetivos a corto y largo plazo, la

organización y el compañerismo.

El joven que practica cualquier deporte se preocupa por su cuerpo y no lo maltrata cayendo

en sustancias perjudiciales. La práctica regular de un deporte de competencia, dota al joven

de orden y disciplina, que muchas veces son la mejor arma para evitar los malos hábitos. “Es

preciso tener presente que lo que hace atractivo al deporte también hace interesantes a las

drogas y a las conductas anómalas: excitación, confrontación, riesgo, entusiasmo, alegría de

celebración.” (T. Crabb, 2000) Pero por encima de todo esto, si el entorno del joven no ayuda

(compañeros, amigos, familia, educadores) es difícil que no entre en riesgo, pese a la

influencia positiva que el deporte produce. El deporte es uno de los mejores refuerzos

positivos que un joven puede tener en su desarrollo.

Una canasta contra las drogas.

Aún falta que se investiguen a profundidad los beneficios potenciales que te puede otorgar el

ejercer un deporte, sin embargo, algunos de esos beneficios (como, por ejemplo, la

3
Heroína, crack, MDMA, anfetaminas, LSD.
disminución del estrés, el aumento del rendimiento académico y la mejora de las relaciones

familiares) han demostrado ser medidas preventivas del consumo indebido de drogas.

Se concluye entonces, que la práctica de un deporte, como es el caso del baloncesto, puede

utilizarse para evitar los problemas que causa el consumo indebido de drogas entre los

adolescentes. No obstante, cabe destacar que esto no es tan fácil, y el deporte no es la solución

a todas las situaciones, la practica debe ser en un ambiente adecuado, en la que los jóvenes

se sientan a gusto y motivados, de lo contrario no se conseguirá nada. El universo deportivo,

ofrece opciones que pueden desarrollar virtudes particulares, o establecer medidas cautelares

entre los jóvenes.

Bibliografía
Naciones Unidas El deporte como instrumento de prevencion del uso indebido de drogas.
Estados Unidos: s.n., 2003, Vol. S.02.XI.11.
Sánchez de la Cuesta F, Bellido I, Farmacología de la drogodependencia. Cursos de Master

de Drogodependencia y Sida. Málaga 1998.

Importancia. Importancia del baloncesto. [En línea] 2017. [Citado el: 11 de junio de
2017.] https://www.importancia.org/baloncesto.php.